Archivo de la etiqueta: levítico

El Enigma del Arca de la Alianza (Episodio I)

Mide 1,31 metros de largo, 0’79 metros de ancho y 0’79 metros de alto. Es el objeto más buscado del mundo. Todo alrededor de este objeto son misterios, teorías, leyendas, enigmas y veneración. Poco se sabe realmente de ella, pero aquello que conocemos ha provocado durante siglos su búsqueda, y otorgar a su contenido y significado miles de cualidades. Es el Arca de la Alianza.

Que el Arca de la Alianza existió realmente parece claro, pero su verdadero magnetismo no reside en el arca en sí, sino en su contenido, en aquello que era capaz de hacer. ¿Qué había realmente en su interior? ¿Qué transportaba? ¿Estamos ante un dispositivo tecnológico? Si fuera así, ¿Quién o quienes lo crearon? ¿Cuál era su poder? ¿Cuál era su finalidad?

El Arca de Alianza, también conocida como el Arca del Pacto, Arca del Convenio, Arca de Yahvé o Arca del Testimonio, era la pieza más importante del Tabernáculo. Según relata la Biblia, el Tabernáculo fue el santuario móvil construido por los israelitas bajo las instrucciones dadas por Dios a Moisés en el Monte Sinaí. También es conocido como el “Santuario Terrenal” (Éxodo 25:9).

Son muchos quienes desconocen, o mejor dicho, quienes poseen escasos conocimientos de lo que realmente es el Tabernáculo, el lugar sagrado donde reposaba el Arca de la Alianza. Estos episodios que voy a dedicar a este tema, no dejarán, como siempre, indiferente a nadie. Vamos a adentrarnos en uno de los temas más misteriosos, controvertidos, impactantes y desconocidos que existen. Es tal la dimensión de este tema, su estudio y análisis, que me he visto obligado a estructurarlo en episodios. Sin más dilación, empecemos a desvelar uno de los secretos más increíbles de la Biblia, tomen asiento, abran sus mentes, no den nada por hecho y despójense de tabúes y prejuicios.

Mi opinión, y lo que siempre intento transmitir al lector (aquellos que me siguen desde hace tiempo lo saben), es que lo verdadero no es siempre lo más verosímil y que no se debe confundir la verdad con la opinión de la mayoría.

La principal función del Tabernáculo, era servir de morada, de campamento, donde Dios pudiera morar para estar junto a su pueblo. Para su construcción, Jehová dio instrucciones concretas a Moisés. Yahvé dijo: “Di a los hijos de Israel, que de forma voluntaria tomen para mí ofrendas. Oro, plata, cobre, azul púrpura, carmesí, lino fino, tejidos de pelos de cabra, pieles de carnero teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, aceite de oliva para el alumbrado, especias, incienso y piedras”.

Esta era la materia prima necesaria para construir el lugar sagrado de Dios. Ahora había que saber cómo utilizarla, y fue Dios, quien especificó cómo debía utilizarse, de forma concisa y detallada, siguiendo sus instrucciones al pie de la letra, sin variar ninguna orden dada.

Se harían tablones con la madera de acacia. La longitud de cada tabla sería de 4,45 metros de alto x 67 cm de ancho. 20 tablas al lado sur del Tabernáculo que debían caber en 40 basas de plata (dos basas debajo de cada tabla). El mismo número de tablas y basas para el lado norte. En los lados Este y Oeste, ocho tablas con sus 16 basas correspondientes. Cada lado será atravesado por barras de madera de acacia. Todas las tablas debían bañarse en oro, incluidas las anillas por dónde se introducían las barras de madera, las cuales también debían ser bañadas en oro.

Esta era la estructura y composición que debía tener el Tabernáculo. Para la construcción del atrio, también fueron dadas instrucciones específicas.

El atrio cubriría todo el interior con cortinas de lino fino. En el lado sur, debían medir 44 metros, sostenidas por 20 columnas y 20 basas de bronce. Los capiteles y sus molduras debían ser de plata. La misma composición para el lado norte. El ancho Oeste tendría unas cortinas con una  longitud de 22 metros de largo, sostenidas por 10 columnas y 10 basas. la misma composición para el lado Este. La entrada al atrio se hará en el lado Oeste. La cortina del lado derecho medirá 6,60 metros de largo, sostenida por tres columnas y tres basas. Lo mismo para la cortina del lado izquierdo. Para la puerta y entrada al atrio, la cortina debía medir 8,80 metros de largo, de hilo fino y decorada con bordados de azul púrpura y carmesí, sostenida por cuatro columnas con sus cuatro basas correspondientes. Todas las columnas estarán unidas por capiteles y corchetes de plata. La longitud del atrio debía ser de 44 metros de largo  x 22 metros de ancho, con cortinas de 2,20 metros de alto. Todas las basas, estacas… tenían que ser de bronce obligatoriamente.

tabernaculo 03

Llama mucho la atención la composición del atrio y del Tabernáculo que debían custodiar el Arca de la Alianza. Pero lo más llamativo, fueron las órdenes para la construcción y la forma de utilizar la fuente, la cual, debía estar fijada entre el altar de reunión y el Tabernáculo. Ésta, debía ser de bronce, y tendría agua con la que Aarón y sus hijos debían lavarse las manos y los pies, cada vez que Dios entrara en el lugar.

Y lo más impactante, es cuando Dios le dijo a Moisés: “Siempre se administrarán agua en manos y pies antes de subir al altar, para que no mueran”. ¿Por qué había que humedecerse las extremidades para no fallecer en el altar? La mesa, el candelero, ornamentos… todo debía ser de oro.

Para el candelabro y los utensilios del mismo, se debían utilizar exactamente 42,600 kilos de oro fino (ya contaré un poco más adelante por qué sé el peso del candelabro).

candelero

En el Éxodo no se especifica su función, pero sí se reseña en el Levítico, para que arda continuamente ante la presencia de Yahvé. Otro dato curioso, es que Dios dijo a Moisés: “Habla a Aarón y dile: Cuando pongas las lámparas en el candelabro, ponlas de modo que las siete alumbren hacia delante”. En Éxodo 33:19, Yahvé expresó claramente que su rostro no podía ser visto por nadie. Es más, afirmó que cualquier hombre que le viera, debía morir.

Así que, tenemos un candelabro, cuya función es iluminar una estancia, sala o aposento, que debe ser encendido obligatoriamente en su presencia, pero nadie puede ni debe verle. ¿Extraño no? Realmente, todo lo que rodea a la construcción del Tabernáculo es muy extraño, y muy alejado de lo racional y lo coherente o lógico. ¿Por qué es necesario iluminar y dar luz a aquello que está prohibido observar y ver? Lo que más me llama la atención es, que los creyentes, la mayoría de la gente, no se haga interrogantes sobre estas situaciones, y no interpreten aquello que leen y les siembre la duda. Simplemente lo dan como lógico, si Dios lo ordenó así, pues así sea, y ya está.

Mi pregunta sería: “Si la función del candelabro, parece evidente que no es la de iluminar, ¿cuál era su verdadera función?” Centrémonos en el candelabro por un instante. Yahvé, Dios, te ordena fabricar un candelabro de oro, empleando para ello obligatoriamente 42,600 kilos de oro fino. Te especifica y te da directrices de cómo debe ser este candelabro. El Tabernáculo es el lugar donde Dios se unirá con su pueblo, para estar entre ellos. Ahora bien, sólo pueden acceder a lo más profundo e íntimo del Tabernáculo, Moisés y su hermano Aarón. Más aún, que cuando Él esté presente en el Tabernáculo, nadie de su pueblo puede verle. Eso sí, el candelabro debe estar encendido. Si a vosotros lectores esto os parece una forma de proceder normal, para mí está llena de contradicciones, me parece ilógico e incomprensible.

En Éxodo 30,7-8, nos habla de que al Tabernáculo sólo se entraba por las mañanas y entre dos luceros al atardecer. Es decir, sólo se podía acceder cuando sí había luz natural, por lo que no era necesario encender el candelabro para iluminar nada.

En este punto, muchos podríais decir o argumentar, que se encendía como señal lumínica, anunciando que Yahvé se encontraba en el Tabernáculo en ese momento, así se advertía al resto del pueblo su presencia. Y como estaba prohibido verle el rostro si uno no quería morir en el intento, así se advertía también de ese peligro. Este argumento estaría muy alejado de la realidad. En la morada sólo podían entrar los sacerdotes, Moisés y Aarón. Y según los escritos, cuando Yahvé descendía de los cielos para estar junto a su pueblo, siempre venía acompañado de una nube, de la Gloria, señal a la vista de todo el pueblo, que no necesitaba de ninguna otra señal, y menos de la luz de un candelabro, para saber que su Dios estaba entre ellos.

Es muy curioso y enigmático que Yahvé diera las dimensiones exactas del arca, del propiciatorio, la mesa, altar de los holocaustos, altar de los inciensos, columnas del Tabernáculo, cortinas de lino, atrio… excepto del candelabro y la pila de agua.  ¿Quiénes fueron los encargados de realizar tan ardua tarea? ¿Quiénes poseían conocimientos tan avanzados en esculpir y manipular metales como el oro, plata y bronce, o pulir y manufacturar tejidos, bordados…?

En Éxodo 31 se dice: El Señor habló con Moisés, y le dijo: “Mira, yo he llamado por su nombre a Besalel, hijo de Uri, hijo de Jur, de la tribu de Judá, y lo he llenado del espíritu de Dios en sabiduría, inteligencia y ciencia, y en todo arte, para crear nuevos diseños y trabajar en oro, plata y bronce, y en el arte de engastar piedras preciosas y de trabajar la madera, y de realizar toda clase de trabajos. Como podrás ver, he designado también a Aholiab, hijo de Ajisamac, de la tribu de Dan, y a todos los de corazón sabio les he dado la capacidad de hacer todo lo que te he mandado: el Tabernáculo de reunión, el arca del testimonio, el propiciatorio que va sobre ella, todos los utensilios del Tabernáculo, la mesa y sus utensilios, el candelero de oro puro y todos sus utensilios, el altar del incienso, el altar del holocausto y todos sus utensilios, la fuente y su base, las vestiduras del servicio, las vestiduras santas para Aarón el sacerdote, las vestiduras de sus hijos para que ejerzan el sacerdocio, el aceite de la unción, y el incienso aromático para el santuario. Deberán hacerlo todo según lo que te he ordenado.”

Así que Dios encomendó la construcción de todo a Besalel y Aholiab, pertenecientes a la tribu de Judá y tribu de Dan respectivamente. Uno experto en metales, maderas.. y otro en tejidos, bordados… Los artistas de Dios, que por ley divina, aprendieron artes avanzadas y las ejecutaron de forma impoluta, sin errores y tal como requería Dios. Ahora bien, estos artistas, poseían las dimensiones de todo pero no del candelabro. ¿Cómo supieron exactamente lo que Dios necesitaba? Sólo sabían su peso, 42,600 kilos. ¿Para qué necesitaba Dios un candelabro de ese peso? Si Dios ordenó las medidas concretas de todo por algún motivo, también ordenaría el peso exacto por un motivo específico.  Pregunta lógica que me hago: ¿Es importante el peso de un candelabro para iluminar una estancia? Obviamente no. Esto significa que la función del candelabro, no sólo debía ser como instrumento luminario, sino para algo más.

Aunque no tengamos las medidas del candelabro, sí sabemos algunos datos que podemos leer en Éxodo 25:31-40: Harás un candelabro de oro puro, labrado a cincel. Su tallo, brazos, flores, cálices y pétalos, formarán un solo cuerpo. Seis brazos saldrán de sus lados, tres en un lado y tres en el otro. Cada brazo llevará tallado tres flores de almendro, con sus cálices y sus pétalos. El tallo llevará cinceladas cuatro flores de almendro, también con sus cálices y pétalos. Cada pareja de brazos nacerá de cada una de las flores del tallo. Harás siete lámparas que pondrás en el candelabro de tal forma, que alumbren siempre hacia delante. Las despabiladeras y los demás utensilios serán de oro puro. Un talento de oro puro será empleado en hacer el candelabro y sus utensilios.

Vamos a seguir leyendo todos los datos y pistas que ofrece la Biblia. Si algo siempre intento transmitir al lector sobre la Biblia, es que interprete todo, que no de nada por hecho, que piense con lógica, porque tras los textos, existen muchos matices que hay que analizar e interpretar. Así que vamos a seguir profundizando en la figura del candelabro.

En Éxodo 27:20-21 se dice: Manda a los hijos de Israel que traigan aceite de olivas molidas para alimentar continuamente el candelabro. En el Tabernáculo de la reunión, del lado de acá del velo tendido delante del Testimonio, Aarón y sus hijos lo prepararán, para que arda de la noche a la mañana en presencia de Yahvé. Es ley perpetua para los hijos de Israel de generación en generación. En Levítico 24:1-4 en cambio, señala que debían arder continuamente  mañana y tarde, en presencia de Yahvé. En Éxodo 30:7-8 se dice: Aarón quemará en él (se refiere al altar de oro) el incienso todas las mañanas, al preparar las lámparas. Y en Números 8:1-2, especifican que una vez puestas las lámparas en el candelabro, las siete deben alumbrar hacia delante.

Para aquellas personas que son fieles a los textos sin interpretaciones, aquí tenemos varias contradicciones. ¿Cuándo debían encenderse realmente las lámparas del candelabro? ¿En presencia de Yahvé? ¿Todo el día? ¿Cuándo era de noche? ¿Entre la puesta y salida del sol? Y Yahvé, si incidió en algo sobre el candelabro, fue en su limpieza diaria, en mantener el candelabro impoluto cada día, en su peso, y que debían alumbrar siempre hacia delante. También me surge la pregunta de ¿cómo se hace para que un candelabro sólo apunte a una dirección?

En los textos se especifica que por las mañanas se limpiaban las lámparas, y era por la tarde cuando éstas se colocaban en el candelabro. Esto demuestra, que se encendían al atardecer, cuando la luz natural del día desaparecía, y permanecía encendido hasta la salida del sol, por lo que el texto más lógico, y descartando lo demás, es el texto del Éxodo 27:20-21 el que más se acerca a la realidad.

Otro dato curioso sobre el candelabro, es que debe ser cincelado y todo formará un solo cuerpo. No debe haber ningún tipo de soldadura ni acople. ¿Por qué motivo? Es mucho más sencillo limpiarlo si éste, pudiera desmontarse en varias piezas, y teniendo en cuenta el exagerado peso del mismo, parece incomprensible que todo formara un bloque compacto. ¿Por qué Yahvé no dio ningún tipo de medida para el candelabro? Ni altura, ni longitud de los brazos, ni forma de la base… nada. Sólo tengo una explicación para ello, y es que esos datos no eran útiles ni esenciales. Yahvé, Dios, la perfección suprema, no pasaría por alto esos datos si fueran primordiales, así que si no los dio, lógicamente era porque no eran necesarios para su construcción. Eso, sí, el peso sí era importante para Él.

En Éxodo 25:39 se especifica que para el candelabro y todos sus utensilios debía emplearse un talento de oro puro. ¿A cuánto equivale un talento?

1 talento = 60 minas

1 mina = 50 siclos

1 siclo = 14,20 gramos

Esto significa:

14,20 gramos x 50 siclos = 710

710 x 60 minas = 42,600

Si se empleó 1 talento para la construcción del candelabro y sus utensilios, podríamos decir que 2,600 kilos se emplearon para la elaboración de los utensilios, y el candelabro pesaría aproximadamente 40 kilos.

En Éxodo 25:37 se dice que las siete lámparas deben alumbrar hacia delante o de frente. Y en Números 8:1-3, además de decir esto, apunta que las lámparas había que colocarlas en la parte posterior del candelabro. No sé vosotros, pero yo cuando he visto un candelabro, no sé cuál es la parte delantera y cuál la trasera. Si cortáramos un candelabro por la mitad a los largo, cada parte sería exactamente igual, sin diferencia alguna. A no ser, que ese candelabro divino fuera totalmente diferente de lo que tenemos en mente, y que, efectivamente, sí tuviera parte delantera y trasera diferenciada.

Voy a aparcar un segundo este tema, porque a partir de este momento, toda la comprensión sobre qué es el Tabernáculo cambiará vuestra perspectiva, todo aquello que creíais hasta este instante, aquello que pensáis es imposible, y que lo verdadero no es siempre lo más verosímil.

Las Escrituras dicen que el Arca estaba destinada a guardar el testimonio. El Propiciatorio servía para tapar el Arca. Sobre el Propiciatorio, estaban los querubines, utilizados para poder escuchar la voz de Yahvé. Dios tiene tres formas esenciales de manifestarse a los humanos: 1.- a través de su presencia 2.- al escuchar su voz 3.- al vislumbrar su Gloria. En la Biblia, son constantes estas tres formas de aparición de Dios. Por ejemplo, Elías vivía en su presencia, Moisés recibió sus órdenes a través de su voz, Isaías pudo contemplar su Gloria. Dios se revela de maneras distintas y con propósitos específicos en un determinado momento, lugar, forma y en personas muy diversas.

El Tabernáculo simbolizaba la presencia de Dios en su pueblo, fue el lugar donde se ofrecían continuos sacrificios por el pecado, donde frecuentemente se contemplaba su Gloria. Toda la morada-campamento estaba dividida en tres partes, y estas tres partes representan lugares de adoración y bendición (Atrio), justificación o perdón (Lugar Santo) y el lugar de gloria y revelación (Lugar Santísimo).

Según el Éxodo 30:6 y 40:26, el Tabernáculo estaba dividido en dos estancias, el lugar santo y el lugar santísimo. Dentro de la primera, había tres muebles. En el lado norte la mesa de los panes de la proposición, y el candelabro de oro al sur. Al oeste, justo antes del velo que separaba el lugar santo del lugar santísimo, estaba el altar de oro del incienso. Tras el velo, se encontraba el Arca de la Alianza.

tabernaculo 04

El candelabro estaba situado en el lado sur, del Tabernáculo y el Arca de la Alianza en el lado norte. La posición del candelabro en ese lado no es nada casual ni aleatorio. Todos tenemos en mente la forma de un candelabro tal y como aparece representado en la figura. ¿Era esta la verdadera forma del candelabro? Viendo esta imagen, si alguien os dijera que las lámparas deben apuntar hacia delante, ¿cómo lo haríais? Sólo habría una manera de hacerlo, y es que hubiera una parte trasera diferenciada.

¿Por qué el candelabro debía estar situado en el lado sur? El sol sale por el Este, se dirige hacia el sur en lo más alto, y se pone por el oeste. El lado sur es la zona donde más rayos de luz incidían en el Tabernáculo, la luz del mediodía, y donde más horas de luz recoge al día. ¿Por qué era tan necesario que el candelabro recibiera la luz del sol? Un instrumento luminario que necesite la luz solar. ¿Extraño verdad? Muchos pensaréis, si el Tabernáculo estaba tapado con lonas de lino, ¿cómo es posible que incidiera la luz del sol? Seguramente esa parte del tabernáculo, dispusiera de un ventanal para que el sol incidiera directamente en el candelabro, porque esto era vital para la función y el objetivo real que tenía el Tabernáculo. ¿Intrigante no?

Es un buen momento para recapitular. Yahvé, se aparece a Moisés y le dicta una serie de órdenes, muy concretas y concisas con muchos datos, longitudes, pesos, materiales… para construir una morada, una especie de campamento, que servirá para que Él se manifieste ante su pueblo. Moisés debía tener una retentiva impresionante para retener todos esos datos escuchándolos una sola vez. Dos hombres pertenecientes a las 12 tribus de Israel, uno de la tribu Dan y otro de la tribu de Judá, se les dan los dones y el conocimiento para realizar dicha tarea. Los materiales que hay que emplear son de primer orden, tejidos, metales… esculpirlos y cincelarlos con precisión, tarea que, por lo visto, realizan sin ningún problema. Todos el campamento es rodeado de cortinas para que su pueblo no pueda observar lo que hay dentro. En el interior del atrio, se crea un Tabernáculo totalmente cubierto (supuestamente), donde se deben colocar el inmobiliario más especial, donde estará el Arca de la Alianza. Es en este espacio, donde Dios se mostrará al hombre. Pero, nadie puede verle el rostro si no desea morir en el intento, y da órdenes concretas y específicas de cómo hay que actuar cada día para cuando Él esté entre ellos y se comunique.

Sinceramente, yo leo esto, y lo último que hago es dar todo esto por hecho, y lo que me asaltan son cientos de dudas e interrogantes. No tiene ningún sentido montar toda esa parafernalia y gasto, tanto de tiempo como de bienes y riqueza, solamente para su capricho. Así que vamos a empezar a actuar, pensar, razonar y analizar en base a la lógica.

Dios, parece obvio, no se aparece a su pueblo en cuerpo presente. Es decir, Dios no baja de los cielos y entra por la entrada principal del campamento, se presenta a los sacerdotes, ni deja que su pueblo lo vea. Entonces, ¿cómo se aparece y se comunica con ellos? Si no lo hace de cuerpo presente, lo tendrá que hacer a través de apariciones desde el más allá, ya sea a través de su voz (como escuchar la radio), a través de un holograma o teletransportándose. Para poder hacer cualquiera de estas cosas, y más en esa época, necesitaba de materiales muy concretos, de conocimientos muy avanzados en electricidad, en cómo generar electricidad por medio de materiales.

Creo que el lector, a estas alturas, ya va comprendiendo cual era la verdadera función del Tabernáculo, y las órdenes de Yahvé empiezan a cobrar mucho sentido. Pero aún quedan muchos interrogantes que desvelar, hecho que no ocurrirá hasta que tengamos un conocimiento elevado de lo que representa el Tabernáculo, su mobiliario, las directrices dadas por Dios… para llegar a comprender cómo Dios se manifestaba al hombre.

Todo el entramado del Tabernáculo, cada material, cada mobiliario, su situación y orientación geográfica, cada metal, cada tejido… todo tenía un fin y un propósito, que no era otro que crear un dispositivo tecnológico para que Dios se comunicara con el hombre.

El candelabro, no tenía la forma que todos pensamos, sería muy parecido, pero con una diferencia notable. En este candelabro sí se podía diferenciar la parte trasera de la delantera, porque la parte trasera era una plancha metálica de oro, cuya función era recoger la luz solar que iba incidiéndole directamente durante el día. Así que, podemos afirmar que el candelabro era un generador de energía eléctrica por captación de luz solar. Por este motivo, sus medidas no eran esenciales en su fabricación, pero sí era muy importante su peso, que contuviera una porción justa de un metal conductor que pudiera almacenar la energía solar.

El candelabro actuaba como una célula fotovoltaica, capaz de captar la luz solar y convertirla directamente en energía eléctrica. Actualmente, esto es lo que hacen los paneles solares. Aquellos lectores que tengan conocimientos sobre este campo, sabrán que esto es totalmente viable, y tiene bastante lógica. ¿Cómo funcionaba entonces el candelabro? ¿Cuál era su función dentro del entramado tecnológico del Tabernáculo?

La célula fotovoltaica, utiliza la propiedad semiconductora del metal (cobre en la mayoría de las veces), para captar la luz solar. Cada célula proporciona una pequeña tensión eléctrica. Lo que hace realmente que obtenga mayor potencia, es la suma con otras células. La placa o plancha metálica en la que está tallado el candelabro, se coloca en la pared sur del Tabernáculo para que reciba lo máximo posible de luz solar. Esta plancha debía disponer de varias células fotovoltaicas de selenio, sulfuro de silicio o de otro mineral con la capacidad de captar durante el día la energía precedente de la luz solar.

Al anochecer, Aarón colocaba las lámparas en el candelabro y las encendía. La luz solar junto con las lámparas de aceite, lo convierten en energía eléctrica, la cual es distribuida por el candelabro. Toda esa energía creada, era transportada al Arca de la Alianza (en otro episodio explicaré más en profundidad todo el entramado eléctrico, así como en el Arca de la Alianza).

En la Biblia, concretamente en Números 04:15 se dice: Cuando Aarón y sus hijos hayan terminado de cubrir el santuario y todos sus utensilios para levantar el campamento, Caat vendrá conseguirlos, pero no tocarán cosa santa, que morirán. ¿Por qué esta advertencia? Caat era la cabeza visible y fundador de los caatitas, quienes erigieron el campamento. En Números 18:3, Yahvé dice a los sacerdotes: El resto estarán a tu servicio y al de todo el Tabernáculo, pero no han de acercarse ni a los utensilios del santuario ni al altar, para no morir ellos ni vosotros.

Leyendo todas las advertencias que Yahvé daba, queda patente que en aquel recinto, había algo poderoso e incomprensible para el pueblo israelita. ¿Qué puede ser tan peligroso para no poder acercarte al Tabernáculo sin unas pautas establecidas, ni tocar sus utensilios, si uno no quiere perder la vida? La única respuesta posible y lógica, es que esos utensilios poseyeran la capacidad de generar una descarga eléctrica o cualquier otra energía que mal empleada y manipulada, fuera dañina y peligrosa para el hombre.

Sé que para muchos de vosotros, encontrarse por primera vez con esto, tecnología en el Tabernáculo, electricidad en aquella época… puede resultar muy impactante. Pero este tipo de tecnología ya era utilizada por diferentes civilizaciones antiguas. Éstas, eran conscientes y poseían conocimientos de cómo aprovechar la energía de la Tierra, de la naturaleza, del Cosmos.

Pero todo ello y mucho más, lo iremos analizando en los siguientes episodios, para llegar a alcanzar la verdad. Os reemplazo a todos a seguir desvelando el misterio del Tabernáculo y del Arca de la Alianza en el siguiente episodio.

No debemos medir la verdad por el número de personas que tienen una opinión igual o parecida sobre un hecho o acontecimiento. La verdad no se mide por el número de personas que creen en algo, porque la verdad no tiene medida. (Jorge Palazón 05/10/2.014).

Anuncios