Post Redux II. La Caja de Pandora

Todos hemos oído hablar de esta famosa “caja”. Pero ¿Qué contenía realmente?. ¿Por qué Pandora la abrió?. ¿Quién era Pandora?. Una historia mitológica increíblemente bella. Después del episodio “Post Redux I. El Árbol de la Vida”, es esencial conocer este precioso mito, su significado, qué nos quiere enseñar, y sus paralelismos con el Árbol de la Vida. El final, la moraleja a extraer, es una oda a la supervivencia, a la lucha, donde los humanos y los dioses son más parecidos de lo que puede parecer.

Antes de que existieran los dioses, sólo había caos. Tras el caos, surgieron Tártaro (el infierno, el inframundo), Eros (dios del amor) y Gea (diosa Tierra, también conocida como Gaia). Eros, al ver a Gea, decidió crear de ella un Ser hermoso, así que tensó su arco y clavó una flecha en el pecho de la joven Gaia, quien engendró la Tierra, e inmediatamente comenzaron a surgir cientos de animales, plantas y árboles que se distribuyeron de manera muy desordenada por todo el planeta.

Eros se dio cuenta que existía cierto desorden que le molestaba, y no quería verse en la tarea de tener que ser él quien pusiera orden en el mundo. Así que hizo llamar al Olimpo a los dos hijos pequeños de Jápeto (hijo de Gea), Prometeo y Epimeteo, dos titanes hermanos muy distintos entre sí. Eros les encomendó la misión de que todas las criaturas sobre la Tierra, vivieran de forma ordenada. Pero Eros, también les encargó la misión de crear un Ser nuevo, con la peculiaridad que este Ser, fuera de un nivel  superior a los animales, pero de nivel inferior a los dioses. Es decir, Eros quería un nuevo “animal”, que pudiera realizar tareas más complejas que los animales, pero no tuviera la inteligencia ni las aptitudes que les acercara a los dioses. Esta nueva raza, sería conocida como “homo”.

Ninguno de los dos hermanos sabía cómo crear al “homo”, así que Prometeo, que era el más sabio y quien más utilizaba el ingenio, empezó a pensar cómo hacerlo. Decidieron crear un Ser de arcilla, similar en forma a los dioses. Pero no lograban acabarlo como ellos querían, aunque le dieron a ese Ser una forma perfecta, no conseguían dotarlo de vida. Esto llevó a Prometeo a pedir ayuda a los dioses. Al principio se negaron a ayudarles, pero se dieron cuenta que ese Ser, realizaría las tareas indignas para los dioses. Eros exhaló profundamente y dotó al “homo” el espíritu de la vida. Por su parte, Atenea respiró sobre su pecho dotándole de alma.

El nuevo Ser abrió sus ojos, y lo primero que vio fue la belleza de Gea (Gaia). Las primeras sensaciones que empezó a tener, eran muy confortantes. Notaba cómo la brisa acariciaba su piel. Al mirar a su alrededor, vio enormes prados, árboles floridos, animales en libertad, agua fresca, etc… Según iban pasando los días, el “homo” empezó a vislumbrar el lado opuesto de la belleza y la tranquilidad, a ver ese paraíso no tan perfecto. El homo empezó a conocer las tormentas, el frío, los huracanes, la nieve… Pasaron los años y el número de homos se hizo mucho más numeroso, expandiéndose por toda Gaia.

Todo ellos sufrían las inclemencias de los “Elementos” que los ahogaban, estropeaban sus alimentos, los fuertes vientos separaban a las familias, etc… Mientras todo esto ocurría, Prometeo observaba con gran pena a los humanos sufrir, morir y ser torturados, y cómo los dioses se mofaban y disfrutaban de todo lo que les ocurría. Los “Elementos”, eran figuras mitológicas que atormentaban a los hombres, enviados por los dioses. Prometeo toma la decisión de acabar con este sufrimiento, y mientras todos los dioses duermen tras un copioso banquete, Prometeo se cuela en las estancias del Olimpo, y roba la “llama del conocimiento”. Este fuego representa la divinidad del hombre, el cual tiene como destino convertirse en su propio Dios.

Prometeo era consciente del castigo que recibiría si los dioses le descubrieran, pero su corazón noble era mayor que sus miedos. Cuando llegó al lugar donde estaba guardada la llama, la escondió en su pecho y se desvaneció en la noche. Al llegar a la Tierra, Prometeo reunió a los humanos, mostrándoles la llama en todo su esplendor. A partir de entonces, los humanos ya no verían el mundo de la misma manera, sino que lo empezaron a comprender, y a tener un arma que les ayudaría a descifrarlo. ¿Qué les otorgó la llama del conocimiento?.

La llama del conocimiento era el fuego. Los humanos se sobrepusieron a la climatología adversa gracias al fuego, reuniéndose en un punto común para calentarse. Poco a poco, empezaron a encontrar y descubrir más utilidades. Empezaron a calentar la comida, consiguiendo que la salud mejorara, y sus años de vida se incrementaran. Gracias a esto, empezaron a crear asentamientos, a establecerse en comunidades, a procrearse más rápidamente. Reunirse alrededor de un punto común, además de servir para calentar sus cuerpos y a hacer frente a la adversa climatología, provocó que empezaran a comunicarse más intensamente entre ellos, creando un lenguaje, una forma de expresarse. Empezaron a utilizar el fuego para la herrería, fabricando armas y utensilios que les ayudaría a cazar, a defenderse, a ahuyentar a las bestias, incrementando las probabilidades de vida aún más.

Prometeo fue fundamental en la supervivencia y el desarrollo humano, robando el secreto de los dioses, la llama del conocimiento. En el “Post Redux I, El Árbol de la Vida””, se pueden encontrar muchos paralelismos y similitudes, con el Árbol de la Ciencia y del Conocimiento. Adán y Eva al “comer” del fruto del Árbol de Conocimiento (Árbol del Bien y del Mal), les fue dado un conocimiento mucho más amplio, más cerca de los dioses. Tampoco es casual que tanto la llama, como el árbol al que no tenían acceso los humanos, fuera denominado “del conocimiento o de la sabiduría”.

Al despertar Zeus, y mirar hacia la Tierra, vio numerosos puntos luminosos repartidos por todo el planeta. En ese instante, Zeus se dio cuenta que le habían robado la llama del conocimiento, y que el homo, ese animal indigno, se había convertido en un ser evolucionado, inteligente y lleno de conocimientos sólo al alcance de los dioses. Zeus estalla de ira y empieza a buscar al responsable. Más tarde, averigua que Prometeo fue el responsable, y reúne a todos los dioses olímpicos (del Olimpo), para dilucidar el castigo que iban a infringirle.

Prometeo no opuso resistencia, y es llevado a los Montes Caucásicos, lugar donde recibiría el castigo divino. Zeus buscó la roca más áspera, y una vez encontrada, ordenó a Helios (Dios del Sol) que apuntara con su luz y calor de forma eterna y con la mayor fuerza hacia esa roca. Prometeo fue esposado con las cadenas más fuertes que había, forjadas por el mismo Hefesto (dios de la forja, del hierro y los metales).

File:Peter Paul Rubens 032.jpg

Si el castigo de estar permanentemente atado de por vida no era ya de por sí duro, Zeus hizo llamar a un buitre, que comería y desgarraría cada día el hígado de Prometeo. Como Prometeo era inmortal, el hígado se regeneraba con cada amanecer, de esta manera el buitre acudiría cada día a devorarlo de nuevo. Aún así, Prometeo jamás se arrepintió de su acción, y de haber robado la llama del conocimiento para dársela a los humanos.

Pasados muchos siglos, Heracles (más conocido como Hércules) se cruzó en el camino de Prometeo, y decidió liberarle del castigo utilizando su fuerza sobrehumana, rompiendo las cadenas. Heracles es el héroe por excelencia para los griegos. Zeus sentía gran admiración y respeto por Hércules, y al ver cómo liberaba a Prometeo, decide dejarlo pasar, porque todo lo que Hércules hacía y lograba, a Zeus le parecía correcto. Pero el resto de los dioses, creen que la liberación de Prometeo es una afrenta, y no están de acuerdo con la postura tomada por Zeus de no hacer nada, así que deciden reunirse para dilucidar qué postura van a adoptar ellos contra Prometeo.

La decisión de los dioses, fue crear a una mujer (todos los seres que vivían en Gaia/Tierra), eran hombres, así que crean a Pandora. Es enviada a la Tierra donde conoce a Prometeo y su hermano Epimeteo. Pandora poseía todas las virtudes que una diosa griega debía poseer, un idealismo perfecto. Era una mujer que poseía todas las esencias y cánones para atraer a cualquier hombre. Afrodita la dotó de una insuperable belleza, Apolo de un virtuosismo musical, Hermes del poder de la persuasión y el don de convencer, etc… Pandora era la imagen de la perfección. Se podría decir que Pandora, es la misma figura que representa Eva en la Biblia.

Cuando conoció a los dos hermanos, Pandora se enamoró de Epimeteo, quien era mucho más confiado y de menor rango intelectual que su hermano. Prometeo podía ver el futuro, adelantándose a los acontecimientos haciendo mejores previsiones. Esa intuición o poder que poseía, hacía que no se fiara de Pandora. Prometeo pensaba que los “regalos” de los dioses nunca eran buenos para el ser humano, que siempre traían un precio a pagar, no siempre asumible. Prometeo avisa a su hermano, pero éste no le hace caso y decide casarse con Pandora.

Ya viviendo juntos, Epimeteo poseía una “caja”, una especie de baúl donde guardaba todas aquellas “cosas” que no había distribuido a lo largo del mundo, cuando Eros les instó a ordenarlo. Esta caja, estaba fuertemente precintada, bajo un gran cerrojo o cierre para que nadie la pudiera abrir, ya que en su interior se custodiaba aquello que no podía salir, que el ser humano viviría mejor sin ello.

Pero Pandora, empujada por la curiosidad decidió abrirla. Una vez estaba abierta la caja, todos los males salieron y se esparcieron por todo el planeta. La avaricia, el odio, rencor, egoísmo, las enfermedades más crueles… todo se expandió y sumió al ser humano en nuevos y grandes sufrimientos desconocidos hasta el momento. Pandora (la primera mujer sobre la Tierra, al igual que Eva), trajo el Mal y el dolor al mundo. Aunque era una mujer perfecta, dentro de su perfección se encontraba también la imperfección, que llevó a querer saber que había tras aquello que no le dejaban ver ni conocer.

Pero lo que no supo Pandora, es que no todo escapó de la caja, sino que hubo algo que allí se quedó, la esperanza. Por eso, por muchos males y penurias que le ocurran a la Humanidad, a todos los seres vivos, por mucho que las enfermedades nos invadan, la vida te haga arrodillarte continuamente… siempre quedará la esperanza, lo único que sobrevivió en la caja de Pandora. Por eso decimos, “la esperanza es lo último que se pierde”.

Anuncios

2 Respuestas a “Post Redux II. La Caja de Pandora

  1. Tu articulo esta uy bueno espero que sigas poniendo cosas tan interesantes como esta.

    • Hola Ana María.

      Me alegro que te te gusten los post del blog. Antes de empezar uno, y dedicarle muchas horas, lo primero que pienso es si le va a interesar al lector, so posee todos los ingredientes que se necesita para que su lectura atraiga.

      Gracias por leer el blog.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s