La Verdadera Historia de Laika

Oleg Gazenko, fue uno de los principales científicos que participaron en el programa soviético de animales en el espacio, fue el iniciador del programa Cosmos, para primates. Él seleccionó y entrenó a Laika, la perra que tripuló la nave Sputnik-2. Oleg murió en el año 2.007, y dejó para la posteridad una de las frases más conmovedoras sobre la utilización de un animal con fines científicos:

“Cuanto más tiempo pasa, más lamento lo sucedido. No debimos haberlo hecho….ni siquiera aprendimos lo suficiente de esta misión, como para justificar la pérdida del animal”

Todos hemos oído hablar de una perrita llamada Laika, y que subió al espacio. Pero la mayoría poco más sabría decir sobre la primera cosmonauta de la historia de la humanidad, cuál era su misión y su historia. El ser humano, y la ciencia sobre todo, utilizan los animales para experimentos, para el avance y el bien de la humanidad. Esa es la teoría, pero mi opinión, es que no hay nada de humanidad en ello. Y si para avanzar, para descubrir, tenemos que maltratar a las especies animales, más que avanzar, lo que hacemos es retroceder como especie.

El verdadero nombre de Laika era Kudryavka (su traducción sería “pequeña de pelo rizado”). Después la llamaron Zhuchka (bichito), y luego Limonchik (limoncito), para finalmente llamarla Laika, que significa “ladradora”. Esos ladridos, eran una señal del martirio que hicieron pasar al animal.

Laika era una perra callejera de la ciudad de Moscú, sin dueño, transitaba las frías calles de la capital rusa, cuando a la edad de tres años, fue capturada para el programa espacial soviético.

Laika fue entrenada junto con otros dos perros más (Albina y Mushka). Albina fue lanzada dos veces en un cohete, para probar su resistencia a las grandes alturas. El entrenamiento de estos perros, consistía en acostumbrarlos a un espacio muy reducido, con mucho ruido, aceleraciones y vibraciones. Este tipo de entrenamiento, era una auténtica tortura.

La adaptación de Laika a un espacio cada vez más pequeño, permaneciendo enclaustrada hasta 20 días, la provocó alteraciones en las funciones excretoras empeorando su condición física.  Según los científicos rusos, un perro callejero acostumbrado a luchar diariamente por la supervivencia, soportaría mejor los entrenamientos que un perro de raza, y además tenían más capacidad de aprendizaje, ya que nada les fue dado, ni comida, ni refugio, ni cariño, y tenían que sobrevivir a las inclemencias meteorológicas de una ciudad como Moscú.

En plena carrera espacial con los EE.UU, la Unión Soviética llevaba cierta ventaja, tras conseguir el primer vuelo al espacio no tripulado con la nave Sputnik-1, pero querían por todos los medios, ser los primeros en enviar una nave tripulada. Nikita Khrushchev, jefe del partido comunista, quería conmemorar el 40th Aniversario de la Revolución, con un vuelo tripulado que serviría para situarse en la cima de la conquista del espacio y de la supremacía rusa frente a EE.UU.

Los científicos rusos temían los efectos de la radiación solar y la gravedad en el organismo. Por este motivo, Serguéi Koroliov, diseñador de cohetes y figura clave en el desarrollo del programa ICBM ruso, jefe del programa espacial soviético, supervisor de los programas Sputnik y Vostok, y los planes para enviar un hombre a la Luna, dispuso satisfacer a Khrushchev enviando un perro en lugar de un humano.

3 de noviembre de 1.957, el Sputnik-2 se convierte en la primera nave espacial que transporta material biológico al espacio. Laika fue colocada en la nave el 31 de octubre, tres días antes del lanzamiento. El día del lanzamiento, la limpiaron el pelaje con etanol, y la pusieron yodo en las zonas donde se iban a colocar los sensores para medir sus funciones vitales. Estos signos eran seguidos telemétricamente desde tierra. Después del despegue, al alcanzar la máxima aceleración la nave, el ritmo respiratorio de Laika aumentó cuatro veces el ritmo normal, y su frecuencia cardíaca pasó de 103 a 240 latidos por minuto.

 

Este es el reducido habitáculo donde Laika permaneció en los entrenamientos, y dentro de la nave Sputnik. Laika llevaba puesto un traje espacial y un arnés que limitaba sus movimientos a prácticamente sentarse y tumbarse. Desde el traje también se monitorizaba su frecuencia cardíaca, respiración y presión arterial. Cuando la nave alcanzó la órbita, la parte de la nave que debía desprenderse, no lo hizo, por lo que parte del aislamiento térmico se desprendió, y la temperatura interior ascendió a 40ºC. Pasadas cinco horas del lanzamiento, ya no se registraban signos vitales, Laika había muerto. Las autoridades rusas, en un comunicado, dijeron que murió por asfixia, cuando las baterías fallaron. Se llegó a decir que permaneció con vida durante cuatro días, y que falleció por el sobrecalentamiento de la nave. Pero era mentira.

Laika nunca regresaría del viaje, porque sencillamente, no estaba planificado que la nave regresara. El Sputnik-2 no estaba preparado para volver a la Tierra. Todo se planificó en tan solo cuatro semanas, debido a la carrera espacial con EE.UU, los tiempos se acortaban, todo era impreciso, sin tiempo para planificar realmente nada sofisticado. De todos modos, qué más daba, solo se trataba de la vida de un animal. Los científicos ya tenían planificado sacrificarla con comida envenenada, que Laika consumiría pasados diez días en órbita o esperar que las reservas de oxígeno se agotaran. 

Los soviéticos anunciaron que murió por falta de oxígeno, sin dolor y apaciblemente, a la semana de estar en la órbita terrestre. Mintieron. Afirmaron que escucharon sus constantes vitales todos los días. Mintieron. La verdad salió a las luz 45 años después, durante el Congreso Espacial Mundial de Houston del año 2002, cuando el científico del Instituto de Problemas Biológicos de Moscú, Dimitri Maláshenko, declaró que Laika había muerto debido al calor y al pánico, a las pocas horas después del inicio de la misión debido a las altas temperaturas, el pánico y el estrés que mostraban los signos vitales no dejaban lugar a otras interpretaciones. No lo resistió.

El 28 de octubre de 2.002, la BBC publicó la siguiente noticia: “El primer ser vivo que viajó oficialmente al espacio no vivió alegremente una semana dando vueltas sobre la Tierra, sino que tuvo una muerte muy dolorosa.”  

El fallo técnico, elevó la temperatura de la cabina al expandirse el calor de uno de los motores, que no se desacopló en el despegue haciendo que su cubículo se recalentara provocando su dolorosa muerte entre 5 y 7 horas después del despegue. Los últimos registros de sus constantes vitales eran aterradores, su corazón latía cuatro veces más deprisa de lo normal, provocado por el pánico.

En un principio, la agencia de noticias soviéticas TASS, informó que Laika regresaría a la Tierra en paracaídas, ya que la propaganda soviética temía la reacción de sus ciudadanos y del mundo entero, para quienes Laika era mucho más que un perro. Laika se había convertido en héroe nacional de la URSS. La cúpula del poder, sabía de antemano que la Sputnik-2 no regresaría, pensaron que al enviar un animal, su muerte no causaría dolor ni estragos. Pero la sociedad rusa, y todos los países del mundo, vieron en Laika una cosmonauta que merecía los más altos honores y condecoraciones. Esto hizo que todo se encubriera, que todo pareciera un accidente y se guardara como Secreto de Estado. Laika no era solo un animal, sino un ser vivo maltratado y utilizado solo para intereses políticos, para ganar una carrera a su más inminente enemigo. Un animal que hizo que el mundo se estremeciera, que permaneciera atenta a los diarios, las radios, los boletines informativos, deseando que regresara a tierra con vida, sana y salva, como héroe  Nacional y de la Humanidad.

El Sputnik-2, dio un total de 2.570 vueltas alrededor de la Tierra, antes de desintegrarse el 4 de abril de 1958, a su reentrada en la atmósfera. Durante todo ese tiempo, Laika yacía muerta en la nave, pero se hizo inmortal para el mundo.

Después de Laika, ningún otro perro sería lanzado al espacio sin un plan para que regresara sano y salvo. La deliberada muerte de Laika provocó un debate mundial sobre el maltrato de animales, y los avances científicos a costa de la experimentación con ellos. Tanto fue la repercusión de su muerte, y la indignación de la sociedad, que en el Reino Unido, la Liga Nacional de  Defensa Canina, solicitó un minuto de silencio mundial en honor a Laika, y a todos los animales que han sufrido maltrato.

El 12 de abril de 1.961, Yuri Gagarin despegó en la Vostok, siendo el primer ser humano lanzado al Espacio. Tras estar un día en órbita, al regresar a la Tierra, dijo: “Aún hoy en día, no sé si soy el primer hombre o el último perro en volar al espacio“. Gagarin era el hombre elegido para ir en la Sputnik, pero lanzar a un ser humano se desaconsejó en ese momento. Gagarin, homenajeaba así a su antecesora espacial, sabiendo que él pudo surcar el Espacio gracias a Laika.

En 1.997, en la Ciudad de la Estrellas (pueblo al noreste de Moscú, en las proximidades de Shchólkovo, donde los cosmonautas se entrenan en el Centro Gagarin de entrenamiento de cosmonautas), fue inaugurada una placa en homenaje a los cosmonautas caídos. Laika está representada en una esquina de la placa, espiando por entre las piernas de uno de los cosmonautas.

En 1.964, se construyó en Moscú el Monumento a los Conquistadores del Espacio,  un mural por los “Héroes de la Patria“, y de todos los personajes que aparecen en el mural, sólo se reconocen dos nombres. Uno es Lenin, líder bolchevique, principal dirigente de la Revolución de Octubre y primer dirigente de la Unión Soviética, y el otro es Laika. Se la puede ver en el centro del mural, bajo el cohete espacial.

 

El 11 de abril de 2.008, se inauguró en Rusia, un monumento inmortalizando la proeza de Laika. El monumento está cerca de una instalación de investigaciones militares en Moscú, quienes prepararon el lanzamiento de Laika el 3 de noviembre de 1.957. Muestra a la perra sobre un cohete.

En distintos países se crearon sellos de correos con la imagen de la perra Laika, conmemorando su vuelo. El 9 de marzo de 2.005, un área de terreno en el planeta Marte fue llamada Laika, por los controladores de la misión del Mars Exploration Rover. El lugar se localiza cerca del cráter Vostok en Meridiani Planum.

Laika ha trascendido los límites de la ética, del “no todo vale”, y se ha convertido en el animal más famoso y más importante de la humanidad. Su sacrificio, y la ignominia de quienes ejecutaron tal barbarie, consiguieron la inmortalidad de este animal, tanto es así, que es llamada “cosmonauta” como reverencia, con el más alto honor y distinción, esculpida y hecha monumento en las ciudades más importantes de Rusia, ciudades con bases espaciales.

La muerte de Laika es un ejemplo de quiénes no podemos permitirnos ser, y sí de quiénes debemos ser. Fue un paso enorme para la Humanidad, a un precio demasiado elevado, no por su valía económica, sino por el valor moral, humano, ético y científico que nos dejó. Adiós Laika.. Adiós.

La Humanidad engloba a cada ser humano, pero ser humano no engloba a toda la Humanidad (Jorge Palazón 04/02/2012). 

Anuncios

11 Respuestas a “La Verdadera Historia de Laika

  1. Gracias por tan buena información, me has hecho llorar…

  2. Sí, es una triste historia, y lo peor, es la impunidad que existe contra el maltrato animal. Siento mucho respeto por todos los animales enjaulados, en laboratorios, utilizados para experimentos. Igual que los creyentes y religiosos no pueden, ni deben, refugiarse en Dios para defender sus actos, los científicos e investigadores no pueden, ni deben, refugiarse en el nombre de la Ciencia y el Progreso para defender los mismos.

  3. Aaayyyyyy se me hizo un nudo en la garganta.cuando tenga una perrita le pondré laika en su honor,

    • Hola Taty.

      Laika es un símbolo nacional en Rusia, es considerada y tratada a nivel de Estado como un astronauta, gracias a ella se cambiaron muchas leyes para que los animales fueran tratados mucho mejor…

      Es un gran nombre que representa muchas cosas.

      Gracias por leer el blog.

      Un saludo.

  4. De nada amigo.y gracias por responder a mi comentario.saludos,

  5. exelente articulo… es una lastima que hayan sacrificado a un ser vivo solo por ganarle a los estadounidenses… pero peor aun es que se dieron cuenta muchos años despues que todo eso no sirvio de mucho para la NASA pero si para darnos cuenta que los animales forman parte importante de nuestro entorno.
    saludos!! 🙂
    p.d. tu explicacion es mejor que la de wikipedia XD

    • Hola Tere.

      Actualmente, se hacen auténticas barbaridades con animales en los laboratorios, para probar medicamentos, vacunas, estudiar el comportamiento… Es cuerto que, en su mayoría es para bien de la especie humana, pero habría que probar otras vías.

      Sobre Laika, los rusos hicieron, lo que se hace en la totalidad de países prácticamente, que es utilizar los animales para propio beneficio. En vida, laika recibió buen trato, incluso cariño, pero las pruebas que la hacían pasar para soportar la ignición del cohete, esas turbulencias, ese estruendo, permanecer en ese habitáculo tan reducido… todo eso lo probaron en vida, y tuvo que ser realmente muy duro y estresante para el animal.

      Luego se encontraron que una vez en el espacio, todo el país estaba pendiente de ella, se hizo realmente un icono, algo que no se esperaban los mandatarios rusos, que se vieron en la tesitura que no había plan de vuelta, y tuvieron que mentir al país y al mundo, porque lo únicos animales fuímos nosotros.

      Gracias por leer el blog y por tu comentario.

      Un saludo.

  6. Gracias por tu completo articulo, fue muy triste lo que le ocurrió a Laika, pensar que cuando iva a la escuela y hablo de la década de los ´80 se nos continuaba diciendo que Laika había regresado con vida y nosotros con la inocencia propia de la niñez lo creíamos, lo lamentable es que aun en nuestros días la barbarie contra los animales continúe. Un saludo desde Uruguay.
    Pd: tengo una perra que se llama Laika.

    • Hola Jorge.

      Si supieras realmente la de cosas que te han enseñado en la escuela que son erróneas, mentiras, falsedades… te quedarías sorprendido.

      Bonita tierra donde vives, y un país muy querido en España.

      Gracias por leer el blog.

      Un saludo.

  7. maria del carmen dominguez white

    Muy hermoso y emotiva tu publicación sobre Laika … Gracias por Amar a los Animales… Maria del Carmen

    • Hola Maria del Carmen

      Me alegro que te haya gustado este episodio. Espero haber conseguido el objetivo de que el lector comprenda que utilizar animales para investigar debe tener sus límites y no vale cualquier método. Los animales aman, sufren, se estresan, se entristecen, temen… y Laika superó mucho sufrimiento y maltrato, para morir sola y atemorizada en el Espacio.

      Pero ella es sólo la cara visible de lo que sufren los animales, por eso dediqué un episodio muy completo sobre ello en Campos de Exterminio del Siglo XXI.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s