Archivo mensual: abril 2012

Post Redux I. El Árbol de la Vida

Este es el primer “Post Redux” del blog. Se tratarán post con un tamaño más reducido que los episodios normales, pero igual de misterioros e interesantes que un post normal, pero que necesitan de mucho menor desarrollo para ser expuestos. Y quiero empezar esta serie de post, con un tema tan notorio como el Árbol de la Vida, pero a la vez tan desconocido.

En todas las culturas y religiones, existe la historia arraigada del Árbol de la Vida. En la mitología china, en el paganismo germánico, en la mitología egipcia, en la cultura hindú, en las culturas precolombinas y en la Biblia, aparece este enigmático árbol. Pero, ¿qué representa y por qué es tan importante?. Tengo que reconocer, que de toda la historia bíblica, la metáfora del Árbol de la Vida, es la que más me impacta, y la que supone un paso decisivo en el destino del ser humano.

Este “árbol”, nunca existió como tal, pero representa para todas las culturas una representación gráfica y visual, muy esclarecedora de las creencias religiosas. Las ramas del árbol, representan la vida, donde se ramifica cada individuo, cada vida, cada decisión que tomamos, es una nueva rama que nos llevará por un camino diferente. La copa del árbol, representa el cielo, es la parte más alta, más difícil de alcanzar, la más expuesta a la luz, más lejos de la oscuridad, del mal.

El tronco del árbol representa la parte terrenal, es la base donde se sustenta la vida. De un único ser, de una sola “rama”, nacen todas las demás. Todos los seres humanos procedemos de una misma pareja creadora, la cual, ha ido creando vida generando más ramas en el árbol genealógico de la evolución. En el interior del tronco, fluye la savia que sustenta la vida, la nutre, para conseguir que el árbol viva más tiempo, esté florido, y consiga llegar lo más alto posible, alcanzar el cielo. Las raíces del árbol, representan al inframundo, aquello que está bajo tierra, la oscuridad.

Yahveh, proporcionó a Adán y Eva un vergel con toda clase de árboles, de las que podían alimentarse con los frutos que daban. Pero Yahveh les prohibió tocar dos árboles de todo el vergel. Uno, era el Árbol de la Vida, y el otro, el Árbol de la Ciencia (más concretamente, Árbol de la Sabiduría), también llamado “Árbol del Bien y del Mal“.

La historia que todos conocemos, es que Lucifer, el ángel más amado y predilecto de Yahveh, mediante subterfugios, tentaba a Eva para que probara el fruto del Árbol del Bien y del Mal (la Biblia en ningún momento dice que este fruto sea una manzana). Eva cogió el fruto prohibido, lo probó y dio a probar también a Adán. En ese instante, Yahveh les expulsó del paraíso, y el ser humano vivió con el pecado desde entonces.

Hay que interpretar estos hechos, para saber qué significa realmente. ¿Por qué Adán y Eva, desobedecen al Ser Supremo, al Creador, y cogen los frutos de uno de los dos árboles prohibidos?. ¿Por qué, exactamente, el árbol del que cogen el fruto, es casualmente el Árbol de la Sabiduría (conocido como el Árbol del Bien y del Mal)?. ¿Por qué no cogieron el fruto del Árbol de la Vida, el árbol que proporcionaba la inmortalidad?. ¿Por qué Yahveh, una vez consumada la desobediencia, les expulsa y no les perdona, no les da una segunda oportunidad?. ¿Qué tenía de especial el Árbol del Bien y del Mal?.

Cuando Adán y Eva desobedecen a Yahveh, y prueban del Árbol de la Sabiduría, de la Ciencia, del Bien y del Mal, Yahveh puso inmediatamente un ángel a custodiar el Árbol de la Vida, portando una espada de fuego. Yahveh no custodió ese árbol para que no volvieran a desobedecerle, sino para que el ser humano no consiguiera la inmortalidad. Dios creó una prohibición al hombre, y el hombre creó la desobediencia, no aceptaron la imposición de una prohibición, ni siquiera del mismo Dios. ¿Qué supuso realmente este acto?. ¿Qué representa esa desobediencia?.

En el mismo instante que “comieron” del árbol prohibido, fueron capaces de decidir, de ser protagonistas de su destino, y aprendieron que las acciones, conducen a reacciones. Ellos sabían que estaba mal desobedecer una orden directa de Dios, aún así, eligieron la mortalidad a cambio del saber, del conocimiento, y poder decidir sus propios designios. Adán y Eva, el hombre y la mujer de forma individual, tomaron una decisión como representación del ser humano, y eligieron “alimentarse” del árbol del conocimiento que hacerlo del Árbol de la Vida, el de la inmortalidad. Eligieron ser mortales a cambio de la sabiduría.

Yahveh intentaba mantener en un estado de sumisión y desconocimiento al hombre. Más que desconocimiento, realmente los mantenía con los conocimientos que Él quería que tuvieran, negándoles acceso a un saber universal, mucho más completo, allí donde reside el concepto de Dios. Les concedió todos los placeres de la naturaleza, ocultándoles qué había tras esa naturaleza. Al “comer” del Árbol de la Ciencia, ese acto, según palabras de Yahveh: “hizo al hombre iguales que los dioses”, condenándoles a morir. Resaltar que Yahveh, especifica “dioses”, igual que cuando se dice: “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, especificando que hay más de un dios.

El hombre quiere alcanzar el saber que se les niega, y se percata que dios es una traba para conseguirlo. Yahveh quiere que el hombre sea sabio, pero con normas y límites. ¿Para qué sirve la inmortalidad si desconocemos quiénes somos realmente?. Dios teme que el hombre sea portador del conocimiento pleno, del saber universal, porque si el ser humano llega a conseguirlo, la figura de dios y lo que representa, sus normas y sus prohibiciones, ya no serán un pilar fundamental en la vida de cada individuo, ni de su comunidad.

Adán y Eva, lo hicieron porque pensaban era lo correcto. Aunque la desobediencia no sea una virtud, muchas veces la virtud está en desobedecer prohibiciones que recaen contra los derechos del ser humano, contra su libertad de decisión, su libre albedrío. Cada decisión que se toma de forma individual, produce una reacción tanto a la persona que toma esa decisión, como al colectivo. Los creyentes piensan que esa decisión, hizo que recayera en nosotros el pecado original, que seamos mortales. Pero esa decisión, posiblemente, ha sido la decisión más importante tomada en toda la historia bíblica, porque gracias a ella, nos concedieron la posibilidad de pensar y tomar decisiones por nosotros mismos, de ser los únicos responsables de nuestro destino, de tener la capacidad de elegir, de tener la oportunidad de conocer más allá de donde la religión alcanza, nos enseñaron a desobedecer a la autoridad, cuando ésta se comporta de forma inmoral, a base de prohibiciones, para que seamos sumisos a las leyes que nos imponen, aunque éstas sean injustas.

La manzana simboliza el paraíso, el mal entre los humanos, pero también el bien que guarda el cielo, el conocimiento divino. Pero su origen está en Hércules (también conocido como Heracles), el héroe más conocido de la antigüedad. Hércules, recibió la orden de realizar y terminar 12 tareas, conocido como los “doce trabajos de Hércules”.  Estos trabajos que debía cumplir en su totalidad, eran bastante irrealizables. El trabajo nº 11, consistía en robar las manzanas de un árbol que estaba en el Jardín de las Hespérides.

Las Hespérides, eran tres ninfas que cuidaban ese vergel. También son conocidas como “las doncellas de occidente”, “las hijas del atardecer” y “las diosas del ocaso”. El Jardín de las Hespérides era el huerto de Hera (esposa de Zeus), donde un único árbol daba manzanas doradas, que proporcionaban la inmortalidad. Los manzanos fueron plantados de las ramas con fruta que la diosa Gea (la Tierra Madre, de donde proviene “pangea”, cuando la Tierra era solo un continente, y significa “toda la tierra”), había dado a Hera como regalo de su boda con Zeus. A las Hespérides se les encomendó la tarea de cuidar del árbol, pero ocasionalmente recolectaban la fruta para sí mismas. Como no confiaba en ellas, Hera también dejó en el jardín un dragón de cien cabezas llamado Ladón.

Las Hespérides, eran las hijas de Atlas, el dios que soportaba el peso del mundo sobre sus hombros, quien mantenía en lo alto los cielos. Hércules, fue a hablar con Atlas, ya que el dragón le conocía y las Hespérides eran sus hijas, y le convenció para que cogiera las manzanas por él. A cambio, Hércules sostendría el peso de los cielos. Así que Atlas fue al Jardín y robó las manzanas. Cuando Atlas regresó con las manzanas, ya no quiso volver a soportar el peso del mundo sobre sus hombros, pero Hércules le engañó, y consiguió ser él quien llevara las manzanas a Euristeo (hijo de Zeus y Hera, y primo de Heracles).

Los paralelismos son constantes. En la Biblia, es un ángel con una espada de fuego quien custodia el Árbol de la Vida. En la mitología griega, es un dragón que expulsa fuego quien lo hace. Los dos con la capacidad de volar, son seres alados. Hércules sacrifica a Atlas para obtener las manzanas. Atlas representa al dios que soporta los cielos, el mundo, al igual que Yahveh, el dios de los cielos y del mundo. En la Biblia, el Árbol de la Sabiduría, es la puerta de acceso al conocimiento pleno, y sacrifican su destino, retan al dios de los cielos, para conseguir la manzana. En ambas historias, saben que hacen mal, que están incumpliendo un pacto, una ley divina, una promesa, pero en ambas metáforas la incumplen, y son conscientes de ello.

En todas las culturas encontramos un árbol que simbolice sus creencias, y que narre historias parecidas. Es evidente, que jamás ocurrió lo que se cuenta, ni tuvo la repercusión que nos hacen creer, pero sí tienen un trasfondo filosófico y existencial. Cada decisión que hemos tomado, nos ha llevado por un camino diferente, sobre todo, aquellas decisiones que solo nos ha concernido a nosotros y nadie más. Esas decisiones, no han sido ni acertadas ni equivocadas, fueron solo una elección, en un momento preciso, de un abanico de posibilidades.

Adán y Eva, sin saberlo, decidieron su destino y el de toda la Humanidad. Esa decisión les privó de muchas cosas, pero a cambio, les ofreció otras nuevas. Es el legado que dejaron, que podamos decidir, que tengamos esa libertad, que tengamos acceso al conocimiento, y con ello, a la sabiduría, y que el destino sea el que tú te marques, sin que nadie te lo imponga, ni siquiera, aunque esa imposición provenga de los cielos.

No fue casualidad que un árbol haga referencia a la religión, que sea el custodiado por dios, el que da la inmortalidad eterna, y el otro árbol, sea el árbol de la Ciencia y la Sabiduría, apodado el del Bien y del Mal. Con la sabiduría y el conocimiento, nace la dicotomía de las cosas, todo tiene su contrario. La vida, trae con ella la muerte, una no puede existir sin la otra. En cambio, en la religión, la no sabiduría, el desconocimiento del saber, trae consigo la fe y la inmortalidad, mejor dicho, la creencia de que lo somos.

En la metáfora del árbol de la Vida, la religión acrecienta los miedos del hombre, y la ciencia descubre las verdades que hay tras ella. El empezar a descubrir, a investigar, a razonar, a observar con nuestra propia experiencia, la ciencia se empezó a hacer más grande, a la vez que la religión se hacía más pequeña. Y eso era lo que Yahveh quería evitar. Es positivo tener fe, siempre que no limite tus actos, tus decisiones, porque si lo hace, la elección que hicieron Adán y Eva fue totalmente en vano.

 

Anuncios

El Misterio de la Antigravedad en la Antigüedad

Mucha de la tecnología que ahora conocemos, ya fue usada hace miles de años. Todos los relatos hacen referencia a fuerzas extremas, fuerzas traídas por los “dioses”, que destruían ciudades, armas que provocaban temperaturas excesivas, que vitrificaban la piedra, incineraba instantáneamente a los seres vivos, etc. También encontramos el lado opuesto, tecnología antigua capaz de construir monumentos enormes, transportar y levantar bloques de piedra de hasta 300 toneladas, con una precisión exhaustiva, sin marcas de cuerdas, ni poleas, ni ninguna otra ayuda para hacerlo. Las pruebas están ahí, en los relatos, los textos, los mitos y leyendas que pasan a través de cada generación, transmitidas por aquellos que vivieron el momento, en las ciudades que hoy son restos arqueológicos, que esconden los secretos de qué sucedió.

En la ciudad de Jericó, a 28 km de Jerusalén, fue donde Dios se dirigió a Josué (el sucesor de Moisés), ordenándole que sitiara la ciudad durante seis días, acompañado de siete sacerdotes, quienes portaban cuernos de carnero, seguidos del Arca de la Alianza. Al séptimo día, cuando el sonido de los cuernos de carnero retumbaron en los muros de Jericó, estos cedieron, y la ciudad fue saqueada. En el Libro de Josué, se especifica que los cuernos que hicieron caer los muros, se llamaban shofar.

En las escrituras, se narra cómo se ordenó al ejército rodear la ciudad, y una vez Jericó estuvo totalmente rodeada, emanaron un sonido atípico, que estaba acompañado por el Arca de la Alianza, el cofre del poder absoluto, donde residía y se guardaba la fuerza de dios (o de los dioses). ¿Cómo pudo el sonido que salía de los cuernos de carneros, echar abajo los muros de una ciudad fortificada como Jericó?. ¿Qué tuvo que ver el Arca de la Alianza?.

A principios del siglo XX, se encontraron las ruinas de la ciudad de Jericó, con una superficie aproximada de tres hectáreas, destacando principalmente una torre maciza de piedra que medía 9 metros de altura x 8 metros de anchura. Las murallas tenían una envergadura de 7 metros de ancho. En algunas zonas, la muralla estaba compuesta de dos muros que discurrían en paralelo, distantes el uno del otro unos 4 metros. Delante del muro se encontraba un foso de 3 metros de profundidad x 8 metros de ancho. Esto da una muestra, del poder que se necesitaba para destruir los muros y entrar en la ciudad.

Actualmente, las fuerzas especiales y el ejército, poseen un arma no letal, utilizada en manifestaciones, o para ahuyentar masas de personas sin que haya heridos graves. Esta arma es conocida como LRAD, y es un dispositivo acústico de largo alcance. Pero este tipo de arma, estas ondas sónicas, también se podrían emplear para destruir cosas (al igual que ciertas frecuencias, hacen que estallen copas o vasos de cristal). ¿Conocían antiguas civilizaciones el poder de las ondas sónicas, y poseían los conocimientos y las herramientas para ello?. ¿Pudieron los israelitas, con ayuda del Arca de la Alianza (donde reside el poder de los dioses), derribar las murallas de Jericó, gracias a la amplificación del sonido que salía de los shofar?.

El investigador sobre las ondas de sonido, levitación acústica,  y ex-astronauta de la NASA, Taylor Wang, es el mayor experto sobre el planeta en cuestión de sonido, sus efectos y forma de empleo. Wang afirma, que la caída de Jericó, pudo perfectamente deberse a la fuerza acústica, la fuerza del sonido. Dice que si se concentra en un muro una resonancia de forma continua, y se ampliara su efecto, ésta cedería y explosionaría, ya que la resonancia, lo que hace es acumular grandes cantidades de energía, que si se alimenta de forma continuada, puede acabar destruyendo todo.

El sonido, es básicamente una onda de presión, y cuando se incorpora la energía a la ecuación, esa mezcla es destructiva. Se puede afirmar, que es un arma de partículas, porque lo que se hace es mover el aire, solo se necesitaría que algo, dirigiera el sonido a la zona que queremos destruir, convirtiéndolo en un rayo de energía acústica dirigida.

El Arca de la Alianza, siempre acompañaba a los judíos cuando iban a librar una guerra o una batalla, como ocurrió durante la conquista de Canaán. Con ella, los judíos se sentían protegidos, porque el Arca poseía tales poderes, que la convertían en un arma absolutamente letal. Ellos decían, que en su interior residía la ira de Dios. Así que, en el cerco a la ciudad de Jericó, siete cuernos de carnero, tocados de forma constante por siete sacerdotes, y acompañados del Arca, consiguieron destruir los muros y asediar la ciudad.

Si pensamos de forma, que la razón sea quien domine el pensamiento, sabemos que el simple sonido que emanan esos cuernos, es totalmente insuficiente para derribar una ciudad, incluso el simple hecho de pensarlo, sonaría absurdo. Pero todos los textos narran que fue así, que la ira de los dioses, una fuente de poder y energía que poseía el Arca, ayudó a dirigir el sonido, actuando como amplificador en puntos determinados de la muralla. Y esta teoría, sí está respaldada por la razón, la lógica y la ciencia.

Pero los shofar, no han sido las únicas armas sónicas de la antigüedad del que se tenga constancia. En Números 10:1,2. aparecen las instrucciones divinas dadas a Moisés, para que hiciera dos trompetas de plata. ¿Es casualidad que sean siempre los dioses, quienes dan instrucciones y conocimientos tecnológicos y avanzados, a los seres humanos?. La palabra hebrea chatsotserah, aparece 29 veces en el Antiguo Testamento. Se ha traducido casi siempre como “trompeta”, excepto en 3 ocasiones, que aparece como  “trompeteros”, y una vez como “bocina”, apareciendo sólo una vez en singular.

Pero estos shofar, con poderes sónicos, no son los únicos del que tenemos referencias. En noviembre de 1.922, el arqueólogo americano Howard Carter, descubrió la tumba de Tutankamón. Entre sus tesoros, se encontraron dos trompetas, una de plata y otra de bronce.

Los instrumentos habían permanecido mudos por más de 3.000 años en el Valle de los Reyes, próximos a la momia del joven faraón. Ambos estaban decorados con inscripciones de dioses identificados con campañas militares. En 1.939, eligieron al legendario trompetista James Tappern, para que tocara tan frágil instrumento. James, se quedó sorprendido por el sonido de la trompeta de Tutankamón, la cual marcó su vida, y la de su hijo Peter Tappern. Peter dijo: “Me dejó estupefacto la calidad del sonido. Cómo la tocaban los trompetistas de la época de Tutankamón, ni me pregunten. Mi padre utilizó boquillas modernas, pero la técnica que se necesita es asombrosa”.

Una de las leyendas egipcias más notorias, es la maldición que recaerá en la Humanidad, sin son tocados los tesoros de Tutankamón, de las que se dice están malditas. Todo empezó al morir la persona que abrió la tumba, Lord Carnarvon, picado por un mosquito cuatro meses después de profanar el descanso del faraón. El mismo día que falleció, 04 de abril de 1.923, El Cairo se quedó a oscuras. Otra persona que estuvo presente, era su hermano, Audrey Herbert, muriendo por causas desconocidas. La persona que derribó el muro que daba a la sala donde descansaba Tutankamón, Arthur Mace, murió días después también por causas inexplicables.

La persona que radiografió la momia, Sir Douglas Reid, falleció dos meses después de hacerlo, al igual que la secretaria que le ayudó de un ataque cardíaco. Al proceder a la autopsia de la momia se encontró que justo donde el mosquito había picado a Lord Carnarvon, Tutankamón tenía una herida igual.

En el Museo de El Cairo, cuando una de ellas estaba siendo limpiada en 1.954, alguien intentó soplarla, y en ese mismo momento la electricidad de todo el Alto Egipto falló. En 1.974, limpiándola de nuevo, y no teniendo constancia el personal del Museo, del anterior evento ocurrido 20 años antes, fue soplada de nuevo, y el poder energético se vino abajo, esta vez sólo en la región del Gran Cairo. Ambos incidentes, aparecen reflejados en los documentos archivados en la estación generadora de electricidad, de la caída inexplicable a cero ocurrida en aquel tiempo, y también en los artículos de los periódicos egipcios de aquel día.

Pero esa tecnología sónica, no solo ha sido empleada en el pasado como arma y destrucción, sino que fue un elemento esencial para levantar monumentos megalíticos y bloques de piedra, que aún hoy, nos parece inexplicable y un misterio cómo pudieron hacerlo.

En la Isla de Pohnpei, capital de los Estados Federados de Micronesia, se encuentra una ciudad de piedra megalítica llamada Nan Madol, con una extensión de 28 km2 repartida entre cien isletas de arrecife y coral, con numerosos canales artificiales que la convierten en “La Venecia del Pacífico”. Nan Madol es una incógnita, nadie sabe realmente cuándo fue construida, ni por quién, con gigantescos bloques de basalto, sobre 91 islotes artificiales.

Es en este lugar, donde las leyendas aseguran, que al igual que en el antiguo Egipto, los enormes bloques de piedra, cuyo peso oscila entre las 20 y 50 toneladas, se transportaban por el aire.  Se han identificado algunas probables canteras alrededor de la isla, pero el origen exacto de las piedras de Nan Madol está aún por determinar. Los arqueólogos, aún tienen que desentrañar el misterio.  ¿Cómo pudieron salvar la barrera coralífera?. El transporte por el agua es imposible. Algunos habitantes actuales de Pohnpei, creen que las piedras llegaron volando a la isla, gracias a la magia negra. La gente del lugar, cuenta que Olosipe y Olosaupa, los dos hermanos constructores, estaban dotados de un extraordinario poder mágico.

Convocaron a todas las piedras para que vinieran por sí solas, y formaran las imponentes construcciones. Olosipe y Olosaupa, llamaron a las piedras que estaban en Sokehs. Estas oyeron su llamada mágica y acudieron volando junto a los dos hermanos.

Por procedimientos mágicos, éstos ordenaron a cada uno de los grandes bloques de piedra, que ocupara su sitio correspondiente en las construcciones. Tal es la forma en que se construyó Nan Madol.”

Los indios Hopi, también cuentan entre sus leyendas, algo muy parecido. Los Hopi, afirman que sus antepasados fueron visitados por seres procedentes de las estrellas, quienes se desplazaban en escudos volantes o “pájaros tronantes”, y dominaban el arte de cortar y transportar enormes bloques de piedra, así como construir túneles e instalaciones subterráneas. Estos salvadores eran los katchinas, que significa “Sabios, Ilustres y Respetados”. Eran capaces de trasladarse por el aire a velocidades gigantescas, y de aterrizar en cualquier lugar.

En el año 2.000 a.C., se construyó la ciudad de Micenas, construida completamente por miles de bloques de piedra, superpuestas unas detrás de otras, sin ningún tipo de argamasa ni mortero, desafiando por completo las leyes de la gravedad, y siendo un misterio de cómo lo pudieron hacer. Los mayores expertos en construcción, arquitectos e ingenieros, opinan que Micenas, es una ciudad que no ha podido ser levantada por el hombre, que está muy por encima de la capacidad humana de aquella época.

Aquí se encuentra el Tesoro o Tumba de Atreo. El bloque de piedra horizontal, que se encuentra justo en lo alto de la entrada, pesa 250 toneladas.

¿Cómo consiguieron subir ese bloque?. Las construcciones mayas, las pirámides, los templos griegos, Stonehenge, Carnac, etc… contienen bloques de pesos realmente elevados, imposibles de levantar con poleas, cuerdas o haciendo palanca, y menos aún, transportarlas a largas distancias, y elevarlas a varios metros del suelo.

En el Líbano, se encuentran las Piedras de Baalbek, la ciudad del hijo del dios Baal, también llamada Heliópolis, residencia del dios griego Helios. La construcción abarca templos, como el Templo de Bacchus (Templo de Baco), que es más grande que El Partenón de la Acrópolis de Atenas. Las columnas del Partenón miden 10,4 metros de altura, mientras que la columnas del Templo de Bacchus miden 19 metros, casi el doble.

En el Capítulo 6 del Génesis (Antiguo Testamento), se dice: “En aquellos días, había gigantes en la Tierra, se unieron los hijos de Dios con las hijas de los hombres y les nacieron hijos. Ellos eran los héroes que desde la antigüedad fueron hombres de renombre”. Así que la Biblia, narra cómo los seres humanos, se mezclaron con los dioses, dando a luz a semidioses, a guerreros que se convertirían en la élite, en héroes para sus pueblos.

La piedra de construcción más grande del planeta, tiene 21,36 m de largo y 4,33 de alto, su anchura es de 4,6 m y pesa entre 1.200 y 2.000 toneladas. No llegó a transportarse hasta la terraza de Baalbek y lleva el nombre de Hajar el Gouble (Piedra del sur) o Hajar el Hibla (Piedra de la mujer embarazada).

Esta piedra, así como otros aspectos de la terraza de Baalbek, ofrecen a los arqueólogos y otros científicos un gran jeroglífico. No se puede entender, cómo piedras de ese tamaño pudieron ser partidas, transportadas y encuadradas perfectamente. Las piedras que se transportaron en Egipto y Mesopotamia, supuestamente por miles de trabajadores con ayuda de cuerdas y rodillos de madera, medían 1/10 parte y pesaban cientos de kilos menos que las piedras de Baalbek. Y además, el terreno era liso y apropiado para poder desplazar esas ingentes masas de piedra.

Pero la zona de Baalbek, es todo lo contrario, ya que predomina el terreno angosto, lleno de cuestas, curvas y piedras por toda la zona. Tampoco existen señales de que el camino, en la antigüedad, fuera alisado en algún momento. Si las rampas existieron, ¿por qué no hay ninguna evidencia de ellas?. No existe ninguna fuente romana que nombre los métodos de construcción, los nombres de los ingenieros, arquitectos. ¿Quién y cómo consiguió erigir estos bloques tan descomunales?. ¿Qué clase de conocimientos poseían para poder hacerlo?.

Analizando el peso de las piedras, el terreno donde están ancladas, las zonas y canteras de donde fueron transportadas, la precisión con la que están puestas, y que no exista ningún rastro o prueba de la utilización de cuerdas, poleas, arrastre, terreno alisado, etc… han llevado a los expertos a considerar, que quienes realizaron esa construcción, poseían conocimientos muy avanzados de los Principios de Levitación Acústica, que consiste en que al incidir en un objeto y bajo determinadas circunstancias, las ondas acústicas logran mantener ese objeto suspendido en el aire sin necesidad de contacto alguno. Esta ley que desafía las leyes de la gravedad, se ha demostrado que es factible, el problema es cómo pudieron hacerlo con bloques de tantas toneladas.

En la Historia Regnun Britanniae de Geoffroy de Monmouth (año 1.136), se cuenta que Stonehenge, es una creación del Mago Merlín, que por obra de su magia, transportó las piedras desde Irlanda, gracias a la utilización de “fuerzas vitales”, que según cuenta la historia, hace referencia a que Merlín, transportó los menhires de Stonhenge haciendo que estos volaran. Las leyendas antiguas, son un puente para descubrir lo que realmente sucedió. Merlín, siempre iba acompañado de una especie de varita mágica, del que emanaba el poder de los dioses. El poderoso druida, apuntaba a la piedra,  y ésta levitaba.

Las piedras de Stonehenge, provenían de diferentes localizaciones, todas a mucha distancia de donde se encuentra el monumento. Algunas piedras se trajeron desde Avenbury (a 20 km de distancia), otras desde los Montes Prescelly, en País de Gales (a más de 200 km de distancia), otras desde Mildford Haven (a más de 250 km de distancia), y las piedras azules, conocidas como “riolitos”, procedían de Irlanda. Cada monolito, pesa más de 50 toneladas, así que todo el conjunto de Stonehenge, pesa miles de toneladas. ¿Cómo es posible, que un pueblo del Neolítico, compuesto por apenas un centenar de individuos, pudieron traer esas inmensas piedras con los medios primitivos?. Si carecían de los instrumentos necesarios para su transporte, ¿por qué, además, fueron a buscar esas rocas en localizaciones tan lejanas?. La única respuesta lógica, es que sí poseían la forma de transportarlas, y no era a través del arrastre, ni la fuerza de 50 hombres, ni poniendo troncos en el camino.

Stonehenge es un observatorio astronómico preciso. El anillo de los agujeros de Aubrey, se relaciona con el ciclo de los eclipses lunares. Distintos ángulos entre las piedras solitarias, servían para mostrar los solsticios y los equinoccios, las salidas y las puestas del sol y de la luna.

Así que, un reducido pueblo perdido del Neolítico, consiguió transportar toneladas de roca, y una vez en el lugar preciso, las posicionaron de forma perfecta para la observación del cielo. Por supuesto, esto no es cosa del azar, sino de un conocimiento muy avanzado en astronomía, en coordenadas de la Tierra, y en saber exactamente qué tipo de piedras se necesitan, su tamaño exacto, de ahí que procedan de diferentes partes.

Mientras que los egiptólogos, y creyentes ortodoxos en los métodos primitivos, afirman que esos bloques de piedra fueron movidos y puestos en su sitio utilizando solo la mano del hombre, expertos en el traslado de grandes pesos utilizando grúas modernas tienen grandes dudas al respecto. Una compañía especializada en grúas de alto tonelaje, instaló una prensa hidráulica que pesaba 65 toneladas. Para elevarla y pasarla por encima del tejado, tuvieron que traer una grúa especial. Esta grúa fue traída en piezas, y fue transportada en 15 trailers, desde una distancia de 80 millas en un período de cinco días.

El peso máximo que habían conseguido levantar con la grúa especial,  fue en una central nuclear, levantando pesos de entre 100 y 150 toneladas. Estos expertos, al ser preguntados por bloques de más de 200 toneladas, como las que se usaron en el interior de la Gran Pirámide y en el Valle de los Reyes, mostraron su asombro y escepticismo, dudando de los primitivos métodos propuestos por los egiptólogos. Así que ya no digamos, por piedras como las de Baalbek, que pesan más de 1.000 toneladas.

Edward Leedskalnin, fue un escultor que construyó con sus propios medios, el monumento conocido como Castillo de Coral, en Florida. También se le conoce por sus inusuales teorías acerca del magnetismo. Trabajando solo y de noche, Leedskalnin extrajo y esculpió alrededor de 1.000.000 Kg (1.100 toneladas) de coral en dicho monumento.

Leedskalnin, ideó la manera de levantar y maniobrar grandes bloques de coral de hasta 30 toneladas. En Homestead, Florida, usando su celosamente escondido secreto, fue capaz de tallar y construir un complejo entero de bloques monolíticos de coral. En comparación, el peso de cualquier bloque utilizado en el Castillo de Coral, era mayor que los utilizados en la Gran Pirámide. Trabajó durante 28 años para completar su trabajo. ¿Cuál era el secreto de Leedskalnin? ¿Cómo es posible, que él sólo, pudiera levantar esas toneladas, sin conocer las técnicas ni poseer los conocimientos actuales de física y mecánica?.

Si asumimos que Leedskalnin y los antiguos constructores de pirámides usaron técnicas similares, las estimaciones en cuanto al número de trabajadores que supuestamente se emplearon en Egipto, cambiarían totalmente. Leedskalnin transportó y elevó 1.100 toneladas en un período de 28 años. Entonces, los 5.273.834 de toneladas de piedra de la Gran Pirámide, podrían haber sido transportadas y elevadas por tan sólo 4.794 trabajadores (y no por 100.000 hombres como se asegura).

Leedskalnin afirmaba que toda la materia, consiste en imanes individuales, y es el movimiento de esos imanes dentro de los materiales y en el espacio, lo que produce los fenómenos mesurables, por ejemplo, el magnetismo y la electricidad. Fue capaz de idear métodos de levantamiento y maniobra de grandes pesos, imposibles para el ser humano sin la utilización de maquinaria moderna. Se especula que podría haber utilizado el electromagnetismo, para eliminar o reducir la fuerza gravitacional de la Tierra.

Unos niños afirmaron una vez, que vieron como Leedskalnin, transportaba unos enormes bloques de piedra que levitaban literalmente en el aire, como globos de helio. Este dato, junto al generador magnético que inventó, ha originado a un grupo de personas que opinan que Edward conocía el secreto de las pirámides, y que se valió de la manipulación de los campos magnéticos terrestres para magnetizar las piedras y atraerlas sin esfuerzo hasta su ubicación.

Edward levantó piedras emulando el sistema de construcción de las pirámides y de Stonehenge. Es evidente que dominaba los principios del magnetismo como Nikola Tesla, y de la dinámica de la Ley Telúrica y el sonido, al “estilo ancestral”. ¿Quién le transmitió esos conocimientos?. El lugar donde está edificado todo el complejo del Castillo de Coral, no está elegido al azar, sino que está asentado en un lugar específicamente elegido (20 puntos vórtex de inversión magnética), donde las fuerzas telúricas que por allí discurren, ayudan a redirigir la fuerza de la gravedad a través de la física hiperdimensional.

Este área del sur de Florida, es considerado parte del Triángulo de Las Bermudas, siendo un levitador dimagnético de gran alcance, y se ha comprobado que la distancia entre el lugar del actual asentamiento del Castillo de Coral y el Polo Norte, tenían la posición y los armónicos ideales para la manipulación de la antigravedad.

De todo el complejo de la ciudad que levantó, la puerta de acceso al lugar es el más espectacular. Consta de una enorme puerta giratoria de piedra de 9 toneladas, que descansa sobre una pequeña piedra cilíndrica, a su vez apoyada en un engranaje automotriz con un agujero alineado con su centro de gravedad.

Esta puerta de piedra está tan perfectamente equilibrada, que puede ser abierta con facilidad con un solo dedo. Los ingenieros, con ayuda del láser e informática avanzada, aún no han conseguido duplicar esta hazaña de ingeniería. Y esto ocurrió, cuando hace algunos años, los rodamientos de la rueda se atascaron por desgaste. Para alzar la puerta de 9 toneladas, se necesitó llevar al complejo una gigantesca grúa hidráulica de 600 c.v. de fuerza, y poder cambiar los rodamientos. Al levantar la roca, se descubrió una segunda roca en forma de tarta, sobre la cual descansaba el bloque principal y cuya existencia se desconocía. Esta segunda piedra, estaba tan perfectamente encastrada, que fue imposible extraerla sin romper el corte horizontal de la misma. Los investigadores la hicieron analizar, y los resultados arrojaron que era de una composición totalmente desconocida y que no era originaria del planeta Tierra.

Esta construcción, es considerada por muchos la Octava Maravilla del Mundo, o el Stonehenge moderno, por sus proporciones megalíticas y por emular su sistema de construcción, basado en la combinación de fuerzas telúricas y magnéticas y la condensación de las vibraciones del sonido para anular el poder de la gravedad. Edward inventó el Generador Magnético, con el que supuestamente hacía levitar los bloques de piedra, y aseguró que este invento, solucionaría todos los problemas energéticos del planeta.

Afirmaba que cada partícula de la sustancia, es un imán por sí mismo, y que el norte y el sur planetario constituyen imanes opuestos. En su generador, todas las corrientes se alteran y la energía que producen puede redirigirse a través de un conmutador. Los imanes y las corrientes magnéticas, tejen la tela de conexión y creación en todo el universo, y todo es cuestión de comprender dónde están concentrados estos flujos telúricos, que corren unos contra otros, y regular el intercambio mediante la oposición de imanes contrarios. Es decir, Leedskalnin ya hablaba de unificar las cuatro fuerzas que rigen el universo, hallar una teoría unificada, la Teoría de Cuerdas.

Cuando Edward estaba construyendo su ciudad, se percató que las coordenadas donde debían estar situadas, no eran las correctas, así que tuvo que trasladar todo de lugar. ¿Cómo pudo hacerlo sin ayuda de nadie?. Edward Leedskalnin, afirmaba que los métodos de construcción que empleaba, sobrepasaban en mucho a la ciencia moderna, ya que utilizaba los campos magnéticos terrestres y el uso de esa energía, le permitieron vencer las normas establecidas de gravedad y equilibrio, al igual que hicieron los egipcios y otras civilizaciones antiguas.

En Philadelphia, se encuentra la Sala Norman Hall, de la Gran Logia Masónica, que es una representación del poder que Edward dejó plasmado en su Castillo de Coral.

En sus paredes, se encuentran los secretos del magnetismo. Leedskalnin inventó una rueda giratoria, que formaba parte de la estructura del aparato que construyó, para anular el peso de los bloques de piedra. Esa rueda, está formada por imanes en forma de “U”, que lo divide en 24 partes.

El símbolo que aparece por toda la ciudad de coral, es el hexagrama de la Estrella de David, que también aparece como patrón en la rueda. La Estrella de David, está envuelta en los campos magnéticos de los 24 imanes que la rodean. Los polos de los imanes, están curvados para que apunten hacia fuera. Esto significa, que hay 24 polos positivos y 24 polos negativos, un total de 48 flujos de imanes apuntando al exterior. La Estrella de David representa lo opuesto, que a su vez, constituye la base del equilibrio y de la armonía.

Curiosamente, de la Estrella de David de la Sala Norman Hall, salen 48 rayos de energía, en dirección a todas las partes que lo rodean, tanto al cielo, como a la tierra. En el centro de la Estrella de David, aparece una campana, igual que a la entrada de la ciudad de Leedskalnin.

Es evidente, que los francmasones, también conocen el poder de los campos magnéticos y de la antigravedad. Mucha simbología de ellos, hacen referencia a los opuestos, al equilibrio y a un conocimiento superior que hay que mantener en secreto, ya que la Humanidad, seguramente no esté preparada para ello.

En ciencia, existe un experimento conocido como Efecto Hutchinson, que es un efecto electromagnético fuertemente anormal, que causa la gelatización o la fusión de metales en frío, y la levitación espontánea de sustancias comunes como plástico, madera o metal. Estos diferentes efectos, serían el resultado de una interacción de ondas longitudinales muy complejas, con campos electromagnéticos pulsados de una manera muy precisa. Aquellos científicos que estuvieron en el laboratorio con el Profesor Hutchinson, dijeron que las interacciones electromagnéticas realizadas, permitirían obtener energía viniendo de otro lugar (creación de un vórtex). Muchos efectos creados en el laboratorio, recuerdan fenómenos observados en el Triangulo de las Bermudas (nubes movedizas, anomalías electromagnéticas, etc…), así como una neblina ligera desplazándose en el cuarto, similar a lo que describió Bruce Gernon durante su vuelo hacia Florida, en el Triángulo de las Bermudas.

Edward Leedskalnin, demostró con hechos, que las antiguas civilizaciones, los relatos sobre dioses con conocimientos avanzados, que las grandes estructuras que conocemos como las Pirámides, Templos, Murallas, que fueron fortificadas y construidas con bloques de rocas con pesos desmesurados, no fueron levantadas como nos dicen los libros. Los arqueólogos, egiptólogos y demás “logos”, se empeñan en teorizar sobre propuestas ilógicas, sin abarcar todas las opciones. Ellos dicen que 200.000 hombres cada día, sin parar, sin descanso, transportaban cada piedra, a grandes velocidades, y con conocimientos que eran imposible que poseyeran, llegaban a la perfección cada vez, con cada roca, sin errores. El paso del tiempo, y nuestra tecnología, sumándole una lógica aplastante, nos dice que es imposible que eso ocurriera de esa forma, que es inviable, y donde nada encaja.

¿No es más sencillo, abarcar todo el espectro de posibilidades, y pensar que seguramente existen civilizaciones no de este mundo, que nos llevan miles o millones de años de ventaja, que es muy probable que hayan estado aquí, y que todos los conocimientos tan avanzados e inexplicables de nuestros ancestros, se debieron a la intervención de estos seres?.

¿No es más sencillo interpretar los relatos de los textos antiguos, así como las leyendas, las historias de nuestros antepasados, donde todos, sin excepción, en el comienzo de sus tiempos, hablan de dioses que bajaron de los cielos, que tenían poderes sobrenaturales, que se mezclaron con la especie homínida, y que les ayudaron a levantar aquellas ciudades mastodónticas?.

¿No es más sencillo y lógico comprender, que Stonehenge, las Pirámides, Teotihuacan, Angkor Wat, etc… posean paralelismos astronómicos comunes, con orientaciones exactas a los cielos, a constelaciones o estrellas concretas, en una época donde los seres humanos no sabían de astronomía, porque seguían instrucciones de seres que sí conocían perfectamente los cielos, comprendían los equinoccios, solsticios, ciclos lunares, que la Tierra era redonda, que existían fuerzas invisibles que regían nuestro planeta y el cosmos, que existen muchas más dimensiones de las que podemos percibir, y que ellos sí pueden manejar y controlar dichas fuerzas?.

¿No es más sencillo aceptar que los eslabones perdidos, que hallazgos que van contra aquello que creemos conocer, que la evolución tan rápida del homo sapiens, que las extinciones masivas de los seres que dominaban el planeta, no fueron obra del azar, sino de seres que necesitan que, por algún motivo que desconocemos, nuestra especie evolucione rápidamente por algún propósito que nos será desvelado en un futuro?.

Buscar una respuesta sencilla a un problema complejo, es un camino tan escarpado y escabroso, que una vez resuelto, nos parece que la complejidad no residía en el problema, sino en la sencillez de su resolución. (Jorge Palazón 19/04/2012).

En Busca de los Dioses (Episodio IV)

Millones de personas, creen que hemos recibido la visita de otros seres, venidos de otros mundos en el pasado. Seres que nos legaron amplios conocimientos, que comprendían y conocían el firmamento de forma extraordinaria, que sabían cómo funcionaba nuestro planeta, las fuerzas y energías que en ella interactúan, dónde se localizan, cómo utilizarlas. Seres que modificaron nuestro ADN, que provocaron una evolución del homo sapiens a un ritmo demasiado alto, impropio de la selección natural y de una evolución normal. Todo esto, está avalado por los mayores expertos de la historia, tenemos pruebas tangibles.

Físicos, ingenieros, filósofos, astrónomos, matemáticos, historiadores, profesores de las Universidades más importantes del mundo, las mentes más brillantes, afirman que, en muchos aspectos de la Humanidad, o la casualidad es demasiado elevada para ser tenida en cuenta, o algo inexplicable existe. Ese “algo inexplicable”, hace referencia a la intervención de un poder, la mano de los dioses. ¿Quiénes eran estos dioses?. Seres de otros mundos que nos hicieron “a su imagen y semejanza”, y dejaron rastros y pruebas por todo el planeta, pruebas que no se pueden obviar, y utilizando la razón, la lógica y las pruebas, llegar a una conclusión unificada. No estamos solos en el Universo.

Abraham, Mahoma, Moisés, Confucio, Newton, Da Vinci… se dice que fueron elegidos por seres de esos mundos, para hacerlos líderes de los hombres, eran hombres de dios, y personas respetadas en la sociedad del momento. Estas personas, recibieron conocimientos avanzados para que fueran transmitidos, sirvieron como enlace entre los dioses, y los hombres. Han pasado a la historia como profetas, personas demasiado inteligentes y avanzadas para su época, dotados de un conocimiento e inteligencia desbordante, y no fueron los únicos.

Moisés, recibió instrucciones determinadas y precisas de una fuente ajena a la Tierra, como se narra en el Éxodo. Moisés, se encontró por primera vez con dios, a través de una zarza ardiente, encomendándole una misión, liberar al pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto, y conducirlo a la Tierra Prometida. Una vez cumplida su misión, se le entregó en el Monte Sinaí, las Tablas de la Ley, dadas directamente por dios. La Biblia dice:

“Y vieron al dios de Israel, y bajo sus pies, había un camino de zafiros, semejante al cielo cuando irradia claridad”. Pero sabemos, que en ese monte, no existe ningún camino pavimentado de piedras preciosas, entonces, ¿por dónde accedió Moisés para encontrase con dios?. La siguiente lectura de la Biblia, nos da pistas sobre ello, cuando Moisés narra lo que ve, visto desde las alturas, desde el Espacio Exterior: “Desde allí arriba, ví todo el círculo de la Tierra, la profundidad de la Tierra, y las alturas de los cielos”. ¿Cómo podía afirmar Moisés, con tanta rotundidad, que la Tierra era redonda?. Digamos que existían personas que “creían” que lo era, como Eratóstenes y Ptolomeo. Pero no se supo realmente, de forma empírica, hasta cientos de años después. ¿No sería ese camino de zafiros, una rampa de acceso a una nave, que le llevó a los cielos, donde pudo contemplar la Tierra, y allí recibió de manos de los dioses, las leyes que hoy día conocemos?.

El Diluvio Universal, es un mito que aparece en todas las religiones, de todos los continentes, y no sólo en la Biblia. Estos relatos demuestran que, aunque cambien los nombres, Xisutros sería el Ziusudra sumerio, Atrahasis el asirio, Noé el bíblico, el pastor Inca, Manú hindú, el Nu-wah chino y el Uta-napishtim babilónico, todos hacen referencia a un único relato, tal vez muy relacionado con supervivientes de la Atlántida, Lemuria o alguna de las civilizaciones sepultadas por las aguas, en los comienzos de nuestra historia.

Uta-Napishtim, cuenta la epopeya de Gilgamés, que los dioses, decidieron exterminar al género humano, y solo salvar a Uta-Napishtim, a quien ordenan construir una nave, renunciar a sus riquezas y salvar su vida. Los dioses le dicen: “Construye una nave de dimensiones proporcionadas, con la misma anchura y altura, y mete dentro semilla de toda vida existente”. Los dioses, no le ordenan que salve al animal en sí, sino su “semilla”. ¿No se refieren a su ADN?. ¿No es más lógico pensar, que ante la imposibilidad de salvar a todos los animales del planeta, desperdigados en cada zona del planeta, transportarlos (sin ningún tipo de medios en esa época), y meterlos en un arca, sería más comprensible si queremos salvar cada especie existente, hacerlo solo de su información genética, de su “semilla”?. Esta nave, tendría una superficie de 3.500 m2, 120 codos de alto y 120 de ancho, divididos en 7 pisos con 9 partes cada uno. Una vez salvado a todos, surgió de los cielos “una nube negra sobre la que cabalgaban los dioses”, se desató una enorme tempestad que destruyó todo.

Según cuentan los relatos sobre Diluvios, estas fuertes lluvias, no fueron causadas por un mal tiempo natural. Estas lluvias, venían acompañadas de los dioses, quienes provocaron unas lluvias de nubes artificiales, provocadas por ellos mismos.

El arca de la historia sumeria, tenía forma de cubo. Para poder introducir a todos los animales, ése arca debería ser un hipercubo o teseracto. Esto es, un cubo dentro de otro cubo.

¿Describe la epopeya de Gilgames, un Portal Estelar, que utilizara este tipo de geometría hiperdimensional, como un modo de asegurar, que todos los seres vivos que permanecían dentro del arca, no se encontraran en la Tierra, en el momento del Diluvio?. ¿Cómo podían conocer los sumerios la cuarta dimensión?.

En todo el mundo, Iglesias, Templos, y toda construcción sagrada, fueron inspiradas divinamente por dioses. ¿Cuál era la finalidad real de levantar semejantes edificaciones?. Y más aún, en civilizaciones que por sí mismas, no poseían los conocimientos, ni las herramientas para realizarlas. Se supone, y así nos lo hacen creer, que fueron construidas para honrar a un Ser Supremo, y servir como elemento funerario. Pero las pruebas y la lógica, nos dicen que existe una razón mucho más importante.

La construcción religiosa más grande del mundo, está en Angkor Wat (Camboya). Mide 1,5 km cada lado. Según narra la leyenda, fue construida en el año 600 a .C. por Preah Pisnokar, hijo de un hombre plebeyo, y una mujer venida de los cielos.

Cuando creció, Preah fue “subido al palacio flotante”, por un grupo de seres de otro mundo, guiado por el dios Indra. En ese “palacio flotante”, Preah fue instruido en varias artes, para ser un líder. Después de permanecer largo tiempo en los cielos, Preah regresó para dar a conocer los conocimientos adquiridos.

Una de las primeras obras que Preah realizó, fue una larga carretera, que serviría de pista de aterrizaje para “los brillantes“. Las narraciones, hablan de que Preah no utilizó herramientas “reales”, sino “agua mágica”. Esa agua mágica, era derramada sobre la piedra, y poco después, ésta se endurecía allí mismo. ¿Esa “agua mágica”, no sería realmente, un avance para construir caminos y edificios, algo así como un tipo de cemento, o algún tipo de mezcla que se solidificara rápidamente?.

¿Cómo pudieron las personas de Angkor, cavar, mover y tallar inmensas piedras para levantar el magnífico complejo de Angkor, según dicen los textos, casi sin esfuerzo?. La única respuesta lógica, es que el templo de piedra de Angkor Wat, fue diseñado y gestionado por otra tribu de personas que tenían la tecnología más avanzada. Cada una de sus cinco torres, representa una de las cumbres del monte mitológico Meru, en el que habitan los dioses. La piedra decorativa presenta animales conocidos, monos, venados, búfalos, loros, lagartos, etc. Sin embargo, aparece un animal en una columna, junto a la entrada del templo de Ta Prohmhay, que tiene un sorprendente parecido con una especie de dinosaurio conocido como “estegosaurio”. ¿Cómo puede aparecer la figura de un saurio, junto con otros animales más actuales?.

El Mahábharata, es el libro sagrado hindú, una epopeya mitológica escrita hacia el siglo VI a.C. (en la época de Preah Prisnokar). Se narra, que los dioses poseían un gran habitáculo de metal, que les trasladaba al cielo. Cada una de las divinidades hindúes (Indra, Yama, Varuna, Kuvera y Brama), disponían de uno de estos aparatos metálicos y voladores llamados “vimanas”. Los hombres alojados en los vimanas, podían recorrer grandes distancias en un espacio muy corto de tiempo.

El gran sabio de la antigua tradición, Narada, cuenta que la “ciudad volante” de Indra, se hallaba interrumpidamente en el cielo y estaba rodeada de una “pared” blanca, que producía destellos de luz cuando el vehículo se desplazaba por el firmamento. En el Mahabharata, también se dice, que por orden de Rama (dios hindú), “el soberbio carruaje ascendió con poderoso estruendo hacia una montaña de nubes”. En otro pasaje del Mahabharata se puede leer: Brama, voló con su vimana sobre un monstruoso rayo, que brillaba como el Sol, y cuyo fragor recordaba el tronar de una tormenta”. Una descripción exacta del uso del sistema de propulsión de una nave para despegar, emitiendo un fuerte estruendo aparecen descritos en textos como el Ramayana, el Kirata Aryuníia, el Samarangana Sutradhara y el Bhágavat Puraná. Éste sería el aspecto de los vimanas.

Según explica el Ramayana, las vimanas, eran máquinas voladoras, que navegaban a gran altura con ayuda de mercurio y un gran viento impulsor. Las vimanas podían cubrir enormes distancias y desplazarse de abajo hacia arriba, de arriba hacia abajo y de atrás hacia adelante, sin ningún tipo de dificultad. Estos vehículos voladores, podían volar hacia los cielos y dirigirse a las estrellas y a mundos lejanos, para luego retornar a la Tierra. También dice, que sus tripulantes eran expertos constructores.

Esta y otras epopeyas hindúes, describen batallas aéreas con “misiles” semejantes al rayo, capaces de destruir los sembrados y convertirlos en tierra yerma. Una de tales armas, desprendía “un humo más brillante que diez mil soles”. La desaparición de la ciudad de Mohenjo-Daro, en Pakistán, pudiera estar relacionada con estos relatos. Según hoy sabemos, sobre esa ciudad se produjo un resplandor deslumbrante, una gigantesca explosión con una luz totalmente cegadora, que hizo hervir los mares cercanos a esta ciudad costera.

Hace 40 años, se informó a las autoridades por científicos que investigaban el lugar, que había un alto porcentaje de defectos genéticos en los recién nacidos y de cáncer en el área. Los niveles de radiación registrados por los investigadores eran tan altos, que el gobierno hindú acordonó toda la región. Los científicos desenterraron una antigua ciudad, donde las evidencias mostraban que hubo una explosión atómica hace 8.000 – 12.000 años, que arrasó gran parte de las construcciones, y aniquiló a miles de personas. Un investigador estima, que la bomba nuclear empleada, era aproximadamente del mismo tamaño que la lanzada en Japón en 1.945. ¿Cómo es posible, que exista radiación en una ciudad tan antigua, que desapareció al instante?.

De las ruinas de Mohenjo-Daro, emergieron esqueletos que parecían quemados. Los esqueletos encontrados en los estratos inferiores de las excavaciones, evidenciaban una muerte súbita para toda la población, además que el nivel de radiación de los mismos superaba en 50 veces la normal. Las pruebas se repitieron varias veces mostrando siempre la misma realidad, la de un holocausto nuclear tal cual lo relatan los milenarios textos de la India.

En 1.936, en la localidad alemana de Friburgo, una fuerte explosión, alertó a los ciudadanos de la localidad, pensando que un avión se había estrellado en la Selva Negra. Cuando las SS llegó al lugar, no se encontraron con ningún avión, sino con un artefacto en forma de disco. La SS se llevó la nave a su morada secreta, el Castillo de Wewelsburg. En 1.934, las SS de Heinrich Himmler, escogieron este castillo como sitio de culto. A partir de 1.941, se desarrollaron planes para ampliar la edificación y convertirlo en el “Centro del mundo“.

Empezaron a utilizar la ingeniería inversa (al igual que hizo Bob Lazar en el Área 51), para descubrir cómo construyeron, y cómo funcionaba dicha nave. Esto llevó a los nazis, a estudiar cómo hacer volar naves con tecnología antigravitatoria. Dicha tarea, se le encomendó a Viktor Schauberger, desarrollando los conceptos sobre dinámica de vórtices, y prototipos de discos volantes de despegue vertical. Schauberger, investigaba que fuera el aire quien tirara de la nave, y no fuera la nave quien empujara. Mientras todos sus colegas, se asombraban por sus avances, Schauberger, afirmó que no inventó nada, que solo había redescubierto tecnología antigua, tecnología que aparecía en los textos hindúes, la que llevaban las vimanas, las cuales, llevaban un sistema de propulsión muy parecido.

Tres años después del incidente de Friburgo, los alemanes desarrollaron su propia aeronave, según los estudios realizados a la nave que encontraron. Este prototipo lo llamaron Haunebu.

Las cúpulas inferiores, generaban electrones y positrones. Los positrones, migraban a la parte superior, haciendo que la nave levitara. Es decir, era una tecnología antigravitatoria.

El régimen alemán, estaba obsesionado con el poder de los dioses, la búsqueda del Arca de la Alianza, del Santo Grial, de fuerzas más allá de lo comprensible y lo humano. En el campo de la ciencia, siempre iban dos pasos por delante de los demás países. ¿Cómo podían poseer conocimientos tan avanzados?. La élite nazi, eran miembros de una sociedad secreta llamada “Sociedad Vril“. El jefe de la SS Heinrich Himmler, el jefe de la Luftwaffe Hermann Göring y el jefe del Partido Nazi Martin Bormann, creían en una raza dominante, poseedora de una fuerza ancestral, de una energía sobrenatural llamada Vril. Esta fuerza universal, ya aparecía en los textos sánscritos, donde aparecía con el nombre de Prana. No hay que olvidar, que el régimen nazi, ha sido el más erudito sobre textos sánscritos, sus leyendas, historias y mitos. Sus investigaciones científicas, tanto de aeronaves como de armas de destrucción, la búsqueda de poder y energía de los dioses, la esvástica, la búsqueda de una raza superior, todo proviene de los conocimientos de los dioses hindúes, sus vimanas, sus relatos y la interpretación de esos textos, no como fábulas sino como historias reales.

Un ingeniero, podía utilizar y usar la electricidad, para calentar una habitación, o enfriarla, para producir sonido, o para muchas otras cosas. Ese uso de la energía, es lo que caracterizaba el resultado final. La Sociedad Vril, buscaba emplear ese poder, en aeronaves complejas. Prana, significa la energía vital que se manifiesta en sí misma, entre distintas polaridades de entrada y salida.

La historia nos ha enseñado, que fueron los estadounidenses, quienes descubrieron la bomba atómica. Pero, ¿fue así?. Otto Hahn y Fritz Strassman, fueron los físicos alemanes que realmente descubrieron el poder atómico, dividiendo los átomos de uranio, y descubriendo la fisión, la base de la energía nuclear. Cuando los átomos se disgregan o se unen, se pierde una cantidad pequeña de masa. La cantidad de la energía de la masa, es proporcional a la masa x la velocidad de la luz. La famosa fórmula de Albert Einstein E= mc2. Como la velocidad de la luz, es un número tan grande, esa cantidad tan pequeña de masa, tiene una cantidad de energía enorme.

Al igual que los descubrimientos de propulsión vertical, aeronaves, cohetes, ¿era este descubrimiento de una fuerza tan descomunal algo nuevo, o ya existía desde tiempos remotos?. Zonas radiactivas, esqueletos deformados y piedras vitrificadas, como Mohenjo-Daro (Pakistán); ceniza radiactiva cubriendo la ciudad antigua de Jarapa (India); las ciudades bíblicas de Sodoma y Gomorra. Muchos textos antiguos, narran cómo una fuerza y una energía sobrenatural, arrasó con ciudades y con la vida de miles de personas. Algunos textos dicen:

  • …Vientos de malos auspicios llegaron a soplar…
  • El Sol pareció dar la vuelta,
  • el Universo, abrasado de calor,
  • parecía tener fiebre.
  • Elefantes y otras criaturas de la tierra,
  • abrasados por la energía del arma,
  • huyeron corriendo…
  • las mismas aguas al calentarse,
  • las criaturas que vivían en ese elemento
  • empezaron a arder…

En el Ramayana se puede leer: “Tan poderoso que podía destruir la tierra en un momento. Un gran ruido que se elevaba en humo y llama, y sobre él está sentada la Muerte”

El Mahabharata, refiere la historia de un señor feudal llamado Gurkha con estas palabras:

  • …Venía a bordo de un vimana, y sació su ira enviando un sólo y único rayo en contra de la ciudad. Una enorme columna de fuego diez mil veces más luminosa que el sol se levantó, y la ciudad quedó reducida a cenizas en el acto…

¿Cómo textos tan antiguos, de hace miles de años, hacen referencia a tal poder aniquilador?. Cualquier persona, que leyera estas líneas, sin dudarlo un solo momento, sabe que se está haciendo referencia a un arma muy parecida a la bomba atómica. Los textos, cuentan como este arma, era transportada en los vimanas, cómo ese arma resplandecía mucho más que el sol, una columna de humo que se convertía en fuego. Y esto, está detallado en textos escritos en lengua sánscrita.

La Biblia, narra cómo dos ciudades del pecado, como Sodoma y Gomorra, fueron el objetivo de dios, que especificó a Lot que huyera con su familia, sin mirar atrás. Cuando huían, una terrible explosión se apoderó de la ciudad. la esposa de Lot, miró hacia atrás, y se convirtió en estatua de sal. Cuando hay una explosión nuclear, la gente se evaporiza, se incinera, se mineraliza de repente. Así que, la mujer de Lot, obviamente, no se convirtió en ninguna estatua de sal como castigo divino por mirar atrás, sino que fue víctima de la reacción nuclear, abrasándose al instante.

Cuando explota una bomba atómica, el calor es tan intenso, que el silicio se funde, y la tierra se convierte en cristal. Se han encontrado campos de tierra fundida en cristal, en lugares como la India y Pakistán. Los textos sánscritos, narran cómo un arma parecida a la bomba atómica, arrasaba aldeas, ciudades y exterminaba civilizaciones, aparecen con el nombre de brahmastras. Éstos, procedían de los dioses.

En una conferencia secreta realizada en 1.942, el físico alemán Werner Heisenberg, habló de construir un reactor nuclear, para poder controlar la fisión y permitir que el uranio se convirtiera en plutonio. Los alemanes, ya tenían bastante avanzado el conseguir la bomba atómica, estaban a un paso. Sabían que constaba de dos etapas diferenciadas. 1.- Tener uranio que se desintegre (Uranio 235), y tener ese algo que consiga esa reacción. 2.- masa crítica,  la cantidad suficiente para que, una vez suceda la reacción, genere la siguiente reacción, y la siguiente, así sucesivamente. Se trata de una sucesión de explosiones de pequeñas masas, a la velocidad de la luz. Y cuando los alemanes ya lo tenían, dejaron la investigación y cancelaron su programa atómico. ¿Por qué?. ¿Qué les hizo dejarlo, si con ello podían ganar la guerra?.

En un valle, a las afueras de la ciudad de Ludwikowice (Polonia), se alza una estructura circular extraña, conocida como “trampilla de vuelo“.

Esta zona, fue un cuartel general de investigación de la SS. Esta estructura, se utilizaba para probar una máquina muy avanzada, llamada Die Glocke “La Campana”.

Esta aeronave, con forma de campana, utilizaba un sistema de propulsión electromagnético. Las cadenas que sujetan el artefacto, iban enganchadas a la estructura circular. La Campana tenía 2 cilindros giratorios que contenían una sustancia parecida al mercurio, llamada xerum 525, y cuando giraban en sentido contrario, desprendían un brillo de color violeta. El exterior del artefacto estaba forrado con material de cerámica. Cuando se ponía en funcionamiento, los dos tambores rotatorios giraban contrariamente y el objeto se elevaba como los antiguos vimanas. El artefacto despedía unas radiaciones, que llegaron a afectar a los científicos del proyecto.

Todos los esfuerzos alemanes, fueron a parar a esta arma de los dioses. El programa atómico, se paralizó, porque consumía demasiados recursos alemanes, y la guerra se estaba perdiendo. Y para revertir la situación, pensaban que necesitaban algo más que una bomba atómica. Sabían que era potente, pero desconocían realmente el alcance. La Campana, según los científicos alemanes, era el arma más poderosa jamás vista, capaz de cambiar el rumbo de la historia en un segundo.

La campana, tenía un recubrimiento cerámico. Medía 3 metros de alto x 1,5 metros de ancho. Si era una aeronave, no poseía los principios de aerodinámica modernos. Los alemanes fueron los precursores de la bomba atómica, de hidrógeno, bombas de  aire, cohetes avanzados, materiales de invisibilidad anti-radar, misiles guiados, cañones de sonido,  de viento y de vórtex, raíles electromagnéticos, rayos láser, aviones con motores atómicos, etc. Pero sólo “La Campana” poseía el epígrafe “Decisivo para la Guerra”. Entonces ¿para qué servía ese artefacto?. Expertos aseguran que se trataba de una máquina del tiempo.

Existe un tipo de vórtice, llamado “solitón“, que se encuentra aislado electromagnéticamente del mundo exterior. La relación entre la gravedad y la física electromagnética, es mucho mayor de lo que se pensaba. Si se coge el campo electromagnético adecuado, y un voltaje muy elevado, y aplicamos un impulso, se puede conseguir que la materia desaparezca, y aparezca en otro punto, es decir, se puede teletransportar la materia. Albert Einstein, afirmó que el ser humano sí puede viajar en el tiempo en su Teoría de la Relatividad. Ésta, nos mostró por  primera vez, que el tiempo puede ir más despacio, si tú vas más deprisa. Esto, te permite ir más rápido a otro sitio, tu tiempo transcurre más lento que el de los demás, y acabas en el futuro relativo, en relación con dónde deberías estar. Pero no lo notamos, porque nuestras velocidades en la Tierra, son mínimas para poder percibir estos hechos. Los alemanes, investigaban y probaban la posibilidad de abrir portales estelares, agujeros de gusano.

Si todo esto es enigmático, más lo fue el final. Cuando los aliados entraron en Alemania, los responsables del proyecto, así como los artefactos, todo desapareció. El General Hans Kammler, el máximo responsable de todos los proyectos secretos desde 1.944, y cabeza visible de “La Campana”, a las órdenes de Martin Bormann y del Führer, desapareció y no se supo nada más de él. El General de la SS Emil Mazuw, era el coordinador y responsable directo del proyecto,  desapareció y no se supo nada más de él. El Almirante Rhein, responsable de la Investigación, Desarrollo y Patentes, desapareció y no se supo nada más de él. La Dra. Elisabeth Adler, matemática de la Universidad de Königsberg, participó en el proyecto como experta en matemáticas no convencionales. Desapareció y no se supo nada más de ella. ¿Utilizaron “La Campana”, para escapar de las fuerzas aliadas?.

Más de 700 científicos alemanes, fueron “nacionalizados” estadounidenses. Más bien fueron obligados (era eso, o la muerte por crímenes de guerra), en una maniobra llamada Operación Paperclip. Esta operación, tuvo gran importancia para EE.UU. La II Guerra Mundial, acabó el 08 de mayo de 1.945. Catorce días después, en la Operación Overcast, el Mayor Staver, informó al Pentágono el 22 de mayo de 1.945, acerca de la importancia de evacuar a los técnicos nazis y sus familias por ser “importantes para la Guerra del Pacífico.”.

Dos meses después de la derrota alemana, en una extensa explanada de Nuevo México, llamada Jornada del Muerto, los EE.UU. detonaban la primera bomba atómica de la historia en manos de Robert Oppenheimer. Tres meses después, el 06 de agosto de 1.945, EE.UU lanzaba la primera bomba atómica sobre Hiroshima. Es decir, en un par de meses, consiguieron, gracias a los científicos alemanes, generar la energía nuclear. ¿Casualidad, o es una prueba de que los alemanes, conocían esta tecnología muy bien, y no la utilizaron porque tenían entre manos, armas o artefactos más importantes?.

Uno de los científicos nacionalizados, fue Werhner von Braun, considerado el más importante diseñador de cohetes del siglo XX. Fue el responsable del diseño del cohete V-2, así como del cohete Saturno V,  que llevó al hombre a la Luna. Es decir, fue otro científico alemán, quien con sus conocimientos avanzados sobre cohetes y propulsión, lideró la agencia aeroespacial de la NASA, consiguiendo que EE.UU., adelantara en su carrera espacial a la URSS. Esto da muestras, de lo adelantados que estaban los alemanes del resto del mundo, en cuanto a investigación científica, con amplios conocimientos de física cuántica y nuclear, de las fuerzas que rigen el cosmos, nuestro planeta, de portales estelares, del espacio-tiempo, del poder del electromagnetismo, la gravedad, etc.

El 09 de diciembre de 1.965, en la localidad de Kecksburg (Pensilvania), una gran bola fue vista en el cielo por miles de personas. Esta bola de fuego, también fue vista por habitantes de Ontario (Canadá). El artefacto fue recuperado rápidamente por las fuerzas militares, tras haber montado un espectacular despliegue militar en la zona. Todo hace pensar que el ovni de Kecksburg era el resultado del desarrollo del proyecto de la campana nazi. ¿Por qué se piensa, que el objeto de Kecksburg, es la Campana nazi, el Die Glocke?. Porque la forma coincidía, y porque llevaba la misma inscripción encriptada.

¿Cómo pudo aparecer la Campana, 20 años después al noroeste de EE.UU?. ¿Consiguieron finalmente los alemanes, alterar el espacio-tiempo?. ¿Cuál es el paradero de los científicos alemanes responsables del proyecto?. Lo que parece evidente, es que el régimen del III Reich, no inventó nada nuevo, sus estudios y conocimientos de los textos sánscritos, les llevaron a ponerlo en práctica. El estudio del artefacto caído en Friburgo, y quién sabe, si los dioses les ayudaron en sus avances tecnológicos. La historia dice, que consiguieron un salto cualitativo y cuantitativo en la ciencia muy elevado, ¿cómo lo consiguieron?. Predijeron el pasado, para hacer Historia en el futuro.

 

En Busca de los Dioses (Episodio III)

Todos los mitos y leyendas que existen, textos, documentos, esculturas o pinturas, donde se cuentan historias sobre dioses, a la mayoría de la gente, les suena a eso, a simples historias inventadas desde tiempos remotos, que han ido pasando a las diferentes generaciones como cuentos o fábulas. Pero, si escucháramos todas esas historias, de cada tribu, de cada pueblo aborigen, de cada cultura y civilización, absolutamente todas, contienen paralelismos, que estamos obligados a reinterpretar, y a pensar según los conocimientos que aquellos pueblos tenían, su visión del mundo y sus posibilidades.

Nosotros vivimos en una época, donde los adelantos tecnológicos, nos han enseñado a ver el mundo desde otra perspectiva. Hemos visto fotos de galaxias, hemos visto cómo el ser humano explora otra superficie que no sea la Tierra, hemos visto el horror que proporciona una bomba atómica, conocemos cómo funciona nuestro cuerpo, podemos viajar volando, llegar a lugares recónditos, hemos visto que se puede clonar, criogenizar, descubrimos cada vez más dimensiones, que se puede viajar en el tiempo, y que existen atajos para ello. En muchos aspectos, somos privilegiados de poseer un conocimiento avanzado, que hace miles de años no existía.

Si hubieras formado parte de una civilización antigua, de hace miles de años, y vieras bajar una nave del cielo, es imposible, que si tuvieras que describir lo que has visto, emplearas palabras completamente desconocidas para la época, tales como nave espacial o reactor. Pero sí emplearías vocablos que conoces, y describirías lo que has visto, asemejándolo a aquello que te fuera familiar y se acercara lo máximo posible, a lo que has visto. Así que, dirías que un “pájaro”, unos “dioses”, descendieron de los cielos, y el nombre que les darías, sería algo relacionado con su aspecto y sus actos.

En las cercanías del Lago Titicaca (Perú), se encuentra la Puerta de Hayu Marca o Puerta de los Dioses.

Esta puerta, fue tallada de una cara natural de la roca, hace miles de años, midiendo 7 metros de altura x 7 metros de anchura. El hueco que existe en el centro, mide 2 metros. Los indios nativos de la región, tienen una leyenda, que habla de una entrada a las tierras de los Dioses, y se cuenta que en tiempos remotos, grandes héroes habían ido a unirse a sus dioses, pasando a través de la puerta, para conseguir la inmortalidad. Realmente no se trata de una puerta tal y como nos la imaginamos. ¿Por qué se hace a 4.000 metros de altitud, en medio de ninguna parte, una estructura en roca maciza de ese estilo, con una especie de puerta?. ¿Quiénes lo hicieron y para qué servía?.

La leyenda cuenta, que un sacerdote inca del Templo de los Siete Rayos, llamado Aramu Muru,  huyó de su templo con un disco sagrado de oro, y se ocultó en las montañas de Hayu Marca, y llegó hasta la puerta que había sido observada por los sacerdotes chamanes. Les mostró la llave de los dioses, se realizó un ritual, y el sacerdote se dirigió a la puerta, introduciendo en la abertura que hay en el centro, el disco de oro. Según la leyenda, una luz azul emanó de su interior, como si fuera una puerta interdimensional. El sacerdote atravesó la puerta, y nunca más se supo de él.

Los arqueólogos, han observado una pequeña depresión circular en el lado derecho de la pequeña entrada, y han teorizado que aquí es donde un disco pequeño se podría colocar y sostener por la roca. En esta imagen, se puede observar, cómo en el centro de la puerta, hay una especie de depresión, para poder introducir algún tipo de objeto o una llave especial.

Obviamente, dentro de la roca, no hay nada, no existe ninguna estancia o habitáculo. Entonces, una vez que tenemos la llave precisa que encaja en la abertura, ¿a dónde nos conduce esa puerta?. ¿Es esta puerta un Portal Estelar?. Los indígenas llamaban a los sacerdotes “Hermanos del Espacio“, y los chamanes que presenciaron el acontecimiento, contaron que el disco de oro que introdujo en la puerta, provenía del cielo, es decir, no era un objeto creado por manos humanas ni con materiales terrestres.

A 1.400 km al norte de la Puerta de los Dioses, existe una planicie de 4 km2 de extensión, ubicada también a 4.000 metros de altura, que contiene un nivel de energía magnética muy elevada, como ocurría con las Piedras de Carnac y la Puerta de los Dioses. El pueblo Inca, lo considera la ciudad de los dioses, un lugar sagrado, y se llama Marcahuasi. Esta planicie, contiene numerosas rocas enormes, que parecen simplemente un accidente geográfico más, puestas allí por la misma naturaleza.

Todo cambió en el año 1.952, cuando un estudioso de la zona, aseguró que las formaciones rocosas habían sido, en otra época, imágenes de figuras humanas y animales, esculturas legadas por una civilización muy avanzada hace miles de años. Su nombre era Daniel Ruzo (criptógrafo, fotógrafo y arqueólogo), afirmando que dichas rocas, guardan un mensaje para la Humanidad. La civilización que cinceló esas rocas,  conocían el hierro hace 40.000 años. Este video refleja el aspecto que tenían las rocas originalmente.

La observación y el estudio durante años, llevó a Daniel Ruzo a afirmar, que esas rocas, hace miles de años, tenían un aspecto diferente, que la erosión del agua y el viento, han ido modificando. Marcahuasi, era el lugar de los dioses, que esculpieron en las rocas figuras egipcias (en una planicie de Perú), y animales que no forman parte de la fauna de esa zona, solo visibles en otros continentes, como el camello o el león africano.

¿Es casualidad, que las zonas sagradas esparcidas por todo el planeta, estén en esos lugares determinados o existe una razón mucho más compleja?. Los estudios y análisis de esas zonas, reafirman que no están elegidos de forma arbitraria. Los campos de energía que existen en esas zonas concretas, son puntos claves de la cuadrícula mundial. Esto es, un diseño geométrico de energía que entrelaza el planeta. Nuestro planeta, está cubierto por una red de energías invisibles que lo rodean. En determinados lugares de la Tierra, esas energías se unen, coinciden, y forman vórtices muy potentes, haciendo que la energía sea más potente y más útil.

Es la armonía total, entre la naturaleza, geometría, ciencia y matemáticas. La resonancia de la Tierra (los “latidos” del planeta) en esos puntos, es la de amplificar el poder en la Tierra, de tal forma, que el cambio global resultante en frecuencia, eliminara los conflictos y la energía destructiva entre el ser humano. Además, este campo extraordinario de unificación, crea un campo de fuerza con una influencia capaz de sanar y transformar a la multitud. La finalidad de construir esos lugares sagrados, era conseguir una armonía a nivel mundial, alcanzar dimensiones inexploradas por el hombre. ¿Cómo es posible, que civilizaciones antiguas, conocieran estos puntos exactos de energía?. El conocimiento de estas zonas de energía, les llevó a edificar, al mismo tiempo, construcciones mastodónticas que servían de nexo unificador de las fuerzas del planeta.

Existe una disciplina china, conocida como Feng Shui, donde este pensamiento, se basa en la existencia de un aliento vital, cuyo flujo se ve modificado por la forma y disposición del espacio, los puntos cardinales, y los cambios temporales. Cada punto cardinal, emana una energía determinada. Para llegar a obtener ese conocimiento y esa práctica, los chinos se guiaban por las líneas del dragón. Estas líneas, actualmente son conocidas como Líneas LEY, son líneas conocidas desde tiempos prehistóricos, y son alineaciones de energía, localizadas en vórtices magnéticos de los lugares sagrados del mundo, como los círculos de piedras (Stonehenge), monumentos megalíticos (Piedras de Carnac), iglesias, cementerios, etc.

Los primeros en hablar sobre la existencia de estas líneas, fueron los pitagóricos, más concretamente, su discípulo más aventajado, Platón, quien describió la Tierra, como un dodecaedro geométrico. La Escuela Pitagórica, afirmaba que la geometría, y las diferentes formas geométricas, son la base de todo, incluida la Tierra.

El investigador francés, Aimé Michel, realizó un mapa de las localizaciones de avistamientos de OVNIS, desde el caso Roswell en 1.947. El mapa resultante reveló, que las apariciones estaban asociadas a grados de latitud, y que la ciencia estaba tras esas apariciones, que no era algo casual. Los lugares de los avistamientos, coincidían con zonas de concentración de energía planetaria. ¿No es posible, que seres de otros mundos, eligieran esos lugares específicos por sus poderes naturales, y enseñaron a los hombres a construir estructuras increíbles, para magnificar esos poderes?.

¿Hay que seguir creyendo, que la Gran Pirámide Gizeh, no se sepa cómo la construyeron realmente, no se haya encontrado ninguna herramienta de trabajo que utilizaron, y que pusieran una piedra cada 5 segundos, que pesan toneladas y lo hicieran de forma perfecta?. o ¿Hay que creer que en la misma época, separadas por miles de km, diferentes civilizaciones, asentaran sus ciudades en lugares estratégicos del planeta, levantaran pirámides y monumentos celestiales, todas orientadas a la misma zona del Cosmos, y todas envueltas en un halo de misterio inexplicable?. ¿No es más lógico pensar, que toda esa increíble casualidad, no es tal, y que nos fue dado un conocimiento muy avanzado en diferentes disciplinas, en beneficio de la evolución?. ¿No son estos monumentos, una forma de transportar y de unir la energía, como descubrió Nicola Tesla, y no complejos arquitectónicos funerarios, donde curiosamente, no se han encontrado ningún cuerpo enterrado?.

Todos los lugares antiguos, están conectados. En Europa, existe una Línea LEY, que atraviesa ciudades de Inglaterra, Francia e Italia. Dichas ciudades, comparten la raíz en su nombre. Todos los puntos de la línea, pertenecen a un punto arqueológico, y el nombre de todos los puntos comparten la misma raíz, “estrella“. ¿Cómo puede ser, que en la Edad de Piedra, una línea perfecta, a lo largo de miles de km, y con una nomenclatura específica, marque todos esos lugares?. ¿Es esto también casualidad?. Es imposible que lo sea. Esta línea es conocida como St. Mary.

Pero la más famosa Línea LEY en Europa, es la de St. Michael.

Se dice en la Biblia, que el nombre de Michael (Mi-ka-el), se originó cuando Lucifer (el ángel caído), se comparó con Dios, a otro ángel que estaba delante de él y gritó: “¿Quién como Dios?”, que en hebreo se traduce como ‘Mi-ka-el “, tras lo cual llegó a ser conocido como Michael.

En las Líneas LEY, siempre se cumple una serie de requisitos, y la primera de todas, es el motivo de por qué se llaman “LEY”.

La ciudad o pueblo debe terminar en “ley”, “Lea”, “lee” o “Leigh”, donde la mayoría de las ciudades o pueblos, curiosamente, tienen la terminación “ley”. Algunos de estos pueblos, por donde la Línea LEY de St. Michael discurre son:

  • Aspley
  • Bradley
  • Shipley
  • Burley
  • Ilkley
  • Bewerley
  • Pateley Bridge
  • Hedleyhope
  • Hamsterley
  • Throkley
  • Kirkley
  • Longhorsley
  • Handley
  • Pilsley
  • Ramsley
  • Whickersley
  • Alverley
  • Cantley
  • Wheatley
  • Crabley
  • Hunsley
  • Rowley
  • Beverley .. etc

Esta ciudad o aldea, no debe estar situada a más de 1 milla (1,6 km), de la ruta central de la Línea LEY neutra. El recorrido de la línea, debe pasar por lo menos, por tres importantes sitios sagrados antiguos. Debe haber muchas referencias a los nombres de los santos en el nombre de los pueblos, ciudades o las iglesias que la línea pasa a través de la Ley.

Algunos sitios que atraviesa esa línea, son el Círculo de Piedras Hurlers, complejo compuesto de tres grandes círculos, hechos con piedras de casi dos metros de altura, colocadas verticalmente y que datan del año 1.500 a.C. Esta es la disposición del complejo de Hurlers, dispuestas de la misma manera que el Cinturón de Orión, al igual que las Pirámides de Egipto.

Uno de los pueblos más misteriosos de la línea de St. Michael, es la localidad de Glastonbury. Aquí, convergen varias Líneas LEY. Esta zona, es considerada por muchos, donde se encuentra la famosa Ávalon, de las leyendas célticas y artúricas. El Rey Enrique II, patrocinó la búsqueda de los restos del Rey Arturo y Ginebra. Esta responsabilidad, se le encargó al abad Henry de Blois, pero no fue hasta el reinado de Ricardo I, cuando empezó verdaderamente su búsqueda, que llevó al descubrimiento de un enorme ataúd de roble, a 16 pies de profundidad, con una inscripción que rezaba: “Hic iacet sepultus iclitus rex Arthurus in insula Avalonia”, (“Aquí yace sepultado el Rey Arturo, en la isla de Ávalon”).

Glastonbury es una zona de 20 km2, rodeada de pequeñas colinas, y su famosa Abadía Medieval. La colina más importante es Glastonbury Tor, con una pequeña torre que corona el alto, es el único resto que queda de la Iglesia consagrada a San Miguel (St. Michael). Visto Glastonbury desde el aire, varios expertos aseguran que se esconde un zodíaco sagrado, reflejo de las constelaciones.

Otro misterio de Glastonbury, es la ubicación del Santo Grial. Jesucristo, y su tío José de Arimatea, viajaron hasta Bretania, y en Glastonbury levantaron la primera iglesia de las Islas Británicas. Después de la crucifixión de Jesús, José de Arimatea volvió a las islas, portando el cáliz con la sangre de Cristo, enterrando dicho tesoro en Glastonbury Tor, de donde surgió un manantial. Este manantial, es conocido como el Pozo del Cáliz, cuyas aguas son de color rojo, debido a las características de las rocas circundantes y al óxido de hierro. Otra leyenda, asegura que José de Arimatea, llegó en una canoa a la colina de Wearyall, y se apoyó en su bastón con el propósito de rezar. El bastón echó raíces, y se convirtió en el espino de Glastonbury, que aún florece en Pascua y en Navidad en los terrenos de la abadía y frente a la Iglesia de San Juan.

Uno de los sitios del planeta, donde la energía magnética, actúa con más fuerza, es la Zona del Silencio, situada al norte de México, y que cubre un área de 50 km2 en pleno desierto.. Cuando te adentras en esta zona,  las señales de radio se desvanecen y las brújulas dejan de apuntar al norte magnético.

En los primeros años de la década de los 70, un cohete de la NASA llamado Athenas, cayó en la zona de silencio. Varias semanas duró su búsqueda, en las inmediaciones de Medanos, zona que se caracteriza por sus formaciones rocosas similares a estalagmitas. Los aparatos de radar utilizados, no aportaban dato alguno de la localización del aparato, e incluso el rastreo desde el aire resultó infructuoso. Cuando fue localizado el cohete, los especialistas se llevaron varias toneladas de arena del desierto, con el pretexto de que estaba contaminada, bajo un fuerte dispositivo de seguridad. Esto, originó rumores de que la zona poseía cualidades magnéticas desconocidas, y la teoría de que un cono magnético, cubría esta región y bloqueaba diferentes tipos de señales.

La Zona del Silencio, se encuentra en el paralelo 27° de Latitud Norte y los meridianos 104° y 106° de longitud Oeste, que son los paralelos donde se encuentran los puntos de mayor magnetismo del planeta, como el Triángulo de las Bermudas. En esa zona, se encontraron vestigios de un gran meteorito denominado Chupaderos, el cual es considerado uno de los más grandes del mundo, y se encuentra en el Museo del Palacio de Minería de Ciudad de México.

Los vórtices magnéticos o campos magnéticos que allí existen, son capaces de absorber las ondas de radio, causando la imposible propagación de ellas, perdiendo su intensidad, siendo imposible captar señales de radio. También actúa como si fuera un imán, donde el mismo magnetismo, ha provocado la caída de miles de aerolitos. Además, la fauna local, está compuesta de animales que han sufrido curiosas mutaciones por la radioactividad imperante en el área, desde tarántulas gigantes, hasta peligrosas serpientes de dimensiones descomunales. La tortuga de esa zona, en lugar de poseer aletas, tiene una especie de pezuñas para excavar la arena del desierto. También sandías y melones de tamaños desproporcionados, sin saber el motivo.

El lugar es atravesado por una falla, que va desde el casquete polar, pasando por Canadá y EE.UU, llegando al Estado de Sonora. La falla se adentra en el Océano Pacífico, y corta en las Islas de Revillagigedo, vuelve a México, atraviesa el Istmo de Tehuantepec, y se conecta en una ramificación de fallas ubicadas en el Triángulo de las Bermudas.

Abarca 1.300.000 km2, allí han desaparecido más de 2.000 barcos, más de 200 aviones e innumerables vidas. Se la conoce como el Cementerio o el Triángulo del Diablo. Todas las desapariciones, ocurrieron con embarcaciones y aeroplanos en buen estado, en manos de personas que conocían bien la zona, con buenas condiciones climatológicas, y sin dejar rastro. Muchos de los barcos, poseían sistemas de comunicación y localización avanzados, pero jamás se encontraron. ¿Qué sucede en esa zona?.

Muchos pilotos, dijeron haberse topado con una especie de “niebla electrónica“, justo antes de desaparecer. Solo existe un hombre, que haya sobrevivido en esas circunstancias. Su nombre es Bruce Gernon. El 4 de diciembre del 1.970, Bruce, despegó desde el aeródromo de la Isla de Andros rumbo a Florida. Poco después del despegue, cuando se encontraba a 110 km de la costa de Florida, Bruce comunicó por radio, de la existencia de una nube elíptica, a una distancia de  1 km. De repente, de un día soleado y claro, Bruce se encontró atrapado en una tormenta  a 12.000 km de altura.

Bruce dijo por radio: “No veo ninguna salida, no puedo escapar de aquí”. En ese momento, Bruce pareció ver, lo que era una especie de túnel. Se introdujo en ese túnel, y justo cuando estaba en el interior, todo dejó de funcionar, todos los sistemas fallaron. Gernon, afirma que una fuerza sobrenatural le hizo viajar a través del tiempo.

El túnel atravesaba la nube. Se podía ver el cielo azul al otro lado. Bruce entró en el túnel, pero cuanto mas avanzaba en el túnel, éste se reducía de tamaño. Los lados del túnel giraban en el sentido contrario a las agujas del reloj. Bruce, tardó 20 segundos en salir del túnel. Durante unos segundos, Bruce, confesó que tuvo la sensación de pesar o kg allí dentro. Al salir, se puso en contacto con la torre de control de Miami, para señalar su posición a unos 150 km al sur de Miami. Pero el controlador aéreo era incapaz de localizarle en este área.

El controlador aéreo, volvió a contactar con Bruce, y le informó que acababa de localizarle arriba de las playas de Miami. Bruce miró su reloj, y vio que sólo llevaba volando 34 minutos, y que para llegar a esa zona, necesitaba más de 1 hora de vuelo, así que contestó al controlador, que más bien se encontraba por Bikini y que seguramente le confundía con otro avión. Bruce, vio abajo las playas de Miami. Pero el controlador no se había equivocado, ése era el avión de Bruce. Aterrizó en Palm Beach y constató que el vuelo había durado 47 minutos, cuando el tiempo estimado de vuelo eran 75 minutos. Se comprobó que el reloj no estaba roto. El avión había recorrido 460 km en 47 minutos, en un avión que viaja a 350 km/h.

La primera referencia que se tiene de acontecimientos extraños en esa zona, de fallos en la brújula, de avistamientos OVNI, de luces extrañas, son las cartas de navegación de Cristóbal Colón, que escribió el 11 de agosto 1.492, cerca de la Isla de San Salvador. En dichas cartas, Colón informa de la caída de meteoros, descritos por él mismo como “pelotas luminosas que bajaban desde el cielo”. También describió “bailes de luces” en el horizonte. Obviamente, en 1.492, no había globos sonda, ni ningún aparato que volara, ni nada con lo que justificar esas luces, ni esos objetos que recorrían los cielos. Colón, también reflejó en su bitácora, cómo la brújula se desvió 11º, y que fueron desviados de su ruta, por un extraño remolino, del que tuvieron que escapar, en un mar tranquilo.

Es evidente, que algún tipo de fuerza actúa en esa zona, con corrientes de agua a temperaturas muy variables en las profundidades, y la superficial apenas contiene vida. Luces que salen del agua o que se sumergen en ellas, aparatos electrónicos que dejan de funcionar, grandes embarcaciones que desaparecen sin dejar rastro, sin ser encontrados, aviones que nunca más se supo de ellos, y Bruce Gernon, la única persona que sobrevivió, narra cómo una especie de “agujero de gusano”, una “puerta interdimensional”, hizo que llegara a las costas de Florida media hora antes de lo estimado. ¿Qué ocurre en esa zona del planeta?.

Los meridianos y paralelos de la Tierra, son zonas de energía, que en determinados lugares, la unión de esos vórtices, incrementa esa energía. Esto sucede de forma evidente, en todo el paralelo 27. El Triángulo de las Bermudas, es una zona perfecta para la creación de vórtices, donde se crean puertas dimensionales, y viajar en el tiempo. ¿Dónde fueron a parar todos los barcos y vuelos tripulados?. Al ser un vórtice creado de forma natural, es inestable, no se sabe cuánto tiempo estará abierto dicho vórtice, ni dónde te llevará. En el caso de Bruce Gernon, llegó a su destino mucho tiempo antes de los estimado, pero ese agujero de gusano, podría llevarte a un universo paralelo, o a otros mundos.

El 7 de junio de 1.964, Carolyn Cascio, piloto profesional de aviones comerciales, pilotaba su avioneta  Cessna 172, acompañada de otro pasajero. Habían despegado de Nassau, con destino a la Isla Gran Turca, un trayecto de unas 465 millas (750 km). LLegando a su destino, y preparándose para aterrizar en el aeropuerto internacional JAGS McCartney en Cockburn Town, capital de Isla Gran Turca, la brújula magnética de su Cessna se había vuelto loca, giraba sin control, luego mencionó que no podía comunicarse con el aeropuerto JAGS, pero la Torre de Control del aeropuerto JAGS de Gran Turca, sí la escuchaba, y los controladores locales intentaban comunicarse con ella sin éxito. Carolyn, dejó el comunicador abierto, y se grabó una conversación totalmente increíble.

Carolyn, empezó a hablar con su compañero de viaje, diciendo: “No lo entiendo, debí dar un giro equivocado, aquí debería estar Gran Turca, pero allí abajo no hay nada, ni casas, ni aeropuerto, nada”. El acompañante aseveró: “Así es”. Carolyn: “Mmmm… el mapa me muestra que estas son las islas, tienen la forma y todo eso, pero no hay nada allí, mira (a su pasajero), no hay nada, no hay casas, ni edificios, ni carreteras, pero tiene que ser Gran Turca, es como si no estuviera, se ve como Gran Turca… pero no puede ser”.

Según los registros de radar del aeropuerto JAGS, Carolyn empezó a describir círculos alrededor de las islas, existen testimonios de gente que vio a esa avioneta hacer varios giros durante más o menos 30 minutos. Al término de ese tiempo, se escuchó comentar a Carolyn, con cierta frustración: “No hay forma de salir de aquí”. Carolyn, decidió poner rumbo a otras islas, ya que no veía ninguna zona de aterrizaje, donde se suponía debía estar el aeropuerto. Nunca más se supo nada de Carolyn. ¿Cómo pudo estar viendo las Islas de Gran Turca, y allí no hubiera casas, ni estuviera el aeropuerto?. Es muy probable, que Carolyn, se encontrara sobre las islas, pero en una época anterior, en una época donde aún no fueron construidas, o ni siquiera fueron descubiertas aún. ¿Viajó Carolyn al pasado?.

Albert Einstein, conocía la existencia de los campos energéticos, y la creación de vórtices y puertas dimensionales. Tanto es así, que realizó un experimento secreto llamado “Experimento Filadelfia“, donde se intentó crear de forma artificial, un vórtice energético alrededor de un buque de guerra, el USS Eldridge DE-173, haciéndolo invisible a los radares. Según la teoría, había que conseguir crear la suficiente energía, para crear una interrelación entre las fuerzas electromagnéticas y las fuerzas gravitatorias.

Eran las 09:00 horas de la mañana, del 22 de julio de 1.943, cuando se hizo la prueba de hacer invisible el buque. Éste, llevaba a bordo unos generadores, transmisores y amplificadores, que distribuirían la energía necesaria para crear el vórtice de energía. Al empezar el experimento, se creó una especie de niebla verdosa (igual que ocurre en el Triángulo de las Bermudas), y el agua del mar, empezó a burbujear. Pero los efectos fisiológicos en la tripulación fueron profundos. Mareos muy violentos, personal que desapareció por completo, otros padecieron esquizofrenia.

Cinco miembros de la tripulación, aparecieron fundidos con la estructura de metal de la proa del buque, y otros tantos sufrieron desmaterializaciones de algunas partes de sus cuerpos. Supuestamente, los oficiales navales horrorizados, cancelaron el experimento inmediatamente. Los supervivientes nunca fueron los mismos, y permanecieron en una suerte de amnesia total.

Los tripulantes, viajaron en los 15 minutos que duró la invisibilidad, desde el muelle de Filadelfia a otro muelle en Norfolk, Newport News, en la zona de Portsmouth. Según la leyenda, se afirma que se produjo una pelea en un bar donde los tripulantes supervivientes comenzaron a materializarse y desmaterializarse.

Llegará el día, que consigamos controlar esas fuerzas, comprenderlas y abrir y cerrar siempre que queramos. La pregunta es, ¿dónde nos llevarán?, ¿se podrá regresar?. Los testimonios y las pruebas, nos dicen que son túneles que distorsionan el espacio-tiempo, pero desconocemos a qué tiempo y a qué parte del espacio nos transportará. La energía fluye por todo el planeta, los monumentos megalíticos, su disposición, no son casualidades, tienen una finalidad común, unir el planeta, hacer de diferentes puntos individuales un todo absoluto, unificar fuerzas, solo hay que descubrir cómo las empleaban y cómo consiguieron hacer esas construcciones de ingeniería tan avanzada. Lo que parece evidente, es que recibimos ayuda de seres de otros mundos, seres que conocen perfectamente las fuerzas que rigen el universo.

En Busca de los Dioses (Episodio II)

En el primer versículo del Génesis, se cita a los Elohim, (plural de Eloha), como creadores del cielo y la Tierra. Así que los Elohim, hacen referencia a los dioses, y no a dios, quienes sembraron de vida inteligente nuestro planeta.

La Historia comienza con la civilización sumeria. Un pueblo, que no se sabe de dónde surge. La procedencia de sus habitantes, los sumerios, es incierta, y lo único que existen son hipótesis. Repentinamente, nació una civilización que significó un salto evolutivo abismal, en cuanto a conocimientos, incluso creando la escritura cuneiforme como método de comunicación y legado de esos conocimientos y cultura.

En la ciudad mesopotámica de Nínive, en el río Tigris, Austen Henry Layard encontró los restos de la Biblioteca del Rey Asurbanipal (rey asirio que gobernó el Imperio antes de su caída), donde descubrió cientos de tablillas de arcilla con escritura cuneiforme.  Una vez analizadas por historiadores y lingüistas, determinaron que estas tablillas, además de contener registros del Imperio Asirio, recogían transcripciones de textos mucho más antiguos. Una de esas tablillas es conocida como la Tablilla de Venus de Ammisaduqa.

Y dentro de esta tablilla, encontramos el libro de enseñanzas astrológicas más antiguo del mundo, conocida como Enuma Anu Enlil. Al descifrar su contenido, se descubrió que esta tablilla, registraba 21 años de observaciones astronómicas del planeta Venus, correspondientes al siglo XVII a.C. Estamos ante la colección más completa de datos de observaciones astronómico-astrológicos y presagios de los inicios de la astrología. Dos pequeñas tablas de arcilla, conocidas con el nombre de mul.Apin, son duplicados de textos sumerios, que datan del año 2.340 a.C. La colección contiene datos de observaciones del movimiento del Sol (Schamasch) y de la Luna (Sin). También aparecen  registrados los nombres y años de reinado de los monarcas babilonios, dato primordial para construir una cronología real y exacta de la antigua Babilonia, y poder interpretar los textos y su significado de forma más veraz.

En la parte titulada Venus (Ischtar, la ciudad de Nínive era conocida por el templo dedicado a la diosa Ishtar), no sólo se encuentran las célebres efemérides de 20 años de Venus, sino también abundantes observaciones del resto de planetas, su salida y su puesta, y su conjunción con estrellas fijas. Este dibujo refleja el movimiento orbital de Venus.

La órbita de Venus, está más cercana al Sol que la órbita de la Tierra, así que su velocidad en dar una vuelta completa al sol, es más rápida, por lo que un año venusiano se completa antes que un año terrestre. Esto provoca que desde nuestro planeta, Venus aparezca siempre en la región del cielo en la que se encuentra el Sol (alejándose 47º del Sol como máximo). La diferente velocidad con que recorre su órbita, a su vez, hace que Venus “adelante” a la Tierra una vez cada 584 días, y es en este momento en el que deja de verse al atardecer, y empieza a observarse poco antes de que amanezca. Sin embargo, como las órbitas de Venus y la Tierra están prácticamente en el mismo plano, Venus nos “adelanta” en su órbita pasando entre nosotros y el Sol, haciendo imposible verlo durante unos días. La ocultación del planeta Venus, se produce cada 1.460 años en el mismo punto.

¿Cómo podían conocer estos datos los sumerios?. Estos conocimientos aparecieron con los primeros matemáticos y filósofos griegos, que establecerían las bases del conocimiento del mundo desde un punto de vista científico. Repentinamente, aparece la primera civilización avanzada, salida de ninguna parte, que supone un salto evolutivo abrumador, con conocimientos astronómicos, y capaz de crear una compleja escritura, levantando templos, murallas, y construyendo una ciudad asombrosa. Y nadie sabe cómo.

Hace 75.000 años, erupcionó el Volcán Toba en Sumatra (Indonesia), reduciendo a tan sólo 1.000 parejas reproductoras la supervivencia homínida. En ese preciso instante, tras ser aniquilada el 99% de la población, surge un paso evolutivo que cambiará el planeta para siempre, la separación del linaje simio y del linaje homo. Estos hechos son muy parecidos al famoso Diluvio Universal, donde la imperfección de la raza humana, llevó a Dios (o los dioses), a exterminarlos, para purificar y crear un linaje mucho mejor.

Siempre que ha habido un cataclismo de proporciones épicas, ha surgido un cambio extremo, un salto cuántico evolutivo sin parangón. ¿Utilizaban los dioses (seres de otros mundos), los cataclismos naturales, para destruir los errores genéticos, limpiar el error, y empezar con una raza mejorada, que supone el salto descomunal que encontramos en las pruebas y evidencias?. El fin de ciclo, o del comienzo de una nueva Era, ¿significa que estamos destinados a una extinción masiva de nuestra especie, para solo dejar paso a aquellas personas mejoradas genéticamente sobre la Tierra, con la habilidad y los conocimientos para mejorar nuestro entorno y con una inteligencia superior?. ¿Será esa nueva raza un híbrido humano-alienígena mejorado?.

El Dr. Sir Francis Crick,  Premio Nobel de Medicina en 1.962, fue un físico, biólogo molecular y neurocientífico británico, conocido sobre todo por ser el descubridor de la estructura molecular del ADN en 1.953. Sir Francis Crick, asegura que la vida en la Tierra, fue creada por seres llegados desde un remoto lugar del Universo. Esta afirmación, es la misma hipótesis que aparece relatada ya en las antiguas tradiciones sumerias, entre otras. Sir Francis Crick dijo: “A pesar de que el código genético es casi universal, el mecanismo necesario para estructurarlo es demasiado complejo para haber surgido de un solo golpe”. Según su opinión, los primeros microorganismos, habrían sido “colocados” por una civilización extraterrestre, que habría llevado a cabo su proyecto genético evolutivo hace millones de años. Y esto, lo dice la persona que descubrió el ADN, y quien dio el primer paso, para lo que sería después los avances del genoma humano y la clonación de organismos.

Zecharia Sitchin es el mayor experto del mundo, en la interpretación de inscripciones hititas y de tablillas sumerias, acadias, babilónicas y cananeas, además de los jeroglíficos egipcios, relacionándolos con los libros del Antiguo Testamento, el Libro de los Jubileos y otras fuentes. Sitchin, aborda la historia de la Humanidad y del planeta Tierra, desde una óptica absolutamente distinta a la establecida oficialmente, según los textos sumerios. Estamos ante una de las personas más eruditas de la historia.

En las tablillas sumerias, nuestro sistema solar estaría compuesto de  12 “miembros”; el Sol, la Luna, y diez planetas. El planeta que es el 12º miembro del sistema, recibe varios nombres, Marduk, Nibiru, Barnard, Hercólobus y Ajenjo. Tiene una gran órbita elíptica, como un cometa, y se acerca a nuestra vecindad, entre Marte y Júpiter, cada 3.600 años aproximadamente. La civilización sumeria apareció, sin precedentes, hace 6.000 años, creando una civilización avanzada (en tecnología, artes, estructuras sociales, etc.). En las tablillas más pequeñas, registraban las bodas y divorcios, transacciones comerciales, ofrendas a los templos, tasas, etc. En las tablas más grandes, escribieron literatura (cuentos heroicos, poemas, proverbios) y también los registros históricos y prehistóricos.

Uno de los textos más largos, escrito en varias tablas, es el llamado Enuma Elish o La Epopeya de la Creación , donde nos cuenta la historia como en el libro bíblico del Génesis . La Biblia consiste en muchos libros acompasando sucesos durante milenios, de cómo el cielo y la tierra se crearon, como se desarrolló la vida, de hecho, el relato del diluvio aparece en una tabla mesopotámica miles de años antes que en el Antiguo Testamento. Los dioses que los egipcios veneraban, eran los mismos que los sumerios y los babilónicos adoraban. En las tablillas, se relata con detalle, cómo los seres de otro mundo, en su búsqueda por encontrar mano de obra abundante para extraer el oro que necesitaban, recurrieron a la ingeniería genética mezclando sus genes con el homo-erectus, creando un híbrido entre ellos y el homínido, dando como resultado el homo-sapiens, para utilizarlos como “lulus” (esclavos primitivos).

Por ejemplo, la deidad llamada Ptah , en la mitología egipcia, no era otra que la sumeria Enki , que dirigió al primer grupo que vino a la tierra y lideró con éxito la ingeniería genética que hizo que pasáramos de los homínidos al Homo Sapiens. Su hijo, el “gran Dios” Ra , era el mismo que el Hijo de Enki, Marduk (en Mesopotamia). Thoth , el arquitecto divino y guardián de los secretos de los dioses, conocido en el sumer como Ningishzidda , y así más y más. Los antiguos egipcios hablan del “Planeta del millón de años”, una manera diferente de nombrar al 12º planeta de las tablillas sumerias. Thoth , el arquitecto divino y guardián de los secretos de los dioses, es conocido por los sumerios como Ningishzidda, y a su vez, el dios supremo de América Central, Quetzalcoalt (la serpiente alada), no es otro que el dios egipcio Thoth. La primera civilización en América Central, los Olmecas, de apariencia africana, comenzaron precisamente en el año 3.113 a.C., cuando el mito cuenta que Thoth fue expulsado de Egipto.

En el pueblo de Carnac, en la región de Bretaña (Francia), se encuentran las misteriosas Piedras de Carnac o Alineamientos de Carnac. Este alineamiento megalítico, consta de 2.934 menhires, conformado por 8 km de extensión y 40 hectáreas de superficie, y son más antiguos que  Stonehenge y  las Pirámides de Egipto. Algunos dicen que sirven para señalar enterramientos, pero la complejidad y la perfección con las que fueron hechas, nos dicen que son algo mucho más importante, y su construcción se concibió para otra finalidad. Las piedras de Carnac, son junto con Nazca y la Muralla China, los únicos monumentos capaces de ser vistos desde grandes alturas.

Todo el conjunto está dividido en cuatro secciones o campos. 1.-) Alineaciones de Menec, consta de  1.099 piedras, dispuestas en 11 hileras x 1,2 km. de largo, flanqueado en sus dos extremos por crómlecs (círculos de piedras). 2.-) Alineaciones de Kermario, consta de 982 piedras, en 10 hileras x de 1,2 km también. 3.-) Alineaciones de Kerlescan, consta de 540 piedras, en 13 hileras x 880 metros. 4.-) Le Petit Ménec, consta de 100 piedras x 880 m. Tras analizar fotografías aéreas de la zona de Carnac, se dieron cuenta que la distancia de las líneas, siempre era la misma, y formaban triángulos pitagóricos, representando figuras geométricas en la Edad de Piedra, algo realmente sorprendente, por no decir imposible, ya que no se conocían aún.

Los triángulos pitagóricos, fueron descubiertos hacia el 500 a.C. por Pitágoras. Así que, según este monumento megalítico, anticiparon el descubrimiento de los triángulos pitagóricos 2.000 años antes. ¿Por qué colocaron las piedras de una forma tan precisa?. Por su dimensión, son un indicador espacial perfecto, para alguien que viniera del exterior. La mayoría de las piedras, pesan entre 50 y 100 toneladas, pero hay algunas que llegan a las 300 toneladas. ¿Por qué transportaron las piedras desde lugares lejanos, para colocarlas en ese punto geográfico exacto, y ponerlas en hileras perfectas?. ¿Y para qué?. Están colocadas en filas que se cruzan, formando triángulos, solo visibles desde el cielo. Y hace 4.000 años, ¿qué motivo tendrían para que algo se viera desde el aire?.

Es posible que esa disposición, se hiciera con el propósito de conseguir energía geomagnética, a través de los menhires de granito, haciendo la función de una resonancia de ondas. Estos bloques poseen una cara plana y otra cara cóncava, haciendo que el menhir adopte un sistema de polaridad, siendo la cara plana la energía positiva, y la cara cóncava la negativa, convirtiéndose en conductores de energía subterránea, dirigiendo la energía del interior hacia el exterior.

Esto se debe a que fueron colocados en importantes líneas magnéticas en el eje Norte-Sur y en los campos de energía telúrica (Este – Oeste), creándose un túnel de energía entre los menhires. Es decir, la energía se extrae del suelo, atraviesa el menhir, es atrapada por la atracción de la tierra, dirigiéndose hacia el siguiente menhir. Muchos turistas y expertos que han estado allí, estudiando y analizando la zona, en sus trabajos, hablan de la sensación de una extraña energía que se apodera de ellos.

La disposición de las piedras, no es nada casual, y se hizo con el propósito de alterar la resonancia de su interior. Los menhires, están ubicados en intersecciones de cruce de corrientes subterráneas, aumentando y amplificando su nivel de resonancia. Las piedras de Carnac, están situadas exactamente, en los nodos de energía entre las Líneas Hartmann o Líneas H (es una rejilla electromagnética que crea una radiación que se extiende por toda la tierra a la cual se le denomina Red Global de Radiación), y las Líneas Curry (red de líneas en sentido oblicuo a los puntos cardinales, de mayor tamaño que la red de Líneas Hartmann, orientada diagonalmente con respecto a ésta). Estas líneas, son como paredes invisibles desde la tierra hasta la ionosfera. Es en estos cruces de energía, donde la radiación es más intensa, más notoria y perjudicial, llamándose “puntos geopatógenos”.

Las líneas de Hartmann y Curry, son una serie de líneas cuyo recorrido podríamos asimilar a lo que conocemos por meridianos y paralelos, que recorren todo el planeta. A través de medidores de campos magnéticos, se puede determinar por donde pasa cada una de esas líneas. La confluencia de una línea de Hartmann con una línea de Curry, es la confluencia de dos campos magnéticos. Esta es la razón principal, para que llevaran esas ingentes cantidades de toneladas de piedra hasta ese lugar. ¿Cómo las transportaron?. ¿Cómo podían tener conocimientos tan avanzados?. Es evidente, que esos conocimientos no procedían de ellos, el poder hacer un mecanismo tan complejo, con triángulos pitagóricos, colocados como una rejilla perfecta que puede ser vista desde el cielo como indicador geodésico.

Un misterio parecido, son los moais de la Isla de Pascua. ¿Cómo se erigieron esas figuras?. La mayoría pesan entre 10 y 15 toneladas, pero hay figuras que llegan a medir 20 metros de altura, pesando 50 toneladas. Existen unos 600 moais en toda la isla. ¿Qué pudo llevar a los Rapa Nui, a construir ese tipo de figuras?.  Los ahus (base donde se ubican los moai), están colocados de forma que las estatuas dan la espalda al mar, lo que en principio sugiere que la orientación dominante es la topográfica. Los moais, miran al lugar de donde proceden sus descendientes, y éste lugar, es el Cinturón de Orión y las Pléyades, al igual que ocurre con las Pirámides de Egipto. ¿Cómo puede ser, que en una pequeña y remota isla, se yergan figuras tan grandiosas, orientadas al mismo lugar que otros monumentos de enorme tamaño y misterio?.

Existen muchos textos, pinturas, sellos y documentos, donde se detalla que, las criaturas que venían de los cielos, eran de enormes proporciones, altura desproporcionada, conocimientos muy avanzados, y tecnología desconocida. Todo ello, hacía que fueran considerados dioses, obviamente. Muchas tribus, todavía relatan leyendas de gigantes, y les rinden tributo. Sus antepasados, contaban a las siguientes generaciones historias de seres que llegaron de otros mundos, creando semidioses, hace miles de años. Los aztecas y los mayas, cuentan sus encuentros con una raza de gigantes.

En Nevada (EE.UU), se descubrieron varias decenas de esqueletos, que medían entre 2,30 metros y 3 metros de altura. Ese lugar es la Cueva de Lovelock. La tribu que habitaba esa zona, eran los Paiutes,  que narraban historias de batallas de sus ancestros, contra una raza de gigantes blancos, de pelo rojo, llamados Si-Te-Cah“, que significa “comedores de tule” (planta fibrosa de agua), que  era utilizada por los gigantes, para fabricar balsas y navegar a través del Lago Lahontan. Estos restos, según dataciones de expertos, tienen unos 4.000 años de antigüedad. Se encontraron en la cueva también, gran cantidad de artefactos, como esculturas de piedra, hueso y madera, mocasines y sandalias excesivamente grandes.

¿Es una casualidad, que diferentes civilizaciones, que han pasado a la historia por sus conocimientos avanzados en astronomía, arquitectura, escultura, matemáticas… y que erigieron imponentes monumentos impropios de la época, demasiado perfectos, orientados hacia posiciones en los cielos muy concretas y exactas, cuenten en sus textos la llegada de seres venidos de los cielos y de enorme estatura?. Es imposible que sea casual.

En el Antiguo Testamento, uno de esos gigantes, apareció en el Valle de Elah, hace 2.500 años. Narra, como todas las mañanas, durante 40 días, un gigante filisteo que medía seis codos y un palmo (2,90 metros de altura), desafió luchar a los israelitas. Su nombre era Goliat. Su cota de malla de cobre, pesaba 5.000 siclos (57 kg). Hay que reseñar, que la imagen que tenemos de estos seres tan enormes, lo asociamos con el gigantismo, pero aquellos seres, según los textos, eran ágiles, fornidos, rápidos y fuertes. Es decir, su altura no era una tara o un hándicap, sino que correspondía con la altura normal, la media de su especie.

A las afueras de Israel, en una localidad llamada Tell es-Shafi, un equipo arqueológico encontró un fragmento de un cuenco de cerámica, del año 900 a.C. La excavación se ubica en el lugar de la antigua ciudad de Gath, que la Biblia menciona como la ciudad natal de Goliat.

La historia de Goliat, se podría interpretar como una fábula, pero esta prueba, es una evidencia de su existencia. El arqueólogo Aren Maeir, quien dirigió la excavación, dijo; “Hasta ahora, la mayoría de lo que sabíamos sobre los filisteos, era desde el punto de vista bíblico. Teníamos una visión muy subjetiva, que eran un pueblo de bárbaros, malas personas, no había nada bueno sobre ellos. Con las pruebas arqueológicas que tenemos sobre los filisteos, podemos asegurar que se trataba de una cultura muy rica, dinámica, fascinante y avanzada”.

Charles Darwin, postuló que todas las especies de seres vivos, han evolucionado con el tiempo. a partir de un antepasado común, mediante un proceso denominado selección natural. Pero existen hechos, donde los mayores expertos del mundo, coinciden que la evolución no pudo ser por selección natural. Y esto ocurre con el cerebro del ser humano. En muy poco espacio de tiempo, su tamaño se triplicó, y se desconocen las causas de esta evolución tan rápida.

El equipo del Howard Hughes Medical Institute, liderado por Bruce Lahn, estudió la evolución del cerebro humano. Lahn afirma, que el desarrollo cerebral ha evolucionado mucho más rápidamente en el caso de los humanos que en el de los primates no humanos u otros mamíferos, como consecuencia de un proceso de selección natural único. De hecho, la evolución humana se caracteriza por un incremento drástico del tamaño del cerebro y de su complejidad. La evolución de las aptitudes cognitivas del ser humano, no es por tanto, la consecuencia de una serie de mutaciones accidentales y progresivas,  sino que responde a la intervención de una gran cantidad de cambios en unas condiciones de selección excepcionalmente intensas.      

Sigue diciendo; “La evolución humana, ha necesitado de un gran número de mutaciones que han afectado a un gran número de genes, lo que ha dado como fruto un proceso único realizado en un periodo de tiempo que ha sido mucho más corto de lo habitual, como consecuencia de un proceso selectivo muy diferente con respecto a los procesos habituales de adquisición de características biológicas”.

Y termina afirmando; “El género Homo, apareció hace 2 millones de años. La expansión importante del cerebro comenzó hace aproximadamente medio millón de años, y la aparición de seres humanos anatómicamente modernos surgió hace 150.000 años. Esta rápida evolución se debió a un fuerte proceso de selección genética“. Es decir, los mejores científicos del mundo, afirman después de sus investigaciones, que el desarrollo tan acelerado del cerebro humano, no fue por los cauces normales, ya que se necesitaría muchísimo más tiempo para llegar hasta ese punto. Triplicar el tamaño del cerebro que poseían los homínidos, necesita de una evolución más larga, de una selección natural más progresiva, de unas mutaciones que conllevan más tiempo, con sus errores y aciertos. ¿Y qué nos encontramos?, con una precisión absoluta en las mutaciones, con un desarrollo acelerado perfecto, y con eslabones perdidos, sin saber todas las etapas o escalones, que se han ido subiendo hasta llegar al resultado final.

¿Es el eslabón perdido, la prueba más evidente, de la intervención de otros seres en la evolución del ser humano?. Cuando todas las historias de civilizaciones antiguas avanzadas, narran la historia de seres que bajan de los cielos, todas destacaron por la construcción de grandes monumentos, sin dejar rastro de cómo lo hicieron ni qué tipo de instrumentos utilizaron, todas en lugares muy lejanas unas de otras, en una época donde era imposible que conocieran la existencia entre ellas, todas con paralelismos en sus dioses, sus pirámides, sus conocimientos astronómicos, sus habilidades arquitectónicas, todas con un final desconocido y misterioso, y quienes tomaron su relevo, “olvidaron” esos conocimientos por arte de magia, involucionando en muchos campos técnicos y de conocimientos, solo quedando de esas culturas sus monumentos y asentamientos geográficos.

¿Es todo esto casualidad?. Siempre digo que “no creo en la casualidad”. Si existe algo casual, es porque hay una causa para su existencia. (Jorge Palazón 01/04/2012).