Archivo mensual: diciembre 2011

Carl Sagan

El 20 de diciembre de 1.996 murió la persona que, seguramente, más ha influido en mi, en cuanto a la visión que tenía de la ciencia y del cosmos. Debo reconocer que, siendo un chaval, no sentía ninguna atracción por la física, ni por la astronomía, ni por otros mundos. Era lógico desde un punto de vista evolutivo. No existía la información que tenemos ahora, no existía internet. Sólo teníamos a mano viejos libros y enciclopedias Larousse, con escasa información y, a veces, ya desfasada por los continuos cambios y descubrimientos que la tecnología iba generando a increíbles pasos.

¿A qué niño le interesa la ciencia?. ¿Cómo era posible en los años 80 intentar inculcar, explicar y que la gente comprendiera la ciencia del cosmos y de la física?. Y sobre todo, ¿cómo hacerlo atractivo e interesante?. La respuesta era difícil. Hay que tener en cuenta que vivíamos en una sociedad reacia a estos temas, muy alejada de conocer y entender tecnicismos científicos. Realmente, la amplia mayoría de la sociedad solo conocía un poco del universo gracias al Apollo XI y su alunizaje en 1.969.

Pero todo cambió gracias a Carl Edward Sagan. Sin duda, el científico más famoso del mundo. Lo primero que nos enseñó es a valorar cada momento, a tomarlo como algo único y excepcional. Sagan transmitía su pasión por el mundo en todo lo que decía, en todo lo que hacía, estaba enamorado de la vida y de todo lo que nos rodeaba. Su mayor aportación ha sido humanizar la ciencia, y hacerla accesible y apasionante para el gran público.

Carl Sagan enseñó el Cosmos a toda una generación, a millones de personas, convirtiéndose para siempre, en una celebridad cósmica. Combinaba la ciencia pura pero accesible, algo realmente increíble, que le llevó a ganar un Pulitzer, por su obra “Los Dragones del Edén”, un Grammy y tres Emmy. Puso en juego su prestigio científico en muchas ocasiones, planteándose la pregunta que, todo ser humano se ha hecho alguna vez. ¿Estamos solos en el Universo?.

Cuando tenía cuatro años, sus padres le llevaron a la EXPO de 1.939 en Nueva York, con el título “Construyendo el mundo del futuro“. Sagan se quedó cautivado de la visión que había del futuro, un mundo ordenado por la ciencia, dinámico y limpio, y donde nadie era pobre!!. Una de las exhibiciones que captó más visitantes fue la cápsula del tiempo, que no será abierta hasta el año 6.939 (se desenterrará 5.000 años después). Fue creada por Westinghouse, que llamó a la cápsula Cupaloy (aleación de níquel y plata, más dura que el acero). Está enterrada en el Parque Flushing Meadows de Nueva York.  La cápsula del tiempo contiene unos manuscritos de Albert Einstein y Thomas Mann, diversos números de la revista Life, una muñeca, un dólar estadounidense, un paquete de cigarrillos Camel, millones de páginas de texto en microfilm. La cápsula también contenía semillas de diversas especies.

En la muestra también se celebró la primera Convención Mundial de Ciencia Ficción, aprovechando el tema del que trataba la exposición. Esto hizo que Sagan leyera comics sobre Marte, planeta que le fascinó hasta su muerte.

Cuando Sagan tenía 7 años, su madre lo llevó a la Biblioteca Pública de Nueva York, porque quería aprender lo que eran las estrellas. Una vez allí, le dijo a la bibliotecaria que quería algún libro sobre “estrellas”. La mujer, amablemente se fue en busca de algún libro sobre “estrellas”, y le trajo uno que hablaba de “Clark Gable” y de “Greta Garbo”. Eran “estrellas”, pero de Hollywood.

Cuando consiguió el libro que buscaba, se lo leyó rápidamente. La primera conclusión que tuvo de todo lo que había leído era; “si existen miles de millones de estrellas como nuestro sol, es posible que en alguna estrella exista un planeta como el nuestro, y haya vida allí también”. Y todo cambió para él, y para el mundo. Y sólo tenía ocho años.

Carl Sagan con 8 años.
 
Ficha del Instituto Rahway (New Jersey) 

El 04 de octubre de 1.957, cuando tenía 23 años, hubo un hecho espacial que lo transformó todo. Ese día, los rusos  lanzaron el primer satélite artificial de la historia. Su nombre era el Sputnik. Su misión, obtener información sobre la concentración de los electrones en la ionosfera. Era el comienzo de la carrera espacial. Tanto fue así, que un año después del lanzamiento del Sputnik, los EE.UU. crearon la National Aeronautics and Space Administration, más conocida como la NASA, gracias al empeño del presidente Eisenhower.

Recién doctorado, Carl Sagan fue invitado a formar parte de la primera expedición interplanetaria de la NASA, recién formada. Cuando el Mariner II fue enviado a Venus en 1.962, Sagan habló para la televisión, como experto del planeta Venus. No es extraño este hecho, ya que la tesis doctoral que Sagan presentó, llevaba como título “El Efecto Invernadero en el Planeta Venus”.

Todos los datos que aportó el Mariner II, fue un triunfo para Sagan, ya que apoyaba cada punto de vista y cada afirmación que hizo en su tesis doctoral. Una vez asentado en la NASA y respetado por su círculo, Sagan pudo empezar a hacer lo que siempre tuvo en mente desde pequeño, ahondar en la búsqueda de otros mundos y en vida más allá de la Tierra, ya que pensaba que la vida es un denominador común del Universo, y no algo excepcional.

La Mariner IV, fue la primera sonda que envió imágenes del planeta rojo. La resolución de las mismas no son como las imágenes que ahora obtenemos de satélites más actuales. Esas imágenes mostraban que no había agua en Marte, por lo que no habría signos de vida. Esto propició que Sagan buscara vida más allá. No se rindió con Marte y empezó a buscar señales electromagnéticas provenientes de otros lugares, de otras civilizaciones. Junto al astrofísico ucraniano Shklovski escribió “Vida Inteligente en el Universo“.

Carl Sagan formó parte del equipo de preparación de los astronautas del Apollo XI, pero su gran aportación en ese momento fue enviar la Mariner IX a Marte, demostrando con evidencias que Marte sí tuvo agua, y era un planeta más “vivo” de lo que parecía. Era un planeta activo donde quizás, hubo vida en el pasado. Este optimismo generalizado de encontrar vida, llevó a la NASA a lanzar la Misión Pioneer 10, el 02 de marzo de 1.972, hacia los confines del Sistema Solar. En ella, iba un mensaje cifrado, creado por el mismo Sagan, por si seres de otros planetas, llegaran en un futuro a interceptarla.

 
 

Años más tarde, Carl Sagan consiguió financiación para una nueva misión, y el 20 de julio de 1.976, el Viking I aterrizó en Marte, enviando las primeras imágenes del suelo de otro planeta. El propio Sagan, fue el encargado de narrar a todo el planeta las primeras imágenes enviadas.

 

Las fotografías evidenciaron un paisaje rocoso, desértico, con suaves pendientes, algunas dunas y una tonalidad rojiza en todo el planeta. No había rastro de vida, pero ello no desalentó a Sagan. Fue un gran paso para la astronomía y la ciencia. Y tras esta misión, Carl Sagan se embarcó en el viaje más fascinante de todos y que cambiaría la visión y la mentalidad de todo el mundo sobre la ciencia del cosmos.

Entre tanto, escribió el best -seller “Los Dragones del Edén“, fue portada de la revista Newsweek, de la revista Time, y aparecía en los programas de televisión en horario de prime-time más prestigiosos de EE.UU. Sin duda, era una estrella mediática, admirada, respetada y amada por el gran público. Cuando el Dr. Sagan hablaba, la gente quedaba estupefacta, petrificada en su asiento, sin pestañear. Y no era un actor, ni un cantante, ni un deportista de élite, no era un hombre que las chicas llevaran en sus carpetas o las mujeres desearan. Pero tenía un poder de atracción poderoso, su sencillez atraía a las masas, su mensaje llegaba fácilmente y conectaba con la gente.

 

Su siguiente proyecto duraría aún más, unos mil millones de años. Sagan creó un disco con sonidos e imágenes que viajó en la nave Voyager I, hacia el espacio interestelar. Estuvo un año intentado capturar el mundo en un sólo disco, reuniendo los sonidos de un planeta para la posteridad.

Su compañera en este viaje, Anne Druyan, grabó los latidos de su corazón en ese disco. También se grabaron saludos en 60 idiomas, la música de muchas culturas, sonidos característicos del planeta Tierra. También contiene 115 imágenes donde se explica en lenguaje científico la localización del Sistema Solar, las unidades de medida que se utilizan, características de la Tierra y características del cuerpo y la sociedad humana.

Archivo:The Sounds of Earth Record Cover - GPN-2000-001978.jpg

El siguiente mensaje de Carl Sagan, no iba a ser para el espacio exterior, sino un mensaje a todos los terrícolas., un mensaje al interior de nuestra mente y nuestros corazones. Una serie televisiva de 13 entregas sobre la historia de la astronomía y la aventura de explorar el espacio. Sagan sería, a su vez, el presentador de su propia serie, llamada Cosmos. Así empezaba este viaje.

Se tardó más de tres años en grabar la serie, en más de 40 exteriores en 12 países. Desde Egipto hasta India. En cada capítulo, predominaba el interés y las discusiones prácticas propias de estos proyectos, con un vocabulario llano, sencillo y entendible para el gran público.

Cosmos se estrenó en septiembre de 1.980, convirtiéndose en la serie de TV pública más vista de la historia, seguida por más de 400 millones de personas en todo el mundo. Cosmos es una palabra griega que significa “orden del Universo”. Sagan criticó el lanzamiento del Columbia en 1981, diciendo que “una exploración espacial es ir a otros mundos” y no orbitar la tierra. El lanzamiento del Columbia sería el fin de muchas cosas para la NASA, sin fondos para mayores empresas. Fue una crítica dura a la política de la NASA, sin olvidar que Sagan es miembro de ella.

Carl Sagan empezó a poner sus miras en nuestro planeta, viéndolo frágil, hermoso, y sabiendo que había que preservarlo y cuidarlo. Por esa época, el presidente Ronald Reagan, había dado un discurso anunciando su plan para la iniciativa de defensa estratégica o Guerra de las Galaxias. Carl Sagan organizó una protesta contra dicho programa, sobre una absurda ambición que llevaría a la militarización y la limitación de exploración. Fue el comienzo de Sagan como activista. Décadas de labor científicas en otros planetas le hacía temer por el suyo. En 1.983 firmó un polémico documento sugiriendo que, una posible guerra nuclear, podría producir un devastador invierno nuclear, que helaría la superficie del planeta como las tormentas de arena que él había observado en Marte.

Ya en la década de los 80, Sagan advertía sobre el calentamiento global. Decía, “el planeta es una unidad, ningún país aislado puede solucionar el efecto invernadero solo” y que “los políticos, líderes religiosos y científicos armamentistas han logrado un desastre total y teníamos un grave problema”. 25 años después, el debate se reabrió nuevamente en nuestro planeta. Me parece increíble que la gente, escuche las palabras de quien nada tiene que decir, y no se escuche a quienes todo lo que dicen debería escucharse.

Vivimos en una sociedad donde escuchamos a tertulianos partidistas, políticos corruptos e inútiles, banqueros, economistas… No tiene sentido, y todo ello nos llevará al caos.

Y esto era lo que Carl Sagan dejó como gran legado, su pensamiento, sus conocimientos, su humanidad, en uno de los documentos más sobrecogedores que jamás se haya hecho. The Pale Blue Dot (Ese puntito Azul Pálido), debería ser visto por todo el mundo, sin excepción, y transmitido a todas las futuras generaciones. Este es el gran mensaje de Carl Sagan.

El empeño de Sagan por salvar el mundo, pudo perjudicarle en su carrera científica. En 1.992, la nominación para entrar en la prestigiosa Academia Nacional de las Ciencias, fue boicoteada por algunos miembros. Varios expertos dijeron que tras ese boicot, no se consideraron los logros científicos o la capacidad científica de Sagan, sino que fue una decisión determinada por la envidia. Pero este desaire duró poco, ya que en 1.993, Sagan recibió  el premio más importante de la Academia, la Medalla al Servicio Público, reconociendo su labor por y para la ciencia.

Sagan decía; “El futuro del país y el futuro del mundo, dependen de un uso apropiado y humano  de la ciencia y la tecnología“. Carl Sagan hizo todo lo posible para salvar a la ciencia, y la ciencia le devolvió el favor. El Gobierno le autorizó el programa de búsqueda extratrerrestre (SETI). Sagan consiguió que, el pensamiento y la idea de que posiblemente no estamos solos, fuera una ciencia respetable. Era una labor que también podía hacerse desde casa.

Una terrible noticia sacudió a Carl Sagan en 1.993. Una operación a vida o muerte que se le realizó años atrás, donde perdió muchísima sangre, intervenido en el Siracuse Hospital, traería consecuencias catastróficas. Por un error médico, a Sagan le pusieron sangre de un enfermo muy grave. Este fatal error, derivó a que Sagan se infectara también, diagnosticándole mielodisplasia. Sagan necesitaba urgentemente un trasplante de médula o moriría en seis meses. La mielodisplasia era un cáncer en la sangre, una especie de preleucemia, donde la médula ósea no funciona correctamente y no se producen suficientes glóbulos rojos normales.

Su hermana, Cari Sagan, fue la donante perfecta, y todo el proceso se llevó a cabo en el Centro Fred Hutchinson Cancer Research Center. La operación fue un éxito, pero dejó muy débil a Sagan y con algunas secuelas. Su imagen se vio muy desmejorada y deteriorada, como si hubiera envejecido repentinamente. En 1.996, se realizó un segundo trasplante que le tuvo postrado durante semanas, dejándolo totalmente agotado y exhausto.

Justo cuando salía por la puerta del Hospital, el 07 de agosto de 1.996,  una noticia apareció en todo el mundo, apoyando su idea de vida marciana. Tan relevante fue la noticia a nivel mundial, que el presidente de los EE.UU. en aquel entonces, Bill Clinton, dio un comunicado desde los jardines de la Casa Blanca. Pero realmente lo que conmocionó a los científicos, fue un asteroide encontrado en la Antártida, que mostraba restos fósiles producidos por microbios marcianos. Aunque Sagan era un sano escéptico dijo; “Si resulta que estos microbios tienen realmente origen biológico, las implicaciones son profundas. Sugieren que puede haber vida, no sólo en un planeta aislado, sino en incontables planetas, haciéndonos menos provinciales, dando un profundo sentido a nuestro lugar en el Universo, y corrobora que no estamos solos”.

Archivo:ALH84001 structures.jpg

En 1.996, el director de cine, Robert Zemeckis, empezó a rodar una película sobre un libro de Carl Sagan, “Contact”. Trata sobre lo que podría ser el contacto con una cultura extraterrestre inteligente, sobre cómo se vería afectada la especie humana al conocer que no estamos solos en el universo, lo que sería un gran cambio en la historia de la humanidad. La protagonista, Eleanor Ellie Arroway (interpretada por Jodie Foster), dirige el proyecto Argus del SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre), dedicado a captar emisiones de radio provenientes del espacio.

 

Carl Sagan ha dedicado toda su vida a buscar la verdad, a base de elevadas especulaciones y de lógica pura y dura. Pocos científicos han hecho afirmaciones tan extraordinarias apoyándolas con pruebas igual de extraordinarias. Su carrera ha estado llena de asombro, ante lo que es realmente verdad.

Un alumno le dijo; “ha desacreditado todo aquello en lo que podíamos creer, para sentirnos válidos, dígame entonces, ¿qué nos queda?”. Y Sagan le dijo, “haz algo válido, y te sentirás válido”. Carl era bueno para la ciencia porque él, en sí mismo, era muy bueno en lo que hacía. Nos ha demostrado la transcendencia humana, que venimos de las estrellas, que estamos formados por átomos de estrellas muy lejanas, compartiendo la misma esencia.

Sagan es el maestro universal, que mostró lo enorme y majestuoso que es el Universo, y nos mostró que la especie humana, debe permanecer unida, sin fronteras, ni barreras, unidos en una misión interplanetaria para la supervivencia de la especie. Esa es nuestra misión.

Gracias Carl.

 
 
Anuncios

Pirámides (Parte III)

¿Cómo es posible que en México, también existan 3 pirámides recreando la constelación de Orión en la Tierra?. Su nombre es Teotihuacan, y significa “lugar donde uno se convierte en un dios” o “lugar donde fueron creados los dioses”.

Los constructores no fueron ni los aztecas, ni olmecas, ni mayas. No se sabe quién construyó la ciudad ni las pirámides. Estos “teotihuacanos”, al igual que todas las otras civilizaciones de la época, eran gente de la Edad de Piedra que no tenían conocimientos de los metales.

La ciudad es atravesada por una larga avenida dirección Norte-Sur, de dos millas de largo y 131 pies de ancho. Esta avenida es llamada “La Avenida de los Muertos”.

El templo y la pirámide flanquean esta avenida por ambos lados. Los primeros arqueólogos supusieron que los pequeños montículos de tierra que bordeaban cada lado de la “avenida” eran tumbas – de ahí el nombre de “Avenida de los Muertos”. Posteriores excavaciones demostraron que los montículos contenían estructuras de piedra, pero el nombre persiste. La “Avenida de los Muertos” en sí misma representa una obra maestra de planificación y construcción. A intervalos perfectamente regulares,  los constructores edificaron anchas escaleras en la calle para compensar los 100 pies de desnivel. Si uno mira de Norte a Sur, tiene la impresión de una interminable escalera que, subiendo hacia el cielo, une la Pirámide de la Luna con el final del bulevar. Esta pirámide cubre un área de aproximadamente 495 x 655 pies.

A la derecha de la “Avenida de los Muertos” está la monumental Pirámide del Sol (de aproximadamente 718 x 738 pies de base). Aunque ésta es 62 pies  más alta que la Pirámide de la Luna, uno tiene la impresión, cuando mira desde arriba de la Pirámide del Sol, de que las dos estructuras son de la misma altura. Esto es debido al gradiente de la calle.

 

Todos los nombres, tales como Avenida de los Muertos, Pirámide de la Luna, Pirámide del Sol, Templo de Quetzalcóatl, y Ciudadela, han sido creados en tiempos modernos. Cómo fueron denominadas originariamente estas estructuras o para qué propósito servían no está claro todavía. Es indiscutible, sin embargo, que la ciudad, en su totalidad fue diseñada a partir de un punto de vista astronómico. Representa un modelo en miniatura de nuestro Sistema Solar. Desde la cima de la Pirámide del Sol, mirando al Oeste, uno puede observar la puesta de sol en el equinoccio de primavera.

Uno de los mayores misterios son las capas de mica encontradas en las ruinas. La mica se encuentra solamente en algunos raros lugares de México. Los grandes depósitos más cercanos se hallan en los Estados Unidos y Brasil. La mica es resistente al calor y puede incluso absorber extremos cambios de temperatura, los llamados golpes de temperatura, por encima de los 800ºC. Hoy en día, la mica es utilizada en altos hornos. La mica es también un eficiente aislante eléctrico. Es resistente al arco voltaico, lo cual significa que si añadimos alto voltaje,  ninguna chispa rebotará de una placa de mica a la siguiente. Esta capacidad aislante hizo a la mica ideal para ser usada con modernos materiales, por ejemplo en la tecnología de alta frecuencia, equipos de radar y ahora también en computadoras. La mica es resistente a todos los ácidos orgánicos. Incluso las delgadas placas de mica no se descomponen por el ácido. ¿Cómo acaba este raro y único material en Teotihuacán?.

La placa de mica en Teotihuacán ha sido artificialmente incrustada entre placas de piedra, como un sándwich. Lo más increíble es que, la mica de Teotihuacan, es mica moscovita, del tipo que nuestros abuelos acostumbraban llamar “vidrio de Moscú”. 

La moscovita, un hidrosilicato de potasio y aluminio, se encuentra predominantemente en el granito, algunas veces en la forma de una veta que corre a lo largo de la piedra. Los depósitos menores están presentes en las Montañas Gotthard en Suiza y en los Alpes Zillertal de Tirol. Los grandes depósitos se hallan en India, Madagascar, Sudáfrica, Brasil y los Estados Unidos, y en el área del Lago Baikal en Rusia. Muchos países son dependientes de la importación de mica, entre ellos los países de Centroamérica, cuyas montañas consisten en su mayor parte de roca volcánica. ¿De dónde vino la mica utilizada en Teotihuacán?.

¿Por qué gente de la Edad de Piedra cubrió y aisló las habitaciones con mica si no era posible para ellos saber acerca de sus propiedades? La gente de la Edad de Piedra no fundía metales, por lo tanto no podrían ser conscientes de las cualidades de resistencia al calor de la mica. La gente de la Edad de Piedra no utilizaba equipos de alta frecuencia, ¿así que por qué usaban mica? La gente de la Edad de Piedra no manipulaba peligrosos ácidos.

Varias habitaciones fueron aisladas con un cielorraso de mica. ¿Qué almacenaban en estas habitaciones?. ¿Qué era procesado en esas habitaciones? Los arqueólogos silencian, sin respuesta. Primero, un gran calor era producido en la habitación cubierta por las placas de mica (calor que no tenía que salir de la habitación). Éste se aplicaría, por ejemplo, para el funcionamiento de un horno de fundición. Sin embargo, ya que la capa del fondo del cielorraso, la cual  está hecha de piedra, se habría calentado primero, los rastros de una exposición a tales altas temperaturas serían todavía visibles en la roca.

¿Fueron llevados a cabo experimentos en las habitaciones? Gerardo Levet afirma que un arqueólogo amigo de él le contó que dos tuberías corren directamente desde estas habitaciones hasta el centro de la Pirámide del Sol. Se conoce la existencia de una cámara debajo del centro de  la Pirámide del Sol, pero la entrada está bloqueada por pesadas puertas de hierro. ¿Qué se oculta al público allí?.

¿Fue ésta la fuente central de energía para Teotihuacán?

A pesar de las muchas preguntas y las escasas respuestas, una cosa es cierta: los planificadores y constructores de Teotihuacán deben de haber sido conscientes de, o por lo menos algunas, de las particulares propiedades de la mica. De lo contrario ellos no se habrían tomado toda la molestia de utilizar ese aislamiento. Es obvio que alguien sabía dónde y cómo obtener la mica y estaba familiarizado con sus propiedades, y que ese alguien no fue uno del pueblo de la Edad de Piedra que construyó Teotihuacán.

Si nos trasladamos nuevamente a Gizeh, nos topamos con demasiados paralelismos. ¿Qué son realmente las Pirámides?.¿Cuál era realmente la funcionalidad de la Gran Pirámide?. Desde el punto de vista científico, está construida como una máquina. Y si realmente era una máquina, ¿qué era lo que podía hacer?.

El diseño interior de la Gran Pirámide presenta cuatro conductos de aire inclinados. Dos salen de la Cámara del Rey, y otros dos, de la Cámara inferior de la Reina.

Los conductos no son rectos. A 65 metros, hay una pequeña estancia que conducía conducto arriba. Nadie ha podido explicar la función de esos conductos. Ni ingenieros, ni arqueólogos, ni arquitectos… nadie. Una de las teorías más fascinante dice que, por uno de los conductos que da a la Cámara de la Reina, se vertía una solución diluida de ácido clorhídrico y, por el otro conducto, una solución de cloruro de Zinc. Ambas soluciones, se mezclaban para crear hidrógeno, una de las fuentes de energía más potentes del universo (actualmente se utiliza como carburante del los cohetes que se dirigen al espacio).

¿Fue la Gran Pirámide la primera central eléctrica de la historia?. Es decir, se obtendría la energía de la tierra a través de la Gran Pirámide, para convertirla en energía microondas. Las sustancias químicas pasan por los conductos a la Cámara de la Reina, se mezclan y se obtiene el hidrógeno. Como el hidrógeno es más ligero que el aire, éste fluye a las cámaras superiores, a la Cámara del Rey. La energía de la Tierra hace vibrar toda la pirámide. Las vibraciones son recogidas en la Gran Galería.

¿Por qué las piedras de la Gran Pirámide son tan pesadas?. ¿Por qué no se usaron piedras de dimensiones más pequeñas?. ¿Por qué ese trabajo minucioso en unirlas de forma tan precisa?. ¿Por qué la Cámara de la Reina y del Rey están perfectamente selladas, medidas y trabajadas?. No hay que olvidar que, en la Gran Pirámide, jamás se ha encontrado ninguna momia, ni en la Cámara del Rey ni de la Reina, ni ninguna otra estancia.

La esencia de la Gran Pirámide no está en aquello que vemos, sino que reside en su interior. La Cámara de la Reina mide 5×5 metros de ancho y 6 metros de altura, con una inclinación de 39º y 9 metros. El conducto de la cara sur apunta a la estrella de Sirio (la estrella del Este que guió a los Tres Reyes al pesebre de Jesús). La Cámara del Rey, con un ángulo de 45º apunta a Al Nitak (la estrella más baja del cinturón de Orión).

La altura de la Gran Pirámide es de 146,347 metros, que multiplicado por 2pi, da como resultado una cifra exactamente igual que su base = 919,058 metros. El radio de la Tierra en los polos es igual a la altura de la pirámide en la relación escala 1:43,200, números que representan nuestro código matemático de precesión.

Como suelo decir, “Cuando estamos ante algo increíble, debemos estar preparados para lo más inexplicable por improbable que parezca”. Es evidente que la Gran Pirámide no es un sepulcro, y su finalidad era muy diferente, algo mucho más grande de lo supuesto hasta ahora.

La Cámara del Rey funciona como un instrumento acústico que recoge y amplifica los sonidos. Es decir, la pirámide también es un gran oído (como nuestras actuales antenas que escuchan el universo), un receptor antiguo, un enorme diapasón canalizador de energía, capaz de hacer resonar corrientes de radiofrecuencia u otros anchos de onda aún desconocidos por nosotros. Esto solo lo pudo crear mentes mucho más avanzadas que la nuestra, con conocimientos muchos más amplios.

La geometría de la Gran Pirámide (377 ohmios), es un resonador perfecto, ya que su impedancia coincide con el espacio libre. La impedancia es una magnitud que establece la relación (cociente), entre la tensión y la intensidad de corriente. En palabras más comprensibles, la impedancia es la resistencia que opone un componente pasivo (resistencia, bobina, condensador) al paso de la corriente eléctrica alterna. 377 ohmios es el valor de la impedancia del espacio libre.

¿Cómo podían tener los egipcios conocimientos tan avanzados en este campo? Si ni siquiera deberían conocerlo!!

La Gran Galería era un corredor de resonancia. Hay 27 pares de ranuras a lo largo de toda la galería. En ella, estaban verticalmente encajados los resonadores.

Gracias a esas galerías de resonancia, la pirámide expulsaba microondas por uno de los conductos. Una vez puesta en marcha esa central eléctrica, podía estar funcionando durante años, décadas e incluso siglos sin parar, generando microondas. Era una energía utilizable que se podía almacenar o dirigir al espacio.

La pregunta es, ¿era la Gran Pirámide la única o era una entre más, de una red más amplia? Hay pirámides en América, China, con iguales misterios, con la misma posición y orientación, mismas características.

Nikola Tesla pretendió crear una red eléctrica inalámbrica. Tesla quería construir torres por todo el mundo, para que difundieran la electricidad como una emisora de televisión. Es decir, transmitir la energía por el aire o a través del terreno, sin cableado. Tesla aprovechaba la conductividad de la tierra o del aire para transportar la corriente eléctrica, de forma limpia y gratuita.

En el aire, si aplicas suficiente voltaje, se obtiene un arco, al igual que se crea en las bombillas fluorescentes. En la tierra, hay agua, minerales y sales, que también hacen fluir los iones, y como consecuencia, transportan la corriente eléctrica. ¿Era el invento de Tesla, el redescubrimiento de una tecnología más antigua?.

Los obeliscos, son torres monolíticas de granito, como una pieza de cristal macizo. Fueron cortados a tamaños específicos y sintonizados como un diapasón. ¿Eran los obeliscos, las torres emisoras de la electricidad, para transportar la electricidad a otros lugares específicos, creando una red eléctrica, al igual que quiso hacer Nikola Tesla?. De ser así, ¿cómo se generaba esa electricidad?.

Cada uno de los obeliscos, hubiera requerido algún tipo de central eléctrica similar a las que tenemos hoy. La electricidad se genera rotando campos magnéticos, creando corriente alterna. La primera central eléctrica fue creada por Nikola Tesla en las cataratas del Niágara.  Hace falta algún tipo de energía que gire los campos rotatorios. En este caso sería el agua quien haría girarlos. En el caso de Egipto, sería el Nilo.

Así que cada obelisco, debería tener una central eléctrica parecida a las de las cataratas del Niágara. El agua genera energía, pero es realmente el obelisco quien traslada esa energía a la atmósfera, quizás para trasladarla a la Isla de Pascua.

En los años 30 el astrólogo francés Dom Neroman afirmaba que la isla estuvo poblada por una civilización instruida en los secretos del Cosmos, conocía además un sistema capaz de crear en el planeta polos positivos para atraer ondas benéficas y polos negativos para hacer lo contrario. Henry Lavachery, sostenía que la isla tuvo una especie de escuela de estrellas, en donde enseñaban a los elegidos sobre los peligros y beneficios de los astros y sus visitantes.

En los sesenta William Mulloy afirmó que: “la isla de Pascua es uno de los lugares más aislados del mundo, y sin embargo, con una población que nunca superó los cuatro mil habitantes, encontraremos contrastes de complejidad cultural, textos que no están relacionados con ningún material escrito exterior, una política capaz de planificar y coordinar las obras públicas, un sacerdocio organizado y un interés en fenómenos celestes como los equinoccios y los solsticios”. Según Mulloy, la isla de Pascua estuvo habitada, hace milenios por seres no terrestres, quizás mucho antes de los “orejas largas”.

¿Estamos hablando de seres venidos de otras galaxias?

Las civilizaciones estaban más avanzadas de lo que creíamos, tanto que, estaban tan avanzadas como lo estamos nosotros.  Hay que plantearse seriamente otras opciones, ya que la arqueología y otras disciplinas no encuentran las respuestas, solo teorías que, científicamente, son imposibles e ilógicas. Y cuando se topan con objetos que no deberían estar allí (ooparts), con textos, geoglifos y monumentos donde se detallan otras fuerzas, habría que abrir la mente y buscar respuestas diferentes.

¿Fuimos visitados por seres de otros mundos, que dejaron aquí sus conocimientos, en diferentes partes del mundo (Egipto, Teotihuacan, Isla de Pascua, Chichen Itza, China, etc…)?, ¿o hay que seguir pensando que todo son casualidades?. Yo tengo mi opinión, y no creo en este tipo de casualidades, que he ido esgrimiendo y explicando a lo largo de todos los capítulos.

Para terminar este capítulo, mi homenaje a Nikola Tesla. Hay pérdidas que son demasiado caras para la Humanidad. La desaparición de mentes privilegiadas como Albert Einstein, Nikola Tesla, Carl Sagan… son difícilmente reemplazables, es un precio demasiado alto que hay que pagar como seres mortales, por eso se hacen inmortales en los libros y en la historia.

 

Pirámides (Parte II)

Nos han enseñado que, la civilización egipcia, construyó las pirámides utilizando mano de obra esclava, con cuerdas, enormes rampas para subir bloques que pesaban toneladas, uniéndolas con una perfección absoluta, con una inclinación perfecta, y desviándose sus vértices menos de una milésima de error, algo fuera del alcance incluso con nuestra tecnología.

Y los egiptólogos, en un intento de que todo encajara, cambian las fechas de las construcciones, buscan la manera más “lógica” de explicar cómo pudieron transportar esas toneladas de roca desde lugares remotos por aguas del Nilo. Tratan de hilvanar distintas teorías para que la práctica cuadre, y después de años de consenso, estudio y cambios, a día de hoy no tienen una teoría sólida para explicar cómo unos seres humanos, con conocimientos y herramientas no muy avanzados, consiguieron crear los edificios más mastodónticos de la historia.

Y resulta que, aquellas mentes prodigiosas, que todo lo tenían calculado al milímetro, que jamás se equivocaban, y que la perfección en todo lo que hacían era su signo y su legado, de repente, empiezan a cometer fallos absurdos y de difícil comprensión.

 

El canal nº 3 (descendente) es considerada la cámara funeraria original, y fue abandonada para construir el canal nº 6, 7 y 8 (ascendente, horizontal y Cámara de la Reina), a 40 metros de altura. De repente, nuevamente, por error, empezaron a construir el canal nº 9 que llevaría a la Cámara del Rey. El pueblo egipcio, no era una civilización que cometiera ese tipo de errores. No cambiaron de opinión sobre la marcha de dónde colocar una cámara dentro de la pirámide. Modificar el diseño interior una vez es una locura, modificarlo dos veces es sencillamente inconcebible.

Las piedras que están en el interior de esos canales llegan a pesar 100 toneladas. Hoy en día, este peso solo lo pueden soportar unas cuantas grúas especiales en el planeta. Y los egiptólogos se empeñan en decir que, con herramientas de cobre, sin poleas, con cuerdas y mano de obra esclava, lograban transportarlas y ensamblarlas de forma precisa, sin ayuda de cemento, una contra otra, de forma perfecta y exacta.

Nos dicen que son tumbas reales, pero no se han encontrado momias dentro de Gizeh, ni inscripciones… nada. Es decir, el ser más poderoso, el faraón, empleando a todo su pueblo, todos los recursos, construyendo las tumbas más increíbles sobra la faz de la Tierra, un mausoleo propio de un Dios eterno y todopoderoso, que a su muerte encontraría descanso allí… ese dios, no deja inscrito quién descansa allí y por quién se construyeron. No tiene ningún sentido.

La Cámara del Rey es una sala enorme de granito vacía. Si nos atenemos a lo que nos han dicho los libros de texto, con las herramientas que poseían los egipcios y sus conocimientos, la única forma de crear esa cámara sería con una sierra de arco artesanal (en la actualidad lo que llamamos berbiquí) y perforarían la pieza utilizando arena o un diamante. Esto sería demasiado trabajoso y llevaría muchísimos años. La ciencia y la lógica no creen en esa posibilidad porque el tiempo empleado sería exagerado y no cuadrarían las fechas ni los tiempos.

Pero está comprobado que podían cortar el granito, e incluso la diorita (la piedra más dura de la naturaleza), como si fuera mantequilla y agujerear el interior de jarrones de diorita, algo que no han conseguido las herramientas modernas. Y si visitáramos la Cámara del Rey, veríamos cómo está cortado de forma perfecta, sin fallos ni fisuras.

De la Cámara de la Reina y de la Cámara del Rey, salen unos canales hacia el exterior, que nos dicen se trata de canales de ventilación. Se ha demostrado que por el ángulo hacia el exterior y por el tamaño, es imposible que se trataran de canales de ventilación. Además, me pregunto, ¿qué finalidad puede tener un canal de ventilación en una sala para albergar muertos?. La lógica y la ciencia nos llevan de nuevo a desechar esta absurda idea.

Curiosamente, esos canales, se ha demostrado que sí apuntaban a zonas específicas del cielo. De la Cámara de la Reina, un canal apuntaba a Alpha Draconis (la estrella Polar en el tiempo de las pirámides) y de la Cámara del Rey, un canal apuntaba a la Osa Menor.

Por la otra cara de la pirámide, un canal apunta a la estrella Sirio, y otro al cinturón de Orión. Para los egipcios, Orión era Osiris, el dios de la Resurrección. Sirio, era para los egipcios Isis, la esposa de Orión. Es decir, la Cámara del Rey (varón) apuntaba a Orión (varón), y la Cámara de la Reina (mujer), apuntaba a Sirio, a la diosa Isis (mujer). Isis y Osiris crearon el nacimiento de Egipto, el comienzo del tiempo, llamado por los egipcios tep zepi. Crearon el Nilo, la tierra y sus gentes, los alimentos, el conocimiento, etc.

Es evidente, como ya expliqué, que las pirámides son la representación en la Tierra del cinturón de Orión. Pero existen dos pirámides con nombres de estrellas construidas en la Cuarta Dinastía. Una es Abu Roash (Saiph), del hijo y sucesor del faraón Keops; y otra Zawyat al-Aryan.

Las tres pirámides, corresponden exactamente a la situación del cinturón de Orión, y las dos pirámides mencionadas, corresponden exactamente con la estrella Saiph y Bellatrix.

Pero lo más fascinante e increíble, aquello que demuestra sin ningún atisbo de duda, que las pirámides se construyeron en el 10.500 a.C. y no en los años 3.000 – 4.000 a.C., es la situación de la Vía Láctea.

El río Nilo es para los egipcios, en la Tierra, el espejo de la Vía Láctea. La situación geográfica de las pirámides no son nada casual. Si las pirámides son un reflejo del cielo en la Tierra, ¿dónde estaba situada la Vía Láctea en el 10.500 a.C.?. La astronomía demuestra, una vez más, que los egiptólogos y arqueólogos están equivocados. La Vía Láctea no coincide en esos años con la representación de los cielos. pero si retrocedemos  en el tiempo, el firmamento va cambiando, y al parar el cielo para que coincida exactamente con la posición de Orión y la Vía Láctea con las pirámides y el Nilo, la fecha que marca es realmente sorprendente… año 10.500 a.C. La precisión no deja lugar a dudas. Todo lo que hemos leído, aquello que nos dicen los libros de texto, es erróneo.

La esfinge se construyó para observar el cielo. Cada 2.000 años, un signo del zodíaco nuevo, aparece tras el sol definiendo otra época, otra Era astrológica. Ahora estamos en Piscis, con Acuario emergiendo. Los egiptólogos nos dicen que la esfinge se construyó en el 2.500 a.C., es decir, en la constelación de Tauro. ¿Por qué, los egipcios, tan detallistas y perfeccionistas en todo, utilizaron el cuerpo de un león y no de un toro? Sería absurdo que un faraón, hubiera construido un marcador equinoccial con forma de león en esa época. Sólo existe una época que tuviera sentido construir una esfinge con la forma que tiene, la Era de Leo, que empezó en el 11.000 a.C. Nuevamente, la ciencia y la lógica corroboran con datos empíricos, que la construcción de las pirámides es mucho más antigua de lo que nos dicen.

Cualquier intento de un científico, que intente revelar la verdad en Egipto mediante pruebas y equipo técnico, siempre encuentra la negativa de las autoridades egipcias y del déspota Zahi Hawass, el máximo responsable de las excavaciones y antigüedades de Egipto. Por este motivo, aún no se ha podido excavar a los pies de la esfinge o buscar la cámara secreta de la Gran pirámide, donde puede estar oculto el cofre de Thot, donde se guardan los conocimientos avanzados que utilizaron los faraones y legado por dioses anteriores.

Los egiptólogos y los libros nos dicen que La Gran Pirámide fue construida en tan solo 20 años (7.300 días), donde se colocaron más de 3.000.000 de piedras de varias toneladas cada una. Es decir, tuvieron que colocar un bloque de forma perfecta, milimétrica, cada 3 minutos de forma ininterrumpida, sin descanso,  algo solo al alcance de superhombres. Los bloques de piedra se trajeron de canteras situadas a varios kilómetros, sin ruedas, supuestamente por el Nilo, en supuestas barcas que podían aguantar esa ingente cantidad de peso, para después, en tierra firme, transportarla 1 km hasta la pirámide, y ajustarla con precisión, una por una, grada a grada, hasta llegar a una altura de 150 metros.

Para alguien con una mente abierta, donde reine la lógica, y no por imperativos que nos han marcado durante años personas obcecadas en no ampliar sus miras, y regirse por lo estándar, pensará de forma obvia, que es imposible que los libros de texto nos cuenten la verdad.

La base de la Gran Pirámide tiene 53.000 m2 (cabrían 8 campos de fútbol). Para rodearla hay que caminar casi 1 kilómetro. Con sus 6.000.000 m3 de piedra, se podrían construir todas las iglesias, ermitas y catedrales románicas y góticas de toda Europa. Para transportar los 3.000.000 de bloques de piedra, se necesitarían tantos camiones, que puestos en fila uno tras otro, llegarían desde Cádiz hasta los confines de Siberia. Con sus piedras, se podría construir un muro que rodeara toda la península ibérica.

Y los arqueólogos y egiptólogos, en su estulticia, resuelven la ecuación diciendo que había mucha mano de obra y tenían unas cuantas rampas. Evidentemente, dicen lo que saben, pero no saben lo que dicen.

  • Los mejores arquitectos del mundo, no han sido capaces de explicar de qué técnica se valieron para construirla.
  • Los mejores astrónomos del mundo, no han sido capaces de explicar y comprender qué medio emplearon y se sirvieron para orientarla con tal exactitud.
  • Los mejores topógrafos del mundo, no logran comprender cómo consiguieron allanar la meseta, de manera que entre sus esquinas opuestas, que distan más de 325 metros entre sí, haya un error de tan sólo 1 cm.
  • Los mejores ingenieros del mundo, no logran salir de su asombro, al intentar pensar qué tipo de grúa emplearon para transportar bloques de hasta 60 toneladas a decenas de metros de altura.

Las mejores mentes de sus respectivos campos, con toda la tecnología y conocimientos que hoy poseemos, son incapaces de explicar cómo se construyeron, pero saben que tuvo que ser con herramientas y conocimientos demasiado avanzados, impropios de la raza humana en esa época, más bien realizado por mentes no de este planeta. Y aún así, siguen prevaleciendo teorías sin sentido, que llevadas a la práctica son totalmente imposibles.

En Cerceda (Madrid), hay una cantera donde tienen la máquina más avanzada para el corte de piedras, de grandes bloques, sea cual sea su dureza. Esta máquina cuenta con una hoja circular de 2 metros de diámetro, con unos dientes de carburo de tungsteno (de gran dureza nivel 11) – a este material se le conoce como Widia, del alemán “Wie Diamant”, que significa “como el diamante”.

Cada vuelta que realiza la hoja, desciende 4 centésimas de milímetro, ya que no se puede ejercer más presión ni profundizar más rápido, ya que las puntas de la sierra se abrasarían. Pues bien, los egipcios, con sus rudimentarias herramientas, conseguían cortar el granito avanzando en cada paso de sierra (manualmente) 2 mm 1/2. Es decir, 60 veces más rápido que nuestras modernas sierras y más avanzadas maquinarias.

No poseemos ningún material natural o artificial que soporte ese tipo de presiones.

Los egipcios también poseían taladros cilíndricos, que dejaban agujeros de hasta 15 cm de diámetro. Hoy en día utilizamos el berbiquí, como herramienta más parecida a la herramienta que ellos utilizaban.  Los actuales son de acero con punta de vidrio, y la presión debe regularse periódicamente con valor nanométrico. Avanzan 4 centésimas de milímetro en cada giro. Los trépanos egipcios avanzaban 50 veces más rápido (2 mm en cada giro). ¿Cómo era esto posible?.

Es decir, sus puntas perforadoras soportaban presiones de 2.000 kg, por lo que deberían tener una dureza 50 veces más que el diamante. Pero existe un problema, no conocemos ningún material con esa dureza. ¿Qué material poseían que fuera 50 veces más duro que un diamante o diorita?. Resulta que aquellas personas que trabajaban el pórfido con esa técnica. en la siguiente Dinastía ya no lo hicieron, como si no pasaran sus conocimientos y herramientas a las siguientes generaciones, como si se les olvidara. ¿Dónde están esas herramientas?

Las losas de revestimiento que cubren la Gran Pirámide constaban de 27.000 bloques que la cubrían. Esas 27.000 losas son la proeza más increíble, desde una perspectiva técnica, que ha realizado el hombre. Poseen superficies planas de más de 3 m2. Sus aristas de más de 2 metros, muestran un paralelismo entre sí, con un error de 5 centésimas de milímetro. Cuando se juntaban unas con otras, quedaban literalmente “pegadas”.

No existe en esos bloques ninguna huella de arrastre, ni puntos para enganchar grúas o cuerdas. Colocaron en las juntas yeso de fraguado rápido, que obligaba a colocar el bloque al primer intento, no había una segunda oportunidad.  La angularidad de los bloques solo tienen error de 1 segundo. Eso significa que poseían avanzados conocimientos de óptica. Un instrumento no óptico de medida, da errores de hasta 300 segundos. Un anteojo corriente de colimación, da errores de hasta 5 segundos.

Es decir, el tallado y pulimento de los bloques de revestimiento, es una tarea comparable a la de pulido de las lentes de los telescopios más avanzados que poseemos. Y todo ello, lo hicieron 27.000 veces!!!!!!

Los conocimientos geodésicos que poseían son inexplicables. Existen representaciones del rey con una maza, estacas y la cuerda de arpentar. Y con estos instrumentos, están las pirámides situadas en el lugar más estratégico y significativo del planeta, justo en el paralelo 30, justo donde delimitan y se cruzan los puntos cardinales, justo donde se representa el firmamento en la tierra.

Y con unas cuantas estacas, unas cuerdas y unas mazas, consiguieron que la Gran Pirámide solo tenga un error de 5 minutos y 31 segundos de arco respecto al norte. Este “error” equivale al ancho de una moneda contemplada desde 1 km de distancia. Toda una proeza que hoy en día es casi inalcanzable. Pero la otra pirámide más grande, la de Kefren, también tiene el mismo “error”. Es decir, no es casual , y si hubieran querido, la desviación hubiera sido de 0 grados, 0 minutos y 0 segundos. Asombroso!!

Si juzgamos los conocimientos matemáticos de los egipcios, a través de los escritos y los textos que nos dejaron, la conclusión es que no pasaron del primer curso de primaria básica, pero sus construcciones y su legado nos dicen todo lo contrario.

El lado noroeste de la Gran Pirámide mide 89º 59′ 58”, es decir, por 2” de error, no es un ángulo perfecto. Estamos hablando de la perfección absoluta, con instrumentos rudimentarios. Incluso con herramientas más avanzadas de la época como los astrolabios, ballestillas o escuadras de pínulas, darían errores de 30′. Quien piense que todo se realizó a ojo desnudo y con cuerdas, no tiene ni idea de lo que está hablando.

Las pirámides se construyeron mucho antes de lo que nos dicen y por mentes mucho más avanzadas que las existentes, que poseían herramientas mucho mejores que las modernas y actuales. Mi conclusión es, que las pirámides no son el comienzo de una dinastía, de una civilización, sino el final de algo mucho más importante, un legado con un significado aún no desvelado. No son simples mausoleos para faraones y deidades. Su situación geográfica no es casual. Es un TODO que nos desea revelar algo, que va mucho más allá de nuestro entendimiento actual, seguramente porque estamos anclados en pensamientos y conocimientos estancados, que reprimen y oprimen que la verdad salga a la luz, porque quizás, la mayor parte de la raza humana no está aún preparada para escucharla.