Holocausto. Campos de Exterminio del S.XXI

Este capítulo puede herir la sensibilidad del lector, todas las imágenes que se van a mostrar son de una crudeza elevada. En mi búsqueda de la verdad, estamos ante una realidad que sobrepasa los límites de lo aceptable, y creo que es necesario tomar conciencia de ello.

Si el lector, ante los datos expuestos, la rigurosidad de la información, ante las imágenes que va a ver, decide dejar de leer este post, será un acto de reconocer que algo realmente atroz y mal se está haciendo, y debería empezar a actuar en consecuencia. El mayor enemigo de este problema, es la impasibilidad.

El ser humano, tú, tienes la capacidad de discernir el bien del mal, y debes actúar en consecuencia cuando percibes el mal, y no permanecer indiferente.

Hay una serie de televisión titulada “Band of Brothers” (Hermanos de Sangre), producida y dirigida por Steven Spielberg y Tom Hanks, que narra la historia verídica de un grupo de soldados que lucharon en la II Guerra Mundial, y que formaban parte de un grupo especialista de paracaidistas de la Cía Easy, quienes al término de la guerra, y ya en Alemania, fueron testigos en primera persona, viendo con sus propios ojos, un campo de concentración nazi, lo que allí se gestó, y las caras de estos soldados, es la misma que yo he tenido al realizar este post, algo indescriptible.

Uno de los soldados, corre desesperadamente bosque a través para informar a su teniente de lo que han encontrado. Cuando lo hace, le insta a acudir rápidamente  a ver lo que han descubierto. El teniente, le pregunta qué es eso tan importante que debe ver, y el soldado le dice… no lo sé!!! Su rostro revela que no encuentra las palabras para explicar lo que ha visto.

Cuando llegan al lugar, los rostros, el silencio, los ojos petrificados, el tiempo se detiene, es difícil reaccionar, no hay palabras, todo es desconocido, es nuevo, es impactante… y es dantesco. Todos saben que en la guerra hay muertes, dolor, incomprensión, ira, odio, prisioneros, pero cuando uno se encuentra de bruces con aquello que es real, y que ni siquiera imaginaba, se entra en un estado de shock. Y en el rostro de estos soldados, yo me he visto reflejado.

Muchos alemanes que vivían en las cercanías de los campos de concentración y de exterminio, fueron obligados por los aliados en los días posteriores, a acudir allí, presenciar lo que su ideal había gestado, y ser quienes cavaran fosas comunes y ayudaran a llevar los cuerpos a dichas fosas, para que jamás olvidaran lo que habían ayudado a crear. Y esto, debería hacerse con cada uno de nosotros en la actualidad, para que fuéramos conscientes de lo que estamos consintiendo con los nuevos campos de concentración y exterminio actuales, allí donde se ejecuta, se tortura, se maltrata, se despedaza, se explota, se experimenta… miles de millones de animales.

El ser humano es una especie visual, necesitamos ver y observar para aprender, a diferencia de los animales, que ya nacen con una intuición y un instinto de supervivencia muy elevado. Por este motivo, para hacernos una idea completa necesitamos que se nos muestre. Hemos escuchado y leído mucho sobre el holocausto, sobre los campos de concentración nazis, y lo que allí se hizo, pero verlo en primera persona, es muy diferente de imaginarlo.

Uno de los peores campos fue el de Dachau (Munich). Este campo estuvo abierto del 22 de marzo de 1.933 hasta su liberación el 28 de abril de 1.945. Así que, ya estaba operativo seis años antes del comienzo de la II Guerra Mundial, lo que significa que los nazis ya sabían perfectamente lo que iba a suceder. En Dachau se realizaron cientos de experimentos médicos ilegales e inhumanos, utilizando a niños, mujeres y ancianos para experimentar con ellos. Se les inoculaba sustancias químicas para estudiar su reacción, el dolor que un ser humano podía soportar, los límites a los que se puede llegar, se les amputaba y extirpaban miembros sanos, les provocaban ceguera, les privaban de los sentidos, les sometían a todo tipo de torturas, les extraían órganos… y finalmente se les mataba cuando ya no eran útiles.

La palabra holocausto, cuando la escuchamos, nos viene a todos la imagen de la II Guerra Mundial, y de los campos de concentración nazis, donde morían miles de judíos e indeseados, como los gitanos, personas con deficiencia física o algún tipo de retraso psicológico, escritores, pintores, filósofos y políticos contrarios al Reich, etc… Si nos preguntaran algún campo de exterminio, trabajos forzados o de concentración nazi, la mayoría diría Auschwitz, pero existían muchos más: Neuengamme, Gross-Rosen, Sachsenhausen, Natzweiler, Niederhagen, Hinzert, Dachau, Buchenwald, Flossenbürg, Sobibor, Mauthausen, Lublin, Lemberg, Birkenau, Treblinka, Belzec, Chelmno, etc…

Tras todos esos nombres, hay miles y miles de personas torturadas, arrancadas de sus vidas, negocios, familias, sueños, ilusiones, esperanzas… y que fuera el transcurso de la vida quien decidiera el final de su existencia, y no fuera decisión de otras personas, y mucho menos de la forma inhumana, cruel, premeditada y selectiva como se hizo, sin importar nada más que ser considerado una raza inferior, una raza prescindible, una raza a la que se podía maltratar, utilizar, explotar, torturar y exterminar cuando y cómo se quisiera.

Pero la palabra holocausto, realmente significa “quemarlo todo” (holos = todo, kaustos = quemado), y se refería al sacrificio de un animal, habitualmente un buey, al que se quemada enteramente (salvo el cuerno), en homenaje a Dios. ¿Qué Dios necesita o desea que se trate así a uno de los seres que supuestamente Él ha creado? Ninguno, sólo es el hombre y su estulticia quien así lo cree.

Pero el ser humano tiene un grave problema, cada uno de nosotros permanecemos ciegos a lo que sucede, y no reaccionamos de forma masiva hasta que el problema llega a ti o tu entorno cercano. Cada día, escuchamos cómo mueren niños inocentes en guerras y guerrillas por todo el planeta, miles de mujeres violadas donde los causantes permanecen inmunes, pedófilos y pederastas que viajan a determinadas ciudades para comprar infancia, que se esconden tras las redes sociales para capturar una nueva víctima, grupos extremistas que asesinan a quienes no piensan ni actúan como ellos, violencia en todas partes, opresión, vejaciones, odio, terror, miedo… cada vez hay más.

Pero todo esto, lo dejamos a un lado cuando no nos repercute directamente. ¿Han raptado o secuestrado un niño? ¿Existe tráfico de bebés robados desde el día que nacen? ¿Personas envenedadas por productos tóxicos? ¿Una bomba en un centro comercial que mata a cientos de personas? ¿Miles de millones de niños que pasan hambre y mueren porque no tienen nada que comer? ¿Niñas que deben prostituirse con 10 años? Podría hacer cientos de preguntas que, si a ninguno nos toca de cerca, pues sí, nos dará pena, pero poco más. Y negar esa actitud es negar la realidad de nuestra forma de actuar.

Si miramos hacia otro lado con nuestra propia especie, qué no haremos con la especie animal y con los recursos de nuestro planeta.

Los datos de población actualmente son muy preocupantes. En este instante somos 7.185 millones de habitantes en el planeta. Anualmente, nacen en el mundo 140 millones de personas, y fallecen 57 millones cada año. Es decir, existe un aumento de 83 millones de personas anualmente. Todas esas nuevas personas, necesitarán cubrir unas necesidades básicas, donde obviamente, se encuentra la comida.

Así que tenemos dos problemas muy graves actualmente:

  1. superpoblación
  2. larga esperanza de vida

Todos los nacimientos y fallecimientos, ocurridos en el mundo en los últimos 70 años están contabilizados. Estos datos se guardan en el Edificio de las Naciones  Unidas en New York. Hania Zlotnik, es la encargada de custodiar toda esa documentación y analizarla. Hace proyecciones de futuro, y los resultados son estremecedores. Se estima que para mediados de este siglo (año 2.050), se incremente la población hasta llegar a los 10.000 millones de habitantes. Esto significa, que 3.000 millones de personas más, en poco menos de 40 años, necesitarán comida, energía, agua, y muchas más necesidades. Eso significa tener que alimentar a una población que poblaría Europa, África, Norteamérica y Sudamérica juntas.

Hay que duplicar la comida que existe actualmente. ¿Cómo? Aumentando la productividad.

El consumo a nivel mundial, ya está excediendo hoy día, la capacidad productora del planeta, no sólo en términos de su capacidad para producir, sino también, a la capacidad para asimilar nuestros resíduos. Ahora mismo, necesitaríamos un planeta Tierra y medio, para poder mantener nuestro nivel de vida actual.

A la hora de conservar nuestro mundo natural, el ser humano se puede apoyar en dos argumentos; 1.- una obligación moral como especie más inteligente del planeta, y proteger a todas las especies que han evolucionado junto a nosotros. 2.- nuestro propio egoísmo. Cuanto más dañemos el entorno, más daño nos estamos haciendo a nosotros mismos. Seguramente, el argumento más poderoso y las decisiones, vendrán dadas por el punto número dos, nuestro propio egoísmo.

El exceso de población, tiene una repercusión y una incidencia muy directa con la forma que tratamos a los animales para su consumo. El 65% del grano en el mundo, está reservado y destinado para alimentar a 53 billones de animales que serán sacrificados y torturados cada año. Si se utilizara la mayoría de ese cultivo para uso humano, se podría alimentar a las 1.000 millones de personas que mueren de hambre en el mundo. Los datos son abrumadores:

  • El 72% de la soja mundial va destinada al consumo animal.
  • El 40% del maíz mundial va destinada al consumo animal.
  • El 70% de la avena mundial va destinada al consumo animal.

En 1 acre de tierra (4.046,94 m²), se pueden cultivar 22.500 kg de tomates o 18.000 kg de patatas. Un acre tiene el tamaño de un campo de beisbol aprox. Para hacernos una idea, el Estadio Santiago Bernabéu (estadio de fútbol del Real Madrid), tiene 7.500 m². Si se redujera el 10% del cereal que se utiliza como pienso, se podría alimentar a 225 millones de personas.

Actualmente existen 890 millones de personas desnutridas en el mundo, que no tienen para comer, donde muchos morirán antes de que termines de leer este episodio. Y comer carne, es una de las principales causas del hambre en el mundo.

Ahora bien, ¿cuántos animales mueren en manos del hombre para su consumo? ¿Cuántos animales son anualmente encerrados en contra de su voluntad en campos de exterminio en el mundo? Según la FAO, Foods and Agriculture Organization of United Nations (Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y Agricultura), estos son los datos oficiales:

  • 50.000 millones de pollos
  • 2.715 millones de patos
  • 1.388 millones de cerdos
  • 1.169 millones de conejos
  • 648 millones de gallinas
  • 635 millones de pavos
  • 564 millones de ovejas
  • 402 millones de cabras
  • 301 millones de bóvidos
  • 57 millones de otras aves
  • 23 millones de búfalos
  • 10 millones de perros
  • 10 millones de gatos
  • 5 millones de caballos
  • 1,5 millones de camellos

En 45 días, se mata la misma cantidad de animales como seres humanos hay en la Tierra. Esto debe hacernos reflexionar muy seriamente.

En España, las cifras de animales muertos, maltratados y torturados al año son:

  •  560 millones de pollos
  • 51 millones de gallinas
  • 37,5 millones de cerdos
  • 19,3 millones de corderos
  • 18,3 millones de perros (50.000 al día)
  • 2,7 millones de bóvidos (cabras, toros)

En España se asesinan 800 millones de animales al año. Es decir, más de 2.000.000 de animales cada día, 91.324 cada hora.

Creo que las cifras son suficientemente estremecedoras. Pero tras las cifras, es donde se encuentra la cruda, cruel, inhumana, escatológica, vomitiva, execrable, ruin y asquerosa realidad.

El vídeo que voy a mostrar a continuación, es un documental de investigación acerca de cómo los seres humanos tratamos a los animales, en circos, granjas, mataderos… en industrias que se enriquecen de la venta de carne, del maltrato, de la masacre, de la mezquindad. El documental está dividido en cinco partes: mascotas, alimentación, pieles, entretenimiento y experimentación.

Debo advertir que las imágenes que vais a ver a continuación, son de una violencia extrema, no aptas para mucha gente, y que pueden herir la sensibilidad de muchas personas. Pero mi punto de vista es, que debéis verlo, hay que ver lo que estamos ayudando a hacer, lo que estamos consintiendo. Si cualquiera de vosotros, llega un momento que no puede seguir visionando el documental, será un acto irrefutable de que algo se está haciendo rematadamente mal, que lo que estamos viendo no debería existir y hay que erradicar, acabar con ello.

¿Qué diferencia hay entre esto, y el holocausto de la II Guerra Mundial? Ninguna!!!! En este instante, muchos pensarán, ¿cómo no va a existir ninguna diferencia? Estos son animales y lo otro eran seres humanos!! Los animales son prescindibles y no sienten como nosotros. Mentira!!! Yo me pregunto, ¿por qué quien no pertenece a la especie humana no merece ser respetado? Eso se llama especismo. El ser humano piensa y cree, que tienen pleno derecho sobre los animales para su provecho, desde usarlos en estudios médicos para beneficio de su propia salud, criarlos para usarlos como alimento, vestirse con sus pieles o para diversión. Y en ese “derecho”, por supuesto, entra la tortura y el maltrato.

Pero claro, la mayoría puede esgrimir: “Todos lo hacen, así que está bien. Si estuviera mal, nadie comería carne”. Vivimos en un sociedad donde si una acción la realiza la mayoría de la gente, si es socialmente aceptada, entonces es éticamente correcta. Es decir, nos fijamos en la cantidad para afirmar que algo es correcto. La mayoría de los nazis pensaban que eran una raza superior, y por este motivo, se debían en el deber de exterminar a aquellos que fueran muy inferiores, y estaba socialmente aceptado en Alemania. ¿Era una posición y un pensamiento correcto, ético y humano? Obviamente no. También existen muchos países donde la mayoría de ciudadanos poseen armas. ¿Es esto razonable? No!! Que la mayoría haga una cosa, no significa que sea lo correcto.

Gandhi dijo: “Mucha gente, especialmente la ignorante, desea castigarte por decir la verdad, por ser correcto, por ser tú. Nunca te disculpes por ser correcto, o por estar años por delante de tu tiempo. Si estás en lo cierto y lo sabes, que hable tu razón. Incluso si eres una minoría de uno sólo, la verdad sigue siendo la verdad.”

Sinceramente pienso, que el maltrato animal que existe, es comparable y posee todos los paralelismos con el holocausto judío. Muchos creerán que no es comparable, ya que en un caso se trataba de seres humanos, y en este otro se trata de animales. Este razonamiento es el primer error.

Los nazis siguieron unos puntos básicos para llevar a cabo el exterminio. Estos puntos fueron:

  1. definición
  2. expropiación
  3. concentración
  4. escuadrones de ejecución
  5. deportación
  6. campos de exterminio

1.- Definición

Los nazis creían firmemente en la existencia de razas superiores y razas inferiores. Querían crear una raza perfecta, aria, pura, por encima de todas las demás, simplemente porque se sentían que era el pueblo predestinado para ello, y necesitaban espacio vital, para canalizar su crecimiento demográfico y potenciar su desarrollo económico.

Para ello, necesitó quebrantar tratados y leyes, crear un entramado de propaganda para manipular la opinión pública y crear una corriente de apoyo y de aceptación social masiva. Utilizaron la educación como método efectivo de adoctrinamiento, introduciendo el pensamiento nazi a los niños, mujeres, hombres sin importar status ni edad. Esto propició crear una cultura, introducir sus hábitos a su vida diaria. No dudaron en comprar apoyos, tergiversar y manipular documentos, datos, cifras, estadísticas.

Impusieron sus ideas y se aliaron con aquellas instituciones que poseían el poder, para así completar una perfecta telaraña que llegaba a todos los lugares y atrapaba a todos y todo lo que era fundamental para su dsarrollo y supervivencia.

Los seres humanos, nos expandimos sin control, crecemos en población a un ritmo vertiginoso en cualquier rincón del planeta, y como ser inteligente, abusamos de esa condición para con otras especies y razas. Y en ese crecimiento, necesitamos expandirnos, necesitamos espacio vital, que obviamente robamos a la fauna, la flora y los animales. Expulsamos a sus animales de sus hábitats, destruimos miles de hectáreas de bosques, condicionamos la vida de miles de especies.

Son más de 9.500.000 hectáreas de bosques las que desaparecen cada año en el mundo. Es decir, cada minuto que pasa, se destruye el equivalente a 18 campos de fútbol.

Al igual que los nazis, la raza superior humana, necesita saltarse la leyes y tratados en favor de los animales, para poder llevar a cabo la tarea de beneficiarse económicamente de su explotación. Existen leyes a favor de los animales en todo el mundo que dicen:

  • Erradicar y prevenir todo maltrato y actos de crueldad con los animales, evitándoles sufrimiento innecesario.
  • No criar mayor número de animales que el que pueda ser bien mantenido, sin ocasionar molestias a terceros, ni poner en peligro la salud pública.
  • No abandonarlos.
  • El Estado y las instituciones protectoras de animales debidamente reconocidas quedan obligados a velar por el buen trato, salud y respeto a la vida y derechos a los animales.
  • El Estado, a través del Ministerio de Educación, debe promover planes y programas educativos orientados a inculcar la importancia del respeto a la vida y la protección de los animales.
  • Los propietarios, administradores o encargados de circos, parques zoológicos o lugares de exhibición de animales, granjas, ganaderías y mataderos, se regirán por lo dispuesto en la presente Ley y reglamentos, debiendo observar, en todo momento o circunstancia, las condiciones humanitarias requeridas durante su permanencia, transporte y sacrificio, así como la higiene y seguridad pública.

Nada de esto se cumple, y no se hace nada realmente serio para que se cumpla la ley, y sobre todo, se actúe de forma ética y humana. Y las empresas financian y apoyan estudios sobre la industria cárnica, y pagan y retribuyen económicamente, y muy bien, a las personas que trabajan en las organizaciones que aprueban o prohíben o modifican un alimento. ¿Cómo vas a realizar un estudio objetivo e imparcial, si quien te está pagando son las mismas empresas que estás estudiando? Decenas de estudios médicos están manipulados, a favor de las empresas cárnicas, lecheras y farmacéuticas. Es de una hipocresía tan descarada, que es nauseabundo.

Os voy a poner un ejemplo muy claro. Hasta hace muy poco, el nivel aceptable de colesterol estaba en 260 mg/dL. Los médicos afirmaban que sólo era peligroso cuando se superaba los 300 mg/dL. Pues bien, actualmente, productos como Danacol, un producto de la potente empresa Danone, en sus anuncios, ya te dice que no se puede estar por encima de los 200 mg/dL. Por arte de magia, los expertos que regulan estos índices, han bajado la cantidad adecuada a 200mg/dL. ¿Por qué? Por la presión de las grandes empresas y de las farmacéuticas.

Vamos a pensar con lógica. ¿Qué consiguen bajando los niveles de colesterol? ¿Tu salud? No te engañes!!! Consiguen que intentes bajar a esos niveles como sea, porque te atemorizan diciéndote que si no lo haces, es casi seguro que sufrirás obstrucciones arteriales, y tendrás un peligro evidente de fallos cardíacos. Entonces, como nos lo creemos, compramos Danacol y estatinas, resinas o fibratos (fármacos para reducir el colesterol).

Así que con esa simple medida, han conseguido que millones de personas, se encuentren entre el baremo de 200 a 260 mg/dL, es decir, millones de clientes potenciales de nuevos productos que NO NOS HACEN FALTA. Pero hay intereses económicos muy elevados, y todos quieren llevarse su parte del pastel.

Quien dicta las normas es quien sale ganando. Y estos loobies de presión son las farmacéuticas y la industria alimentaria. Gracias a esta medida tan simple como bajar el nivel óptimo de colesterol, ya se estima un mínimo de 8 millones de nuevos clientes de estatinas.

2.- Expropiación

Los nazis se quedaban con los negocios, las casas, los terrenos, las obras de arte, las posesiones de aquellos a quienes arrestaba y mandaba a un campo de concentración o de exterminio. Les arrebataba sus derechos, sus libertades, les privaban de su propio destino, sus hijos, separándolos de sus padres.

Actualmente, a los animales les expropiamos su ecosistema, su entorno, y acortamos sus vidas a cifras indecentes. Les sacamos de sus hogares a la fuerza, nos adueñamos de sus crías y su descendencia.

Las vacas, son violadas con enormes falos metálicos para inseminar el esperma del toro. Cuando éstas tienen sus crías, son arrebatadas rápidamente de su madre. ¿Por qué? Porque la cría es el verdadero dueño de la leche de la vaca. Hay que tener una cosa clara. El ser humano sólo necesita leche en su época natal, desde que nace hasta pasados unos meses, después ya no necesita tomar leche nunca más. La leche de las vacas no las generan las vacas para dar de beber a los seres humanos, sino a sus crías.

Los seres humanos arrebatan a sus madres sus crías, y nos apropiamos de esa leche, y utilizaremos esa nueva cría para gestar un nuevo sujeto que nos de leche hasta su extenuación. Las vacas, en libertad, suelen vivir entre 18 y 25 años. En manos del hombre, no sobrepasan los 5 años.

Las vacas que son madres, antes de parir producen una sustancia en su leche para estar segura de que la cría no se escapará y se mantendrá a su lado, y así poder alimentarla. Esta sustancia lleva morfina. La presencia de endorfinas en la leche materna explica por qué los bebés, después de mamar, dan la sensación de estar drogados y quedan sumidos en un profundo e instantáneo sueño. Esta capacidad de provocar el sueño es propia de la morfina y constituye uno de los muchos efectos de las endorfinas y encefalinas. Esto ha sido descubierto gracias a los estudios e investigación del bioquímico norteamericano, el doctor Eli Hazum.

Por este motivo, sentimos gran dependencia a la leche y los productos lácteos.

Imaginad que tenéis un hijo, pero no sois libres, sois esclavos en una plantación, o estáis encerrados en un campo de concentración o de exterminio. Vuestro hijo os será arrebatado sin ninguna duda, para que sigáis trabajando forzadamente, porque vuestra vida no vale nada, pero no vale nada para quienes os tienen sometidos, en la realidad objetiva y libre sí sois esenciales, y vuestro hijo nacido también lo es, y nadie, absolutamente nadie, os puede arrebatar de lo único que es realmente tuyo, tu descendencia.

Antes de la II Guerra Mundial, en 1.936, los nazis inventaron un juego de mesa llamado “Juden Raus” (Judíos Fuera). El tablero de este juego era muy parecido al Monopoly (que casualmente se creó un año antes, en 1.935).

Juden raus

Se jugaba con unos peones y unos cuantos sombreros acabados en punta. El juego tenía por objetivo capturar a los judíos y expulsarlos de la ciudad, que estaba marcado en el tablero mediante una muralla. Podían jugar de dos a seis personas, y bastaba con tirar el dado y hacer una y otra vez los mismos movimientos hasta que se tuvieran los sombreros judíos suficientes, para después llevarlos más allá de las murallas.

Abraham Malik, quien estuvo en el gueto de Kaunas (Lituania), contaba que los alemanes irrumpían en sus negocios, sus casas, al grito de “Raus, raus, raus, Juden raus”.

Podría crearse un nuevo juego que se llame “Tiere Draußen” (Animales Fuera), donde avancemos por casillas y nos introduzcamos en bosques, savanas, montañas… y matáramos animales, o los cazáramos, les rebanáramos el cuello y así obtener muchos puntos. Cuanto más cruel fuera, mejor, despellejarlos vivos, quemarlos, amputarles miembros, despedazar, desmembrar… y así llegar al final del tablero siendo el mejor ser humano, el más superior de todos. Y claro, jugando con nuestros hijos, apto desde los 6 años.

3.- Concentración

Los nazis concentraban a los seres humanos inferiores en guetos, campos de concentración y campos de exterminio. Con los animales el proceso es idéntico, granjas, perreras, zoos, circos, mataderos, naves industriales…

Un ejemplo claro es el Gueto de Varsovia. Un recinto urbano de 4’5 kilómetros de largo x 2’5 kilómetros de ancho. Por cada 100 m², se hacinaban 1.309 personas. Es decir, más de 7 personas en una habitación de 6 x 4 metros, aunque a veces convivían de 25 a 30 personas. En este gueto había encerrados entre 400.000 y 500.000 personas, totalmente hacinadas y sin apenas comida que llevarse a la boca. Las raciones alimenticias para los judíos, eran oficialmente de 184 calorías por día. Obvia decir la desnutrición existente, y la cantidad de niños que morían de hambre.

¿Crees que los animales están mucho mejor en sus granjas? Hay que optimizar (sí, esta palabra tan en uso por las empresas) recursos, espacio e inversión. Y optimizar, no significa que los cerdos, las vacas o gallinas, tengan su espacio vital, puedan pastar, correr… sino que significa estar juntos unos de otros, sin poder moverse apenas, porque su única función es generar ingresos y ganancias al dueño o la empresa.

En 1.966 había en Estados Unidos 53 millones de cerdos distribuidos en un millón de granjas. Actualmente, hay 65 millones de ellos en 65.000 instalaciones. Podemos imaginar el hacinamiento y el estrés que sufren estos animales, la cantidad de desechos que producen y las condiciones de estas instalaciones, así como la cantidad de  medicamentos e insecticidas que se emplean para controlar las epidemias. El consumidor es el eslabón final de esta cadena de sufrimiento y despropósitos que ya repercute en el equilibrio ecológico a escala planetaria.

Existe mucha demanda humana que pide insaciablemente su ración de carne, embutido, leche, queso, y no da tiempo a tratar bien a los animales, sino que hay que esclavizarlos, forzarlos, torturarles y obligarles a dar leche, huevos, cebarse y engordar para proporcionarnos la mayor cantidad de carne posible.

4.- Escuadrones de la muerte

Los nazis tenían a la SS para ejecutar las órdenes de capturar, arrestar, encerrar, transportar, vigilar y exterminar a las razas inferiores. Los animales también poseen su SS particular. Mercenarios que cazan animales en peligro de extinción por unas cuantas monedas de oro, o por armas, dependiendo del país se ofrece una prima a conveniencia.

Porque no sólo son los animales que están en granjas para consumo humano quienes sufren la crueldad del ser humano, sino que muchas especies son valoradas por su piel o sus colmillos, especie protegidas que hay que cazar de forma ilegal, a través de la escoria de los cazadores furtivos.

Quienes pagan a esta escoria, son personas viles que portan orgullosos en sus salones cabezas de animales protegidos o en peligro de extinción, o que negocian en el mercado negro para enriquecerse a costa del dolor, sufrimiento y daño al ecosistema, a nuestro planeta. Vanagloriarse de esos “triunfos” y presumir de esos “trofeos”, es el triunfo de la ignorancia, de la inhumanidad y de lo despreciables y ruines que puede llegar a ser la especie humana.

Y lo más preocupante, es que no sólo son aquellos quienes buscan dinero fácil y no les importan los animales quienes ejercen este tipo de actos, sino que es una práctica muy dada entre la gente pudiente, adinerados y ricos que gastan parte de sus fortunas en viajes a zonas donde se encuentran estos animales, para en un acto de cobardía, dispararles en su medio, en su hábitat, desde la distancia.

5.- Deportación

Los nazis crearon una red ferroviaria extensa y perfecta para transportar y trasladar a miles de judíos, desde los guetos y campos de concentración, hasta los campos de exterminio. Estas vías, llegaban muchas veces hasta los lugares donde se levantaban las cámaras de gas.

En los trenes de carga nazis, se trasladaban a 10.000 personas a diario, a una velocidad de unos 25 km/h. En cada vagón cabían 40 personas aproximadamente, y era lo establecido por los constructores y lo ideal para que la máquina no fuera forzada y el transporte fluyera de forma normal. Pero a los nazis, les parecía poco, querían y necesitaban incrementar ese número de “viajeros”, ya que si sólo podían meter a 40 por vagón, para transportar a 1.000 personas, hacían falta 25 vagones de carga.

La SS solicitó trenes con capacidad para 5.000 personas, pero el número máximo de vagones que se podían enganchar, estaba regulado en 60 (120 ejes, 2 ejes por vagón). Aún así, al no facilitarles poder cargar con el número de judíos deseados y acelerar el exterminio, empezaron a meter entre 100 y 110 personas por cada vagón de carga (3 veces más de lo aconsejado).

El hacinamiento era tal, que durante el trayecto, muchos morían sin que nadie alrededor se percatara de ello, ya que hasta llegar a su destino, permanecían inmóviles y en pie. Muchos ancianos, enfermos, mujeres y niños, no podían soportar viajar durante horas y horas, a muy bajas temperaturas, deshidratados y desnutridos, a un viaje que les conducía al horror más estremecedor.

Los animales son tratados de la misma manera, se les obliga a subir a vagones de carga y a camiones fabricados exclusivamente para su transporte. Una vez dentro, los animales sufren diarreas, incontinencia urinaria y un miedo atroz, el terror es tan evidente, que cuando llegan a su destino, están petrificados de miedo, y no pueden prácticamente ni caminar, así que son obligados con varas eléctricas, a palos o a patadas a entrar en el matadero.

Los animales son conscientes de su entorno, y saben perfectamente lo que está ocurriendo. Los animales no son estúpidos!!!

Se calcula que 1.000 millones de animales, mueren anualmente durante la crianza y el transporte a los mataderos. Los animales perciben, sienten, sufren estrés, piensan, padecen… Parece increíble, que exista tanta gente que piensa que los animales no sufren, que han nacido para eso, que sólo obedecen y su cerebro está como un extra que venía con su cuerpo. Es aberrante pensar de esta manera, es ilógico y es de una ignorancia suprema.

6.- Campos de Exterminio

Una vez todo el ciclo se ha cumplido, sólo queda el asesinato premeditado. Ya que vas a matar deliberadamente a miles de animales, que ya has hecho sufrir durante mucho tiempo, has torturado y pegado, ¿para qué vamos a minimizar el dolor en la muerte?

Los nazis, en las cámara de gas, utilizaron Zyklon-B. ¿Por qué utilizaron este tipo de gas y no otro? Más que nada, porque el Zyklon-B es poco eficiente, salvo cuando se usa como agente fumigante. Se utilizó porque:

  1. Es un gas barato y fácil de elaborar, que no despertaba sospechas entre los servicios secretos enemigos, ni se corría el riesgo de que se confundiera con la intención de usar gases tóxicos con fines bélicos.
  2. Si un vagón que transportara Zyklon-B, fuera alcanzado por una bomba, no pasaría gran cosa, y los daños serían mínimos en comparación con lo que ocurriría si se transportara gas mostaza.
  3. Es un gas multiusos, que podía utilizarse para despiojar ropas y personas, y luchar contra el tifus.
  4. Es un gas fácil de almacenar, se empaquetaba en latas y no necesitaba mayor cuidado en su manipulación.

Así que los nazis, no eligieron este gas al azar. Ellos sabían que el efecto en las víctimas que inhalaran el gas, tardaría en hacer efecto, y que el dolor y sufrimiento sería de 15 o 20 minutos. Sinceramente, creo que esto sería hasta un punto a favor para elegir este gas por los nazis, alargar la agonía y el sufrimiento lo máximo posible.

Los campos de exterminio animal son los mataderos, y estos lugares de ejecución, existen de forma masiva porque consumimos su carne, huevos, queso y leche. ¿Dónde reside la humanidad tras una palabra como “matadero”? Si comes estos productos, estás obligado a ver el dolor y sufrimiento que estás provocando, y ver con tus propios ojos de dónde procede lo que ingieres, lo que comes cada día. Y yo lo he visto, porque yo soy tan culpable como la mayoría.

Esto es lo que se hace en un matadero. ¿Dónde reside la humanidad aquí? ¿Dónde están los derechos de los animales? ¿Dónde reside la compasión y el amor por unos seres que jamás nos han hecho ningún daño? Ninguna persona debería aceptar trabajar en estos sitios, porque deja de ser automáticamente una persona, y se convierte en escoria, en lo más vil y ruin sobre este planeta. Me daría realmente vergüenza, asco y repulsión, admitir o tener que decir que trabajo en un campo de exterminio como estos, y que el dinero que gano proviene del dolor, tortura, vejación y sufrimiento que ejerco sobre miles y miles de animales que masacro y torturo diariamente.

El trabajo debe dignificar, hacerte mejor persona, ¿creéis que los domadores de circos que apalean y maltratan a sus animales, las personas que adiestran animales para luchas callejeras, peleas ilegales, los que trabajan en mataderos, granjas masificadas, etc… les dignifica lo que hacen? ¿Cuántos de vosotros estaría dispuesto a levantarse cada mañana para maltratar animales de la forma más cruel, degollarlos, pisotearlos, pegarlos, torturarlos, ejecutarlos… día tras día?

No existe ningún niño en este planeta, que su deseo sea trabajar en un matadero. Cuando eres pequeño, quieres ser bombero, cirujano, médico, veterinario… y salvar vidas, no quitarlas!!. Los animales nos hacen felices y nacemos amando a los animales, y notamos que estamos conectados a ellos. Si pones a un perrito, un cachorro junto a un niño, éste jamás intentará pegarlo ni maltratarlo, sino que irá a jugar con él y acariciarlo.

¿Dónde radica ese cambio cuando crecemos para convertirnos en todo lo contrario? ¿Cómo llegamos a la posición tan destructiva de mirar hacia otra parte? Radica en la sociedad, que ha asimilado y aceptado radicalismos y acciones impropias de un ser humano, radica en la ignorancia, en la manipulación constante y en la mentira continua a la que somos sometidos.

¿Y cómo es esta manipulación? ¿Cómo nos engañan? Muchos pensarán que han elegido comer carne por una cuestión y voluntad propia, sin ser forzado y que nadie le engaña para hacerlo. Error.

La manipulación y el engaño más palpable y evidente, proceden de los anuncios que vemos diariamente en televisión, o vemos en revistas, periódicos, etc… Las empresas alimenticias, lo primero que hacen es minimizar y ridiculizar el dolor y el sufrimiento de los animales.

Empresas como Burger King o McDonalds, no muestran en sus spots publicitarios por TV las imágenes anteriores, ni publicitan sus tiendas de comida rápida con la foto de un matadero o cómo desmiembran el cuerpo de una vaca. ¿Por qué? Porque eso no vende!!! Así que hay que ocultar la verdad, lo que realmente pasa allí dentro, ocultar que se conozca cómo es todo el proceso y elaboración de la carne, huevos o leche, porque ellos saben que no es aceptable, sino que es cruel y detestable.

En cambio, ¿qué es lo que hacen? Se gastan ingentes cantidades de dinero en marketing y publicidad, para que su imagen sea la de una empresa impoluta, donde todos los niños quieren celebrar su cumpleaños, donde su menú es el más barato y atractivo que existe, donde te dan regalitos y hay zona de juegos, y todo ello con gran colorido, y contratan a famosos para que sean la imagen de su comida. Y eso vale muchos millones de dólares y euros.

Pero la realidad que se oculta en Burguer King es esta:

Estas imágenes se han grabado en las lecherías Bettencourt, un importante proveedor de queso de Burger King en Idaho. La investigación ya ha llevado a tres trabajadores a la cárcel, entre ellos el Gerente de la lechería, siendo acusado de criminal por su crueldad hacia los animales.

Los trabajadores golpean con saña a las vacas y de forma violenta, les retuercen sus colas para infligir deliberadamente dolor, la arrastran por el cuello con una cadena atada a un tractor. Las vacas enfermaron y sufrían heridas abiertas, huesos rotos y las ubres infectadas, sin ninguna atención veterinaria.

El 90% de la carne para hamburguesas procede de la industria de la leche. Cuando las vacas ya no son útiles, se las envía al matadero, que será cortada en cientos de trozos para ser servida en una deliciosa hamburguesa. Esta es la verdadera imagen de la industria cárnica. Burguer King, McDonalds, KFC… qué más da cómo se llame, todas actúan de la misma forma deliberada y cruel.

Existen muchos videos sobre la crueldad que estas empresas generan a los animales. Ninguna se libra, todas actúan de la misma manera, pero ¿cómo aún así somos capaces de seguir consumiendo tanta carne, derivados lácteos y huevos sin sentirnos indeseables? Porque invierten mucho dinero en limpiar su imagen, en mentir y en ocultar.

Y esto es lo que quieren que veas que hay tras la empresa:

Te manipulan, te mienten, te enseñan un campo en un día soleado, lleno de trigo donde hacen el pan, y vacas tranquilamente pastando, libres, sin temor, sin miedo, y te enfatizan que su carne es 100% vacuno. Nadie duda que sea vacuno en su totalidad, lo que sí es execrable es la forma que se elabora esa carne. Creo que el lector es bastante inteligente para saber quién le miente y quién no, quién intenta manipular su opinión y quien quiere mostrar sólo la realidad. Te aseguro que yo te estoy diciendo la verdad, y que todo lo que estas empresas y multinacionales te dicen y muestran en sus spots, es una farsa.

Si revisamos cuáles son las empresas que más invierten en publicidad, veréis que no es casualidad las que aparecen, y que lo hacen por un motivo bien claro. Entre las 10 compañías que más invierten en publicidad, están:

  1. Procter & Gamble. Una de las mayores multinacionales del mundo, presente en 160 países. Vende gran diversidad de productos, entre los que se encuentran medicamentos con y sin receta y comida para mascotas. La comida para mascotas, procede prácticamente en su totalidad de perros y gatos asesinados en perreras o centros de eliminación. Cada semana, uno o varios camiones pasan por estos lugares, recogen los animales, y los llevan a que los despiecen, trituren y sirvan de alimento a perros y gatos. Por ejemplo, vende “Metamucil” para controlar los niveles de colesterol (¿os suena?), “Pepto Bismol”, un antiácido para la indigestión (que curiosamente causa la ingesta de carne, que contiene proteína animal y ácidos grasos).
  2. Unilever. Otra multinacional que también vende gran cantidad de productos en el mundo. Denunciada varias veces por Greenpeace, por destrucción de bosques, y arrasar miles de hectáreas, poniendo en peligro diversas especies. Muchos productos que genera (salsas sobre todo), utilizan grandes cantidades de leche y fabrican salsas para carnes.
  3. Pfizer. La empresa farmacéutica más grande del mundo. Su medicamento estrella es el Lipitor-Atorvastatin, que se usa en el tratamiento del colesterol elevado y para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, ataque al corazón, y otras complicaciones del corazón en las personas con diabetes tipo 2, enfermedad de las arterias coronarias, u otros factores de riesgo. ¿Os va sonando un poco ya de qué trata todo esto?
  4. Kraft Foods. Esta multinacional vende productos que utilizan grandes cantidades de leche, ya que se trata de dulces (Milka, Oreo, Carte D’or, Príncipe, El Caserío…), y también carne (Oscar Mayer), la famosa salchicha.
  5. Grupo Danone. Multinacional francesa especializada en productos lácteos. Ellos no dudan en decirte que “Alimentan sonrisas”.
  6. Nestlé. Es la compañía agroalimentaria más grande del mundo. Entre sus productos, encontramos muchos derivados lácteos (leche en polvo, yogures…), helados y dulces. Y cómo no, comida para mascotas (Purina Dog Chow).

¿Aún crees que es casualidad que estas multinacionales sean las que más invierten en publicidad? Deben convencerte que aquello que no debes tomar, lo consumas, y a niveles máximos, cada día, en cada comida. Queso para sandwiches, queso para ensaladas, batidos, todo tipo de carnes… que sea un hábito tan arraigado, que ni siquiera te plantees si está bien o está mal consumir esos productos.

¿Cuántos anuncios veis de empresas que se dedican a productos de la tierra? ¿tomates? ¿coliflor? ¿zanahorias? ¿champiñones? ¿manzanas? ¿espinacas? No existen porque no deben convencerte de nada, todo el mundo sabe que son saludables y que no provocan enfermedades ni sufrimiento.

Para generar tanta leche, hay que ordeñar de forma masiva a las vacas. Actualmente, en Navarra (España), se encuentra el “Valle de Odieta“, que cuenta con una instalación para 80 plazas, y que consigue un rendimiento de una vaca ordeñada cada seis segundos, las 24 horas al día. Se trata de la sala rotativa más grande de España, y la segunda de Europa. De esta forma, se consigue un ordeño sin paradas gracias al flujo continuo de animales, una máxima eficiencia en el número de vacas ordeñadas por hora y una reducción en la mano de obra. De esta forma, se pueden ordeñar casi 3.000 vacas en seis horas.

Cuando a una vaca se la explota demasiado y se la extrae toda la leche, sufre heridas externas e internas en las ubres. Las máquinas no saben realmente cuándo han de parar, por lo que provocan graves heridas, causando infecciones. Además, a las vacas se las inyecta hormonas del crecimiento para que produzcan la máxima cantidad de leche posible.

Las vacas, ante la explotación a la que se ven sometidas, expulsan junto a la leche pus. La FDA (Food and Drug Administration), estipula que la leche no se debe de ingerir si contiene mas de 200.000 células blancas muertas por mililitro, lo que llaman recuento de células somáticas. En el 2.001, se examinó la leche producida en 48 Estados de EE.UU., para determinar si cumplían con las normas de la FDA. Cada Estado sobrepasó los límites permitidos. El Estado de Florida, llegó a tener un recuento de 548.000 (casi el triple de lo permitido).

Las empresas lecheras, utilizan eufemismos como “recuento de células somáticas“, para que no sepas lo que es, porque decirle a la gente, que está consumiendo PUS, da bastante asco. El pus, es una supuración que se produce generalmente cuando existe una inflamación infecciosa, compuesto de leucocitos, células muertas, colesterol y grasa. Pues en cada vaso de leche, cada loncha de queso, cada yogur, bebemos pus.

No te cuentan que el contenido nutricional de la leche es muy parecido al de la carne, muy alta en grasas y colesterol, tanto es así que lo llaman “la carne líquida”. Los productos lácteos son ácidos, su elevado ph es fuente de desórdenes en el organismo, produciendo graves enfermedades, incluso cáncer. En los últimos años, se ha descubierto el efecto perjudicial de la lactosa en el organismo. Más del 40% de la población mundial puede sufrir intolerancia a la lactosa (casi la mitad de la población). ¿Cómo es posible que el cuerpo sufra esa intolerancia, y aún así, forcemos a consumir estos productos?

El azúcar en la leche (lactosa) es muy difícil de digerir, ya que cuando una persona llega a la edad de dos años, los intestinos elaboran menos lactasa, una enzima necesaria para absorber y digerir la lactosa. Esta disminución en la producción de lactasa en los humanos, sucede cuando ya no es necesaria la ingestión de leche materna para el crecimiento.

El ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia, algo antinatural y nada saludable. Hemos sido educados para entender la leche como algo imprescindible en nuestras vidas, con propaganda manipuladora para beneficio de un sistema que poco le importa nuestra salud y mucho nuestro dinero.

La leche es una de las sustancias que contienen mas dioxinas, que en la leche y el queso, son diez veces mas propensas a producir cáncer. Durante el verano de 1.999 la industria de la leche en Bruselas, se vio obligada a cerrar debido a que la leche contenía 100 veces más de los niveles recomendados de dioxina. La leche está asociada a cantidades muy elevadas de enfermedades, cáncer de próstata, asma, colesterol, disfunción intestinal, contribuye a la carencia de ácidos grasos esenciales y Vitamina E, reduce el hierro en los niños, estimula al cuerpo a producir mucosidad, contiene Caseína, que es una proteína utilizada para manufacturar pegamento, provocando que los tejidos blandos de la garganta y nasales se hinchen, teniendo dificultades para respirar, diabetes, esclerosis múltiple, del corazón, de Chron, síndrome del intestino irritable y cataratas.

La leche contiene cantidades enormes de antibióticos, ya que las inyectan para evitar que cesen la producción de leche por enfermedades. Estas cantidades anormales de antibióticos, contribuye a que las bacterias se hagan resistentes, haciendo que combatirlas sea mas difícil. El 80% de los antibióticos utilizados en EE.UU. son para uso de animales de consumo, y se utilizan para ayudar a los animales a crecer más rápido y no enfermar, así como prevenir infecciones en las granjas y optimizar y generar más ingresos de forma más rápida.

Por este motivo, la leche debe pasar un control de pasteurización, así que realmente estamos ante un proceso sanitario. Deben matar la mayoría de esos gérmenes, pus, infecciones, antibióticos, casomorfinas… para que puedan ser ingeridas por el ser humano. La leche de las vacas, cabras, ovejas… no se han creado para alimentar a los humanos, sino exclusivamente para sus crías.

¿Y qué nos dicen las industrias lácteas, para convencernos de tomar leche? ¿Cuántos anuncios y publicidad existen de productos lácteos? Infinidad!!! La industria láctea, para vender sus productos, esgrime como principal argumento la obtención de calcio. ¿Para qué necesitamos tanto suplemento, si en los vegetales, legumbres y verduras encontramos mucho más calcio del que necesitamos?

El nutricionista y columnista del “Times”, Mark Bittman, apuntaba en uno de sus artículos de opinión que la leche no evita la falta de calcio en los huesos, y que es falso que contribuya a fortalecer los huesos. Cada vez son más las voces críticas que alertan sobre los perjuicios de consumir leche, y estas voces proceden de expertos nutricionistas, dietistas y médicos. Han afirmado que existen millones de niños en el mundo alérgicos a la lactosa, y los estudios realizados corroboran que 1,3 de cada 3 personas en el mundo, tienen intolerancia.

Antiguamente, había otro “producto” (increíble tener que denominarlo así), que era el tabaco, que desde hace pocos años, está prohibido que se anuncien y publiciten, tanto en TV, como en vallas publicitarias, radio, etc… Las tabacaleras, era una industria que se gastaba millones de dólares en anunciarse. Ahora bien, ¿qué hay de saludable en un cigarro? amoníaco, dióxido de carbono, monóxido de carbono, propano, metano, acetona, cianuro de hidrógeno, alquitrán… pero ninguna de estas palabras aparecían en sus spots.

Así que vendieron la idea de que fumar era un signo de distinción, un estilo de vida, de masculinidad, de ser diferente, de exclusividad, de elegancia, de status social alto… En los anuncios de Fortuna, Camel, Lucky Strike o Marlboro, siempre existía una música sugerente, gente apuesta, sensual, lujo, yates, ranchos, caballos, aventura… y no dudaban en hablarte del “sabor” más auténtico. Pues esto es lo que hacen las industrias cárnicas y lecheras. Mienten!!!

¿No os parece paradójico, que entre las especies en peligro de extinción, no se encuentran las vacas, cabras, ovejas, gallinas, conejos, pavos, patos, pollos o cerdos? Sólo entre estos animales, se asesinan anualmente a 60.000 millones (9 veces más que el nº de habitantes del planeta), y no están en peligro de que desaparezcan. ¿Cómo es posible? Porque generan mucho dinero, y el ser humano hace lo siguiente:

  1. fuerza su procreación
  2. fuerza su crecimiento con hormonas y otras sustancias
  3. fuerza su rendimiento y les explota mientras son jóvenes
  4. no permite que envejezcan
  5. los extermina rápidamente, siendo su ciclo de vida muy corto

Si observamos cuáles son las especies en extinción actualmente en el mundo:

  1. Oso Polar
  2. Tigre de Bengala
  3. Corales
  4. Canguro
  5. Ballenas
  6. Pingüinos
  7. Tortuga Marina
  8. Orangután
  9. Elefante
  10. Albatros

De estas diez especies, ¿cuántos de vosotros consume su carne o devora su leche? Os aseguro que si existiera una demanda de su carne para consumo humano, como existe con la carne vacuna, ninguna de estas especies estaría actualmente en esta lista. Están ahí por motivos muy diferentes, las primeras causas de que estas especies estén por desaparecer, son la caza furtiva y el cambio climático, ambas responsabilidad del hombre.

Nuestro planeta necesita y requiere que las personas, los animales, las plantas y el medio ambiente, convivan para generar un equilibrio, que coexistan. Me encanta la palabra “coexistir“, ya que nos habla de una relación transcendental. Esta palabra es conocida como la existencia positiva. La existencia nos es dada, le es dada a millones de animales, de especies diferentes, y les es dada en un hábitat específico. Lo que no nos es dado, es la interrelación entre todas las especies, debemos generarlo nosotros, y podemos hacerlo de forma positiva, coexistiendo, o como lo estamos haciendo ahora, existencia negativa y destructiva.

Este vídeo es apto para todos:

Esto va mucho más allá de ideales religiosos, políticos, gustos, tendencias… Muchos piensan y creen que la esclavitud es un acto que sólo es representativa del ser humano, y que son los únicos que la sufren. Qué no es la esclavitud sino sometimiento, opresión, explotación, tiranía, abuso, vejación… Ahora pensemos en todas las imágenes que hemos visto anteriormente, y vayamos palabra por palabra, a ver si su situación se define y se puede calificar con todos estos adjetivos. Sí!! Se han librado guerras, y se libran actualmente, para acabar con la esclavitud, y ya son muy pocas personas quienes aceptan que un ser humano esté sometido a otro, y tratado cruelmente.

Si revisamos las enfermedades más comunes del mundo:

  1. Diabetes. Casi 400 millones de personas la sufren, y es responsable de 1,5 millones de muertes al año.
  2. Osteoporosis. La Organización Mundial de la Salud, cifra en 200 millones de personas quienes la padecen.
  3. Obesidad. Casi 2.000 millones de personas en el mundo padecen sobrepeso. Cada año fallecen 3 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad. Además, el 44% de la carga de diabetes, el 23% de la carga de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de la carga de algunos cánceres son atribuibles a esta enfermedad.
  4. Asma. 320 millones de personas la sufren. Recientes estudios demuestran que el consumo de leche es uno de los principales motivos del incremento de esta enfermedad en el mundo, y se recomienda no tomarla.
  5. Cáncer. 4 de cada 10 personas sufren cáncer. El NIH, la mayor institución mundial para la investigación médica, constató en uno de sus estudios, que consumir carne roja aumenta el riesgo de cáncer en porcentajes elevados. Argentina y Uruguay son dos de los países que más carne consumen, y están entre los países de mayor cuota de cáncer de pecho y de intestino.

De las enfermedades que más muertes provoca en el mundo, casualmente todos los estudios e indicios, apuntan a un factor determinante el consumo de carne y leche.

Sé que existen otros factores como el tabaco y el alcohol, pero estos dos productos, sí están catalogados como drogas, y las autoridades sanitarias así lo especifican en sus informes, que son nocivos para la salud.

Lo que no te informan, lo que ocultan a toda la sociedad, es que la carne ocasiona diabetes, obesidad, perjudica los huesos, es un factor de alto riesgo para contraer cáncer, incrementa el riesgo de infarto, problemas coronarios, arterioesclerosis y osteoporosis. Muchos de esos problemas provienen de la proteína animal. ¿Cómo es posible que cuando compras una bandeja de filetes, salchichas o chuletas, no aparezca un aviso como los que aparecen en las cajetillas de tabaco?

Cuando la proteína animal entra en el cuerpo, provoca que la sangre se vuelva ácida al instante. La sangre humana no puede permanecer ácida durante mucho tiempo, porque moriríamos. Pero nuestro cuerpo, que es muy sabio, reacciona a esa acidez y la neutraliza con fosfato. El problema viene de dónde coge nuestro cuerpo ese fosfato, porque sólo existe un sitio donde encontrarlo, en los huesos. Así que neutraliza la acidez, a la vez que debilita nuestros huesos, ya que debe recurrir constantemente a ellos, para obtener fosfato, y el calcio lo expulsamos a través de la orina.

Y ahora viene la paradoja de todo esto. Nos dicen diariamente que consumamos leche y productos derivados de la leche (queso), para fortalecer nuestros huesos, y resulta que entre las enfermedades que más tiene el ser humano en el mundo está la osteoporosis.

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Harvard de estudios Nurses ‘Health, con más de 120.000 pacientes, encontró que el consumo de leche y otros productos lácteos no protege contra las fracturas de los huesos de la osteoporosis (enfermedad que debilita los huesos). De hecho, los participantes del estudio que bebían tres o más porciones de leche al día, tenían una tasa más alta de fracturas que las mujeres que bebían poca leche o nada. Las personas que consumen la menor cantidad de proteína animal, siempre tienen las menores tasas de fracturas por osteoporosis, cánceres de hueso, debido a sus dietas proteicas no ácidas. El cáncer sólo puede prosperar en un ambiente ácido.

¿Quiénes son las personas que menos sufren osteoporosis y cáncer en el mundo? hindúes, budistas y veganos.

Los estudios también revelan que las mejores fuentes de calcio se encuentran en los brotes de alfalfa, almendras, albaricoques, aguacates, judías, brócoli, col, zanahorias, coliflor, apio, coco, higos, avellanas, limón, lentejas, lechuga, frutos secos, avena, cebollas, naranjas, perejil, ciruelas, pasas, soja, etc… ¿Cuántos anuncios habéis visto de estos productos resaltando lo importantes que son en la obtención de calcio?

Muchos estudios médicos que demuestran todo esto, están silenciados o manipulados, muchos integrantes de los tribunales que toman medidas a nivel mundial, también forman parte como consejeros u otras funciones de las grandes multinacionales. Esto lo vemos cada día con los políticos. Muchos que ejercen y han ejercido la política, que están o han estado en el poder, cobran ingentes cantidades de dinero trabajando de forma privada para bancos, cajas, empresas de telecomunicaciones, etc… ¿Cómo van a apoyar medidas políticas que vayan en contra de los intereses de estas empresas?

Hace no mucho, se iba a votar en Europa a favor o en contra de un etiquetado denominado “etiquetado semáforo“, que irían en los productos para informar al consumidor de los niveles de azúcar, grasas saturadas o calorías que contiene dicho producto, ya que la información nutricional existente es muy confusa, y está totalmente manipulada. Empresas como Nestlé, ejercieron una presión diaria para que no fuera aprobada esta ley. ¿Qué quieren esconder?

semaforo_alimentosEste es un ejemplo de ese etiquetado. Donde está verde, te informa que las grasas saturadas son bajas, que el nivel de sal es medio, pero que de azúcar, tiene una cantidad elevada, por eso el semáforo está rojo. Si uno es diabético, con este tipo de etiquetado, sabe que ese producto no debería consumirlo. ¿Cómo es posible que algo tan sencillo, las grandes multinacionales ejercieran lobbies de presión para que esta información no llegara al consumidor? Deciros que, finalmente, ganó el voto negativo, y no se aprobó esta ley.

Imaginad que vais a comprar un litro de leche, o un kilo de carne, y en el etiquetado dijera que contiene altos índices de grasas saturadas, que consumirlo, puede provocar varios tipos de cáncer, osteoporosis, obesidad, diabates, hígado graso, infartos, colesterol… Todos los semáforos en rojo. Creo que ha quedado bastante claro por qué no quieren que esto se haga.

Entonces, la pregunta que hay que hacerse tras haber leído toda esta información es: ¿Por qué comemos carne, queso, huevos y leche? La respuesta es sencilla y lógica:

  1. tradición
  2. costumbre
  3. sabor

Mucho de lo que somos, lo hemos aprendido de pequeño, más que aprendido nos lo han inculcando y enseñado como algo normal. Nadie nace siendo de una religión ni creyendo en un dios determinado, simplemente te enseñarán una fe u otra dependiendo del país que hayas nacido y los ideales familiares. Nadie nace siendo racista, homófobo, misógino, xenófobo… sino que son formas de pensar que se van adquiriendo por el camino. Cuando eres niño, no odias a nadie por su color de piel, ni la discriminas porque sea una mujer, ni tampoco odias y maltratas a los animales.

Comer carne es un hábito adquirido de pequeño, ya que comías aquello que tus mayores, tutores, padres, te servían en la mesa. Si a cualquiera de nosotros nos hubieran alimentado con insectos, lo veríamos algo normal. o por lo menos, no tan escatológico. Pero nos alimentaban con carne, nos daban leche, tortilla, y sandwiches de jamón y queso. ¿Por qué los musulmanes no comen cerdo? Porque se lo inculcaron de pequeños, y han seguido con esa tradición en su edad adulta. Pensar otra cosa es mentirse a uno mismo.

Así que tenemos tres pilares fundamentales para consumir carne y derivados lácteos. Es algo que tenemos adquirido como normal, un hábito de consumo, y además, su sabor es bastante bueno. Porque esto no trata de si la carne está buena o no, si el queso está bueno o no o si los productos que llevan leche son fabulosos. Uno no debería dejar de consumir estos alimentos por su sabor, sino que debería hacerlo por su salud, ética, respeto y protección de nuestro entorno, de nuestro mundo, de los animales. Sería un acto de moralidad, decencia y compasión que todos deberíamos afrontar.

Estamos en una sociedad basada en la oferta y la demanda, si la demanda baja, la oferta lo hará. Si actualmente la mitad de la población mundial demanda carne y leche, existirá una oferta acorde, y cuando hablamos de carne, huevos y leche, estamos hablando de millones y millones y millones de animales torturados, apaleados, sacrificados, asesinados, maltratados, encerrados… Si muchas personas, tomaran la decisión, la iniciativa de minimizar el consumo o erradicarlo de su vida, se salvarían millones de vidas animales. Lo mismo ocurre con la demanda de abrigos de pieles, de visón, cuernos, etc…

Cada día, escuchas a la gente hablar, y todo el mundo opina, y se les llena la boca cuando hablan de compasión, de paz en el mundo, de amor, de hipocresía y de demagogia… pero la mayoría de los que hablan, solamente dicen o cuentan, pero nunca actúan ni muestran a los demás lo que hacen para que el mundo cambie. Y muchos te dicen sonriente que rezan por esas almas que no tienen nada, por los animales que sufren, rezan para que Dios venga a salvarnos. Seamos serios, rezar no ayuda a los animales, rezar no ayuda a los 1.000 millones de personas que mueren de hambre, rezar sólo sirve como un acto egoísta para limpiar tu propia conciencia. Es un acto de contrición.

España es el octavo país del mundo en consumo de carne y productos procedentes del mar. Al término de su vida, un consumidor medio habrá consumido 3.000 animales y miles de kg de animales marinos. Porque si con los animales terrestres se hacen auténticas salvajadas, con los mamíferos acuáticos y los peces, el nivel de tortura es parejo. Existe un documental titulado “The Cove“, donde se ve la crueldad de la pesca de delfines. Este es un resumen de lo que ocurre en aguas del mundo y lo que el ser humano hace.

Los delfines son uno de los animales que más interaccionan con el ser humano. Jamás un delfín ha atacado a ninguna persona, incluso se han documentado decenas de hechos que narran cómo los delfines han ayudado a seres humanos. Y esto es lo que hacemos con ellos. Hay que decir Basta!!! Y no sólo decirlo, sino actuar en consecuencia.

Otra de las razones por las que se supone consumimos carne, es porque somos carnívoros. El ser humano es 100% herbívoro fisiológicamente. Así que estamos ante otra gran mentira más. Las semejanzas y diferencias de la anatomía y fisiología del ser humano con el resto de animales, muestra que estamos más cerca de los animales que se alimentan de frutas y vegetales que a los de presa:

  • La dentición humana y la estructura de nuestra mandíbula móvil de forma horizontal, es mucho más parecida a la de los herbívoros que a los carnívoros, los cuales poseen largos caninos y movimientos verticales de la mandíbula, diseñados para desgarrar y tragar, sin masticar. La mandíbula humana está creada para masticar y moler los alimentos, de lado a lado y de arriba a abajo. Nuestra dentadura es amplia, plana y corta, mientras que los carnívoros la tienen más alargada y de presa.

  • El tubo digestivo de los seres humanos es doce veces mayor que su torso, esto quiere decir que las sustancias que entran en él no son excretadas hasta un período largo de tiempo, y está preparado para alimentos fundamentalmente vegetales. El tubo digestivo de un carnívoro es tres veces su torso. Este tracto intestinal tan corto, es para que puedan digerir de forma rápida carne muerta y en estado de putrefacción. Por este motivo, la carne repercute negativamente en nuestro intestino y nuestra acidez.

  • Los carnívoros cuando cazan, engullen grandes cantidades de ácidos grasos, proteína animal, colesterol, grasas saturadas, etc… pero su cuerpo está creado para que sus arterias no se vean dañadas ni obstruidas, porque si esto ocurriera, ¿cómo podría correr y cazar un león, jaguar, tigre, guepardo, hiena, coyote…? A los humanos, la ingesta de estas sustancias, sí nos obstruyen las arterias, siendo las dolencias cardíacas una de las causas de muerte principales.
  • La saliva y la orina de los carnívoros son ácidas, mientras que las nuestras son alcalinas, al igual que la de los herbívoros, lo que permite digerir mejor los carbohidratos y el almidón.

  • Los seres humanos sudan para regular su temperatura corporal, mientras que los carnívoros no sudan, y regulan su temperatura mediante el jadeo y la respiración, sacando la lengua y con la boca abierta. Los herbívoros y los seres humanos transpiran a través de poros.

  • Los carnívoros beben agua con la lengua, y los seres humanos, al igual que los herbívoros, mediante succión.

  • Nuestras extremidades están creadas para poder agarrar y tirar, imprescindible para sacar el producto de la tierra, o para coger frutos de los árboles. Los carnívoros no pueden realizar ese trabajo.

Así que científicamente, está comprobado que nuestra fisiología es herbívora, otra muestra y prueba más, que nos dice que no tiene ningún sentido el holocausto y el exterminio al que colaboramos. Pero existe una prueba más que es contundente, el ser humano no posee ningún instinto carnívoro. Ningún ser humano persigue a otro animal para cazarlo con sus manos, y desgarrarlo con su mandíbula, y comerse todo excepto los huesos. El ser humano sólo come carne que ya está preparada para cocinarse y ha sufrido un proceso.

Con los millones de animales que mueren para satisfacer nuestros gustos, sería lógico pensar que mucha de esa carne no llega nunca a consumirse, por el exceso de oferta. Los estudios nos dicen que 1/3 de la comida se desperdicia. El 40% de ese 1/3 que se tira a la basura, es tirada por personas con ingresos altos o muy altos. La carne no es barata, y se compra más de lo que se necesita (aunque realmente no necesitamos nada de carne). En los países desarrollados y en Latinoamérica, se desperdicia el 80% de la carne de todo el planeta.

Cada año, los alimentos que no se comen, consumen un volumen de agua equivalente al caudal del río Volga, y añaden 3.300 toneladas de gases efecto invernadero a la atmósfera. El río Volga es el más caudaloso y grande de Europa. Los datos son escalofriantes.

El año pasado, tuvo lugar la Eurocopa de fútbol en Polonia y Ucrania. Por este acontecimiento, se mataron deliberadamente a 250.000 perros en Ucrania. Sólo en la capital, Kiev, fueron asesinados 40.000 perros y gatos. En la ciudad de Donetsk, la perrera pagaba hasta 35 libras (54 dólares) por cada perro callejero eliminado.

Incluso se crearon crematorios móviles donde metían a los perros, los tiraban a los camiones de basura. ¿Realmente se puede consentir todo esto? ¿Cómo puede existir tanta impunidad? Estos actos no tienen ninguna justificación, no se puede justificar de ninguna manera el trato que dispensamos a los animales. Nuestros actos nos definen constantemente que nosotros somos los animales, y las cualidades que un ser humano debe tener, como empatía, compasión, protección, son ellos quienes la tienen.

Si los violadores, asesinos, pederastas, pedófilos, genocidas, etc…  son gente enferma, que deben ser ayudados o encerrados, lo mismo hay que hacer con los maltradores y torturadores de animales. Y todo debe empezar por reeducar a las personas, enseñarles y mostrarles la verdad, que aprendan a coexistir, que tengan acceso a una información completa. Hay que reconectar a los seres humanos con nuestro planeta.

Damos por buenas tantas cosas en nuestras vidas, que no reflexionamos sobre ello, porque lo consideramos una costumbre, una tradición, algo normal que está aceptado socialmente y no nos planteamos cuanto mal, sufrimiento, inhumano y execrable se oculta tras ello. Debemos empezar a despertar esas emociones y sentimientos que teníamos cuando éramos niños, donde nadie pensaba en maltratar, esclavizar, odiar… y combinarlo con nuestra experiencia de adultos, con la razón y la lógica.

Son las sociedades quienes día tras día nos inoculan aquello que nos hace indiferentes, impasibles, incluso malvados, y nos suprime aquello que nos hace limpios y puros: la compasión, la empatía, la unión, la coexistencia, respeto, convivencia, perdón… Debemos empezar a utilizar la inteligencia emocional, ponernos en el lugar del desfavorecido, del débil, de la víctima. Cuando no eres la víctima, es sencillo racionalizar y poner excusas a la crueldad, injusticia, tortura, asesinato, desigualdades, esclavismo, maltrato.

La carne, leche y huevos, son el alimento de la violencia y de la tortura más cruel, execrable, vomitiva, denunciable, que existe. Comer carne y beber leche es un negocio, al igual que el tabaco, drogas, tráfico de órganos, prostitución… también son negocios. ¿Cuál es la diferencia? Ninguna!!! Todas y cada una de ellas utilizan la esclavitud, la mentira, el secuestro, la privación de libertad, son dañinas para la salud, provocan miles de muertes, utilizan el terror y el miedo y todas se esconden a la opinión pública y a mostrar la realidad.

Ya son miles de personas las que están concienciadas de lo que está sucediendo, y han decidido actuar, algunos como activistas considerados terroristas por liberar animales de granjas o campos de concentración, ONGs y Asociaciones que luchan a favor de  los animales, manifestaciones, se intenta cambiar las leyes, etc… Pero existe un movimiento que está creciendo realmente a pasos agigantados, y son los vegetarianos y los veganos.

Los veganos van más allá y tienen una conciencia más amplia de lo que ocurre, porque a diferencia de los vegetarianos, tampoco comen huevos, ni leche, ni derivados lácteos, ni miel… es decir, nada que provenga de ningún ser vivo que respire. Es una actitud ética caracterizada por el rechazo a la explotación de animales como mercancía, útiles o productos de consumo. Veganismo, significa: doctrina en que los humanos debemos vivir sin explotar a los animales.

Se estima que existen en el mundo más de 500 millones de personas que son veganas o vegetarianas. Y uno de los países más emergentes que están cambiando sus hábitos son los isralíes. Incluso existe un pueblo, llamado Amirim, en el Mar de Galilea, donde toda su población es vegana. Desde niños, son enseñados a amar su entorno, los animales, a respetar el medio en el que viven.

Los animales no nos pertenecen, es algo que todos deberíamos tener muy claro, y cuando comprendamos que lo que cada uno hace, cada acción provoca una reacción, tomará conciencia de su entorno y de lo importante que son sus decisiones. La mayoría de la gente cree que si cambia, es sólo una persona entre millones que existen, y su lucha no generará ningún cambio. Este pensamiento es erróneo.

Actualmente vivimos en un mundo conectado, donde lo que ocurre en un sitio, inmediatamente tiene su repercusión en el otro extremo del planeta. La impasibilidad sí es un enemigo y sólo poseemos esta vida que sepamos fehacientemente. El ser humano tiene la capacidad para saber cuando algo está bien o está mal. Y todos los que habéis llegado hasta aquí, que habéis visto los vídeos, no podéis olvidarlo y dejarlo pasar, hay que reaccionar. Cada uno lo hará de una manera, cada uno decidirá si actúa o según lea todo lo expuesto, llame al Kentucky Fried Chicken y se pida un menú de pollo con un batido enorme.

Yo no estoy aquí para cuestionarte, sino para mostrarte lo que estamos permitiendo. No escribo todo esto para que te hagas vegano, sino para que reflexiones si debes cambiar ciertos hábitos adquiridos o no. Yo no voy a pedirte dinero ni donaciones para “X” asociación, ni estoy para venderte un libro mío o hacer ganancia o enriquecimiento de todo esto. Sólo te muestro la realidad, que poseas toda la información que no te cuentan en ningún spot publicitario, que veas lo que ocurre y por qué ocurre, y seas sólo tú, quien crea que es necesario compartirlo y que lo vea cuanta más gente mejor, o comentarlo con tu entorno, o permanecer en silencio como quien visiona una película que no le ha gustado, y simplemente lo olvida.

No es decisión mía deciros lo que debéis hacer, pero sí puedo mostrar la verdad, sí puedo intentar remover conciencias, sí puedo intentar generar la duda. Sé perfectamente que cambiar hábitos es complejo. Las personas que deciden adelgazar, dejar de fumar, dejar de beber, dejar de consumir drogas… les sobreviene un estrés, pero es algo irreal. Muchos confían en la fuerza de voluntad, cuando ésta también es irreal. Lo que hay que tener es voluntad de querer fortalecerse, eso sí es real.

Siempre confío en el buen criterio de las personas cuando están completamente informadas sobre un tema. La ignorancia es un gran enemigo a la hora de tomar decisiones. Y creo que tenemos que ser reeducados en muchos aspectos, reconectarnos con nuestro entorno y empezar a saber coexistir y convivir.

Seres humanos, animales, bosques, agua… vivimos en el mismo planeta, no tenemos otro. Todo lo que te concierne y te afecta se encuentra aquí y ahora. Muchos creen que no son responsables de casi nada de lo que ocurre en el mundo, muchos piensan que un cambio en ellos, no repercutirá en una mayoría. No creer que somos responsables y pensar que nuestros actos o decisiones individuales no provocan reacciones en la sociedad, en tu entorno, es desconocer totalmente cómo funciona el ciclo de la convivencia y la coexistencia.

Una situación no es desesperada hasta que uno no crea que es desesperada.

Desde que naces, ya repercutes en el planeta, eres tú quien decide si lo harás para bien o para mal, si ayudarás a avanzar y crear o a retroceder y destruir, si tus actos son paradigma y arquetipo para muchos o provocan impasibilidad e indiferencia. Tu situación actual, el lugar donde te encuentras en este instante, ha venido dada no sólo por tus propias decisiones, sino que esas decisiones han venido dadas por la influencia de mucha gente a lo largo de tu vida. Y eres todo aquello que te han enseñado, mostrado, educado, experimentado… hasta convertirte en la persona que eres.

Si has leído todo lo expuesto, nuestros caminos se han cruzado, y yo te he mostrado y te he enseñado, y todos extraireis vuestras propias conclusiones, que provocará en muchos una reacción, que a su vez hará que reaccionen muchos más en tu entorno, sólo de tí depende cómo quieres que sea el mundo donde vives, porque te aseguro, que por el momento, es el único donde podrás hacerlo.

Intenciones violentas empiezan siempre antes que las intenciones pacíficas, el bien siempre persigue al mal, igual que el delincuente siempre huye de la ley. Hay que empezar a estar delante, porque allí donde más luz hay, las sombras más acechan. (Jorge Palazón 29/09/2.013).

Anuncios

14 Respuestas a “Holocausto. Campos de Exterminio del S.XXI

  1. Conozco ya a varias personas que se han leído este post y que te quieren dar las gracias Jorge. Algunas de ellas no han podido llegar hasta el final pero, aún así, este post les ha dado un buen empujón y, sobre todo, una buena dosis de reflexión.
    Muchas gracias.

    • Hola Hana

      Comprendo que muchos no hayan conseguido llegar hasta el final, porque no es apto para todos. Es llamativo cómo la mayor parte de la población consume lácteos y carne, sin ningún tipo de cargo de conciencia, pero cuando se enfrenta cara a cara con la realidad, le cuesta mantener la mirada. La realidad es muy cruel, y sin darnos cuenta, somos los culpables de esa crueldad.

      Existe un pensamiento generalizado, que asumen que la especie humana, está por encima de todo, y que “tiene el derecho” de explotar fauna y flora según le convenga. Esta forma de pensar y actuar tan errónea traerá nefastas consecuencias, porque se volverá en contra nuestra.

      Yo, como ser humano, no veo nada de humanidad en esta forma de actuar. Es más, vivimos tiempos donde la mayor parte de nuestras acciones dejan mucho que desear.

  2. buen post soy vegetariano pero cambiando a vegano con el tiempo pero si es por la salud y por la libertad de estos seres indefensos cualquier sacrificio lo vale

    • Hola Daniel.

      Muchos dirán que no es bueno no comer ciertas cosas, otros dirán que es peligroso… y la gente continuamente, cada día, se medica, fuma, bebe, no hace ejercicio, son sedentarios, tienen colesterol, tensión alta, sobrepeso, etc etc… pero son los que dirán que no se puede prescindir de comer carne porque es esencial para estar sano. ¿No suena extraño? Y te dirán que eres extraño, un tipo raro, cuando aquellos que te juzgaran inoculan benzeno, leche con restos de pus y bacterias, huevos.. ¿realmente saben qué son los huevos?, o nuggets o salchichas, donde existen tendones, cartílagos, picos, garras, etc… de los animales, huesos, cuerpos desmembrados, cerebros…

      Eso sí, tú serás el rarito por comer una ensalada y tofu.

      El desconocimiento y la ignorancia es tan atrevida, que si la gente supiera realmente que las afirmaciones que dan por válidas, son auténticas chorradas y barbaridades y les hace parecer idiotas, se ruborizarían al afirmar muchas cosas. Pero como es algo socialmente aceptado, no se cuestionan nada, ya que ello lo justifica todo.

      Gracias por leer el blog.

      Un saludo.

  3. Jorge:Vi con mi familia Mauthausen y ese día no pudimos comer nada ni descansar por la noche,nos impactó de tal manera que volverlo a ver en tu blog me ha emocionado.
    Los estudios que has relatado sobre la carne y la leche,me han extrañado de una manera muy especial.Me gusta muy poco la carne,la consumo dos veces en semana a la fuerza,pero lo de la leche,me ha llegado al alma.,hasta hace unos años,la tomo,antes era una lucha,me obligaban y no tomaba casi.Me han echado la culpa de mi osteoporosis y fracturas ,la carencia desde pequeña,estas afirmaciones fueron dichas por especialistas y ¡cómo no! de familiares.Claro es,que todo hay que hacerlo en su justa medida y sin abusar.
    Muchas gracias por abrir los ojos a muchos,están a tiempo.

  4. Estupendo post, coincido completamente con la forma en que planteas el problema ya que a mi también me parece criminal la manera en que son tratados los animales.
    En mi opinión te faltó abordar el hecho que comer carne y matar es algo que se da de forma natural en la naturaleza, donde la lucha por sobrevivir puede ser bastante cruel e injusta.
    A lo que voy es que a pesar de tus argumentos, no deja de ser natural matar para comer, y en mi opinión matar nunca será algo agradable para quien es matado.
    Saludos

    • Hola Jorge

      Como bien dices, matar para alimentarse es algo lógico dentro del proceso evolutivo de la naturaleza. Yo no estoy en contra de eso, yo estoy en contra de cómo lo hacemos, de cómo tratamos a los animales. Matar puede resultar un acto piadoso, respetuoso… y no lo hacemos, y dispensamos a los animales una vida cruel y una muerte cruel.

      Un saludo

  5. Rodrigo Martínez

    Muchas gracias por todos tus aportes Jorge, nos has abierto los ojos como nadie, nos diste las herramientas para reflexionar, mejorar y coexistir como bien citas ante este maravilloso mundo.

    Mil gracias, te agradece una pareja cuyo amor a la naturaleza crecerá diariamente. Saludos desde México.

    • Hola Rodrigo.

      Yo también soy un amante de nuestro entorno. Si fuéramos a otros mundos, y descubriéramos que existe vida, aunque ésta sea pequeños insectos, el valor que se les daría sería increíble. En cambio, en nuestro mundo, da la impresión que los animales nos pertenecen, son simples seres a nuestro uso y disfrute. El trato que les damos no está acorde con el significado de la vida, del cosmos, y esto debe cambiar.

      Un saludo.

  6. PRIMERA LEY: De fecha 24 de Noviembre de 1933, es decir, muy poco después de que Hitler llegare al poder. Recibió el nombre de Reichs Tierschutzgesetz (Ley del Reich de Protección de los Animales) se basaba en una frase pronunciada por el recién estrenado canciller y con la que la nueva ley abría su texto al modo de cita: : “En el nuevo Reich no debe haber cabida para la crueldad con los animales”.

    Las ideas “naturalistas” son xenofonas y la Alemania nazi promulgo decenas de leyes absurdas en favor de los animales y las plantas y sin embargo asesinaron millones de personas.

    Inquietante que se diga en este blog que sobran personas porque el planeta no puede dar de comer a todos, eso es una mentira en toda regla, es falso de toda falsedad… inquietante y muy oscuro.

    • Hola.

      Veo que tus comentarios van a ir en la dirección de tergiversar y decir que todo lo que digo es falso o intentar asociarme con una ideología, cuando mi única ideología es la ciencia.

      Me alegra que mi blog te parezca inquietante. Puede que haya errores en algún dato de todos los episodios que he escrito, pero de ahí a creer que intento falsear hay una gran línea.

      Un saludo

  7. Gracias Jorge por toda la info y tu buena voluntad de hacernos reflexionar ante tales atrocidades, para que tratemos de ser consecuentes con nuestros actos…

    Si no es mucho pedir… tienes aún las fuentes de todos estos números y estadísticas aquí mencionadas?

  8. Solo darte las gracias, aunque no he visto ninguno de los videos porque amo a los animales y no puedo ni tan siquiera imaginarlos, he leído la totalidad del texto, me ha llegado este artículo de casualidad en una época en la que por fin estoy conectando con el respeto al planeta y a sus seres y con la alimentación macrobiótica.
    Gracias por esta documentación, la voy a difundir. Gracias por aportar esta enorme ayuda para que despertemos. Y millones de gracias de parte de los animales y del planeta.

    • Hola Laura.

      Gracias x tu comentario y x difundirlo. Creo q la gente debe ser muy consciente de todo lo expuesto. Veo muy normal y lógico q hayas sido incapaz de ver los videos, eso demuestra tu humanidad y tu repulsa sincera a presenciar una masacre sin sentido.

      Espero q el mensaje llegue a muchas personas y poco a poco luchar x los animales y no contra ellos.

      Salu2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s