Archivo de la categoría: Post Redux

Cuántas Civilizaciones Existen en el Universo?

Articulo Revista Blog

Tengo el placer de compartir con vosotros el primer artículo que ha salido publicado en una revista sobre el blog.

Antes de exponer lo que da el título a este episodio, quisiera dirigirme al lector, haciendo un ejercicio de reflexión sobre la trayectoria del blog.

Lo más satisfactorio para mí no son las estadísticas, sino saber que son muchos quienes, a través de mis publicaciones, han conocido y son conscientes de que existe otra realidad, otra historia, que en tiempos no muy lejanos sólo estaba al alcance de unos pocos.

Bilderberg, Masones, Iluminati, Skull & Bones, Rosacruces, Orden Martinista, Templarios, Priorato de Sión, Sociedad Thul, Ahnenerbe, Sociedad Vril, Orden Templi Orientis, Orden Hermética Alba Dorada, Sociedad Verde y Roja, Liga del Cielo y la Tierra, Rotarios, Caballeros de Malta, Abakuá, Bohemian Grove… son muchas las sociedades secretas, sectas y logias, la únicas que tenían acceso a determinada información, ocultándola al resto, con el consiguiente aura de misterio y misticismo a su alrededor.

Actualmente si hay algo que nos desborda y a la que tenemos un acceso fácil, rápido y abundante es a la información. Este exceso de información nos ha llevado a una deformación, y estamos en un momento que nos es difícil distinguir la verdad de la manipulación, fuentes fidedignas de reductos interesados en la tergiversación, confusión y manipulación.

Nos estamos ahogando de tanta información, pero a su vez, estamos famélicos de conocimiento. Prácticamente toda la información que recibimos diariamente está manipulada, bien porque hay intereses económicos detrás, o luchas de poder, o porque sirven de vía para un objetivo determinado, desde modificar opiniones y conductas (plano mental), a provocar reacciones (plano físico).

No puedes controlar a la gente a menos que la desinformes lo máximo posible, y cuando lo consigues, lo que obtienes es crear un pensamiento alienante. Hay que enseñar a las personas a pensar y razonar, y para ello, debes ofrecerla información veraz. La información realmente cobra sentido cuando está conectada a otra y así sucesivamente. Actualmente, la información no está interconectada, se trata como sucesos aislados. Sucede un hecho, y las partes interesadas te contarán ese hecho desde sus intereses, y lo relacionarán con ideologías y sucesos afines a ese interés. Eso no es informar, es desinformar y deformar para moldear pensamientos.

Lo que antiguamente eran sociedades secretas ahora se ha trasladado a gobiernos, banca y empresarios. Exteriormente no parecen logias, ya que son notoriamente conocidos, pero su funcionamiento, sus ramificaciones, sus intereses y sus objetivos, son aún más siniestros que las sociedades secretas. Logia, Secta y Sociedad Secreta podría perfectamente sustituirse por Gobiernos, Banca y Empresarios.

Uno sabrá que va adquiriendo conocimiento cuando las cosas, en lugar de hacerse más comprensibles, se hacen más misteriosas, ya que el conocimiento acrecienta la duda, la cual lleva a la reflexión y ésta a aproximarnos a la verdad. Cuando uno cree entender todo, realmente no comprende nada.

En mi blog, no sólo quiero mostrar que lo verdadero no siempre es lo más verosímil, sino que hay que creer lo imposible pero no lo improbable. Cuanto más alejados estemos del conocimiento y de la información real, más cerca estaremos de la superstición y la ignorancia, y estas dos prevalecerán porque se retroalimentan una de la otra.

Todas las personas, independientemente de su género, status, religión, ideología, país, raza… tienen derecho a ser informados en todos los ámbitos, y que dicha información debe ser veraz. Soy consciente que esto que digo, está muy alejado de la realidad. Gobiernos, Banca, Empresarios, nuestras sociedades secretas actuales, sectas y logias que mantienen el “control global”, jamás aceptarían lo que digo y actuar con total transparencia.  Para ellos, no todos poseen el derecho a ser informado, sólo poseen el derecho a ser informados en lo que ellos respecta, de la forma que ellos desean y cuando a ellos les convienen.

Por este motivo, se crearon las primeras sociedades, porque determinada información les otorgaba poder, el cual te lleva a la riqueza, al ascenso, a pertenecer a un círculo privilegiado. Pero no sólo te lleva hasta allí, sino que es el camino más rápido al chantaje, corrupción, y extorsión. Estas sociedades tenían el secreto por decreto, como ley y código que jamás debía vulnerarse ya que comprometía toda la sociedad y sus intereses, los intereses de unos pocos que nada interesaban a la mayoría.

Sociedades secretas, juramentos secretos, acciones secretas… llevan inexorablemente a conspiraciones secretas, a actos de ética y moral cuestionable, que yo más bien lo definiría como actos de hética y amoral, para expandir su influencia basada en la deformación en lugar de la información, en manipulación en lugar de libre elección, en extorsión en lugar de restitución, en artificio en lugar de sacrificio, en expoliación en lugar de abnegación.

Históricamente, el ser humano ha creído en el destino, esa fuerza desconocida que actúa de forma irremediable e inevitable en la vida de cada uno, donde no se pueden cambiar los acontecimientos futuros. Con mi blog, intento transmitir que ante el destino, existe lo que se llama albedrío, la potestad de elección a través de la reflexión, donde se llega a través del conocimiento.

El albedrío no debe utilizarse para ir contra el destino, sino para ir delante de él. Creer ciegamente en el destino es limitarnos a nosotros mismos y otorgar un poder a quien no lo merece, y estamos en manos de personas que no merecen ostentar ningún tipo de poder.

Apuntar que hay un error tipográfico en el artículo, ya que no son 217 países quienes visitan el blog actualmente, sino 127. Actualmente creo que existen 194 países en el mundo, y seguirán aumentando, ya que es una constante cada vez más el separatismo, crear nuevas fronteras. Cataluña, Flandes, Quebec, Escocia, Crimea, etc… son zonas actualmente en un proceso público de reivindicar su independencia y ser reconocidos como los únicos soberanos de su territorio.

El Día de San Valentín de 1.990, la sonda espacial Voyager I, cuando se encontraba a 6.000 millones de km de la Tierra, ya traspasada la órbita de Plutón, se giró y realizó esta fotografía de nuestro planeta.

untitled

Viendo esta imagen, uno se da cuenta y es consciente del lugar que habita, y nos parece insignificante comparado con el Universo. Así se ve nuestro hogar cuando salimos de nuestro Sistema Solar, y ya nos hacemos una pequeña idea de la magnitud que nos rodea. Nuestras naves actuales, tardarían 700 siglos en llegar a la estrella más cercana.

Es el planeta que nos alberga a todos, a la especie humana, y junto a ella, al resto de seres vivos. Cuanto más se aleja el Voyager I, más increíble, especial y perfecta veríamos nuestro planeta, y por contra, cuanto más nos acercamos, más imperfecciones existen, únicamente provocadas por la mano del hombre.

Aquello que debería ser un planeta unido, único, el hogar idílico y pacífico de todas las razas y especies, es en realidad una amalgama de odios, rencores, fronteras, corrupción, abusos, genocidios, envidias, amoralidad, superficialidad, racismo, estulticia, pereza, guerras, secretismo…

Si nos ceñimos a nuestra historia, ésta nos está diciendo y mostrando que esta forma de actuar no es la correcta, llevándonos una y otra vez a transitar caminos incorrectos, escarpados y pedregosos, cada vez más oscuros y donde cada vez será más difícil salir. Despreciamos e infravaloramos casi todo lo que nos rodea, desde los animales a nuestros semejantes, nuestro valioso tiempo, nuestras capacidades… e intentamos parecernos cada vez más al entorno que nos envuelve, esa cultura de la estupidez con valores estúpidos y objetivos banales.

Realmente somos aquello que nos rodea. Yo, cuando veo esta foto, no veo fronteras, ni musulmanes ni cristianos, ni violencia, ni pobres ni ricos, ni blancos ni negros… sólo se ve cuando desciendes, en el imaginario de nuestras mentes, esas líneas que nos separan unos de otros, y es cuando uno es consciente de la soberbia humana.

Muchas veces me preguntan por qué motivo se gasta tanto dinero en enviar sondas y naves al exterior, cuando realmente ese dinero debería ser invertido en aquello que nos afecta directamente. Todos hemos escuchado frases como: “hay gente muriéndose de hambre”, “hay otras prioridades”, “eso no sirve de nada en mi vida”. Como raza inteligente que se supone que somos, nuestra obligación es encontrar respuestas, comprender nuestro entorno, ampliar nuestro conocimiento y, sinceramente, no creo que el problema de la sociedad actual radique en el dinero invertido en investigación espacial, sino en la pésima gestión, corrupción, ladrones, estulticia, avaricia… de quienes nos gobiernan y son los responsables de administrar la riqueza de los países, entre los que involucro a gobiernos, banca y grandes empresarios.

Sólo apuntar que anualmente se gastan 1.200.000.000.000 (1’2 billones) en armas en el mundo, armas para destruirnos entre nosotros, al resto de especies, flora y recursos. Por ejemplo, la estafa del famoso Bernie Maddof alcanzó los 50 billones de dólares, muchísimo más que el presupuesto anual de la NASA, que puede estar en los 15 billones de dólares.

Si la especie humana realmente fuera lo suficientemente inteligente, administrara bien sus recursos, no existieran fronteras, donde todos al unísono miraran hacia un mismo objetivo, que es la convivencia pacífica, el reparto equitativo de riquezas, inversión en objetivos comunes y afines como especie, proteger y cuidar nuestro entorno… todos comprenderían lo esencial que es mirar hacia el cielo, porque somos parte del todo, y nuestro objetivo no es ser una raza terrestre, sino una raza cósmica y convertirnos en quienes realmente somos y de donde venimos.

Viendo nuevamente la foto del Voyager I, ¿creemos realmente que estamos solos en el Universo? ¿posee alguna lógica que lo estemos? ¿es un accidente que estemos aquí? ¿hay que atribuirlo a la casualidad? ¿se ha creado el Universo únicamente para darnos cobijo a nosotros? Sinceramente, espero que las respuestas a estas preguntas no hayan sido “sí”. Para aquellos que han respondido “no”, ¿cuántas civilizaciones podrían haber coexistiendo?

En 1.961, el astrónomo Fran Drake, creó una fórmula para su cálculo, conocida actualmente como la Ecuación de Drake.

N = R^{*} ~ \cdot ~ f_{p} ~ \cdot ~ n_{e} ~ \cdot ~ f_{l} ~ \cdot ~ f_{i} ~ \cdot ~ f_{c} ~ \cdot ~ L

“N”, serían el número de civilizaciones resultantes. Así que vamos a ir viendo la ecuación, a ver cuántas civilizaciones podrían existir solamente en nuestra galaxia.

R^{*} son el nº de estrellas

f_{p} fracción de estrellas que tienen planetas

n_{e} planetas que presenten cualidades para albergar vida

f_{l} planetas donde la vida realmente puede surgir

f_i planetas en los que la vida inteligente se ha desarrollado

f_c planetas donde la vida inteligente ha desarrollado tecnología

L tiempo que una civilización inteligente y comunicativa puede existir

Existen en nuestra galaxia alrededor de 400.000 millones de estrellas, donde el 30% de estas estrellas tienen planetas, en algunas estrellas hasta más de seis. Y esto sólo en nuestra galaxia, la Vía Láctea. En el Universo hay 300.000 trillones (con “t”) de estrellas. El 30% de estos 300.000 trillones de estrellas serían 90.000 trillones de estrellas con planetas. Si calculamos a una media de cinco planetas por estrella, tenemos 450.000 trillones de planetas en el universo.

Y esto sin contar los universos paralelos y multiversos. Los hallazgos del telescopio Kepler, lanzado en el año 2.009, , nos indican que existen 17.000 millones de planetas, únicamente en nuestra galaxia, de un tamaño similar o cercano al de la Tierra. Una estrella de cada seis en la Vía Láctea, tiene un planeta del tamaño de nuestro planeta en órbita a su alrededor, según François Fressin, del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard.

Desde que se lanzaran telescopios como el Kepler y el Spitzer, el número de exoplanetas no para de crecer de forma exponencial, indicando que es una constante en el Universo que los planetas transiten las estrellas, y no algo aislado y extraño.

Vuelvo a replantear la pregunta anterior, ¿crees realmente que estamos solos en el Universo?

Si calculamos la ecuación de Drake, con los datos que poseemos actualizados, tenemos 300.000 trillones de estrellas en el Universo. Según los datos de los telescopios Spitzer y Kepler, prácticamente la mayoría de las estrellas, tienen orbitando planetas a su alrededor. Así que digamos que 2 de cada 3 estrellas tienen planetas.

300.000 * 2/3 = 200.000 trillones de estrellas tienen planetas orbitando

Nuestro sistema solar consta de 9 planetas, de los cuales, varios poseen características para albergar vida. Sabemos que Venus, Marte o Titán, poseen esas cualidades para albergar vida, además de la Tierra obviamente. Así que, siendo conservadores,  pongamos que 3 son los planetas por cada sistema solar en el universo, capaces de albergar vida.

200.000 trillones estrellas * 3 = 600.000 trillones de planetas

De estos 600.000 trillones de planetas, digamos que sólo en la mitad, surge realmente la vida, que aunque ese planeta tenga las condiciones idóneas para albergar vida, sólo la mitad consigue crearla realmente.

600.000 trillones de planetas / 2 = 300.000 trillones de planetas

De esta inmensa cantidad de planetas que alberga vida, microscópica o de otro tipo, no en todas puede surgir vida inteligente. Así que, digamos que sólo 1 de cada 10 planetas consigue evolucionar a un ser inteligente.

300.000 trillones de planetas / 10 = 30.000 trillones de planetas

¿Cuántos de estos planetas con vida inteligente, pudo evolucionar a seres capaces de crear tecnología y comunicarse? Vamos a considerar que sólo 1/10 parte de esos planetas lo consigue.

30.000 trillones de planetas / 10 = 3.000 trillones de planetas

Si analizamos nuestro planeta, que ha llegado a este punto, vemos que nuestra capacidad de autodestrucción es muy grande, y con ella, la capacidad de exterminarnos como especie inteligente. también hay que considerar los peligros que acechan en el Espacio, como los asteroides, o peligros que provienen de las fuerzas de  la naturaleza en nuestro propio planeta como volcanes, cambio climático, terremotos… que pueden ocasionar irreversibles daños. Así que digamos que sólo 1 entre 100 millones de civilizaciones, consigue permanecer. Vamos a poner un número ingente de civilizaciones inteligentes que no consiguieron permanecer por diferentes causas, por ejemplo 500.000 millones, que es un número realmente abismal.

3.000 trillones de planetas * 1/500.000 millones = 6.000 billones de planetas en el Universo con probabilidades de poseer vida inteligente y capaces de comunicarse.

Obviamente, cada persona puede realizar el cálculo según los términos que considere adecuados, yo aquí he expuesto los datos que muchos científicos apuntarían, de forma objetiva.

En este punto, sé que son muchos los que pensarán que es imposible que existan ese número de planetas en el Universo que albergue vida inteligente porque, ¿cómo es posible que aún no hayamos contactado con ninguna? ¿cómo es posible que ninguna nos haya contactado? A lo largo del blog y de los episodios publicados, creo que he analizado, explicado y detallado, que sí lo han hecho, lo único es que nos negamos a observar, nos negamos a afirmar, nos negamos a reconocer, nos negamos… que esa posibilidad sea real, porque eso significaría trastocar la historia, adentrarnos en un nuevo campo de pensamiento, cambiar radicalmente nuestras prioridades y modificar nuestro futuro, y eso, no os engañéis, es lo que no desean las sociedades secretas actuales, gobiernos, banca y grandes empresarios.

El ser humano, tecnológicamente hablando, es una raza inteligente muy joven, demasiado para poder haber contactado de forma activa con otros mundos, otras civilizaciones. Para que lo comprendáis mejor, si el calendario de un año fuera desde el Big Bang hasta nuestra especie, siendo el Big Bang las 00:00 horas del 1 de enero del calendario, nosotros apareceríamos el 31 de diciembre a las 23:54 horas, y nuestra tecnología sólo unas décimas de segundo antes del nuevo año. Esto refleja y es indicativo que aún no hayamos conseguido nosotros contactar con otros mundos (públicamente), pero esto no quiere decir que otras civilizaciones no lo hayan hecho con nosotros.

años cosmico

Sé que son muchos quienes atribuyen todo a Dios, y los enigmas de Dios parecen más satisfactorios que las soluciones de los hombres, pero poseemos las mentes, el conocimiento, la tecnología y las posibilidades para construir una civilización completamente nueva y regenerar el daño causado, y de esta manera, encauzar correctamente nuestros designios y convertirnos en la especie que realmente somos.

Es más vertiginoso creer que somos los únicos habitantes de este Universo que pensar que somos una de muchas civilizaciones que lo pueblan. Si las estrellas, agujeros negros, planetas, galaxias… son algo normal en todo el cosmos, la vida también lo tiene que ser.

La vida, nuestra existencia, es demasiado grande, más grande que tú y que yo, pero tú no eres yo. Las distancias a las que iré están a miles de millones de km de distancia. Es muy probable que haya dicho y afirmado demasiadas cosas, que muchos no estarán de acuerdo, que muchos, en su silencio, opinarán y creerán como yo. Pero allí estoy yo en mi rincón, siendo el centro de atención, hablando sobre vida en otros mundos, reescribiendo la historia, hablando de religión, hablando sobre nuestra existencia, perdiendo mi derecho a la intimidad, enfrentándome a la opinión pública, tratando de mostraros, explicaros y enseñaros, sin saber si lo he logrado, si puedo hacerlo. Sé que he escrito demasiadas cosas, pero os aseguro que aún no son suficientes. Cuando me leas, quiero que sonrías, quiero que te liberes, quiero que sientas, quiero que explores lo que hay dentro de ti, o por lo menos, quiero verte intentándolo. Cada letra, cada palabra, cada susurro, cada párrafo, cada post… son reflejos de mi arrodillándome y escogiendo mis confesiones, confesiones públicas a auténticos creyentes, creyentes de la lógica, la razón y las pruebas. Considera todo lo que escribo como consejos atemporales, y en verdad os digo, que si todo esto es una simple fantasía y todo comienza a tambalearse, habré perdido mi religión. Me gustaría que el ser humano lo intentara, empezara de nuevo, reflexionara, que esto sólo fuera un mal sueño. Debemos aprender a permanecer al lado unos de los otros. No pares nunca de intentar, probar, reír, aprender, reflexionar, intentar una y otra vez, no te rindas jamás de intentar avanzar, evolucionar, que no sea solamente tu sueño, un sueño.

Es contradictorio que el Universo pueda albergar millones de civilizaciones que desconocemos, y a su vez yo no pueda albergar esperanza alguna en la única que conozco. (Jorge Palazón 11/08/2.014).

Anuncios

Post Redux II. La Caja de Pandora

Todos hemos oído hablar de esta famosa “caja”. Pero ¿Qué contenía realmente?. ¿Por qué Pandora la abrió?. ¿Quién era Pandora?. Una historia mitológica increíblemente bella. Después del episodio “Post Redux I. El Árbol de la Vida”, es esencial conocer este precioso mito, su significado, qué nos quiere enseñar, y sus paralelismos con el Árbol de la Vida. El final, la moraleja a extraer, es una oda a la supervivencia, a la lucha, donde los humanos y los dioses son más parecidos de lo que puede parecer.

Antes de que existieran los dioses, sólo había caos. Tras el caos, surgieron Tártaro (el infierno, el inframundo), Eros (dios del amor) y Gea (diosa Tierra, también conocida como Gaia). Eros, al ver a Gea, decidió crear de ella un Ser hermoso, así que tensó su arco y clavó una flecha en el pecho de la joven Gaia, quien engendró la Tierra, e inmediatamente comenzaron a surgir cientos de animales, plantas y árboles que se distribuyeron de manera muy desordenada por todo el planeta.

Eros se dio cuenta que existía cierto desorden que le molestaba, y no quería verse en la tarea de tener que ser él quien pusiera orden en el mundo. Así que hizo llamar al Olimpo a los dos hijos pequeños de Jápeto (hijo de Gea), Prometeo y Epimeteo, dos titanes hermanos muy distintos entre sí. Eros les encomendó la misión de que todas las criaturas sobre la Tierra, vivieran de forma ordenada. Pero Eros, también les encargó la misión de crear un Ser nuevo, con la peculiaridad que este Ser, fuera de un nivel  superior a los animales, pero de nivel inferior a los dioses. Es decir, Eros quería un nuevo “animal”, que pudiera realizar tareas más complejas que los animales, pero no tuviera la inteligencia ni las aptitudes que les acercara a los dioses. Esta nueva raza, sería conocida como “homo”.

Ninguno de los dos hermanos sabía cómo crear al “homo”, así que Prometeo, que era el más sabio y quien más utilizaba el ingenio, empezó a pensar cómo hacerlo. Decidieron crear un Ser de arcilla, similar en forma a los dioses. Pero no lograban acabarlo como ellos querían, aunque le dieron a ese Ser una forma perfecta, no conseguían dotarlo de vida. Esto llevó a Prometeo a pedir ayuda a los dioses. Al principio se negaron a ayudarles, pero se dieron cuenta que ese Ser, realizaría las tareas indignas para los dioses. Eros exhaló profundamente y dotó al “homo” el espíritu de la vida. Por su parte, Atenea respiró sobre su pecho dotándole de alma.

El nuevo Ser abrió sus ojos, y lo primero que vio fue la belleza de Gea (Gaia). Las primeras sensaciones que empezó a tener, eran muy confortantes. Notaba cómo la brisa acariciaba su piel. Al mirar a su alrededor, vio enormes prados, árboles floridos, animales en libertad, agua fresca, etc… Según iban pasando los días, el “homo” empezó a vislumbrar el lado opuesto de la belleza y la tranquilidad, a ver ese paraíso no tan perfecto. El homo empezó a conocer las tormentas, el frío, los huracanes, la nieve… Pasaron los años y el número de homos se hizo mucho más numeroso, expandiéndose por toda Gaia.

Todo ellos sufrían las inclemencias de los “Elementos” que los ahogaban, estropeaban sus alimentos, los fuertes vientos separaban a las familias, etc… Mientras todo esto ocurría, Prometeo observaba con gran pena a los humanos sufrir, morir y ser torturados, y cómo los dioses se mofaban y disfrutaban de todo lo que les ocurría. Los “Elementos”, eran figuras mitológicas que atormentaban a los hombres, enviados por los dioses. Prometeo toma la decisión de acabar con este sufrimiento, y mientras todos los dioses duermen tras un copioso banquete, Prometeo se cuela en las estancias del Olimpo, y roba la “llama del conocimiento”. Este fuego representa la divinidad del hombre, el cual tiene como destino convertirse en su propio Dios.

Prometeo era consciente del castigo que recibiría si los dioses le descubrieran, pero su corazón noble era mayor que sus miedos. Cuando llegó al lugar donde estaba guardada la llama, la escondió en su pecho y se desvaneció en la noche. Al llegar a la Tierra, Prometeo reunió a los humanos, mostrándoles la llama en todo su esplendor. A partir de entonces, los humanos ya no verían el mundo de la misma manera, sino que lo empezaron a comprender, y a tener un arma que les ayudaría a descifrarlo. ¿Qué les otorgó la llama del conocimiento?.

La llama del conocimiento era el fuego. Los humanos se sobrepusieron a la climatología adversa gracias al fuego, reuniéndose en un punto común para calentarse. Poco a poco, empezaron a encontrar y descubrir más utilidades. Empezaron a calentar la comida, consiguiendo que la salud mejorara, y sus años de vida se incrementaran. Gracias a esto, empezaron a crear asentamientos, a establecerse en comunidades, a procrearse más rápidamente. Reunirse alrededor de un punto común, además de servir para calentar sus cuerpos y a hacer frente a la adversa climatología, provocó que empezaran a comunicarse más intensamente entre ellos, creando un lenguaje, una forma de expresarse. Empezaron a utilizar el fuego para la herrería, fabricando armas y utensilios que les ayudaría a cazar, a defenderse, a ahuyentar a las bestias, incrementando las probabilidades de vida aún más.

Prometeo fue fundamental en la supervivencia y el desarrollo humano, robando el secreto de los dioses, la llama del conocimiento. En el “Post Redux I, El Árbol de la Vida””, se pueden encontrar muchos paralelismos y similitudes, con el Árbol de la Ciencia y del Conocimiento. Adán y Eva al “comer” del fruto del Árbol de Conocimiento (Árbol del Bien y del Mal), les fue dado un conocimiento mucho más amplio, más cerca de los dioses. Tampoco es casual que tanto la llama, como el árbol al que no tenían acceso los humanos, fuera denominado “del conocimiento o de la sabiduría”.

Al despertar Zeus, y mirar hacia la Tierra, vio numerosos puntos luminosos repartidos por todo el planeta. En ese instante, Zeus se dio cuenta que le habían robado la llama del conocimiento, y que el homo, ese animal indigno, se había convertido en un ser evolucionado, inteligente y lleno de conocimientos sólo al alcance de los dioses. Zeus estalla de ira y empieza a buscar al responsable. Más tarde, averigua que Prometeo fue el responsable, y reúne a todos los dioses olímpicos (del Olimpo), para dilucidar el castigo que iban a infringirle.

Prometeo no opuso resistencia, y es llevado a los Montes Caucásicos, lugar donde recibiría el castigo divino. Zeus buscó la roca más áspera, y una vez encontrada, ordenó a Helios (Dios del Sol) que apuntara con su luz y calor de forma eterna y con la mayor fuerza hacia esa roca. Prometeo fue esposado con las cadenas más fuertes que había, forjadas por el mismo Hefesto (dios de la forja, del hierro y los metales).

File:Peter Paul Rubens 032.jpg

Si el castigo de estar permanentemente atado de por vida no era ya de por sí duro, Zeus hizo llamar a un buitre, que comería y desgarraría cada día el hígado de Prometeo. Como Prometeo era inmortal, el hígado se regeneraba con cada amanecer, de esta manera el buitre acudiría cada día a devorarlo de nuevo. Aún así, Prometeo jamás se arrepintió de su acción, y de haber robado la llama del conocimiento para dársela a los humanos.

Pasados muchos siglos, Heracles (más conocido como Hércules) se cruzó en el camino de Prometeo, y decidió liberarle del castigo utilizando su fuerza sobrehumana, rompiendo las cadenas. Heracles es el héroe por excelencia para los griegos. Zeus sentía gran admiración y respeto por Hércules, y al ver cómo liberaba a Prometeo, decide dejarlo pasar, porque todo lo que Hércules hacía y lograba, a Zeus le parecía correcto. Pero el resto de los dioses, creen que la liberación de Prometeo es una afrenta, y no están de acuerdo con la postura tomada por Zeus de no hacer nada, así que deciden reunirse para dilucidar qué postura van a adoptar ellos contra Prometeo.

La decisión de los dioses, fue crear a una mujer (todos los seres que vivían en Gaia/Tierra), eran hombres, así que crean a Pandora. Es enviada a la Tierra donde conoce a Prometeo y su hermano Epimeteo. Pandora poseía todas las virtudes que una diosa griega debía poseer, un idealismo perfecto. Era una mujer que poseía todas las esencias y cánones para atraer a cualquier hombre. Afrodita la dotó de una insuperable belleza, Apolo de un virtuosismo musical, Hermes del poder de la persuasión y el don de convencer, etc… Pandora era la imagen de la perfección. Se podría decir que Pandora, es la misma figura que representa Eva en la Biblia.

Cuando conoció a los dos hermanos, Pandora se enamoró de Epimeteo, quien era mucho más confiado y de menor rango intelectual que su hermano. Prometeo podía ver el futuro, adelantándose a los acontecimientos haciendo mejores previsiones. Esa intuición o poder que poseía, hacía que no se fiara de Pandora. Prometeo pensaba que los “regalos” de los dioses nunca eran buenos para el ser humano, que siempre traían un precio a pagar, no siempre asumible. Prometeo avisa a su hermano, pero éste no le hace caso y decide casarse con Pandora.

Ya viviendo juntos, Epimeteo poseía una “caja”, una especie de baúl donde guardaba todas aquellas “cosas” que no había distribuido a lo largo del mundo, cuando Eros les instó a ordenarlo. Esta caja, estaba fuertemente precintada, bajo un gran cerrojo o cierre para que nadie la pudiera abrir, ya que en su interior se custodiaba aquello que no podía salir, que el ser humano viviría mejor sin ello.

Pero Pandora, empujada por la curiosidad decidió abrirla. Una vez estaba abierta la caja, todos los males salieron y se esparcieron por todo el planeta. La avaricia, el odio, rencor, egoísmo, las enfermedades más crueles… todo se expandió y sumió al ser humano en nuevos y grandes sufrimientos desconocidos hasta el momento. Pandora (la primera mujer sobre la Tierra, al igual que Eva), trajo el Mal y el dolor al mundo. Aunque era una mujer perfecta, dentro de su perfección se encontraba también la imperfección, que llevó a querer saber que había tras aquello que no le dejaban ver ni conocer.

Pero lo que no supo Pandora, es que no todo escapó de la caja, sino que hubo algo que allí se quedó, la esperanza. Por eso, por muchos males y penurias que le ocurran a la Humanidad, a todos los seres vivos, por mucho que las enfermedades nos invadan, la vida te haga arrodillarte continuamente… siempre quedará la esperanza, lo único que sobrevivió en la caja de Pandora. Por eso decimos, “la esperanza es lo último que se pierde”.

Post Redux I. El Árbol de la Vida

Este es el primer “Post Redux” del blog. Se tratarán post con un tamaño más reducido que los episodios normales, pero igual de misterioros e interesantes que un post normal, pero que necesitan de mucho menor desarrollo para ser expuestos. Y quiero empezar esta serie de post, con un tema tan notorio como el Árbol de la Vida, pero a la vez tan desconocido.

En todas las culturas y religiones, existe la historia arraigada del Árbol de la Vida. En la mitología china, en el paganismo germánico, en la mitología egipcia, en la cultura hindú, en las culturas precolombinas y en la Biblia, aparece este enigmático árbol. Pero, ¿qué representa y por qué es tan importante?. Tengo que reconocer, que de toda la historia bíblica, la metáfora del Árbol de la Vida, es la que más me impacta, y la que supone un paso decisivo en el destino del ser humano.

Este “árbol”, nunca existió como tal, pero representa para todas las culturas una representación gráfica y visual, muy esclarecedora de las creencias religiosas. Las ramas del árbol, representan la vida, donde se ramifica cada individuo, cada vida, cada decisión que tomamos, es una nueva rama que nos llevará por un camino diferente. La copa del árbol, representa el cielo, es la parte más alta, más difícil de alcanzar, la más expuesta a la luz, más lejos de la oscuridad, del mal.

El tronco del árbol representa la parte terrenal, es la base donde se sustenta la vida. De un único ser, de una sola “rama”, nacen todas las demás. Todos los seres humanos procedemos de una misma pareja creadora, la cual, ha ido creando vida generando más ramas en el árbol genealógico de la evolución. En el interior del tronco, fluye la savia que sustenta la vida, la nutre, para conseguir que el árbol viva más tiempo, esté florido, y consiga llegar lo más alto posible, alcanzar el cielo. Las raíces del árbol, representan al inframundo, aquello que está bajo tierra, la oscuridad.

Yahveh, proporcionó a Adán y Eva un vergel con toda clase de árboles, de las que podían alimentarse con los frutos que daban. Pero Yahveh les prohibió tocar dos árboles de todo el vergel. Uno, era el Árbol de la Vida, y el otro, el Árbol de la Ciencia (más concretamente, Árbol de la Sabiduría), también llamado “Árbol del Bien y del Mal“.

La historia que todos conocemos, es que Lucifer, el ángel más amado y predilecto de Yahveh, mediante subterfugios, tentaba a Eva para que probara el fruto del Árbol del Bien y del Mal (la Biblia en ningún momento dice que este fruto sea una manzana). Eva cogió el fruto prohibido, lo probó y dio a probar también a Adán. En ese instante, Yahveh les expulsó del paraíso, y el ser humano vivió con el pecado desde entonces.

Hay que interpretar estos hechos, para saber qué significa realmente. ¿Por qué Adán y Eva, desobedecen al Ser Supremo, al Creador, y cogen los frutos de uno de los dos árboles prohibidos?. ¿Por qué, exactamente, el árbol del que cogen el fruto, es casualmente el Árbol de la Sabiduría (conocido como el Árbol del Bien y del Mal)?. ¿Por qué no cogieron el fruto del Árbol de la Vida, el árbol que proporcionaba la inmortalidad?. ¿Por qué Yahveh, una vez consumada la desobediencia, les expulsa y no les perdona, no les da una segunda oportunidad?. ¿Qué tenía de especial el Árbol del Bien y del Mal?.

Cuando Adán y Eva desobedecen a Yahveh, y prueban del Árbol de la Sabiduría, de la Ciencia, del Bien y del Mal, Yahveh puso inmediatamente un ángel a custodiar el Árbol de la Vida, portando una espada de fuego. Yahveh no custodió ese árbol para que no volvieran a desobedecerle, sino para que el ser humano no consiguiera la inmortalidad. Dios creó una prohibición al hombre, y el hombre creó la desobediencia, no aceptaron la imposición de una prohibición, ni siquiera del mismo Dios. ¿Qué supuso realmente este acto?. ¿Qué representa esa desobediencia?.

En el mismo instante que “comieron” del árbol prohibido, fueron capaces de decidir, de ser protagonistas de su destino, y aprendieron que las acciones, conducen a reacciones. Ellos sabían que estaba mal desobedecer una orden directa de Dios, aún así, eligieron la mortalidad a cambio del saber, del conocimiento, y poder decidir sus propios designios. Adán y Eva, el hombre y la mujer de forma individual, tomaron una decisión como representación del ser humano, y eligieron “alimentarse” del árbol del conocimiento que hacerlo del Árbol de la Vida, el de la inmortalidad. Eligieron ser mortales a cambio de la sabiduría.

Yahveh intentaba mantener en un estado de sumisión y desconocimiento al hombre. Más que desconocimiento, realmente los mantenía con los conocimientos que Él quería que tuvieran, negándoles acceso a un saber universal, mucho más completo, allí donde reside el concepto de Dios. Les concedió todos los placeres de la naturaleza, ocultándoles qué había tras esa naturaleza. Al “comer” del Árbol de la Ciencia, ese acto, según palabras de Yahveh: “hizo al hombre iguales que los dioses”, condenándoles a morir. Resaltar que Yahveh, especifica “dioses”, igual que cuando se dice: “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, especificando que hay más de un dios.

El hombre quiere alcanzar el saber que se les niega, y se percata que dios es una traba para conseguirlo. Yahveh quiere que el hombre sea sabio, pero con normas y límites. ¿Para qué sirve la inmortalidad si desconocemos quiénes somos realmente?. Dios teme que el hombre sea portador del conocimiento pleno, del saber universal, porque si el ser humano llega a conseguirlo, la figura de dios y lo que representa, sus normas y sus prohibiciones, ya no serán un pilar fundamental en la vida de cada individuo, ni de su comunidad.

Adán y Eva, lo hicieron porque pensaban era lo correcto. Aunque la desobediencia no sea una virtud, muchas veces la virtud está en desobedecer prohibiciones que recaen contra los derechos del ser humano, contra su libertad de decisión, su libre albedrío. Cada decisión que se toma de forma individual, produce una reacción tanto a la persona que toma esa decisión, como al colectivo. Los creyentes piensan que esa decisión, hizo que recayera en nosotros el pecado original, que seamos mortales. Pero esa decisión, posiblemente, ha sido la decisión más importante tomada en toda la historia bíblica, porque gracias a ella, nos concedieron la posibilidad de pensar y tomar decisiones por nosotros mismos, de ser los únicos responsables de nuestro destino, de tener la capacidad de elegir, de tener la oportunidad de conocer más allá de donde la religión alcanza, nos enseñaron a desobedecer a la autoridad, cuando ésta se comporta de forma inmoral, a base de prohibiciones, para que seamos sumisos a las leyes que nos imponen, aunque éstas sean injustas.

La manzana simboliza el paraíso, el mal entre los humanos, pero también el bien que guarda el cielo, el conocimiento divino. Pero su origen está en Hércules (también conocido como Heracles), el héroe más conocido de la antigüedad. Hércules, recibió la orden de realizar y terminar 12 tareas, conocido como los “doce trabajos de Hércules”.  Estos trabajos que debía cumplir en su totalidad, eran bastante irrealizables. El trabajo nº 11, consistía en robar las manzanas de un árbol que estaba en el Jardín de las Hespérides.

Las Hespérides, eran tres ninfas que cuidaban ese vergel. También son conocidas como “las doncellas de occidente”, “las hijas del atardecer” y “las diosas del ocaso”. El Jardín de las Hespérides era el huerto de Hera (esposa de Zeus), donde un único árbol daba manzanas doradas, que proporcionaban la inmortalidad. Los manzanos fueron plantados de las ramas con fruta que la diosa Gea (la Tierra Madre, de donde proviene “pangea”, cuando la Tierra era solo un continente, y significa “toda la tierra”), había dado a Hera como regalo de su boda con Zeus. A las Hespérides se les encomendó la tarea de cuidar del árbol, pero ocasionalmente recolectaban la fruta para sí mismas. Como no confiaba en ellas, Hera también dejó en el jardín un dragón de cien cabezas llamado Ladón.

Las Hespérides, eran las hijas de Atlas, el dios que soportaba el peso del mundo sobre sus hombros, quien mantenía en lo alto los cielos. Hércules, fue a hablar con Atlas, ya que el dragón le conocía y las Hespérides eran sus hijas, y le convenció para que cogiera las manzanas por él. A cambio, Hércules sostendría el peso de los cielos. Así que Atlas fue al Jardín y robó las manzanas. Cuando Atlas regresó con las manzanas, ya no quiso volver a soportar el peso del mundo sobre sus hombros, pero Hércules le engañó, y consiguió ser él quien llevara las manzanas a Euristeo (hijo de Zeus y Hera, y primo de Heracles).

Los paralelismos son constantes. En la Biblia, es un ángel con una espada de fuego quien custodia el Árbol de la Vida. En la mitología griega, es un dragón que expulsa fuego quien lo hace. Los dos con la capacidad de volar, son seres alados. Hércules sacrifica a Atlas para obtener las manzanas. Atlas representa al dios que soporta los cielos, el mundo, al igual que Yahveh, el dios de los cielos y del mundo. En la Biblia, el Árbol de la Sabiduría, es la puerta de acceso al conocimiento pleno, y sacrifican su destino, retan al dios de los cielos, para conseguir la manzana. En ambas historias, saben que hacen mal, que están incumpliendo un pacto, una ley divina, una promesa, pero en ambas metáforas la incumplen, y son conscientes de ello.

En todas las culturas encontramos un árbol que simbolice sus creencias, y que narre historias parecidas. Es evidente, que jamás ocurrió lo que se cuenta, ni tuvo la repercusión que nos hacen creer, pero sí tienen un trasfondo filosófico y existencial. Cada decisión que hemos tomado, nos ha llevado por un camino diferente, sobre todo, aquellas decisiones que solo nos ha concernido a nosotros y nadie más. Esas decisiones, no han sido ni acertadas ni equivocadas, fueron solo una elección, en un momento preciso, de un abanico de posibilidades.

Adán y Eva, sin saberlo, decidieron su destino y el de toda la Humanidad. Esa decisión les privó de muchas cosas, pero a cambio, les ofreció otras nuevas. Es el legado que dejaron, que podamos decidir, que tengamos esa libertad, que tengamos acceso al conocimiento, y con ello, a la sabiduría, y que el destino sea el que tú te marques, sin que nadie te lo imponga, ni siquiera, aunque esa imposición provenga de los cielos.

No fue casualidad que un árbol haga referencia a la religión, que sea el custodiado por dios, el que da la inmortalidad eterna, y el otro árbol, sea el árbol de la Ciencia y la Sabiduría, apodado el del Bien y del Mal. Con la sabiduría y el conocimiento, nace la dicotomía de las cosas, todo tiene su contrario. La vida, trae con ella la muerte, una no puede existir sin la otra. En cambio, en la religión, la no sabiduría, el desconocimiento del saber, trae consigo la fe y la inmortalidad, mejor dicho, la creencia de que lo somos.

En la metáfora del árbol de la Vida, la religión acrecienta los miedos del hombre, y la ciencia descubre las verdades que hay tras ella. El empezar a descubrir, a investigar, a razonar, a observar con nuestra propia experiencia, la ciencia se empezó a hacer más grande, a la vez que la religión se hacía más pequeña. Y eso era lo que Yahveh quería evitar. Es positivo tener fe, siempre que no limite tus actos, tus decisiones, porque si lo hace, la elección que hicieron Adán y Eva fue totalmente en vano.