Archivo mensual: mayo 2014

Qué se oculta tras “La Última Cena” de Da Vinci

A todos nos han enseñado y nos han dicho, que el Santo Grial es el cáliz, la copa de la que bebió Jesús en la Última Cena. Este cáliz ha sido buscado por miles de personas a lo largo de la historia, siendo una de las reliquias de primer orden. ¿Fue realmente el Santo Grial un cáliz? El Santo Grial portaba la sangre de Cristo, y en este sentido, sí que decían la verdad. Pero desde este instante, conocerás la verdad, el misterio desvelado de lo que realmente es el Santo Grial, su importancia y por qué es tan buscado.

No dudes en llegar hasta el final, y sorprenderte en cada palabra, cada párrafo, cada acontecimiento, cada prueba, porque nada volverá a ser como antes.

En Busca del Grial

El secreto del Santo Grial, su custodia, lo salvaguardaba una Orden Masónica de caballería conocida como el Priorato de Sión. Esta Orden la fundó Godofredo de Bouillon, que no fue un simple creyente, o un simple caballero, sino que representa algo mucho más importante.

El Priorato de Sión es conocido por ser los portadores de un secreto trascendental, que si fuera revelado, sacudiría los cimientos de la iglesia y de todo lo que creemos como verdad, y sin duda alguna, cambiaría nuestra realidad y la vida de millones de personas. Esta Orden fue fundada en 1.099, durante la Primera Cruzada. Esta Orden se creó dentro de la misma organización que eran los Templarios, mitad monjes mitad soldados.

Algunos de los Grandes Maestres que formaron parte del Priorato a lo largo de la historia, fueron Jean de Saint-Clair, René de Anjou, Botticelli, Robert Boyle, Isaac Newton, Victor Hugo, Debussy… y por supuesto, Leonardo Da Vinci. Aunque no fueron maestres en sí, también pertenecieron a la Orden Juana de Arco, el Papa Juan XXIII y Nostradamus.

¿Se creó esta Orden compuesta de personajes ilustres, aristócratas y familias reales para conservar un tesoro material, un cáliz? ¿Es posible que antepusieran sus vidas por salvaguardar un cáliz? ¿Es lógico que dedicaran sus vidas por algo tan material? ¿Era una Sociedad exclusivamente política? Obviamente no!!!

Uno de esos maestres, Leonardo Da Vinci, dibujó una obra entre 1.495 y 1.497 titulada “Il Cenacolo “. No se trata de un cuadro, sino que fue pintada en una de las paredes de la Santa Maria delle Grazie en Milán.  Da Vinci, muy vinculado al Priorato de Sión, y conocedor de lo que salvaguardaban, de los secretos que conocía, decidió dejar plasmado muchos de esos secretos en esta obra. Absolutamente todo lo representado en esta obra está lleno de simbologías, de mensajes cifrados, de revelaciones. Analicemos detenidamente esta obra del Maestre más importante e influyente de la Orden, “La Última Cena” de Leonardo Da Vinci, porque en ella está la respuesta al Santo Grial y a muchas otras cuestiones.

ultima cena 09

El Nuevo Testamento habla que en esta cena, fue donde Jesús instituyó el sacramento del pan y el vino, que son su carne y su sangre. Esta cena, es el momento que antecede a la crucifixión de Jesús. La Última Cena es descrita en tres de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento (Mateo, Marcos y Lucas), pero no en el Evangelio de Juan.

En esta cena, Jesús dijo. “Que pase de mí este cáliz…”, y se ha interpretado como que Jesús ofrecía una copa a sus discípulos, pero curiosamente, en la mesa no hay vino. También ofreció el pan a sus comensales, pero no se ven pedazos de pan partidos para ofrecer, sino que cada uno poseía su pedazo de pan. En la mesa de la Última Cena, sabemos realmente los nombre de seis de los discípulos que estaban, además de Jesús: Pedro, Santiago, Juan, Simón, Andrés y Judas… el resto de personajes que forman el cuadro, son interpretaciones y mensajes que quiere enviar Leonardo.

Da Vinci pintó la escena, donde todos los discípulos están posicionados detrás de una mesa. Esto sería imposible en la realidad, ya que las cenas según la costumbre judía en aquella época, los invitados al Séder, se disponían a los comensales en divanes alrededor de una mesa en forma de “U”, llamado triclinio, y los comensales estarían reclinados, medio tumbados y no sentados.

triclinio en la ultima cena

La cena que tuvo lugar, es lo que se conoce como Séder de Pésaj, la cena que antecede al Día de Pascua. En los Séder, era costumbre que participaran también las mujeres, así que es imposible que en la Última Cena, sólo hubiera varones. Esta cena era una fiesta, un motivo de celebración, y es impensable e iba contra las tradiciones, que no hubiera mujeres.

Da Vinci, en su obra, representó a los doce discípulos junto a Jesús, pero realmente, el número 12 es simbólico. No existe ninguna prueba ni justificación para que esto fuera así.

En la mitología y la religión, la importancia de esta cifra es notable. Para los griegos, los dioses olímpicos del Panteón eran doce, como también fueron doce los trabajos encargados al héroe romano Hércules como penitencia. Según la Biblia, Jacob tuvo doce hijos, y hubo doce tribus de Israel. El número doce, está considerado como el número solar por excelencia y una constante en la cultura mediterránea, símbolo del orden cósmico, de la perfección y de la unidad. La Luna gira doce veces alrededor de la Tierra, hecho que ya observaron y conocieron los pueblos primitivos, en la sincronía entre el año solar y los ciclos lunares. De ahí que los antiguos astrónomos establecieran más adelante los doce signos del Zodiaco.

En el cristianismo, la multiplicación de la trinidad por los 4 puntos cardinales da como resultado el número 12. Para los hebreos, el cumpleaños número 12 de una mujer, significa el paso a la vida adulta y se celebra con el rito denominado Bar Mitzvah. En la cosmología japonesa el creador está sentado sobre 12 almohadones. En sánscrito, lengua sagrada del hinduismo, el sol tiene 12 nombres.

Un número simbólico es aquel que no indica una cantidad, sino que expresa una idea, un mensaje distinto de él, que lo supera y lo desborda. No siempre es posible saber por qué tal número significa tal cosa. La asociación entre ambas realidades a veces es desconocida. Para nosotros, esto es difícil de entender, pero los semitas los usaban con toda naturalidad para transmitir ideas, mensajes o claves.

El número 12 significa “elección”. Por eso se habla de las 12 tribus de Israel, cuando en realidad el Antiguo Testamento menciona más de 12. Esto lo que quiere expresar, es que eran tribus “elegidas”. Igualmente se agrupan en 12 a los profetas menores del Antiguo Testamento. También el Evangelio menciona 12 apóstoles de Jesús, que resultan ser más de doce, pero se los llama “Los Doce”, porque son los elegidos del Señor. Jesús asegura tener 12 legiones de ángeles a su disposición y el Apocalipsis habla de 12 estrellas que coronan a la Mujer, 12 puertas de Jerusalén, 12 ángeles y 12 frutos del árbol de la vida.

Así que, no existe ninguna razón para pensar que a la cena acudieron Jesús y los doce apóstoles, sino que Da Vinci, lo utiliza como simbolismo para expresar una imagen, y utilizar esa numeración como forma de descifrar un mensaje oculto.

Ahora bien, si esta no fue la disposición original de la mesa, ¿cuál fue? Anteriormente expuse que la tradición de la época, era sentarse en triclinios en forma de “U”. La casa donde se celebró la cena, tenía dos pisos, y en el piso superior era donde todo estaba dispuesto. Los discípulos al entrar en dicha estancia, se encontraron con un amplio salón, con una mesa central rodeada de trece triclinios.

Había un diván más elevado que el resto, que obviamente, sería el lugar destinado a Jesús, con un lecho a su derecha, y los demás dispuestos alrededor de la mesa, hasta llegar al segundo lecho preferencial, justo al otro lado donde situaría Jesús. Al entrar los discípulos, dudaron si sentarse en el sitio que quisieran o esperar a Jesús y ser dispuestos en un lugar determinado, pero Judas, se adelantó al pensamiento de los demás, y sin dudarlo, tomó asiento en el lecho justo a la izquierda de Jesús y Juan, hizo lo mismo sentándose en el lecho a la derecha. Esos lugares, supuestamente eran para los “elegidos”, para los más próximos a Jesús, y estos dos discípulos decidieron que eran ellos los que más merecerían esta mención, lo que enfadó al resto.

Quien más recriminó este gesto y se enfadó, fue Simón Pedro, que como forma de protesta, lo que hizo fue tomar sitio en el lecho más bajo de la mesa, justo en el extremo, enfrente de Juan. En esta imagen, podéis ir visualizando cómo realmente debían estar sentados.

triclinio 2

Para los judíos, la parte más importante de la mesa no era el centro, sino el lado izquierdo, esencialmente el segundo lugar, pintado en amarillo en la imagen. Así que Juan, se sentó justo en el extremo (a su derecha), y Judas lo hizo a su izquierda, ocupando el tercer sitio del triclinio.

El lugar de menor importancia, era el que estaba situado más cerca de la puerta, ya que éste era el lugar que solía ocupar el siervo, que debía estar constantemente atento por si tenía que ir a buscar más agua, comida, vino, etc… y éste fue el lugar que ocupó Simón para demostrar su enfado. Así que ya conocemos exactamente donde se colocaron cuatro de los personajes de la última cena. En Juan 13:23,25, se puede leer: “Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús, cerca de su pecho“.

Según la disposición real, a su lado estaban Judas y Juan. Si observamos el cuadro de Da Vinci, a la derecha de Jesús está Juan y a su izquierda Tomás, así que, quien debió recostarse sobre su pecho fue Juan. Ahora bien, aquí viene uno de los secretos revelados por Da Vinci en “La Última Cena”. La persona que está a su derecha no es Juan, sino que se trata de María Magdalena.

ultima cena 02

Da Vinci nos está revelando dos secretos: 1.- que sí había mujeres en la cena, como era común en las comidas de festividades y 2.- que su discípulo predilecto, el elegido, era María Magdalena.

Da Vinci nos dejó otra pista para decirnos que sí hubo presencia de mujeres en dicha cena, un nudo en un extremo del mantel.

ultima cena 05

La palabra “nudo” en italiano hace referencia a un vínculo (vincoli). Así que Da Vinci, nos está dando otra pista, que en la mesa existe un vínculo muy especial.

Si pudiéramos presenciar la pintura original según lo pintó Da Vinci, y pudiéramos ver los colores de forma nítida, podríamos apreciar otro simbolismo, otro mensaje cifrado. Los ropajes de Jesús, eran azul y rojo, y el de María Magdalena son los mismos, únicamente cambia la posición, está de forma inversa. Da Vinci nos informa que uno completa al otro, que estaban unidos mucho más allá de un simple trato afectuoso maestro-discípulo, sino que su relación era mucho más importante, como un matrimonio.

En la Biblia, se nos dice que Juan, es decir, realmente María Magdalena, estaba recostado sobre el pecho de Jesús (que otro hombre estuviera en esa postura con el Maestro, no sería una imagen adecuada ni creíble en aquella época, así que sólo una mujer, una mujer muy unida a él, como una esposa o una madre o una hermana, podía hacerlo, y Mª Magdalena no era ni su madre ni su hermana).

Si observamos “La Última Cena”, podemos observar que junto a Jesús, realmente no hay nadie, que existe un espacio a ambos lados, y que a su izquierda, bien podría haber una persona reclinada sobre él, sobre su pecho, sobre su regazo.

Da Vinci incorporó una técnica llamada escritura invertida o de espejo, dejando mensajes ocultos que solo pueden ser revelados con el uso de espejos o superposiciones. En la Universidad de Northeastern (Boston), el diseñador gráfico Terrence Masson utiliza desde hace años una tecnología informática para buscar los mensajes ocultos en las obras de Leonardo. Terrence descubrió que Da Vinci tenía una gran curiosidad y dominio sobre la reflexión y la refracción de la luz, óptica y anatomía humana del ojo. También se interesaba por cómo estaban captados los reflejos de los espejos cónicos. Así que la imagen real podría ser claramente esta.

ultima cena 06

Es decir, si juntamos una obra original y el mismo, pero invertido, aparecen imágenes que parecen estar situadas en otra dimensión, fuera del alcance del ojo humano a simple vista. Da Vinci, quería revelar algunas cosas en esta parte esencial de la obra. Por un lado, vemos que Juan, que se supone es el predilecto de Jesús y quien, según los escritos, fue la persona que se recostó en su pecho durante la cena, se aparta de la figura de Jesús, algo realmente extraño y fuera de lugar si hiciéramos caso a lo que dice la Biblia.

Si observamos con mayor detalle la figura de Juan, parece claro que lo que se está representando es a una mujer. Toda la figura es claramente femenina, donde pueden verse  las manos pequeñas, los rasgos del semblante son finos y armoniosos, se intuyen pechos femeninos y lleva un collar de oro. ¿Por qué Da Vinci la pintó a su derecha y no justo al lado de Jesús, en la izquierda, apoyada en su regazo?

Hay que tener en cuenta que Da Vinci pintaba para la iglesia, y no se podía permitir ciertas licencias creativas, por mucho que él conociera la verdad de los hechos, porque le habrían acusado de herejía, blasfemia… y su destino hubiera sido bastante oscuro. Así que, Da Vinci, se veía obligado a dejar como legado su conocimiento como maestre del Priorato de Sión, en forma de secretos ocultos y acertijos.

Si nos fijamos en la composición general de esta escena, lo más destacado es que la configuración que describen Jesús y María Magdalena, es como una gran “M”.

ultima cena 07

Dos líneas azules y dos líneas rojas. Da Vinci nos revela que se trata, efectivamente, de María Magdalena, porque no sólo aparece una “M” (María), sino que los panes de ambos, perfectamente posicionados donde Da Vinci quería, forma una segunda “M” (Magdalena). Leonardo nos facilita todos los detalles para decirnos que Jesús y María Magdalena, estaban ambos presentes en la última cena, y que el lugar preferencial lo ocupaba María Magdalena y no Juan entre sus discípulos.

La mayoría de los libros y la historia, nos dicen que la escena refleja el momento exacto donde Jesús, dice a sus discípulos que uno de ellos le iba a traicionar. Jesús dijo: “En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me traicionará” (Amen dico vobis, quia unis vestrum me traditurus est – Mateo 26).

ultima cena 09

Jesús ocupa el centro de la escena, a sus lados, existe un equilibrio con seis discípulos a cada lado. Si nos fijamos, se puede ver que los discípulos están agrupados de tres en tres. Los discípulos están agrupados en “rectángulos”, cuyo significado es unidad y estabilidad. En el centro está Jesús, y al contrario que todos los demás, se encuentra circunscrito  en un “triángulo equilatero”, que significa equilibrio, majestuosidad, el triángulo donde reside el ojo de Dios. El número tres representa al hombre (cuerpo, mente y espíritu) y a la deidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Al fondo, podemos observar tres ventanales que iluminan la parte central donde está Jesús.

ultima cena 10

Vamos a ver quién es cada uno y su posición en la mesa y qué ocurre en el momento exacto donde Jesús, presuntamente, anuncia que va a ser traicionado por un discípulo que se encuentra sentado a la mesa.

A la derecha de Jesús, se encuentran Juan (María Magdalena en realidad), Judas y Pedro, y en el extremo Andrés, Santiago y Bartolomé. A la izquierda de Jesús, se encuentran Santiago el Mayor, Tomás y Felipe, y en el extremo Mateo, Tadeo y Simón.

Viendo la escena, todos los discípulos se encuentran en actitud inquieta, de sorpresa y de indignación, excepto Jesús y María Magdalena, que se encuentran en un estado de total normalidad, calmados, serenos. Si realmente éste fuera Juan y no Mª Magdalena, también se encontraría airado, contrariado y sorprendido por lo que acaba de decir Jesús, es otra muestra de Da Vinci, para decirnos que esta persona no es Juan, y que como elegido de Jesús, conoce de antemano todo lo que él piensa y lo comparte con ella.

Jesús tiene la palma izquierda hacia arriba y abierta, una posición que expresa paz, sinceridad, honestidad. En cambio, su mano derecha está hacia abajo y mucho más tensa que la izquierda, que expresa una posición dominante y que, no está diciendo toda la verdad. Así que Jesús, está diciendo la verdad pero hay algo que oculta. Ahora bien ¿lo oculta él o lo oculta Da Vinci? Justamente la mano derecha, es la que está al lado de Juan (María Magdalena), así que nos da otra pista que aquello que parece, no es.

El trinomio más alejado a la izquierda de Jesús (a la derecha cuando se contempla el cuadro), y por cercanía a éste, lo forman Mateo, Tadeo y Simón. Como vimos anteriormente, cuando los discípulos llegaron al lugar donde todo estaba predispuesto para la cena, Simón se sentó en el lugar menos privilegiado, lo más alejado de Jesús. Da Vinci, aquí es fiel a la historia real, y coloca a Simón lejos de Jesús, en el extremo izquierdo, el de menos importancia en una mesa judía.

ultima cena 12

De los cuatro trinomios que conforman el cuadro, éste es el único donde los discípulos tienen sus manos alzadas hacia arriba. ¿Estamos ante los discípulos más honestos y sinceros que tenía Jesús? Simón el Zelote y Judas Tadeo iban siempre juntos a predicar, ambos recibieron el Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego el Día de Pentecostés y ambos murieron el mismo día en el mismo lugar.

Simón, no parece estar tan sorprendido por la noticia de Jesús, más bien su gestualidad expresa afirmación, como aseverando las palabras de Jesús, estando de acuerdo que uno le va a traicionar y que éste, será Judas, aquel que osó a sentarse en primer lugar junto a Jesús. Junto a él, en el medio de los tres, está Judas Tadeo. Este personaje es digno de resaltar, porque Tadeo realmente es Leonardo Da Vinci.

ultima cena 13

Se han usado técnicas informáticas y software avanzado para la comparación y confrontación de imágenes, utilizando un autorretrato de Leonardo Da Vinci y el San Judas Tadeo de La Última Cena. Para realizar esta operación se han utilizado programas de robotización de imágenes, tratamiento y comparación como Facette (usado por los cuerpos policiales de diversos países), Adobe Photoshop y un software de comparación facial diseñado exclusivamente para este tipo de estudios.

Después de someter las imágenes a estas herramientas, la conclusión a la que se ha llegado,  es que entre ambas imágenes existe un nivel de concordancia del 70,1% en modo normal. Esto indica que entre las dos imágenes confrontadas existe “familiaridad”, y que por tanto ambos retratos podrían pertenecer a la misma persona. En modo forzado, el programa arroja un índice de coincidencia del 88,6%, lo que confirma que el modelo para ambas imágenes fue una misma persona.

Por otra parte, el nivel de concordancia antropométrica errónea entre ambos rostros era sólo de un 13,2%, habiendo coincidencias plenas en un 86,8%. Entre ellas, destacan especialmente la concordancia aproximada de los arcos oculares, supranasales, maxilares y una dimensión craneal similar. La figura o matriz que dibujan ambos rostros es altamente coincidente.

Del aspecto estético destacan los accesos capilares, tanto en el cabello como en la barba. Aunque habría que matizar que existe una diferencia notable de envejecimiento de una imagen a la otra. Eso explicaría por qué aún dándose un índice de concordancia alto entre ambas imágenes existen algunas diferencias entre ellas. Los pómulos, la comisura labial, el tabique nasal, la frente y laxitud expresiva hacen y conforman unas exactitudes coincidentes del 67,2%. Otra característica coincidente es la distribución y distancias entre globos oculares, nariz y boca. Ninguna de las dos imágenes muestra orejas que comparar. En este punto del estudio el nivel de concordancia es del 70,01%.

Los datos fueron concluyentes, y determinaron que se trata de la misma persona. ¿Por qué Leonardo se dibujó a él mismo suplantando la figura de Judas Tadeo?

Judas es una palabra hebrea que significa “alabanzas sean dadas a Dios”. Tadeo quiere decir “valiente para proclamar su fe”, y da Vinci, es muy valiente al plasmar y revelar todo lo que existe en esta obra. Da Vinci sólo expresa el nombre de Tadeo y obvia el de Judas, ¿quizás para diferenciarlo del Judas Iscariote traidor? ¿o nos está diciendo que en esta obra él nos revela sus intenciones para que conozcamos la verdadera fe que hay que tener y hacia quién? Una de las características más conocidas de Tadeo, fue ser un gran predicador que conseguía evangelizar a muchos pueblos, así como ser el portador de la Sábana Santa para entregársela al Rey Agbar de Edessa.

Da Vinci nos está revelando, que posee secretos  y conocimientos sobre la verdad, que traerían como consecuencia una conversión de fe, una nueva religión, y que él es portador de la verdad sobre Jesús. Hay que tener en cuenta también, que es imposible que los apóstoles tuvieran una edad tan avanzada, porque tras la muerte de Jesús, muchos vivieron largos años, imposibles para personas tan mayores en el momento de la Última Cena, y Da Vinci, pinta a Tadeo y a Simón con avanzada edad.

Si Tadeo realmente es Da Vinci, Simón es representado como Platón. ¿Cuál es la finalidad para representarle con el rostro del filósofo griego?

ultima cena 14

Platón era una persona mal vista por la Iglesia, al igual que Simón el Zelote, ya que los zelotes eran una facción extrema religiosa y violenta. Platón intentó demostrar de manera racional la existencia de Dios, y los límites entre la razón y la fe, le obligaron a buscar un método de ordenar el pensamiento con rigor, un método lógico, y quien mejor había desarrollado los temas lógicos, era Aristóteles.

Platón no creía en Dios como ser  único,  transcendente, infinito y personal, sino que creía en innumerables personalizaciones limitadas y finitas de lo divino, el cual no se concentra en una sola entidad personal e infinita. En el universo  todo lo que existe tiene vida y todo cuanto tiene vida es divino. Es decir, ser viviente y ser divino, para Platón  son ideas equivalentes. Platón no solamente decía que un dios podía comportarse como un hombre, sino que un hombre podía llegar a ser un dios. Este tipo de pensamiento, era herético para los judíos como para los cristianos. Por este tipo de razonamientos e ideas, Platón no era del agrado de la iglesia.

Así que Da Vinci mantiene un tranquilo diálogo con Platón, pareciendo estar ajenos a lo que sucede en la mesa, al revuelo creado, como si ellos estuvieran hablando de cosas más trascendentales e importantes. Da Vinci no creía en la divinidad de Jesús y tampoco aceptaba la santidad de los apóstoles ni comulgaba con el milagro de la eucaristía. El tercero de este trinomio, es Mateo, el más heterodoxo de los discípulos. Así que no es casual que uno de los cuatro trinomios, esté formado por estos tres personajes, que representan los puntos más alejados de la iglesia ortodoxa y más críticos.

Ninguno de los tres mira a Jesús, otro signo revelador que indica que estos personajes y sus pensamientos, estaban muy lejos de Jesús, no sólo en el extremo menos importante de la mesa, sino en el extremo opuesto de la religión que predicaba Jesús.

El trinomio en el lado opuesto de la mesa, está formado por Andrés, Santiago el Menor y Bartolomé. Andrés, tiene las dos manos alzadas con las palmas apuntando hacia el frente, un gesto de desaprobación y estar contrariado e indignado por la situación, así como de sorpresa, pero una sorpresa no agradable para él. Santiago el Menor hace un gesto con su mano izquierda de intentar frenar el arrebato de Pedro y Bartolomé se inclina hacia delante en un ademán de ver o escuchar más nítidamente lo que ocurre, con las manos apoyadas en la mesa, un gesto que indica que está tomando impulso y quiere dirigirse al centro de la mesa.

ultima cena 17

El trinomio justo al lado de estos, está compuesto por María Magdalena, Judas y Pedro. Parece más que evidente que, quien todos afirman es Juan, justo a la derecha de Jesús, se trata de una mujer. Judas, es el personaje que se encuentra en un nivel más bajo del resto de discípulos. Mª Magdalena con rostro sereno y postura cómoda, sin tensión, parece escuchar algo que le está diciendo Pedro. Lo curioso de esta imagen, es que Pedro porta en su mano un cuchillo, pero su rostro no acompaña a la acción, el cual parece estar simplemente comentando a Magdalena. ¿Por qué porta Pedro un cuchillo en plan amenazador?

ultima cena 18

Judas parece querer escuchar lo que Pedro está diciendo a María Magdalena. Pedro no sólo amenaza blandiendo un cuchillo con su mano derecho, sino que con su mano izquierda, amenaza de vida a María Magdalena, como insinuando que aquello que acaban de revelar en la mesa, debía ser castigado con la muerte, pero el rostro de Magdalena, no es de terror ni miedo, sino que se inclina hacia Pedro para escuchar sus sugerencias. La postura fisionómica de Pedro es antinatural, muy forzada. ¿A quién quiere matar Pedro?

El trinomio a la izquierda de Jesús, está formado por Tomás, Santiago el Mayor y Felipe. Llama la atención Tomás con el dedo apuntando hacia el cielo. Esta representación es muy típica de Da Vinci. Quién levanta su dedo derecho y mira a alguien se muestra como el “primero entre iguales”. La palabra príncipe, realmente significaba “primero entre iguales”, y tiene su origen etimológico en la palabra latina “princeps” y ésta a su vez proviene de la palabra griega “arkhon”.

Juan Bautista, está considerado como el príncipe de todos los santos católicos, es el único que en lugar de celebrar en el santoral el día de su muerte según la tradición común, celebra el día de su nacimiento. Cuando el Bautista de Leonardo mira al observador, éste se proclama príncipe de los santos elevando su índice derecho.

ultima cena 23

Da Vinci, por lo tanto, en la “Última Cena”, otorga esa potestad y poder a Tomás, otorgándola el lugar que realmente le correspondía. Para Da Vinci, Tomás se postula frente a sus iguales, el resto de los apóstoles, como el primero, el jefe, el Príncipe. Tomás era el hermano gemelo de Jesús, así que por linaje, debería ser quien ocupara el lugar que Jesús iba a dejar, y postularse como futuro líder. Esa es la razón por la que Leonardo lo sitúa el más cercano al maestro, y el por qué de su dedo índice derecho erguido, Tomás se manifiesta a sus compañeros como el sucesor Jesús.

Se cree que la única parte del cuerpo de Juan Bautista que se salvó de la destrucción por el Emperador Juliano, fue dicho dedo, y llevado a Francia por Santa Tecla.

Felipe, de todos los discípulos varones, es el que menos denota una actitud hostil, de enfado o de desaprobación, sino que se encuentra en una gestualidad misericordiosa. Dentro de los Evangelios apócrifos (aquellos no aceptados por la iglesia), el Evangelio de Felipe es el más explícito en el tema del afecto de Jesús por María Magdalena, razón por la cual, la iglesia jamás aceptó su evangelio como verdadero.

En 1.945, se encontraron 13 códices de papiro en Egipto, que contienen más de cincuenta textos, conocidos como los Manuscritos de Nag Hammadi. Casi todas las obras son de carácter herético y reflejan distintas tendencias gnósticas. Se trata de textos que se creían destruidos durante la lucha por los primeros cristianos, donde se guardan el Evangelio de Tomás , el Evangelio de Felipe y el Evangelio de la Verdad.

En el Evangelio de Felipe, el primer pasaje dice: “Tres mujeres caminaban siempre con el Señor: María, su madre, la hermana de ésta, y Magdalena, denominada su compañera”. Es evidente, que María Magdalena era mucho más que aquello que dicen los evangelios canónicos, una vulgar prostituta, sino que realmente fue la esposa de Jesús, y que la iglesia lo único que ha querido hacer durante cientos de años, es infravalorar y destruir quien realmente fue.

El segundo pasaje del Evangelio de Felipe dice: “¿Por qué no os amo a vosotros como a ella?” La relación entre María Magdalena y Jesús iba mucho más allá de todo lo que nos dice la iglesia y los escritos canónicos, los cuales están manipulados. este es el motivo de que muchos discípulos tuvieran excesivos celos de María Magdalena.

Santiago el Mayor, levanta los brazos interponiéndose en el camino de Felipe y Tomás, como intentado parar su reacción, una actitud un poco extraña, ya que Felipe y Tomás no parecen tener una actitud agresiva ante lo que sucede en la mesa, su reacción es mucho menos hostil de aquello que sucede en otras partes de la mesa.

Estos son los hechos que nos han contado. Esa noche, Jesús revela al resto de discípulos que uno de ellos le va a traicionar. Esa misma noche, durante la cena, Jesús instaura el sacramento de la eucaristía, ofreciendo de forma simbólica a los discípulos pan y vino, representando su cuerpo y su sangre. Y que esa copa o cáliz que Jesús ofreció, representando su sangre, es el Santo Grial, el cual, es una de las reliquias o secretos que custodiaban los templarios y el Priorato de Sión, y que era buscado por la iglesia afanosamente.

Ahora, vamos a analizar la obra de Leonardo, como realmente él quiso que fuera interpretada y las verdaderas intenciones que tenía. Veamos nuevamente el cuadro de la “Última Cena”, y vamos a empezar a analizar todo aquello que quizá uno no se para a observar, que es donde reside el verdadero mensaje y significado de esta obra.

ultima cena 09

De izquierda a derecha (según contemplamos el cuadro):

  • Bartolomé se levanta en un gesto de inclinarse hacia adelante.
  • Santiago el Menor intenta calmar a Pedro.
  • Andrés se muestra sorprendido por lo que acaba de decir Jesús.
  • Pedro reacciona violentamente portando un cuchillo.
  • Judas permanece sentado intentando escuchar a Pedro.
  • Mª Magdalena está serena y escucha a Pedro.
  • Jesús permanece inalterable ante la reacción de la mesa.
  • Tomás muestra su índice hacia los cielos mirando a Jesús.
  • Santiago el Mayor intenta contener a Tomás y Felipe.
  • Felipe muestra una actitud de incredulidad.
  • Mateo se dirige a Tadeo y Simón pidiendo vean lo que sucede.
  • Tadeo intercambia opiniones con Simón.
  • Simón intercambia opiniones con Tadeo, ambos ajenos a la revuelta.

Leonardo Da Vinci cifró mensajes en la Última Cena, que hablan de la naturaleza histórica de Jesús y su verdadera relación con María Magdalena. Da Vinci, como maestre del Priorato de Sión, estaba en posesión de información que se fue transmitiendo entre los diferentes maestres del Priorato a lo largo de los años y de los siglos.

Jesús ofreció a sus discípulos su cuerpo y su sangre, pero no lo hizo a través del pan ni de una copa de vino, bebida que no hay en la mesa. Lo que realmente presentó Jesús a sus discípulos fue su linaje, su descendencia, el hijo que portaba su cuerpo y su sangre, el hijo que tuvo con su esposa, María Magdalena, el Santo Grial.

Da Vinci, sabedor y conocer de este secreto, conocedor de la existencia de evangelios apócrifos que fueron desechados por la iglesia por ser contraproducente para los intereses de esta, se encuentra que tiene que realizar una pintura que represente la Última Cena. La iglesia tiene una interpretación de lo que ocurrió aquella noche, y no sólo eso, sino que la iglesia tiene el poder, tanto social como político, y cualquier atisbo de blasfemia o herejía, te conducían inexorablemente al dolor y posiblemente a la muerte.

Ante esta tesitura, Da Vinci, poseedor de los hechos reales que le han sido legados desde los primeros maestres del Priorato de Sión, sabía de primera mano que aquello que custodiaban con sus vidas, no era un simple cáliz, sino que se trataba del linaje de Jesús, su descendencia, la cual había que custodiar y salvaguardar de todos los peligros que le acechaban. ¿Cuántas personas, si fueran poseedores de esta información, no habrían intentado atentar contra la vida del hijo de Jesús y María Magdalena? Serían miles de personas quienes hubieran intentado acceder a él, por ello se creó el Priorato y los Templarios.

Hemos analizado la Última Cena según los hechos que nos dice la Biblia. Jesús revela a sus doce apóstoles que uno de ellos, le va a traicionar, que es el instante exacto que pinta Da Vinci, con el consiguiente revuelo que se forma en la mesa. Entre ellos, supuestamente está Juan, a la derecha de Jesús (izquierda según el observador), y posteriormente, Jesús implanta el sacramento de la eucaristía ofreciendo el pan (que representa su cuerpo) y el vino (que representa su sangre).

Ahora observemos nuevamente la misma escena, pero analizándolo con aquello que conocía Da Vinci, donde su verdadera intención debe ocultarla para no ser repudiado y castigado por la iglesia. Jesús, revela a sus discípulos que tiene descendencia, un hijo nacido de su matrimonio con María Magdalena, quien realmente se sienta a su derecha y no Juan. Este hijo, es su Sangre Real, su Santo Grial, quien porta sus genes, su cuerpo y su sangre, la auténtica descendencia del Mesías en la Tierra.

Jesús, para la iglesia, es el Hijo de Dios, y la sola idea de que estuviera casado y tuviera descendencia, son hechos que no puede permitir porque sacudiría sus pilares, y con ello, todos sus bienes, toda su riqueza y todo su poder. Así que Da Vinci, debe ocultar sus verdaderas intenciones, pero se ve en la obligación como maestre del Priorato de Sión, de dejar plasmado a través de mensajes ocultos sus conocimientos.

ultima cena 09

Vamos a fijarnos donde se dirigen las miradas y los gestos de los discípulos. Bartolomé, Andrés, María Magdalena, Santiago el Mayor y Felipe, no miran a Jesús, sino que todos están mirando a un mismo punto. Por su parte, Tadeo y Simón, dirigen sus manos al mismo punto de la mesa donde el resto está mirando. ¿Qué hay en la mesa para que se centre la mirada y los gestos de los discípulos hacia ello? La respuesta es el Santo Grial. Ahora bien, ¿dónde lo ha ocultado Da Vinci?

Da Vinci, para poder revelar que el Santo grial realmente es la descendencia de Jesús y María Magdalena, tenía que ocultarlo muy bien, pero a su vez, dejar pistas sobre ello, y que hubiera alguna forma de poder visualizarlo. Para ello, Da Vinci utilizó una técnica que conocemos como estereograma, que son imágenes que permiten obtener una  ilusión óptica, es decir, que haya una imagen dentro de otra imagen, pero que siempre una imagen sea la principal, y aquello que se desea ocultar, la secundaria.

Una vez que esta imagen secundaria es visualizada y captada por nuestros ojos, éstos de forma natural convergen sobre la imagen de forma directa. A veces, es necesario un poco de paciencia y concentración para poder ver ciertos estereogramas. Algunas personas lo logran inmediatamente, pero a otras les lleva mucho tiempo lograrlo y otros simplemente no pueden captarlas. Una vez que el cerebro asimila este tipo de visión las imágenes logran visualizarse sin mucho esfuerzo.

Para que el lector pueda visualizar claramente donde está oculto el Santo Grial, lo remarcaré para que todos puedan visualizarlo claramente. Antes de hacerlo, deciros que éste, se encuentra en la figura de Judas. Veamos nuevamente a Judas en la Última Cena de Da Vinci. Judas es la figura que se encuentra sentada, quien mira hacia atrás haciendo un ademán de intentar escuchar lo que dice Pedro a María Magdalena. Observar detenidamente a Judas porque ahí está el Santo Grial, el hijo de Jesús.

ultima cena 17

Seguramente muchos no habrán podido conseguir ver el estereograma secundario y la figura de un bebé. Esto significa, que Da Vinci ocultó muy bien esta figura que hubiera significado herejía y su destrucción. Así que vamos a remarcar donde se encuentra.

ultima cena 24

Ahora observar la imagen según lo pintó Da Vinci, y después observar el estereograma desvelando la imagen secundaria. En este punto, ya todos deberían ver sin ningún tipo de problemas en el cuadro original de Da Vinci al bebé oculto de forma clara y nítida.

El bebé está en una posición sentada, y Da Vinci, lo ocultó utilizando la técnica tal que la cabeza del bebé, se confundiera con el cuello de Judas, y su espalda y piernas, con el brazo de Judas. El bebé, gira la cabeza hacia Andrés, y éste, está mirando claramente al bebé, mostrando su gran sorpresa con las manos levantadas hacia el frente y sin parar de mirar directamente a los ojos del bebé.

ultima cena 25

En este punto exacto, la obra de Da Vinci empieza a cobrar otro sentido y otra dimensión. Jesús, no está diciendo a sus discípulos que uno de ellos le va a traicionar, sino que les está presentando a su heredero, por eso la mesa se revoluciona, porque Jesús es el presunto Hijo de Dios, y no entra en el pensamiento de la época ni en su misión como Mesías, que tenga descendencia.

Se nos ha dicho, que Judas es el traidor que supuestamente Jesús estaba delatando. ¿Por qué Da Vinci esconde la figura de su hijo entonces en este personaje? En los manuscritos encontrados en Nag Hammadi, se encuentra el Evangelio de Judas y otros muchos. De estos escritos, se puede observar que Judas era el verdadero discípulo predilecto de Jesús. Solamente es repudiado y tratado como un traidor por los cuatro evangelios canónicos, los aceptados por la iglesia y los que aparecen en la Biblia.

El papiro habla de las revelaciones que Jesús hizo a Judas Iscariote, en conversación privada, tres días antes de la Pascua. Escrito en tercera persona, el texto es un diálogo entre Jesús y sus discípulos, especialmente Judas, que aparece como el discípulo favorito de Jesús. Según este evangelio, Judas entregó a su maestro a los romanos siguiendo órdenes del propio Jesús, quien profetizó: “Tú serás el decimotercero, y serás maldito por generaciones, y vendrás para reinar sobre ellos” (página 47 del manuscrito). Jesús le está agradecido a Judas y lo elogia: “Tú los superarás a todos ellos. Porque tú sacrificarás el hombre que me cubre (…). La estrella que indica el camino es tu estrella”.

Así que Judas, junto a María Magdalena, era el único que sabía que Jesús tenía descendencia, por este motivo, es quien custodia al bebé, porque Jesús es en quién más confía y por eso le reveló el secreto. ¿Cómo podía saber esto Da Vinci, si los Manuscritos de Nag Hammadi no se encontraron hasta 1.945? Lo sabía porque pertenecía al Priorato de Sión, quienes conocían estos hechos de primera mano cuando se crearon, y este es el motivo real de por qué su existencia.

Ahora contemplemos toda la obra, y vamos donde se dirigen todas las miradas y muchos de los gestos de los discípulos, porque todo empieza a cobrar sentido. La verdadera posición de María Magdalena es junto a Jesús, apoyando su cabeza en él, y el hijo debería estar entre ambos. Esta sería realmente la composición del cuadro sin tabúes, tal y como Leonardo le hubiera gustado plasmar, pero que por imposiciones eclesiásticas y razones evidentes, no podía hacer.

ultima cena 26

Aquí podemos observar a qué parte de la mesa se dirigen las miradas y los gestos. Judas es el menos sorprendido de todos, y a quien menos le ha sorprendido la revelación, porque él ya lo sabía, es el único de todos los discípulos que lo sabía. El trinomio formado por Simón (Platón), Tadeo (Da Vinci) y Mateo, no miran al bebé, pero sí dirigen sus manos hacia él. Simón y Tadeo hablan entre ellos como si no les sorprendiera la noticia, y realmente es así, porque ambos son conscientes de su existencia. Mateo, en cambio, es el que más gesticula con sus brazos y manos, apuntando claramente al bebé.

Felipe mira al bebé haciendo un ademán de acercarse para contemplarlo mejor, pero Santiago el Mayor se lo impide. Tomás, quien alza su dedo índice a los cielos, indica con su gesto que él, como hermano de Jesús, debería ser el verdadero príncipe, el heredero legal al puesto que va a dejar vacante Jesús, y sabe que con un heredero real, de la sangre de Jesús, ese puesto no lo ocupará. Por este motivo, Santiago el Mayor también le impide el paso con su brazo derecho, para que el revuelo y la consternación no vayan a más.

Pedro es el más enfurecido, portando un cuchillo en su mano derecha y yéndose claramente hacia el centro de la mesa. En el Evangelio de María Magdalena y en otros escritos, se habla de la rivalidad y el odio que Pedro tenía hacia Magdalena. El evangelio apócrifo de María Magdalena (encontrado en el siglo XIX) y los evangelios gnósticos de Nag Hammadi, muestran que ella fue compañera de Jesús y tuvo un papel en la cristiandad de un nivel mayor que el de los apóstoles. Los más de 100 evangelios apócrifos presentan a María Magdalena como la consorte e incluso como la apóstol más cercana a Jesús.

En estos manuscritos, se puede leer: “Pedro, tú siempre has sido irascible. Ahora te veo como un adversario de la mujer. Pero si el Salvador la hizo digna, ¿quién eres tú, de veras, para rechazarla? El Salvador la conoce seguramente muy bien. Eso es porque él la quería más que nosotros. Debemos de estar avergonzados y buscar la perfección como él nos ordenó, y anunciar el evangelio, no añadiéndole ninguna otra regla u otra ley más allá de lo que el Salvador nos ha dicho.”

En el Evangelio de Tomás, Pedro dice: “¡Que se aleje Mariham de nosotros!, pues las mujeres no son dignas de la vida”.  En otro Evangelio gnóstico, Pedro añade: ¿por qué tenía que enseñarle a ella cosas que a nosotros no nos enseñaba?”, a lo que otro apóstol le responde: “Bueno Pedro, si él lo ha querido así, si él la ha escogido a ella tenemos que aceptarlo”.

En el Evangelio de Pistis Sophia, Pedro dice a Jesús: ‘Maestro, no podemos soportar a María Magdalena, porque nos quita todas las ocasiones de hablar, en todo momento está preguntando y no nos deja intervenir”. En otro lugar del mismo Evangelio, la Magdalena manifiesta: “Dudo de Pedro, y le temo, porque odia el género femenino”. En este enfrentamiento, tuvo que intervenir Jesús, que dijo: “Quítate de mí Satanás, me eres un escándalo, porque no entiendes lo que es Dios sino lo que es de los hombres.” El odio de Pedro hacia María Magdalena era evidente, y Da Vinci, consciente de ello, lo representa como el más airado, y portando un arma, que seguramente iba dirigido a Magdalena.

En una cultura tan dinástica como la existente en aquella época, un Jesús célibe y sin hijos hubiera sido un escándalo e inaceptable, y se habría visto obligado a explicarlo en el decurso de su vida pública o como parte de sus supuestas enseñanzas. La tradición judaica aborrecía el celibato y era un pecado. Mucho habría llamado la atención Jesús si hubiese predicado el celibato. Pero ese cargo nunca se esgrimió contra él, ni siquiera por parte de sus enemigos más implacables. La vida monástica fue un invento muy posterior del cristianismo, e incluso un personaje tan obviamente misógino como Pablo, admitió que era «mejor casarse que consumirse de pasión».

La sola idea que Jesús hubiese tenido una vida sexual, hace temblar a los cristianos y la iglesia, y más si esa mujer es Magdalena, una mujer que según la iglesia era una prostituta. La Iglesia, a través de la manipulación de textos y de mentiras, inculcó en la sociedad que Magdalena era impura, una prostituta arrepentida. Esta interpretación sirve a la iglesia para transmitir dos mensajes importantes: 1.- que María Magdalena y las mujeres en general, eran impuras y espiritualmente inferiores a los hombres, 2.- sólo la Iglesia ofrece la redención.

Da Vinci también dejó otro mensaje oculto. Si trazamos una línea entre las manos de Jesús, María Magdalena y Pedro, obtenemos una exacta imagen de espejo de la Constelación de Casiopea. Da Vinci utilizaba a menudo esta técnica de espejo, que también empleó en la Última Cena, para ocultar mensajes secretos. Así quedaría la línea trazada.

ultima cena 28

 Y esta es la Constelación de Casiopea.

ultima cena 29

Vemos claramente que una es el reflejo de la otra, vista en un espejo. Los nombres arábigos de las principales estrellas de Casiopea nos facilitan algunas claves de su significado esotérico. Los árabes llamaban a la constelación de Casiopea el Árbol Seder (la misma palabra que el Séder de Pésaj, la fiesta judía celebrada antes de Pascua). Los árabes más antiguos pensaban que esta constelación era una “enorme mano manchada con alheña”, con las estrellas más brillantes representando las puntas de los dedos.

Casiopea está ubicada en un extremo de la Vía Láctea, una zona que se relaciona con lo que se conoce como la Familia de Constelaciones Perseo. Casiopea se encuentra en el signo zodiacal de Aries (el Carnero), donde también están las estrellas Shedir (el busto), Ruckbah (el entronizado) y Dat al-Cursa (el sentado). Los chinos llamaban a Casiopea Ko Tauo (la puerta). Los observadores que miran hacia el norte, pueden ver la estrella que se llama Caph, que significa palma de la mano, al extremo izquierdo de la “W” de Casiopea volteada cabeza abajo.

Casiopea es una constelación circunpolar, es decir, que nunca se oculta en el horizonte. Durante todo el año, Casiopea está siempre visible, trazando círculos alrededor de la estrella Polar del Norte (Polaris). La Osa Mayor se encuentra en el lado opuesto del polo con relación a Casiopea. Así que sirve como guía a todos los hombres cuando están perdidos, una alegoría de la fe cristiana, del mensaje de Jesús, que con su muerte no desaparecerá, ya que deja presenta su legado en la Tierra.

Así que, Da Vinci, dibujó en su obra una “M”, para revelar que en la mesa estaba sentada y presente María Magdalena (de forma terrenal), y también dejó plasmado una “W” a través de la Constelación de Casiopea (de forma celestial). En la mesa, se encuentra el heredero terrenal así como celestial, la “M” y la “M” invertida “W”.

Pero aún queda otro secreto que esconde Da Vinci que data de los comienzos templarios y del Priorato de Sión. El ocultista del siglo XIX Eliphas Levi, decía que los primeros gnósticos, hacían ígneo al Espíritu Santo, y lo adoraban a través de la figura de Baphomet (conocido como Bafometo), en los templos o en lugares secretos.

baphomet

Los Rosacruces, utilizaban las siglas I.N.R.I. como significado de “Ignea Natura Renovatur Integra, que significa, la naturaleza se renueva por el fuego”. La traducción a estas siglas actualmente, se interpretan como Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum, que significa, Jesús de Nazaret Rey de los judíos”. La naturaleza se renueva a través del fuego, el conocimiento que te hace ser Dios, ese fuego del Árbol de la Vida.

Baphomet es una figura con cabeza de cabra que se encuentra en varias instancias en la historia del ocultismo. Desde los Caballeros Templarios en la Edad Media y los masones del siglo XIX se utiliza el culto a esta figura. Baphomet representa lo oculto, sobre todo en el ocultismo occidental, gnosticismo, alquimia, la cábala y el hermetismo.

Eliphas Levi, el ocultista francés que atrajo la famosa representación de Baphomet, argumentó que el nombre había sido derivado de la codificación cabalística: “El nombre de los templarios Baphomet, que debe ser escrito kabalísticamente hacia atrás, se compone de tres abreviaturas: Tem. OHP. AB., Templi omnium hominum pacts Abbas; “el padre del templo de la paz de todos los hombres.”

Baphomet representa la culminación del proceso alquímico, la unión de las fuerzas de oposición para crear la Luz Astral, la base de la magia y, en última instancia, la iluminación. El concepto de androginidad es muy importante en la filosofía oculta, ya que es el representante del más alto nivel de iniciación en la búsqueda de convertirse en “uno con Dios”.

Las manos de Baphomet forman el signo de hermetismo, que es una representación visual del axioma hermético “como es arriba es abajo”, que aparece en el Kybalion. Esta sentencia resume la totalidad de las enseñanzas y los objetivos del hermetismo, en el microcosmos (el hombre) es como el macrocosmos (el universo). Da Vinci, conocedor de esto, haciendo referencias a los cielos a través de Casiopea y a la Tierra a través de la descendencia de Jesús y María Magdalena, también quiso dejar oculto la figura más trascendental en muchos ritos herméticos.

La primera mención registrada de Baphomet como parte de un ritual oculto, apareció durante la época de los Caballeros Templarios. La primera aparición de la figura de Baphomet, apareció en una carta de 1.098 por el cruzado Anselmo de Ribemont diciendo: “Como el día siguiente amaneció llamaron con fuerza a Baphometh mientras oraba en silencio en nuestro corazón a Dios, y luego nos atacaron y obligaron a todos ellos fuera de las murallas de la ciudad.”

Baphomet representa la realización de esta tarea cósmica a una escala muy pequeña, dentro de uno mismo. Una vez que se logra un perfecto equilibrio en un nivel personal, es donde empieza lo oculto, que se inicia en un punto de la mano hacia el cielo y una mano hacia la tierra: “Como es arriba, es abajo”, es decir, como es en los cielos es en la Tierra, y viceversa.

Ahora bien, ¿dónde aparece esta figura en la obra de Da Vinci? Otro de los trucos y recursos empleados por el pintor, es conseguir que la pintura, vista desde un espejo y superpuesta, refleja nuevos mensajes cifrados. Si hacemos esto con la figura principal de la Última Cena, con Jesús, nos aparece Baphomet.

baphomet 2

Da Vinci, como es arriba es abajo, como es abajo es arriba. Nos revela su vinculación a los templarios y al Priorato de Sión, nos revela que es poseedor y conocedor de secretos referentes al Santo Grial, la verdad de lo que custodiaban los Caballeros Templarios, por qué se crearon y por qué daban la vida por ello.

Esa noche, nadie traicionó a Jesús, los evangelios gnósticos, escritos mucho tiempo después, interpretaron y manipularon todo lo que pasó en verdad, porque no podían aceptar que Jesús tuviera descendencia, ya que eso no entraba en la visión del Mesías que tenían. Judas, tal y como muestran los manuscritos gnósticos y apócrifos, era leal a Jesús, seguramente tras María Magdalena el que más, tanto que fue el encargado de proteger al hijo heredero. La iglesia, tachó a Magdalena de prostituta e impura, muy lejos de la realidad, ya que Magdalena pertenecía a una familia real, y era la heredera legítima de Betania, nada que ver con ser una prostituta. Si Judas fue un traidor, es porque fue fiel a Jesús y no lo es para la iglesia.

De este nacimiento, nació la dinastía merovingia, quienes portaban la sangre real de Jesús. Para proteger este linaje, se crea el Priorato de Sión y monjes expertos en caballería y lucha, los Caballeros Templarios. La iglesia, el ala más ortodoxa, no paró de buscar el Santo Grial para destruirlo, y por ende, atacó y destruyó a la Orden del Temple, ejecutando a sus miembros, sus posesiones, sus lugares de culto, requisando todo lo que tenían, en busca de respuestas. Pero nunca llegaron a conseguirlo. El secreto iba pasando generación tras generación a personas muy influyentes, familias reales, adineradas, instituciones secretas… que iban transmitiendo lo que sabían, y lo sabían de mano de María Magdalena y algunos presentes en la Última Cena.

Seguramente, en la actualidad, este linaje sigue vivo, y el árbol genealógico de Jesús esté entre nosotros. Esto es lo que Da Vinci nos reveló, esta es la verdadera historia del Santo Grial.

Anuncios