Archivo de la etiqueta: jericó

El Enigma del Arca de la Alianza (Episodio II)

Mucha de la tecnología que ahora conocemos, ya fue usada hace miles de años. Todos los relatos hacen referencia a fuerzas extremas, fuerzas traídas por los “dioses”, que destruían ciudades, armas que provocaban temperaturas excesivas, que vitrificaban la piedra, incineraba instantáneamente a los seres vivos, etc. Las pruebas están ahí, en los relatos, los textos, los mitos y leyendas que pasan a través de cada generación, transmitidas por aquellos que vivieron el momento, en las ciudades que hoy son restos arqueológicos, que esconden los secretos de lo que sucedió.

En la ciudad de Jericó, a 28 km de Jerusalén, fue donde Dios se dirigió a Josué (el sucesor de Moisés), ordenándole que sitiara la ciudad durante seis días, acompañado de siete sacerdotes, quienes portaban cuernos de carnero, seguidos del Arca de la Alianza. Al séptimo día, cuando el sonido de los cuernos de carnero retumbaron en los muros de Jericó, estos cedieron, y la ciudad fue saqueada. En el Libro de Josué, se especifica que los cuernos que hicieron caer los muros, se llamaban shofar.

En las escrituras, se narra cómo se ordenó al ejército rodear la ciudad, y una vez Jericó estuvo totalmente rodeada, emanaron un sonido atípico, que estaba acompañado por el Arca de la Alianza, el cofre del poder absoluto, donde residía y se guardaba la fuerza de dios (o de los dioses). ¿Cómo pudo el sonido que salía de los cuernos de carneros, echar abajo los muros de una ciudad fortificada como Jericó? ¿Qué tuvo que ver el Arca de la Alianza?

jerico

A principios del siglo XX, se encontraron las ruinas de la ciudad de Jericó, con una superficie aproximada de tres hectáreas, destacando principalmente una torre maciza de piedra que medía 9 metros de altura x 8 metros de anchura. Las murallas tenían una envergadura de 7 metros de ancho. En algunas zonas, la muralla estaba compuesta de dos muros que discurrían en paralelo, distantes el uno del otro unos 4 metros. Delante del muro se encontraba un foso de 3 metros de profundidad x 8 metros de ancho. Esto da una muestra, del poder que se necesitaba para destruir los muros y entrar en la ciudad.

Actualmente, las fuerzas especiales y el ejército, poseen un arma no letal, utilizada en manifestaciones, o para ahuyentar masas de personas sin que haya heridos graves. Esta arma es conocida como LRAD (Long Range Acoustic Device – Dispositivo Acústico de Largo Alcance). Pero este tipo de arma, estas ondas sónicas, también se podrían emplear para destruir cosas (al igual que ciertas frecuencias, hacen que estallen copas o vasos de cristal). ¿Conocían antiguas civilizaciones el poder de las ondas sónicas, y poseían los conocimientos y las herramientas para ello? ¿Pudieron los israelitas, con ayuda del Arca de la Alianza (donde reside el poder de los dioses), derribar las murallas de Jericó, gracias a la amplificación del sonido que salía de los shofar?

El investigador sobre las ondas de sonido, levitación acústica,  y ex-astronauta de la NASA, Taylor Wang, es el mayor experto sobre el planeta en cuestión de sonido, sus efectos y forma de empleo. Wang afirma, que la caída de Jericó, pudo perfectamente deberse a la fuerza acústica, la fuerza del sonido. Dice que si se concentra en un muro una resonancia de forma continua, y se ampliara su efecto, ésta cedería y explosionaría, ya que la resonancia lo que hace, es acumular grandes cantidades de energía, que si se alimenta de forma continuada, puede acabar destruyendo todo.

El sonido, es básicamente una onda de presión, y cuando se incorpora la energía a la ecuación, esa mezcla es destructiva. Se puede afirmar, que es un arma de partículas, porque lo que se hace es mover el aire, solo se necesitaría que algo, dirigiera el sonido a la zona que queremos destruir, convirtiéndolo en un rayo de energía acústica dirigida.

El Arca de la Alianza, siempre acompañaba a los judíos cuando iban a librar una guerra o una batalla, como ocurrió durante la conquista de Canaán. Con ella, los judíos se sentían protegidos, porque el Arca poseía tales poderes, que la convertían en un arma absolutamente letal. Ellos decían, que en su interior residía la ira de Dios. Así que, en el cerco a la ciudad de Jericó, siete cuernos de carnero, tocados de forma constante por siete sacerdotes, y acompañados del Arca, consiguieron destruir los muros y asediar la ciudad.

Pero los shofar, no han sido las únicas armas sónicas de la antigüedad del que se tenga constancia. En Números 10:1,2. aparecen las instrucciones divinas dadas a Moisés, para que hiciera dos trompetas de plata. ¿Es casualidad que sean siempre los dioses, quienes dan instrucciones y conocimientos tecnológicos y avanzados, a los seres humanos? La palabra hebrea chatsotserah, aparece 29 veces en el Antiguo Testamento. Se ha traducido casi siempre como “trompeta”, excepto en 3 ocasiones, que aparece como  “trompeteros”, y una vez como “bocina”, apareciendo sólo una vez en singular.

Durante el exilio de los israelitas en el desierto del Sinaí, que duró cuarenta años, el Éxodo describe que se construyó el Arca cuando Moisés les reveló la ley divina y fundó la religión hebrea, pero su función no se revela hasta los tres siguientes libros; Levítico, Números y Deuteronomio. Sólo los Levitas podían tener acceso a ella. El Levítico relata que Dios se aparecía en una nube encima del Arca y en el libro de los Números cuenta que Dios hablaba desde allí, y que la nube del Señor flotaba sobre el Arca para proteger a los israelitas mientras la transportaban por el desierto.

La última referencia sobre el Arca de la Alianza en el Antiguo Testamento, es en el libro de Jeremías, justo antes de que los babilonios saquearan el Templo en el año 597 a.C.

Parece más que evidente, que el Arca de la Alianza era un complejo dispositivo tecnológico. La palabra “Arca”, hacía referencia a una tecnología extremadamente avanzada, que se podría traducir como “arquear” “curvar”. El Arca de la Alianza era un generador de energía, o parte de un sistema de producción de energía. Esta energía podía utilizarse como un arma de ondas sónicas como en Jericó, como un medio de radio-comunicación o como un arma de gran poder y devastador, así como un portal dimensional. Es decir, “Arca”, hacía más bien referencia al poder de curvar el espacio-tiempo, de transformar la energía, más que en un elemento mobiliario.

Obviamente, esta tecnología no la crearon las mentes que vivían en Israel, sino mentes mucho más avanzadas y con conocimientos increíbles en el campo de la física. ¿Qué motivo tendría una civilización avanzada para legar este poder y esta tecnología?

La Biblia relata cómo Dios, dio instrucciones exactas para su fabricación. Y todos esos datos, medidas, pesos, materiales, modo de empleo… fue asimilado sin más por una persona, que fue capaz de recordar todo aquello que le dijo, y ejecutarlo sin ningún tipo de error, al milímetro. ¿Realmente impresionante no?

El Arca existía mucho antes de estos pasajes bíblicos, en la civilización egipcia.

arca egipto

En una de las paredes del Templo de Abu Simbel, aparece representada la Batalla de Qadesh, donde puede verse al ejército de Ramsés II cómo estaba ya en posesión del Arca. En el bajorrelieve de una de las paredes que adornan el Templo, se pueden observar dos personajes alados en una especie de arca.

En esta batalla, Ramsés avanzó con su ejército formado por 60 carros. Fueron presa de una emboscada por el ejército de Muwatalli (rey de los hititas), formado por más de 2.500 carros de guerra, cada carro con tres guerreros. El ejército de Ramsés, retrocede y se bate en retirada, dejando prácticamente solo a Ramsés con unos cuantos soldados fieles. El Poema de Pentaur narra cómo Ramsés se hizo con la victoria. ¿Cómo es posible que un ejército formado por 2.500 carros y 7.500 soldados, con una posición dominante y de ventaja que ofrece una emboscada, acabe siendo derrotada por un puñado de guerreros? La respuesta a esta pregunta, se encuentra en la escena del bajorrelieve, cómo los egipcios veneran e idolatran ese arca.

En noviembre de 1.922, el arqueólogo americano Howard Carter, descubrió la tumba de Tutankamón. Entre sus tesoros, se encontraron dos trompetas, una de plata y otra de bronce.

Los instrumentos habían permanecido mudos por más de 3.000 años en el Valle de los Reyes, próximos a la momia del joven faraón. Ambos estaban decorados con inscripciones de dioses identificados con campañas militares. En 1.939, eligieron al legendario trompetista James Tappern, para que tocara tan frágil instrumento. James, se quedó sorprendido por el sonido de la trompeta de Tutankamón, la cual marcó su vida, y la de su hijo Peter Tappern. Peter dijo: “Me dejó estupefacto la calidad del sonido. Cómo la tocaban los trompetistas de la época de Tutankamón, ni me pregunten. Mi padre utilizó boquillas modernas, pero la técnica que se necesita es asombrosa”.

Una de las leyendas egipcias más notorias, es la maldición que recaerá en la Humanidad, sin son tocados los tesoros de Tutankamón, de las que se dice están malditas. Todo empezó al morir la persona que abrió la tumba, Lord Carnarvon, picado por un mosquito cuatro meses después de profanar el descanso del faraón. El mismo día que falleció, 04 de abril de 1.923, El Cairo se quedó a oscuras. Otra persona que estuvo presente, era su hermano, Audrey Herbert, muriendo por causas desconocidas. La persona que derribó el muro que daba a la sala donde descansaba Tutankamón, Arthur Mace, murió días después también por causas inexplicables.

La persona que radiografió la momia, Sir Douglas Reid, falleció dos meses después de hacerlo, al igual que la secretaria que le ayudó de un ataque cardíaco. Al proceder a la autopsia de la momia se encontró que justo donde el mosquito había picado a Lord Carnarvon, Tutankamón tenía una herida igual.

En el Museo de El Cairo, cuando una de ellas estaba siendo limpiada en 1.954, alguien intentó soplarla, y en ese mismo momento la electricidad de todo el Alto Egipto falló. En 1.974, limpiándola de nuevo, y no teniendo constancia el personal del Museo, del anterior evento ocurrido 20 años antes, fue soplada de nuevo, y el poder energético se vino abajo, esta vez sólo en la región del Gran Cairo. Ambos incidentes, aparecen reflejados en los documentos archivados en la estación generadora de electricidad, de la caída inexplicable a cero ocurrida en aquel tiempo, y también en los artículos de los periódicos egipcios de aquel día.

La tecnología que se empleó en el Tabernáculo y el Arca de la Alianza, ya existía en Egipto, y en un lugar que se encuentra a la vista de todos, en las tumbas de los faraones, sus santuarios y la pirámide de Gizeh. En el Episodio I, hemos visto el complejo entramado tecnológico que suponía el Tabernáculo para comunicarse con seres de otros mundos, con Dios. Esta sofisticada tecnología la utilizaron los egipcios en sus procesos de momificación. ¿Realmente toda la parafernalia de momificar, crear esos monumentos enormes, todo el oro y materiales empleados, era simplemente para glorificar a un faraón?

Los libros nos dicen que el proceso de momificación, su finalidad, es preservar el cuerpo de la descomposición. Para ello se embalsama el cuerpo y se envuelve en lino y se sella con resina. De esta forma, el cuerpo reposa durante 40 días cubierto de sal natrón. Esta sal es muy alcalina, que se mezclaba con las resinas naturales que servían para sellar el cuerpo con las capas de lino. Estas resinas, en cambio, eran muy ácidas. El contacto entre el cuerpo alcalino y la resina ácida neutraliza la reacción química y aumenta la protección de la propia resina. La sucesión de ataúdes no es tampoco una coincidencia.

ataud egipcio

  1. santuario exterior
  2. manto de lino
  3. segundo santuario interior
  4. tercer santuario interior
  5. cuarto santuario interior
  6. sarcófago de granito
  7. ataúd exterior de madera dorada
  8. ataúd medio de madera dorada
  9. ataúd interno de oro macizo
  10. máscara-casco de oro macizo
  11. momia

ataud egipcio 2

En esta imagen podemos observar como el entramado de ataúdes era una superposición de unos con otros, como las piezas de una matrioska. ¿Era realmente necesario crear toda esta parafernalia para enterrar a un faraón?

Así que tenemos una momia muy alcalina, acompañado de una gran cantidad de oro, posicionados en el cuerpo en los puntos chakra. Lo que realmente obtenemos es un circuito electrónico. Una membrana de resina de lino (intercambiador de iones), en contacto directo con un casco-máscara de oro sólido que está en un contacto directo con el ataúd de oro sólido más interior, que a su vez está en contacto directo con los siguientes dos ataúdes de madera dorada. Este condensador humano estaba contenido en un sarcófago de granito cubierto con una delgada tapa de granito. Este material posee una propiedad altamente piezoeléctrica debido a su composición de cuarzo.

Todos los sarcófagos encontrados en Egipto son cajas de granito, así como las cámaras internas. ¿Por qué motivo? Existe un patrón evidente. Pero si postulamos que el granito y la electricidad estática son parte del rompecabezas, ¿cómo podemos conectar las pirámides, el Arca de la Alianza y la tumba de Tutankamón (o todo el Valle de los Reyes)?

Egipto está situado sobre fallas sísmicas muy activas y una de ellas se encuentra cerca del Valle de los Reyes. La península del Sinaí se encuentra entre dos fallas principales y se compone principalmente de granito (especialmente el Monte Sinaí y alrededores).

Christopher Dunn, en su libro “Tecnología Perdida del Antiguo Egipto”, explica cómo la Pirámide de Gizeh, realmente era una planta de energía, basada en la producción de hidrógeno, reconvertido más tarde en ondas de microondas para después lanzarlas al Espacio. Esta pirámide, a su vez, era un sintetizador terrestre, una enorme caja de resonancia.

John Cadman, ingeniero y desarrollador de la Teoría, ha demostrado que la Pirámide de Gizeh actúa como un generador de impulsos y de hidrógeno. Su trabajo demuestra que la cámara subterránea y los pasajes principales que conducen de un sector a otro, actúan como un generador de impulsos. La vibración resultante es capturada en la cámara del Rey, y por los resonadores de la Gran Galería, se transporta el sonido.

El diseño interior de la Gran Pirámide presenta cuatro conductos de aire inclinados. Dos salen de la Cámara del Rey, y otros dos, de la Cámara inferior de la Reina.

Los conductos no son rectos. A 65 metros, hay una pequeña estancia que conduce conducto arriba. Nadie ha podido explicar la función de esos conductos. Ni ingenieros, ni arqueólogos, ni arquitectos… nadie. Por los conductos que iban a la Cámara de la Reina, se vertía una solución diluida de ácido clorhídrico y, por el otro conducto, una solución de cloruro de Zinc. Ambas soluciones, se mezclaban para crear hidrógeno, una de las fuentes de energía más potentes del universo (actualmente se utiliza como carburante del los cohetes que se dirigen al espacio).

Es decir, se obtenía la energía de la tierra a través de la Gran Pirámide, para convertirla en energía microondas. Las sustancias químicas pasan por los conductos a la Cámara de la Reina, se mezclan y se obtiene el hidrógeno. Como el hidrógeno es más ligero que el aire, éste fluye a las cámaras superiores, a la Cámara del Rey. La energía de la Tierra hace vibrar toda la pirámide. Las vibraciones son recogidas en la Gran Galería.

La esencia de la Gran Pirámide no está en aquello que vemos, sino que reside en su interior. La Cámara de la Reina mide 5×5 metros de ancho y 6 metros de altura, con una inclinación de 39º y 9 metros. El conducto de la cara sur apunta a la estrella de Sirio (la estrella del Este que guió a los Tres Reyes al pesebre de Jesús). La Cámara del Rey, con un ángulo de 45º apunta a Al Nitak (la estrella más baja del cinturón de Orión).

La altura de la Gran Pirámide es de 146,347 metros, que multiplicado por 2pi, da como resultado una cifra exactamente igual que su base = 919,058 metros. El radio de la Tierra en los polos es igual a la altura de la pirámide en la relación escala 1:43,200, números que representan nuestro código matemático de precesión.

La Cámara del Rey funciona como un instrumento acústico que recoge y amplifica los sonidos. Es decir, la pirámide también es un gran oído (como nuestras actuales antenas que escuchan el universo), un receptor antiguo, un enorme diapasón canalizador de energía, capaz de hacer resonar corrientes de radiofrecuencia u otros anchos de onda aún desconocidos por nosotros.

La geometría de la Gran Pirámide (377 ohmios), es un resonador perfecto, ya que su impedancia coincide con el espacio libre. La impedancia es una magnitud que establece la relación (cociente), entre la tensión y la intensidad de corriente. En palabras más comprensibles, la impedancia es la resistencia que opone un componente pasivo (resistencia, bobina, condensador) al paso de la corriente eléctrica alterna. 377 ohmios es el valor de la impedancia del espacio libre.

¿Cómo podían tener los egipcios conocimientos tan avanzados en este campo? Si ni siquiera deberían conocerlo!!

La Gran Galería era un corredor de resonancia. Hay 27 pares de ranuras a lo largo de toda la galería. En ella, estaban verticalmente encajados los resonadores.

Gracias a esas galerías de resonancia, la pirámide expulsaba microondas por uno de los conductos. Una vez puesta en marcha esa central eléctrica, podía estar funcionando durante años, décadas e incluso siglos sin parar, generando microondas. Era una energía utilizable que se podía almacenar o dirigir al Espacio.

Nikola Tesla pretendió crear una red eléctrica inalámbrica. Tesla quería construir torres por todo el mundo, para que difundieran la electricidad como una emisora de televisión. Es decir, transmitir la energía por el aire o a través del terreno, sin cableado. Tesla aprovechaba la conductividad de la tierra o del aire para transportar la corriente eléctrica, de forma limpia y gratuita.

En el aire, si aplicas suficiente voltaje, se obtiene un arco, al igual que se crea en las bombillas fluorescentes. En la tierra, hay agua, minerales y sales, que también hacen fluir los iones, y como consecuencia, transportan la corriente eléctrica. ¿Era el invento de Tesla, el redescubrimiento de una tecnología más antigua?

Los obeliscos, son torres monolíticas de granito, como una pieza de cristal macizo. Fueron cortados a tamaños específicos y sintonizados como un diapasón. ¿Eran los obeliscos, las torres emisoras de la electricidad, para transportar la electricidad a otros lugares específicos, creando una red eléctrica, al igual que quiso hacer Nikola Tesla?

En 1.936, mientras se realizaban unas excavaciones arqueológicas en la región de Saqqara, en el Templo de Zóser, B. Walter Emery descubrió en la tumba del Príncipe Sabu (hijo del faraón Adjuib), un utensilio que los arqueólogos y egiptólogos no logran descifrar. Esta pieza, que actualmente se exhibe en el Museo de El Cairo, es conocida como el Disco del Príncipe Sabu.

disco sabu

Su uso como hélice induce a pensar en la utilización del objeto en un medio líquido. Ingenieros de Lockheed Missile & Space Company, diseñaron en la década de los 70 un disco igual, que servía para ahorrar energía y almacenarla para propulsión eléctrica. ¿Pará qué necesitaban los egipcios una pieza como esta, si se supone que en esa época nada de esto existía?

El amplificador y el resonador de la Pirámide de Gizeh, estaban realmente hechos de granito, la energía telúrica que se crea proviene de la propia pirámide. Los santuarios (como verdaderas cajas de altavoces, pero con la abertura hacia el suelo), eran más pequeños y más pequeños, aumentando la frecuencia. El manto de lino, colocado entre el primer santuario exterior y el segundo santuario con sus adornos de metal, se comportaban y hacían las funciones de un filtro de frecuencia. El Tabernáculo estaba cubierto con diez capas de pieles y telas de lino y las cortinas interiores eran también de lino.

Todos los seres del universo generamos un campo de energía. Algunos generan campos energéticos simples y otros generan campos de energía más complejos, capaces de interaccionar de forma inteligente con el campo energético de otros seres. El campo energético de la Tierra es extremadamente complejo, y está formado por varios campos energéticos diferentes. Es decir, la Energía Telúrica (la que asciende del subsuelo) es la que corresponde con la energía del cuerpo físico de la Tierra.

De la tierra emana una complejísima radiación constituida, de una parte, por las energías telúricas y electromagnéticas propias del planeta y, de otra, por las energías y radiaciones cósmicas que él refleja o refracta. El sistema de franjas de radiación, consideradas como líneas de fuerza del campo magnético terrestre y llamadas “Líneas de Hartmann” en honor a su descubridor, Ernst Hartmann, son como paredes invisibles desde la Tierra hasta la ionosfera. Convergen toda una serie de factores distorsionantes, como una mayor ionización, mayor incidencia de radiación cósmica, mayor presencia de radiaciones gamma, mayor afluencia de neutrones desde el interior de la tierra, mayor presencia microondas, etc.

El origen de las Líneas Hartman se atribuye al campo magnético y eléctrico terrestre, (por lo que muchos la consideran como el sistema nervioso de la tierra). Las Líneas Hartmann o Líneas H (es una rejilla electromagnética que crea una radiación que se extiende por toda la tierra a la cual se le denomina Red Global de Radiación), y las Líneas Curry (red de líneas en sentido oblicuo a los puntos cardinales, de mayor tamaño que la red de Líneas Hartmann, orientada diagonalmente con respecto a ésta). Estas líneas, son como paredes invisibles desde la Tierra hasta la ionosfera. Es en estos cruces de energía, donde la radiación es más intensa, más notoria y perjudicial, llamándose “puntos geopatógenos”.

Las líneas de Hartmann y Curry, son una serie de líneas cuyo recorrido podríamos asimilar a lo que conocemos por meridianos y paralelos, que recorren todo el planeta. A través de medidores de campos magnéticos, se puede determinar por donde pasa cada una de esas líneas. La confluencia de una línea de Hartmann con una línea de Curry, es la confluencia de dos campos magnéticos.

En Gizeh, existen 4 puntos con una energía superior a 13.500 UB, ésta es una unidad de medida vibracional, y significa Unidad Bovis. Para medir el nivel vibracional se creó el Biómetro de Bovis. Después de estudiar y analizar a varias personas, Alfred Bovis determinó que el cuerpo está sano cuando vibra en el rango de 6.500 a 8.000 UB, y una persona próxima a la muerte vibra sobre las 1.000 UB. Cada enfermedad y cada virus tiene una frecuencia vibratoria propia. Por ejemplo, el bacilo de Koch, responsable de la tuberculosis, vibra a 5.500 UB.

Para el ser humano existen tres niveles vibracionales:

  • Cuerpo Físico. De 0 a 10.000 UB
  • Cuerpo Etéreo (aura). De 11.000 a 13.500 UB
  • Nivel espiritual. De 13.000 a 19.500 UB

biometro globalDe los 4 puntos de energía superior a 13.500 UB en la meseta de Gizeh, tres correspondían a las pirámides. Éstas, son atravesadas por Líneas Hartmann de 1er, 2º y 3er Orden.

La pirámide del Sol de Teotihuacan, y la pirámide de Kukulcán de Chichén-Itzá, cuentan con un Vórtice Energético de 24.500 UB. El Arca de la Alianza es capaz de proteger a las personas o territorios por encima del nivel de frecuencia.

Todos estos conceptos técnicos, tecnológicos y diseños son muy parecidos a los empleados en el  Tabernáculo. El parecido entre la tecnología de entierro de Tutankamón y el Arca de la Alianza es evidente. El entramado de las pirámides era necesario para crear su funcionalidad, al igual que el entramado del Tabernáculo era esencial para su finalidad. Era imposible cargar el Arca a su máxima capacidad sin el patio y el Tabernáculo.

Los polos del Tabernáculo y del patio eran la energía telúrica o recolectores de vibración que estaban enfocados en el Arca de la Alianza del Lugar del Santísimo. El Arca contenía probablemente 2 capas de cristal de cuarzo como material piezoeléctrico resonante.

Hace algunos años fueron descubiertos y producidos como parte de un proyecto de una Red de Infraestructura Nacional de Nanotecnología financiado por DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), Agencia del Departamento de Defensa de los EE.UU., responsable del desarrollo de las nuevas tecnologías para su uso por los militares, crearon elementos piezoeléctricos de vibraciones de energía. Su función es almacenar energía a un motor y cuando resuenan producir electricidad. Pero también pueden ser utilizados como sensores inalámbricos, ya que tienen la propiedad de emitir ondas de radio y se comportan también como micrófonos.

En 1.859, el científico alemán Werner von Siemens, creador de la Cía alemana que lleva su nombre, estaba instalando en Egipto, un tendido telegráfico. Cuando terminó, subió a lo alto de la pirámide y alzó su mano en señal de victoria. Al hacerlo, sintió un cosquilleo que recorrió su cuerpo. Esto le motivó para subir nuevamente, esta vez con una botella con cuello de metal y envuelta en papel mojado. Una vez arriba, volvió a alzar la mano sosteniendo la botella, y pudo comprobar que ésta se cargaba de electricidad estática. Cuando soltó la botella, saltaban literalmente chispas.

El Arca de la Alianza es famosa por su poder y descargas de energía. Aquellos que no estuvieran cualificados para tocarla, o incluso mirarla, estaban abocados a la muerte, al dolor y al sufrimiento:

  • Uzzah fue afectado por un relámpago de energía ardiente proveniente del Arca cuando alargó la mano para tocarla. En Samuel 6:7 se dice: Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por aquella temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios.
  • En la época donde el Arca se encontraba custodiada en la ciudad de Silo, su primera residencia de larga duración, los israelitas debieron enfrentarse a los filisteos. Los israelitas, temerosos del poder de los filisteos,  fueron a Silos en busca del Arca. El día de la batalla, los poderes del Arca no se mostraron, y los israelitas perdieron la guerra. Silo terminó destruido, y el Arca fue capturada por los filisteos, que la llevaron como trofeo de guerra a su capital, Ashdod. Una vez en dicha ciudad, el Arca volvió a mostrar todo su poder derribando sus templos, sus dioses, y causando la muerte de mucha gente. Finalmente, los filisteos decidieron devolver el Arca a los israelitas, que lo trasladaron a Bet Shemesh. Los israelitas de Bet Shemesh, al ver llegar el Arca se alegraron y salieron a su encuentro, abrieron el Arca y miraron dentro. Dios castigó a todos los que miraron aquello que les era prohibido ver. Los escritos hablan de la muerte de 50.070 personas.
  • Los hijos mayores de Aarón (hermano mayor de Moisés), Nadav y Avihú, murieron abrasados por el fuego divino, luego de haber transgredido las estrictas leyes del sacerdocio. Los hijos de Aarón murieron cuando, sin permiso, intentaron ofrecer incienso al Arca y un rayo de energía brillante surgió y los consumió.

El Arca es, sin duda, el artefacto más importante y sagrado de los judíos. Gracias a ella, vencieron a infinidad de enemigos, les sirvió como guía a la salida de Egipto camino de la tierra de Israel, les ayudó a superar obstáculos, etc…

Estamos ante un artilugio que va mucho más allá de la física y de la tecnología, de la ciencia que conocemos. La alquimia, que tanto fue objeto de estudio por las mayores mentes de la historia, hacía uso de las energías etéricas y astrales, para crear reacciones que configuraran la materia a nivel cuántico. La existencia de una energía vital presente en todas partes, con la capacidad de convertirse en energía positiva o negativa, teniendo según esta polaridad efectos buenos o malos sobre los organismos vivos.

Los efectos eléctricos del Arca, podrían perfectamente ser efectos secundarios de procesos etéricos. El Arca, cuando era transportada, era envuelta completamente en un material aislante, y absolutamente nadie de quienes la transportaban, podían tocar ni mirar directamente. Cuando acampaban, el Arca era custodiada dentro del Tabernáculo.

El Tabernáculo, realmente era un entramado diseñado para contener y rodear de forma segura el Arca. La primera tienda alrededor del Arca estaba hecha de fibra de lino, la segunda de pelo de cabra tejido, la tercera de pieles secas de animales. Esta gran amalgama de capas superpuestas servían de protección para el Arca. Esta protección solamente sería necesaria si el Arca estuviera emitiendo un fuerte campo de energía.

La elección de estos materiales no es casual. La fibra de lino posee una estructura cristalina espiral. Las hebras de pelo y la lana son excelentes atenuadores o reflectores de ondas gravitacionales. Además, la lana posee la cualidad de disminuir la intensidad de la energía etérica. El oro, la plata y el cobre fueron los únicos metales empleados para construir el Arca y el Tabernáculo. Estos metales son no-magnéticos. El hierro fue estrictamente prohibido, el cual, sí que posee enorme cualidades magnéticas. Por algún motivo,  los materiales ferromagnéticos interferían en el funcionamiento del Arca.

De todo el poder que tenía el Arca, me llama poderosamente la atención lo selectiva en la forma en que actuaba y sobre quién o quienes lo hacía. Realmente para que no fueras víctima de su ira, debías ser considerado una persona con una elevada espiritualidad, lo cual significaba una integridad etérica y astral. Sólo aquellos con el más elevado entrenamiento espiritual podían acceder a la cámara interna en donde estaba localizada el Arca. Aquellos que desobedecían las órdenes encomendadas o eran espiritualmente impuros, eran mortalmente afectados o se les hacía enfermar. Sólo los sacerdotes levitas podían manipular el Arca sin ser dañados.

El Arca de la Alianza no era simplemente un artefacto de alto voltaje, sino un aparato demiúrgico que traducía las cualidades astrales y espirituales en manifestaciones físicas.

El Rey David, decidió trasladar el Arca a Jerusalén, donde fue depositada en una pequeña tienda, a modo de Santuario, construida por él mismo. Años más tarde, su hijo Salomón, construiría el Templo de Jerusalén, el Templo de Salomón, para custodiar y salvaguardar el Arca de la Alianza. Sería allí, donde se perdería su pista para siempre.

Anuncios

El Misterio de la Antigravedad en la Antigüedad

Mucha de la tecnología que ahora conocemos, ya fue usada hace miles de años. Todos los relatos hacen referencia a fuerzas extremas, fuerzas traídas por los “dioses”, que destruían ciudades, armas que provocaban temperaturas excesivas, que vitrificaban la piedra, incineraba instantáneamente a los seres vivos, etc. También encontramos el lado opuesto, tecnología antigua capaz de construir monumentos enormes, transportar y levantar bloques de piedra de hasta 300 toneladas, con una precisión exhaustiva, sin marcas de cuerdas, ni poleas, ni ninguna otra ayuda para hacerlo. Las pruebas están ahí, en los relatos, los textos, los mitos y leyendas que pasan a través de cada generación, transmitidas por aquellos que vivieron el momento, en las ciudades que hoy son restos arqueológicos, que esconden los secretos de qué sucedió.

En la ciudad de Jericó, a 28 km de Jerusalén, fue donde Dios se dirigió a Josué (el sucesor de Moisés), ordenándole que sitiara la ciudad durante seis días, acompañado de siete sacerdotes, quienes portaban cuernos de carnero, seguidos del Arca de la Alianza. Al séptimo día, cuando el sonido de los cuernos de carnero retumbaron en los muros de Jericó, estos cedieron, y la ciudad fue saqueada. En el Libro de Josué, se especifica que los cuernos que hicieron caer los muros, se llamaban shofar.

En las escrituras, se narra cómo se ordenó al ejército rodear la ciudad, y una vez Jericó estuvo totalmente rodeada, emanaron un sonido atípico, que estaba acompañado por el Arca de la Alianza, el cofre del poder absoluto, donde residía y se guardaba la fuerza de dios (o de los dioses). ¿Cómo pudo el sonido que salía de los cuernos de carneros, echar abajo los muros de una ciudad fortificada como Jericó?. ¿Qué tuvo que ver el Arca de la Alianza?.

A principios del siglo XX, se encontraron las ruinas de la ciudad de Jericó, con una superficie aproximada de tres hectáreas, destacando principalmente una torre maciza de piedra que medía 9 metros de altura x 8 metros de anchura. Las murallas tenían una envergadura de 7 metros de ancho. En algunas zonas, la muralla estaba compuesta de dos muros que discurrían en paralelo, distantes el uno del otro unos 4 metros. Delante del muro se encontraba un foso de 3 metros de profundidad x 8 metros de ancho. Esto da una muestra, del poder que se necesitaba para destruir los muros y entrar en la ciudad.

Actualmente, las fuerzas especiales y el ejército, poseen un arma no letal, utilizada en manifestaciones, o para ahuyentar masas de personas sin que haya heridos graves. Esta arma es conocida como LRAD, y es un dispositivo acústico de largo alcance. Pero este tipo de arma, estas ondas sónicas, también se podrían emplear para destruir cosas (al igual que ciertas frecuencias, hacen que estallen copas o vasos de cristal). ¿Conocían antiguas civilizaciones el poder de las ondas sónicas, y poseían los conocimientos y las herramientas para ello?. ¿Pudieron los israelitas, con ayuda del Arca de la Alianza (donde reside el poder de los dioses), derribar las murallas de Jericó, gracias a la amplificación del sonido que salía de los shofar?.

El investigador sobre las ondas de sonido, levitación acústica,  y ex-astronauta de la NASA, Taylor Wang, es el mayor experto sobre el planeta en cuestión de sonido, sus efectos y forma de empleo. Wang afirma, que la caída de Jericó, pudo perfectamente deberse a la fuerza acústica, la fuerza del sonido. Dice que si se concentra en un muro una resonancia de forma continua, y se ampliara su efecto, ésta cedería y explosionaría, ya que la resonancia, lo que hace es acumular grandes cantidades de energía, que si se alimenta de forma continuada, puede acabar destruyendo todo.

El sonido, es básicamente una onda de presión, y cuando se incorpora la energía a la ecuación, esa mezcla es destructiva. Se puede afirmar, que es un arma de partículas, porque lo que se hace es mover el aire, solo se necesitaría que algo, dirigiera el sonido a la zona que queremos destruir, convirtiéndolo en un rayo de energía acústica dirigida.

El Arca de la Alianza, siempre acompañaba a los judíos cuando iban a librar una guerra o una batalla, como ocurrió durante la conquista de Canaán. Con ella, los judíos se sentían protegidos, porque el Arca poseía tales poderes, que la convertían en un arma absolutamente letal. Ellos decían, que en su interior residía la ira de Dios. Así que, en el cerco a la ciudad de Jericó, siete cuernos de carnero, tocados de forma constante por siete sacerdotes, y acompañados del Arca, consiguieron destruir los muros y asediar la ciudad.

Si pensamos de forma, que la razón sea quien domine el pensamiento, sabemos que el simple sonido que emanan esos cuernos, es totalmente insuficiente para derribar una ciudad, incluso el simple hecho de pensarlo, sonaría absurdo. Pero todos los textos narran que fue así, que la ira de los dioses, una fuente de poder y energía que poseía el Arca, ayudó a dirigir el sonido, actuando como amplificador en puntos determinados de la muralla. Y esta teoría, sí está respaldada por la razón, la lógica y la ciencia.

Pero los shofar, no han sido las únicas armas sónicas de la antigüedad del que se tenga constancia. En Números 10:1,2. aparecen las instrucciones divinas dadas a Moisés, para que hiciera dos trompetas de plata. ¿Es casualidad que sean siempre los dioses, quienes dan instrucciones y conocimientos tecnológicos y avanzados, a los seres humanos?. La palabra hebrea chatsotserah, aparece 29 veces en el Antiguo Testamento. Se ha traducido casi siempre como “trompeta”, excepto en 3 ocasiones, que aparece como  “trompeteros”, y una vez como “bocina”, apareciendo sólo una vez en singular.

Pero estos shofar, con poderes sónicos, no son los únicos del que tenemos referencias. En noviembre de 1.922, el arqueólogo americano Howard Carter, descubrió la tumba de Tutankamón. Entre sus tesoros, se encontraron dos trompetas, una de plata y otra de bronce.

Los instrumentos habían permanecido mudos por más de 3.000 años en el Valle de los Reyes, próximos a la momia del joven faraón. Ambos estaban decorados con inscripciones de dioses identificados con campañas militares. En 1.939, eligieron al legendario trompetista James Tappern, para que tocara tan frágil instrumento. James, se quedó sorprendido por el sonido de la trompeta de Tutankamón, la cual marcó su vida, y la de su hijo Peter Tappern. Peter dijo: “Me dejó estupefacto la calidad del sonido. Cómo la tocaban los trompetistas de la época de Tutankamón, ni me pregunten. Mi padre utilizó boquillas modernas, pero la técnica que se necesita es asombrosa”.

Una de las leyendas egipcias más notorias, es la maldición que recaerá en la Humanidad, sin son tocados los tesoros de Tutankamón, de las que se dice están malditas. Todo empezó al morir la persona que abrió la tumba, Lord Carnarvon, picado por un mosquito cuatro meses después de profanar el descanso del faraón. El mismo día que falleció, 04 de abril de 1.923, El Cairo se quedó a oscuras. Otra persona que estuvo presente, era su hermano, Audrey Herbert, muriendo por causas desconocidas. La persona que derribó el muro que daba a la sala donde descansaba Tutankamón, Arthur Mace, murió días después también por causas inexplicables.

La persona que radiografió la momia, Sir Douglas Reid, falleció dos meses después de hacerlo, al igual que la secretaria que le ayudó de un ataque cardíaco. Al proceder a la autopsia de la momia se encontró que justo donde el mosquito había picado a Lord Carnarvon, Tutankamón tenía una herida igual.

En el Museo de El Cairo, cuando una de ellas estaba siendo limpiada en 1.954, alguien intentó soplarla, y en ese mismo momento la electricidad de todo el Alto Egipto falló. En 1.974, limpiándola de nuevo, y no teniendo constancia el personal del Museo, del anterior evento ocurrido 20 años antes, fue soplada de nuevo, y el poder energético se vino abajo, esta vez sólo en la región del Gran Cairo. Ambos incidentes, aparecen reflejados en los documentos archivados en la estación generadora de electricidad, de la caída inexplicable a cero ocurrida en aquel tiempo, y también en los artículos de los periódicos egipcios de aquel día.

Pero esa tecnología sónica, no solo ha sido empleada en el pasado como arma y destrucción, sino que fue un elemento esencial para levantar monumentos megalíticos y bloques de piedra, que aún hoy, nos parece inexplicable y un misterio cómo pudieron hacerlo.

En la Isla de Pohnpei, capital de los Estados Federados de Micronesia, se encuentra una ciudad de piedra megalítica llamada Nan Madol, con una extensión de 28 km2 repartida entre cien isletas de arrecife y coral, con numerosos canales artificiales que la convierten en “La Venecia del Pacífico”. Nan Madol es una incógnita, nadie sabe realmente cuándo fue construida, ni por quién, con gigantescos bloques de basalto, sobre 91 islotes artificiales.

Es en este lugar, donde las leyendas aseguran, que al igual que en el antiguo Egipto, los enormes bloques de piedra, cuyo peso oscila entre las 20 y 50 toneladas, se transportaban por el aire.  Se han identificado algunas probables canteras alrededor de la isla, pero el origen exacto de las piedras de Nan Madol está aún por determinar. Los arqueólogos, aún tienen que desentrañar el misterio.  ¿Cómo pudieron salvar la barrera coralífera?. El transporte por el agua es imposible. Algunos habitantes actuales de Pohnpei, creen que las piedras llegaron volando a la isla, gracias a la magia negra. La gente del lugar, cuenta que Olosipe y Olosaupa, los dos hermanos constructores, estaban dotados de un extraordinario poder mágico.

Convocaron a todas las piedras para que vinieran por sí solas, y formaran las imponentes construcciones. Olosipe y Olosaupa, llamaron a las piedras que estaban en Sokehs. Estas oyeron su llamada mágica y acudieron volando junto a los dos hermanos.

Por procedimientos mágicos, éstos ordenaron a cada uno de los grandes bloques de piedra, que ocupara su sitio correspondiente en las construcciones. Tal es la forma en que se construyó Nan Madol.”

Los indios Hopi, también cuentan entre sus leyendas, algo muy parecido. Los Hopi, afirman que sus antepasados fueron visitados por seres procedentes de las estrellas, quienes se desplazaban en escudos volantes o “pájaros tronantes”, y dominaban el arte de cortar y transportar enormes bloques de piedra, así como construir túneles e instalaciones subterráneas. Estos salvadores eran los katchinas, que significa “Sabios, Ilustres y Respetados”. Eran capaces de trasladarse por el aire a velocidades gigantescas, y de aterrizar en cualquier lugar.

En el año 2.000 a.C., se construyó la ciudad de Micenas, construida completamente por miles de bloques de piedra, superpuestas unas detrás de otras, sin ningún tipo de argamasa ni mortero, desafiando por completo las leyes de la gravedad, y siendo un misterio de cómo lo pudieron hacer. Los mayores expertos en construcción, arquitectos e ingenieros, opinan que Micenas, es una ciudad que no ha podido ser levantada por el hombre, que está muy por encima de la capacidad humana de aquella época.

Aquí se encuentra el Tesoro o Tumba de Atreo. El bloque de piedra horizontal, que se encuentra justo en lo alto de la entrada, pesa 250 toneladas.

¿Cómo consiguieron subir ese bloque?. Las construcciones mayas, las pirámides, los templos griegos, Stonehenge, Carnac, etc… contienen bloques de pesos realmente elevados, imposibles de levantar con poleas, cuerdas o haciendo palanca, y menos aún, transportarlas a largas distancias, y elevarlas a varios metros del suelo.

En el Líbano, se encuentran las Piedras de Baalbek, la ciudad del hijo del dios Baal, también llamada Heliópolis, residencia del dios griego Helios. La construcción abarca templos, como el Templo de Bacchus (Templo de Baco), que es más grande que El Partenón de la Acrópolis de Atenas. Las columnas del Partenón miden 10,4 metros de altura, mientras que la columnas del Templo de Bacchus miden 19 metros, casi el doble.

En el Capítulo 6 del Génesis (Antiguo Testamento), se dice: “En aquellos días, había gigantes en la Tierra, se unieron los hijos de Dios con las hijas de los hombres y les nacieron hijos. Ellos eran los héroes que desde la antigüedad fueron hombres de renombre”. Así que la Biblia, narra cómo los seres humanos, se mezclaron con los dioses, dando a luz a semidioses, a guerreros que se convertirían en la élite, en héroes para sus pueblos.

La piedra de construcción más grande del planeta, tiene 21,36 m de largo y 4,33 de alto, su anchura es de 4,6 m y pesa entre 1.200 y 2.000 toneladas. No llegó a transportarse hasta la terraza de Baalbek y lleva el nombre de Hajar el Gouble (Piedra del sur) o Hajar el Hibla (Piedra de la mujer embarazada).

Esta piedra, así como otros aspectos de la terraza de Baalbek, ofrecen a los arqueólogos y otros científicos un gran jeroglífico. No se puede entender, cómo piedras de ese tamaño pudieron ser partidas, transportadas y encuadradas perfectamente. Las piedras que se transportaron en Egipto y Mesopotamia, supuestamente por miles de trabajadores con ayuda de cuerdas y rodillos de madera, medían 1/10 parte y pesaban cientos de kilos menos que las piedras de Baalbek. Y además, el terreno era liso y apropiado para poder desplazar esas ingentes masas de piedra.

Pero la zona de Baalbek, es todo lo contrario, ya que predomina el terreno angosto, lleno de cuestas, curvas y piedras por toda la zona. Tampoco existen señales de que el camino, en la antigüedad, fuera alisado en algún momento. Si las rampas existieron, ¿por qué no hay ninguna evidencia de ellas?. No existe ninguna fuente romana que nombre los métodos de construcción, los nombres de los ingenieros, arquitectos. ¿Quién y cómo consiguió erigir estos bloques tan descomunales?. ¿Qué clase de conocimientos poseían para poder hacerlo?.

Analizando el peso de las piedras, el terreno donde están ancladas, las zonas y canteras de donde fueron transportadas, la precisión con la que están puestas, y que no exista ningún rastro o prueba de la utilización de cuerdas, poleas, arrastre, terreno alisado, etc… han llevado a los expertos a considerar, que quienes realizaron esa construcción, poseían conocimientos muy avanzados de los Principios de Levitación Acústica, que consiste en que al incidir en un objeto y bajo determinadas circunstancias, las ondas acústicas logran mantener ese objeto suspendido en el aire sin necesidad de contacto alguno. Esta ley que desafía las leyes de la gravedad, se ha demostrado que es factible, el problema es cómo pudieron hacerlo con bloques de tantas toneladas.

En la Historia Regnun Britanniae de Geoffroy de Monmouth (año 1.136), se cuenta que Stonehenge, es una creación del Mago Merlín, que por obra de su magia, transportó las piedras desde Irlanda, gracias a la utilización de “fuerzas vitales”, que según cuenta la historia, hace referencia a que Merlín, transportó los menhires de Stonhenge haciendo que estos volaran. Las leyendas antiguas, son un puente para descubrir lo que realmente sucedió. Merlín, siempre iba acompañado de una especie de varita mágica, del que emanaba el poder de los dioses. El poderoso druida, apuntaba a la piedra,  y ésta levitaba.

Las piedras de Stonehenge, provenían de diferentes localizaciones, todas a mucha distancia de donde se encuentra el monumento. Algunas piedras se trajeron desde Avenbury (a 20 km de distancia), otras desde los Montes Prescelly, en País de Gales (a más de 200 km de distancia), otras desde Mildford Haven (a más de 250 km de distancia), y las piedras azules, conocidas como “riolitos”, procedían de Irlanda. Cada monolito, pesa más de 50 toneladas, así que todo el conjunto de Stonehenge, pesa miles de toneladas. ¿Cómo es posible, que un pueblo del Neolítico, compuesto por apenas un centenar de individuos, pudieron traer esas inmensas piedras con los medios primitivos?. Si carecían de los instrumentos necesarios para su transporte, ¿por qué, además, fueron a buscar esas rocas en localizaciones tan lejanas?. La única respuesta lógica, es que sí poseían la forma de transportarlas, y no era a través del arrastre, ni la fuerza de 50 hombres, ni poniendo troncos en el camino.

Stonehenge es un observatorio astronómico preciso. El anillo de los agujeros de Aubrey, se relaciona con el ciclo de los eclipses lunares. Distintos ángulos entre las piedras solitarias, servían para mostrar los solsticios y los equinoccios, las salidas y las puestas del sol y de la luna.

Así que, un reducido pueblo perdido del Neolítico, consiguió transportar toneladas de roca, y una vez en el lugar preciso, las posicionaron de forma perfecta para la observación del cielo. Por supuesto, esto no es cosa del azar, sino de un conocimiento muy avanzado en astronomía, en coordenadas de la Tierra, y en saber exactamente qué tipo de piedras se necesitan, su tamaño exacto, de ahí que procedan de diferentes partes.

Mientras que los egiptólogos, y creyentes ortodoxos en los métodos primitivos, afirman que esos bloques de piedra fueron movidos y puestos en su sitio utilizando solo la mano del hombre, expertos en el traslado de grandes pesos utilizando grúas modernas tienen grandes dudas al respecto. Una compañía especializada en grúas de alto tonelaje, instaló una prensa hidráulica que pesaba 65 toneladas. Para elevarla y pasarla por encima del tejado, tuvieron que traer una grúa especial. Esta grúa fue traída en piezas, y fue transportada en 15 trailers, desde una distancia de 80 millas en un período de cinco días.

El peso máximo que habían conseguido levantar con la grúa especial,  fue en una central nuclear, levantando pesos de entre 100 y 150 toneladas. Estos expertos, al ser preguntados por bloques de más de 200 toneladas, como las que se usaron en el interior de la Gran Pirámide y en el Valle de los Reyes, mostraron su asombro y escepticismo, dudando de los primitivos métodos propuestos por los egiptólogos. Así que ya no digamos, por piedras como las de Baalbek, que pesan más de 1.000 toneladas.

Edward Leedskalnin, fue un escultor que construyó con sus propios medios, el monumento conocido como Castillo de Coral, en Florida. También se le conoce por sus inusuales teorías acerca del magnetismo. Trabajando solo y de noche, Leedskalnin extrajo y esculpió alrededor de 1.000.000 Kg (1.100 toneladas) de coral en dicho monumento.

Leedskalnin, ideó la manera de levantar y maniobrar grandes bloques de coral de hasta 30 toneladas. En Homestead, Florida, usando su celosamente escondido secreto, fue capaz de tallar y construir un complejo entero de bloques monolíticos de coral. En comparación, el peso de cualquier bloque utilizado en el Castillo de Coral, era mayor que los utilizados en la Gran Pirámide. Trabajó durante 28 años para completar su trabajo. ¿Cuál era el secreto de Leedskalnin? ¿Cómo es posible, que él sólo, pudiera levantar esas toneladas, sin conocer las técnicas ni poseer los conocimientos actuales de física y mecánica?.

Si asumimos que Leedskalnin y los antiguos constructores de pirámides usaron técnicas similares, las estimaciones en cuanto al número de trabajadores que supuestamente se emplearon en Egipto, cambiarían totalmente. Leedskalnin transportó y elevó 1.100 toneladas en un período de 28 años. Entonces, los 5.273.834 de toneladas de piedra de la Gran Pirámide, podrían haber sido transportadas y elevadas por tan sólo 4.794 trabajadores (y no por 100.000 hombres como se asegura).

Leedskalnin afirmaba que toda la materia, consiste en imanes individuales, y es el movimiento de esos imanes dentro de los materiales y en el espacio, lo que produce los fenómenos mesurables, por ejemplo, el magnetismo y la electricidad. Fue capaz de idear métodos de levantamiento y maniobra de grandes pesos, imposibles para el ser humano sin la utilización de maquinaria moderna. Se especula que podría haber utilizado el electromagnetismo, para eliminar o reducir la fuerza gravitacional de la Tierra.

Unos niños afirmaron una vez, que vieron como Leedskalnin, transportaba unos enormes bloques de piedra que levitaban literalmente en el aire, como globos de helio. Este dato, junto al generador magnético que inventó, ha originado a un grupo de personas que opinan que Edward conocía el secreto de las pirámides, y que se valió de la manipulación de los campos magnéticos terrestres para magnetizar las piedras y atraerlas sin esfuerzo hasta su ubicación.

Edward levantó piedras emulando el sistema de construcción de las pirámides y de Stonehenge. Es evidente que dominaba los principios del magnetismo como Nikola Tesla, y de la dinámica de la Ley Telúrica y el sonido, al “estilo ancestral”. ¿Quién le transmitió esos conocimientos?. El lugar donde está edificado todo el complejo del Castillo de Coral, no está elegido al azar, sino que está asentado en un lugar específicamente elegido (20 puntos vórtex de inversión magnética), donde las fuerzas telúricas que por allí discurren, ayudan a redirigir la fuerza de la gravedad a través de la física hiperdimensional.

Este área del sur de Florida, es considerado parte del Triángulo de Las Bermudas, siendo un levitador dimagnético de gran alcance, y se ha comprobado que la distancia entre el lugar del actual asentamiento del Castillo de Coral y el Polo Norte, tenían la posición y los armónicos ideales para la manipulación de la antigravedad.

De todo el complejo de la ciudad que levantó, la puerta de acceso al lugar es el más espectacular. Consta de una enorme puerta giratoria de piedra de 9 toneladas, que descansa sobre una pequeña piedra cilíndrica, a su vez apoyada en un engranaje automotriz con un agujero alineado con su centro de gravedad.

Esta puerta de piedra está tan perfectamente equilibrada, que puede ser abierta con facilidad con un solo dedo. Los ingenieros, con ayuda del láser e informática avanzada, aún no han conseguido duplicar esta hazaña de ingeniería. Y esto ocurrió, cuando hace algunos años, los rodamientos de la rueda se atascaron por desgaste. Para alzar la puerta de 9 toneladas, se necesitó llevar al complejo una gigantesca grúa hidráulica de 600 c.v. de fuerza, y poder cambiar los rodamientos. Al levantar la roca, se descubrió una segunda roca en forma de tarta, sobre la cual descansaba el bloque principal y cuya existencia se desconocía. Esta segunda piedra, estaba tan perfectamente encastrada, que fue imposible extraerla sin romper el corte horizontal de la misma. Los investigadores la hicieron analizar, y los resultados arrojaron que era de una composición totalmente desconocida y que no era originaria del planeta Tierra.

Esta construcción, es considerada por muchos la Octava Maravilla del Mundo, o el Stonehenge moderno, por sus proporciones megalíticas y por emular su sistema de construcción, basado en la combinación de fuerzas telúricas y magnéticas y la condensación de las vibraciones del sonido para anular el poder de la gravedad. Edward inventó el Generador Magnético, con el que supuestamente hacía levitar los bloques de piedra, y aseguró que este invento, solucionaría todos los problemas energéticos del planeta.

Afirmaba que cada partícula de la sustancia, es un imán por sí mismo, y que el norte y el sur planetario constituyen imanes opuestos. En su generador, todas las corrientes se alteran y la energía que producen puede redirigirse a través de un conmutador. Los imanes y las corrientes magnéticas, tejen la tela de conexión y creación en todo el universo, y todo es cuestión de comprender dónde están concentrados estos flujos telúricos, que corren unos contra otros, y regular el intercambio mediante la oposición de imanes contrarios. Es decir, Leedskalnin ya hablaba de unificar las cuatro fuerzas que rigen el universo, hallar una teoría unificada, la Teoría de Cuerdas.

Cuando Edward estaba construyendo su ciudad, se percató que las coordenadas donde debían estar situadas, no eran las correctas, así que tuvo que trasladar todo de lugar. ¿Cómo pudo hacerlo sin ayuda de nadie?. Edward Leedskalnin, afirmaba que los métodos de construcción que empleaba, sobrepasaban en mucho a la ciencia moderna, ya que utilizaba los campos magnéticos terrestres y el uso de esa energía, le permitieron vencer las normas establecidas de gravedad y equilibrio, al igual que hicieron los egipcios y otras civilizaciones antiguas.

En Philadelphia, se encuentra la Sala Norman Hall, de la Gran Logia Masónica, que es una representación del poder que Edward dejó plasmado en su Castillo de Coral.

En sus paredes, se encuentran los secretos del magnetismo. Leedskalnin inventó una rueda giratoria, que formaba parte de la estructura del aparato que construyó, para anular el peso de los bloques de piedra. Esa rueda, está formada por imanes en forma de “U”, que lo divide en 24 partes.

El símbolo que aparece por toda la ciudad de coral, es el hexagrama de la Estrella de David, que también aparece como patrón en la rueda. La Estrella de David, está envuelta en los campos magnéticos de los 24 imanes que la rodean. Los polos de los imanes, están curvados para que apunten hacia fuera. Esto significa, que hay 24 polos positivos y 24 polos negativos, un total de 48 flujos de imanes apuntando al exterior. La Estrella de David representa lo opuesto, que a su vez, constituye la base del equilibrio y de la armonía.

Curiosamente, de la Estrella de David de la Sala Norman Hall, salen 48 rayos de energía, en dirección a todas las partes que lo rodean, tanto al cielo, como a la tierra. En el centro de la Estrella de David, aparece una campana, igual que a la entrada de la ciudad de Leedskalnin.

Es evidente, que los francmasones, también conocen el poder de los campos magnéticos y de la antigravedad. Mucha simbología de ellos, hacen referencia a los opuestos, al equilibrio y a un conocimiento superior que hay que mantener en secreto, ya que la Humanidad, seguramente no esté preparada para ello.

En ciencia, existe un experimento conocido como Efecto Hutchinson, que es un efecto electromagnético fuertemente anormal, que causa la gelatización o la fusión de metales en frío, y la levitación espontánea de sustancias comunes como plástico, madera o metal. Estos diferentes efectos, serían el resultado de una interacción de ondas longitudinales muy complejas, con campos electromagnéticos pulsados de una manera muy precisa. Aquellos científicos que estuvieron en el laboratorio con el Profesor Hutchinson, dijeron que las interacciones electromagnéticas realizadas, permitirían obtener energía viniendo de otro lugar (creación de un vórtex). Muchos efectos creados en el laboratorio, recuerdan fenómenos observados en el Triangulo de las Bermudas (nubes movedizas, anomalías electromagnéticas, etc…), así como una neblina ligera desplazándose en el cuarto, similar a lo que describió Bruce Gernon durante su vuelo hacia Florida, en el Triángulo de las Bermudas.

Edward Leedskalnin, demostró con hechos, que las antiguas civilizaciones, los relatos sobre dioses con conocimientos avanzados, que las grandes estructuras que conocemos como las Pirámides, Templos, Murallas, que fueron fortificadas y construidas con bloques de rocas con pesos desmesurados, no fueron levantadas como nos dicen los libros. Los arqueólogos, egiptólogos y demás “logos”, se empeñan en teorizar sobre propuestas ilógicas, sin abarcar todas las opciones. Ellos dicen que 200.000 hombres cada día, sin parar, sin descanso, transportaban cada piedra, a grandes velocidades, y con conocimientos que eran imposible que poseyeran, llegaban a la perfección cada vez, con cada roca, sin errores. El paso del tiempo, y nuestra tecnología, sumándole una lógica aplastante, nos dice que es imposible que eso ocurriera de esa forma, que es inviable, y donde nada encaja.

¿No es más sencillo, abarcar todo el espectro de posibilidades, y pensar que seguramente existen civilizaciones no de este mundo, que nos llevan miles o millones de años de ventaja, que es muy probable que hayan estado aquí, y que todos los conocimientos tan avanzados e inexplicables de nuestros ancestros, se debieron a la intervención de estos seres?.

¿No es más sencillo interpretar los relatos de los textos antiguos, así como las leyendas, las historias de nuestros antepasados, donde todos, sin excepción, en el comienzo de sus tiempos, hablan de dioses que bajaron de los cielos, que tenían poderes sobrenaturales, que se mezclaron con la especie homínida, y que les ayudaron a levantar aquellas ciudades mastodónticas?.

¿No es más sencillo y lógico comprender, que Stonehenge, las Pirámides, Teotihuacan, Angkor Wat, etc… posean paralelismos astronómicos comunes, con orientaciones exactas a los cielos, a constelaciones o estrellas concretas, en una época donde los seres humanos no sabían de astronomía, porque seguían instrucciones de seres que sí conocían perfectamente los cielos, comprendían los equinoccios, solsticios, ciclos lunares, que la Tierra era redonda, que existían fuerzas invisibles que regían nuestro planeta y el cosmos, que existen muchas más dimensiones de las que podemos percibir, y que ellos sí pueden manejar y controlar dichas fuerzas?.

¿No es más sencillo aceptar que los eslabones perdidos, que hallazgos que van contra aquello que creemos conocer, que la evolución tan rápida del homo sapiens, que las extinciones masivas de los seres que dominaban el planeta, no fueron obra del azar, sino de seres que necesitan que, por algún motivo que desconocemos, nuestra especie evolucione rápidamente por algún propósito que nos será desvelado en un futuro?.

Buscar una respuesta sencilla a un problema complejo, es un camino tan escarpado y escabroso, que una vez resuelto, nos parece que la complejidad no residía en el problema, sino en la sencillez de su resolución. (Jorge Palazón 19/04/2012).