Archivo mensual: mayo 2013

OVNIS – La Verdad Está Ahí Fuera (Episodio III)

24 de junio de 1.947, un piloto de vuelos privados llamado Kenneth Arnold, tuvo un encuentro con nueve objetos voladores desconocidos, que no supo identificar y que jamás había visto. Días más tarde, el 2 de julio, una de esas aeronaves se estrelló en Roswell. En esta localidad, vivía un muchacho llamado Edgar Mitchell, escuchando una conversación entre su padre y el sheriff George Wilcox, sobre un extraño accidente aéreo ocurrido en el rancho de un granjero llamado Mack Brazel. Ese muchacho, se convertiría años más tarde, en el sexto hombre en pisar la luna, y convertirse en el astronauta que más tiempo estuvo paseando por su superficie a bordo del Apollo XIV.

Edgar Mitchell, ha participado en varias conferencias sobre OVNIS, siendo un gran defensor de contar la verdad, afirmando sin tapujos que sí existen. En una entrevista para el Daily Telegraph, dijo: “los alienígenas existen y el Gobierno estadounidense oculta naves no identificadas. No estamos solos. Nuestro destino es terminar formando parte de una comunidad planetaria. Tenemos que estar dispuestos a ir más allá de nuestro planeta y de nuestro Sistema Solar para averiguar lo que está ocurriendo realmente ahí fuera”.

Edgar Mitchell, dijo que nunca estuvieron solos en la luna, y que existen grabaciones y fotos que lo probaban. Esta es una de esas fotografías de Edgar Mitchell, que en palabras del astronauta, experto en la materia, lo describió como una nave no terrestre que les estaba observando.

Pero no sólo en el Apollo XIV se tomaron varias fotografías de OVNIS, sino que existe una grabación del astronauta Alan Shepard, donde se observa a través de la ventana de la nave, la presencia de varias aeronaves volando relativamente cerca del Apollo. Pero estas apariciones no sólo sucedieron en esta misión, sino que en todas las misiones Apollo, hubo incidentes con OVNIS.

Uno de los documentos más increíbles que existen, fue tomado por la misión STS-88 el 11 de diciembre de  1.998, donde se ve claramente una nave, y lo que es evidente, es que no es terrestre.

Ese 24 de junio, fue el comienzo de una serie de avistamientos, que terminaría con el famoso incidente Roswell (Nuevo México). El 25 de junio, varios testigos vieron un OVNI con forma de media luna en Silver City (Nuevo México), donde el Dr. R.F. Sensenbaugher denunció a las autoridades lo que presenció. El 27 de junio varios testigos informaron haber visto un objeto con forma de disco  a las 10:30 de la mañana, en la localidad de Tistown (Arizona). Cerca de esta localidad, también en Arizona, varios testigos ese día vieron nueve objetos perfectamente alineados que volaban a gran velocidad dirección Este. Y también ese día, en Pope (Nuevo México), vieron sobre las 09:50 de la mañana un disco blanco que brillaba como una bombilla. Ese mismo objeto, fue visto poco después por el Capitán Detchmendy sobre las White Sands Missile Range, informando rápidamente a su superior, el Tte. Coronel Harold Turner. También varios testigos de San Miguel (Nuevo México), informaron de una nave con características similares sobrevoló la zona.

El 28 de junio, el piloto de aviones de combate F. Dvyn, volando cerca de Alamogordo (Nuevo México), vio como una especie de bola de fuego pasó por debajo de él, dejando un rastro de color azul. El 29 de junio, en una zona de maniobras secretas del Ejército norteamericano, en White Sands, donde se hacen pruebas secretas y es una zona totalmente restringida, vieron cómo un disco plateado realizaba unas maniobras imposibles encima de la Base. El 30 de junio, trece objetos plateados fueron vistos en Alburquerque (Nuevo México), también en dirección Este. Al día siguiente, el 1 de julio, se siguieron viendo objetos en esta localidad. El 2 de julio, el matrimonio Wilmot, observaron una nave en Roswell, volando a gran velocidad y a escasa altura. Esta nave acabaría estrellándose, comenzado la Era Ufológica.

Podemos observar, que prácticamente todas las apariciones ocurrieron en la misma zona, en Nuevo México. ¿Por qué motivo en esta zona? ¿Simple casualidad? En esa zona se encuentra Los Álamos, lugar donde se desarrollaban prototipos de armamento y la creación de bombas atómicas. Este laboratorio se creó como una instalación secreta durante la II Guerra Mundial para coordinar el desarrollo del Proyecto Manhattan, nombre en clave para denominar el proyecto de construcción de la primera bomba atómica.

Varios avistamientos fueron en White Sands, donde existe una base donde se probaban prototipos de cohetes V-2, los cohetes que más tarde sirvieron en la carrera lunar para ser los cohetes propulsores de las misiones Apollo. En Roswell, zona también de avistamientos, estaba el Grupo de Bombarderos 509 del Ejército del Aire, que fueron los primeros en llegar a la zona del accidente de la nave en Roswell.

Así que toda esa zona, donde ocurrieron los avistamientos OVNI, eran zonas muy restringidas al tráfico aéreo, zonas ultrasecretas en cuanto a lo que allí se gestaba y se hacía, así que esas apariciones masivas, tenían mucho que ver con la preocupación por parte de los “extranjeros”, de que la raza humana hubiera conseguido crear un arma tan destructiva como la bomba atómica, de la cual, apenas sabíamos manipular, y desconocemos aún hoy su verdadero potencial.

¿Cómo se supo que lo que allí se estrelló fue un OVNI? Además de los testigos que vieron la nave estrellarse, el Teniente Walter Haut del 509, envió un comunicado al Associated Press que decía:

“Base de Roswell del Ejército del Aire. 8 de julio de 1.947 por la mañana. Los numerosos rumores referentes a discos voladores, se convirtieron en realidad ayer, cuando el oficial de Información del 509 Grupo de Bombarderos de la Octava Fuerza Aérea, en el aeródromo de Roswell, tuvo la suerte de poder disponer de un disco mediante la cooperación de uno de los rancheros locales y del comisario Chaves County. El objeto volador aterrizó en un rancho cerca de Roswell, en algún momento de la semana pasada. Al no tener servicio telefónico, el ranchero no pudo informar hasta que pudo ponerse en contacto con la oficina del comisario, persona que se lo comunicó al Comandante Jesee A. Marcel del 509 Grupo de Bombarderos”.

Más tarde, es cuando empezó a desmentirse todo, seguramente ante la trascendencia que tenía lo que allí se encontraron, y se decidió por los altos mandos que todo se mantuviera en secreto. Así que lo primero que dijeron, es que en esa zona se estaba desarrollando un proyecto secreto llamado “Proyecto Mogul“, cuyo objetivo era espiar a la URSS sobre sus avances nucleares. Así que lanzaron varios globos aerostáticos, y se difundió una foto de lo que, según ellos, realmente se estrelló en Roswell.

proyecto mogul

Muchos testigos, tanto civiles como después militares que estuvieron allí, han afirmado tajantemente que eso no fue lo que se estrelló en Roswell, y que fue una tapadera, una forma de desinformar a la población y mentir a la opinión pública de forma descarada.

Philip J Corso, fue el pionero, la primera persona con acreditación alienígena, que se atrevió a dar a conocer la verdad a la opinión pública sobre lo acontecido en Roswell en 1.947.  Philip Corso fue Oficial de Inteligencia del Ejército de EE.UU., ex jefe de tecnología alinenígena en el Departamento de Investigación y Desarrollo del Ejército de Estados Unidos en el Pentágono, y estuvo cuatro años como Director de Inteligencia de la Seguridad Nacional de la Casa Blanca con el presidente Eisenhower.

Escribió un libro titulado “The Day After Roswell” (El Día Después de Roswell), que se publicó en 1.997, siendo un best-seller a nivel mundial, donde detalla todo lo que allí aconteció realmente. En palabras de Corso, cuando se le preguntó por el incidente Roswell, dijo: “No existe ninguna duda de la existencia de OVNIS y EBEs. Gracias a la recuperación de ese artefacto, conseguimos avanzar considerablemente en tecnología alienígena, comprender y crear un circuito integrado de chips, láser, fibra óptica, rayos de partículas, sistemas de propulsión electromagnética, proyectiles de uranio empobrecido, tecnología para hacer invisibles aviones, material resistente como el kevlar… y muchos otros descubrimientos. ¿Cómo lo sé? Sencillamente porque era yo la persona que estaba a cargo de toda la investigación”.

Corso

Philip Corso, fue reclutado por el Ejército de USA tras el bombardeo a Pearl Harbour por parte de Japón. Rápidamente, entró a formar parte del Dpto. de Inteligencia por sus grandes cualidades y dotes de mando. Acabada la II Guerra Mundial, es destinado a Fort Riley (Kansas). Tres meses después de su incorporación a esta base, en julio de 1.947, Corso era el Oficial al mando de la Base para seguridad de la misma.  Esa noche, no fue una noche cualquiera. Había demasiada actividad, demasiado movimiento. Llegaron 5 camiones procedentes de Roswell con material de alto secreto.

A las 23:00 horas, Corso decide inspeccionar la carga ya que la seguridad de toda la Base estaba en su mando. Corso habló con un policía militar de la Base, quien le dice que él sí ha visto lo que contiene el cargamento, pero no sabría describirlo. Así que se dirigió a uno de los hangares donde habían depositado varias cajas de madera de tamaño medio, y decidió abrir una de ellas. En una entrevista Corso dijo: “Vi un cuerpo delgado, un humanoide. Tenía una cabeza y unos ojos grandes en comparación con nosotros. No tenía un cuerpo largo, y la complexión de su cuerpo no era tan robusta como la nuestra”.

Más tarde, Corso fue una de las personas designadas para formar parte del estudio de material extraterrestre, que provocacía una revolución tecnológica. En 1.953 le ascienden a Teniente Coronel tras su exitoso servicio a las órdenes del General MacArthur en la Guerra de Corea, y pasó a formar parte del reducido grupo de asesores del presidente Eisenhower. Su ascenso era meteórico, hasta que en 1.960, su carrera cambia de dirección radicalmente y parece que sus méritos se evaporaran.

Pero la realidad, es que había alguien muy poderoso que le quería reclutar, el Teniente General Arthur Gilbert Trudeau, nombrado en 1.958 Director de Investigación y Desarrollo del Ejército, en busca de nuevas tecnologías. Hasta ese momento, toda la carrera de Corso en el Ejército era fácilmente demostrable, pero en cuanto pasó a formar parte del equipo de Trudeau y del Pentagono, apenas había información pública de su trabajo.

El 20 de julio de 1.961, Trudeau le encomienda analizar y examinar la tecnología de la nave extraterrestre de Roswell. En toda esa información, también se detallaba la visita de EBEs a la Tierra de forma constante. Pero el objetivo prioritario era conocer su tecnología para avanzar en la nuestra. Entre esos documentos que poseía Corso, se especificaba que la tripulación de la nave estrellada estaba formada por cuatro EBEs de pequeño tamaño color grisáceo, con cuatro dedos en cada mano, piernas delgadas, una cabeza desproporcionada con el resto del cuerpo y ojos en forma de almendra.

Corso afirmó que en aquel momento, la preocupación que existía era que la URSS avanzara mucho más que EE.UU. en tecnología, y que los “extranjeros” tuvieran como finalidad una invasión terrestre. ante las nuevas tareas encomendadas, Trudeau le dijo a Corso: “Phil, esperemos que la gente entienda lo que hacemos. Pero, tal vez, el momento en el que ocurra no estemos vivos”.

Corso aseguró que esos cuerpos eran clones, eran seres creados para que pudieran viajar por el espacio-tiempo. Corso dijo: “Aún no entendemos mucho sobre sus sistemas de propulsión y dirección. La razón por la que no entendemos su sistema es debido al hecho de que el propio extraterrestre es el sistema conductor. De algún modo que aún no comprendemos, la nave y el piloto son uno. Hoy día, el hombre no puede viajar por el Espacio como lo hacen ellos. Esos clones fueron específicamente creados para eso. Nuestros músculos, huesos y cerebro no conseguirán hacer tal viaje. Cuando nuestros astronautas van a la Estación MIR, y permanecen unos tres meses, cuando vuelven precisan atención médica. Sus huesos no soportan el peso del cuerpo. Si ellos se exceden en el tiempo de estancia en el Espacio, serían incapaces de andar. Pero lo más importante es que el cerebro también resulta afectado”.

Los materiales que Corso tenía que investigar, que pertenecían a la nave estrellada en Roswell en 1.947, eran:

  • una malla de un material muy resistente
  • un tubo cilíndrico fino y alargado del que salía una luz roja
  • una corona para la cabeza
  • un pequeño circuito impreso en miniatura
  • un cable flexible que transmitía luz
  • una lente extraída del ojo de un EBE

Después de analizar la nave con ingeniería inversa, Corso afirmaba que no era posible hacer una réplica de la misma, porque poseía elementos totalmente desconocidos para nuestra época. No sólo eran naves, sino que eran transpotadores en el espacio-tiempo, capaces de recorrer enormes distancias en el Espacio en poco tiempo, lo que se conoce como “continuum espacio tiempo“. Una vez estudiados los elementos, Corso dedice llevar los objetos a centros especializados para saber qué uso tienen y poder replicarlos.

En la década de los 60, EE.UU. está en plena “Guerra Fría”, y cualquier avance tecnológico supone una ventaja estratégica y de superioridad con su enemigo. Corso, quería incorporar a los Ejércitos la tecnología extraterrestre, que él veía muy superior a la nuestra, demasiado avanzado, y que si se consiguiera desvelar su funcionamiento y cómo crearlos, supondría llevar una ventaja inalcanzable al resto de países del mundo.

En 1.961, en Fort Belvoir US Army (Virginia), se desarrollaba en secreto un proyecto para conseguir la visión nocturna, pero los avances no estaban yendo como se esperaba, hasta que llegó Corso con la lentilla encontrada en el ojo de un EBE. Esta lente tenía la propiedad de aumentar la intensidad de la luz de forma exponencial. También, las ventanas de la nave de Roswell poseían esta tecnología, por la cual, a través de ellas en un cielo totalmente oscuro, se veía nítidamente el exterior, como si fuera un día despejado y claro. A partir de ese instante, la investigación sobre la visión nocturna y el éxito del proyecto fue en progresión, hasta conseguir aparatos realmente avanzados.

Aunque estos elementos creados eran como prismáticos y no lentes, en la Operación Bin Laden, los comandos de asalto ya llevaban integrados la tecnología de la lente. Uno de los testigos dijo: “No voy a decir donde lo vi, pero fue una de las cosas más raras que he visto nunca usar a un soldado. Durante una misión, vi a un soldado con lo que se conoce como el sistema de visión nocturna “QUADEYE“. Parecía que el soldado había salido de la película “Starship Troopers”.

night-vision-contact-lenses

Los expertos llegaron a la siguiente conclusión: “Estas lentes de contacto de visión nocturna, permiten a una persona ver claramente en entornos de poca luz y mejorar su visibilidad hasta un 200%. Estas lentes, utilizan tecnología de plasma para eliminar los tubos de intensificación de imagen engorrosos y costosos, utilizados en gafas de visión nocturna convencionales. Las ventajas de usar las lentes de contacto por encima de las gafas de visión nocturna son: 1.- visión periférica, 2.- comodidad, 3.- un sistema más rentable y 4.- menos desorientación con el uso.

El chip que encontraron, estaba en parte carbonizado, y era de 1 cm de diámetro de forma cuadrada. Tenía una muesca en el centro de donde salían varios hilos o cables muy finos. Según Corso, “sospechábamos que eran circuitos eléctricos”. Este material, lo llevaron a los Laboratorios Bell. Allí consiguieron averiguar cómo se creaba y para qué se utilizaban esos chips. A partir de aquí, la evolución de la tecnología hasta nuestros días no ha parado de crecer de una forma espectacular. No es casualidad que Bell Labs (Laboratorios Bell), hayan sido los precursores e “inventores” de mucha tecnología asociada a los microchips y los circuitos eléctricos integrados.

Otro material que se llevó a analizar, fue el fino cilindro alargado del que salía una luz roja. Se percataron cuando lo recogieron en Roswell, que esa luz producía quemaduras, y pensaron que se trataba de alguna especie de bisturí quirúrgico muy avanzado, pero descubrieron que también abría agujeros en paredes y que era bastante potente y que su direccionabilidad era muy precisa. Diversas empresas de aeronáutica, gracias al estudio de este objeto, consiguieron crear para los aviones dispositivos de seguimiento y alcance muy precisos, a través del láser, así como sistemas de fijación para conseguir impactos muy precisos a objetivos lejanos con misiles.

El láser, no es algo que se pueda inventar de un día para otro, así por inspiración divina. La persona que corroboró todo lo que dijo Corso acerca de los materiales encontrados en Roswell, que sirvieron para avanzar tecnológicamente de forma rápida y efectiva, fue el inventor del microprocesador Ted Hoff. En la década de los 50, ya se estaba investigando sobre el láser, con resultados nefastos, ya que estaban utilizando microondas y no luz. En 1.971, Hoff introdujo un microprocesador en una pieza de silicona, una computadora en un chip.

Edward Hoff, explicó que lo que se conseguía en un circuito integrado, era controlar el flujo de electrones, o mejor dicho, poder controlar la ausencia de ellos. Hoff refutó la declaración de Corso, de que gracias a un microprocesador extraterrestre, se pudo avanzar en este campo.

Otro de los objetos, eran tubos de vidrio de donde se desprendían luces de colores, el cual también se envió a los Laboratorios Bell. Más tarde, de estos laboratorios salió uno de los avances tecnológicos más eficades, la fibra óptica. Eran muchos los ingenieros y científicos de muchos países, quienes trabajaban en nueva tecnología asociada a la fibra óptica, pero casi todo eran teorías e hipótesis o la utilización de los materiales erróneos, hasta que repentinamente, Panish y Hayashi, de los Laboratorios Bell, mostraron un láser de semiconductores que podía funcionar continuamente a temperatura ambiente, y transmitir datos a 10 Gb km/segundo. ¿Qué casualidad no? Gracias a los avances en láser, se pudo también avanzar en la creación de fibra óptica. Se creó silicio fundido, capaz de transportar 65.000 veces más información que el hilo de cobre. Actualmente, la fibra óptica es el material usado para el transporte de información vía internet.

El primero en estudiar esta tecnología, fue Graham Bell en 1.880, con un aparato que llamaba “fotófono“. Era una forma de transmitir voz mediante un rayo de luz. El problema era, que la transmisión de datos por medio de la luz era prácticamente imposible, debido a que no se podía dirigir un rayo de luz con capacidad para desviarse al encontrarse un obstáculo. Gracias al objeto encontrado en Roswell, averiguaron la forma en que la luz, pudiera desviar un obstáculo y trazar una especie de curva y seguir nuevamente el camino. La clave la encontraron en el revestimiento del cable, la fibra óptica. Toda la nave de Roswell, carecía de cables convencionales, tal y como nosotros conocemos, sino que todo era de fibra óptica.

Los EBEs llevaban puesto un material que llamó mucho la atención de Corso, y cuando quiso quitar parte de ese material a un EBE con una cuchilla afilada, no pudo hacerlo, y el material permaneció intacto. Este material protegía a los EBEs de los viajes espacio-temporales. Era un material hecho por finos hilos, y lo más llamativo, es que no era un traje en sí, sino que ese material estaba adherido a la piel del EBE, como hilado a su piel.

Este material se llevó a la Universidad de Colorado. En aquella época, ya se buscaba encontrar algún tejido resistente a través de los polímeros (celulosa, seda, almidón, nylon…). En 1.965, la empresa DuPont creó el kevlar, un material altamente resistente empleado para proteger el torso de los soldados a disparos balísticos.

En cuanto a la corona, no se pudo replicar, porque se llegó a la conclusión que, la corona y el EBE son un ente, es decir, cada corona está creada para un EBE en particular, y sólo cumple las órdenes provenientes de ese cerebro, por lo que cualquiera que se pusiera la corona, no obtendría ningún efecto de la misma. Es como una huella dactilar o un examen de retina para abrir una puerta o cualquier otro acceso restringido.

Pero gracias a este objeto, se pudo investigar en ese campo, y una prueba se puede ver actualmente en Stephen Hawking, que gracias a esa tecnología ha podido volver a comunicarse oralmente con el mundo. El programa Equalizer transforma en voz las palabras que el científico selecciona de una serie de menús en la pantalla del ordenador, presionando un interruptor con sus dedos. También se controla a través de un interruptor sensible al movimiento de la cabeza o del ojo. La corona de Roswell, fue un punto de partida para Intel en la investigación y desarrollo de controlar un ordenador a través de los movimientos de cabeza y la dirección de la mirada.

Para que el lector, vuelva a tener pruebas de que nada es casualidad, la empresa Intel fue creada en 1.968. Su nombre proviene de la unión de las palabras Integrated Electronics (Electrónica Integrada), y también porque sería una especie de abreviatura de Intel-igence. Se creó como una empresa especializada en circuitos integrados y microprocesadores. Los creadores de Intel, sabían del potencial del chip para el futuro, siendo una tecnología muy avanzada y de la que se podía extraer muchos beneficios. Muchas eran las empresas donde su Departamento de I+ D estudiaban cómo crear algo parecido, como la Cía japonesa Busicom. Y repentinamente, una empresa recién creada, logra el primer microprocesador tan solo tres años después, en 1.971, el famoso Intel 4004. ¿Cómo pudieron hacerlo? Porque tuvieron acceso al chip de Ted Hoff, la persona que afirmó todo lo que dijo Corso sobre el microchip encontrado en Roswell, y que gracias a ello, consiguieron un avance cuántico en este campo muy por encima de todas las demás empresas del mundo. Esto es una prueba de peso para creer en todo lo que Corso cuenta en su obra.

Así que el material encontrado en Roswell, ha servido para avanzar tecnológicamente a gran velocidad, yendo por el único camino correcto para crear las piezas, sin apenas error, como teniendo todas las respuestas, donde tras la iniciativa de Corso de llevar el material a diferentes laboratorios y empresas de Research & Development (Investigación y Desarrollo), poco tiempo después surgieron avances increíbles en el campo del láser, materiales de protección para el cuerpo, microprocesadores, fibra óptica y para visión nocturna, así como la capacidad para que sea nuestra mente la que guíe ordenadores.

Si de los materiales encontrados en Roswell se avanzó en tecnología terrestre, ¿qué pasó con la nave estrellada? ¿supuso algún avance? En el comienzo de este episodio, hablé de cómo un piloto de avionetas privadas llamado Kenneth Arnold, tuvo un encuentro con nueve OVNIS el 24 de junio de 1.947. Arnold dibujó lo que había visto y lo enseñó al mundo.

KennethArnold

Se puede observar, que estas naves no tenían ningún aspecto de platillo volante, sino que tenían aspecto de boomerang. Si los “extranjeros” viajaban en naves que carecían de alas, motores, hélices… obviamente era porque aerodinámicamente significaba un avance tecnológico. ¿Existe alguna nave terrestre que posea esas características? Sí existe, y es el B-2 Spirit.

B2-Spirit

Se empezó a trabajar en esta nave a finales de los 50, pero sin avances realmente importantes, ya que toda la tecnología era desconocida. Hay que recordar que aún no se había descubierto para qué servía la fibra óptica, láser, y se deconocía por completo su sistema de propulsión, giro, maniobrabilidad, etc… Se trata del avión más caro jamás construido.

El B-2 se gestó como un Proyecto Negro (Black Project), donde 23.000 millones de dólares fueron desviados en secreto para I + D del B-2. Estos son los famosos Black Budget (Presupuesto Negro), donde “nadie” sabe a dónde va a parar grandes e ingentes cantidades de dinero de los presupuestos de EE.UU. Los proyectos negros han sido muy criticados por violar la cláusula de “Recibos y Gastos” de la Constitución de EE.UU. Esta cláusula dice, que todo el dinero público que se gaste debe ser publicado según ciertas normas. Como los gastos de los proyectos negros no aparecen en las facturas del Estado, se supone una violación de la Constitución.

¿Por qué las naves extraterrestres tienen formas tan aerodinámicas, si en el vacío del Espacio la resistencia no es un factor a tener en cuenta? Analizando esas naves, éstas no son muy estables ni fáciles de controlar (en lo referente a los seres humanos y en nuestro planeta con atmósfera), lo que significa que la reentrada a nuestro planeta, no es un problema para ellos, y que sus diseños no están influenciados por este factor. Estas naves, por ejemplo, no tienen flags para los cambios de dirección, para elevarse o para girar, lo que hace que para un piloto terrestre, pilotar estas naves y su comprensión sea un gran dilema.

Se intentó replicar estas naves, pero fue un fracaso absoluto. Es posible que la forma sí fuera muy parecida a las naves “extranjeras”, pero replicar su forma de ejecución, cómo funcionan realmente, como se propulsan, giran, aceleran, frenan… toda esa tecnología tan avanzada no estaba, ni por asomo, al alcance de nuestra tecnología primtiva. Y esto se puede ver en las pruebas y filmaciones que se hicieron entre 1.954 y 1.961 del Avro car.

Muchos años más tarde, se ha sabido que la aerodinámica no es lo más importante en esas naves, sino su sistema de propulsión tan potente. Entonces la pregunta es: “Si la aerodinámica no es fundamental y sí la potencia, ¿cómo logran para sobrevivir a velocidades tan elevadas y poder viajar en el espacio-tiempo?”. Porque una respuesta sí se sabía, y es que el cuerpo de un ser humano, nuestra morfología, no está preparada para ello. Por este motivo, los EBEs encontrados, tenían esa característica tan especial, de cuerpos más bien blandos, con extremidades alargadas y con una cabeza desproporcionada con el cuerpo. Obviamente, esos clones creados exclusivamente para viajar por el espacio, tenían esa morfología por algún motivo esencial.

Así que los científicos llegaron a la conclusión que en esa nave, tenía que haber un anulador de inercia. ¿Esto qué significa? Estas naves sobrevolaban nuestros cielos a velocidades de más de 11.000 km/h. Los aviones más veloces del que disponemos, son el MIG-25 ruso, que alcanza casi los 3.500 km/h (casi mach 3), donde 1 mach = 1.234 km/h (que es la velocidad del sonido). Así que mach 1 = velocidad del sonido; mach 2 = 2 veces la velocidad del sonido… y así sucesivamente. Pues estas naves en nuestros cielos, iban fácilmente a mach 10.

Pero no sólo iban a esas velocidades, sino que frenaban, aceleraban y cambiaban de dirección bruscamente. Si un ser humano fuera en una nave, a una velocidad de 11.000 km/h, y se viera sometido a esas fuerzas de desaceleración, aceleración, giros, subidas verticales… moriría en el acto, su cuerpo explotaría, nadie puede soportar esas fuerzas. En este vídeo, se puede ver cómo pilotos del Ejército de EE.UU., se someten a la temida centrifugadora. En la parte superior izquierda, se puede ver a la velocidad que giran, que viene dada por la letra “G”, y lo máximo a lo que se exponen son 6G (1 G = fuerza que la tierra ejerce sobre nuestro cuerpo a nivel del mar). Y estas son las consecuencias.

El límite del ser humano está aproximadamente en 9 G, aunque son varias personas quienes han aguantado hasta 12 G. En estas pruebas, casi siempre se llega a lo que denominan G-Loc, término que significa “pérdida de consciencia inducida por la gravedad“, provocada por la falta de sangre en el cerebro. Pero existen dos tipos de fuerzas G, las positivas (que son las provocadas por la aceleración, y son más soportables), y las negativas (las provocadas por la deceleración, mucho más difícil de soportar).

Ahora bien, esto es sólo yendo en una dirección, sin cambios bruscos. Imaginad por un instante, volando a 10 G de velocidad, y repentinamente la nave se pare, o que cambie de rumbo. Las consecuencias para esa persona serían dramáticas, significaría la muerte segura, y no una muerte por falta de oxígeno en el cerebro, sino que el cuerpo estallaría, saldría todo el líquido hacia el exterior, los miembros se desmembrarían, el cuerpo se volatilizaría. Así que, ¿cómo consiguen los EBEs ser inmunes a estas fuerzas? ¿cómo consigue la nave esas velocidades y a su vez anular las fuerzas existentes en el Universo?

Estas naves extraterrestres son inmunes a las fuerzas de la inercia, la propiedad universal de la materia que hace que un cuerpo en reposo siga en reposo, y un cuerpo en movimiento siga en movimiento. ¿Cómo es posible que si una nave va a más de 11.000 km/h dirección Este, y bruscamente varíe su dirección al norte realizando un giro de 90º, manteniendo la velocidad, el cuerpo siga en reposo? Sólo existe una respuesta posible, y es que la nave está provista de un sistema que anula esas fuerzas.

Si una nave fuera a 1 mach (es decir, a la velocidad del sonido), y el piloto pudiera hacer un giro de 90º, la fuerza de aceleración que el piloto sentiría sería de unos 300 G, y ya hemos visto lo que ocurre yendo a 6 G. Así que no es exagerado cuando digo que cualquier ser humano, se volatilizaría, desaparecería de repente, por arte de magia. Existen informes de OVNIS. tomados por oficiales de radar y pilotos, que declararon presenciar como esas naves, pasaban de estar en reposo a en un segundo, ir a 15.000 km/h, sería como soportar 3.500 G. Así que es evidente que esas naves no son terrestres.

¿Cómo pueden anular estas fuerzas G? Una teoría, sería poder manejar la fuerza de la gravedad, creando un campo gravitatorio delante del piloto y en el interior de la nave, que contrarrestara la fuerza que nos empuja dentro, y además, que se pudiera activar y desactivar de forma fácil y rápida. La gravedad es clave en todo lo referente al Universo. Es una fuerza que aún no hemos descifrado en su totalidad y sigue siendo un gran enigma, y aunque es la menos fuerte de las cuatro fuerzas del Universo, parece la más esencial de todas, que llegado el día que la controlemos y conozcamos en profundidad, desvelará secretos inimaginables, y nos hará dar un salto cuántico en conocimientos. Hace tiempo dediqué un episodio al tema de la antigravedad en el pasado:

https://jorgepalazon.wordpress.com/2012/04/19/levitacion-acustica-2/

¿Y cómo se propulsan estas naves? Parece ser que actúa un generador de campos de fuerza o un impulsor antigravedad. Existen cuatro fuerzas conocidas: 1.- Electromagnetismo 2.- Fuerza Nuclear Fuerte 3.- Fuerza Nuclear Débil 4.- Gravedad. Einstein nos enseñó con la Relatividad General, que la gravedad es el resultado de la curvatura del Espacio, provocada por la energía y la masa. Nosotros experimentamos esa gravedad a través de la curvatura de la Tierra, y nuestro planeta genera un campo magnético, que es lo que utilizan estas naves para propulsarse dentro de nuestra atmósfera, por lo menos, las naves estudiadas así lo corroboran. Esta tecnología actualmente para nosotros nos queda aún muy lejos, el poder controlar las fuerzas a nuestro gusto.

El motor antigravedad manipula la gravedad de la Tierra invirtiéndola sobre sí misma, y dirigiéndola para impulsar la nave sobre una ola de gravedad. De esta forma, puede ir en la dirección deseada, sin ningún tipo de problema, a grandes velocidades, y sin sufrir las fuerzas G. Así es como funcionan estas naves en nuestro planeta, donde la teoría parece sencilla, pero en la práctica estamos aún muy lejos de poder conseguirlo.  En teoría, teoría y práctica son lo mismo, en la práctica no lo son.

Ya sabemos cómo consiguen volar en nuestro entorno, pero ¿cómo consiguen viajar a distancias tan remotas? Nuestra estrella más cercana fuera del Sistema Solar, está a 4 años/luz en Alfa Centauro. Así que, si pudiéramos viajar a la velocidad de la luz, tardaríamos 4 años en llegar a esta estrella, pero se cree que la estrella más cercana donde pudiera haber un planeta habitable, está a 45 años/luz. Creo que sobra decir, que con la tecnología actual de la que disponemos, los viajes intergalácticos son una quimera, pero sí poseemos la teoría para hacerlo.

Que no poseamos la tecnología y los conocimientos para hacerlo, no significa que sea imposible, o que las leyes de la física lo rechacen. Si en algo se caracteriza la ciencia, es que no descansa, siempre avanza, no cierra ninguna posibilidad, busca siempre respuestas, mantiene la mente abierta a todas las posibilidades. Seguramente, los científicos y la gente de ciencia sean los más creyentes de todos, y su fe científica les lleva a campos inexplorados, a avances inimaginables, a obtener las respuestas que todo el mundo ansía.

Cuando alguien muere, y acudimos al sepelio, siempre existe una frase que a la gente le da por decir: “No somos nada”. Cada uno de nosotros, contiene los mismos elementos de las estrellas, somos los mayores procesadores de información que existe, somos la única especie consciente de nuestro destino, consciente de lo que nos rodea, la única especie capaz de cambiar los designios de nuestro planeta, del futuro de toda la vida sobre la faz de la tierra, de ir alargando su esperanza de vida…

Y lo que más me llama la atención, es que esas frases suelen provenir de personas creyentes, muy dadas a la fe, a rezar, a la existencia de un dios que nos ha hecho a su imagen y semejanza… y aún así, no somos nada. Es paradójico. Para mí, no somos nada cuando una persona cierra su mente a la verdad, a las evidencias, la lógica y la razón, cuando no tiene inquietudes por conocer y saber, por adentrarse en lo desconocido, por no hacerse preguntas, por no intentar buscar las respuestas, por darlo todo por hecho, por malgastar el tiempo en cosas vanales, por no intentar conocer todo lo que le rodea…

¿No somos nada? Lo somos todo!!!

Dedicated to: Hoy 24 de mayo mi padre cumple 70 años. Le quiero dedicar este episodio, siendo uno de mis mayores fans y al que le debo mucho.

Gracias padre.

Anuncios

OVNIS – La Verdad Está Ahí Fuera (Episodio II)

Un informe de las Naciones Unidas, desveló que desde 1.947, más de 150 millones de personas han sido testigos de avistamientos OVNI en el mundo. Más de 20.000 fueron avistamientos con aterrizaje. La empresa de opinión pública “Roper”, informó que el 80% de los estadounidenses creen que su gobierno oculta información sobre estos hechos, es decir, 4 de cada 5 personas creen que realmente existen OVNIS y seres de otros mundos.

Entre el 15 de junio y el 15 de julio de 1.947, se produjeron 853 avistamientos en EE.UU., y más de 600 en el resto del mundo. Acababa de terminar la II Guerra Mundial, y estos repentinos y numerosos avistamientos, tanto a nivel visual como por radares, preocupaba mucho a los ejércitos de los países, ya que existía ese sentimiento de Guerra Fría, y no sabían qué tipo de naves eran, y sobre todo, a qué nación pertenecía. ¿Qué país había conseguido crear esas naves tan veloces? ¿Qué pretendían?

Pero ningún país de los poderosos, se aventuraba a llegar a una conclusión que pudiera generar otra guerra tan inmediata. Un año después, en 1.948, un informe de las Fuerzas Aéreas de EE.UU., llegó a la conclusión que todas esas aeronaves no pertenecían a nuestro planeta. 

En la Navidad de 1.933, los periódicos escandinavos amanecieron con la información de numerosos avistamientos en Noruega, Finlandia y Suecia.  Miles de personas afirmaron haber visto de forma repetida enormes aviones grises sin ningún tipo de matrícula, estandarte o insignia, que viajaban a grandes velocidades y con desplazamientos imposibles para los aviones de la época. Los investigadores suecos, repasando colecciones de prensa de la época, han descubierto más de 100 informes sobre los “fantasmas voladores”.

Una de las primeras noticias sobre los aeroplanos fantasmas, fue la que se publicó en el diario Dagens-Nyheter de Estocolmo en 1.933, se podía leer en sus páginas: “Apareció un misterioso aeroplano, procedente de Bottensea, alrededor de las seis de la tarde de la víspera de navidad, sobrevoló Kalix y continuó rumbo al oeste. De la nave surgían rayos de luz que escudriñaban toda la zona. Muchas veces se trataba de una luz cegadora”. Ningún avión o aeroplano de la época, podía trasladar a bordo la fuente de energía capaz de generar una luz tan potente como la producida por un arco voltaico como el descrito por la prensa y los testigos.

Otro dato muy importante y llamativo de esos avistamientos, fueron las adversas condiciones meteorológicas de esos días, con espesas nevadas, ventiscas y niebla. A pesar de este clima, las naves que sobrevolaron los cielos escandinavos realizaron acrobacias muy complejas, sobrevolando por diferentes pueblos entre la cadena montañesa. Los aviones que existían hasta entonces, eran precarios biplanos de carlinga, abiertos con un radio de acción muy limitado y a los que una simple lluvia los obligaban a quedarse en tierra. Y no hubo ni un solo caso de un avión estrellado, un hecho poco improbable que no ocurriera si aquellos aviones fueran terrestres. Ya no sólo por lo comentado anteriormente, sino que además, muchos de los avistamientos fueron nocturnos, cuando los aviones de los ejércitos no realizaban vuelos por la noche debido a la deficiencia luminosa de estos aeroplanos, y menos con el clima de que azotaba la zona.

Si el incidente Roswell ocurrido a primeros de julio de 1.947, significó el comienzo de la Era Ufológica, otro acontecimiento ocurrido la noche del 19 al 20 de julio de 1.952, significó un antes y un después sobre el tema OVNI. Esa noche, varios objetos voladores sobrevolaron Washington, muy cerca del Capitolio y de la Casa Blanca. Es decir, varias naves de origen desconocido, que no pertenecían al Ejército de USA, llegaron al corazón del imperio americano.

Eran las 23:45 de la noche, cuando repentinamente, en el radar del Aeropuerto Reagan de Washington, el controlador Edward Nugent alertó de siete ecos no identificados, que podían observar también a simple vista desde la torre de control. Avisó inmediatamente a su superior, Harry Barnes, controlador de tráfico aéreo de alto nivel, quien al observar el radar y los objetos en pantalla afirmó: “Supimos de inmediato que existía una situación muy extraña. Sus movimientos eran radicalmente opuestos en comparación con las de los aviones normales”. Más tarde, llegaron a aparecer hasta diez ecos en formación.

Dos de esos ecos salieron de la formación y se situaron muy cerca de la Casa Blanca. El Comando de Defensa Antiaérea de la Base Andrews Field dio la alerta roja, recibiendo la orden de “scramble” (término militar que aludía a las misiones de aviones de combate para identificar intrusos en el espacio aéreo).

Varios F-14 llegaron a la zona, pero los OVNIS ya habían desaparecido. Cuando prácticamente ya estaban de regreso a la Base, volvieron a aparecer en los radares las naves, alcanzando velocidades de 11.500 km/h. En esta época, los aviones más veloces alcanzaban velocidades de poco más de 1.000 km/h. Este segundo avistamiento ocurrió a las 5:30 de la madrugada. Estas son las imágenes grabadas esa noche, grabación que se ha demostrado no está trucada y es conocida por los expertos como una de las más impresionantes que existen.

Uno de los principales testigos fue el Teniente 1º de aviación Francis E. Parker, quien en su informe confidencial detalló: “Los objetos se han visto a 14.000 metros de altura. En aquellos momentos sobrevolaban por la zona de Selfridge varios F-80 pertenecientes al Grupo de Cazas 56. Yo sabía que la máxima altitud para esos cazas son de 7.000 metros. Tanto yo como mi equipo de radar, sabíamos que lo que estábamos viendo no era una nube eléctrica o un fenómeno meteorológico”.

El pánico se apoderó de las altas esferas, y el presidente Harry Truman emitió una orden contundente, derribar las naves. En aquellos días, Albert Einstein trabajaba para el gobierno en varios asuntos y campos, y ante esa orden, aconsejó al presidente revocara dicha orden, ya que significaría un ataque contra la auto-preservación de la especie humana. El presidente Truman revocó la orden.

Días más tarde, el 29 de julio de 1.952, el General John Stanford, en una rueda de prensa multitudinaria, acompañado del responsable del “Proyecto Blue Book – El Proyecto Libro Azul“, Edward Ruppelt, negaron de forma vergonzosa que los radares interceptaran OVNIS. Años más tarde, el astrónomo Joseph Allen Hynek, que era el Director Científico del Proyecto Libro Azul, dimitió de su puesto, ya que quería contar la verdad de lo sucedido aquella noche, y no comprendía por qué se ocultaba a la opinión pública la verdad. Hynek aseguró que esos avistamientos, no eran ocasionados por fenómenos atmosféricos, ni por pruebas del Ejército, ni nada parecido, sino que se trataba de naves desconocidas.

Así que entre 1.947 y 1.952, ocurrieron una serie de acontecimientos en EE.UU., decisiones de su gobierno que no son casualidad, donde todos aquellos que piensen de forma abierta, sin prejuicios, llevados por la lógica de los acontecimientos, sólo podrá llegar a una conclusión posible. Voy a resumir de forma cronológica estos acontecimientos, y después, cada lector llevado por las pruebas y la forma de actuar del gobierno de EE.UU., valorará en su justa medida si todo es una farsa o realmente ocurrieron.

En 1.942 empieza a presenciarse una serie de avistamientos de aeronaves desconocidas por territorio norteamericano. También ocurrieron en otras partes del mundo, como la URSS, pero con su opacidad y su política comunista tan hermética, no se supo de ellos hasta muchos años después. El presidente Roosevelt es informado de ello a través del General Marshall, quien le detalla lo ocurrido en febrero de 1.942 en Los Ángeles, donde dispararon casi 1.500 baterías antiaéreas sin derribar una sola de aquellas naves.

Roosevelt queda muy preocupado, ya que en plena II Guerra Mundial, unas naves enemigas habían entrado fácilmente en el espacio aéreo americano, y evitado con suma facilidad la artillería del ejército más poderoso del mundo. Pero como no sufrieron ataque alguno por parte de esas naves, ni tiene pruebas tangibles ni nada, decide centrarse en la guerra.

Pero surgió la figura de Robert M. Wood, quien ha filtrado archivos y documentos secretos de su etapa con Eisenhower. Robert Wood es Licenciado en Ciencias e Ingeniería Aeronáutica por la Universidad de Colorado, y  Doctorado en Física por la Universidad de Cornell. Estuvo a cargo de la gestión de proyectos de investigación y desarrollo de naves no terrestres durante más de treinta años, realizando funciones de ingeniería inversa. Forma parte activa del Centro de Estudios UFO, Electric Spacecraft Journal, Fondo para la Investigación OVNI (nombrado miembro del Consejo de Administración), Infinite Energy, Journal of Galileo electrodinámica, Mutual UFO Network (nombrado miembro del Consejo de Administración, Diario MUFON), Rotary International, la revista Scientific American, la Sociedad para la Exploración Científica, etc… Parece evidente, que alguien con su intelecto y experiencia, no pertenecería a Organizaciones ufológicas si realmente no creyera que existen y tuviera la convicción y pruebas de ello.

Robert Wood
Robert M. Wood ha revelado que trabajó con un OVNI estrellado en 1.942, junto con Vannevar Bush (miembro del MJ-12), pero que requerían de más dinero para poder proseguir con las investigaciones que estaban llevando a cabo con el OVNI, para averiguar su funcionamiento a través de la ingeniería inversa, cuyo objetivo es el estudio y análisis de un artilugio (en este caso una nave espacial), retrocediendo desde el todo a lo más básico. Es decir, trataban de saber cómo funcionaba ese aparato, teniendo la nave completa, iban “desmantelando” las piezas para así poder averiguar cómo generaba esa energía para volar a esas velocidades, cómo conseguía crear antigravedad, la energía del punto zero, cómo conseguía virar en el aire 360º sin esfuerzo, etc…

Así que Vannevar Bush, en 1.944, fue a ver al presidente Roosevelt para pedirle más financiación, más fondos para la investigación, pero Rooselvelt se negó ya que dijo que estaban en plena II Guerra Mundial y necesitaba todos los fondos disponibles a su alcance para eliminar la amenaza nazi. Dos años después de terminar la guerra, en 1.947,  Vannevar Bush fue a ver al presidente Harry Truman (quien desconocía todo esto de los OVNIS y del MJ-12), así que lo llevaron a que conociera de primera mano todo lo que desconocía. Se quedó tan impresionado, que Truman no dudó en hacer fluir el dinero necesario para I+D en OVNIS. Truman dijo: “los fondos destinados se convertirán en descubrimientos de ingeniería para crear habilidades y poder mejorar nuestro país, nuestra cultura y nuestro nivel de vida”.

¿Qué fue lo que vio con sus propios ojos el presidente Truman para destinar grandes sumas de dinero a la investigación que solicitaba Vannevar Bush y Robert Wood? Lo que presenció fue la nave que se estrelló en el incidente Roswell a primeros de julio de 1.947. Este incidente, es el más famoso y el principio de la Era Ufológica. Una nave no terrestre se estrelló en un rancho de la localidad de Roswell (Nuevo México – EE.UU.). Allí acudió el dueño del rancho, quien informó al sheriff que un extraño artefacto se había estrellado en sus tierras. Rápidamente, el Oficial de Inteligencia del Grupo de Bombarderos 509, el Mayor Jesse A. Marcel, acudió al lugar con un gran destacamento y cercaron toda la zona, donde llegaron numerosos camiones del ejército, los cuales transportaron todos los restos, tanto materiales como biológicos del lugar.

incidente roswell

Hubo varios testigos que vieron el objeto antes de que se estrellara. Uno de ellos fue Kenneth Arnold, un joven piloto de avionetas, que no dudó en coger una de sus avionetas privadas para sobrevolar la zona. Según sus declaraciones, afirmó que la nave tenía forma de “ala-delta”, con la diferencia que la parte delantera era algo curvada. Todo lo allí recogido ha sido un gran secreto durante 60 años, donde se ha mentido a la humanidad, y lo más triste, ha servido de mofa para aquellas personas que no desean que existan, filtrando vídeos falsos para ridiculizar a los ufólogos, desmintiendo a todos los que afirmaban que ocurrió, facilitando informes falsos y mentiras como que se trataba de un globo sonda, fenómenos atmosféricos, etc… y crear una corriente de opinión negativa para que todo el suceso se quedara en nada.

Todo el material recuperado fue llevado a la “T-2”, más conocida como “Air Technical Intelligence Center (ATIC)”, y al Comando de Material Aéreo (AMC), lugares específicos donde se estudian materiales desconocidos de cualquier origen. Una vez los cuerpos y el material recuperado fueron dispersados  para su estudio y análisis, se realizó un informe de alta confidencialidad y juramento a aquellas personas que conocían la singularidad de lo encontrado.

Debido a este acontecimiento, Harry Truman crea el MJ-12 (Majestic Twelve), un grupo de élite ultrasecreto compuesto de científicos, líderes militares y oficiales del gobierno, para investigar la actividad OVNI. En este grupo, entraría Vannevar Bush. El MJ-12 era una organización que coordinaba los contactos de los “extranjeros”con la Tierra, así como las operaciones para conseguir un Nuevo Orden Mundial. Bajo esta dirección, el MJ-12 sería responsable de todas las operaciones científicas en el Área 51.

Las filtraciones del Dr. Wood, son pruebas contundentes, que se han demostrado como documentos auténticos, de materiales clasificados “Top Secret” por la Comisión Eisenhower y Truman. Estos informes verifican y corroboran la existencia del grupo ultrasecreto MJ-12. Estos documentos OVNI del gobierno, revelan información sobre las naves estrelladas o derribadas, cuerpos extraños, sesiones informativas presidenciales, reuniones con los “extranjeros”, etc… Los expertos que han revisado estos documentos, además de autentificar su contenido y su legitimidad, llegaron a la conclusión que son “reales, impactantes y poco éticos“.

Junto con la creación del MJ-12, dos meses después del incidente Roswell, el 18 de septiembre de 1.947, Harry Truman crea la Agencia Central de Inteligencia (CIA), encargada de la recopilación, análisis y uso de inteligencia, mediante el espionaje y el secretismo, ya sea a gobiernos, corporaciones o individuos que puedan afectar la seguridad nacional de EE.UU. La filosofía de la organización consistía en dotar al Presidente de un segundo punto de vista, elaborado por civiles, frente al aportado por los militares. La verdad, es que la CIA se creó principalmente por los avistamientos OVNIS, y si bien el MJ-12 eran los encargados de entablar comunicación con los “extranjeros”, la CIA se encargaría de toda la logística y espionaje en la Tierra, saber si más países poseen esa tecnología, si la saben utilizar, emplear, descifrar, etc…

Cinco días después de crearse la CIA, se crea el “Proyecto Signo”, que consistía en la investigación acerca del fenómeno OVNI, integrado por asesores científicos, el servicio de inteligencia, universidades… Examinaron un total de 273 casos OVNI, muchos de ellos se les encontró explicación científica, pero a otros no. Una de las conclusiones a las que se llegó es que los que no tenían explicación eran de origen extraterrestre. El Proyecto Signo dio paso a otras investigaciones secretas sobre el fenómeno OVNI.

Tras este primer proyecto, se creó uno nuevo, el “Proyecto Libro Azul”, creado para investigar el fenómeno OVNI tras los avistamientos sobre Washington en 1.952, por parte de la USAF (Fuerza Aérea de los USA). El objetivo del Proyecto Libro Azul, era determinar si los OVNIS eran una amenaza potencial para la seguridad nacional. Se recogieron, analizaron y archivaron 12.618 informes. De todos esos informes, muchos se llegó a la conclusión eran malinterpretaciones de fenómenos naturales (nubes, estrellas, etc…) o aviones convencionales. 701 casos fueron considerados fraudes y muchos de ellos fueron clasificados como inexplicables, como auténticos casos OVNI. Los informes fueron archivados y están disponibles bajo la Ley de Libertad de Información.

El primer jefe del proyecto fue el Capitán Edward J. Ruppelt, quien acuñó oficialmente el término “OVNI” para sustituir al término que se empleaba en ese momento, que era el de “platillo volante”, ya que lo consideraba poco exacto. Esto es, porque muchas de esas naves no tenían forma de platillo, sino que eran triangulares o tenían forma cilíndrica, como una especie de cigarro o tubo.

Tras esto, en 1.953 se creó el Comité Robertson, integrado por científicos que incluía a varios físicos, meteorólogos, ingenieros, y un astrónomo (Hynek), y encabezados por el doctor H.P. Robertson, físico del Instituto Tecnológico de California. En sus informes, recomendaron a las Fuerzas Aéreas restar importancia al tema de los OVNIS y emprender una campaña de desacreditación para disminuir el interés público. Aconsejaron usar los medios de comunicación, incluyendo a la compañía Walt Disney, psicólogos y astrónomos, así como a famosos para ridiculizar el fenómeno y proponer explicaciones convencionales. Además, ordenaron que las personas o grupos de aficionados al tema OVNI, fueran vigilados debido a su potencial influencia sobre el pensamiento de masas. En definitiva, el Comité Robertson recomendaba que la opinión pública fuese controlada mediante un programa de espionaje y propaganda oficial.

Así que desde el incidente Roswell, del cual se ha negado durante más de medio siglo que fuera un suceso OVNI, por casualidad, se crea rápidamente un grupo de élite secreto para investigar esas naves y los EBEs (Entidades Biológicas Extraterrestres). También se crea la CIA y se abre un proyecto secreto para investigar los avistamientos. Y también por casualidad, el presidente decide destinar mucho más dinero a la investigación y desviar del Ministerio de Defensa dinero a diversas agencias que supuestamente no existen.

Para no existir los OVNIS, los recursos empleados y destinados a nuevas agencias de inteligencia, personal militar y científico, fue bastante cuantioso, así como la creación de la logística e infraestructuras para estas personas, con gran poder de actuación a nivel nacional e internacional. Ahora, bien, ¿han sido estos proyectos secretos los únicos? No. esta es la lista de los proyectos que se crearon sobre el tema OVNI. La lista está ordenada en sentido cronológico.

  • Proyecto Blue Team. Fue el primer proyecto de todos y se trataba del rescate de los restos materiales y orgánicos de una nave estrellada.

  • Proyecto Sign. Estudio e investigación de presencia de naves alienígenas y saber si constituían una seria amenaza para la seguridad nacional. Este proyecto lo llevaron de forma conjunta la CIA y la USAF.

  • Proyecto Grudge. Siguió las mismas directrices que el Proyecto Sign, sin ningún cambio relevante.

  • Proyecto Aquarius. Abarcaba todos los anteriores y se especializó aún más, investigando más en profundidad. Financiado por fondos secretos de la CIA, que no se sabía de donde procedían. Su objetivo era reunir toda la información tecnológica, científica y médica sobre los OVNIS y EBEs. Más tarde, pasó a pertenecer a la NSA (Agencia Nacional de Seguridad). Actualmente sigue operativo, y sigue en manos de unos pocos miembros de la élite de inteligencia.

  • Proyecto Plato. Creado en 1.954, su objetivo era establecer relaciones diplomáticas con los “extranjeros”. Uno de los acuerdos a los que se llegó, fue la obtención de conocimientos avanzados tecnológicos, a cambio de no interferir en sus asuntos y actividades.

  • Proyecto Plutón. Su objetivo y finalidad era puramente científico, analizar y estudiar toda la información proporcionada sobre tecnología que nos facilitaban los “extranjeros”.

  • Proyecto Sigma. Su prioridad era establecer contacto y comunicación con los “extranjeros”, llegando a conseguirse una reunión cara a cara el 24 de abril de 1.964 en la Base Aérea Holloman (Nuevo México – EE.UU.), que duró tres horas.

  • Proyecto Redlight. Su misión era probar un OVNI que había sido recuperado y fue llevado al Área 51. Allí, varios ingenieros estudiaron la ingeniería inversa para poder replicar el funcionamiento de la nave.

  • Proyecto Snowbird. Su única misión era encubrir y salvaguardar toda la información y avances  que se iban generando en el Proyecto Redlight. Las pruebas que se realizaban con la nave, siempre acompañada por helicópteros negros, si alguien fuera testigo de su vuelo o intentaba revelar la información, los encargados de este proyecto debían silenciar y camuflar todo ello. Esta nave es conocida como el modelo AVRO.

AVRO

  • Proyecto Pounce. Tenía varios objetivos y misiones con los OVNIS que se iban recuperando. Pero uno de sus principales cometidos, era desinformar a los medios de comunicación, y proporcionar información manipulada y falsa.

  • Proyecto Gabriel. Su misión era desarrollar un generador de ondas sónicas de baja frecuencia. Se pensaba que las armas alienígenas y sus naves podrían ser vulnerables a este arma.

  • Proyecto Excalibur. Su objetivo era crear un arma nuclear capaz de destruir bases subterráneas alienígenas.

  • Proyecto BlueBook. El famoso Proyecto Libro Azul para desinformar a la humanidad de lo que estaba sucediendo realmente.

  • Proyecto Delta. Su objetivo era la creación de equipos de vigilancia exclusivamente de OVNIS. Ello incluía entrenamiento específico, material y transporte exclusivo para uso alienígena. Las personas que entraban en este proyecto, provenían de la NRO (National Reconnaissance Organization), instalada en el Fort Carson (Colorado – EE.UU.).

Toda esta sucesión de acontecimientos no son nada casuales. Cualquier persona con un juicio de valor objetivo, jamás dudaría que realmente existe algo, cuando el país más poderoso del planeta destina grandes recursos (económicos, personal, localizaciones, bases, agencias…) para el estudio, análisis, investigación y ocultación de todo el fenómeno OVNI.

Y si todo empezó en 1.947 con el incidente Roswell, que ocurrió a primeros del mes de julio, otro acontecimiento ocurrido en Harmon Field (Newfoundland – Canadá), el 10 de julio de 1.947, sólo una semana después de Roswell, fue otro suceso que aceleró todos los acontecimientos. Ese día, tres pilotos de la PanAm, llamados A.R. Leidy, J.N. Mehrman y J.E. Woodruff, vieron un disco translúcido u objeto plateado en forma de rueda del tamaño de un C-54 de transporte, según describieron, que volaba excesivamente rápido a 10.000 pies de altura, dejando un rastro de color oscuro azulado, casi negro, acelerando su velocidad empezó a ascender rápidamente, creando un “camino” a través de las nubes.

Las fotos que se tomaron ese día, pasaron a formar parte del Proyecto BlueBook, siendo totalmente confidencial y sellado como “Only Your Eyes”. Esta es una de las fotografías que se han filtrado de ese avistamiento. Aunque la calidad no es buena, en comparación con las fotografías que podemos sacar actualmente, ese rastro vertical no podía hacerlo ninguna nave terrestre en esa época. Más de 60 testigos confirmaron la vericidad de este suceso.

UFO Canada

El piloto de la Fuerza Naval, Donald Edward Keyhoe, fue testigo de muchos de estos documentos y fotografías que se empezaron a archivar y analizar entre 1.947 y 1.950. Debido a las ingentes pruebas, Keyhoe pasó a ser conocido en la década de los 50 como el mejor investigador OVNI, y es uno de los más fieles defensores de la liberalización de toda esa información a la opinión pública. Gracias a toda la información que estudió a la cual tenía acceso, escribió en 1.950 un libro titulado “The Flying Saucers Are Real” (Los Platillos Volantes son Reales).

Entre enero de 1.947 y diciembre de 1.952, se sabe que un mínimo de 16 OVNIS, se estrellaron o tuvieron que efectuar un aterrizaje de emergencia. Los datos que se han filtrado, es la existencia de 65 EBEs muertos, y un superviviente que fue inmediatamente ocultado para su estudio. De estos 16 acontecimientos, 13 tuvieron lugar en territorio norteamericano, y los otros tres casos se produjeron en Canadá, Noruega y México. Las observaciones de OVNIS eran tan numerosas en 1.947, que los medios disponibles para examinarlos y evaluarlos de forma seria eran insuficientes, motivo por el cual se sucedieron los acontecimientos anteriormente descritos, de creación de agencias y servicios de inteligencia especiales.

Un OVNI fue descubierto el 25 de marzo de 1.948 en un altiplano de los alrededores de Aztec (Nuevo México). Un periodista llamado Frank Scully, escribió un libro titulado “Behind the Flying Sourcers” (Tras los Platillos Volantes). Apuntar como anécdota, que los apellidos de los protagonistas de la famosa serie “Expediente X” (X-Files), Scully, Mulder y Skinner, están sacados de personajes reales que investigaron los fenómenos OVNI en sus comienzos a mediados del siglo XX, y que fueron esenciales para esclarecer muchos datos e informes. En esas fechas, las agencias de inteligencia aún no estaban lo suficientemente desarrolladas para desacreditar y ocultar todos los casos existentes. Una de las personas que fueron tras Frank Scully a investigarle, y así desacreditar todo su trabajo, fue William S. Steinman, quien tras hacerlo y conocer el accidente de Aztec, se pasó al lado de los ufólogos, y siendo una persona del gobierno, empezó a ir contra éste, empeñado en que la verdad se supiera.

UFO Aztec

Ese día, los radares del ejército vieron en sus pantallas un OVNI, el cual se había estrellado. Rápidamente dieron la alerta, y se informó al General Marshall, persona que ocupaba también  el cargo de secretario-ministro del Estado. Marshall avisó al presidente Truman, quien le ordenó creara un equipo muy cualificado para ello. El primero en formar parte de ese equipo fue Vannevar Bush, el hombre sin escrúpulos.

Un grupo de helicópteros del IPU (Interplanetary Phenomenon Unit), estacionados en Camp Hale (Colorado), sobrevolaron el artefacto estrellado. La misión de estos helicópteros, era desde el aire, informar al transporte de tierra qué camino debían tomar para llegar a la zona del accidente, así como proteger la zona y hacerla exclusiva de uso del ejército. La desastre organización y forma de llevar el asunto de Roswell un año antes, fue la causa que esta vez, se tomaran todas las medidas oportunas de una forma mucho más profesional.

La nave era un objeto achatado de unos 30 metros de diámetro. La nave parecía estar construida de una sola pieza, como si no hubiera pasado por una cadena de montaje. Había varias ventanillas de un material diferente, donde se podía ver el interior, donde había varios cuerpos inertes, como quemados y algo chamuscados, pero no había humo ni se produjo ningún fuego, como si la temperatura en el interior de la nave, por motivos desconocidos, subiera de temperatura de forma excesiva quemando a los tripulantes. Este fue seguramente el hecho de que se estrellara, algo debió fallar quizás con el escudo térmico, pero lo evidente es que la tripulación falleció quemada dejando la nave a su suerte hasta que se estrelló.

La primera persona que entró en la nave para inspeccionar los cuerpos, fue el Dr. Detlev Wulf Bronk, miembro del Consejo Nacional de Investigación, reputado biofísico, Consejero Médico de la Comisión de Energía Atómica, Coordinador de la Oficina de Cirujanos de la Fuerza Aérea y Director del Instituto de Neurocirugía. Una vez procedió a inspeccionar los cuerpos, los metieron en un equipo criogénico para su conservación.

Por otro lado, expertos ingenieros como Hunsakeer y Heiland, inspeccionaron la nave, el cuadro de mandos y los sistemas de navegación. Se percataron rápidamente que esa nave no poseía ningún tipo de motor de propulsión, llegando a la conclusión que debía generar la energía a través del electromagnetismo o algo realmente avanzado.

William S. Steinman, detalló todos estos acontecimientos con gran detalle en un informe de 625 páginas llamado “UFO Crash at Aztec“. En este informe, explica detalladamente cómo consiguieron desmontar la nave para su transporte, que se encontraron 12 cuerpos también quemados en una estancia de la nave, de cuerpos que no superaban el 1,20 metros de altura. No sólo existe un informe escrito, sino que existen más de 200 fotografías de la nave, tomadas por Nicholas Von Poppen. Este experto fotógrafo, contó cómo contactaron con él para hacer el reportaje fotográfico y lo que se encontró, y dijo: “lo que ví, me mostró que estas personas han pasado hace mucho tiempo la etapa de desarrollo tecnológico en el que nos encontramos ahora, y en su avance han tendido a la simplificación de la vida, lo que elimina las complejidades complicadas que tienden a oscurecer las leyes naturales del ser”.

Von Poppen detalló el interior de la nave, incluso se le ordenó realizar fotografías de los EBEs inertes. Así los describió: “El más grande, que parecía ser el capitán, era de cuatro pies y nueve pulgadas de estatura y pesaba alrededor de 35 libras. El más pequeño y el que parecía más joven, era 23 pulgadas de alto y pesaba 22 libras. Eran hombres blancos, con la piel muy pálida, como si hubieran venido de un mundo frío con poco aire. Sus rostros eran intelectuales y refinados en apariencia. Nunca he visto nada igual aquí en la Tierra”.

Un  día, Von Poppen fue atacado en su casa. Los vecinos oyeron una lucha en su apartamento, así que fueron a ver qué pasaba. Cuando llegaron, lo encontraron inconsciente en el suelo. Fue trasladado al hospital donde murió. Lo más extraño de todo, es que mientras estaba hospitalizado, unas personas, que se identificaron con identidades falsas, entraron en su habitación y salieron llevándose unos grandes sobres amarillos, donde estaban guardadas las copias de las fotos que había sacado del accidente en Aztec.

Desde el incidente de Roswell, y los sucesivos acontecimientos y avistamientos en radares, visuales, declaraciones de testigos… se puso en marcha una maquinaria gubernamental sin precedentes en cuestión de investigación. Cientos de recursos fueron repentinamente destinados al fenómeno OVNI. Y esto no sólo ocurrió en EE.UU., sino que ocurrió también en Asia (China, URSS), pero al ser países comunistas muy herméticos, ninguna de esa información trascendía, por lo que parecía que allí no sucedía nada.

Las preguntas que cualquier lector se haría en estos momentos, sería: ¿Por qué empezaron a vislumbrarse tantos avistamientos en esas fechas? ¿Por qué, sobre todo en EE.UU.? ¿Es casualidad? No es casual. Visitas de OVNIS ha habido siempre, desde que el hombre es hombre, y muchos miles de años antes. La diferencia esencial, fue la II Guerra Mundial, la entrada de EE.UU. en la misma, y sobre todo, la utilización de la Bomba Atómica.

Si tuviera que resumir de forma breve y concisa qué ocurrió, qué cambió, la respuesta sería la siguiente. Según expertos biólogos, astrónomos, ingenieros, personal de inteligencia, etc… que han participado y formaron parte de todo el entramado OVNI, y están desvelando información clasificada desde el año 2.002, existen muchas razas interplanetarias (entre 57 y 60 diferentes), que proceden de diferentes partes del Universo. El ser humano, está compuesto de al menos 12 razas diferentes del universo. 

Muchas de estas razas son iguales a nosotros. Realmente habría que decir, que nosotros somo iguales a ellos, en lo que se refiere al aspecto físico. Estas razas nos pueden llevar 1 millón de años de adelanto tecnológico y de existencia. Obviamente, esto es mucho tiempo, por lo que están muy avanzados en todos los sentidos, y controlan las fuerzas que rigen el universo, el espacio y el tiempo. No sólo conocen la existencia de nuestro planeta, sino que fueron ellos quienes nos crearon, quienes originaron la vida en la Tierra, mediante modificaciones genéticas, y acelerando el proceso evolutivo lo máximo posible.

Sus continuos avistamientos a lo largo de nuestra existencia, eran simplemente de vigilancia, sin intentar interceder en los asuntos de la especie humana. El objetivo o la finalidad de nuesra existencia, aún no la sabemos, o simplemente la desconocemos, lo que parece evidente, es que estas razas no desean nuestra extinción.

Cuando EE.UU. lanzó la Bomba H sobre Hiroshima y Nagasaki, fue un paso peligroso, porque significó poseer un arma letal que podría exterminar la vida en nuestro planeta. En ese instante, varios países empezaron la carrera nuclear, la Guerra Fría, para poseer este arma y tener un nuevo orden mundial regido por el terror a una destrucción total, nuestra propia autodestrucción. Fue en este momento, cuando empezaron las constantes apariciones OVNI por todo el planeta y hacerse mucho más visibles.

Y no sólo se hicieron más visibles, sino que algunas de esas razas empezaron a intervenir para que no ocurriera la Destrucción Mutua Asegurada (MAD), que es una doctrina militar que se basa en el principio de que si un país con capacidad nuclear ataca a otro país con armas nucleares, el resultado final será la aniquilación nuclear para ambas naciones. Dado que este resultado no es deseable, ningún país se arriesgaría a la aniquilación.

Este concepto se basa en el principio conocido como el equilibrio de Nash. Este principio, dice que como todas las partes involucradas saben lo que todos los demás son capaces de hacer, no hay razón para cambiar de estrategia y política para tomar decisiones repentinas, ya que perturbar el equilibrio, llevaría a las naciones a un resultado negativo en el que nadie gana. En otras palabras, Destrucción Mutua Asegurada es un juego de suma cero.

El descubrimiento de la energía nuclear, es un salto evolutivo bastante importante, pero según los EBEs, no sabemos aún controlarla y desconocemos el potencial real que tiene. Por este motivo, muchos decidieron intervenir. Un caso que ayuda a aclarar este hecho, fue la declaración jurada del Capitán de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. Robert Salas. El 16 de marzo de 1.967, unos OVNIS estaban sobrevolando la Base Aeroespacial Malmstrom (Montana – EE.UU.). En esa fecha, Robert Salas era el Oficial de Lanzamiento de Misiles, y se encontraba varios metros bajo tierra, pero veía en los radares los OVNIS.

En esta base, había 150 misiles Minuteman I (misiles nucleares con alcance a otros continentes). Robert Salas controlaba los silos donde se encontraban 10 cabezas nucleares. Y de forma inexplicable, estas cabezas se desactivaron, apareciendo en la pantalla el aviso “NO-GO“. Una de las personas que estaban junto a Salas, era el Coronel Fred Mywall. Y este no fue el único caso de cabezas nucleares que se desactivaron mientras OVNIS sobrevolaron Bases Militares.

Así que, parece más que evidente que la mayoría de esas razas no son hostiles, y que no desean nuestra extinción. Estos temas se trataron en los encuentros que tuvieron con el presidente Eisenhower, donde uno de los puntos esenciales, era dar a conocer su existencia a la humanidad, lo cual declararon inviable de cumplir por diversos motivos, donde el principal era que ello provocaría un cambio radical en la estructura de gobierno en todos los países, creando una desestabilización sin precedentes y difícil de cuantificar y analizar sus consecuencias.

El Mayor de la OTAN Hans C. Petersen, resumió los motivos por los que no era procedente dar a conocer su existencia:

  1. El sistema monetario colapsaría, ya que el dinero perdería gran parte de su valor, los mercados se vendrían abajo y se originaría un caos en las formas de gobierno que harían a los países ingobernables.

  2. Todas las religiones y creencias existentes se podrían venir abajo. Los líderes religiosos perderían su poder y perderían el sentido de su existencia. Saber que nuestra existencia, de forma irrefutable, se debe a la creación por parte de otros seres del universo, haría repensar todas las bases ideológicas de fe.

  3. El suministro de energía cambiaría. Ahora mismo, todo el planeta se nutre de energía eléctrica y del petróleo. Alcanzar un conocimiento más avanzado supondría que los “mercados”, los lobbies que mueven desde las sombras los designios de los países, ya no tuvieran el poder económico y la posición de fuerza. Obviamente, estos grupos de poder no desean ver en peligro su status.

  4. Las fronteras y las formas de gobierno ya no tendrían ningún sentido, y con ello, nuevamente el poder existente dentro de ellas. La humanidad dejaría de creer (aún más), en las formas de gobierno y sus integrantes, que de forma constante mienten a sus pueblos, ocultan información primordial, están corruptas y lo único que desean es mantener el poder.

Conocer de forma definitiva, sin lugar a ningún atisbo de duda, la existencia de vida en otros mundos, cambiaría el rumbo de nuestra existencia. El fin de la política, religiones, supersticiones, miedos, amenazas, dudas… quedaría pendiente de un fino hilo que acabaría por romperse. Vivimos en una realidad tergiversada, y no existe peor mentira que la ocultación de la verdad en este asunto.

Los gobiernos no dudan en proyectar a la sociedad información ficticia y manipulada, ocultando así la realidad. ¿Cuánta información realmente relevante nos es dada? Ninguna. Los pueblos desconocen los verdaderos motivos que yacen en los pactos, tratados, firmas… entre los lobbies y entre los gobiernos. Sólo se nos facilita información manufacturada, procesada, para mantener el “orden social” y la “seguridad nacional”.

Respecto al fenómeno OVNI, desde el año 2.002, se está sabiendo toda la verdad, y todas las mentiras que se han vertido sobre ello. Ya son muchas las personas autorizadas que han desvelado información confidencial, información catalogada como “Cosmic Top Secret“, y cuanto uno más se adentra en lo que han ocultado (y siguen ocultando) los gobiernos, uno se da cuenta de la tremenda ignorancia que existe en la sociedad respecto a este tema, todas las mentiras vertidas y todas las verdades escondidas en las sombras, donde aún siguen ocultas muchas de ellas en espera de ser liberadas.

El conocimiento siempre gobernará a la ignorancia, y un pueblo que quiere ser su propio gobierno, debe armarse con el poder que el conocimento ofrece. (James Madison – 4º Presidente EE.UU.).

Cuando tuvimos la suficiente confianza, nos reunimos para contar la verdad. No existe otro camino. (Stephen Bassett – Activista Político).

En la reunión celebrada en Washington en el año 2.001, en el Edificio del National Press Club, se reunieron muchos testigos de alto rango militar, agencias y servicios de inteligencia, junto a los mejores investigadores del mundo, con más de 30 horas de testimonios jurados, pruebas y documentos, 5 miembros del Congreso de los EE.UU., para con sus testimonios desenquistar y dar un fuerte empujón hacia la verdad, a fin de empezar a esclarecer este asunto, con tan solo una premisa, confirmar, asegurar, demostrar y contar que no estamos solos en el universo, y que son parte de la historia de nuestro planeta.

Esas personas pertenecían al Ejército Norteamericano, NASA (National Aeronautics and Space Administration), CIA (Central Intelligence Agency), FBI (Federal Bureau of Investigation), NSA (National Security Agency), NRO (National Reconnaissance Office), y otras agencias relevantes, y decidieron que ha llegado el momento de revelar información “Top Secret” y filtrar documentación sobre el fenómeno OVNI.

Cada vez son más personas silenciadas en su momento que están colaborando con estos grupos de presión para contar la verdad, aportando fechas exactas, lugares concretos, situaciones determinadas, nombres, donde fueron testigos en primera persona de la existencia de OVNIS y EBEs, y no sólo ofrecen sus testimonios, sino que aportan pruebas documentales, selladas y firmadas, reportajes fotográficos, y que todo lo expuesto y presentado, lo llevarán hasta el final de sus consecuencias, jurando que todo lo revelado es verídico ante el Congreso de los EE.UU.

A una persona normal, que no ostente un cargo de poder en el cual deba tener información fidedigna, se la miente una media de 200 veces al día. Es decir, en tu entorno familiar, laboral, social, amistad, ocio, etc… aunque sean pequeñas mentiras para no ofender, ocultar la verdad, ser condescendiente, conseguir un objetivo concreto, o cuando acudes a hacer alguna gestión (bancos, administraciones, empresas…), se nos miente una media de 200 veces. Es un dato estremecedor, cuando se trata sobre todo de tu círculo de “confianza”.

Si tu entorno más próximo, aquello que es tu rutina diaria, que se convierte en tu día a día, miente tan a menudo, ¿cómo vamos a esperar que quienes ostentan el poder, que poseen información privilegiada y cargos que les ostenta riqueza y un status elevado, compartan esa información con el resto de la sociedad? ¿Cómo un lobby que controla el combustible en todo el planeta como es el petróleo, quiere que tú sepas que existen formas de energía limpias y gratuitas, y en cantidades ilimitadas?

Todas las grandes empresas y Cías, los gobiernos, las religiones, las grandes riquezas… se han forjado a través de la mentira. Este es posiblemente el principal motivo para mentir, el beneficio personal. Pero cuando se le pregunta a la gente qué valora en los demás, la sinceridad es una de las virtudes que más aparece.

Ahora bien, si reflexiono, sólo puedo llegar a una conclusión: “Cada persona miente a su manera por una razón específica, sólo puede presumir de ser sincero aquel que aún no ha sido descubierto“. Y en el tema OVNI, nos han mentido demasiado, y ninguna de las personas que han ido conformando los diferentes gobiernos y agencias hasta nuestros días, pueden presumir de sinceridad, porque todo está siendo descubierto, todo está saliendo a la luz pública, revelado, desvelado, filtrado, y sólo es cuestión de tiempo que la verdad sea global.

Hoy acaba un nuevo día, seguramente has cubierto el cupo de 200 mentiras diarias que te han contado, pero ninguna de esas 200 provienen de este blog.