Jesús vs Mahoma – Islam vs Cristianismo (Episodio II)

Según el Talmud (obra que recoge principalmente las leyes judías, tradiciones, costumbres, leyendas e historias), los deberes de un padre judío para con su hijo son cinco:

  1. circuncidarle
  2. presentarlo en el lugar de oración
  3. instruirle en la Torá
  4. enseñarle un oficio
  5. acordarle matrimonio en la pubertad

Se sabe que Jesús fue circuncidado a los ocho días de su nacimiento.tal y como dicta la Ley Mosaica (de Moisés). Según cuenta Lucas, a los ocho días además de circuncidar a Jesús, fue el momento donde le pusieron el nombre. Tras pasar los días pertinentes de purificación, un mes aproximadamente, fue presentado en el Templo de Jerusalén. Se cree que el prepucio de Jesús, fue guardado en una jarra de alabastro llena de nardos por la matrona de María.

Jesús pasó muchos años de su infancia dedicados a aprender y practicar trabajos seculares, época donde aprendió la profesión de su padre (carpintero), casándose presumiblemente a una edad bastante temprana. La certeza de creer que Jesús estaba casado, es porque si Jesús no lo estuviera, no hubiera seguido las tradiciones y costumbres, por lo que habría sido víctima de muchas críticas y rechazo social. La Mishna dice: “un hombre soltero no puede ser maestro”, y Jesús lo era, y en los evangelios nada se dice sobre que el pueblo le reprochara su soltería.

Hace pocos días, se ha descubierto un papiro, llamado “papiro de King” (llamado así, ya que la persona que lo ha descubierto se llama Karen L. King), donde se menciona que Jesús estaba casado.

¿Por qué se intenta ocultar o desfigurar la historia y las tradiciones judías de la época, diciendo y afirmando que Jesús no estuvo casado?. Simplemente, porque si la Iglesia lo afirmara, tiraría por tierra todo fundamento cristológico del celibato impuesto a los sacerdotes, perdiendo así toda justificación de la superioridad de la vida consagrada a Dios sobre la vida de los seglares, y porque desmontaría la visión negativa que la Iglesia tiene de la sexualidad, y la consiguiente represión sexual que impone. Así que la Iglesia, desde hace cientos de años, está tergiversando y manipulando la realidad histórica, donde todo apunta, según la tradición de la época, tanto social como religiosa, que Jesús tendría que estar casado sí o sí para poder ser y ejercer como rabino, ejercer como maestro, algo que Jesús hizo.

Si Mahoma experimentó la llamada de Dios en la cueva de Hira, la revelación le vino a Jesús a la edad de treinta años. Jesús quiso que su “primo” Juan le bautizara, para crecer religiosamente y empezar una vocación que sentía en su interior. Cerca del río Jordán, experimentó la llamada, una visión y una voz, vio los cielos abiertos y el espíritu que descendía sobre él en forma de paloma, y una voz se hizo oír desde los cielos, que le decía: “Tú eres mi Hijo amado”. Al contrario que Mahoma, Jesús no tuvo ninguna duda de su nuevo papel, lo único que pensaba era cómo empezar a realizar su deber.

Tras su meditación, Jesús empezó un ministerio de paz, toda una revolución para la época, donde la lucha física y la violencia era algo normal. Jesús atrajo a mucha gente de Galilea. Al grupo de los fariseos (que significa “separados”), les disgustaba que Jesús fuera amable con los marginados. Jesús afirmaba que su misión era vivir con aquellos que tenían mala fama, para hacerles llegar un halo de esperanza y poder así cambiar su actitud, y que su objetivo eran los irreligiosos. Empezó a predicar la ley de Dios y la necesidad de arrepentimiento.

Jesús fue el primero en concienciar a los enfermos, que la fe era la causa de que su salud mejorara, ya que en aquella época, se solía creer que las enfermedades estaban causadas por demonios que invadían sus cuerpos. Jesús reconocía su falta de poder para facilitar la curación a aquellos que no tenían fe. Es decir, Jesús era consciente del efecto placebo y de las causas psicosomáticas. Por ejemplo, la famosa lepra que aparece en los textos bíblicos, realmente eran problemas dermatológicos como la psoriasis y el vitíligo.

Uno de esos “leprosos”, acudió a Jesús para que le sanara. La terapia de Jesús, era acogerle, no rehusarle como un ser contagioso y repulsivo, que era la reacción más general y habitual en la sociedad, y Jesús puso su mano en la piel enferma. Este acto, que el profeta enviado por Dios, tocara a un ser pestilente, le acogiera y recibiera como uno más, psicológicamente era un salto muy grande para la mejora de la salud de esa persona. Prácticamente todos los milagros que aparecen en la Biblia, son parábolas para reflejar una enseñanza.

Mahoma puso la primera piedra de la Kaaba, acto que está tomado de un episodio en la vida de Jesús. El pescador Simón, tenía un temperamento impulsivo y agresivo en muchas ocasiones. Jesús le dijo: “A partir de ahora, tú serás Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia”. Pedro (Petros), es una palabra griega que significa “piedra”, así que Pedro se convirtió en alguien firme como una piedra en sus convicciones, y pasó de ser un hombre temperamental y agresivo, a ser la piedra angular del mensaje pacífico de Jesús.

Mahoma se tuvo que trasladar forzosamente a otra ciudad, debido a que su vida corría serio peligro, así que trasladó su base de operaciones musulmana a Medina, ciudad que iba a ser conocida como Medina al-Nabi (la ciudad del profeta). Este cambio es conocido como héjira (hijira), que significa “migración”, pero el término más exacto sería “huída“.

Este cambio fue tan fundamental para la historia musulmana, como el éxodo desde Egipto para los israelitas. Más tarde, las personas que confeccionaron el calendario musulmán, vieron un paralelismo  entre la venida de Jesús y el año de la héjira (abreviado A.H.), así que se convirtió en la alternativa A.D (anno domini, año del Señor), como el comienzo de una nueva Era. El año musulmán, siguiendo el ciclo lunar,  divide el año en meses de 29 o 30 días, con un total de 354 días por año.

Mahoma, en el 622 A.D. (año 1 A.H.), tenía 52 años. Su primera decisión fue elegir un asentamiento fijo. Cuenta la leyenda que dejó suelto a su camello, y allí donde el camello descansó, fue donde construyó refugios para su residencia y como centro de operaciones. A ese lugar lo llamó “mezquita” (masjid), que significa “lugar de culto”. Otra de las decisiones que tomó, fue añadir dos horas de oración más al día, de tres horas de oración (al amanecer, a mediodía y al anochecer), se pasó a cinco.

Mahoma, también promovió la oración en comunidad, en grupo, creyendo que era más poderoso y superior a la oración privada. Como no existían los relojes, Mahoma ideó una fórmula para que todos los musulmanes rezaran al mismo tiempo, y decidió instituir un pregonero, llamado muecín (muezzin), construyéndole un minarete desde donde llamara a su pueblo a la oración. El primer muecín de la historia musulmana se llamaba Bilal. A partir de este instante, una ofensa contra un musulmán constituía un crimen contra el islam, una ofensa individual, pasaba a ser una ofensa al colectivo, a una religión entera.

El nuevo desafío para Mahoma era tratar con los judíos, ya que en La Meca, sólo se había enfrentado a politeístas. Él pensó que convencer a los judíos, que son monoteístas, iba a resultar sencillo, pero no fue así. Vieron en Mahoma una persona con escasa autoridad y conocimientos de sus tradiciones. Después del rechazo de los judíos, cambió la dirección de las plegarias y las oraciones de los musulmanes, de modo que volvieron la espalda a Jerusalén y miraron a La Meca. Del mismo modo, el ayuno durante el mes de Ramadán, reemplazó al ayuno del Yom Kippur. El Corán compara a los judíos sujetando la Torá con un asno que va cargado de libros, pero que ignoran lo que contiene.

Mahoma se dispuso a liberar a Medina de las tres tribus judías. El odio de Mahoma hacia los judíos era enorme, por no haberle ayudado en su guerra contra los mecanos, y por haberle rechazado, y que ninguno le hubiera aceptado como sucesor de Moisés. Atacó a los Qainuqa y los Quraiza. La matanza fue espantosa. Los hombres fueron asesinados, casi 1.000 de ellos, decapitados, los niños y mujeres fueron vendidos como esclavos.

Para Mahoma, los judíos eran una auténtica amenaza, y estaba decidido en destruirlos. Mahoma dijo: “Si abrazáis el islam, estaréis a salvo. Deberíais saber que la tierra pertenece a Dios y a su apóstol, y yo quiero expulsaros de este país”. Cada vez que Mahoma conseguía una victoria ante los judíos, se quedaba para sí con una mujer que hubiera enviudado. Se puede ver que la persecución a la comunidad judía, que aún hoy sigue muy activa, empezó hace mucho tiempo, y que tuvo su punto de máxima persecución y ejecución en la II Guerra Mundial.

A los 60 años de edad, volvió nuevamente a La Meca, haciéndose con posesiones. Ordenó abrir la Kaaba y quemó los 360 ídolos, sólo dejando una imagen que representaba a Jesús en las rodillas de su madre. Desde ese momento, la Kaaba se ha convertido en el sanctasanctórum del templo de la antigua Jerusalén. En la primera peregrinación que hizo Mahoma al santuario , la Piedra Negra fue “istalama” (que significa “abrazar”, “acariciar”, “besar”). La Piedra Negra de la Kaaba era un símbolo de la presencia de Dios. Aquí, nos encontramos con otro paralelismo con la Biblia, donde una piedra era la casa de dios (Beth-el) de Jacob (según el Génesis 28), aquí la Piedra Negra se convirtió en la casa de dios (bait-allah) para Mahoma y los musulmanes.

El comienzo del ministerio de Mahoma, fue bastante convulso donde predominó el uso de las armas. En menos de una década, Mahoma había pasado de fugitivo mecano a líder de los árabes. Envió cartas a los gobernantes extranjeros afirmando que él era el mensajero de Dios, y que todos aquellos pueblos que aceptaran el islam se salvarían. La campaña que dirigió en Tabuk, un lugar fronterizo del Imperio Bizantino al sur del Mar Muerto, marcó el inicio de las guerras musulmanas de conquista internacional. Ésta fue la última de las 27 campañas donde Mahoma formó parte activa.

A la edad de 62 años, hizo su último viaje a su ciudad natal, La Meca. En esos días, el Corán ya obligaba la peregrinación a esta ciudad, como un pilar básico para un musulmán. Allí, dio la vuelta a la Kaaba tres veces, se dirigió desde Safa a las colinas de Marwa, donde encontró la fuente de Zamzam. El abuelo de Mahoma, encontró un manantial dentro del recinto de la Kaaba, que identificó como el que había salvado la vida de Ismael. Lo llamaron Zamzam, como imitación del sonido del agua al saltar. Zamzam sigue abasteciendo a los adoradores de la Kaaba aún hoy.

En las llanuras de Ararat (donde se encuentra el famoso monte del Arca de Noé), Mahoma concluyó con un discurso de despedida, donde dijo: “Sabed que cada musulmán es un hermano para cada musulmán, y que vosotros sois ahora una hermandad”. Estas palabras, son las mismas que Jesús dijo a sus fieles: “Amaos los unos a los otros, ama al prójimo como a tí mismo”. En realidad, la frase que Jesús dijo, se refería a los judíos, no lo hizo extensible a todos los demás. Es decir, Jesús, lo que realmente dijo fue: “Ama a otro judío como a tí mismo”. La muerte de Mahoma significó la pérdida de un héroe popular, un gobernante, político, militar y diplomático, un visionario.

Al regresar a Medina, Mahoma cayó enfermo de neumonía. Su esposa Aisha, escribió: “Su dolor le venció cuando estaba visitando a sus esposas. El apóstol murió sobre mi pecho, en mi turno”. En su lecho de muerte, Mahoma pensaba que el islam sólo sobreviviría en su país de origen, y dijo: “No permitáis que haya dos religiones en la península de Arabia. Que Dios maldiga a los judíos y cristianos, porque ellos construyen lugares de culto en las tumbas de sus profetas”. Mahoma prohibió el uso de monumentos funerarios e inscripciones, así como imágenes.

Este hecho, la prohibición del islam de realizar imágenes de su profeta, ha originado grandes enfrentamientos entre las dos religiones. El cristianismo, sí tiene miles de imágenes de Jesús, apóstoles, la Virgen María, etc… A finales del año 2.005, un periódico danés llamado Jyllands-Posten, publicó 12 viñetas que mostraban al profeta Mahoma. Durante los siguientes meses, el mundo islámico alimentó su indignación, que empezó por un grupo reducido de musulmanes residentes en Dinamarca, liderado por dos imanes.

NOTA: No voy a colgar ninguna viñeta, caricatura, retrato, o cualquier otra imagen que represente la figura de Mahoma, por respeto a la religión islámica y porque no existe ninguna imagen real del profeta.

Se llevaron a Egipto un dossier que se difundió rápidamente por los países islámicos. El contenido de ese dossier, estaba totalmente manipulado, ya que se hablaba de maltratos a musulmanes en Dinamarca y que el periódico donde aparecieron, estaba manipulado por el gobierno danés, que odiaba el islam. Lo curioso, era que había 15 viñetas, tres más de las que aparecieron en el periódico.

Las tres viñetas añadidas, eran las más ofensivas. Una representaba a Mahoma con un hocico de cerdo sujeto con gomas a la cabeza. Más tarde, se averiguó que era una fotografía de “Associated Press”, que mostraba a una persona francesa dando chillidos de cerdo en un concurso de la Feria Rural anual en Francia. Es decir, la fotografía no tenía ninguna relación con el islam, ni con Mahoma ni con Dinamarca. Pero la mecha ya estaba encendida en muchos lugares musulmanes. Por todos ellos se quemaron banderas danesas, mientras periódicos de Alemania, Noruega, Francia y EE.UU., reimprimieron las 12 viñetas para solidarizarse con el periódico danés.

Se asaltaron embajadas y consulados, se boicotearon productos daneses, se amenazó a sus ciudadanos y, en extensión, a todos los occidentales. Las iglesias cristianas de Pakistán fueron quemadas. Nueve personas fueron asesinadas por personas de origen libio, al asaltar el consulado italiano de Bengasi. Un imán paquistaní, puso precio de 1.000.000 de dólares, a la cabeza del dibujante danés (cuando en realidad fueron 12 dibujantes, uno por cada viñeta). ¿De dónde sacaría esta persona un millón de dólares?. ¿Quién o quiénes financiaban la ejecución de los dibujantes?.

En Nigeria también se quemaron iglesias cristianas y asesinaron a cristianos en las calles. A uno de ellos, lo metieron en un neumático, lo rociaron con gasolina y lo quemaron. Hubo manifestaciones en muchas ciudades, donde se podían leer pancartas que decían; “Asesinad y decapitad a todos aquellos que insulten al islam”, “Europa, lo vas a pagar”. En el otro bando, los líderes occidentales llamaron a la cordura, y todos dijeron “el islam es una religión de paz y misericordia”.

Con esto, quiero mostrar, que por un hecho que en occidente es irrelevante, como es hacer una viñeta de Jesús, Buda, Mahoma, o cualquier otro líder religioso, puede provocar un caos con gravísimas consecuencias, alejando aún más a ambas religiones, haciéndolas irreconciliables. Es cierto, que en Europa existe una libertad de expresión que en los países islámicos no existe, pero eso no debería significar que uno se exprese con total libertad, y menos cuando se trata de las religiones, que son muy propensas a la ofensa, haciendo un daño espiritual mucho más doloroso que el daño físico.

Muy pocas personas, por no decir que prácticamente ninguna, sabe que los diez mandamientos del catecismo católico, no son los mismos que aparecen en la Biblia. Por ejemplo, los cuatro primeros mandamientos originales hablan de la veneración a Yahvé, sin nombrar a Jesús. Estos mandamientos hablaban de adorar sólo a Yavhé, no hacer imágenes ni adorarlas, no jurar en vano por Yahvé y guardar el Sabbat. Es decir, algo muy parecido a lo que hacen los musulmanes con Mahoma en cuanto a la no representación gráfica, o lo que hacen los judíos respetando el Sábado como día sagrado. Es decir, está terminantemente prohibido adorar imágenes del Dios católico.

Pero Jesús, es mucho más importante para la Biblia que otros pasajes, porque Jesús es el pilar fundamental de la religión católica, así que no hay ningún inconveniente en modificar ciertas cosas para acondicionar la fe al mensaje que se quiere dar. En cambio, el Corán no puede modificarse, ya que ha sido escrito por el Dios verdadero, no como la Biblia, que empezó a escribirse mucho después de la muerte de Jesús, siendo reescrito una y otra vez, por copistas y traductores que, poco a poco, fueron modificando la versión inicial.

A mí, hay hechos, relatos, doctrinas e historias tanto bíblicos como coránicos, que me espantan, y me parecen un atentado contra toda ética, y que van en contra de muchos derechos inalienables, que cada ser humano tiene por derecho desde que nace, sea cual sea su religión. Pero esto no significa que no respete la decisión de miles de millones de personas de actuar de esa manera, e intente agredir su fe.

Todos vamos a morir, ateos, agnósticos y creyentes, de cualquier religión, ya sea del islam, cristianismo, judaísmo… no importa. Y la mayoría temen la muerte, porque nadie nos ha preparado para ello, y nadie sabe realmente qué hay tras ella. Pero realmente somos afortunados de morir, porque eso significa que hemos nacido, que de todas las probabilidades en contra que existían para que tú nacieras, se dio exactamente la única posibilidad para que lo hicieras.

Y al hacerlo, has tenido la oportunidad de ver el mundo en el que vives, de comprender el universo que te rodea, e inexplicablemente, te encuentras con la existencia de innumerables creencias y religiones que han existido a lo largo de la historia del ser humano, y muchas perduran aún. Y por extraños motivos, te debes alinear con una de esas religiones, que seguramente se corresponderá con la religión predominante en tu lugar de nacimiento.

Y por circunstancias aún más inexplicables, creerás que esa religión es la que tú has elegido, donde reside el verdadero Dios, y la verdad más absoluta sobre el motivo de nuestra existencia y qué te encontrarás después de morir. Y una vez des ese paso, te encontrarás con el Dios verdadero a quien fuiste fiel en vida, y tendrás una merecida recompensa.

A mí, todo esto me suena muy extraño, porque ¿y si te has equivocado de Dios?, ¿y si tu fe se la has ofrecido a un Dios no verdadero?. ¿Da igual qué clase de persona hayas sido en vida?. Es decir, si te comportaste dignamente como ser humano, ayudaste al planeta a prosperar, creaste una familia, ayudaste al prójimo, hiciste el bien por convicción personal y no por ideología religiosa, si amaste a los animales, si respetaste tu entorno, si fuiste tolerante con otras formas de pensar, pero no creíste, ¿qué pasará entonces?. En cambio, si tu fe te obligó a actuar maliciosamente y no ser un individuo ejemplar, ¿tu recompensa será mucho mayor si acertaste de Dios?.

Anuncios

Una respuesta a “Jesús vs Mahoma – Islam vs Cristianismo (Episodio II)

  1. Pingback: Jesús vs Mahoma – Islam vs Cristianismo (Episodio I al IV) | Verdades que ofenden..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s