Archivo de la etiqueta: exégetas

Gólgota, el Calvario y Muerte de Jesús (Episodio I)

Jesús medía entre 1,81 y 1,83 metros de altura, y tenía 99 cm de torso. En el momento de su muerte, al contrario de la creencia popular de que tenía 33 años, realmente tenía entre 37 a 40 años (error de cálculo de Dionisio, que ya expliqué anteriormente). El calvario de Jesús duró entre 12 y 13 horas.

Cuando Jesús se aparta de todos la noche antes de la crucifixión, para rezar a solas, empezó a sudar sangre. En Lucas 22:24 (hay que recordar que Lucas era médico), se dice: “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”. La palabra griega para “agonía”, realmente significa “estar ocupado en un combate”. Así que Jesús, se estaba preparando para soportar acontecimientos realmente crueles, que posiblemente le llevarían a la muerte.

Esta reacción de sudar sangre, es conocida como “hematohidrosis“, donde los vasos sanguíneos de la epidermis, se rompen y se mezclan con el sudor. Esto, ocurre cuando alguien está sometido a gran estrés psicológico y/o ansiedad, pero en un estado muy elevado de las mismas. La angustia mental que Jesús estaba soportando, llegó a tal extremo que su rostro quedó surcado por un sangriento sudor, como lo describe el médico Lucas, el único evangelista que registra el hecho. ¿Qué le pudo provocar a Jesús, un hombre tranquilo, pacífico, una reacción corporal de semejantes proporciones?.

La única respuesta válida a esta cuestión, es que Jesús, por algún motivo, supo el devenir que se le avecinaba, el desenlace que iba a suceder en cuestión de horas, con la llegada del nuevo día, y que se acercaban horas difíciles, donde iba a tener que soportar una gran presión y un severo castigo, fuera del alcance de resistencia para cualquier ser humano, fuera de los límites que un cuerpo puede llegar a soportar. ¿Era Jesús más que un ser humano?

Jesús pasó de 60 pulsaciones a 140, y su presión arterial, de 130 a 210. ¿Cómo sabemos que Jesús pasó a esos niveles hemodinámicos?. Porque está científicamente constatado, que una persona, para llegar a romper los vasos sanguíneos por estrés, esos son los baremos físicos que una persona muestra en el momento de sufrir dicha reacción. Así es como se sintió Jesús, estando a solas en Getsemaní. Sabía perfectamente el duro castigo que le iban a infligir, y aún así, no huyó ni se escondió, simplemente esperó que los acontecimientos que tenían que ocurrir, ocurrieran, seguramente porque era parte de su mensaje, y probablemente, la parte más importante de su mensaje.

Cuando Jesús fue arrestado esa misma noche por las fuerzas romanas, fue llevado a la Casa de Anás, el suegro del Sumo Sacerdote Caifás. Llevaban a Jesús maniatado, descalzos los pies, y conducido con una soga que sujetaba su cuello, como un animal. Eran las tres o cuatro de la madrugada de ese fatídico viernes. Empezaba el día donde todo iba a cambiar para los designios de la humanidad, para el nacimiento de una nueva religión, para el nacimiento de un Mesías reconocido, y para vivir uno de los momentos más convulsos, estudiados, analizados, y misteriosos de nuestra historia, el calvario de Jesús, conocido como la Pasión de Cristo.

En la Casa de Anás, Jesús se acogió al “Derecho de Gentes“, donde los testigos que acudieron a sus sermones, son quienes debían opinar sobre el contenido de los mismos, y no que fueran jueces quienes lo hicieran, únicamente motivados por referencias o rumores, sin haber estado ninguno de ellos en ninguno de sus sermones. Este derecho, también se solicitaba para:

  • La piedad filial
  • El derecho de legítima defensa
  • El respeto a la religión
  • El derecho de paz y de guerra

¿Por qué llevaron a Jesús, entrada la madrugada, a la casa del suegro de Caifás?. Obviamente, lo llevaron a la Casa de Anás para hacer tiempo, ya que las leyes especificaban claramente, que los enjuiciamientos de orden legal, por el procurador responsable, debían comenzar con la luz del día. Así que, ese “juicio” entre las dos o tres de la madrugada, jamás se iba a dar ni tendría validez legal.

Lo que realmente hicieron, fue juzgarle  en un ámbito privado, muy reducido y selecto de personalidades, mientras el organismo oficial que lo iba a someter a juicio al amanecer, estuviera preparado. Anás había convertido a su familia en una gran mafia de la que el propio Anás, era quien manejaba toda la red, extrapolándolo a los tiempos actuales, se podría decir que Anás era una especie de “Padrino”.

Jesús_en_casa_de_Anás_Museo_del_Prado_José_de_Madrazo

Anás, aunque para los judíos era el Sumo Sacerdote, no ejercía el cargo, ya que lo delegó en su yerno Caifás. Anás era un hombre de creencias agnósticas, así que la figura de Jesús, no le debió de agradar, ya que era el Mesías, el “Rey de los Judíos”. Anás miraba atentamente a Jesús, lo estudiaba, lo analizaba, sin mediar palabra, hasta que empezó a asestarle una serie de preguntas enlazadas sin tiempo a contestar: “¿Eres el Rey de los Judíos? ¿Qué es lo que predicas? ¿Quiénes son tus discípulos?.¿Cuál es tu verdadero propósito?”, etc…

Fue justo en este instante, cuando Jesús se aferró al “Derecho de Gentes”, respondiendo que él, todo lo que ha predicado, con quién lo ha hecho, lo que predica, absolutamente todo, se ha hecho a la luz del día y en público, en templos y sinagogas, sin esconderse, a la vista de todos, por lo que no entendía qué hacía siendo juzgado a esas horas de madrugada, entre las sombras, en privado, sin estar presente toda la gente que ha acudido a sus actos y pueden responder a las acusaciones.

Un enorme silencio se adueñó de la Casa de Anás, quien estaba acostumbrado a que los ajusticiados, respondieran sumisos, con miedo, implorando o rogando el perdón del Poder. Y Jesús, un hombre casi desnudo, ante los hombres más poderosos, con una sóla respuesta evidenció el supuesto conocimiento que de la leyes, poseían los allí presentes. Por este motivo, un guardia golpeó fuertemente a Jesús, rompiéndole el tabique nasal. este sería el primero de una larga lista de golpes que empezaría a sufrir en sus carnes Jesús. Era el comienzo del fin.

Jesús miró al guardia que le había golpeado, y le dijo: ““Si he hablado mal, dime en qué. Y si he hablado bien, ¿por qué me golpeas?”. Anás, un ser déspota y autoritario, se encontró fuera de lugar al presenciar las reacciones de Jesús, y al ver que cada palabra suya y cada acción violenta contra Jesús, no surtía el efecto deseado, envió a Jesús ante Caifás, pero Caifás no tenía autoridad suficiente para ordenar pena de muerte a nadie, por tanto llevó a Jesús ante Poncio Pilato, gobernante romano en Judea, para que decidiera su suerte.

Mientras Jesús estaba delante de Caifás, éste dijo: “conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación”. Ante Caifás, Jesús sufrió nuevos daños físicos. Los soldados le cubrieron los ojos, le escupieron en la cara y le golpearon en su rostro de forma constante. (Mateo 26:67, 68; Marcos 14:65 y Lucas 22:63-65). En este “juicio” contra Jesús, estaba presente el amigo adinerado de éste, José de Arimatea, el único que intentó defender a Jesús de todas las acusaciones que se le vertían.

El sanedrín allí reunido, pedía la condena a muerte de Jesús, pero ellos no podían ajusticiarle y necesitaban a los romanos para llevar a cabo tal tarea, ya que las leyes romanas no permitían a los judíos matar a nadie. Por este motivo, llevaron a Jesús con premura a la fortaleza Antonia, donde residía el prefecto de Roma Poncio Pilato. En este punto, ya eran las 06:00 horas de la mañana del viernes 3 de abril.

La premura por ajusticiar a Jesús, venía precedida de que al día siguiente, era el Día de Pascua, y no se podía crucificar a nadie en esa fecha. Al igual que Caifás y Anás, Pilato le preguntó si era el Rey de los Judíos, a lo que Jesús dijo: “Mi reino no es de este mundo. Si fuera de este mundo, mis ministerios lucharían por mi, pero mi reino es la verdad”.

Después de un rato de interrogatorio, Poncio Pilato no encontró algo realmente escabroso para condenarle a muerte, ni tampoco le consideró culpable de los cargos que se le imputaban, pero todos los judíos allí presentes, le empezaron a amenazar con acudir al Emperador Tiberio. Pilato, intentó dar una nueva oportunidad a Jesús al notar que se podrían producir graves incidentes si no se resolvía el juicio en contra de Jesús. Y las escrituras, lo que todos sabemos que ocurrió, porque así nos lo han contado, es que Pilato da a elegir a la muchedumbre, entre salvar a un ladrón llamado Barrabás o salvar a Jesús.

La mayoría de la gente allí congregada, eran sacerdotes y testigos comprados, para llegado el momento, dar falso testimonio contra Jesús. La costumbre de soltar a un prisionero en el Día de Pascua, tenía el propósito de ser un acto de gracia de parte de las autoridades romanas para con los judíos, puesto que fue la fecha que fueron sacados de la tierra de Egipto, por lo que liberar a un judío en esa fecha, era un acto de contrición hacia ellos.

¿Realmente tuvo lugar esta elección, salvar a un hombre acusado de ser un ladrón y de sedición, o salvar a Jesús? Algunos manuscritos sirios del Evangelio de San Mateo, y otros textos de uno de los Padres de la Iglesia (junto con San Agustín y Santo Tomás), llamado Orígenes, nombran a Barrabás como “Jesus Bar Abbas“. Siempre nos han presentado a Barrabás como un miembro de los Zelotes, una corriente judía que quería acabar con la ocupación romana por la fuerza, basándose en la mención de Marcos de que cometió diversos asesinatos en una insurrección. Sin embargo muchos historiadores sostienen que los zelotes, eran un movimiento político-nacionalista que surgió en Israel en el siglo I poco después de nacer Jesús, y fundado por Judas el Galileo. Es decir, Barrabás, no podía ser un zelote porque este movimiento aún no había surgido.

El nombre de Barrabás, está compuesto por “bar” (que significa “hijo de”), y “Abba” (que significa “Padre”). Jesús, cuando hablaba con Dios, le llamaba íntimamente “abba”. Es decir, Barrabás, significa “el Hijo del Padre”. ¿Qué nombre era este? ¿No es más lógico pensar, que Jesús sí fuera llamado “Barrabás” (Bar Abbá), porque era conocido como el “Hijo del Padre”? ¿No es posible, que Pilato, lo que realmente ofreció a la muchedumbre allí congregada, era que eligieran entre Jesús persona o Jesús divinidad? ¿No es más probable, que Pilato quisiera hacer entender a los allí reunidos, que si querían juzgar a Jesús como israelita o a Jesús como Mesías?

Hyam Maccoby, investigador y dramaturgo judío, especializado en el estudio de la tradición religiosa cristiana y judía, ha afirmado que Jesús era conocido como “bar-Abba”, ya que siempre se dirigía a Dios como el Padre en sus oraciones. Así que es muy probable, que cuando los judíos clamaban ante Poncio Pilato para que liberase a Barrabás, lo que realmente estaban demandando era la liberación de Jesús. Nos encontramos ante otra nueva manipulación de las escrituras por parte de la iglesia cristiana, que modificaron y alteraron lo que ocurrió. Pero no sólo es Hyam Maccoby quien afirma este hecho, Benjamín Urrutia, un erudito estadounidense, experto en la Biblia, también se reafirma en lo dicho por Maccoby, asegurando que la elección entre los dos prisioneros es una ficción.

Varios exégetas (personas expertas en extraer significados de textos religiosos), convergen en afirmar que, la gente allí congregada, no comprendía el arameo (“abba”, es “padre” en arameo), por lo que no entendía muy bien algunas cosas que allí se decían, incluida la súplica del perdón, creyendo que “bar abbá (Barrabás), era otra persona diferente de Jesús, haciendo accidentalmente menos culpable a los romanos y más a los judíos. Así que no hubo nunca una petición de libertad para alguien llamado Barrabás, y que las escrituras así lo han mostrado,  como una alegoría para que quienes lean los evangelios, sean los que elijan entre Barrabás (Jesús como humano) o Jesús (quien procede del Padre).

Así que, vamos a analizar qué pasó realmente:

Jesús, a su llegada a la tierra de los judíos, trae un mensaje de paz, pero también de resistencia contra el Imperio Romano, contra la opresión que ejercen sobre su pueblo y sus gentes. Así que tenemos a un Jesús revolucionario. Esto provoca que muchos se levanten en armas contra el poder allí establecido.

Cuando Jesús es apresado en Getsemaní, y empieza la larga noche que le llevará por la Casa de Anás, Caifás y Poncio Pilato, el pueblo está levantado en armas, pero al hablar con Jesús, ven en su figura una persona que no es agresiva, incluso estando maniatado, siendo golpeado e insultado, mantiene la calma y sigue infundiendo con voz calmada un mensaje pacífico.

Esto desencaja a los altos cargos, que esperaban alguien violento, frustrado, rendido, que pidiera clemencia, que renegara de quién era, y así amansar a la población y hacer volver la paz a la calles, y por ende, traer la tranquilidad a la clase política y religiosa establecida.

El comportamiento de Jesús, no era el de una persona amenazante, ni representaba nada de lo que le acusaban, por lo que no encontraban indicios para efectuar lo que la muchedumbre pedía, la crucifixión, ya que éste era un castigo demasiado duro y desproporcionado para los cargos que se le podían imputar a Jesús. Pero la presión era tan fuerte, que Poncio Pilato se vio en la tesitura de encontrar un resquicio, algo en lo que poder justificar una decisión tan cruel.

La mujer de Poncio Pilato, le susurró a su marido que tuviera muchísimo cuidado con aquel hombre, ya que se trataba de una persona justa y había soñado con él esa misma noche, un sueño donde presentía que se iba a cometer una injusticia social con su persona, y estaba temerosa por las circunstancias. Un sueño premonitorio parecido, también le ocurrió a la esposa de Julio César, llamada Calpurnia, cuando le dijo que tuviera cuidado con los “Idus de Marzo“. La frase real que le dijo fue: “César, guárdate de los idus de marzo”. Calpurnia, había soñado esa misma noche que César sería asesinado, y trató de impedir que ese día César acudiera a la sesión senatorial, convocada para tratar la guerra contra los partos, hacia la que partía César al día siguiente.

Los “idus” eran días de buenos augurios que tenían lugar los días 15, de los meses de marzo, mayo, julio y octubre, además del decimotercer día del resto de los meses del año. Julio César no hizo caso a la advertencia y al sueño de su esposa, y ese día se dirigió al Senado. En el camino, se encontró con el adivino Espurina, que le había dicho que se guardara de los idus de marzo, a lo que el César contestó:

– ¡Ya han llegado los idus de marzo y sigo vivo!
– Sí, pero aún no han acabado. – contestó el adivino.

Antes de entrar en la Curia, se le acercó un senador y le dio un rollo de pergamino rogándole que lo leyera, ya que en ese pergamino figuraban los nombres de todos los conjurados para asesinarle, pero César no tuvo tiempo de leerlo y entró en el Senado con el rollo en la mano.

El Senado estaba convocado en los idus de marzo (15 de marzo del año 44 a.C.) El plan era que, mientras Trebonio entretenía a Marco Antonio (el lugarteniente más fiel del César), el senador Cimbro se acercaría al César con la excusa de implorarle el perdón para su hermano desterrado, arrojándose de rodillas a sus pies. El resto de los asesinos se acercarían para apoyar dicha petición. Todo empezó a ocurrir según el plan. Cimbro agarró la toga del César para inmovilizarle. En ese instante preciso, el Senador Casca, le asestó la primera puñalada por la espalda. César se giró y le clavó en el brazo el stilo (instrumento de escritura sobre papiro). El resto de asesinos se abalanzaron sobre César asestándole 23 puñaladas. César aún tuvo fuerzas para empujarles, y para pronunciar las palabras de incredulidad al ver a Bruto con un puñal en la mano, y dijo: “¿Tú también hijo mío?”, César se tapó el rostro con la toga para evitar que sus asesinos vieran su cara en el momento de morir.

Entonces fue cuando preguntó si querían que se juzgara a Jesús como un revolucionario o a Jesús como Rey de los Judíos e Hijo del Padre. El Evangelio de Juan (18:40) dice: “Barrabás era un bandido”. La palabra griega para “bandido”, realmente significaba “combatiente de la resistencia”. En Mateo y Lucas se puede leer, que “Barrabás había participado en un levantamiento, y había sido acusado además de asesinato”. San Mateo, asegura que Barrabás, era un destacado combatiente de la resistencia, y era el probable líder de ese levantamiento.

Poncio Pilato necesitaba castigar, o bien al Jesús mesiánico, o bien al Jesús revolucionario, y dio a elegir a la gente cuál de las “dos personas” querían que se ajusticiara, y cuál de esas “dos personas” quedaría libre de cargos. De esta manera, Poncio Pilato se aseguraba que el pueblo elegiría por la opción donde el castigo de la crucifixión, pudiera ser un hecho, y así no verse implicado en un escándalo político y social, y que todo llegara a oídos del Emperador Tiberio,  aunque él supiera que era injusto.

Que en las escrituras nos muestren que, allí había dos personas, y que el pueblo judío eligiera la liberación de Barrabás, lo único que significa es que Barrabás, representaba la parte de Jesús revolucionaria, aquella que podía liberarles de la opresión romana en vida, aquí en la Tierra, en ese mismo instante y en ese lugar, por lo que dejaron a sus suerte a Jesús, el Hijo de Dios, porque éste sólo les prometía la paz en una vida tras la muerte, y eso no era lo que los judíos necesitaban. Así que se puede afirmar y asegurar, que Jesús y Barrabás eran la misma persona.

Curiosamente, nadie sabía quién era ese tal Barrabás, lo único que se dice en las escrituras, es que Barrabás cometió tres crímenes: 1.- homicidio 2.- sedición 3.- felonía. A Jesús, se le acusaba de alterar el orden social y pacífico, provocando altercados y asesinatos en su nombre (punto 1). Se le acusaba de alzarse contra el poder establecido (punto 2) y también se le acusaba de traición y deslealtad (punto 3). Así que Barrabás, era acusado de los mismos “crímenes” que se le acusaba a Jesús. Esta sería la parte que corresponde a las acusaciones al Jesús hombre. Por otro lado, estaban las acusaciones por decir que era el Hijo de Dios, el Rey de los Judíos y predicar y proclamar un nuevo Dios, muy diferente a los dioses romanos.

El sanedrín se quitó la responsabilidad ya que según las leyes romanas, podían emplear sus leyes siempre y cuando no alterasen las del Impero, así que no podían condenarlo a muerte. Así que lo llevaron ante Poncio Pilato, quien sabía que la acusación de que se creyera el Hijo de Dios le iba a ser insuficiente para juzgarlo y crucificarlo según las leyes romanas, así que sabía que debía buscar un motivo por lo que realmente le pudiese condenar, ya que la presión a la que estaba siendo sometido por las altas instancias de la sociedad era enorme.

Y las escrituras, y lo que siempre nos han contado, es que repentinamente, aparece la figura de un hombre acusado por homicidio, sedición y felonía, es decir, por matar romanos, por ser cabeza y líder de un movimiento revolucionario, que encabeza un movimiento contra el poder establecido, y resulta que nadie le conoce cuando lo presentan ante el público allí presente. ¿Cómo es esto posible? ¿Cómo no pueden reconocer a alguien que es un líder y ha acometido tales atrocidades contra el poder romano? Y más aún, ¿cómo es posible que su nombre signifique “Hijo del Padre”, un nombre para nada común ni lógico en aquella época? Lo que nos cuentan no tiene ningún sentido.

¿No es más lógico pensar, y cuadra más con los hechos, que cuando la gente gritó al unísono: “No a este, sino a Barrabás”, lo que estaban pidiendo era que se acusara a Jesús hijo del Padre, el Mesías, el Rey de los Judíos y no al Jesús que alteró el orden de las calles y por traición a Roma?.

Aquella muchedumbre, clamaba contra él como si fuera su mayor enemigo. Resulta incomprensible que se pidiera con tanto fervor la muerte de Jesús, a falta de tantas pruebas y con falsas acusaciones. La verdadera razón de su odio, podría residir en el odio natural que tenían los judíos contra todos los hombres de bondad perfecta, y les resultaba realmente molesto e hiriente, incluso que esa actitud escondía una falsedad. Los judíos piensan que la presencia del bien es un testigo silencioso en contra de su propio pecado. Ser demasiado “santo” es un gran crimen para los judíos, pues censura el pecado, que es una parte vital de la vida del hombre, y sin ello, desaparecía el anhelo de deshacerse de él.

Esto, unido a los sobornos que el rabino Simón repartió entre muchos asistentes, deparó el caldo de cultivo de lo que allí se pedía. Además de dinero, muchos fueron sobornados con grandes festejos y bienes tras la Pascua. Si hubo allí alguien que pensara de corazón que se estaba cometiendo una grave injusticia, se mantuvo en silencio. Este hecho, ha pasado a la historia como el exponente del pecado y como el comienzo de la persecución a los judíos, que ha llegado a nuestros días vigente.

Son muchos quienes me han preguntado sobre la persecución a los judíos, cuándo comenzó y por qué esta judeofobia existente durante más de dos milenios. Y la naturaleza del mismo, se empezó a gestar realmente aquí, en la petición de muerte a Jesús por parte de los judíos.

Los judíos allí congregados sobornaron y se dejaron sobornar para matar de forma cruel a Jesús. Tras la muerte de Jesús, el cristianismo se convirtió en una secta del Judaísmo muy perseguida. Muchas fueron las muertes que los judíos dieron a los seguidores del cristianismo, pero una fue especialmente conocida, la muerte de San Esteban.

El judaísmo inició una guerra contra la iglesia desde su nacimiento, sin motivo alguno. Los judíos abusaron cruelmente durante tres siglos de los cristianos, matando a espada a muchos de ellos, lanzando calumnias, falsos testimonios y falsedades contra ellos, provocando que muchos fueran apresados, encarcelados, torturados y perseguidos.

Los cristianos, acusaban a los judíos de matar a Jesús de forma injusta y cruel, de la misma forma que mataron a San Esteban, por medio de sobornos, falsos testigos y calumnias lanzadas contra él, que derivó en el asesinato a pedradas de San Esteban, cuando el único “pecado” de este hombre, fue predicar la palabra de Jesús. De esta manera, San Esteban se convirtió en el mártir por excelencia del cristianismo. Los primeros cristianos ejecutados, fueron a manos de judíos.

Los judíos persiguieron a los apóstoles y los discípulos más importantes del cristianismo. San Pablo, en su Epístola a los Tesalonicenses, afirma que “los judíos no son del agrado de Dios”. Muchos cristianos fueron encarcelados y perseguidos por los saduceos. Los judíos, acusan a San Juan de ser el más antisemita de todos, y han pedido durante muchos años a las altas esferas del Vaticano, que la misa oficial cristiana sea recortada, terminando en la bendición, de esta manera, se suprimiría así la parte del Evangelio de San Juan.

El arma principal que utilizaban los judíos, era la calumnia. Lo que hacían era simple, acusaban a la persona que querían matar de “ir contra el pueblo” y hacerlo un enemigo público, para justificar su muerte. Y esto no ha cambiado en veinte siglos, ya que esto lo han seguido utilizando, como ha ocurrido con la Unión Soviética o con los palestinos.

Una religión tan ortodoxa como la judía, adoctrina a sus hijos y a sus miembros en unas enseñanzas muy estrictas, inculcándoles su historia, creencias muy concretas, sus métodos, su forma de pensar, de tratar a las demás religiones, etc… Y esto ha perdurado con el paso del tiempo, y todos aquellos judíos que permanecen en esencia con su religión de forma ciega, piensan de las religiones (ya no sólo del cristianismo) lo que se pensaba en tiempos remotos, y no olvidan sus mártires, ni sus héroes, sin parar a reflexionar si aquello que les enseñan es la verdad, o tiene lógica, o tiene sentido, simplemente siguen las directrices.

Y lo mismo ocurre con los cristianos ortodoxos, donde el Nuevo Testamento enseña a conocer el peligro para la humanidad que significa el judaísmo, cuya maldad traspasa los límites inimaginables. Los Papas y en los Concilios, se les llamaban “judíos pérfidos”, y están convencidos que los judíos desean el exterminio de los cristianos, y para ello utilizarán las armas que les hicieron famosos, la calumnia y el soborno.

Por eso, la historia es una constante persecución contra los judíos, desde las Cruzadas, los Reyes Católicos, el holocausto nazi, hasta actualmente en Venezuela con el reciente fallecido Hugo Chávez o las muertes en la franja de Gaza, etc… Los judíos han sido expulsados de muchísimos países; Inglaterra, Francia, España, Alemania, Unión Soviética… Los soviéticos, utilizaban los pogromos para tal efecto. Los pogromos eran linchamientos públicos, espontáneos o premeditados, acompañados de la destrucción o el expolio de sus bienes (casas, negocios, centros religiosos…).

En los años 70 del siglo XIX, Austria y Alemania sufrieron una gran crisis económica, donde perdieron sus ahorros, de la que culparon a los banqueros judíos. No hay que olvidar que los judíos fueron quienes inventaron e instauraron la usura y el acopio de bienes. Los judíos prestaban dinero a cambio de intereses enormes, muy por encima de lo ético y lo justo, así como un ansia constante de recaudar cada vez más y más. Así que cuando muchos se arruinaron, los judíos ocuparon en Alemania y Austria cargos muy importantes, tanto en el funcionariado como en el sector privado. Tanto fue así, que tuvieron a un gran aliado en el Rey Eduardo VII de Inglaterra.

Esta forma de actuar y de hacerse con el control de ciertos países, fueron uno de los germenes que propició su persecución y exterminio en la II Guerra Mundial, a manos de un ferviente creyente católico como Adolf Hitler. Tanta era la devoción de Hitler por Jesús y la religión católica, que no paró de perseguir reliquias de primer orden, en busca del Santo Grial, de la inmortalidad, del Arca de la Alianza… Los judíos buscan constituirse como una nación desde tiempos remotos, con una base territorial en un Estado Judío Independiente, lo que conocemos como sionismo.

Seguramente, muchos comprenderán un poco más hechos y acontecimientos presentes y de dónde proceden. Pero que siga ocurriendo no es óbice para que se siga mirando hacia otro lado y aceptarlo. Esto no trata de si fueron los judíos los verdaderos culpables de la muerte de Jesús, si los cristianos y la iglesia católica han cometido auténticos genocidios, si en las guerras que se han perpetrado en nombre de la religión hubo vencedores y vencidos, una causa justa o no… Lo que hay que reflexionar, es que la religión ortodoxa, sea la que sea, debe erradicarse pero a través del conocimiento, la educación verdadera, la lógica, la razón, la historia… y no aferrarse en la venganza, porque cuando alguien está dispuesto a vengarse, la historia nos ha enseñado que debe ir cavando dos agujeros.

La religión es una constante justificación a aquello que no lo tiene, desde todos los ámbitos, desde cada una de las religiones existentes, y llevamos dos milenios sin verlo. Es posible que todo comenzara con la crucifixión de un hombre, pero ese hecho ha crucificado a toda la humanidad, muertes incontables, injustas, y todo por la estulticia del ser humano y de intentar sobreponer unas creencias a otras, unas religiones sobre otras.

Y las religiones se alimentan de venganzas, ¿cómo es posible que hechos ocurridos hace más de 2.000 años, aún se intenten vengar, o no se haya aprendido de aquello? Seguramente, porque en la esencia del ser humano, la venganza no se mide por la magnitud que  tuvo en el pasado, sino que la mide por la magnitud y la recompensa que cree obtendrá en el futuro.

Anuncios

La misteriosa vida de Jesús (Episodio I)

Es sin duda, la figura más conocida de la historia de la humanidad. Jesús fue un mesías político que predicó la inminente llegada del Reino de Dios, y la liberación del yugo romano… y fracasó. Esto llevó a sus discípulos a anunciar la parusía (segunda venida de Cristo a la Tierra). Pero, ¿sabemos realmente quién era Jesús de Nazaret?. Y sobre todo, ¿cómo murió?.

Si preguntáramos a muchos, creyente o no creyente, sobre la figura de Jesús, las respuestas que se obtendrían serían prácticamente iguales, aquello que ha ido pasando en las generaciones familiares y se ha asentado en la psique humana. Y gracias a esas tradiciones orales, se ha arraigado la idea del nacimiento de Jesús anunciado por una estrella, la visita de unos Reyes para adorarle, y de ahí, desde su más tierno nacimiento, se pasaría a su edad más adulta, casi a su final, cuando fue crucificado.

Y prácticamente no se duda nada de todo ello, simplemente se acepta como hechos ocurridos, sin reflexionar sobre ello de una manera racional o científica. En estos episodios, voy a analizar aquello que dicen los evangelios, de dónde surge todo realmente, cómo está manipulada, y nos introduciremos en la escena más impactante de todas, la muerte de Jesús, su calvario, visto desde una perspectiva científica, aportando todas las pruebas para saber cómo murió realmente, y si la famosa Sábana Santa, fue la tela que envolvió al Mesías cristiano.

Será un recorrido fascinante, para conocer la verdad sobre la historia de Jesús, sin interpretaciones, sin manipular la historia, sin ninguna intención religiosa, donde sólo prevalecerá la búsqueda de saber qué ocurrió realmente. Creo sinceramente, que la mayoría de las personas permanecen ciegas, porque desconocen muchísimas cosas imprescindibles para conocer la verdad, porque se ha ocultado por la iglesia desde sus comienzos, desde el Concilio de Nicea, y porque no se enseña en ninguna escuela. Pero aquí, vamos a conocer aquello que no nos dicen, aquello que la iglesia no quiere que se sepa.

Los primeros cristianos, cuando traducían el Antiguo Testamento, solían incluir párrafos falsificados para convencer de la existencia de Jesús (siglo II – IV d.C.). La mayoría de las copias conservadas son del siglo V hasta el siglo X. Existen tantas variantes en el texto bíblico, como palabras hay en el Nuevo Testamento. Es decir, cuando se cogen distintas copias entre sí, los términos, las palabras que aparecen, llegan a haber 400.000 variaciones en el relato, versiones distintas de los evangelios.

Así que intentar dar con la Biblia original, y con los textos reales que se escribieron, es prácticamente imposible. Únicamente el evangelio de Lucas y Mateo, hacen referencia algo a la infancia de Jesús, y además, se contradicen entre ellos. Se cuestiona que naciera en Belén, y se eligió este lugar para así, hacer cumplir la profecía que aparece en el Antiguo Testamento (Miqueas 5:1). Juan, por ejemplo, dice que nació en Galilea. Así que, ¿dónde nació realmente?. ¿Galilea?, ¿Belén? o ¿Nazaret?.

Entre ellos, no sólo se contradicen en el lugar dónde nació, sino que también se contradicen en la época que nació. Mateo dice que nació en la época de Herodes (año 750 de la fundación de Roma), que equivaldría al año 4 a.C. Lucas dice que nació durante el Censo de Quirino (que sería el 6 a.C.). Mateo describe la matanza de los niños, el cuál no aparece en ningún texto histórico, ni Flavio Josefo hace referencia a ello, y eso que es el historiador que más escribió sobre los crímenes y las matanzas de la época. ¿Cómo es posible que un suceso tan destacado como la matanzas de tantos niños, ordenada por el máximo responsable de Roma, no aparezca en los textos?.

Lo que parece evidente, es que si los rasgos de Jesús, no se ajustaban a las profecías sobre la llegada de un Mesías, la opción que queda, era amoldar la vida de Jesús a dichas profecías, para que coincidieran con el Mesías profetizado. Por ejemplo, lo llamaban el “galileo”, cuando a los primeros cristianos, se les llamaban “nazarenos” (Nazareth es una ciudad al norte de Galilea), pero la profecía decía que vendría de Belén.

Actualmente, los especialistas en el Nuevo Testamento, consideran que los pasajes a partir de Marcos 16:9, que hablan de las apariciones de Jesús tras la resurrección, y de la ascensión a los cielos, están falsificadas. Se trata de añadidos muy a posteriori. También se duda de la originalidad de Mateo 16:18, donde se dice: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia“. ¿Cómo es posible, que una escena tan trascendental como esta, no aparezca en ninguno de los otros tres evangelios?. ¿Cómo es posible, que en los tres primeros siglos, este pasaje no tuviera influencia alguna?. Simplemente, porque se trata de un añadido que tuvo lugar en el siglo IV, para justificar el papel de la iglesia como heredera apostólica, y así poder tener un aval bíblico.

Para los cristianos, la muerte de Jesús en la cruz, les instó a reescribir y reelaborar toda su biografía, ya que su muerte es una paradoja de su mensaje. No estaba previsto en el judaísmo del siglo I, que el Mesías tuviera que morir. Se suponía, que venía a reinar, a sobreponerse a toda autoridad política y religiosa. Por este motivo, Pablo hace de la crucifixión y de la resurrección, el tema principal de su mensaje.

Fue en el Concilio de Nicea (año 325 d.C.), después de muchos sobornos, traiciones y disputas, cuando se llegó a determinar, que Jesús es consustancial Padre, unigénito, eterno, engendrado no creado, se hizo hombre por obra del Espíritu Santo, resucitó al tercer día, subió al cielo, y está sentado a la derecha de Dios Padre.

Esta idea tan arraigada, no tiene ninguna base bíblica. Realmente, fueron unos dogmas inventados por 300 obispos en el Concilio de Nicea (Concilio es la reunión de cargos eclesiásticos, donde se fundamentan todo lo que se cree saber de Jesús. Es decir, son fundamentos teológicos, no históricos). Existen 70 evangelios apócrifos, y sólo han sido aceptados cuatro,  elegidos por Ireneo de Lyon. Esto debería hacer recapacitar seriamente a los creyentes confesos.

Entre 30 y 40 años después de la muerte de Jesús, es cuando se empieza a pasar por escrito las historias verbalizadas, en distintos momentos y en distintas partes del mundo. En los “Hechos de los Apóstoles“, escrito por Lucas, se narra cómo estaban organizados los primeros grupos cristianos, el comienzo de la iglesia cristiana, donde ya existían dos grupos diferenciados.

  1. el grupo de Pablo.
  2. la familia de Jesús, que dirigían al grupo  de cristianos en Jerusalén.

De estos dos grupos, no nos ha llegado ningún texto. Todo nos llega a través de los textos paulinos más enraizados en la fe judía, muy próximo a la ley y al fariseísmo. Pablo no conoció a Jesús, dice que éste le habla por revelación, considerándose igual o más legitimado que la propia familia de Jesús.

En el año 200 d.C., Tertualiano da el paso evolutivo en hacer del cristianismo, una forma de pensamiento dentro del judaísmo a hacerlo una religión. El judaísmo se asentaba en los zelotes, fariseos, saduceos y esenios, y dentro del Imperio, el cristianismo era considerado hasta entonces una superstición.

Los relatos evangélicos, son realmente una narración destinada a explicar una idea. De todos ellos, quien llevó al extremo el mito de Jesús, fue Juan. Mateo y Lucas beben de Marcos y de una serie de textos conocidos como “Fuente Q” (del alemán “Quelle”, que significa “fuente”). Mateo, Marcos y Lucas, forman lo que se conoce como evangelios sinópticos, debido a su afinidad y sus semejanzas de orden de narración y contenido.

Todos los textos que se iban escribiendo en cada comunidad, se pensaba formarían parte del verdadero evangelio. Pero esta idea, desapareció cuando se pensó en crear un canon de escritos, sobre los textos que sí deberían ser incluidos como evangélicos. ¿Por qué se excluyeron otros tantos textos, de igual o más importancia que los conocidos?.

En 1.945, cuando unos aldeanos estaban buscando nitratos naturales, estaban excavando en Nag Hammadi (a 11 km de Luxor), y encontraron una vasija que contenía 13 cuadernos escritos en copto, donde se trataban temas cosmológicos, filosóficos, teológicos, antropológicos y evangélicos. Esos escritos que hacen referencia a la época de Jesús, son realmente importantes, ya que cuentan mucho sobre sus actos, su vida diaria y de quienes le seguían.

Entre ellos, se encontraba el Evangelio de Tomás, de Felipe, de María, etc… donde se informa de que a Jesús, además de los 12 apóstoles, le seguían 7 mujeres, sus conversaciones con sus seguidores, sus enseñanzas que no siempre estaban de acuerdo con la iglesia… Se narra cómo María, nació de unos padres ya mayores, y cuando cumplió la edad de tres años, sus padres (Joaquín y Ana), la llevaron al templo para consagrarla con Dios.

Cuando cumplió los 12 años, los clérigos del templo empezaron a pensar a quién la darían en matrimonio, así que convocaron a los viudos del pueblo. Empezaron todos a rezar, y al finalizar la oración, en torno a la vara de José, volaba una paloma, para después posarse sobre su cabeza. Esto se consideró una señal inequívoca, y eligieron a José como esposo de María. José, rehusó este ofrecimiento, pues era mucho mayor que María, y tenía ya 6 hijos (6 hijos y 2 hijas).

Estos escritos no considerados canónicos, revelan que José, se entristeció bastante con la noticia del embarazo de María. En ese instante, quiso repudiar a María, pero un supuesto ángel que se le apareció en sus sueños, le disuadió de cumplir ese pensamiento, ya que el ser que llevaba en su interior era fruto del Espíritu Santo. José estaba convencido, que María tuvo una relación adúltera con un soldado romano llamado Ben Panthera. Se dice que Jesús, mantenía una relación muy buena con los otros hijos de José.

Se cuenta cómo Jesús, en su infancia, era un chico bastante difícil de educar,  y ya se cuenta que hacía cosas extrañas, mágicas. María lo llevó a que lo instruyeran en la doctrina judía, pero Jesús no quería ingresar y ser sometido a esas leyes, así que lo llevaron ante Leví, el gran maestro. Leví, intentó que Jesús repitiera la primera letra del alefato (consonantes hebreas), a lo que Jesús no decía nada, callaba, así que Leví golpeó a Jesús en la cabeza con una vara. La reacción de Jesús, fue decirle a su maestro: “Por qué me hieres?. Yo soy capaz de enseñarte a ti todas esas cosas que me vas diciendo”, por lo que empezó a realizar una amplia disertación de conocimientos.

Algunas de la mujeres que acompañaban a Jesús, fueron María Magdalena, María, Salomé, Susana, la madre de los hijos de Zebedeo, Juana y Marta. Jesús trataba a las mujeres de la misma forma que se trataban a los hombres, sin hacer distinciones, algo nada común en esos tiempos. En el “Pistis Sofia“, se habla de la aversión que sentía Pedro hacia María, y se puede leer un texto, donde María dijo: “Tengo miedo de Pedro, pues me amenaza y odia a nuestra raza”. Y en el Evangelio de Felipe, se puede leer, que Pedro dijo: “Que María salga de entre nosotros, porque las mujeres no son dignas de la vida”.

Muchos teólogos y filósofos a lo largo de la historia, han intentado desmitificar la figura de Jesús, para poder descubrir al verdadero hombre que hay tras él. Por este motivo, empezaron a reunirse textos llamados “perícopas“, donde se extraía lo fundamental de los textos, ya que los evangelios son sólo testimonios de fe y compilaciones de pequeñas historias que aquellas comunidades religiosas transmitieron. Los exégetas (personas que interpretan un texto bíblico), empezaron a buscar los verdaderos dichos de Jesús, el verdadero rastro de su vida.

Para ello, utilizaron el principio de disimilaridad, donde todo aquello que se confronte a lo que serían las creencias de la comunidad de esa época, tiene todos los indicios de ser cierto. Por ejemplo, Jesús, el hijo de Dios, nació  sin pecado, y aún así fue bautizado por Juan. Esta increíble contradicción no se habría reflejado en los evangelios, y aprobado por la iglesia, si no hubiera sucedido de verdad.

Estas investigaciones, han llegado a la conclusión que Jesús nunca predicó el fin del mundo ni la llegada del Reino de Dios. Jesús era un crítico social que quería una mejora en la vida de la gente en ese instante, es decir, en vida, y no tras la muerte. Esto contradice muchos de los ideales de la iglesia, que predica una vida más allá de la muerte. A Jesús le mataron por el mensaje que daba, por alterar el orden público, que los romanos temían y atajaban sin concesiones.

En el siglo I, hubo un rabino judío llamado Jesús, que no fue aceptado por su propio pueblo, y que murió ajusticiado por decreto de Poncio Pilato, gobernador de Judea en la época del emperador Tiberio. Estos hechos son históricos y reales. Los grandes historiadores de la época, Flavio Josefo, Tácito, Suetonio y Plinio, apenas hacen referencia a Jesús. En cambio, sí lo hacen de profetas mediocres.

Jesús nació realmente en Nazaret. Cuando se creyó que era el mesías, se cambió la historia para que coincidiera con las profecías que le anunciaban, pero estas profecías hacían referencia a Belén, según la profecía de Miqueas (profeta de finales del siglo VIII a.C.). En los evangelios de Mateo y Lucas, se dice que Jesús nació en la época del Rey Herodes el Grande, poco antes de la muerte de éste, ocurrida en el año 4 a.C.

Esto significa que Jesús nació entre los años 7 y 5 a.C. (lo que significa que ahora estaríamos en el año 2.018 o 2.020). Este error fue cometido por Dionisio el Exiguo en el siglo IV. En el año 525, el Papa Juan I, le encargó que cambiase el calendario, para medir las fechas en base al nacimiento de Cristo, y eliminar el calendario que había actualmente, que se regía por la fundación de Roma. Después de una serie de cálculos, Dionisio llegó a la conclusión que Jesús, había nacido en el año 753 AUC (“ab urbe condita“, desde la fundación de Roma), que pasó a ser el año 1 de la Era Cristiana.

Los romanos desconocían el número cero, número que se introdujo en Europa de la mano del Islam en el siglo IX. Por eso, el primer año de nuestra Era es el primero (número 1), y el anterior es el 1 a.C. Mucho tiempo después, se descubrió que el sistema de Dionisio no era exacto, ya que estableció el año inicial de la era D.C. entre 4 y 6 años después del que debió haber sido.

El sistema de Dionisio funcionaba, pero no tuvo en cuenta que Augusto César gobernó con su verdadero nombre, Octavio, durante cuatro años. Así que, según el sistema de Dionisio, la fecha de la Natividad sería el 749 AUC. Esta hipótesis es corroborada por algunos investigadores, entre los que se encuentra Mark Kidger, del Instituto de Astrofísica de Canarias, que tomando como base la aparición de una nova, (la estrella de Belén), el año 749 AUC (5 a.C.), creen segura esta fecha como el año en que nació Jesús. Esto significa, que Jesús murió realmente a los 37 – 38 años de edad.

El año juliano, era 11 minutos y 14 segundos más largo que el año solar. Esta diferencia se fue acumulando, hasta que en el año 1.582, el equinoccio de primavera se produjo 10 días antes de lo previsto, y las fiestas de la iglesia no podían tener lugar en una estación inapropiada. Para conseguir que el equinoccio de primavera se produjera el 21 de marzo, como ocurrió en el año 325 d.C. (año del primer Concilio de Nicea), el Papa Gregorio XIII promulgó un decreto, eliminando 10 días del calendario.

Para prevenir nuevos desplazamientos en el calendario, instituyó el calendario gregoriano, que estipulaba que los años centenarios divisibles por 400 debían ser años bisiestos, y todos los demás años centenarios debían ser años normales. Por ejemplo, 1.600 y 2.000 fueron años bisiestos, pero 1.700, 1.800 y 1.900 no lo fueron. El calendario gregoriano recibe también el nombre de cristiano, porque emplea el nacimiento de Cristo como punto de partida.

En la época de Jesús, estaba prohibido a todo rabino ser célibe (persona que no ha contraído matrimonio), así que Jesús debía estar casado obligatoriamente. Los evangelios apócrifos (libros que la Iglesia no reconoció como parte de las Sagradas Escrituras) de Felipe, María y Tomás, hablan de una esposa de Jesús a la que llaman María o Salomé. La naturaleza sexual de su relación, queda explícita en muchos de los textos gnósticos que la Iglesia no permitió fuesen incluidos en el Nuevo Testamento. Así que, se podría afirmar que Jesús sí estaba casado, y esta mujer posiblemente era María Magdalena.

Los cuatro evangelios canónicos (los sí aceptados por la iglesia), son los de Marcos, Lucas, Mateo y Juan. Sus verdaderos autores en realidad son anónimos, y estos nombres son meramente simbólicos. Fueron escritos en griego. El más antiguo es el de Marcos (año 71 d.C.), después de la destrucción de Jerusalén por las tropas romanas de Vespasiano y su hijo Tito. Mateo y Lucas, tienen influencias de Marcos y la denominada “Fuente Q“. Seguramente, esta fuente no contenía más que dichos de Jesús, sin narraciones ni milagros, ni referencias a la pasión ni la resurrección.

El texto de Juan, fue compuesto hacia el año 100 d.C. En él se trata más lo que significó la vida de Jesús, su figura y su misión. Juan interpreta a su manera a los anteriores evangelistas. Las palabras que se ponen en boca de Jesús, no reproducen las palabras auténticas de él, sino la teología que Juan quiere transmitir. Los primeros cristianos, cuando traducían el Antiguo Testamento, solían incluir párrafos falsificados, lo que se conoce como interpolaciones (añadidos a posteriori), para convencer de los milagros y la divinidad de Jesús.

La mayoría de las copias conservadas son del siglo V al X. Hay tantas variantes en los textos bíblicos como palabras en el Nuevo Testamento. Es decir, cuando se cogen distintas copias entre sí, los términos, las palabras que aparecen, llegan a haber 400.000 variaciones en el relato, versiones distintas de los evangelios. ¿Esto qué significa?. Significa que intentar dar con el escrito original, con la Biblia verdadera, es imposible.

El islam cree que Dios, se reveló a Jesús, pero no creen que Jesús sea hijo de Dios, aunque sí lo reconocen como profeta, al igual que Abraham, Jacob, Ismael, Moisés e Isaac. Los judíos, no creen en Jesús ni como profeta ni como Mesías. En el Talmud, es considerado un bastardo y acusado de practicar la brujería, y llevar al pueblo de Israel por el camino equivocado. Cuando los hebreos hablan de Jesús, se refieren a él, diciendo que “no fue un cristiano, sino un judío que se transformó en cristiano”. En el Talmud, hay pasajes donde a Jesús se le denomina “hijo de Pantera“, en referencia al soldado, que supuestamente, mantuvo relaciones sexuales con María, cuyo resultado fue el nacimiento de Jesús. En griego, la palabra “parthenos“, significa virgen, doncella. ¿Casualidad?.

Son muchos quienes le consideran un falso profeta. La Torá, establece que los mitzvot (mandamientos que el judío está obligado a cumplir), deben permanecer inalterables, y quien intente cambiarlos o modificarlos, será considerado un falso profeta. El verdadero Mesías, debería hacer cumplir la ley judía, respetar el Libro y el concepto de “shemá“, que dice “Dios es uno”, aserción que aprenden todos los niños judíos, siendo las primeras palabras religiosas que se les enseñan, las primeras que deben aprender a decir, y las últimas que deben pronunciar antes de morir.

Oponerse a la shemá, y admitir la Trinidad, supone uno de los peores pecados capitales, ya que implica la aceptación de la idolatría y el politeísmo. Para los judíos, el “tauhid” (la unicidad de Dios), contradice la idea de que Jesús fuera Dios o hijo de Dios. Jesús encarnado es humano, por lo que no podría formar parte de la Trinidad. La humanidad de Jesús y su nacimiento, no le permiten ser Dios. Según el Corán, María en hija de Inram, descendiente del profeta Harum y hermano de Moisés. Según los hadices (dichos y hechos de Mahoma), Jesús y María no fueron tocados por Satán al nacer, motivo por el que no lloraron, y motivo por lo que el resto sí lo hacen.

Jesús, regresará antes del final de los tiempos para destruir al Anticristo, quien habrá colapsado el mundo, donde lo malo será bueno y nada será lo que realmente debe ser.

Sobre la muerte y crucifixión de Jesús, se han dicho muchas cosas. Una de ellas, es que hubo un sosías, una persona de apariencia física igual a Jesús, y que le sustituyó en la cruz. El islam asegura que los judíos no llegaron a matar a Jesús, y que éste bajó vivo de la cruz. La más conocida, es que a los tres días de sus crucifixión, Jesús resucitó. ¿Qué fue lo que ocurrió realmente?. Lo que parece evidente, es que Jesús sobrevivió de alguna manera u otra.

Los primeros en argüir estas teorías, fueron los qaidianos, más conocidos como Ahmadiyya del Islam. Según ellos, Jesús fue clavado en la cruz, pero cuando lo bajaron, sólo estaba en estado de desmayo. La pregunta es, ¿cómo es posible que alguien pudiera sobrevivir a aquellas heridas mortales?. Existe un ungüento conocido como “marham-al-‘Isa” (ungüento de Jesús), o “marham-al-Rasul” (ungüento del profeta), que fue el bálsamo utilizado para curar sus heridas. ¿Qué era realmente ese ungüento?. Tras sanarse, dicen que Jesús viajó a Cachemira (india), en busca de las 10 Tribus de Israel. Fue en este país, donde presumiblemente murió, y enterrado en Srinagar, cuya sepultura es lugar de peregrinaje en la actualidad.

DCIM301MEDIA

Sobre Jesús, no hay más que opiniones, no existen certezas. Cada cual, ve en él aquello que le interesa ver. En aquellos tiempos, no existía la imprenta, por lo que la transmisión de los textos se hacía a través de copias de textos. Y en cada copia, algo se añadía, o se obviaba, o se interpretaba. Copia tras copia, llegó un momento, que mucho es añadido, mucho fue eliminado y mucho tergiversado.

Se podía encargar a un esclavo ilustrado  o a determinados scriptorium, libertos, etc… Había muchas diferencias de calidades de los escribanos. Llegó un momento, que los copitas tomaban partido y se posicionaban. esto mismo ocurre con las leyes, donde no se transcribe la ley, sino que se intenta por parte de muchos, extraer la “esencia” de esa ley, interpretándola.

También podemos comprobar cómo una noticia, se cuenta desde una perspectiva diferente, llegando a parecer noticias diferentes, dependiendo de quién las cuente. Si una noticia, que sólo tienen horas, días de antigüedad, ya nos llega deformada, tergiversada, ¿cómo no pensar que después de 40 años desde la muerte de Jesús, y con los intereses creados religiosos, no se modificara el escrito original y los hechos reales?.

Se compara a Jesús con Apolonio de Tiana (una especie de Jesucristo de origen pagano), capaz de difundir una determinada moral, hacer milagros, hacer exorcismos, vivió más de cien años (al igual que aquellos que afirman que Jesús murió en la India a la edad de 120 años), tenía discípulos, etc… Cuando la figura de Jesús, fue asimilada por el mundo pagano y romano, es cuando se empieza a producir el sincretismo (sistema en que se concilian doctrinas diferentes).

De los 89 capítulos de los 4 evangelios, 80 están plagiados de la vida y enseñanzas de Krishna y Buda. Krishna (India), era uno de los cultos religiosos en Roma, y su historia se fusionó con la de Apolonio de Tiana.

La función de los cuatro evangelios, es servir de propaganda religiosa, cuyo interés principal es la difusión de la fe, de unos ideales muy estudiados por la iglesia, para hacer de ello un vínculo inseparable entre ellos y Dios, y perpetuar así su poder. Los evangelios no se empezaron a escribir hasta pasados 40 años de la muerte de Jesús (se escribieron entre los 40 años y los 100 años desde su muerte), donde la iglesia, eliminó muchos de esos evangelios, que iban en contra de sus intereses, admitiendo únicamente cuatro como los verdaderos.

El Evangelio de Pedro, Felipe, María Magdalena, Judas, el Papiro Egerton, el Papiro Oxirrinco 840,  Papiro Magdalen, etc… fueron ninguneados, eliminados. Y todo ello, bajo el consentimiento de la iglesia cuatro siglos después de la muerte de Jesús, ocultando la verdad para su propio beneficio, que aún perdura en nuestros días.