Archivo de la categoría: Apocalipsis

Profecías Futuras

Como analicé en el post anterior, nada se esperaba científicamente y con todas las pruebas en la mano, sobre el 21 de diciembre de 2.012, y nada ocurrió. Pero aquí no se acaban todas las predicciones futuras, profecías, fechas fatídicas, apocalipsis y el final de los tiempos para la especie humana.

Existen muchas formas de predecir el futuro. La videncia, es posiblemente la más conocida y donde más consultan aquellas personas ávidas de respuestas a preguntas inciertas. Aquellos que la profesan, piensan que es un don innato, que nacieron con ese poder. En cambio, otros creen que es un don dado en vida, que han ido desarrollando, y donde las personas se pueden preparar, y desarrollar esta “virtud” como una profesión.

Otra forma de predicción, son los sueños premonitorios, conocidos como sueños proféticos. Uno de los sueños premonitorios que más han trascendido, fue el que tuvo la Sra. Hoffmann en 1.865, quien perdió a su hijo de cinco años, siendo certificada la muerte del muchacho por el doctor, quien concluyó que fue víctima del cólera.

El cuerpo de Max Hoffmann fue enterrado. Esa misma noche, la Sra. Hoffmann tuvo una horrible pesadilla, donde vio a su hijo retorciéndose en el ataúd, esforzándose por salir. Al despertar, le contó a su marido el sueño que había tenido, pero no la hizo caso, ya que creyó que su mujer estaba pasando un shock post-traumático. A la siguiente noche, el mismo sueño la sobrevino, así que se dirigió junto a su marido al cementerio, y empezaron a cavar para desenterrar el ataúd. Al abrirlo, vieron el cuerpo del niño retorcido, tal como la madre lo había visto en su sueño. El padre lo cargó en sus brazos y lo llevó al médico. Aún tenía signos de vida. Media hora después el niño despertó.

Otro de esos sueños inexplicables, fue el que tuvo una madre primeriza alemana en 1.919, el cual la persiguió durante 27 años. Dos semanas después de dar a luz a su hijo, tuvo un sueño en el que se veía a ella misma paseando por una playa que desconocía, angustiada y triste. Repentinamente, se encontraba arañando la arena y gritando el nombre de su hijo, Hans. Y gritaba: “Hay que encontrar a nuestro hijo, está cerca del mar, debajo en la arena. Ayúdenme, hay que encontrarlo!”.

Su marido la tranquilizaba, argumentando, como la mayoría haríamos, que eran simples pesadillas, que no vivían cerca de ninguna playa, que no pasaba nada, y seguramente eran los miedos por tratarse de su primer hijo. Al estallar la II Guerra Mundial, viviría con estupor el sueño que durante 27 años la persiguió. Su hijo falleció en un campo de concentración francés en 1.946. Después de una larga búsqueda, la madre logró encontrar la tumba de su hijo en una playa, en Fort Mahon, en la región de Picardía (Francia).

Otra forma de predicción, son los que sufren los “onironautas“, personas que cobran un estado de conciencia similar al de la vigilia mientras sueñan (sueño lúcido), experimentándolos con un mayor grado de control, así como recordarlos más claramente al despertar.

Algunas personas, entran en trance, para posteriormente, canalizar los mensajes que les son dados a través de la escritura automática o la psicografía. La persona que sirve de mediador entre la vida y el sueño, escribe sin ser él consciente de hacerlo, todo lo que es revelado, predicciones futuras, acontecimientos inminentes, siendo sólo consciente de lo escrito al despertar del trance.

Otra de las predicciones que nos han llegado, o que se utiliza actualmente, es el análisis astrológico, la posición de los planetas, de las estrellas, de los cuerpos celestes, y cómo afectan a nuestras vidas, lo que comúnmente llamamos “horóscopos”, que en su vertiente más seria y científica serían las cartas natales de cada persona.

Son muchos los profetas que han dejado escritas sus predicciones, sus profecías, pero son muy pocos quienes realmente han pasado a la historia por ser relativamente aceptados y tomados en serio. Por ejemplo, Edgar Cayce, el “profeta durmiente“, ofreció más de 14.000 predicciones durante 43 años. El más conocido, sin duda, es Michel de Nôtre-Dame (Nostradamus), a quien dediqué un episodio entero exlusivo a sus predicciones.

https://jorgepalazon.wordpress.com/2011/10/21/la-profecia-del-juicio-final/

Hay episodios asombrosos, como el que ocurrió durante uno de los bombardeos sobre Berlín en 1.944, donde un hombre llamado Nicol Rycempel, encontró entre los escombros de la Iglesia de San pablo, un tubo de plomo donde había oculto un manuscrito del siglo XIX, donde estaban escritos varios lemas o frases breves, donde uno rezaba: “El triunfo del Olivo“, frase emparentada con “De Gloria Olivae” del profeta San Malaquías.

El olivo y el laurel, tienen desde tiempos muy antiguos, un símbolo profético, digno de los dioses. Existe una tradición medieval, que asegura que Guilhem Bélibaste (el último cátaro), antes de morir en la hoguera em el año 1.321, dijo: “Después de 700 años, reverdecerá el laurel”. Ya existe la creencia, que es una profecía que se cumplirá en el año 2.021 (justo los 700 años después de pronunciarla), y será el resurgimiento de los cátaros y un nuevo comienzo para la Humanidad.

Sir Isaac Newton, en una de sus interpretaciones numéricas, llegó a la conclusión que el fin del mundo, tal y como lo conocemos, ocurriría en el año 2.060. Otra de las fechas marcadas, ya nos pilla demasiado lejos, como la dada por el dominico Vicente Ferrer, quien dijo en 1.399, que el mundo terminaría pasados otros 2.537 años, es decir, en el año 3.936. ¿Por qué esos años exactamente? Simplemente, porque basó sus predicciones en el nº de versos que contenía el “Salterio” o Libro de los Salmos.

Se han dicho muchas cosas, como que el anticristo estaría reencarnado en un hombre de raza negra de gran poder llamado Mabus. Y ahí llego Obama a la Casa Blanca, cuyo nombre es Obama Barack Hussein (el Mabus de las profecías?). También se asocia el principio del fin, con la llegada al poder de una mujer. A mí estas profecías, me suenan más a ciertos rechazos antiguos, que aún persisten, sobre la raza negra y contra la mujer, en tiempos donde pertenecer a cualquiera de esas dos condiciones, no era una ventaja, por lo que pensar que alguien de raza negra o una mujer, lograran un excesivo poder, seguramente sería sinónimo de un peligro para los designios del resto de seres.

Han habido muchos profetas y videntes en la historia, muchas fechas apocalípticas, en cada cultura, cada religión. A principios del primer milenio, hacia el año 1.100 d.C., existió la figura de Bernardo de Claraval, el protector de los templarios e impulsor de la Orden Cisterciense, quien tenía entre sus hombres dos personajes famosos por sus visiones, Malaquías de Armagh e Hildegarda de Bingen, quien hablaba de las “Seis Edades del Hombre” antes de su destrucción.

Las edades del hombre, son las etapas por las que ha pasado (y debe pasar) la Humanidad desde su creación. Quienes primero hablaron de estas edades, fueron Hesíodo y Ovidio. El primero hablaba de cinco edades del hombre, y Ovidio de cuatro. Actualmente, las edades que han ido pasando hasta nuestros días, son:

  • Edad de Oro (1.710 – 1.674 a.C.)
  • Edad de Plata (1.675 – 1.628 a.C.)
  • Edad de Bronce (1.628 – 1.472 a.C.)
  • Edad de los Héroes (1.473 – 1.103 a.C.)
  • Edad de Hierro (1.104 a. C. – hasta la actualidad)

Así que, sólo quedaría una nueva edad del hombre para nuestro final. También se ha hablado de estas edades, como la Edad del Padre (ley mosaica), Edad del Hijo (Evangelio) y la Edad del Espíritu Santo (Evangelio Eterno). Esto lo dijo Joaquín de Fiore, cuyas palabras y predicciones influyeron mucho en Cristóbal Colón, quien dijo: “El abad Joaquín, el calabrés, nos legó que había que salir de España para reedificar la Casa del Monte Sión”.

Colón se veía a sí mismo como un hombre predestinado a cambiar el rumbo de la Humanidad, y una de sus convicciones que le hizo partir en aquel viaje donde descubrió América, era encontrar al nuevo Mesías. Su nombre “Cristóbal”, ya hacía alusión al “portador de Cristo”, que el vio como una señal más para las funciones que el mismísimo tuvo para él. Colón escribió un libro de profecías, que era una recopilación de pasajes de las Sagradas Escrituras, que Colón veía como auténticos relatos para sus designios en vida.

Colón creía firmemente en el devenir inmediato del fin de los tiempos. En una carta que escribió en el año 1.501 a los Reyes Católicos, decía que antes de la consumación de este mundo, se ha de cumplir todo lo que ha sido escrito por los profetas, sobre todo, en lo que hacía referencia al descubrimiento y evangelización del Nuevo Mundo, y la recuperación de la Tierra Santa para la cristiandad. Colón pensaba que el mundo se acabaría en el año 1.657. Muchas de las riquezas traídas de la nueva tierra conquistada, se utilizaron para luchar contra la doctrina mahometana.

Podemos ver, cómo desde la antigüedad, el hombre ha buscado, y lo sigue haciendo, un significado o un mensaje oculto, y lo hace esencialmente buscando en La Biblia, donde se cree existe un lenguaje cifrado, que de ser revelado, cambiaría el rumbo de la Humanidad. Son muchos quienes se han aventurado a encontrarlo, Sir Isaac Newton entre ellos, pero hace pocos años, parece que alguien consiguió descifrar ese código bíblico.

Los códigos, son los secretos de lo divino, y los secretos siempre son revelados en algún momento. Sir Isaac Newton, es posiblemente la mente más aventajada de quienes más tiempo le dedicaron a encontrar ese mensaje cifrado en la Biblia. Newton buscaba tanto la existencia de Dios, como conocer las profecías futuras.

El código de la Biblia, se basa en la búsqueda de palabras o frases, mediante una técnica que se denomina “secuencia de letras equidistantes” (ELS – Equisdistant Letter Sequences).  Esto es la secuencia de letras que se obtiene cuando se comienza por una letra de un texto, se elige un número determinado, y se va saltando esa cantidad repetidamente. El Rabino Michael Weissmandel, encontró un patrón para encontrar esas “coincidencias”.

Las letras se disponían en una cuadrícula o matriz, para ver los resultados de forma más clara. Cuanto más cerca están las letras que forman las palabras, el error de coincidencia también será menor. Si nos vamos al comienzo de todo, el Génesis, comenzando desde la primera letra hebrea “tav”, hasta la siguiente vav”, después “resh” y por último “hei”, formando la palabra “Torá” en hebreo. Para ello, utilizó un intervalo de 50 caracteres o letras. La razón de que escogiera esta cifra, no fue casual, sino que se debe al número de días que el pueblo judío tardó en salir de Egipto, hasta que Yahvé les entregó el libro sagrado, la Torá. Esta secuencia de 50 caracteres, también lo hizo con el Libro del Éxodo.

Para dar un paso más, y verificar que los resultados que se iban obteniendo no eran casuales, ya que la probabilidad de encontrar estos resultados por azar, eran de 1:10.000.000 (1 entre 10 millones). Así que se hizo el mismo análisis con el libro “Guerra y Paz” de Tolstoi. Se eligió este libro, porque cotiene una cantidad muy parecida de letras que los Libros de Moisés. Tras el estudio, en “Guerra y Paz” no se extrajo ninguna consecuencia, ningún resultado, todo lo contrario que en el Génesis.

Pero si hubo un hecho destacado que hizo que el código bíblico se hiciera realmente notorio y estudiado de forma seria, fue cuando un periodista llamado Michael Drosnin, investigó el código para escribir un artículo sobre la veracidad de este hecho, y buscó el nombre del Primer Ministro israelí Yitzhak Rabín (Isaac Rabín), codificado una sola vez en toda la Biblia, concretamente sólo aparece en el Deuteronomio.

El resultado le sobresaltó, ya que cruzando a Yitzhak Rabín, aparecía la expresión “asesino que asesinará”. Ante este resultado, Droslin creyó que se trataba de una profecía, ya que Rabín seguía vivo, y creyó conveniente alertar al mismísimo Rabín del peligro que corría. En 1.994 se le envió una carta a Rabín en la que se decía: “Un matemático israelí, ha descubierto en la Biblia un código secreto que parece revelar hechos ocurridos miles de años después de su escritura. Nos ponemos en contacto con vd para advertirle, que la única vez que su nombre completo aparece codificado en la Biblia, lo hacen junto a las palabras “asesino que asesinará”.

Realmente, la frase que él traduce como “asesino que asesinará”, es leída sin ningún salto literal en Deuteronomio 4 versículo 42. En la Biblia, aparece como “el que sin premeditación ni rencor alguno, hubiera matado a su prójimo”. Un año después de mandarle esta carta a Isaac Rabín, éste fue asesinado el 4 de noviembre de 1.995, día que hubo preparado un mitin multitudinario en la Plaza de los Reyes (Tel Aviv – Israel, hoy plaza Yitzjak Rabin), con el eslogan «Sí a la Paz, no a la violencia». En su último discurso, Rabin dijo:

«Fui hombre de armas durante 27 años. Mientras no había oportunidad para la paz, se desarrollaron múltiples guerras. Hoy, estoy convencido de la oportunidad que tenemos de realizar la paz, gran oportunidad. La paz lleva intrínseca dolores y dificultades para poder ser conseguida. Pero no hay camino sin esos dolores».

Al terminar su discurso, y después de cantar la canción de la paz,  bajando del estrado fue disparado por la espalda por Yigal Amir.

Pero la realidad de todas las predicciones que Drosnin ha efectuado, y de que exista un verdadero código oculto en la Biblia, han sido desmontados por los científicos y diferentes estudiosos. La mayoría de quienes defienden la teoría de que exista un “código oculto”, son judíos ortodoxos, personas demasiado influenciadas por la religión, que encuentran y buscan cualquier dato significativo para aferrarse a que existe un código cifrado. Pero la ciencia ha demostrado que se trata de resultados demasiado especulativos, incluida la Universidad Hebrea de Jerusalén, que han llegado a la conclusión que se trata de una teoría infundada y poco convincente.

Esta misma Universidad, fue quien estudió los manuscritos de Sir Isaac Newton, averiguando que en 1.704, Newton se empleó a fondo en la tarea de calcular la fecha del fin del mundo, partiendo de un fragmento de la Biblia, en concreto del Libro de Daniel. Así dedujo que el mundo se acabaría 1.260 años después de la refundación del Sacro Imperio Romano llevada a cabo por Carlomagno, es decir, en el año 2.060.

Newton realizó esta suma, para poner fin a la conjetura de hombres imaginativos que señalaban que el fin sería pronto. Así que Newton, no lanzó ninguna profecía como se ha dicho. Sir Isaac Newton, además de un excelente científico, era un gran teólogo, y sabía que la teología se rige por principios, y la ciencia se rige sobre hechos comprobables.

Newton era un hombre de ciencia, y sabía que decir determinadas cosas, afirmar o negar otras, en el tiempo que vivía podía ser contraproducente. Newton escribió: “Sé lo que me conviene, y eso pasa por mantener en secreto mis escritos hasta que yo haya desaparecido”. Esos escritos, salieron a la luz 200 años después de su muerte. estaba convencido de haber resuelto un laberinto secreto, escondidos en las sagradas escrituras. Newton se consideraba a sí mismo el mejor de los cristianos, y veía en la Biblia a Dios hablando a la Humanidad.

Uno de los profetas más importantes fue San Malaquías, un obispo que vivió en la Irlanda del siglo XII. Su nombre verdadero era Maelmhaedhoc O’Morgair. En el año 1.139, inició un viaje hasta Roma. Una vez allí, San Malaquías se encontró una iglesia corrupta y un Papa que estaba a merced de los señores italianos. En ese instante, tuvo una visión. que constaba de frases en latín, sin un sentido específico para él, que describían a 112 Papas que dirigirían la iglesia católica hasta el fin de los tiempos. Cada Papa, tenía su lema en latín. Cada frase representa la naturaleza, el nombre o destino, o el escudo de armas de cada Papa, hasta el día del Juicio Final.

Estos son algunos ejemplos de cada lema asociado al Papa correspondiente:

Papa: Pío VI      Lema:Peregrinus Apostolicus” (Peregrino Apostólico).

Es el Papa 96 de la lista de San Malaquías. Pío VI fue apresado y hecho prisionero una vez instaurada la República en Italia. El Papa fue llevado por diferentes lugares como prisionero, hasta que finalmente falleció en el año 1.799, pasando a la historia como un “peregrino apostólico”, ya que estuvo en tierras extrañas durante su cautiverio.

Papa: Pío VII       Lema: Aquila Rapax” (Aguila Rapaz).

Es el Papa 97 de la lista de San Malaquías. Napoleón, despojó a Pío VII de todos sus bienes terrenales, obligándolo a ir a Francia, donde lo retuvo como prisionero en la localidad de Fontainebleau, hasta que el Papa aceptó consagrarlo como Emperador.

Papa: Pío IX    Lema: “Crux de Cruce(Cruz de Cruz).

Es el Papa 101 de la lista de San Malaquías. La férula papal, es el pastoral particular del Papa, también llamado cruz del pescador. Pío IX lleva uno muy especial, que no terminaba en cruz latina ni en crucifijo, sino que tenía dos cruces en lugar de una. Se podría decir, que era una cruz sobre otra cruz.

Papa: León XIII    Lema:  “Lumen in caelo (Luz en el cielo).

Es el Papa 102 de la lista de San Malaquías. El nombre real de este Papa, era Vincenzo Gioacchino Raffaele Luigi Pecci, y el escudo de armas de esta familia (los Pecci), era un cometa en la noche atravesando el firmamento, e iluminado los cielos.

Benedicto: XV    Lema: “Religio Depopulata” (Religión Devastada)

Es el Papa 104 de la lista de San Malaquías. Durante el pontificado de Benedicto XV, tuvo lugar la Revolución Rusa de 1.917 que implantaría el ateísmo en Rusia, que se contagió a muchos otros países. También comenzó la I Guerra Mundial, donde murieron millones de cristianos. Fueron tiempos devastadores para la religión y la fe.

Papa: Juan XXIII    Lema: “Pastor y Nauta” (Pastor y Marinero).

Es el Papa 107 de la lista de San Malaquías. Antes de llegar al papado, en 1.958, fue patriarca de Venecia, una ciudad marítima, famosa por sus marineros y navegantes.

Papa: Pablo VI   Lema: “Flos floram” (Flor entre flores).

Es el Papa 108 de la lista de San Malaquías. Su escudo de armas, era un lirio rodeado de lirios.

Papa: Juan Pablo I   Lema: De medietate Lunae” (De la Media Luna).

Es el Papa 109 de la lista de San Malaquías. Su nombre real era Albino Luciani (luz blanca). Fue elegido el 26 de agosto del 1.978, esa noche, la luna estaba en “media luna”.  También su nacimiento, su ordenación sacerdotal y episcopal, así como otros importantes eventos de su vida, ocurrieron en noches de media luna.

Papa: Juan Pablo II     Lema: De labore solis” (el eclipse de Sol).

Es el Papa 110 de la lista de San Malaquías. Es el único Papa, que nació bajo el influjo de un eclipse , y fue enterrado durante un eclipse.

Papa: Benedicto XVI   Lema: “De gloria olivae(De la gloria del olivo).

Es el Papa 111 (penúltimo), de la lista de San Malaquías. Estamos viviendo sus años de pontificado, y hasta que éste no termine, el lema profético de San Malaquías es aún un interrogante. Benedicto XVI, escogió este nombre, para honrar a Benedicto, creador de la Orden de los Benedictinos, quienes reciben el apelativo tradicional de “olivetana”.

Después de estos lemas, San Malaquías escribió:

“Durante la última persecución a la Santa Iglesia Romana, se sentará en la silla San Pedro el Romano, quien cuidará de su rebaño en medio de numerosas tribulaciones. Después de esto, la ciudad de las siete colinas será destruida y el temible juez juzgará al pueblo”. La ciudad de las siete colinas, es Roma, cuya destrucción también aparece en las profecías de Daniel y San Juan en el Apocalipsis. 

Otra de las profecías aún por llegar, concretamente el 24 de octubre de 2.021, es el regreso de los cátaros. Guilhelm Bélibaste fue el último cátaro. El catarismo afirmaba una dualidad creadora (Dios y Satanás), y predicaba la salvación mediante el ascetismo y el estricto rechazo del mundo material, percibido por los cátaros como obra demoníaca. La iglesia consideraba a los cátaros unos herejes, siendo perseguidos y empujados a la clandestinidad.

Guilhelm Bélibaste, fue llevado a la hoguera el 24 de octubre de 1.321, y mientras ardía en la hoguera, dijo: “Al cap de set cents ans verdegerai lo laurel (Dentro de 700 años, el laurel reverdecerá)”. En ese instante, su cuerpo fue consumido por la hoguera. La salida de entre las llamas de una paloma blanca, confirmaba la metempsicosis o transmigración del alma. Tras él, ya no se envió a nadie a la hoguera hasta muchos años después.

La religión cátara era puramente espiritual, desprovista de culto y de templo, donde la Naturaleza era el lugar perfecto para estar en contacto con Dios, y donde se levantaban los altares en piedra. Su religión se basaba en el dualismo “alma = bien ; cuerpo = mal”, el enfrentamiento entre el Bien vs el Mal. Los cátaros creían en Cristo pero no en la cruz, al considerarla un símbolo del martirio, y leían sobre todo el Evangelio de Juan.

En este evangelio (capítulo 8, versículo 10-11), se dice: “El tercer ángel tocó la trompeta; cayó del cielo una gran estrella, ardiente como una llama; cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre las fuentes de las aguas”. Es decir, la caída de un enorme cuerpo celeste que arrasará con la vida en la Tierra. Uno de esos aniquiladores totales podría ser el Apophis. Actualmente, se encuentra a 15.000.000 km de la Tierra.

Don Yeomans, director del programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, ha dicho hace unos pocos días: “Con los nuevos datos proporcionados por los observatorios ópticos de Magdalena Ridge (Nuevo México) y Pan-STARRS (Hawaii), junto con datos muy recientes proporcionados por el radar Goldstone Solar System, hemos determinado con eficacia, que la posibilidad real de un impacto con la Tierra de Apophis en el 2.036, es relativamente pequeño”.

El 13 de abril de 2.029, el Apophis pasará a tan solo 31.300 km de la Tierra. Pero mucho antes, un mayor acercamiento de un asteroide mucho menos conocido, va a ocurrir a mediados del mes que viene, cuando un asteroide de 40 metros de diámetro (2012 DA14), sobrevuele la superficie de la Tierra a 25.000 kilómetros de distancia escasamente.

Asteroides que han pasado relativamente cerca de nuestro planeta anteriormente, fue el 1996JA1, que el 19 de mayo de 1.996 pasó a 445.000 km yendo a una velocidad de 58.000 km/h. Lo realmente inquietante, es que se descubrió sólo cuatro días antes por unos estudiantes de astronomía. En 1.989, otro pasó a 700.000 km de la Tierra, con un diámetro de 1,5 km. Un asteroide de ese tamaño (el Apophis tiene 300 metros de diámetro), si chocara con la Tierra, la explosión equivaldría a 20.000 millones de toneladas de TNT. El año pasado, el 27 de junio de 2.012, el 2011MD pasó a 12.070 km, es decir, muy muy cerca en términos astronómicos.

Aunque recientemente se ha comunicado que la probabilidad de que el Apophis colisione con la Tierra es reducida, hay astrónomos que se muestran convencidos del peligro real sobre este asteroide, como el ruso Leonid Sokolov, quien alerta de una posible colisión para el 13 de abril del año 2.036, y donde ha comunicado que sería conveniente intentar desviarlo de nuestra trayectoria.

Otro peligro que nos acecha, es el cometa Swif-Tuttle, formado por tres rocas de 9.000 metros cada una, que nos visitará el 14 de agosto del 2.126, y donde la probabilidad de impacto sería de 1:10.000. Hay que decir, que estas estimaciones de impacto son aproximadas, ya que existen muchas variables que condicionarán si ese cálculo será mayor o menor en un futuro. Un mínimo error de cálculo, significa millones de km de distancia de error en su trayectoria, a lo que hay que sumar las fuerzas cósmicas que actúan sobre el cometa, que variarán su órbita, y más aún cuando se acerque a nuestra estrella.

Otra amenaza es el asteroide NT7, de 2 km de diámetro (casi 6 veces más grande que el Apophis), cuya fecha de un posible impacto es el 1 de febrero de 2.019. Son muchos los asteroides encontrados, que se vigilan diariamente, se estudia su trayectoria y se observan para saber si se convertirán en una amenaza real, en el cuerpo celeste del Apocalipsis. Lo que parece evidente, es que las profecías, son sólo eso, sueños o visiones de determinadas personas, que en la mayoría de los casos no se han llegado a cumplir, y muchas otras se han manipulado para asemejarlas con determinados acontecimientos históricos.

Pero estas rocas, son amenazas reales, que ahora mismo viajan por el Universo, y muchas de ellas se acercan a nuestro planeta, y otras, aún siguen ocultas entre la oscuridad, y nuestro desafío es encontrarlas, estudiarlas, rastrearlas, y llegado el momento, si se convierten en una amenaza para la supervivencia de la Humanidad, tengamos los recursos para intentar defendernos, porque si no lo tenemos o no lo conseguimos, la seguridad de una destrucción total es un cálculo muy aproximado de lo que podría ocurrir.

Una cosa es evidente, ese día llegará, la pregunta es… ¿Cuándo?

Anuncios

Ya está aquí el 21-12-2012 ¿Qué va a ocurrir?

Todo empezó cuando salió a la luz, que el calendario maya, acababa en esta fecha. Más allá de su calendario, no había nada, y muchos son quienes han especulado y vaticinado, que eso significaba el final de los tiempos, el Apocalipsis para la raza humana. Queda menos de una semana para esa supuesta fatídica fecha. Muchos son quienes han escrito libros sobre ello, y obviamente, han enriquecido sus arcas gracias a la atracción que a nivel mundial, conllevan estos temas.

Vamos a ver qué dice la ciencia, las pruebas, todas las observaciones y estudios serios que han analizado todas las teorías catastrofistas que pueden ocurrir el 21 de diciembre de 2.012. Como casi siempre, ha tenido que ser la NASA, quien haya tenido que salir a dar explicaciones a la opinión pública, para calmar a la población y no se produzca una alerta mundial, y un pánico que conlleve acciones y reacciones desproporcionadas. La NASA ha sacado un comunicado, donde dicen:

“(…) no será el fin del mundo como lo conocemos (o como lo hemos imaginado), sin embargo, será como otro solsticio de invierno”

Todo comenzó con las afirmaciones de Zecharia Sitchin, donde afirmaba que existía un duodécimo planeta, llamado Nibiru (que incluye la descripción de 10 planetas, más el Sol, y la Luna),  descubierto por los antiguos sumerios, que era de donde procedían los Anunnaki. En opinión de Sitchin, el planeta habría adquirido el nombre del dios babilonio Marduk, a consecuencia de una usurpación del poder por parte de este dios en el 2.024 a. C., atribuyéndose la creación de la Tierra mediante la falsificación en las copias del poema épico Enuma-Elish.

Por ahora, se han ido descubriendo exoplanetas, y cuerpos celestes en las inmediaciones del Sistema Solar, algo más allá de Plutón, pero no parece que ninguno de esos cuerpos sean una amenaza para la Tierra. Uno de los Apocalipsis más difundidos y más estudiados, fue la aproximación de un cuerpo celeste, que no se sabía qué era realmente, y se creía y afirmaba, que su influencia, su influjo, cuando se alineaba con la Tierra, era la responsable de los grandes terremotos de los últimos años. Este cuerpo celeste se llamaba Elenin. Cuando se descubrió, este objeto tenía un diámetro de unos 4 km. En abril de 2.011, nuevos estudios fijaron esa medida en 80.000 km, y en mayo de ese año ya superaba los 100.000 km. Muchos se preguntaban qué era realmente y por qué esas enormes diferencias en sus dimensiones.

Se empezó a dudar que se tratara de un cometa. Los seguidores de las Teorías Conspiranóicas, ya hablaban de un agujero negro, una enana marrón o un planeta oculto. Dicho planeta sería el famoso Nibiru de Zecharia Sitchin, el de los babilónicos, el cuerpo celeste identificado con el planeta Júpiter. Veamos este esclarecedor documento, de lo que se dijo que era Elenin, y su influencia.

Más tarde, en los simuladores de la NASA, se estableció cuáles serían las siguientes alineaciones que tendrían lugar entre el cometa Elenin y la Tierra, para conocer las fechas exactas de las supuestas próximas catástrofes, y en este documento se puede ver paso por paso, los movimientos de los planetas, nuestro sol y el cometa Elenin, y sus alineaciones.

Así que, cuando Elenin, estaba alineado con el Sol y la Tierra, se producían catástrofes sísmicas de proporciones épicas. Si vamos a los registros, efectivamente, el 27/02/10 hubo un seísmo en el mar chileno, de 8,8 Mw (escala sismológica magnitud de momento), que causó 525 muertos, cientos de heridos y desaparecidos.

El 11/03/11, los sismógrafos llegaron a 9,0 Mw. La catástrofe se adueñó de Japón. Más de 15.000 personas perdieron la vida, 5.000 desaparecidos y 6.000 heridos. Unas cifras escalofriantes. Un tsunami anegó las ciudades, los campos, las cosechas, la vida. Más tarde, este episodio desembocaría en la catátrofre de la central nuclear de Fukushima.

El 04/09/10, una nueva alineación provocó el terremoto de Christchurch o de Canterbury (Nueva Zelanda). El seísmo llegó a 7,2 Mw causando casi 400 muertos y más de 2.000 heridos, muchos de ellos de gravedad.

El 16/10/11 (19:51 horas), la Tierra estuvo a sólo 0,2 UA (Unidad Astronómica) de Elenin. En astronomía, 1 UA equivale a la distancia existente entre la Tierra y el Sol (149.597.870 km). Así que, en esta fecha, la Tierra y Elenin, estuvieron a 29.919.574 Km. Esta distancia es muy pequeña a niveles astronómicos (77 veces la distancia entre la Tierra y la Luna). Algunos catastrofistas lanzaron teorías sobre un posible cambio de rotación en nuestro planeta. Algo realmente improbable, porque si realmente ocurriera, las consecuencias serían estremecedoras. Estaríamos presenciando el fin de los tiempos, el Apocalipsis.

La pregunta era en ese instante, ¿cuándo va a ocurrir la siguiente alineación Elenin – Tierra – Sol?. La respuesta fue inquietante, el 21 de diciembre de 2012. Pues bien, esto no va a suceder, porque se demostró que Elenin era un pequeño cometa que se pulverizó a finales del 2.011. Don Yeomans, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena (California), dijo: “Elenin ha hecho lo que los nuevos cometas hacen cuando pasan cerca del Sol el 2% de las veces, se ha roto”.

La NASA, detecta, rastrea e identifica los asteroides y cometas que pasan relativamente cerca de la Tierra con la ayuda de telescopios desde la Tierra y desde el Espacio. El Programa de Seguimiento de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs, Near Earth Object/s), comúnmente llamado “Spaceguard“, descubre estos objetos, caracteriza su naturaleza física y predice su camino para determinar si alguno podría ser potencialmente peligroso para nuestro planeta. Hasta le fecha, no se conocen amenazas realmente creíbles e importantes que acechen nuestro planeta, y con ello, nuestra supervivencia.

La coincidencia entre las alineaciones de Elenin, la Tierra y el Sol, con los terremetos devastadores de Japón, Chile y Nueva Zelanda, llevaron a la creencia de teorías increíbles sobre el fin del mundo, y de ahí, derivaron en nuevas teorías aún más sobrecogedoras. Algunas eran:

  • La resonancia de la Tierra es de 7,8 Hz (resonancia de Schumann). Esta resonancia es el latido del planeta. La misma frecuencia a la que vibra nuestro cerebro, así que, cualquier cosa que interfiera en esa resonancia, lo hará en nuestra forma de pensar y al conjunto de nuestra biología. Ahora, su valor está en 12 Hz y aproximándose a 13 Hz. Si llegáramos a esta cifra, caería su valor a cero (conocido como la energía del punto cero). ¿Qué está provocando este aumento de la frecuencia?
  • Desde hace un par de años, se vienen dando un número de muertes en especies de animales muy concretas; ballenas, pulpos (costas de Portugal), mirlo rojo (USA), truchas (China), delfines,  estrellas de mar (Escocia), medusas, casi mil millones de peces de piscifactorías. Cuando la frecuencia de la tierra sube, muchas especies pueden morir por causas “naturales”, ya que diversos órganos vitales sufren las consecuencias.
  • El FEMA, Federal Emergency Management Agency (grupo de acción contra catástrofes de Estados Unidos), por lo visto, ha construído numerosos campos de refugiados, donde han almacenado casi 500 millones de raciones de supervivencia.
  • Estados Unidos ha realizado unas maniobras, llamadas “Eagle Horizont“, sobre un eventual hundimiento de la cuenca del Mississippi, desde Florida hasta los Grandes Lagos. Han realizado maniobras (Cocked Pistol) donde, supuestamente, obligan a Obama y su gabinete, a permanecer en el búnker de Denver. Estas fechas elegidas para realizar esas maniobras, son las elegidas por las grandes multinacionales, para realizar simposios y reuniones, en localidades dotadas con búnker anti-cataclismos.

Muchas veces, la paranoia colectiva, o las teorías de la conspiración y del pánico, vienen alimentadas por el secretismo, y las actuaciones encubiertas de aquellos que mandan en el planeta, de quienes poseen el poder, la información privilegiada, y los recursos para mantenerse con vida.

En este gráfico de los ciclos mayas, puede verse como anunciaban el cambio de la frecuencia (representada como dos ondas paralelas, en la parte baja del círculo), y cómo ello nos llevaría al Punto Cero, la Energía Libre (señalada con un punto rojo). ¿Cómo sabían los mayas de esta frecuencia y sus consecuencias?.

Los científicos señalan que, un cambio en la rotación de la Tierra es prácticamente imposible. Si revisamos la historia geológica de la Tierra, se puede afirmar que la Antártida. por ejemplo, estuvo muy cerca del ecuador hace cientos de millones de años atrás. Pero actualmente, muchos afirman que existe una relación entre la rotación y la polaridad magnética de la Tierra, la cual no cambia de forma irregular, sino que dicha inversión se produce de una forma regular cada 400.000 años aproximadamente. Y esa inversión, que se produce de forma gradual, no causa ningún daño a la vida en la Tierra.

Otra de las teorías que se han vertido, es la caída de un meteorito, estilo “Deep Impact”. El último gran impacto que ha recibido nuestro planeta, ocurrió hace más de 65 millones de años y extinguió a los dinosaurios. Hoy, los astrónomos de la NASA, llevan a cabo una gran investigación para encontrar cualquier gran asteroide cercano a la Tierra y en tal caso, lo sabríamos mucho antes de que llegara a las inmediaciones de nuestro planeta. La NASA, ya ha determinado que no existen asteroides tan grandes como el que mató a los dinosaurios ni ninguno capaz de considerarse una amenaza. Muchos pensarán, que si existiera esa amenaza, no nos lo dirían para no crear pánico en la gente, pero todo este trabajo se realiza de forma abierta, con los descubrimientos publicados día a día en el sitio oficial de la NASA del Programa Near Earth Object Program Office, que cualquiera puede visitar.

También se ha especulado con la posibilidad de una tormenta solar, que conllevaría un apagón global, la pérdida de muchos de nuestros satélites, nuestras comunicaciones, provocando un auténtico caos mundial. Por este motivo, se ha realizado un seguimiento exhaustivo a nuestra estrella, sus manchas solares, su actividad en la corona. Ni la NASA ni ninguna otra organización científica, ha pronosticado una cercana tormenta de tales dimensiones, que de lugar a un apagón sin precedentes.

La actividad solar tiene un ciclo regular, con picos que ocurren aproximadamente cada 11 años. Cerca de estos picos de actividad, las llamaradas solares pueden causar la interrupción de las comunicaciones por satélite, aunque los ingenieros están aprendiendo a construir productos electrónicos que están protegidos contra la mayoría de esas tormentas solares. Pero no hay ningún riesgo particular asociado a la fecha fatídica. El próximo máximo solar ocurrirá en un marco temporal entre el 2.013 y 2.014, y ya está previsto que será un ciclo solar promedio, nada diferente al de los ciclos anteriores ocurridos a lo largo de la historia.

Sí es cierto que, las erupciones solares cada vez emiten más energía y se prolongan más en el tiempo, según informó el SDO (Solar Dynamics Observatory), que es un observatorio de la NASA lanzado el 11 de febrero de 2.010, y que observa de forma constante toda la actividad del Sol, tomando y registrando datos cada 10 segundos. Entonces, ¿por qué se cree o piensa que va a suceder una tormenta de proporciones épicas?.

Mausumi Dikpati, del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas, fue quien lanzó esa misiva, diciendo que el siguiente ciclo solar, sería entre un 30% y un 50% más intenso que el último registrado en 1.958, que fue bastante considerable. En junio de 2.011, se registró desde el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA, una gigantesca llamarada en la corona solar, equivalente en cuanto a energía expulsada, de millones de bombas atómicas. Esa llamarada, se curvó sobre sí misma, es decir, volvió a caer sobre la superficie solar. Uno de los lugares del planeta donde se puede observar la llegada de estas tormentas solares, son en los polos terrestres, con el espectáculo de las auroras boreales.

El 22 de marzo de 1.989, una de esas erupciones, provocó intensas corrientes eléctricas en los generadores de la Cía Eléctrica HydroQuébec, que supuso que más de 6 millones de personas, no tuvieran energía durante nueve horas, además de causar daños en algunos de nuestros satélites. Pero el más agresivo ocurrió el 1 de septiembre de 1.859, conocido como “Evento Carrington“, donde dos astrónomos ingleses, Carrington y Hodson, vieron un estallido blanquecino en el Sol, y minutos después, todos los instrumentos magnéticos dejaron de funcionar, y el servicio telegráfico interrumpió sus operaciones.

Y estamos hablando de una época donde la tecnología existente, apenas podía producir un daño global importante, no como ahora, donde todo está controlado por la tecnología, chips, microprocesadores, grandes ordenadores, códigos, etc… desde nuestros móviles, servicios de orientación, plantas nucleares, electricidad, transporte aéreo, el sistema bancario, toda la economía mundial… Tal fue la magnitud de esa tormenta solar, que se vieron auroras boreales en Roma, La Habana y Hawaii, entre otras muchas ciudades donde sería impensable poder ver ese espectáculo de luces en los cielos. En 2.010, la NASA puso en marcha la “Operación Escudo“, con el fin de proteger los transformadores eléctricos.

Por ahora, los científicos de la NASA, desde sus observatorios, con los datos que el SOHO, la Solar Orbiter, sus programas específicos en el seguimiento a nuestro astro rey, informan que no existe ninguna amenaza real para el 21 de diciembre de 2.012. Obviamente, sí que afirman que esas subidas de intensidad en la expulsión de energía, suceden cada cierto tiempo, pero no creen que sea dentro de una semana, ni sea el Apocalipsis que muchos vaticinan.

El autor de libros apocalípticos Whitley Strieber, es una de las personas que más se han lucrado con estas profecías y acontecimientos apocalípticos, famoso por ser el autor de una obra, que más tarde fue llevado al cine titulado “El día de mañana”. Strieber, según cuenta en su biografía, fue abducido por seres de otros mundos en la Navidad de 1.985, que supuso escribiera obras como “Communion” y “The Key”. En uno de esos encuentros, uno de esos seres. que él ha asegurado ser la mente más privilegiada, sabia y mejor informada que jamás ha conocido, le dijo que el ser humano ha fallado a la hora de expandirse fuera de la Tierra, porque no hemos logrado comprender la fuerza de la gravedad, y esto se debe, a que los padres de los niños que habrían crecido para proporcionar ese conocimiento a la Humanidad, fallecieron en el Holocausto.

Strieber, de esas charlas con seres de otros mundos, extrajo la información necesaria para escribir muchas de sus obras, y una de ellas fue “The Coming Global Superstorm”, sobre el clima en nuestro planeta que condicionará la vida de las especies más avanzadas, y que es muy probable que sí se convierta en una amenaza realmente seria para la destrucción de nuestro mundo, y de nuestra especie. Pero Strieber, también nos habla de Universos paralelos, donde unos se tragan a otros.

El físico teórico Alex Vilenkin, así lo asegura, donde un Universo paralelo al nuestro, puede tragarnos. Nuestro universo no sería más que una burbuja que se expande de manera indefinida en una colección de multiversos. Si una colisionara con otra, puede que una estallara o, por contra, fuera absorvida. La probabilidad que esto ocurra, está demasiado alejada de la realidad ahora mismo, pero desconocemos tanto todavía de la física cuántica, que los porcentajes de probabilidad no son definitivos.

La revista Scientific American, ha sacado un informe preocupante, donde dice que la posibilidad de una guerra nuclear es de 1 entre 30, una probabilidad bastante alta de que suceda en los próximos años. La capacidad destructiva nuclear en todo el mundo, asciende a 10.000 megatones. ¿Es grande esta cantidad?. Si sumáramos todas las bombas de artillería lanzadas en la II Guerra Mundial, éstas ascenderían a 3 megatones. Así que si se liberaran esos 10.000 megatones, morirían en el acto cerca de 1.500 millones de personas, y otros 1.500 millones tendrían heridas de consideración, por lo que muchos morirían. Es decir, casi la mitad del planeta sufriría en cuestión de minutos las consecuencias de tal acción. Así que esta amenaza nuclear puede ser otro de los grandes apocalipsis a los que se enfrente nuestro planeta.

Muchos son los videntes que vaticinan la III Guerra Mundial, como el Mago Yin, quien dijo que entre 2.012 y 2.015, ocurriría una alianza entre China, Irán, Rusia, Venezuela y los países del Alba, en contra de EE.UU. por agua y petróleo. Se dice que esta guerra duraría entre 28 y 58 días, como mucho dos meses, y acabaría en el momento que la Naturaleza atacara.

Pero existe un arma desconocida para la mayoría de la población que ya existe, un arma capaz de eliminar la electricidad y que puede aniquilarnos, armas de microondas. Este tipo de armas ya existen, pero apenas se ha oído hablar de ellas porque son de alto secreto. Estas armas, darían lugar a un nuevo tipo de guerra desconocida hasta ahora, la Guerra Electromagnética.

El 2 de abril de 1.978, en Bell Island (Terranova), cayó un rayo que convulsionó la pequeña isla. Todos los testigos, convergían en sus declaraciones, asegurando que no sabían de donde provino ese supuesto rayo, pero el estruendo hizo tambalear todas las casas y la tierra, pero nunca se supo realmente qué fue lo que sucedió aquel día en ese pueblo.

La ciencia, lleva muchos años investigando para poder controlar el clima, sobre todo en EE.UU., un país con una insportable capacidad de carga que debe asumir sus tierras, para poder ser capaz de llevar el ritmo alimenticio del consumidor medio estadounidense. Y muchas veces, las cosechas se ven perdidas por los huracanes, tifones, granizos, sequías, heladas, nevadas, etc… así que poder conseguir agua en tiempos de escasez, sería un avance increíble.

Pero como siempre, aquello que la ciencia intenta utilizar para un bien común, se empieza a convertir en la búsqueda de un uso militar. Ya en 1.966, el profesor Gordon McDonald (miembro del comité científico del presidente), realizó un comentario preocupante: “La clave de la guerra geofísica, está en identificar la inestabilidad ambiental que, sumada a una pequeña cantidad de energía, liberaría cantidades ingentes de la misma “. En uno de sus libros, dejó patente las consecuencias que esto conllevaría, describiendo los usos de la manipulación climática, modificación del clima, desestabilización o derretimiento de los casquetes polares, técnicas para reducir el ozono, ingeniería de terremotos, control de las olas oceánicas y manipulación de las ondas cerebrales desde campos energéticos terrestres. Decía que este tipo de arma iba a ser desarrollada y una vez puesta en marcha, sería prácticamente imposible ser detectada por sus víctimas.

Estoy hablando del Proyecto HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program (Programa de Investigación de Aurora Activa por Alta Frecuencia). El objetivo de este programa (según su web oficial), es avanzar en el conocimiento de las propiedades físicas y eléctricas de la ionosfera terrestre, que pueden afectar a nuestras comunicaciones y sistemas de navegación civiles y militares.

Las posibilidades del sistema HAARP son enormes. Desde sustituir el efecto del impulso electromagnético de las bombas nucleares explosionadas en la atmósfera a reemplazar el sistema de comunicaciones con submarinos de muy baja frecuencia por una tecnología más eficaz, a crear un nuevo sistema de radar, o eliminar las comunicaciones en un área muy extensa sin afectar a las de los propios interesados. También se utilizaría para disuadir a la gente de manifestaciones colectivas.

El programa está operativo desde principio de los 90 y la Estación de Investigación HAARP está localizada a, aproximadamente, 8 millas al norte de Gakkona, Alaska. (latitud 62°23’36″ Norte, longitud 145°08’03″ Oeste),

El Proyecto HAARP parte de la idea originaria de Nikola Tesla, de poder transmitir potentes ondas electromagnéticas, que se puedan reflejar en la ionosfera y, así, alcanzar grandes distancias. HAARP es un emisor de ondas electromagnéticas que “bombardea” la atmósfera con ondas de radio, usando un equipo de transmisión de alta frecuencia (HF) y un conjunto de 180 antenas.

El pacifista y gran divulgador antibelicista Michel Chossudovsky, en 2.005, afirmaba que pruebas científicas recientes revelaban que el HAARP, estaba en total funcionamiento y tenía la capacidad de  provocar posibles inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. También afirmaba, que “desde el punto de vista militar, es un arma de destrucción masiva que, potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras de una manera selectiva”.

Muchos científicos, están empezando a desvelar las consecuencias negativas de la utilización de esta energía de forma contraproducente: “la enorme diferencia de potencial generada, podría cambiar e incluso desplazar la ionosfera, provocando un caos total en las comunicaciones de la tierra. Así como destruir misiles o aviones, cambiar las condiciones atmosféricas al modificar la absorción de los rayos solares y aumentar las concentraciones de ozono, nitrógeno e incluso afectar negativamente al cerebro”. ¿Es posible que esa supuesta tormenta solar que vaticinan se puede dar, no encubra la utilización de este arma, para no provocar reacciones en contra?.

Pero, ¿desde cuándo está operativa este arma?. Todo parce indicar, que lleva más de un siglo en activo, obviamente, al principio en período de prueba e investigación. Pero existe un hecho que a día de hoy, era inexplicable, pero con la certeza de la existencia de esta arma electromagnética devastadora, se ha encontrado la respuesta un siglo después. Se trata del “Evento de Tunguska“.

En 1.908, una increíble explosión de 15 megatones (1.000 veces más potente que la de Hiroshima, en una época donde aún no se había creado la Bomba H), tuvo lugar en esta parte casi desértica de Siberia. Las pocas personas que se encontraban a algunos km del suceso, narran los mismos hechos acaecidos en Terranova. Pero, ¿qué existía a principos del siglo XX, que pudiera generar ese grado de destrucción?.

En aquella época, las patentes e inventos de Nikola Tesla, giraban en torno a la producción de energía y transmisión de la misma. Se da la circunstancia de que  el 30 de Junio de 1.908, Nikola Tesla , probó un “extraño artilugio” desde la torre de Wanderclyffe (Long Island), para tratar de localizar la expedición de Robert Peary en el Polo Norte, apuntando con su aparato hacia dicha e indeterminada zona. Esa misma mañana, Tunguska se convertía en un infierno, con alteraciones en el campo electromagnético de la Tierra, tormentas geomagnéticas en la zona afectada, magnetización del suelo, un pulso electromagnético similar al producido cuando estalla una bomba atómica o nuclear, auroras boreales de carácter “extraño”, noches brillantes, mutaciones genéticas en vegetales y plantas, crecimiento acelerado de la flora y fauna del lugar, incremento del C-14 y extraña presencia de radiación y quemaduras en las personas o animales supervivientes expuestas a la explosión.

Se han vertido muchas teorías sobre lo que allí ocurrió realmente, desde agujeros negros, meteoritos a ovnis que caen del cielo, etc… pero la verdad, es que fue el primer paso para utilizar un gran invento que puede ayudar al mundo, que era el objetivo primordial de Tesla, a pasar a ser el comienzo del arma más letal que existe actualmente, pero aún bastante desconocida, y que se ha traducido en el Proyecto HAARP.

Así que son muchas las causas que se esgrimen para ese final aterrador, devastador, donde nadie podrá esconderse. Pero a la luz de la ciencia, la respuesta parece más que clara: el mundo no se acabará este 21 de diciembre de 2.012, pero sí parece obvio que estamos dando los pasos “acertados” para que ese día llegue por culpa del ser humano.

¿Existe tiempo suficiente para revertir la situación?. Sinceramente, creo que sí, pero deber ser ya, no se puede esperar mucho tiempo más, se necesita un cambio de consciencia general, global, un cambio de rumbo drástico, porque cuanto más tardamos en tomar las decisiones correctas, más tajantes deberán ser las medidas a tomar. Por eso, espero que ocurra algo realmente importante que movilice la sensibilidad y las mentes, sobre todo de aquellos que rigen nuestros designios, y que tan calamitosamente lo están haciendo.

¿Estamos siendo testigos de los primeros indicios de aquello que nos va a deparar el futuro cercano?. Creo que nos acercamos a un cambio de Era, un cambio de ciclo, y no a una destrucción de la raza humana ni del planeta. Pienso que, el mundo tal y como lo conocemos, va a cambiar. Quizá, los países poderosos que hoy existen, no lo sean próximamente. Quizá, los países del tercer mundo y en vías de desarrollo se conviertan en la referencia mundial, y necesitemos de ellos para subsistir. Quizá, nos sean revelados misterios y respuestas que anhelamos y ansiamos. Quizá, recibamos la señal de otras civilizaciones, fuera de nuestro planeta, que cambie nuestra mentalidad egoísta.

¿Cuándo conoceremos las respuestas? Todo hace presagiar que muy pronto sabremos la respuesta. Posiblemente ya se nos está desvelando, sólo tenemos que abrir nuestra mente, cerrar los ojos y ver. Pero ¿va a pasar algo realmente?, hay una cosa que va a ocurrir de forma segura, y es que todos esos libros que hablan del final en esta fecha, se podrán tirar a la basura, retirar de las estanterías, de las librerías, porque les ha llegado su fecha de caducidad.

Satanás vs. Cristo – La Batalla Final

El séptimo sello habla de una lluvia de fuego que arrasará 1/3 de la tierra, montañas ardientes caerán al mar y lo teñirán de rojo. esto solo lo puede hacer un supervolcán. Pero, ¿qué volcán existe en la Tierra, capaz de crear esta destrucción?. Solo existe uno capaz de hacerlo, y no está a simple vista. En 1.980, erupcionó el volcán Saint Helens, la erupción más catastrófica de nuestros días (sin contar la erupción del volcán de Santorini que provocó las diez plagas de Egipto). Pero eso no es nada comparado con el cataclismo que puede provocar el volcán situado en el Parque Yellowstone.

La fuerza de la erupción en forma de caldera en Yellowstone equivaldría a 1.000 bombas de Hiroshima cada segundo, y las cenizas y el gas emanado alcanzarían la atmósfera en segundos, provocando un invierno volcánico mundial.

El Apocalipsis dice que no importa el lugar donde uno se encuentre, en qué rincón del planeta se esté, a todos afectará. Cuando el séptimo sello se rompa, se impondrá un silencio sepulcral. También hace referencia que una estrella caerá y contaminará 1/3 del agua potable, con todo lo que ello conllevaría, en un planeta donde la escasez de agua ya empieza a ser un hecho. Esa “estrella”, se refiere a un asteroide. Existe uno llamado 2011 GA5, con una probabilidad de impacto de 1 entre 625 para el 5 de febrero 2.040, es decir, una probabilidad muy elevada en cálculos científicos cuando hablamos del Cosmos. Este objeto será observable nuevamente desde la Tierra en el intervalo del año 2.013 al 2.016, donde se podrá estudiar con más exactitud su composición, volumen, velocidad y trayectoria. Si los datos no varían, aún hay tiempo suficiente para enviar una misión que altere el curso del asteroide con efectos gravitacionales. Antes de que llegue el 2.040, el asteroide se acercará a la Tierra en el año 2.023, a una distancia de 2,99 millones de kilómetros.

En el Libro de Daniel (el sexto de los libros proféticos), el versículo 12:4 dice: “Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará”. La palabra “ciencia” viene del vocablo hebreo “da’at“, que se traduce como “Conocimiento” (Isaías 28:9), que a su vez proviene de la raíz “yada” (conocer, entender, sabiduría). La raíz de dicha palabra tiene íntima relación con el “conocimiento” respecto a Yahveh. En Proverbios 1:7 se dice: “El principio de la sabiduría (da’at), es el temor de Yahveh“. Esta frase incrementa la certeza que dice: “mientras más grande se hace la ciencia, más pequeña se hace la religión”. Y es un axioma que se ha demostrado desde el principio de la raza humana. La religión, parte de la fe como pilar fundamental, no necesita probar nada, simplemente es. En cambio, la ciencia, desde los primeros astrónomos, pasando por el gran Copérnico, Galileo, Newton… han revolucionado y demostrado que, todas las ideas y teorías ensalzadas por la Iglesia, eran erróneas. Y aún no ha terminado.

Joel (uno de los 12 profetas menores) dijo: “Mi pueblo fue destruido,  porque le faltó conocimiento (da’at), por cuanto desechaste el conocimiento (da’at), yo te echaré del sacerdocio,  y porque olvidaste la ley de tu Dios,  también yo me olvidaré de tus hijos”. Así que lo descrito en el Libro de Daniel, el conocimiento no alude a las tecnologías, sino al conocimiento de Yahveh, y que el hombre obtenga ese conocimiento es lo que más teme.

Así que, en el Juicio Final, se desvelará el secreto de quién es ese Ser Supremo, quién realmente se oculta tras el concepto de Dios. Y cuando llegue ese momento, se recalca que el conocimiento aumentará, y lo hará no como un avance tecnológico ni científico, sino que va mucho más allá, será un conocimento que nos hará entender, comprender, para llegar a una sabiduría mucho más completa. ¿Empezó a desvelarse el misterio de Dios, tras el acontecimiento del Árbol de la Vida?. ¿Son los Círculos de la Cosechas, avisos cada vez más evidentes que clarifican la llegada de estos “ángeles”?.

Así que tenemos la profana trinidad: el demonio, el Anticristo y el falso Profeta. El demonio trata de hacer creer al mundo que es Dios. El Anticristo se hace pasar por Jesús. El Falso Profeta trata de hacernos creer que es el Espíritu Santo. Es la Antitrinidad. Desde tiempos remotos, ya se ha señalado a varios personajes históricos como el Anticristo. Desde Mahoma, pasando por Napoleón, Hitler, Martin Luther King, el Papa, Lenin, Stalin, Bin Laden, hasta llegar a Obama. La Biblia habla del Anticristo como “la Bestia del Mar”. ¿Cuál será la procedencia real de este personaje?.

Antes del regreso de Jesús, se producirán tres señales evidentes:

  1. Reunificación de todos los judíos en Israel. Algo que ya sucedió en 1.948, con la Declaración del Estado de Israel. Esto sucedió con la Guerra de Liberación árabe-israelí. Para los árabes palestinos, ésta guerra marcó el comienzo de lo que ellos denominan Nakba (que significa “desastre” o “catástrofe”).
  2. Toma de Jerusalén por los judíos, hecho que se produjo en la guerra de 1.967, conocida como “La Guerra de los Seis Días”. Los soldados israelíes, derrotaron a tres ejércitos árabes y tomaron el control de los lugares santos judíos, cristianos y musulmanes. Israel inició una ofensiva en Gaza, otra en Cisjordania y la tercera en el Golán sirio.
  3. Reconstrucción del Templo. En el año 70 d.C., las legiones romanas, bajo las órdenes del Emperador  Tito, destruyeron la mayor parte de Jerusalén y el Segundo Templo. El arco de Tito, levantado en Roma para conmemorar la victoria de Tito en Judea, representa a los soldados romanos llevándose la Menorah (candelabro de aceite de siete brazos, que representa los arbustos en llamas que vio Moisés en el Monte Sinaí) del templo.

Así que los judíos llevan casi dos milenios, esperando para su reconstrucción en la Montaña del Templo Sagrado. Pero ese lugar, es el lugar más sagrado para el Islam, donde está situada la Mezquita de la Roca, terminada en el año 691 d.C., donde el segundo califa Umar, rezó tras la conquista de Jerusalén por parte de los musulmanes. Los musulmanes consideran éste lugar, donde Mahoma subió al cielo. Los musulmanes creen que la roca que se encuentra en el centro de la Cúpula, es el punto desde el cual Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios, acompañado por el arcángel Gabriel. Los judíos afirman que ese lugar fue donde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac, por orden de Yahveh, y donde Jacob vio la escalera al cielo.

Según la Biblia, cuando el Anticristo entre en el Templo reconstruido por los judíos, y se autoproclame Dios, será lo último que los humanos hagan en este planeta. La profana Trinidad, irá seduciendo a los hombres, y se irá desencadenando una serie de desastres. Los textos bíblicos lo describen como siete copas que contienen el veneno de la ira de Dios. La descripción dada en los textos, hace pequeñas las crisis pandémicas que ha sufrido la Humanidad.

Las tres religiones, judaísmo, islamismo y cristianismo, convergen en Israel, lugar donde tendrá lugar la Batalla Final, el Día del Juicio Final, el Armagedón.

El Valle de Jezreel, es también conocido como Llanura de Esdrelón, un gran valle situado al norte de Israel. El Valle de Jezreel fue sitio importante de muchas batallas históricas, incluyendo la primera batalla registrada en la historia, y donde deberá tener lugar la última. En el siglo XV a .C., tuvo lugar la Batalla de Megido, la primera documentada de la historia, ocurrida en la localidad de Megido, que realmente es una colina de Israel, situada a 90 km al norte de Jerusalén, y a 31 km al sudoeste de la ciudad de Haifa. Megido proviene de la verdadera palabra hebrea con la que se denomina a este lugar, Har Mageddo. Por este motivo, la Batalla Final es conocida como Armagedón. La Batalla entre Dios vs. Satanás. ¿Por qué el símbolo de la Bestia es el 666?

Históricamente, la marca 666, estaba considerada un símbolo de los primeros cristianos, que representaba la opresión de los romanos y de sus Emperadores. Los alfabetos del mundo antiguo eran utilizados como letras y como números, creando códigos alfanuméricos. Si traducimos 666 a letras, aparece el nombre de un Emperador romano, Caesar Nero (Nerón), quien inició las persecuciones contra los cristianos, así que no es de extrañar, que ese número sea considerado como del Anticristo, ya que Nerón intentó su eliminación.

Cesar Neron = qsr nrwn

El número como tal, tiene su origen de las prácticas religiosas de la ciudad de Babilonia en los tiempos del profeta Daniel. Los sacerdotes babilónicos promovieron la adoración de dioses que estaban asociados con el Sol, la Luna, los planetas visibles del Sistema Solar y estrellas relacionadas a la astrología. En su sistema de adoración, contaban con 36 dioses supremos. Ellos pensaban que de una u otra manera, los números tenían poder sobre los dioses que adoraban, y por tal motivo, asignaron números a cada uno de sus dioses. A fin de lograrlo, contaron el número de sus dioses, asignando un número a cada dios, después sumaron los números de cada dios (del 1 al 36), y asignaron el número resultante de esta suma al dios Sol (el dios más importante de todos). Al primer dios le asignaron el nº1, al segundo el nº2 y así sucesivamente hasta llegar al dios nº36. La suma de los números del 1 al 36 totalizaba 666, que fue el número asignado al dios Sol. La suma fue hecha de la siguiente manera:

1+2+3+4+5+6+7+8+9+10+11+12+13+14+15+16+17+18+19+20+21+22+23+24+

25+26+27+28+29+30+31+32+33+34+35+36 = 666

Pero los babilónicos temían mucho a sus dioses, y pensaban que alguno de ellos podría destruirlos algún día, así que hicieron amuletos con una matriz de los números ordenada en un cuadro de 6×6, del 1 al 36. A este tipo de matriz se le conoce actualmente como “cuadros mágicos“.  Este amuleto fue creado para que les protegieran de ser destruidos por los dioses, gracias al poder de la magia. Como los dioses eran muy poderosos, para incrementar el poder del amuleto, ordenaron los números que al ser sumados en filas o columnas, siempre dieran como resultado 111. Por lo tanto, la suma de las 6 columnas y las 6 filas suman 666. Esta fórmula suponía una mayor protección, pues incluía al dios principal asociado al Sol, el cual estaba presente en el amuleto. Los babilónicos inscribían estos números en una pequeña tablilla de barro, que colgaban en sus cuellos, para así estar protegidos.

Este es el cuadro mágico que crearon:

6          32          3          34          35          1

7          11          27          28          8          30

19          14          16          15          23          24

 18          20          22          21          17          13

25          29          10          9          26           12

36           5          33           4           2            31

La suma de cualquier fila o columna totaliza 111 (111 x 6 columnas = 666 ; 111 x 6 filas = 666). La práctica de crear amuletos con esta matriz como parte de la astrología, ha llegado a nuestros días. Así, el número 666 surgió de las prácticas de adoración paganas de los babilónicos y su astrología.

Pero éste, no es el único cuadrado mágico que existe. El cuadrado Sator, está compuesto por cinco palabras: SATOR, AREPO, TENET, OPERA, ROTAS, que, consideradas en conjunto (de izquierda a derecha o de arriba abajo), dan lugar a un palíndromo.

A partir de la identificación de SATOR (el sembrador), como el Creador, se obtiene la siguiente interpretación: “El Creador, autor de todas las cosas, mantiene con destreza sus propias obras”.  Al observar el conjunto de las letras que lo componen, se observa cómo se forma una cruz, en la que la palabra PATERNOSTER, se cruza en la letra N, así que sobran dos “A” y dos “O”, que pueden ponerse en los cuatro extremos de la cruz, como si fueran el alfa y omega, el principio y el fin. Por tanto, el cuadrado sería una crux dissimulata, una muestra escondida en uso entre los primeros cristianos durante las persecuciones.

Pater Noster, que significa Padre Nuestro, aparece repetido dos veces. Los Pater Noster están dispuestos en forma de cruz, que tiene significado cristiano. El “alfa” y “omega”, aparece tanto en la parte superior del patíbulo como en la parte inferior (patíbulo es el madero horizontal de la cruz).

El cuadrado SATOR era colocado en las casas que ofrecían refugio a los cristianos, los cuales eran las únicas personas que sabían cómo transponer las letras para obtener el significado real del cuadrado. Pero no sólo aparece Pater Noster en esta fórmula. Se han descubierto otros significados:

Significados del lado del bien:

  • Oro te, pater, oro te, pater, sanas
  • El pater, ores, pro aetate nostra
  • Ora, operare, ostenta te, pastor
  • Retro Satana, toto opere asper

Significados del lado del mal:

  • Satan oro te, pro arte la te spero
  • Satan, haya oro te, opera praesto
  • Satan, oro te, reparato opes

Con la numerología (relación esotérica o mística entre los números), se puede asignar el valor 1 a la letra A, 2 a la letra B y así sucesivamente, hasta 26 para la letra Z. De esta manera, la suma de los valores asignados a las letras en las filas y las columnas del cuadrado, darían los siguientes resultados:

S A T O R   ⇒   S + A + T + O + R = 19 + 1 + 20 + 15 + 18 = 73   ⇒   7 + 3 = 10   ⇒   1
A R E P O   ⇒   A + R + E + P + O = 1 + 18 + 5 + 16 + 15 = 55   ⇒   5 + 5 = 10     ⇒   1
T E N E T   ⇒   T + E + N + E + T = 20 + 5 + 14 + 5 + 20 = 64   ⇒   6 + 4 = 10   ⇒   1
O P E R A   ⇒   O + P + E + R + A = 15 + 16 + 5 + 18 + 1 = 55   ⇒   5 + 5 = 10     ⇒   1
R O T A S   ⇒   R + O + T + A + S = 18 + 15 + 20 + 1 + 19 = 73   ⇒   7 + 3 = 10   ⇒   1

La suma de los números de cada uno de estos valores globales es de 10, y por lo tanto la reducción de 1, que llevó a algunos numerologistas a concluir que el cuadrado Sator tiene poderes extraordinarios.

El pintor Durero, en su obra “Melancolía I“, representó también un cuadrado mágico, que a simple vista, puede pasar inadvertido, pero si ampliamos ese cuadrado mágico, se vería de esta manera:

La genialidad de este cuadrado, fue que Durero consiguió encontrar un cuadrado, que no sólo sumaba en horizontal, vertical y diagonal, sino que sumadas las cuatro esquinas, también dan el mismo resultado. Pero eso no era todo, los cuatro cuadrados del centro y los cuatro cuadrados laterales y sus opuestos, sumados entre sí también dan el mismo resultado. Todos suman 34. En los dos cuadrados centrales de la fila inferior, aparecen los números “15” y “14”, año en que Durero pintó el cuadro (1.514), fecha que coincide con la muerte de su madre, ¿hecho que le sumiría en la “melancolía” del cuadro?.

El personaje principal y central de la obra, es una figura alada que no vuela, un genio cuyas alas no va a desplegar. La figura se haya sentada, pensativa, parece preocupada, con la mirada hacia el infinito. Su estado de ánimo quizás provenga de sentirse incapaz de resolver un problema, pero al mismo tiempo no es capaz tampoco de desecharlo, intentando aún encontrar la respuesta. Los instrumentos que hay a su alrededor, son instrumentos de un geómetra. ¿Qué puede hacer a un “ángel”, un enviado del Ser Supremo, un mensajero, un emisario, estar en esa postura?. ¿Qué no logra resolver?. ¿Por qué ese decaimiento, que parece darse por vencido?. ¿Qué está pensando y cuál es su preocupación?. ¿Por qué está rodeado de objetos científicos?.

¿Qué puede estar buscando un “ángel”, del cual no posea conocimiento?. Un personaje religioso rodeado de instrumentos científicos y matemáticos. Hay algún tipo de conocimiento vedado a los ángeles (muy parecido a lo comentado en el episodio “Post Redux I. El Árbol de la Vida). Hay algo tras la ciencia y las matemáticas que pondría en peligro la fe. En la época de Durero, es muy probable que conociera a Copérnico y Leonardo Da Vinci, y éstos le enseñaran los misterios que aún eran desconocidos para la Humanidad. Copérnico pasó 25 años trabajando en el desarrollo de su modelo heliocéntrico del universo, que cambiaría la ciencia y abriría grandes conocimientos, haría que el hombre fuera el centro del universo y que su existencia estuviera gobernado por la Razón. Ya no se asociaría todo a dios, sino a hipótesis a través de las capacidades del hombre.

El temor de Dios se había hecho realidad. El ser humano adquiría un nuevo conocimiento, un avance que perdura hasta nuestros días. Ante esta tesitura, quizás la figura alada representa al artista, dividido entre su deseo de contar y la imposibilidad o la falta de sentido de hacerlo. ¿Por qué esa lucha interior de querer revelar algo, y no poder hacerlo?. ¿Qué se lo impide?. ¿Y por qué?. ¿Qué ha podido descubrir tras los números y la ciencia, que tanto le atormenta, y se ve en la coyuntura de tener que ocultarlo?.

La obra se titula “melancolía“, estado que era considerado un pecado capital. Al principio, los pecados capitales eran ocho, y no siete como existen ahora (igual que los siete sellos). Y ese octavo pecado era la melancolía. Fue el monje griego Evagrius Ponticus, quien escribió por primera vez una lista de ocho crímenes y “pasiones” humanas: gula, lujuria, avaricia, melancolía, ira, acedia (pereza), vanidad (vanagloria) y orgullo, en orden creciente de gravedad.

Para Evagrius, los pecados eran peores a medida que se volvían más egocéntricos, con el orgullo como summum de esa fijación del ser humano con relación a sí mismo. Hacia el final del siglo VI d.C., el Papa Gregorio redujo la lista a siete. El pontífice puso en orden decreciente los pecados que más ofendían al amor: orgullo, envidia, ira, melancolía, avaricia, gula y lujuria. Más adelante, otros teólogos como Santo Tomás de Aquino, analizaron nuevamente la gravedad de los pecados e hicieron una lista más. En el siglo XVII, la Iglesia reemplazó “melancolía” por “pereza” y “orgullo” por “soberbia”.

Pero, ¿qué era realmente la melancolía y por qué se consideraba un pecado capital?. Se pensaba que la melancolía provenía del hígado. La palabra melancolía, procedía del griego “melas” que significa “negro”, y de “kholis” que significa “bilis”. Así que melancolía era la “bilis negra”. La bilis negra era uno de los cuatro humores cardinales, junto con la bilis amarilla, la sangre y la pituita (secreción de mucosidad nasal). Estos cuatro estados, forman lo que se conoce como “humores capitales“. Cada humor se asocia a uno de los cuatro elementos, de las cuatro estaciones, las cuatro edades del hombre, los cuatro vientos, los cuatro puntos cardinales y las cuatro fases del mundo… y a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, a los colores de cada jinete.

El jinete blanco corresponde al agua (pituita, flema), el primer elemento básico, y cuyo jinete portará una corona (objeto que lleva el ángel de Durero). El segundo jinete, corresponde con el color rojo (sangre), que traerá la lucha y la muerte. El tercer jinete, corresponde con el color negro (bilis negra), que portará una balanza (objeto que aparece en el cuadro de Durero). El cuarto jinete, corresponde con el amarillo (bilis amarilla).

SANGRE                    AIRE                    PRIMAVERA                    INFANCIA

BILIS AMARILLA   FUEGO                VERANO                           ADOLESCENCIA

BILIS NEGRA          TIERRA               OTOÑO                             EDAD ADULTA

FLEMA                      AGUA                   INVIERNO                       VEJEZ

Los griegos creían que el cuerpo humano contenía cuatro líquidos básicos llamados “humores“. El equilibrio entre las cuatro, era esencial para obtener una buena salud. Cuando una persona, tenía un buen balance, se decía que estaba de “buen humor”. La palabra “humor”, procede del latín, y significa “líquido, humedad”, especialmente aquella que rezuma de la tierra, de donde deriva la palabra “humus” (humor).

La bilis negra, provocaba tristeza, pesimismo, mala voluntad… por eso, se denomina “humor negro” a la crueldad del que se ríe de las desgracias. La palabra “melanos” (de “melas”= negro), + la palabra “kholis” (bilis), dio lugar a la palabra “melankholico“. La melancolía era el peor considerado de los cuatro humores, y se asociaba a la tierra, la sequedad, el frío, el viento boreal, el otoño, la tarde y la edad de los sesenta en el hombre.

La melancolía se asociaba a uno de los siete pecados capitales, la pereza. Pero Durero cambia la pereza por la inactividad, no por desidia sino por otros motivos. No continúa su trabajo por pereza, sino porque le parece que no tiene sentido. Es la inteligencia la que paraliza su energía. La melancolía se asocia con Saturno. Su influencia recae sobre el ánimo de los melancólicos, quienes han de protegerse con talismanes astrológicos. Esta influencia negativa, aparece representada por el cometa, un fenómeno maléfico que traía malos augurios. La protección está en el cuadrado mágico, conocido como la “mesa de Júpiter”.

La suma de todos los números en el cuadrado mágico de Durero es 136. Utilizando el latín, de la ortografía de su nombre, obtenemos el nombre de Durero de la siguiente manera “ALBRECHT DVRER”:

ALBRECHT DVRER = (1+12+2+18+5+3+8+20)+(4+22+18+5+18) = 136

El título original del cuadro es “Melenccolía I”, ese “I = 1”. Durero era alemán, y “1” en alemán se dice “Eins”, así que el nombre del cuadro se decía realmente “Melencolía Eins”:

MELENCOLIA EINS = (13+5+12+5+14+3+15+12+9+1)+(5+9+14+19) = 136

En el cuadrado, también se esconde una correlación matemática increíble, si se toman dos campos continuos por un número. Por ejemplo, de la primera fila, tomamos las dos primeras casillas (16 y 3 = 163). A continuación, tomamos las dos siguientes, (2 y 13 = 213). A continuación, las dos casillas de las segunda fila (5 y 10 = 510), y así sucesivamente, al sumar los resultados, el valor que se obtiene es 2.368.

Este valor es el equivalente de Jesucristo en griego:

ΙΗΣΟΥΣ   ΧΡΙΣΤΟΣ = 888+1.480 = 2.368

Cuadrado de Durero = 163+213+510+118+96+712+415+141 = 2.368

Así que todo lo que aparece no es casual. Durero, (a quien se le conoce como el “Leonardo alemán”), era poseedor de algún conocimiento, que por algún motivo, no podía revelar. ¿Qué puede conocer un ser humano, que le sea imposible revelar al resto de la Humanidad?. Si cogemos todos los componentes que aparecen en la obra (matemáticas, ángel, ciencia, universo hasta donde antes se conocía como era Saturno, la balanza que aparece desequilibrada, el reloj de arena que muestra el paso inexorable del tiempo, un romboedro truncado (como si las matemáticas, el cosmos, y las diferentes disciplinas, fueran a sufrir una convulsión, un giro radical de nuestro conocimiento y nuestra perspectiva del mundo y de nuestra existencia), la brújula que nos puede orientar un nuevo camino, la escalera (¿de Jacob?) que proviene de los cielos, etc…

Todo confluye en los prolegómenos de un cambio radical en nuestro planeta. En la época de Durero, todo llevó a un Apocalipsis (recordar que Apocalipsis significa “revelación de una verdad o de un conocimiento oculto”). Al igual que el cuadrado SATOR, de los primeros cristianos, que pensaban en la existencia de un Ser Supremo, que vendría de los cielos para juzgar a los hombres,  es muy probable que Copérnico, Leonardo da Vinci y Durero, hubieran sido poseedores de conocimientos muy superiores, por contactos con gente no de este planeta, y por este motivo, no podían revelar abiertamente lo que conocían, y a través de sus obras, dejaban mensajes ocultos para, un día, podamos descifrarlos y comprenderlos en su máxima expresión.

En Apocalipsis 19:21, se dice: “Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo”.

Esa persona es Jesucristo, el portador de esa arma cortante que sale de su boca, haciendo alusión a su don de palabra, más cortante que una espada de dos filos. Pero es extraño que describan a Jesús montado en un caballo. La visión final triunfante de Jesús, no es la de la amable figura de los evangelios. Se trata de un hombre vengador y sediento de sangre que acaba con miles de adversarios.

Cuando termine la batalla, los ángeles invitarán a los buitres al banquete de dios, donde se sirven los cadáveres de todos los caídos, los capitanes, reyes, soldados y sus caballos. El ejército del Mal, habrá sido aniquilados, excepto Satanás y sus emisarios, quienes seguirán con vida para enfrentarse a la ira de Dios. Según los textos, la Bestia (Anticristo) y el Falso Profeta son arrojados al lago de fuego. Satanás, en cambio, es encadenado durante 1.000 años, mientras Cristo instaura un tiempo de paz y justicia en la Tierra, siendo Jerusalén la capital. Dios estará sentado en su trono, y abrirá el Libro donde están apuntados todos los actos de la Humanidad, será el Día del Juicio Final. Judíos, cristianos y musulmanes, creen en la llegada de este día, donde todo ser humano que ha vivido, se presentará antes Dios, para saber dónde pasará la eternidad.

Llegará el día, que nuestra civilización se extinguirá, y ese conocimiento hace que el ser humano, esté en constante búsqueda de un dios aleccionador, que nos muestre, nos dé señales de que vela por nuestras vidas, que el Bien se imponga sobre el Mal existente. Y que sea por Él, y porque es parte de su plan, que el mundo debe acabar, porque así lo tiene decidido. Lo que me parece incomprensible es, ¿por qué Dios, una vez ha vencido a Satanás, lo encadena durante 1.000 años, y no lo destruye para siempre?. No tiene ningún sentido. ¿No será Satanás, el Mal, realmente un concepto y no una persona determinada?. ¿No es más lógico pensar, que se trata de una forma de actuar inherente a la raza humana, una característica primordial de nuestra especie, que es capaz de vivir en paz, pero hay ciclos donde se vuelve destructivo?.

Cuando se habla de “eternidad” o “fuego eterno”, la traducción proviene del significado de la palabra “AION” (Siglo, Edad, Era), y en las Escrituras esta palabra nunca es usada para significar eternidad o tiempo sin fin. Aion hace referencia a un “período” de tiempo. Aionios (adjetivo de aion), se refiere a una época determinada, o a una época venidera. Así, “aionios kolasis” (que aparece como “castigo eterno”), es el castigo correspondiente a una época, Era, o siglo. La Biblia, recordemos, habla de “edades por venir”, así como “edades pasadas”. Aionios (“eterno”), se refiere a la gran edad por venir y el gran propósito de Dios para “esa edad”.

Sin embargo, aún se continúa leyendo que Dios va a conducir a los impíos al “castigo eterno” y al “fuego eterno”, dando a entender una tortura “eterna” de las almas de los impenitentes. La errónea (o manipulada) traducción de la palabra “aionios”, ha provocado dar a las palabras de Jesucristo un tinte platónico. No olvidemos que Platón fue quien introdujo la idea de que las almas inmortales migran a otro plano existencial después de la muerte del cuerpo. De este modo, en vez de que castigo de Dios signifique “castigo en la Era venidera”, los traductores platonistas de la Biblia, han vertido ese castigo como “castigo eterno”, lo cual supondría la supervivencia del alma humana.

Tampoco es casualidad que Dios, encadene a Satanás (al concepto del Mal), durante 1.000 años, ya que esta cifra, es el número de Dios. Ya expliqué en episodios anteriores, que por ejemplo, Adán murió a los 930 años, es decir, 1.000 (el nº de dios)70 (el nº de la perfección). Por su pecado, Adán no pudo alcanzar el número de Dios. En Jerusalén confluyen las tres religiones más importantes del planeta, judaísmo, islamismo y cristianismo.

El Dios que representa cada religión, el profeta y todo lo que rodea el pensamiento de la fe, de la creencia de cada religión, es contraria a las demás. Así que para un creyente musulmán, las otras dos religiones están equivocadas. Para un creyente judío, son las otras dos las falsas religiones, y lo mismo ocurre con los creyentes cristianos. Las tres religiones forman la Trinidad religiosa de Jerusalén. Quien crea estar de parte de la religión verdadera, considerará a las otras dos religiones restantes, como el Falso Profeta y el Anticristo.

¿Será la Batalla de Har Mageddo (Armagedón), una lucha entre las tres religiones?. Y una vez que termine y se dirima el vencedor, ¿será esa religión la que predomine en la Tierra, ofreciendo una Era de Paz?. Por este motivo, Satanás no será destruido definitivamente, porque la idea, el concepto, seguirá arraigado en las personas que confesan las otras religiones, que pasará a las siguientes generaciones. Y cuando resurjan nuevamente, se sientan fuertes y su “ejército” de fieles sea lo suficientemente numeroso, intentarán restaurar la fe en la Tierra e imponerla de nuevo, porque creen que es la verdadera y la que debe regir los designios y la vida de los seres humanos.

El Armagedón, será una lucha entre la raza humana, promovida por las religiones, una especie de Guerra Santa. Si uno cree estar en posesión de la verdad, y esa verdad es la religión, ésta se defenderá hasta las últimas consecuencias, porque así lo desea el Dios Supremo. Será una Guerra de ideas, de conceptos, de fe. ¿Cuál religión es la verdadera?. Todas y ninguna a la vez. ¿Está más en lo cierto un cristiano que un musulmán, y viceversa?. No. ¿Es una religión más verdadera que la otra?. No. ¿Debe imponerse en el mundo, a las demás personas, que crean en una sobre las otras?. No.

Este pensamiento nos llevará a la destrucción, al odio entre hermanos, al resentimiento, que sacará lo peor de todos nosotros, inexplicablemente para buscar un tiempo de paz, en busca de una convivencia impuesta por una idea, donde la idea predomina sobre los hechos. El ser humano se asienta en la idea del “prejuicio” adquirido (juicio u opinión negativa que se tiene de antemano). Desde pequeños, cada persona empieza a adquirir prejuicios sin saberlo, juzgamos a las personas mucho antes de conocer los hechos. El prejuicio, nos llevará al Juicio Final, que será el resultado desastroso de nuestra falta de juicio. Cuando llegue ese día, nuestros prejuicios (ideas adquiridas como la fe), provocarán una batalla ideológica que derramará la sangre de nuestros semejantes, trayendo la destrucción, el horror y el caos, quedando una religión, una idea en pie, como supuesta vencedora, que instaurará su fe por todas las regiones, impuesta en muchos casos.

Ese tiempo de poder, llegará nuevamente a su fin, donde Satanás resurgirá para apropiarse nuevamente de aquello le fue arrebatado, y empezará otra Era, un nuevo ciclo, hasta que nos destruyamos definitivamente como especie, por la defensa de una idea, que en lugar de traernos tiempos de paz, según el Apocalipsis y las profecías, nos conducirán a nuestro exterminio.

Ángeles Caídos (Episodio II)

Elías significa “Jehová es mi dios”. No se sabe realmente la procedencia de esta persona, aunque se sabe que residía en Galaad. El ciclo de Elías presenta seis episodios en la vida del profeta muy reseñables: su predicción de sequía y su posterior huída, el encuentro en el Monte Carmelo, la huída a Horeb, el incidente de Naboth, el oráculo acerca de Ocozías, y su traslado o arrebatamiento. El profeta Elías fue una persona extremadamente usada por Dios. Vivió en tiempos muy peligrosos, cuando Israel estaba en casi completa apostasía (negación, renuncia o abjuración a la fe en una religión), bajo el reinado del Rey Acab (séptimo Rey de Israel),  y uno de los peores reyes que la nación tuvo en toda su historia.

En el Primer Episodio, Acab se casa con una mortal llamada Jezabel, quien se sometió a la fe israelita en Yahveh temporalmente. Sin embargo, astutamente sedujo a su marido Acab para ir modificando el modo de vida de Israel, adoptando el sistema de vida permitido por el dios El (y Baal) y obligó que se le rindiera culto en todo Israel, cosa abominable a los ojos de Yahveh. Es decir, Acab, un “dios” llegado de las estrellas, como cuenta Enoch, mantuvo relaciones y se casó con una mujer mortal, y empezó a “adorar” y rendir culto a otros “dioses” que no era el Jefe Supremo. Así que se envió al profeta Elías, que hizo llegar a Acab, el oráculo anunciándole una sequía. Con esta sequía en lo natural (ausencia de lluvias y rocío), Dios estaba queriendo hacer entender a Israel que estaba carente de vida espiritual a causa de su apostasía, y su falsa idolatría a dioses que no lo eran.

El Segundo Episodio, ocurrido tres años más tarde, narra el cese de la sequía una vez eliminado el culto a Baal en el Monte Carmelo. Al norte de Israel, en la ciudad de Haifa, se encuentra el Monte Carmelo (lugar donde nació la Orden de los Carmelitas). Elías pretende nuevamente convencer al Rey Acab de su error y hacerle ver la fe verdadera. Acab, en aquellos momentos, mantenía ciertas dudas, también por las presiones que provenían de los sacerdotes de Baal. Así que Acab, reta a Elías a un duelo, a una ordalía (Juicio de Dios).

Así que Elías, le dice a Acab de hacer una pira de leña en el Monte Carmelo. Una vez hecha, cada uno deberá rezar a su dios. Cuando el influjo de las oraciones hiciera efecto, el dios más poderoso haría arder la pira. Esto significaría, que ese dios se impondría al “dios perdedor”, ya que la fe auténtica y verdadera, es la del dios que hizo prender la pira. Acudieron 450 sacerdotes a la ordalía, alrededor de una pira enorme.

Baal es el primero que se pone a rezar, durante horas, y al finalizar el día no consigue que la pira arda. Cuando le toca el turno a Elías, solicita que se le eche agua a la pira. Según el episodio anterior, se estaba en tiempo de sequía, por lo que el agua era un bien muy preciado, un recurso muy valioso. Y si además, lo que se quería era hacer fuego, solicitar que se añadiera agua a la pira, además de desperdiciar agua para beber, era una muestra de Elías de demostrar que su dios, es más poderoso de lo que pensaban. Así que Elías empieza a invocar a su dios, y al añadir el agua, la pira empezó a arder. En ese momento Acab quedó convencido de que el dios de Elías era el verdadero, e hicieron ejecutar a los 450 sacerdotes de Baal.

Hay un hecho muy parecido, una ordalía contra los cátaros, llevada a cabo por Santo Domingo de Guzmán, ocurrido en Fanjeaux. Los líderes cátaros aparecieron en gran número, trayendo un libro que contenía todas sus herejías. Santo Domingo, por su parte, llevaba un cuaderno donde había refutado la mayoría de dichos errores. Como no llegaban a ningún acuerdo, decidieron apelar a la prueba del fuego. Construyeron una pira y la encendieron, decidiendo que el libro que permaneciese incólume en la hoguera sería el verdadero. Arrojaron en ella el libro de los cátaros, que quedó reducido a cenizas. Así que lanzaron al fuego el libro de Santo Domingo. Éste voló por el aire sin quemarse, yendo a posarse en una viga del techo, donde dejó una marca de fuego. Por tres veces los herejes repitieron la acción, con el mismo resultado.

Como podemos observar, las ordalías eran frecuentes para dirimir qué creencia prevalecía sobre otra. Pero, ¿debemos considerar estos hechos de manera literal?. El profesor de la Universidad de Bristol, Tim Gallagher, investigó el episodio del profeta Elías y la pira ardiente, ya que lo que allí aconteció, no pudo deberse por las oraciones a un dios, así que buscó una explicación más verosímil. Gallagher llegó a la conclusión, que el profeta Elías pudo emplear lo que se conoce como el “fuego griego“, una sustancia utilizada en batallas navales, ya que al contacto con el agua, esta mezcla ardía.

La fórmula para crear el fuego griego era un secreto guardado de forma celosa, cuya composición se ha extraviado. Por lo tanto, sus ingredientes son motivo de gran debate. Diversas investigaciones, creen haber encontrado la composición química, con los materiales disponibles en esa época y en aquellos lugares. Se han propuesto algunos de los siguientes ingredientes: nafta (petróleo crudo), cal viva y azufre. Al mezclar estos componentes, y echarles agua encima, se provoca una reacción exotérmica con gran cantidad de calor, produciendo la llama.

¿Era conocedor y poseedor Elías, de estos conocimientos avanzados en química, motivo por el cual, solicitó se rociara agua en la pira, no como gesto desafiante, sino como elemento fundamental para hacer creer a Acab, el poder de su dios, que no era otra cosa que el poder de lo avanzado de sus conocimientos?. El escritor británico de ciencia ficción Arthur C. Clarke dijo: “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

En el Tercer Episodio, Acab  informó a Jezabel de todo lo que Elías había hecho y de cómo había matado a espada a todos los profetas. Jezabel envió un mensajero a Elías, diciendo: “Así me hagan los dioses y aún me añadan, si mañana a estas horas yo no he hecho tu vida como la vida de uno de ellos”. Así que Elías huyó para salvar su vida. Y Jehovah le dijo: “regresa por tu camino, por el desierto a Damasco. Cuando llegues, ungirás a Hazael como rey de Siria, a Jehú ungirás como rey de Israel, y ungirás a Eliseo como profeta en tu lugar”.

En el Cuarto Episodio, tuvo lugar el incidente de Naboth. Esta persona poseía un viñedo  en Jezreel, cerca del palacio de Acab, quien se dirigió a Naboth diciéndole: “Dame tu viña a utilizar para una huerta, ya que está cerca de mi palacio. A cambio te daré una viña mejor o, si lo prefieres, te pagaré lo que vale la pena”. Aquí nace la expresión “valer la pena“, para designar la recompensa  al esfuerzo empleado por un trabajo realizado. Acab, le ofreció una viña mejor supuestamente, pero sabía que detrás de la viña de Naboth, había mucho esfuerzo y sacrificio de su familia, a la vez que un fuerte arraigo emocional y de pertenencia, motivo por el que le ofrece también una recompensa acorde con el esfuerzo, el trabajo y la dedicación que empleó para mantener y preservar la viña. Pero Naboth respondió: “No permita Dios que yo os daré la herencia de mis antepasados.” La esposa de Acab, Jezabel, le preguntó por qué estaba tan malhumorado?. Y le contó lo sucedido. Entonces ella escribió cartas en nombre de Acab, puso su sello sobre ellos, y los envió a los ancianos y nobles que vivían en la ciudad.

El pueblo acusó falsamente a Naboth de delitos que no había cometido. Así que le echaron fuera de la ciudad y lo apedrearon hasta la muerte. Después enviaron un mensajero al palacio, para que comunicara a Jezabel el trágico desenlace. Tan pronto como Jezabel supo que estaba muerto, dijo a Acab: “Levántate y toma posesión de la viña de Naboth de Jezreel, quien se negó a vender. Él ya no está vivo”. Dios, sabiendo lo ocurrido, envió al profeta Elías al viñedo de Naboth. Una vez delante de Acab, le dijo: “Esto es lo que Dios dice: En el lugar donde los perros lamieron la sangre de Naboth, los perros lamerán tu sangre”. Y siguió diciéndole: Él dice: “Voy a traer el desastre a usted. Voy a acabar con tus descendientes, y cortaré todo varón por última vez en Israel, esclavo o libre. Los perros devorarán a Jezabel en la barbacana de Jezreel”.

El Quinto Episodio, está protagonizado por Ocozías (hijo de Acab y Jezabel). Una vez muerto Acab, le tocó reinar a su hijo, pero su corto reinado se caracterizó por la idolatría, lo que provocó la oposición del profeta Elías.  Más tarde, Ocozías se cayó por el balcón del piso alto de su casa, en Samaría, y quedó malherido. Así que envió unos mensajeros con este encargo: “Vayan a consultar a Baal Zebub (que significa “Señor de la Gran Morada” o “Señor del Abismo”), el dios de Ecrón, si me repondré de mis heridas”. Pero el Ángel del Señor dijo a Elías, el tisbita: “Sube al encuentro de los mensajeros del rey de Samaría, y diles: ¿Acaso no hay Dios en Israel, para que ustedes vayan a consultar a Baal Zebub, el dios de Ecrón? Por este motivo, no te levantarás del lecho en el que te has acostado, porque morirás irremediablemente”. Y Elías se fue.

Temeroso por su destino, sabiendo lo que ocurrió con su padre, el rey envió a un oficial con sus cincuenta mejores hombres para buscar a Elías. Lo encontraron sentado en la cumbre de la montaña, y le ordenaron bajar. Elías respondió: “Si yo soy un hombre de Dios, que baje fuego del cielo y te devore, a ti y a tus cincuenta hombres”. Y bajó fuego del cielo y los devoró, al oficial junto a sus cincuenta hombres.

El rey volvió a enviar otro oficial con cincuenta hombres más. Y volvió a ocurrir lo mismo. El rey volvió a enviar a un tercer oficial con otros cincuenta hombres. Este oficial, subió a la montaña, y se puso de rodillas frente a Elías suplicándole: “Hombre de Dios, por favor, que mi vida y la vida de estos cincuenta servidores tuyos tengan algún valor a tus ojos. Ya ha bajado fuego del cielo y ha devorado a los dos oficiales anteriores con sus cincuenta hombres. Pero ahora, ¡que mi vida tenga algún valor a tus ojos!”. El Ángel del Señor dijo a Elías: “Baja con él, no le temas”. Elías se levantó, bajó con él y se presentó ante el rey, y le dijo: “Así habla el Señor por haber enviado mensajeros a consultar a Baal Zebub (Belcebú)”. El rey murió, conforme a la palabra del Señor que había pronunciado Elías.

El Sexto Episodio, es la misteriosa desaparición de Elías. Se trata de un profeta “no muerto”, ya que los textos narran que un “carro de fuego”, bajó de los cielos, y se lo llevó. Elías ungió a Eliseo como su sucesor. Elías y Eliseo bajaron a la ciudad de Betel. La comunidad de profetas que vivían allí, salieron a recibir a Eliseo, y le dijeron: “¿Sabes que hoy el Señor va a arrebatar a tu maestro por encima de tu cabeza?”. Él respondió: “Claro que lo sé; ¡no digan nada!”. Elías le dijo: “Quédate aquí, Eliseo, porque el Señor me ha enviado a Jericó”. Pero él respondió: “Juro por la vida del Señor y por tu propia vida que no te dejaré”. Y llegaron a Jericó. La comunidad de profetas de Jericó se acercó a Eliseo y le dijeron: “¿Sabes que hoy el Señor va a arrebatar a tu maestro por encima de tu cabeza?”. Él respondió nuevamente: “Claro que lo sé; ¡no digan nada!”.

Elías se dirigió entonces al Jordán. Cincuenta hombres de la comunidad de profetas fueron y se pararon enfrente, a una cierta distancia, mientras los dos estaban de pie a la orilla del Jordán. Elías se quitó el manto, lo enrolló y golpeó las aguas. Estas se dividieron hacia uno y otro lado, y así pasaron los dos por el suelo seco. Cuando cruzaban, Elías dijo a Eliseo: “Pide lo que quieres que haga por ti antes de que sea separado de tu lado”. Eliseo respondió: “¡Ah, si pudiera recibir las dos terceras partes de tu espíritu!”. Y Elías respondió: “si me ves cuando yo sea separado de tu lado, lo obtendrás, de lo contrario, no será así”. Y mientras iban conversando por el camino, un carro de fuego, con caballos también de fuego, los separó a uno del otro, y Elías subió al cielo envuelto en un torbellino.

Este hecho lo narran los testigos que presenciaron el arrebatamiento del profeta Elías. ¿Qué le pasó exactamente?. Un carro de fuego, que al ascender provoca un torbellino, solo lo puede hacer una nave y los propulsores. Cualquier otra interpretación no reflejaría la realidad. Enoch y Elías, son dos personas que los escritos, cuentan que desaparecieron en los cielos en vida. Su desaparición de la faz de la Tierra, fue provocada por carros de fuego, por los “dioses” de otros mundos, que se los llevaron con ellos.

En el Génesis 32:24, se cuenta como Jacob, estuvo luchando con un hombre hasta el amanecer (la aurora). Ese “hombre”, al ver que no podía con Jacob, después de horas de lucha, le golpeó fuertemente en la pierna y lo dejó tumbado. Pero Jacob, siguió aferrándose a esa persona, negándose a dejarle escapar hasta que fuera bendecido. El oponente, viendo su valentía y pundonor le preguntó: “Cuál es tu nombre”?, mi nombre es Jacob. Y volvió a decirle: “a partir de este momento ya no te llamarás Jacob, sino Israel, pues has luchado con Dios” (Génesis 32:27).

Israel, significa “Lucha con Dios”. Este es el motivo por el que no fueron los Hijos de Abraham ni los Hijos de Isaac, sino los Hijos de Israel. Hoy día, se asume que hay que rendir obediencia a dios, sin cuestionar nada, pero este no era el punto de vista de la Biblia hebrea. Desde los primeros tiempos, la Biblia registra luchas, dudas y enfrentamientos del hombre con el Dios Creador. Jacob, preguntó el nombre de su oponente, quien le dijo: “no debes hacerme esa pregunta”.

Si repasamos la Biblia, y el Génesis en concreto, podemos observar que los nombres son esenciales para la comprensión del carácter de la persona (nombres y su significado, que hemos ido viendo en este capítulo de los Ángeles Caídos, que nos dan una visión amplia de qué persona se trata, su función, virtudes, poderes, esencia…).  Pero nadie sabe el nombre de Dios, porque saber el nombre es conocer la esencia de la persona que hay detrás, y eso debe mantenerse en el misterio. Aún así, Jacob estaba convencido que había luchado contra dios.

En el tesoro de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, se encuentra el sarcófago de Junio Basso. Este sarcófago fue construido en el año 359 d.C., y contiene la primera representación de ángeles alados de toda la cristiandad.

A partir de ese momento, los ángeles empezaron a representarse siempre con alas. ¿Por qué motivo se hizo así, si la Biblia no hace referencia a que estos seres tuvieran alas?. Por ejemplo, el ángel que se le apareció a Abraham no poseía alas, sino que se le describe con aspecto de hombre a quien Abraham hizo una reverencia. Entonces, ¿cómo supo Abraham, el patriarca de las religiones cristiana, islámica y judía, una persona tan importante e influyente, a quien Dios le dio ese poder sobre su pueblo, que aquella persona de aspecto humano, como cualquier otro hombre, era superior a él y debía rendirle pleitesía?. Abraham, de algún modo, sabía que esa persona, era un “ángel”, es decir, un “mensajero” de los dioses venido de las estrellas. ¿No es más lógico pensar, que estos “ángeles”, se les representa con alas, y son reconocidos por los hombres, porque tenían el poder de volar?.

Los nativos americanos hablaban de los hombres de las estrellas, los egipcios decían que los dioses, venían de visita a la Tierra. Este es el verdadero patrón de esta creencia religiosa. Todos los textos, representaciones artísticas, la forma en que se veneraba a estos seres, el poder que tenían, su morfología y aspecto, sus ropajes, etc… todo era indicativo de su poder y lo avanzados que estaban, reconocibles por la raza humana allí donde fueran.

En el Génesis 28:12, se narra cómo Jacob, tumbado en estado de ensoñación, vio cómo una escalera descendía del cielo y se apoyaba en la tierra, y por ella bajaban y subían ángeles, y allí estaba Yahveh también. Este acontecimiento se conoce como la escalera de Jacob. Pero el Génesis, designa como escalera, una palabra cuyo significado realmente es “rampa”. ¿No sería esa “escalera” que provenía del cielo, y por donde bajaban y subían los “ángeles”, realmente la rampa de un artefacto, una nave?. ¿Cómo pudo ver Jacob una rampa en pleno desierto?

Tenemos a Enoch, cuyos textos nos hablan de carros de fuego, de cómo fue testigo en primera persona de observar desde el cielo todo el planeta en su plenitud, de cómo fue el intermediario entre los ángeles caídos y los dioses, incluso no falleció, ya que desapareció junto con los dioses. Tenemos al profeta Elías, que gracias a las órdenes de un dios venido de las estrellas, hace magia, vence a decenas de enemigos armados con rayos fulminantes que proceden de los cielos, y al igual que Enoch, desaparece en otro carro de fuego camino de las estrellas. Tenemos a Jacob, persona creadora de Israel, que luchó contra Dios, quien vio cómo los seres de otros mundos, accedían desde una nave a la tierra a través de una rampa que provenía del cielo. ¿Estamos ante tres casos excepcionales de hombres con poderes increíbles, o estamos ante acontecimientos paralelos, que dan fe de la presencia en la Tierra de seres de otros mundos, seres con conocimientos avanzados, en plena lucha contra los ángeles caídos, aquellos seres que desobedecieron a los Jefes Supremos?.

Según un estudio realizado por la Universidad Baylor (Texas), tres de cada cinco personas creen tener un “ángel de la guarda”. La fe musulmana, enseña que no tenemos uno, sino dos ángeles guardianes, uno en cada hombro. Estos seres reciben el nombre de “ángeles escribientes“, porque apuntan las buenas y malas acciones de cada persona. El primer ángel de la guarda que aparece en los textos judeocristianos, es el ángel Rafael, que figura en el Libro de Tobías (siglo III a.C.).

Este libro, fue uno de los encontrados en los Manuscritos del Mar Muerto, junto con el Libro de Enoch. El Libro de Tobías trata de un joven lleno de fe, que va a buscar esposa y finalmente se casa, después de sortear enormes dificultades con la ayuda del ángel enviado por Dios, el arcángel Rafael (Rafael significa “Dios sana”). Y es que Tobías, se quedó ciego cuando un excremento de golondrina, le cayó en los ojos mientras éste descansaba. Tobías recuperó la visión gracias a la intervención del enviado por los dioses.

Este tipo de pensamiento tan arraigado en nuestra cultura, realmente proviene de aquellos tiempos, donde “ángeles de la guarda”, que eran mensajeros de los dioses, su misión era proteger a la raza humana de los “ángeles caídos”, aquellos seres que estuvieron en la Tierra, y según narra explícitamente Enoch, no cumplieron con las órdenes encomendadas por sus líderes, y fueron castigados y confinados en la Tierra, y destinados a ser destruidos. Esta lucha, en la tradición judeocristiana y musulmana, ha derivado en la creencia que en un futuro, habrá algún tipo de batalla final en la que Dios y Satanás, se enfrentarán nuevamente en una lucha final. ¿Significa esto que los ángeles caídos siguen aquí?.

El Libro de Enoch y el Libro de las Revelaciones del Antiguo Testamento, hablan de una batalla cósmica entre las Fuerzas del Bien contra las Fuerzas del Mal, el Apocalipsis, el Armagedón. ¿Será esta una batalla de seres de otros mundos, que regresan a la Tierra para volver a enfrentarse a los ángeles caídos?.

La Profecía del Juicio Final

Falta poco más de un año para el 21 de diciembre de 2.012. Esta fecha representa el apocalipsis, el final de una Era, de un ciclo. Muchas personas se han aventurado a predecir qué va a ocurrir ese día con datos empíricos. Una alineación con el centro de nuestra galaxia, el final del calendario maya, una nueva alineación con Elenin, el tan esperado terremoto de la falla de San Andrés, etc. Existen muchas predicciones de lo que va a ocurrir ese día, pero no sabemos qué consecuencias van a traer.

Pero existen otro tipo de personas que han lanzado profecías sobre ese día. ¿Qué diferencia hay?. Las profecías tiene un origen divino, inspirado por  Dios, y sólo pueden ser dichas por aquellos que poseen un don sobrenatural. Digamos que es un acto más irracional, es un acto de fe. Las predicciones son más racionales, se asientan en juicios de valor más lógicos. Seguramente éste sea el motivo por el que, la mayoría de nosotros, se fiaría más de una predicción que de una profecía, y más sabiendo la rumorología y la manipulación que ha existido con esos sueños premonitorios, y cómo se han reinterpretado una y otra vez.

Pero existe la figura de una persona que no representa a ningún dios, a ninguna civilización extinguida, que nos ha dejado su legado y nos advierte sobre ese final. A este hombre, se le escucha más que a muchas religiones, a muchos dioses, y sus palabras permanecen hoy día en espera de que se cumplan. Su nombre es Michel de Nostradamus.

Nostradamus era un astrólogo del siglo XVI, que ha pasado a la historia por sus famosas profecías en forma de cuartetas, ilustradas con grabados y dibujos, mezcla rara vez dada en esa época, donde solo se plasmaba la escritura, nunca la imagen. Existen muchos mitos sobre este personaje, ¿son ciertas?, ¿son realmente suyas o son falsas profecías?, ¿cuántas y cuáles se han cumplido?.

Obvia decir que muchas son leyendas que se han reinterpretado con la Historia, pero otras son verídicas, como el incendio de Londres del año 1.666, la figura de Napoleón III, el nacimiento en Austria de Adolf Hitler y sus designios, y la II Guerra Mundial. Pero analicemos las profecías más recientes, las que están por llegar, aquellas que más nos afectan.

En la cuarteta IV:66 dice:

 Under the false guise of faith of the showed heads

Men saboteurs shall be sown

Watering the walls and the fountains with poison

Human devousers of the strength of the West

 

 Bajo el ardor fingido de siete cabezas rapadas

Serán sembradas diversos exploradores

Pozos y fontanas de venenos rociados

En el fuerte de occidente humanos devoradores

Esta cuarteta se ha atribuido al 11-S. Los dos primeros versos tratan de los infiltrados árabes, fingiendo ser quienes no eran, venidos de los pozos ardientes del desierto de Iraq o Guerra Santa del Islam contra occidente. Pero lo más intrigante e impactante es la acuarela que acompaña a este pasaje, la de una torre de castillo en llamas.

El fuego sale despedido por los cuatro lados de la torre, al igual que en la Torres Gemelas. La torre recuerda a la carta del tarot, que significa “el fin del mundo”, el derrumbamiento de nuestros pilares y construcciones.

La cuarteta I:87 dice:

Earth shaking fires from the World’s Center from

Around “New City” is the earth a quirer

Two nobles long shall wage a froitless war

The nymph of springs pour forth a new red river

 

En el fuego del centro de la tierra

Hará temblar alrededores de ciudad nueva

Dos grandes rocas largas harán estéril guerra

Luego las ninfas primaverales enrojecerán en ríos de sangre

La “ciudad nueva” es Nueva York. El tercer verso, cuando se refiere a “dos grandes rocas”, hace referencia a las dos torres. Nueva York es el “centro” financiero del mundo, el centro del planeta monetario y capitalista existente. El último verso se refiere a la guerra de Iraq, que empezó en la primavera del 2.003, y que aún hoy sigue vigente.

Nostradamus supo, que el hombre necesitaría de imágenes, y en muchas cuartetas mezcla simbolismos cristianos e islámicos, un hecho nada corriente en el siglo XVI. Así que, una de las mejores profecías de Nostradamus, fue crear esos grabados para nuestro entendimiento y mezclar conceptos, ideas, símbolos, bastante prohibidos y muy alejado del pensamiento de la época.

Nostradamus estaba obsesionado con el mundo islámico, con la zona oriental, de donde surgían muchas de sus profecías y visiones. Nos empieza a dar pistas sobre los acontecimientos futuros próximos, con clarividencia y todo tipo de detalles, que dan respuesta a muchas preguntas sobre la fecha apocalíptica.

Hace referencia a la caída de la Iglesia Católica en una de sus más famosas acuarelas, donde aparece el árbol de la vida (la Cábala), y a sus pies, la tierra donde vivimos ardiendo.

La cuarteta II:41 dice:

Seven days the mighty star shall burn on highs

Cloud shall make two more sunshine in the sky

The whole night shall be burly mastiff

When the great Pontiff shall his country fly

 

La gran estrella durante siete días arderá

Nublado hará que dos soles aparezcan en el cielo

El cielo marfil durante toda la noche aullará

Cuando Gran pontífice cambie de territorio

 

Nostradamus habla del último Papa, trasladando la Santa Sede a un lugar más seguro. En la acuarela, soldados le persiguen y acosan, las gentes le dan la espalda. Hay guerra, terror y destrucción. Estos grabados y dibujos se encuentran en el Estudio Crisostini de Roma y en la Biblioteca Nacional de dicha ciudad.

La cuarteta VI:80 dice:

 From fez shall rulership to europe Spreads

Burning their cities, slashing with the sword

By land and sea shal Asia’s kingly horde

Blue green, hound Christians till they drop down dead

 

 De fez al reino llegarán alas de Europa

Fuego su ciudad y espada cortará

El grande de Asia por tierra y mar con gran tropa

Azules persas, cruz a muerte condenará

 

En la acuarela aparece una luna creciente (símbolo del Islam), un dragón con rostro humano barbado y un gorro frigio. Bajo la luna, hay tres estrellas horizontales (cinturón de Orión). Bajo el dragón hay fuego. Cuando el centro de la galaxia esté alineado con el sol, el fuego pondrá a prueba la tierra y se producirá una gran guerra.

Nostradamus nos empieza a hacer referencias explícitas de lo que sucederá a través de sus predicciones e imágenes. ¿Nos está avisando de la destrucción de lo que hoy conocemos debido a una guerra apocalíptica? En este punto cabría recordar las palabras de Albert Einstein cuando afirmó; “no sé cómo será la III Guerra Mundial, pero sí sé que la IV será con palos y piedras”.

En algunas láminas y dibujos de Nostradamus, aparece el cordero pascual, que simboliza la muerte o sacrificio de Jesucristo, pero existe un detalle que solo Nostradamus reveló, la existencia de un decimotercer signo del Zodiaco, situado entre Sagitario y Escorpio, llamado Ofiuco (Ophiuchus). Recibe el nombre de “el signo secreto” y significa “portador de la serpiente”.

Ofiuco atraviesa el ecuador celeste en el punto justo en que el centro de la galaxia se cruza con él, en la zona conocida como la grieta oscura (Dark Rift), situada en el centro de la Vía Láctea. En el momento que se produzca la gran alineación, el conocimiento del árbol del jardín del Edén nos será revelado.

En 1.999, ocurrió un eclipse de Sol, donde la sombra de la luna atravesó Europa, pasando por Francia. Éste eclipse fue el último eclipse total de sol del milenio. Lo curioso, es que dicha sombra producida por el eclipse, atravesó el país de Nostradamus (Francia), siendo en la zona sureste del país, donde la sombra terminó su recorrido del eclipse, junto a la localidad de Saint Remy de Provence (ciudad donde nació Nostradamus).

El evangelio apócrifo de Pedro, nos habla de un eclipse total de Sol ocurrido el 24 de noviembre del 29 d.C. en Jerusalén, justo en la zona de la crucifixión de Jesús, pasando la sombra por el norte de Jerusalén a las 11:05 AM, llegando al 95% de oscuridad en dicha ciudad, y al 100% de oscuridad en Galilea y Nazaret, durante 1 minuto y 49 segundos.

Debido a la traslación del propio Sol en torno a otra estrella (que no es directamente el Centro Galáctico) y a que las estructuras calendáricas lineales son rígidas y sólo sirven para periodos del ámbito de la Historia (memoria humana), no se tienen en cuenta la dinámica del Sol respecto al resto de estrellas. De este modo, las fechas quedan desfasadas cada cientos de años respecto a las posiciones de los astros, como del sol respecto al centro galáctico, de modo que esa situación del Sol justo sobre el centro galáctico ocurre actualmente cada 19 de diciembre.

De modo que, de haber ocurrido la crucifixión durante aquel eclipse, la Firma cósmica en el Firmamento habría sido la del propio Sol sobre el centro de la Galaxia, y esta firma ocurre actualmente cada 19 de diciembre. Por eso, la supuesta resurrección que podría haber ocurrido al comienzo del 3er día después (27 de noviembre), habría ocurrido con el sol ya habiendo rebasado el meridiano del centro galáctico, en la misma posición en la que actualmente está el 22 de diciembre, el solsticio de invierno, que es cuando en el hemisferio norte del planeta (en el que habita la mayoría de la humanidad), es el primer día de los tres que vemos al Sol en el punto más bajo del cielo, y luego, en el día 25 comienza su ascenso (resurrección). Curiosamente, ese mismo día, la sociedad religiosa cristiana celebra el nacimiento de Cristo (navidad). Estos datos y su explicación ya los comenté en el nacimiento de las religiones.

La importancia de Orión para las antiguas civilizaciones y las religiones es una constante. Y dentro de poco esta alineación de la tierra, con el sol, y el centro de la galaxia volverá a producirse. Y esto, es un hecho científico, no una profecía.

Esta es la rueda de ocho brazos (o rayos o radios), que explica de forma gráfica los solsticios y los equinoccios. Ahora analicemos la acuarela del Día del Juicio Final.

La cruz divina de Ofiuco + la Cruz mundana, superpuestas dan como resultado la rueda de la profecía. Es la alineación de la que hablan nuestros antepasados que se da cada 13.000 años, presagio de bruscos cambios alterando el rumbo de la vida en la tierra. Bajo la rueda hay tres eclipses que anunciarán el Apocalipsis, tres lunas crecientes símbolo del Islam acechando la cruz mundana.

El periodo de tiempo donde coinciden tres eclipses de sol y lunares, junto a una alineación de nuestro sol con el centro de la galaxia, traza el periodo desde 1.992 hasta el año 2.012. Los tres eclipses son el de sol, de Venus con el sol, y el sol con el centro de la galaxia.

La clave reside en Orión, la esfinge egipcia vigila la próxima alienación galáctica. El campo magnético de la tierra se encuentra en un estado de debilitamiento y cambio. Los campos magnéticos se encargan de desviar los rayos del sol, y cuando están débiles, estos rayos junto con el viento solar, entran con más incidencia sobre la tierra.

Una inversión de los polos magnéticos (invertirían sus cargas), implicaría consecuencias catastróficas para nuestras comunicaciones por satélite, móviles, radares y todo se colapsaría, sería el caos. Una alteración de la dinámica terrestre conllevaría efectos inmediatos que no percibimos y pasan inadvertidos.

Por ejemplo, la polinización de las abejas es el responsable de las ¾ partes de los cultivos, al igual que los murciélagos eliminan plagas de mosquitos. Estos hechos tan intrascendentes en nuestra vida diaria, en caso de no producirse provocaría un estado crítico en nuestro ecosistema. Los desastres se multiplicarían en todo el planeta, incluso en aquellas zonas donde era improbable que se dieran, ocurrirían sucesos extraordinarios. Inundaciones en lugares poco comunes, tornados en países o huracanes donde jamás habrían tenido que ocurrir, ni tenían las condiciones climatológicas necesarias para darse tal suceso, epidemias, hambruna, subida del precio de los alimentos, plagas, guerras, caída de los gobiernos… el colapso mundial.

¿Nos enfrentamos a la sexta destrucción masiva?, y si estallara una III Guerra Mundial, ¿cómo sería? El panorama resulta desolador si pensamos en las armas que posee el ser humano, especialmente la bomba de hidrógeno. ¿Cómo funciona este arma de destrucción total?. ¿Sería tan potente como se presupone para destruir el planeta y tener que empezar de cero?

El uranio 235 absorbe un neutrón. La fisión tiene lugar cuando el neutrón se divide y forma dos núcleos más pequeños, varios neutrones y gran cantidad de energía. Esto produce la temperatura y la densidad necesaria para la fusión del deuterio y del tritio (dos isótopos del hidrógeno).

La fusión es la reacción que tiene lugar cuando dos átomos de hidrógeno se combinan para formar un átomo de helio (exactamente el mismo proceso que ocurre en el interior del Sol). Así que es mucho más poderosa que la fisión nuclear. Para hacernos una idea de la potencia destructiva que posee esta bomba, se puede comparar con la bomba de Hiroshima.

La bomba atómica de Hiroshima generó energía equivalente a 15 kilotones (15.000 toneladas) de TNT, a una temperatura de 3800ºC y una velocidad del viento de 1500km/h. La bomba H moderna tiene una potencia de 50 megatones (50 millones de toneladas de TNT) equivalente a 2000-3000 bombas de Hiroshima. Una bomba de fusión pura (donde no es necesario utilizar plutonio ni uranio enriquecido), no necesita de una fisión para causar la fusión. La bomba de fusión pura es el arma del Día del Juicio Final.

La flecha de sagitario apunta a la constelación de Escorpio, como también se vislumbra en la acuarela de Nostradamus sobre el Día del Juicio Final, y entre medias de ambas constelaciones es donde se producirá el eclipse, en la constelación de Ofiuco, el 13er signo zodiacal.

¿Será el 21 de diciembre de 2012, el comienzo de acontecimientos catastróficos que nos llevará a la destrucción?. ¿Estamos aún a tiempo de cambiar nuestro destino?. ¿Somos conscientes de nuestro final?. ¿O lo único que presagia es un cambio de Era?. ¿Será la caída de la Iglesia Católica lo que nos acontecerá o el preludio de enfrentamientos entre religiones?. ¿O será algo a nivel cósmico?. ¿Debemos hacer caso de las profecías?

¿Qué podría ocurrir para que 7.000 millones de personas que poblamos la Tierra, logren en poco tiempo lo que no se ha conseguido en cientos de años?

Para mí, sólo existe una respuesta válida, algo que está muy por encima de nosotros, saber que no estamos solos en el Universo. Cuando llegue ese día, el concepto de nuestra existencia será muy diferente.

En los siguientes capítulos ahondaré sobre las pruebas, evidencias e indicios que existen en nuestro planeta, sobre la más que probable visita de seres de otros mundos a la Tierra. Las pruebas y evidencias las tenemos, solo hay que abrir nuestra mente, pensar, dudar y llegar a la conclusión más fiel a dichas pruebas.  

¿Qué es Elenin?

El 10 de diciembre de 2010, un astrónomo ruso llamado Leonid Elenin, del Instituto de Matemáticas Aplicadas Keldish (Academia Rusa de las Ciencias), descubrió “algo” cerca de Júpiter, y lo llamó C/2010X1. Cuando Elenin lo descubrió, este objeto tenía un diámetro de unos 4km. En abril de 2011, nuevos estudios fijaron esa medida en 80.000 km, y en mayo de este año ya superaba los 100.000 km. ¿Qué es?

Se empieza a dudar que se trate de un cometa. Los seguidores de las Teorías Conspiranóicas, ya hablan de un agujero negro, una enana marrón o un planeta oculto. Dicho planeta sería el famoso Nibiru de los babilónicos, un cuerpo celeste identificado con el planeta Júpiter y asociado al dios Marduk (dios creador de Babilonia). Nibiru sería el duodécimo planeta o planeta X (10 planetas + Luna + Sol), y el hogar de los Anunnaki. Estos seres fueron quienes llegaron a la Tierra hace miles de años, a traer los conocimientos astronómicos y tecnológicos, que ayudaron a la edificación de pirámides y al desarrollo de civilizaciones. En otros episodios ahondaré sobre esta cuestión, analizando detalladamente, cómo determinadas civilizaciones y tribus aborígenes, poseían conocimientos tan avanzados, y por qué, a día de hoy, siguen rindiendo culto a seres venidos de los cielos, que portaban escafandras y naves espaciales.

Veamos este esclarecedor documento, de lo que es Elenin, y su influencia.

Así que, cuando la enana marrón Elenin, está alineada con el Sol y la Tierra, se producen catástrofes sísmicas de proporciones épicas. Si vamos a los registros, efectivamente, el 27/02/10 hubo un seísmo en el mar chileno, de 8,8 Mw (escala sismológica magnitud de momento), que causó 525 muertos, cientos de heridos y desaparecidos. 

El 11/03/11, los sismógrafos llegaron a 9,0 Mw. La catástrofe se adueñó de Japón. Más de 15.000 personas perdieron la vida, 5.000 desaparecidos y 6.000 heridos. Unas cifras escalofriantes. Un tsunami anegó las ciudades, los campos, las cosechas, la vida. Más tarde, este episodio desembocaría en la catátrofre de la central nuclear de Fukushima.

El 04/09/10, una nueva alineación provocó el terremoto de Christchurch o de Canterbury (Nueva Zelanda). El seísmo llegó a 7,2 Mw causando casi 400 muertos y más de 2.000 heridos, muchos de ellos de gravedad.

El 16/10/11 (19:51 horas), la Tierra estará a sólo 0,2 UA (Unidad Astronómica) de Elenin. En astronomía, 1 UA equivale a la distancia existente entre la Tierra y el Sol (149.597.870 km). Así que, en esta fecha, la Tierra y Elenin, estarán a 29.919.574 Km. Esta distancia es muy pequeña a niveles astronómicos (77 veces la distancia entre la Tierra y la Luna). Algunos catastrofistas han lanzado teorías sobre un posible cambio de rotación en nuestro planeta. Algo realmente improbable, porque si realmente ocurriera, las consecuencias serían estremecedoras. Estaríamos presenciando el fin de los tiempos, el Apocalipsis.

La pregunta es, ¿cuándo va a ocurrir la siguiente alineación Elenin – Tierra – Sol?. Sucederá en una fecha que, empieza a ser muy conocida, el 21 de diciembre de 2012. La fecha que la civilización maya fijó como el final de su calendario que, supuestamente, traerá consigo catástrofes o cambios radicales en nuestro planeta y en quienes la habitamos.

Entonces Elenin, ¿qué es realmente?, ¿por qué está causando tanta controversia, teorías y pánico?. Prácticamente, todas las pruebas apuntan que se trata de un cometa pequeño, que no debería tener ninguna influencia en la Tierra. Si esto es así, ¿por qué la NASA ha invertido tanto tiempo en su estudio y seguimiento?. Mi opinión es, que la NASA, debido al creciente interés suscitado por las Teorías del Pánico, intenta con pruebas objetivas y científicas tranquilizar a la sociedad, y la irracionalidad no se apodere de la gente, muy propensa a aceptar estos hechos como verdades absolutas.

Es evidente, que la coincidencia entre las alineaciones de Elenin, la Tierra y el Sol, con los terremetos devastadores de Japón, Chile y Nueva Zelanda, pueden conllevar a la creencia de teorías e identificar ambas como hechos relacionados. Algunas teorías que circulan son:

  • La resonancia de la Tierra es de 7,8 Hz (resonancia de Schumann). Esta resonancia es el latido del planeta. La misma frecuencia a la que vibra nuestro cerebro, así que, cualquier cosa que interfiera en esa resonancia, lo hará en nuestra forma de pensar y al conjunto de nuestra biología. Ahora, su valor está en 12 Hz y aproximándose a 13 Hz. Si llegáramos a esta cifra, caería su valor a cero (conocido como la energía del punto cero). ¿Qué está provocando este aumento de la frecuencia?
  • Desde hace un par de años, se vienen dando un número de muertes en especies de animales muy concretas; ballenas, pulpos (costas de Portugal), mirlo rojo (USA), truchas (China), delfines,  estrellas de mar (Escocia), medusas, casi mil millones de peces de piscifactorías. Cuando la frecuencia de la tierra sube, muchas especies pueden morir por causas “naturales”, ya que diversos órganos vitales sufren las consecuencias.
  • El FEMA, Federal Emergency Management Agency (grupo de acción contra catástrofes de Estados Unidos), por lo visto, ha construído numerosos campos de refugiados, donde han almacenado casi 500 millones de raciones de supervivencia.
  • Estados Unidos ha realizado unas maniobras, llamadas “Eagle Horizont“, sobre un eventual hundimiento de la cuenca del Mississippi, desde Florida hasta los Grandes Lagos. Y este  lunes, han empezado otras maniobras (Cocked Pistol) donde, supuestamente, obligan a Obama y su gabinete, a permanecer en el búnker de Denver. Esta fecha, ha sido la elegida por las grandes multinacionales, para realizar simposios y reuniones, en localidades dotadas con búnker anti-cataclismos.

Muchas veces, la paranoia colectiva, o las teorías de la conspiración y del pánico, vienen alimentadas por el secretismo, y las actuaciones encubiertas de aquellos que mandan en el planeta, de quienes poseen el poder, la información privilegiada, y los recursos para mantenerse con vida.

En este gráfico de los ciclos mayas, puede verse como anunciaban el cambio de la frecuencia (representada como dos ondas paralelas, en la parte baja del círculo), y cómo ellos nos llevaría al Punto Cero, la Energía Libre (señalada con un punto rojo). ¿Cómo sabían los mayas de esta frecuencia y sus consecuencias?

¿Es una coincidencia que, el estallido de la crisis mundial, también haya ocurrido hace dos años?, ¿qué va a suceder el 21 de diciembre de 2012?, ¿estamos siendo testigos de los primeros indicios de aquello que nos va a deparar el futuro cercano?. Creo que nos acercamos a un cambio de Era, un cambio de ciclo, y no a una destrucción de la raza humana ni del planeta. Pienso que, el mundo tal y como lo conocemos, va a cambiar. Quizá, los países poderosos que hoy existen, no lo sean próximamente. Quizá, los países del tercer mundo y en vías de desarrollo se conviertan en la referencia mundial, y necesitemos de ellos para subsistir. Quizá, nos sean revelados misterios y respuestas que anhelamos y ansiamos. Quizá, recibamos la señal de otras civilizaciones, fuera de nuestro planeta, que cambie nuestra mentalidad egoísta.

¿Cuándo conoceremos las respuestas? Todo hace presagiar que muy pronto sabremos la respuesta. Posiblemente ya se nos está desvelando, sólo tenemos que abrir nuestra mente, cerrar los ojos y ver.