Archivo mensual: noviembre 2011

Pirámides (Parte I)

¿Qué son realmente?.¿Para qué sirvieron?.¿Cómo se hicieron?. Estamos ante uno de los enigmas más estudiados y debatidos de la historia.

¿Por qué Keops, Kefrén y Micerinos no pusieron sus nombres en las pirámides? (se encontraron sólo algunas inscripciones en las cámaras de la Gran Pirámide y algunos vieron el nombre Khufu). ¿Por qué no hay jeroglíficos en ninguna pirámide de la  IV Dinastía, pero sí hay evidencias de varios textos jeroglíficos en la vecindad de las pirámides?. ¿Por qué los reyes faraones, no colocarían sus nombres para la posteridad como lo hicieron todos los faraones que les precedieron?. ¿Forma todo parte de un gran y único proyecto estratégico que exigía la construcción de siete pirámides en lugares diferentes, y que tienen correlaciones estelares que hoy se está descubriendo?

En 1986, Robert Bauval, descubrió que el Canal Sur de la Cámara de la Reina, estaba orientado hacia la estrella Sirio, identificada como la hermana y esposa de Osiris, la diosa Isis, que hizo su aparición en los cielos de este lugar hacia el 10.500 a.C., según los estudios astronómicos. La relación entre las estrellas del Cinturón de Orión (Zeta, Epsilon y Delta Orionis) era evidente. Una conexión astronómica y estelar existía.

  • Las tres estrellas están alineadas en dirección sudoeste mientras cruzan el meridiano.
  • Las tres pirámides están alineadas en dirección sudoeste orientadas al meridión.

  •  La estrella más alta, Delta Orionis, está ligeramente desviada hacia el Este de la diagonal que proyectan las otras dos estrellas.
  • La pirámide del Sur, Micerinos, está ligeramente separada hacia el Este con respecto a la línea diagonal proyectado por las otras dos pirámides.

  • Delta Orionis es también mucho menos brillante que las otras dos estrellas, las cuales son de una magnitud muy similar (Mag.2.20, comparado con 1.70 1.79).
  •  La Pirámide de Micerinos es también mucho más pequeña que las otras dos pirámides, las cuales son de una altura  muy parecida (65 metros comparados con 147 y 143 metros).

  • La estrella del centro, Epsilon, se encuentra casi equidistante a las otras dos estrellas.
  • La pirámide del medio, la de Kefrén, es casi equidistante a las otras dos pirámides.

 

  Constelación de Orión (Celestial Handbook, Robert Burnham Jr., Dover Publications.), y vista aérea de las Pirámides de Gizeh. Para el Ing. Robert Bauval existe una relación de alineación astronómica entre ambas, entre la imagen del cielo y la imagen de la Tierra en Gizeh  durante el año 10.500 a.C.

 

 En los “Textos de las Pirámides” la “Vía de Agua Sinuosa” era vista como el homólogo celeste del Nilo. La sinuosidad del Río Nilo describe perfectamente los movimientos de la Vía Láctea con respecto a la Tierra. Más aún, la alineación sudoeste de las tres estrellas relativa al eje de la Vía Láctea, cuadra con el alineamiento sudoeste de las tres pirámides relativo al eje del Nilo. También es sorprendente que la distancia de las estrellas con respecto  al eje de la Vía Láctea cuadra – en igual escala –  con la distancia de las pirámides con respecto al eje del Nilo.

La posición de estas estrellas con los canales de la Gran Pirámide apuntan directamente al año 10.500 a.C., la misma fecha estimada de edad para la Esfinge, en la “Era del León” (motivo por el que la esfinge, tiene cuerpo de león, y no de otro animal, prueba que la construcción es mucho anterior a la que se dice). La relación existe; no puede negarse que hay una correlación entre la imagen del cielo  y la imagen de la Tierra en Gizeh para la época del 10.500 a.C., fecha dada a través del software especialmente diseñado para el movimiento de las estrellas denominado SkyGlobe. Diversos factores se interrelacionan en esa fecha para conmemorar “el tiempo primigenio”.

En el 2.500 a.C., el canal sur de la Cámara del Rey apuntaba a Zeta Orionis, la estrella más baja del Cinturón de Orión. Utilizando el software citado se comprobó que el punto bajo se alcanzó hacia el 10.500 a.C., cuando el Cinturón de Orión se encontraba a unos 10º por encima del horizonte. En el 2.500 a.C. el ángulo de las tres estrellas del Cinturón de Orión era de unos 73º con el meridiano, sin embargo el ángulo de las tres pirámides era de 45º. Para el año 10.500 a.C. el ángulo de las estrellas de Orión era muy próximo a los 45º. La relación se repetía.

También en la Esfinge se comprobaba la relación de alineación astronómica. Entre sus patas existe una inscripción que dice el lugar del tiempo primigenio”. La Esfinge mira al Este, lugar donde el Sol se levanta cada mañana. La estrella Zeta Orionis del Cinturón de Orión cruzó el meridiano en el 10.500 a.C., lo que significa que el punto vernal (lugar que ocupa el Sol en el cielo en los equinoccios) estaba sobre el horizonte justo en el Este, en perfecta alineación con la Esfinge. Asimismo, la constelación zodiacal de Leo estaba localizado hacia el Este. Sin duda alguna, la Esfinge estaba apuntando hacia el Cinturón de Orión en el año 10.500 a.C. cuando se encontraba en su punto más bajo en el meridiano sur en plena Era del León.

Para el escritor y egiptólogo Robert Bauval,  todos estos datos no pueden ser atribuidos a la “casualidad”. Son demasiados los factores que se interrelacionan entre sí. Nos dice en “La Cámara Secreta”: “Existe y sigo convencido de que los antiguos que diseñaron Gizeh, intentaron fijar una fecha para conmemorar el ‘tiempo primigenio’  o la ‘Edad de Osiris’ y que esta fecha fue alrededor del 10.500 a.C.”.

 

Correlación a una misma escala de la dirección suroeste de las pirámides con respecto al eje de la correlación del Nilo al eje X-X´del Cinturón de Orión, con respecto al eje de la Vía Láctea.  

Hoy sabemos que todo lo que existe en la meseta de Gizeh, pirámides y esfinge nos describe el Universo tal y como lo vieron sus constructores. El año 10.500 a.C., y más atrás aún, según otros estudios científicos, nos marcan el inicio de una civilización perdida que nos dejaron sus huellas a través de sus monumentos y escritos, certificando la relación estelar con el hombre de aquellas épocas, verdaderos profesionales en Arquitectura, Astronomía y Tecnología.

Los constructores de las pirámides no sólo usaban las estrellas para el alineamiento, sino que podrían haber tenido conocimiento de la precesión. ¿Cómo pudo una civilización tan antigua ser conocedor y ser consciente del efecto de la precesión?. El Sol y la Luna ejercen una fuerza gravitacional sobre la zona ecuatorial de la Tierra. Esto provoca que el planeta “oscile” en un ciclo muy lento que se completa cada 26.000 años. Por ejemplo, el citado Cinturón de Orión, en el año 2.550 estará en su menor declinación (-8º), muy cerca del ecuador celeste. Por lo tanto, se puede decir que hace 10.450 años (la mitad del ciclo de precesión 26.000 -13.000 años = 2550 – 13.000 años = – 10.450 años), que es la fecha que los científicos datan realmente las pirámides.

Cualquier arqueólogo o egiptólogo dirá que esta fecha es totalmente remota de la real, pero las pruebas científicas desafían y explican la evidencia.

Los egiptólogos no paran de cambiar las fechas de las construcciones. Por ejemplo, el padre de la egiptología y descifrador de los jeroglíficos, Champollion, consideraba que fue en el 5.867 a.C. Más tarde, Karl Lepsius, adelantó la fecha al 3.892 a.C. El director del Servicio de Antigüedades Egipcias, Auguste Mariette, dijo que la fecha era el 5.004 a.C., y su colega el Dr. Brugsh, aseveró que databan del 4.400 a.C. Hoy en día lo sitúan entre el 2.800 a.C. y el 3.200 a.C., fechas muy alejadas de lo que nos dice la ciencia.

¿Quiénes realmente edificaron y por qué las pirámides?. ¿Cómo es posible que conocieran datos astronómicos imposibles para una civilización antigua?. ¿Por qué hay más pirámides de civilizaciones antiguas y separadas en miles de km que siguen patrones semejantes?.¿Cómo podían conocer estrellas no visibles al ojo humano?. Si no abrimos la mente, estaremos cerrando los ojos a la evidencia.

Akenatón fue el 10º faraón de la XVIII Dinastía. Prohibió y retiró repentinamente toda la iconografía de los dioses anteriores. Sólo permitió el símbolo del Sol con los rayos apuntando hacia abajo. También prohibió cualquier referencia a dioses múltiples. Se puede decir que Akenatón, fue el primer dios monoteísta de la historia. Era un faraón muy peculiar por su físico. Tenía un cráneo muy pronunciado y desmesurado, tenía poco pecho y una barriga muy prominente, al contrario que los demás faraones. Su mujer Nefertiti e hijos, también tenían una cabeza deformada.

En su reinado no hay ningún culto ni referencia a Osiris. ¿Por qué, de repente, un faraón de aspecto extraño, sin rasgos egipcios, prohibió el culto a los dioses, a sus antepasados? Nunca se encontró la momia de Nefertiti, no se sabe realmente de dónde procedía, ni cómo murió, ni qué pasó. El siguiente faraón, instauró nuevamente las imágenes de los dioses y antiguas costumbres egipcias.

Los antiguos faraones decían proteger el linaje directo de los antiguos dioses. ¿Se manifestó en Akenatón la genética de los dioses, el ADN de los Elohim?. Akenatón fue el primer andrógino conocido, con pecho, rasgos afeminados y un vientre propio de las embarazadas. Todos los hijos que tuvo  fueron hembras, ni un solo varón. Se le conoce un mínimo de 12 hijas.

¿Por qué las escrituras y la ciencia se contradicen al datar la construcción de las pirámides?. Por una razón muy sencilla. Si un creyente dijera que un edificio tiene 10.500 años, estaría refutando su Libro Sagrado. No pueden hacer esto, por lo que ni siquiera hablarán de ello, no lo discutirán de ningún modo, y se aferrarán a aquellos escritos que apoyan su fe. Su fe y creencia les dice que no pueden sobrepasar el -6.000 año. Y este hecho, es una limitación y una tara para buscar la verdad, y más, cuando la ciencia, con datos objetivos y empíricos, rebaten los datos subjetivos y sin prueba alguna de su veracidad.

Hacer caso a los datos científicos e ir en contra de la fe, haría tambalear la historia de la civilización. La esfinge y las pirámides son el final de algo, no el principio. Las pirámides están ancladas en el paralelo 30.

 

 ¿Es una coincidencia, o esa gente conocía exactamente las dimensiones de la Tierra? ¿Están esas estructuras gigantescas alineadas con los puntos cardinales al azar?. Están perfectamente  alineadas al eje Este-Oeste y al eje Norte-Sur. Hace 500 años aún no se sabía que la Tierra era redonda, y no fue hasta hace 300 años cuando se calcularon sus dimensiones.

Pero aquella gente ya lo sabía, porque la Gran Pirámide es un modelo matemático del hemisferio norte en una escala 1 : 43200.

 La Gran Pirámide también incorpora el valor de “pi” (3,1416), la relación del diámetro de una esfera con su circunferencia, base de las altas matemáticas. Es decir, las pirámides son un sistema avanzado de matemáticas y tecnología, en tiempos en que se suponía que eso no existía. Para añadir los valores matemáticos exactos, aquella civilización conocía que la tierra era una esfera, conocían las dimensiones del planeta, conocían el punto exacto de la unión de los ejes con los puntos cardinales, conocían la existencia de estrellas no visibles para el ojo humano, y solo visibles con lentes, conocían las matemáticas avanzadas, sabían que la inclinación de la Gran Pirámide debía ser de 52º para que no se viniera abajo y fuera exacta, y con herramientas rudimentarias hicieron todo eso, y lograron una precisión de 1 milésima de error en el promedio de variación en la longitud de los lados.

Y hoy en día, se nos trata de inculcar que creamos, que todo esto son casualidades, que las pirámides eran construcciones funerarias, que muchos faraones no lograban terminar en vida, se intenta explicar con diferentes teorías cómo lograron hacerlo sin llegar a explicaciones convincentes.

La única respuesta lógica que lo descifre, que todo cobre sentido, va mucho más allá de lo que muchos están dispuestos a escuchar y asumir, porque ello echaría abajo toda creencia o conocimiento que se tiene, sería resetear y empezar de nuevo, pero es mejor empezar de nuevo, que llegar a un final erróneo.

En el Capítulo II seguiré desvelando los misterios que hay tras las pirámides… muy pronto.

Anuncios

¿Está enterrado el Santo Grial en La Isla del Roble?

Al final del capítulo anterior, expuse cómo un templario llamado Sir Henry Sinclair, puso rumbo en 1398 hacia América (100 años antes de Cristóbal Colón), y en Nueva Escocia (Canadá), escondieron diferentes tesoros. Además de oro, mapas, documentos y escritos, obras de arte, todo de incalculable valor histórico, se cree que también  está oculto en Oak Island (La Isla del Roble), el Santo Grial.

En 1.795, un hombre llamado Daniel McGinnis, encontró junto a un roble de la isla, unos aparejos de barco; una polea que pendía de una de las ramas y debajo, una hendidura en forma de círculo.  Así que pensó que allí estuvieron los piratas para esconder algún tesoro, y se puso a excavar en la isla en busca de las riquezas que pensaba allí se encontraban.

A 60 cm encontraron una capa de piedras lisas. Esas piedras estaban dispuestas allí no de forma natural, y cortadas de forma artificial, además era un tipo de piedra que no existía en la isla. A 3 metros de profundidad, encontró una plataforma de troncos incrustados en las paredes del pozo. A los 6 metros se encontró con la misma disposición de troncos. Tras llegar  a los 10 metros, supo que esa tarea necesitaba de un equipo amplio de personas y herramientas para excavar, así que dejó de hacerlo.

En 1804, un hombre adinerado, y conociendo la historia, empleó su dinero para seguir con la excavación que empezó McGinnis. Este hombre se llamaba Simeón Lynds, que marchó a la isla junto con una expedición. Cuando prosiguieron la excavación, se dieron cuenta que la disposición de los troncos, aparecía constantemente con una separación de 3 metros unas de otras. La única diferencia era la composición. Algunas eran más gruesas y reforzadas con fibras de coco, masilla y carbón vegetal.

A los 27 metros encontraron una losa de pórfido, material inexistente en el continente americano. En la losa, había una inscripción en un alfabeto desconocido para todos los miembros de la expedición. El significado nunca se supo realmente, sólo que era un dialecto copto mediterráneo y su significado posiblemente fuera religioso. El pórfido era muy empleado en Egipto, al igual que el dialecto copto.

La piedra grabada, de la cual un investigador tradujo el mensaje “14 pies abajo 2.000.000 de libras están sepultadas“, fue vista hasta principios del siglo XX (no hay fecha exacta). Algunos dicen que Smith la usó en su chimenea, mientras otros afirman que fue vista por última vez como decoración en el descansillo de la entrada del taller de un librero en Halifax La exactitud del mensaje, es motivo de disputa.

A la profundidad de 35 metros, el agua empezó a filtrase por el pozo. Al día siguiente, el agua había ascendido 10 metros y seguía subiendo. Este hecho hizo que Lynds desistiera de seguir con su empeño. En este video en 3D se puede ver el increíble trabajo de ingeniería que se hizo hace más de 600 años.

Una extensa zona de playa de Smith’s Cove es artificial, hay un sistema de desagües que abastecen los túneles, conectados directamente con los niveles más bajos del pozo. Hay 2 canales a 35 y 50 metros, llenos de fibra de coco, que conectan con la playa. Se trató de construir un dique para bloquear el túnel de agua principal, pero era destruido por la fuerte corriente atlántica.

Hasta ahora han muerto seis personas de las diferentes expediciones que se han hecho. Una leyenda dice que con la séptima muerte se descubrirá algo muy importante. Las personas que allí han estado, han afirmado ver soldados del siglo XVII, ovnis y fantasmas.

En la expedición que hubo en 1909, uno de los integrantes sería el futuro presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt. En esta foto aparece fumando una pipa, en las inmediaciones del pozo.

Con todo , el mayor misterio de la isla de Oak es descubrir lo que se esconde en el pozo del dinero , y sobre esto, abundan teorías para todos los gustos .

La mas común habla sobre un tesoro pirata, probablemente del capitán William Kidd o Edward Teach (Barbanegra), quienes dijeron que sepultaron sus tesoros “donde nadie más que Satán y yo mismo puede encontrarlo.”
Otra de las teorías dice que tal vez se trate del tesoro de un galeón español o de tropas británicas de la Revolución Estadounidense. John Godwin concluyó que debido al tamaño y complejidad puede ser obra de ingenieros navales franceses que ocultaron el tesoro de la Fortaleza de Luisburgo después de que cayera en poder británico durante la Guerra Franco-India.

Estas dos son las teorías más aceptadas, pero no las únicas. Una historia sin un argumento demasiado sólido mantiene que se trataría de de las joyas de María Antonieta (casi todas se encuentran actualmente desaparecidas). Durante la revolución francesa, cuando el Palacio de Versalles cayó en poder de los revolucionarios en 1.789, la reina dio órdenes a su doncella de tomar sus posesiones y huir. Esta mujer llegó a Londres con las joyas y otros tesoros tales como obras de arte y documentos (algunos dicen que ocultó las joyas en su ropa interior) y que probablemente fue ayudada por oficiales navales franceses en sus escape. Luego fue de Londres a Nueva Escocia, siguiendo las instrucciones que le dio la reina en Versalles, donde contrató a la naval francesa para cavar el pozo. Poco tiempo después fue localizada por Daniel McGinnis en 1.795.

Entre las teorías más descabelladas está la teoría del libro noruego Organisten (El Organista) de Erlend Loe y Petter Amundsen. En 1.953 en el libro The Oak Island Enigma: A History and Inquiry Into the Origin of the Money Pit, Penn Leary dijo que el filósofo inglés Francis Bacon usó el pozo para ocultar documentos que lo avalan como autor de la obras de William Shakespeare .

Actualmente la isla permanece en manos privadas y es necesaria una autorización para poder visitarla . La última excavación comenzó en 2008 y se sigue trabajando en ella en otro intento de conseguir desvelar por fin el misterio . Curiosamente , si buscamos la isla de Oak en Google maps, es la única isla de la zona que no tiene imagen de resolución.

Con la tecnología existente en la actualidad, ha sido imposible acceder a los lugares más recónditos y ocultos de este sistema de canalizaciones y laberintos construido hace 600 años. ¿Cómo unos cuantos hombres, cargados con tesoros de gran peso, llegados de miles de km, pudieron construir un pozo de gran profundidad?. ¿Cómo era posible que conocieran las canalizaciones y los materiales que allí abundaban?. ¿Cómo consiguieron hacer una playa artificial?. Lo que es evidente, es que la construcción es una trampa para intrusos. El tesoro allí custodiado debe tener gran valor para una obra de ingeniería tan perfecta.

Según vamos avanzando en el conocimiento de misterios, hay una premisa, una constante que empieza a ser familiar. Civilizaciones antiguas, personas de épocas y siglos anteriores, tenían unos conocimientos demasiado avanzados y, unas herramientas y tecnología que no coinciden con la realidad del momento.

Imaginemos que arqueólogos que vivan en el año 3.200, encontraran restos de personas que viven hoy día entre nosotros. Y el resultado forense al que llegan fuera, que la causa de la muerte de esa persona, fue por una pistola láser desintegradora. Para ellos no tendría sentido aunque todas las pruebas científicas afirmaran de forma contundente ese dato. ¿Cómo es posible si en el año 2.000 no existía esa tecnología?.

Pues esto, es lo que está pasando. Y no sólo hay uno o dos indicios. Hay muchísimos en todo el planeta. Demasiados para obviarlo o buscar otras teorías que “satisfagan” a aquellas mentes o creencias limitadas. Hay que buscar la respuesta verdadera, y por muy incongruente que parezca o se aleje de los cánones establecidos por la sociedad, si las pruebas son irrefutables y la ciencia lo ampara, habrá que investigar por ese camino y nunca desviarse de él, porque nos estaríamos desviando de la verdad.