Archivo de la etiqueta: xerum 525

OVNIS Nazis y la Base Antártica

Cuando los aliados entraron en Alemania, los responsables del proyecto “Die Glocke” (La Campana Nazi), así como los artefactos, desaparecieron. El General Hans Kammler, el máximo responsable de todos los proyectos secretos desde 1.944, y cabeza visible de “La Campana”, a las órdenes de Martin Bormann y del Führer, desapareció y no se supo nada más de él. El General de la SS Emil Mazuw, era el coordinador y responsable directo del proyecto, desapareció y no se supo nada más de él. El Almirante Rhein, responsable de la Investigación, Desarrollo y Patentes, desapareció y no se supo nada más de él. La Dra. Elisabeth Adler, matemática de la Universidad de Königsberg, participó en el proyecto como experta en matemáticas no convencionales. Desapareció y no se supo nada más de ella. La médium María Orsic también desapareció. ¿Utilizaron “La Campana”, para escapar de las fuerzas aliadas?

El III Reich poseía tecnología muy avanzada, de eso no hay duda. Un país, Alemania, puso en jaque a todo un planeta, con un poder armamentístico muy superior a los aliados. Pero no sólo los nazis poseían armas más destructivas que los demás países, sino que poseían información privilegiada de cómo viajar en el tiempo, de vórtices, agujeros de gusano, vida en otros rincones del Universo… y viajaron hasta la Antártida para crear una base.

Los nazis estaban convencidos de pertenecer a una raza de elegidos, por eso invirtieron tantos recursos y tiempo en buscar esa genealogía que corroborara su teoría. Muchos miembros de alto rango del régimen nazi, incluyendo a Hitler, Heinrich Himmler y Rudolf Hess, mantuvieron creencias ocultistas. El primer elemento de las creencias ocultistas nazis provenía de la tierra mítica de Hiperbórea-Thule. Los mitos de la antigüedad hablan de una antigua tierra mágica que explica el origen de la humanidad y de la antigua civilización de la Hiperbórea, patria original de los arios.

Los arios decían que el continente Ártico, hace milenios, era un lugar cálido y habitable. Esta tierra fue habitada por una raza superior, los hiperbóreos. Esta civilización poseía un conocimiento espiritual avanzado, ya que se trataba de semidioses. Eran conocidos como “ariyas” o “aryas“, de donde proviene la palabra “ario”, que significa “de alto rango” o “iluminado”. De este prefijo provienen palabras como “arte” y “aristocracia”.

Era un continente habitado por gigantes, superhombres, con habitantes de piel clara y cabellos de oro pálido. Las mujeres, de gran belleza, eran sacerdotisas-magas, con la capacidad de comunicarse con otros mundos gracias a la energía Vril (Hvareno, fuerza con la que se levantaron y levitaron los moais de la isla de Pascua).

La civilización hiperbórea debió florecer hace más de 60.000 años, durante el último período interglaciar. Cuando cambió el eje de rotación de la Tierra, los polos se desplazaron de lugar y el clima se tornó hostil. Hiperbórea se hizo inhabitable, quedando completamente cubierta por glaciares. Se dice que sus habitantes emigraron hacia el sur poblando las diversas regiones del planeta. Los hiperbóreos se mezclaron con los humanos comunes dando vástagos de gran belleza y dotados de poderes sobrenaturales, como la precognición o adivinación del futuro y una inteligencia brillante, así como la predicción.

Diodoro de Sicilia decía que Ferécides de Siros, que vivió hacia el 544 a.C., era descendiente de los hiperbóreos, y fue el maestro que inició a Pitágoras en los misterios y en las matemáticas. Algunos de los hiperbóreos que sobrevivieron se establecieron en Islandia (Thule, en aquella época) y en otras islas más pequeñas, y al parecer consiguieron adaptarse a la glaciación del período cuaternario. Estos hiperbóreos mantuvieron relaciones con los pueblos de la antigüedad, ya que Thule, la “isla de Saturno”, era conocida por los fenicios, cartagineses, griegos y romanos.

Ferécides de Siros predijo terremotos, la toma de Mesene, naufragios… No tuvo ningún maestro conocido, fue autodidacta. Se sospechaba que poseía libros secretos que no pertenecían a este mundo. Fue el primero en afirmar que el mundo, el universo, no lo creó ningún hombre ni ningún dios, sino que fue siempre, es y será, lo que se conoce como “creatio ex nihilo“.

El filósofo alemán Friedrich Nietzsche, también enfatizó el concepto del  Übermensch (superhombre) diciendo: “Veámonos como lo que somos. Somos hiperbóreos. Sabemos muy bien cuán aparte vivimos”. Nietzsche recalcó el papel de una fuerza interna para un desarrollo superhumano. Escribió que “la manada”, refiriéndose a las personas comunes, busca seguridad dentro de sí misma creando reglas, moralidad y leyes, mientras que los superhombres cuentan con una fuerza vital interna que les conduce a ir más allá de la manada.

Y los nazis creían ser los descendientes puros de los hiperbóreos, y legítimos herederos de Hiperbórea, y durante su reinado, buscaron pruebas, y encontraron esa tierra aria, en suelo antártico. Allí consiguieron levantar una base, y trasladaron grandes recursos al continente helado. Todo lo que allí se gestó es un gran misterio.

En 1.947, una expedición emprendida por el almirante Richard Byrd (importante explorador y aviador estadounidense, especialmente conocido por sus audaces vuelos sobre la Antártida, que permitieron conocer mejor la configuración geográfica del continente helado), llegó a la Antártida, financiado por la armada de los EE.UU. Era la Operación Highjump. Un portaviones con 12 aviones, 1 submarino, 20 helicópteros y 5.000 personas a bordo, conformaban la lista de pasajeros, una tripulación y un equipamiento algo extraño para una expedición científica.

Operacion HighjumpOficialmente, la Operación Highjump eran simples maniobras que tenían por objeto probar equipos militares y tropa en condiciones antárticas“. Si el propósito declarado de la operación era el del entrenamiento de personal y puesta a prueba de equipos militares en condiciones extremas, ¿por qué era necesario enviar tantos barcos, unidades y soldados y por qué se prohibió la presencia a observadores extranjeros?

Esta expedición era militar como aseguró el Almirante Byrd en diciembre de 1.946. Un mes después, hubo un reconocimiento aéreo completo y se empezó a topografiar la región antártica de Queen Maud Land. Esta expedición era para seis meses y sólo duró dos meses. Fue una huída rápida de la zona. Perdieron un destructor, sus aviones y cientos de tripulantes. Más tarde, ante la Comisión de Investigación, Byrd dijo: “América puede ser atacada por un enemigo que tenga la habilidad de volar de polo a polo a increíble velocidad”.

Sello de la expedición antártica[2]

En 1.945, dos submarinos alemanes llegaron al puerto argentino de Mar de Plata, los “convoy del Führer”, una flota de alto secreto cumpliendo una misión. El almirante del submarino U-530, habló de la “Operación Valkiria II”. La II Guerra Mundial había terminado dos semanas antes y el U-530 dejó el muelle bordeando las costas de la Antártida. Había pasajeros con sus rostros cubiertos con vendas y reliquias del III Reich. El comandante del U-977, Heinz Schoeffer, hizo la misma ruta.

La Antártida fue descubierta en 1.820 por dos exploradores rusos, Gelenkschmerzen y Lazarev. Su clima hacía imposible su exploración hasta que no pasó un siglo. Sólo las líneas de costa se reflejaron en los mapas. A finales de los años 30 se organizaron expediciones de investigación justo antes de que comenzara la II Guerra Mundial. En enero de 1.939, dos aviones, el “Passat” y el “Boreas”, despegaron de la cubierta del “Schwabenland”, recorriendo Queen Maud Land. Tras tres semanas de reconocimiento, llamaron a esa zona “Nueva Suabia”.

Schwabenland1

El capitán Alfred Ritscher, dijo en abril de 1.939: “he cumplido las órdenes del Teniente General Goering, cada 25 km arrojábamos banderines cubriendo un área de 600.000 km2, de los cuales 350.000 km2 fueron fotografiados”. Esta misión pasó después a manos del almirante Karl Dönitz quien dijo: “La flota de submarinos germanos está orgullosamente en el otro extremo del mundo, hemos hecho una inexpugnable ciudadela para nuestro führer”.

Se ha encontrado un enorme lago subterráneo a un km bajo el hielo (lago Vostok). Su temperatura era de 18ºC. Sobre la superficie del agua hay cúpulas abovedadas que contienen aire caliente, donde fluye de forma constante un río de agua caliente hacia el océano. Esta agua caliente ha formado largos túneles subterráneos perfectos para la construcción de bases secretas. Una base sólo accesible en submarino, inmune a tormentas y al frío polar, oculta del exterior y fuera del alcance enemigo.

La Antártida es uno de los continentes más grandes, y más censurados a nivel de estudio. Si cualquiera de vosotros entra en el Google Earth, podrá comprobar que existen bastas zonas de terreno que se han borrado. ¿Por qué motivo se ha hecho esto, en un continente helado? Se han eliminado casi 2.000 km de diámetro. ¿Qué hay allí?

Allí se encuentra la Base Vostok, donde se han registrado las temperaturas más extremas y bajas del planeta (casi -90ºC).

base vostok

Desde esta base, sale una carretera en línea recta, que se prolonga a lo largo de 550 km de longitud, donde se encuentra el lago Vostok. Si el lago Vostok estuviera en la superficie, como los lagos convencionales de los que toma el nombre, sería el séptimo del mundo en volumen de agua, y el cuarto en profundidad.

Fue descubierto en la década de 1.970 tras permanecer 15 millones de años en aislamiento casi total. Desde la superficie hasta el lago, hay 4.000 metros de profundidad. Nada ha entrado y salido de allí desde hace más de 500.000 años. El Vostok tiene unos 250 km de largo  x 50 km de ancho, un área de 15.690 km2 y el volumen estimado es de 5.400 km3 de agua dulce. Según estiman, la temperatura  del agua es de -3ºC.

w-Vostok-g

Uno de los grandes misterios de este lago, es la elevada anomalía magnética registrada en esta zona, y que además alcanza una amplitud de 166 km. Algo hay allí abajo que provoca esta anomalía.

Adolf Hitler, en “Mi Lucha(Mein Kampf), hablaba de la necesidad de crear colonias cuyos habitantes serían los portadores de la sangre más pura, el más preciado tesoro de la nación. Aquí reside el germen de un gran desarrollo nacional y de la propia humanidad. Este proyecto, es la raíz y el fundamento del movimiento nacionalsocialista para la transformación y liberación del mundo, y para la creación del superhombre.

La Antártida era uno de los mejores lugares para poder establecer bases con fines científicos o militares, lejos del alcance enemigo y del cuarto poder. Los nazis se interesaron por esta zona, y Hitler creía firmemente que en ella existía una de las entradas de la Tierra Hueca. Por este motivo, los nazis levantaron allí una base.

El nombre secreto de esta base era “Base 211”. A principios de 1.939, barcos regulares abrían el trayecto entre Alemania y la Antártida, en un buque llamado “Suabia”. A bordo, iba equipamiento de construcción minera, vías de tren, camiones y máquinas para construir y crear túneles. También llegaron científicos, ingenieros y trabajadores cualificados. Se dice que buscaban controlar los mares del sur o que estaban interesados en el uranio, esencial para la creación de armas de poder destructivo.

Los planes del Tercer Reich y las actividades de la Kriegsmarine (Marina de Guerra Alemana), respecto del territorio antártico iban mucho más lejos. Los alemanes reclamaron la soberanía sobre un enorme territorio antártico al que denominaron “Neuschwabenland” (Nueva Suabia). En éste territorio construyeron varias bases permanentes, siendo la principal la denominada como “Neuberlin” (Nuevo Berlín).

El Almirante Dönitz, que estaba al mando de la flota de submarinos del Tercer Reich, había declarado durante la guerra lleno de orgullo: “La flota alemana de submarinos está orgullosa de haber construido para el Führer, en otra parte del mundo, un Shangri-La, una fortaleza inexpugnable”.

La historia de la exploración antártica alemana se remonta al año 1.873, cuando Eduard Dallmann, por encargo de la antes creada Sociedad Alemana de Viajes Navales Polares (Deutsche Polar Schiffahrtsgesellschaft), con su barco “Grönland” (Groenlandia), descubrió nuevas regiones y pasos en las aguas antárticas. Entre otros descubrió Dallmann la isla llamada Kaiser-Wilhelm en la salida oeste de la Bismarkstrasse a lo largo de las Islas Biscoue.

En los siguientes 60 años tuvieron lugar otras ocho expediciones así como dos expediciones fundamentales, en 1.910 bajo el mando de Wilhem Filchner con el barco “Deutschland“, y en 1.925 con el barco polar “Meteor” bajo la dirección del Dr. Albert Merz.

En 1.942 comenzó el traslado de los futuros pobladores de Nueva Suabia. Cuando los EE.UU. reclutaron muchos científicos cualificados alemanes como Von Braunn, muchos habían desaparecido, pero no aparecieron como fallecidos, al igual que 100 submarinos que jamás se encontraron.

Para el Reich, Neuschwabenland, le era de suma importancia, tanto como para destinarle recursos que necesitaba en la guerra que libraba. El número de la revista “The Plain Truth” de junio de 1.952, titulaba «¡Hitler puede estar vivo!». El artículo revelaba que en 1.940, el Reich Alemán comenzó a trasladar un ingente número de maquinaria al Polo Sur con el objetivo de construir en un continente desconocido una estación secreta, un nuevo Berchtesgaden para el Führer.

El informe continuaba explicando cómo los técnicos vaciaban un monte entero en la Antártica para construir un nuevo refugio completamente camuflado, en un continente más grande que Europa, a 9.000 Km. de África, 3.000 Km. de la Tierra de Fuego en Sudamérica y 7.000 Km. de Australia. La revista “Bonjour” y el parisino “Le Monde”, tenían artículos sobre la huida de Hitler al Polo Sur. El almirante Doenitz declaraba en 1.943: “La flota de submarinos habrá amarrado en algún punto del Polo, en algún lugar paradisíaco”.

Esta forma de construcción de vaciar un monte, fue la que se empleó al levantar el Valle de los Caídos, donde está enterrado Francisco Franco.

Aunque no decía dónde, “Bonjour” señalaba que en 1.940, ingenieros nazis habían comenzado la construcción de edificios capaces de soportar temperaturas de -60ºC. Sólo en la gigantesca instalación Jonastal S III, trabajaban y malvivían más de 30.000 obreros en una ciudad subterránea de 25 km de longitud. Más tarde, los rusos ocuparían esas ciudades subterráneas, ubicadas precisamente sobre los ricos yacimientos de uranio del sudeste de Alemania, creando en 1.946 la compañía rusa WISMUT, que durante los 40 años siguientes legaría a fabricar más de 200.000 kilos de uranio enriquecido U235, destinados a equipar el arsenal soviético de bombas atómicas.

Posteriormente, las minas y ciudades subterráneas serían dinamitadas, y aún hoy el acceso a la zona sigue estando terminantemente prohibido por las autoridades de la reunificación alemana.

. Jonastal SIII

Hanns Hörbiger, creía que entre los materiales cósmicos de construcción que componen el Universo, había agua en su forma cósmica (hielo). Este hielo forma grandes bloques que giran alrededor de las estrellas jóvenes. Ignorando las leyes de Kepler, que dicen que los cuerpos en órbita se mueven formando una elipse, Hörbiger sostenía que esos bloques de hielo siguen un camino espiral de modo que, finalmente, se precipitan contra la estrella, causando una enorme explosión. La estrella despide entonces una masa de materia derretida que gira y forma un nuevo sistema solar.

Esta teoría es conocida como la doctrina Wel o Welteislehre (doctrina del Hielo eterno). Hörbiger no llegó a sus ideas a través de la investigación, sino a través de una visión que tuvo en 1.894.

Hitler apoyaba abiertamente a Hörbiger. La historia de la humanidad según la teoría de Hörbiger, con sus grandes diluvios y las migraciones sucesivas, con sus gigantes y sus esclavos, sus sacrificios y epopeyas respondía a la supremacía y guía aria. Las afinidades del pensamiento de Hörbiger, con los temas orientales de las edades antediluvianas, de los períodos de salud y castigo de la especie, apasionaron a Himmler. A medida que se precisaba la teoría del Wel surgían correspondencia con las visiones de Nietzsche y con la mitología wagneriana. Hörbiger encajaba estrechamente con el pensamiento del nazismo.

Himmler quedó muy impresionado por las teorías de Hörbiger, e hizo publicar un tratado sobre la teoría del hielo cósmico dentro de una serie de manuales para los SA (ala paramilitar del partido Nazi). Hitler declaró que construiría un observatorio en la ciudad de Linz (Austria), dedicado a los tres grandes cosmólogos: Copérnico, Kepler y Hörbiger.

Un folleto de la Wel decía: “Nuestros antepasados nórdicos se fortalecieron en la nieve y el hielo, por esto la creencia en el hielo mundial es la herencia natural del hombre nórdico. Un austríaco, Hitler, expulsó a los políticos judíos; otro austríaco, Hörbiger, expulsará a los sabios judíos. El Führer ha demostrado, con su propio ejemplo, que el aficionado es superior al profesional. Ha sido necesario otro aficionado para darnos la comprensión completa del universo”.

Una encuesta realizada en 1.953 por Martin Gardner, arrojó que había más de un millón de discípulos de Hörbiger en Alemania, Inglaterra y EE. UU.

Hitler dijo “Hay una ciencia nórdica y nacional socialista que se opone a la ciencia judeo liberal. Esto  nos demuestra que no sabía qué cosa es la ciencia. Se nos lanzan anatemas como si fuésemos enemigos del espíritu. Pues bien, sí lo somos. Pero en un sentido mucho más profundo de lo que haya soñado jamás la ciencia burguesa en su imbécil orgullo”.

 A finales de 1.946, Richard Byrd recibió la orden de destruir la base antártica. Pero al intentar llevar a cabo la orden, Byrd informó a Washington sobre aviones de combate con increíbles capacidades, y que fueron atacados por extraños platillos volantes que emergían del agua a gran velocidad. El 26 de febrero de 1.947 tuvo lugar una batalla que fue descrita por el piloto John Sireson: “Salían del agua verticalmente, pasaban tan cerca de los mástiles de los barcos y a tal velocidad, que la fuerza partía las antenas de radio. Dos soldados del “Casablanca”, fueron aniquilados por un rayo misterioso y se volvió a sumergir. Yo estaba en la cubierta del “Casablanca” y lo vi con mis propios ojos. Ese objeto era silencioso, como si flotara entre los barcos, una bestia satánica escupiendo fuego mortífero. Vi al destructor “Murdoch”, que estaba a unos 120 pies, estalló en llamas y se empezó a hundir”.

Después de la guerra, fueron descubiertos archivos secretos nazis con fotos y diseños, desarrollando naves en forma de disco. La Sociedad Ahnenerbe, la más misteriosa del III Reich, era una estructura dedicada al ocultismo y misticismo con apoyo estatal. Esta sociedad se fundó en 1.935, y estaba destinada a explorar las raíces históricas de la nación germana. Ahnenerbe significa “legado de los ancestros”, y su inquietud iba mucho más allá del estudio de la historia de los antiguos germanos. Adoptaron el concepto de la “superioridad cualitativa”, basado en que se puede ganar una guerra con un número cuantitativamente reducido de fuerzas, siempre que se utilicen fuerzas de alta calidad. Para ello, se proveían de conocimientos ocultos, no tradicionales y paranormales, para progresar y controlar áreas que los enemigos desconocían y no pudieran competir.

Se ha señalado que Hitler perteneció a la Sociedad Thule cuando era cabo en 1.920. Esta era una sociedad teosófica alemana relacionada directamente con la Sociedad Vril o Logia Luminosa e indirectamente con la inglesa Golden Dawn. A la Sociedad Thule pertenecían Alfred Rosenberg, Dietrich Eckardt, Rudolf Hess y Karl Haushoffer. Este último aseguraba que el origen del pueblo alemán se hallaba en Asia central, la raza indo germánica.

El coronel de la SS Wolfram Siervers, fue el administrador de la Sociedad de investigación de la herencia de los antepasados, la Ahnenerbe, que se creó en 1.933. Había sido fundada a título privado por su maestro espiritual Frederich Hielscher, amigo del explorador sueco Suen Hedin, el cual había vivido largo tiempo en el Tibet y desempeñó un importante papel de intermediario en el establecimiento de las doctrinas esotéricas nazis.

La finalidad de la Ahnenerbe era investigar la localización, el espíritu, los actos, la herencia de la raza indo germana (arios) y comunicar al pueblo, bajo forma interesante, los resultados de estas investigaciones. Esta misión debía ejecutarse empleando todos los métodos de exactitud científica. Algunos señalan que Himmler creó una sección especial, un servicio de información encargado del terreno de lo sobrenatural.

La Ahnenerbe creó una lista que incluía a los Rosacruces, el simbolismo de la supresión del arpa en el Ulster, la significación oculta de las torres góticas y de los sombreros de copa de Eton, etc… Hubo conversaciones con Skorzeny para organizar una expedición cuyo objeto era el robo del Santo Grial.

En el Tibet y por orden de Sievers, el Dr. Ernst Schäfer estableció relaciones con los monasterios de los lamas. En 1.943, después de la caida de Mussolini, el Reichsfuhrer reunió en las afueras de Berlín a los seis ocultistas más celebres de Alemania para adivinar el lugar donde el Duce estaba prisionero. En esa reunión estaban Alfred Rosenberg, Ludwig Straniak, Ernst Schulte-Strathaus, Karl Maria Wiligut, María Orsic, Rudolf Hess y Heinrich Himmler.

Los nazis estaban convencidos que en el pasado fueron una civilización poderosa, con acceso a los secretos del Universo, y ese conocimiento fue preservado y encriptado. Los científicos veían la Antártida como el hogar nativo de la raza aria, por lo tanto, los nazis eran los legítimos herederos de ese conocimiento tecnológico atlante. La leyenda dice que había barcos gigantes y naves voladoras conducidas por una fuerza desconocida. Los nazis poseían el mapa de Piri-Reis, que muestra con gran detalle las costas antárticas. Se dice que ese mapa está basado en numerosas fuentes de 3.000 años de antigüedad.

Piri_Reis_map_interpretation_RG

En este mapa se representa detalladamente zonas geográficas de las que no se conocía su existencia, como las islas Malvinas (descubierta en 1.592), la isla de Marajó en la desembocadura del río Amazonas (descubierta en 1.543), y parte de la costa de la Antártida cartografiada sin hielo.

En 1.953, un oficial naval turco, envió el mapa de Piri Reis a la Oficina Hidrográfica Naval de los EE.UU. para su estudio, que cayó en las manos del cartógrafo Arlington H. Mallery. Piri Reis no utilizó las coordenadas no utilizó las coordenadas habituales en su tiempo, y consideró realmente que la Tierra era redonda y lo tuvo en cuenta al trazar su mapa.

Mallery descubrió que no sólo los contornos de la costa americana, sino también los de la Antártida, correspondían con toda exactitud a los que hoy conocemos gracias a la ciencia moderna. En el mapamundi de Piri Reis el extremo sudamericano de la Tierra de Fuego se prolonga en una estrecha franja a modo de apéndice que casi enlaza con la Antártida, donde vuelve a ensancharse. Milímetro a milímetro se comparó el mapa de Reis con los perfiles de tierra submarina obtenidos por los más modernos medios científicos: fotografía aérea, tomas bajo el agua con cámaras de rayo infrarrojos, sondas acústicas enviadas desde buques… Con todos estos datos en la mano, se dedujo que unos 11.000 años antes (final de la Era Glacial), existió dicho puente continental en Sudamérica y la Antártida.

Los perfiles costeros, islas, bahías, y promontorios del continente Antártico están representados en los mapas de Piri Reis con una exactitud excepcional, aunque desde hace miles de años estén ocultas bajo una gruesa capa de hielo. Durante 1.957, también se interesó por los mapas el padre Lineham, antiguo director del observatorio astronómico de Weston y cartógrafo de la Marina Estadounidense. Su conclusión fue la misma: los mapas (especialmente la zona de la Antártida) son increíblemente precisos.

El experto cartógrafo, el profesor Charles H. Hapgood, apuntó: “Las líneas costeras tuvieron que ser cartografiadas antes de que el continente quedara cubierto por el hielo. En esa región la capa de hielo alcanza cerca de una milla de espesor. No tenemos la menor idea de cómo esos datos pudieron señalarse en el mapa con sólo los conocimientos geográficos de 1.513”.

El espesor del hielo en esa zona está en 1 y 1,5 km. ¿Cómo se podía saber en 1.513 de forma tan concisa las costas de esa zona? El Ahnenerbe también se hizo con archivos de los caballeros templarios, los cuales visitaron América mucho antes que Cristóbal Colón. Ahnenerbe poseía una gran biblioteca. De la Biblioteca de Potovski se llevaron 140.000 ejemplares. La SS adquirió gran conocimiento, como la copa del Santo Grial y la Lanza Sagrada para dominar el mundo. La lanza del destino estaba en el Museo de Viena y Hitler se hizo con ella en 1.938, tras anexionar Austria.

Pretendían fusionar los últimos avances científicos con la antigua sabiduría, incluso careciendo de explicaciones racionales. La Ahnenerbe se ocupó del estudio de las matemáticas, astronomía, genética, medicina, y el desarrollo secreto de armas convencionales. Estudiaron métodos psicológicos y psicotrópicos de influencia de masas, la ciencia oculta, prácticas religiosas y místicas, personas con habilidades paranormales. Utilizaban habilidades paranormales para contactar con seres o “extranjeros”, y obtener conocimientos tecnológicos superiores.

La Sociedad Thule (predecesores de la Ahnenerbe), se reunió en diciembre de 1.919 cerca de los Alpes, en una granja cerca de Berschtesgadden (la residencia de Hitler), donde había dos mediums. Uno de ellos era conocido como “Sigrun“, y la otra medium era María Orsic de Zagreb.

Maria%20Orsic

En 2.010, la revista alemana “PM” publicó un reportaje sobre la aparente construcción de naves espaciales nazis gracias a su comunicación con seres alienígenas. Dicha investigación causó bastante revuelo internacional dado que era la primera vez que esta historia era analizada a fondo y en serio. Sin embargo, ¿cómo se gestó este supuesto intercambio de información entre los seguidores de Hitler y entidades de las estrellas? De acuerdo a múltiples autores que han tratado este tema, todo se habría originado en la década de 1.910 por una hermosa joven, poseedora de poderes extrasensoriales, que entró en contacto telepático con gente de las estrellas.

La médium era María Orsic, una profesora de ballet austriaca, que ya desde temprana edad manifestaba su apoyo al movimiento político que quería la unión de todas los pueblos de origen germánico. Apenas se mudó a Alemania en 1.919, se integró a la sociedad secreta “Thule”, la cual se caracterizaba por su aprecio a lo oculto y esotérico. Allí se hizo amiga de otras jóvenes que poseían los mismos poderes que ella, y juntas se salieron de la Thule para formar otro grupo llamado “Alldeutshe Gesselschaft für Metaphisik(Sociedad Pangermánica para la Metafísica) y que popularmente se conoció como “Vril”.

María Orsic mantenía una estrecha relación con uno de los mayores genios de la historia, Nikola Tesla. Estaban relacionados en la construcción de una máquina voladora anti-gravitatoria y por contactos con extraterrestres.

En la Alemania Nazi hubo dos líneas diferenciadas en la construcción de OVNIS: 1.- científicos alemanes y austriacos trabajando en sistemas de propulsión basados en datos científicos ya fueran tradicionales o de vanguardia, que pronto pasaron al control de las SS y 2.- el proyecto de María Orsic y el Dr. Otto Schumann basado en datos técnicos ofrecidos por extraterrestres.

María recibía datos técnicos en lengua sumeria de unos seres que decían ser mensajeros del planeta Ashtari/ Aldebarán (Constelación de Tauro). Nikola Tesla tenía información sobre extraterrestres que anotaba en sánscrito en su libro de notas, y decía que dos razas alienígenas estaban en guerra, motivo por el que manifestó públicamente su preocupación por el destino de la humanidad, razón por la que inventó el “Rayo de la muerte” que podría destruir naves alienígenas.

El 20 de julio de 1.931, Nikola Tesla hizo la siguiente declaración a la revista “Time Magazine”: “Yo he concebido un modo que hará posible que los humanos transmitan energía en grandes cantidades, miles de caballos de potencia, de un planeta a otro, sin consideración de la distancia“.

A finales de noviembre de 1.924, María Orsic visitó a Rudolf Hess en su apartamento de Munich junto con Rudolf von Sebottendorf, el fundador de la Sociedad Thule. Sebottendorf quería contactar con Dietrich Eckart, que había fallecido el año anterior. Eckart había traducido las obras teatrales de Ibsen al alemán y había publicado la revista “Auf gut Deutsch”. También fue miembro de la Sociedad Thule. Con tal de contactar con Eckart, Sebottendorf, María, Rudolf Hess y otros miembros de Thule juntaron sus manos entorno a una mesa cubierta de tela negra.

Contactaron con Eckart, que se manifestó a los presentes a través de María Orsic, y anunció que estaba siendo obligado por alguien o algo a dejar paso a otra voz para manifestarse a través de la médium con un importante mensaje. La voz de Eckart desapareció, y apareció una voz inquietante que se autoidentificó como “Sumi, habitantes de un mundo lejano que orbita alrededor de la estrella Aldebarán en la constelación que vosotros llamáis Tauro”. Los Sumi eran una raza humanoide que habría colonizado la tierra 500 millones de años atrás. Las ruinas de Larsa, Shurrupak y Nippur en Iraq habrían sido construidas por ellos. Aquellos que sobrevivieron a la gran inundación de Ut-napishtim se habrían convertido en los ancestros de la raza aria. Sebottendorf, escéptico ante dicha información reclamó pruebas. Mientras María seguía en trance, garabateó una serie de líneas en las que podían verse algunos caracteres sumerios.

En diciembre de 1.943, María asistió junto con Sigrun a un encuentro organizado por la Sociedad Vril a la orilla del mar en Kolberg. El principal objetivo de dicho encuentro era debatir el “Proyecto Aldebarán”. Las médiums de la Sociedad Vril habrían recibido información telepática sobre planetas habitables alrededor de Aldebarán y planeaban viajar hasta allí.

Dicho proyecto se discutió el 22 de enero de 1.944 en un encuentro entre Hitler, Himmler, el Dr. W. Schumann (científico y profesor en la Universidad Técnica de Munich) y Kunkel (Sociedad del Vril). Se decidió que un prototipo de Vril 7 “Jäger” (cazador en alemán) sería enviado a través de un supuesto canal dimensional ajeno a la velocidad de la luz en dirección Aldebarán. De acuerdo con el escritor N. Ratthofer, el primer test de vuelvo en dicho canal dimensional tuvo lugar a finales de 1.944. El test casi acabó en una desgracia porque tras el vuelo, el Vril 7 parecía como si hubiera estado volando durante cientos de años, y no solo por su aspecto sino porque además presentaba daños en multitud de sus componentes. Parece que los nazis eran portadores del secreto de viajes en el espacio-tiempo.

En marzo de 1.945, María Orsic habría recibido comunicación de sus mensajeros prediciendo la derrota nazi antes del fin de ese año. Dio cuenta de ello a varios amigos, algunos de ellos fueron los hermanos Horten (Walter y Reimar). El jueves 15 de marzo de 1.945, María Orsic se reunió con el Dr. Schumann por última vez, éste le entregó un paquete con todos los documentos y planos de los ovnis alemanes y se despidieron. Tres días después, María y su grupo Vril fueron a los hangares de Munich para tomar posesión de uno de los platillos y salieron con rumbo desconocido. Nunca fueron encontrados.

A María Orsic se la pierde el rastro definitivamente cuando un documento interno de la Sociedad Vril fue enviado a todos sus miembros. Era una carta escrita por Maria Orsic, que terminaba diciendo: “niemand bleibt hier” (no hay nadie aquí). Esta sería la última comunicación enviada por la Sociedad Vril y desde entonces, nadie volvió a saber nada sobre Maria Orsic ni ningún otro de sus miembros. Muchos creen que huyeron a Aldebarán.

Los nazis tuvieron acceso a información tecnológica demasiado avanzada, que poseían naves extraterrestres, y utilizaron la ingeniería inversa para descubrir cómo funcionaban, tarea que se le encomendó al inventor Viktor Schauberger. Los progresos nazis les llevaron a construir un prototipo llamado Haunebu.

haunebu

Se crearon diseños de aviones avanzados, como el de Viktor Schauberger. Este conocimiento canalizado, pasó a los científicos para traducirlo a técnicas tangibles por los ingenieros. En 1.922, el primer modelo ya había sido construido. El artefacto tenía tres discos paralelos. Cuando estaban en movimiento, los discos superior e inferior rotaban en direcciones opuestas, creando un campo magnético muy fuerte con efecto antigravitatorio, pudiendo deformar la estructura del tiempo.

Los nazis ya tenían muy avanzadas las naves. En diciembre de 1.923, una nave con forma de platillo voló 55 minutos y alcanzó los 300.000 km/h.

Dos importantes ideas ocuparon las mentes de los jefes nazis:

  1. la creación del super-hombre
  2. dominio de las energías tecno-mágicas

Se quería dominar la energía nuclear y dominar objetos voladores en forma de disco. Se hicieron muchos viajes, como al Tibet, para encontrar antiguos textos en sanscrito, chino y otras lenguas orientales. Von Braunn dijo: “Hemos aprendido mucho de nosotros mismos en esos documentos”.

En julio de 1.934, las sociedades Thule y Vril, invitaron a Viktor Schauberger a colaborar con ellos, quien creó una máquina de implosión capaz de producir luz, calor y movimiento mecánico con tan solo aire y agua. En 1.939, un prototipo del disco Vril se elevó en el aire. Para desarrollar el super disco, se trajo el “Sonder Bureau 13” (Sonderbehandlung). Científicos de la SS se ocuparon del estudio de OVNIS. Valery Burdakov habló con el profesor alemán Hermann Oberth (profesor de Von Braunn).

A finales de 1.942, lograron hacer volar un disco llamado “Vril 1” o “Jäger“, con un diámetro de 11,5 metros. Antes del fin de la guerra, se fabricaron 17 tipos de discos voladores. Durante la Batalla de Kursk, se vio un enorme disco en el cielo. Ese platillo fue identificado como el “Haunebu” que usaba una fuente de energía alternativa, que no requería combustible fósil, la llamada “conversos de Hans Kohler“. Incluso fue previsto el “Haunebu III” para que volara al Espacio.

Haunebu III

Había documentos de un proyecto para la construcción de una nave de 139 metros con forma de cigarro llamado “Andromeda-Gerät” (“aparato Andrómeda” era una nave nodriza), con hangares para cinco discos voladores del tipo “Haunebu II” y “Vril”. Se cree que era un proyecto para un contenedor subterráneo de agua, que se usaría para transportar mercancía, equipamiento tecnológico, bases secretas del III Reich, incluyendo la Antártida.

AndromedaVril

Al final de la guerra, existían nueve proyectos de investigación, desarrollo y pruebas de discos voladores. Existían nueve fábricas, de las cuales una fue destruida. Uno de los artefactos fue transportado a Nueva Suabia. Otros fueron al Amazonas y otro a la costa norte de Noruega, evacuados a instalaciones secretas. Uno de los prototipos más avanzados era el disco volador “Bellonzo“, probado por primera y última vez el 14 de febrero de 1.945 cerca de Praga.

bellonzo

Este disco, alcanzó una altura de 15 km en tres minutos, con una velocidad horizontal de 2.200 km/h. Podía permanecer suspendido en el aire, volar hacia adelante y hacia atrás sin tener que girar. Los prototipos no convencionales que no se pudieron evacuar, fueron destruidos. Viktor Schauberger dijo: “El modelo fue probado en febrero de 1.945, fue construido en colaboración con expertos de todo el mundo en motores de combustión, en el campo de concentración de Mauthausen. Fue Keitel quien pilotó la nave experimental”.

Existían muchas apariciones de OVNIS en la Isla de Georgia del Sur. En 1.976, 19 objetos llegaron del Espacio y se zambulleron en aguas antárticas. Kip Thorne, a comienzos de los 80, habló de los agujeros de gusano, y el que está cercano a la Tierra, era una entrada que conducía a Vega. El principal objetivo del HAARP, es la entrada al agujero de gusano, ya que se cree que en esa zona polar está localizada la entrada a dicho agujero. Existe otro dispositivo en Groenlandia y otro en Noruega. A través de la Antártida, emergen dentro de la atmósfera del planeta, y a través de Alaska, el portal norte, lo abandonan.

Desde el año 2.010, ya se han visto varias luces extrañas en los cielos de Canadá y Noruega, curiosamente, dos lugares donde se encuentra el HAARP. Luces en espiral de origen desconocido.

El 9 de diciembre de 1.965, un objeto volante desconocido, con forma de campana, se estrelló en las proximidades de la localidad estadounidense de Kecksburg, en Pensilvania. Este suceso es conocido como el caso de Kecksburg. El artefacto tenía inscripciones extrañas, al igual que la campana nazi, y fue recuperado rápidamente por las fuerzas militares. Muchos testigos vieron el extraño suceso.

die glocke

Todo hace pensar que el ovni de Kecksburg era el resultado del desarrollo del proyecto de la campana nazi (Die Glocke).

El proyecto ultrasecreto de “Die Glocke”, la Campana Nazi, estaba bajo el mando del misterioso General de las SS Hans Kammler. Era en la región montañosa de la frontera checa, entre los Sudetes y la Baja Silesia, y junto a la aldea de Ludwigsdorf, donde se encontraba una mina en la que los nazis desarrollaban el modelo revolucionario antigravitacional.

En un valle, a las afueras de la ciudad de Ludwikowice (Polonia), se alza una estructura circular extraña, conocida como “trampilla de vuelo“ o “el anillo de pruebas“, la cual tenía 30 m de diámetro, 7 m de altura y 10 columnas de 1,40 cm de grosor.

ludwitze

Esta aeronave, con forma de campana, utilizaba un sistema de propulsión electromagnético. Las cadenas que sujetan el artefacto, iban enganchadas a la estructura circular. La Campana tenía 2 cilindros giratorios que contenían una sustancia parecida al mercurio, llamada xerum 525, y cuando giraban en sentido contrario, desprendían un brillo de color violeta. El exterior del artefacto estaba forrado con material de cerámica. Cuando se ponía en funcionamiento, los dos tambores rotatorios giraban contrariamente y el objeto se elevaba como los antiguos vimanas. El artefacto despedía unas radiaciones, que llegaron a afectar a los científicos del proyecto.

El experimento siempre tuvo lugar bajo una gruesa cubierta de cerámica y envuelto en dos cilindros que giraban rápidamente en direcciones opuestas. Otras sustancias, incluidos los peróxidos de torio y berilio, recibían el nombre en código de Leichmetall (metal liviano).

Cada ensayo duraba aproximadamente un minuto. Durante este período, mientras La Campana emitía su pálido brillo azul, el personal permanecía a unos ciento cincuenta a doscientos metros de la misma. Todo equipo eléctrico que estuviera dentro de ese radio habitualmente haría cortocircuito o se estropearía. Después, la sala era empapada hasta por cuarenta y cinco minutos con un líquido que parecía ser salmuera (agua con una alta concentración de sal disuelta). Los hombres que llevaban a cabo esta tarea eran prisioneros del campo de concentración de Gross-Rosen.

Cuando el ejército soviético estaba llegando a la aldea de Ludwigsdorf, hoy llamada Ludwikowice, el oficial de las Waffen SS, Karl Sporrenberg, por orden directa de Hitler, llevó a cabo la ejecución de 62 científicos nazis que trabajaban en el proyecto Die Glocke, hechos por los cuales fue juzgado en los tribunales como criminal de guerra. Según Sporrenberg, el prototipo secreto habría sido trasladado a una zona de seguridad en Noruega.

De hecho, la hipótesis más probable de todas es que tanto Hans Kammler como la Campana Nazi, acabaron en las bases secretas del gobierno estadounidense, protegidos con el máximo secreto, dentro de la “Operación Paperclip“. ¿Cómo pudo Hans Kammler aparecer 20 años después? ¿Dónde estuvo?

La Campana Nazi era un proyecto secreto que había sido desarrollado con los nombres de Kronos (tiempo) y Lanterntrager (portador de luz), figurando en los documentos secretos extrañas referencias a una “Puerta del Tiempo“. La Campana Nazi, era una máquina del tiempo, que podía ser el arma definitiva para cambiar el curso de la guerra y de la historia.

Anuncios

En Busca de los Dioses (Episodio IV)

Millones de personas, creen que hemos recibido la visita de otros seres, venidos de otros mundos en el pasado. Seres que nos legaron amplios conocimientos, que comprendían y conocían el firmamento de forma extraordinaria, que sabían cómo funcionaba nuestro planeta, las fuerzas y energías que en ella interactúan, dónde se localizan, cómo utilizarlas. Seres que modificaron nuestro ADN, que provocaron una evolución del homo sapiens a un ritmo demasiado alto, impropio de la selección natural y de una evolución normal. Todo esto, está avalado por los mayores expertos de la historia, tenemos pruebas tangibles.

Físicos, ingenieros, filósofos, astrónomos, matemáticos, historiadores, profesores de las Universidades más importantes del mundo, las mentes más brillantes, afirman que, en muchos aspectos de la Humanidad, o la casualidad es demasiado elevada para ser tenida en cuenta, o algo inexplicable existe. Ese “algo inexplicable”, hace referencia a la intervención de un poder, la mano de los dioses. ¿Quiénes eran estos dioses?. Seres de otros mundos que nos hicieron “a su imagen y semejanza”, y dejaron rastros y pruebas por todo el planeta, pruebas que no se pueden obviar, y utilizando la razón, la lógica y las pruebas, llegar a una conclusión unificada. No estamos solos en el Universo.

Abraham, Mahoma, Moisés, Confucio, Newton, Da Vinci… se dice que fueron elegidos por seres de esos mundos, para hacerlos líderes de los hombres, eran hombres de dios, y personas respetadas en la sociedad del momento. Estas personas, recibieron conocimientos avanzados para que fueran transmitidos, sirvieron como enlace entre los dioses, y los hombres. Han pasado a la historia como profetas, personas demasiado inteligentes y avanzadas para su época, dotados de un conocimiento e inteligencia desbordante, y no fueron los únicos.

Moisés, recibió instrucciones determinadas y precisas de una fuente ajena a la Tierra, como se narra en el Éxodo. Moisés, se encontró por primera vez con dios, a través de una zarza ardiente, encomendándole una misión, liberar al pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto, y conducirlo a la Tierra Prometida. Una vez cumplida su misión, se le entregó en el Monte Sinaí, las Tablas de la Ley, dadas directamente por dios. La Biblia dice:

“Y vieron al dios de Israel, y bajo sus pies, había un camino de zafiros, semejante al cielo cuando irradia claridad”. Pero sabemos, que en ese monte, no existe ningún camino pavimentado de piedras preciosas, entonces, ¿por dónde accedió Moisés para encontrase con dios?. La siguiente lectura de la Biblia, nos da pistas sobre ello, cuando Moisés narra lo que ve, visto desde las alturas, desde el Espacio Exterior: “Desde allí arriba, ví todo el círculo de la Tierra, la profundidad de la Tierra, y las alturas de los cielos”. ¿Cómo podía afirmar Moisés, con tanta rotundidad, que la Tierra era redonda?. Digamos que existían personas que “creían” que lo era, como Eratóstenes y Ptolomeo. Pero no se supo realmente, de forma empírica, hasta cientos de años después. ¿No sería ese camino de zafiros, una rampa de acceso a una nave, que le llevó a los cielos, donde pudo contemplar la Tierra, y allí recibió de manos de los dioses, las leyes que hoy día conocemos?.

El Diluvio Universal, es un mito que aparece en todas las religiones, de todos los continentes, y no sólo en la Biblia. Estos relatos demuestran que, aunque cambien los nombres, Xisutros sería el Ziusudra sumerio, Atrahasis el asirio, Noé el bíblico, el pastor Inca, Manú hindú, el Nu-wah chino y el Uta-napishtim babilónico, todos hacen referencia a un único relato, tal vez muy relacionado con supervivientes de la Atlántida, Lemuria o alguna de las civilizaciones sepultadas por las aguas, en los comienzos de nuestra historia.

Uta-Napishtim, cuenta la epopeya de Gilgamés, que los dioses, decidieron exterminar al género humano, y solo salvar a Uta-Napishtim, a quien ordenan construir una nave, renunciar a sus riquezas y salvar su vida. Los dioses le dicen: “Construye una nave de dimensiones proporcionadas, con la misma anchura y altura, y mete dentro semilla de toda vida existente”. Los dioses, no le ordenan que salve al animal en sí, sino su “semilla”. ¿No se refieren a su ADN?. ¿No es más lógico pensar, que ante la imposibilidad de salvar a todos los animales del planeta, desperdigados en cada zona del planeta, transportarlos (sin ningún tipo de medios en esa época), y meterlos en un arca, sería más comprensible si queremos salvar cada especie existente, hacerlo solo de su información genética, de su “semilla”?. Esta nave, tendría una superficie de 3.500 m2, 120 codos de alto y 120 de ancho, divididos en 7 pisos con 9 partes cada uno. Una vez salvado a todos, surgió de los cielos “una nube negra sobre la que cabalgaban los dioses”, se desató una enorme tempestad que destruyó todo.

Según cuentan los relatos sobre Diluvios, estas fuertes lluvias, no fueron causadas por un mal tiempo natural. Estas lluvias, venían acompañadas de los dioses, quienes provocaron unas lluvias de nubes artificiales, provocadas por ellos mismos.

El arca de la historia sumeria, tenía forma de cubo. Para poder introducir a todos los animales, ése arca debería ser un hipercubo o teseracto. Esto es, un cubo dentro de otro cubo.

¿Describe la epopeya de Gilgames, un Portal Estelar, que utilizara este tipo de geometría hiperdimensional, como un modo de asegurar, que todos los seres vivos que permanecían dentro del arca, no se encontraran en la Tierra, en el momento del Diluvio?. ¿Cómo podían conocer los sumerios la cuarta dimensión?.

En todo el mundo, Iglesias, Templos, y toda construcción sagrada, fueron inspiradas divinamente por dioses. ¿Cuál era la finalidad real de levantar semejantes edificaciones?. Y más aún, en civilizaciones que por sí mismas, no poseían los conocimientos, ni las herramientas para realizarlas. Se supone, y así nos lo hacen creer, que fueron construidas para honrar a un Ser Supremo, y servir como elemento funerario. Pero las pruebas y la lógica, nos dicen que existe una razón mucho más importante.

La construcción religiosa más grande del mundo, está en Angkor Wat (Camboya). Mide 1,5 km cada lado. Según narra la leyenda, fue construida en el año 600 a .C. por Preah Pisnokar, hijo de un hombre plebeyo, y una mujer venida de los cielos.

Cuando creció, Preah fue “subido al palacio flotante”, por un grupo de seres de otro mundo, guiado por el dios Indra. En ese “palacio flotante”, Preah fue instruido en varias artes, para ser un líder. Después de permanecer largo tiempo en los cielos, Preah regresó para dar a conocer los conocimientos adquiridos.

Una de las primeras obras que Preah realizó, fue una larga carretera, que serviría de pista de aterrizaje para “los brillantes“. Las narraciones, hablan de que Preah no utilizó herramientas “reales”, sino “agua mágica”. Esa agua mágica, era derramada sobre la piedra, y poco después, ésta se endurecía allí mismo. ¿Esa “agua mágica”, no sería realmente, un avance para construir caminos y edificios, algo así como un tipo de cemento, o algún tipo de mezcla que se solidificara rápidamente?.

¿Cómo pudieron las personas de Angkor, cavar, mover y tallar inmensas piedras para levantar el magnífico complejo de Angkor, según dicen los textos, casi sin esfuerzo?. La única respuesta lógica, es que el templo de piedra de Angkor Wat, fue diseñado y gestionado por otra tribu de personas que tenían la tecnología más avanzada. Cada una de sus cinco torres, representa una de las cumbres del monte mitológico Meru, en el que habitan los dioses. La piedra decorativa presenta animales conocidos, monos, venados, búfalos, loros, lagartos, etc. Sin embargo, aparece un animal en una columna, junto a la entrada del templo de Ta Prohmhay, que tiene un sorprendente parecido con una especie de dinosaurio conocido como “estegosaurio”. ¿Cómo puede aparecer la figura de un saurio, junto con otros animales más actuales?.

El Mahábharata, es el libro sagrado hindú, una epopeya mitológica escrita hacia el siglo VI a.C. (en la época de Preah Prisnokar). Se narra, que los dioses poseían un gran habitáculo de metal, que les trasladaba al cielo. Cada una de las divinidades hindúes (Indra, Yama, Varuna, Kuvera y Brama), disponían de uno de estos aparatos metálicos y voladores llamados “vimanas”. Los hombres alojados en los vimanas, podían recorrer grandes distancias en un espacio muy corto de tiempo.

El gran sabio de la antigua tradición, Narada, cuenta que la “ciudad volante” de Indra, se hallaba interrumpidamente en el cielo y estaba rodeada de una “pared” blanca, que producía destellos de luz cuando el vehículo se desplazaba por el firmamento. En el Mahabharata, también se dice, que por orden de Rama (dios hindú), “el soberbio carruaje ascendió con poderoso estruendo hacia una montaña de nubes”. En otro pasaje del Mahabharata se puede leer: Brama, voló con su vimana sobre un monstruoso rayo, que brillaba como el Sol, y cuyo fragor recordaba el tronar de una tormenta”. Una descripción exacta del uso del sistema de propulsión de una nave para despegar, emitiendo un fuerte estruendo aparecen descritos en textos como el Ramayana, el Kirata Aryuníia, el Samarangana Sutradhara y el Bhágavat Puraná. Éste sería el aspecto de los vimanas.

Según explica el Ramayana, las vimanas, eran máquinas voladoras, que navegaban a gran altura con ayuda de mercurio y un gran viento impulsor. Las vimanas podían cubrir enormes distancias y desplazarse de abajo hacia arriba, de arriba hacia abajo y de atrás hacia adelante, sin ningún tipo de dificultad. Estos vehículos voladores, podían volar hacia los cielos y dirigirse a las estrellas y a mundos lejanos, para luego retornar a la Tierra. También dice, que sus tripulantes eran expertos constructores.

Esta y otras epopeyas hindúes, describen batallas aéreas con “misiles” semejantes al rayo, capaces de destruir los sembrados y convertirlos en tierra yerma. Una de tales armas, desprendía “un humo más brillante que diez mil soles”. La desaparición de la ciudad de Mohenjo-Daro, en Pakistán, pudiera estar relacionada con estos relatos. Según hoy sabemos, sobre esa ciudad se produjo un resplandor deslumbrante, una gigantesca explosión con una luz totalmente cegadora, que hizo hervir los mares cercanos a esta ciudad costera.

Hace 40 años, se informó a las autoridades por científicos que investigaban el lugar, que había un alto porcentaje de defectos genéticos en los recién nacidos y de cáncer en el área. Los niveles de radiación registrados por los investigadores eran tan altos, que el gobierno hindú acordonó toda la región. Los científicos desenterraron una antigua ciudad, donde las evidencias mostraban que hubo una explosión atómica hace 8.000 – 12.000 años, que arrasó gran parte de las construcciones, y aniquiló a miles de personas. Un investigador estima, que la bomba nuclear empleada, era aproximadamente del mismo tamaño que la lanzada en Japón en 1.945. ¿Cómo es posible, que exista radiación en una ciudad tan antigua, que desapareció al instante?.

De las ruinas de Mohenjo-Daro, emergieron esqueletos que parecían quemados. Los esqueletos encontrados en los estratos inferiores de las excavaciones, evidenciaban una muerte súbita para toda la población, además que el nivel de radiación de los mismos superaba en 50 veces la normal. Las pruebas se repitieron varias veces mostrando siempre la misma realidad, la de un holocausto nuclear tal cual lo relatan los milenarios textos de la India.

En 1.936, en la localidad alemana de Friburgo, una fuerte explosión, alertó a los ciudadanos de la localidad, pensando que un avión se había estrellado en la Selva Negra. Cuando las SS llegó al lugar, no se encontraron con ningún avión, sino con un artefacto en forma de disco. La SS se llevó la nave a su morada secreta, el Castillo de Wewelsburg. En 1.934, las SS de Heinrich Himmler, escogieron este castillo como sitio de culto. A partir de 1.941, se desarrollaron planes para ampliar la edificación y convertirlo en el “Centro del mundo“.

Empezaron a utilizar la ingeniería inversa (al igual que hizo Bob Lazar en el Área 51), para descubrir cómo construyeron, y cómo funcionaba dicha nave. Esto llevó a los nazis, a estudiar cómo hacer volar naves con tecnología antigravitatoria. Dicha tarea, se le encomendó a Viktor Schauberger, desarrollando los conceptos sobre dinámica de vórtices, y prototipos de discos volantes de despegue vertical. Schauberger, investigaba que fuera el aire quien tirara de la nave, y no fuera la nave quien empujara. Mientras todos sus colegas, se asombraban por sus avances, Schauberger, afirmó que no inventó nada, que solo había redescubierto tecnología antigua, tecnología que aparecía en los textos hindúes, la que llevaban las vimanas, las cuales, llevaban un sistema de propulsión muy parecido.

Tres años después del incidente de Friburgo, los alemanes desarrollaron su propia aeronave, según los estudios realizados a la nave que encontraron. Este prototipo lo llamaron Haunebu.

Las cúpulas inferiores, generaban electrones y positrones. Los positrones, migraban a la parte superior, haciendo que la nave levitara. Es decir, era una tecnología antigravitatoria.

El régimen alemán, estaba obsesionado con el poder de los dioses, la búsqueda del Arca de la Alianza, del Santo Grial, de fuerzas más allá de lo comprensible y lo humano. En el campo de la ciencia, siempre iban dos pasos por delante de los demás países. ¿Cómo podían poseer conocimientos tan avanzados?. La élite nazi, eran miembros de una sociedad secreta llamada “Sociedad Vril“. El jefe de la SS Heinrich Himmler, el jefe de la Luftwaffe Hermann Göring y el jefe del Partido Nazi Martin Bormann, creían en una raza dominante, poseedora de una fuerza ancestral, de una energía sobrenatural llamada Vril. Esta fuerza universal, ya aparecía en los textos sánscritos, donde aparecía con el nombre de Prana. No hay que olvidar, que el régimen nazi, ha sido el más erudito sobre textos sánscritos, sus leyendas, historias y mitos. Sus investigaciones científicas, tanto de aeronaves como de armas de destrucción, la búsqueda de poder y energía de los dioses, la esvástica, la búsqueda de una raza superior, todo proviene de los conocimientos de los dioses hindúes, sus vimanas, sus relatos y la interpretación de esos textos, no como fábulas sino como historias reales.

Un ingeniero, podía utilizar y usar la electricidad, para calentar una habitación, o enfriarla, para producir sonido, o para muchas otras cosas. Ese uso de la energía, es lo que caracterizaba el resultado final. La Sociedad Vril, buscaba emplear ese poder, en aeronaves complejas. Prana, significa la energía vital que se manifiesta en sí misma, entre distintas polaridades de entrada y salida.

La historia nos ha enseñado, que fueron los estadounidenses, quienes descubrieron la bomba atómica. Pero, ¿fue así?. Otto Hahn y Fritz Strassman, fueron los físicos alemanes que realmente descubrieron el poder atómico, dividiendo los átomos de uranio, y descubriendo la fisión, la base de la energía nuclear. Cuando los átomos se disgregan o se unen, se pierde una cantidad pequeña de masa. La cantidad de la energía de la masa, es proporcional a la masa x la velocidad de la luz. La famosa fórmula de Albert Einstein E= mc2. Como la velocidad de la luz, es un número tan grande, esa cantidad tan pequeña de masa, tiene una cantidad de energía enorme.

Al igual que los descubrimientos de propulsión vertical, aeronaves, cohetes, ¿era este descubrimiento de una fuerza tan descomunal algo nuevo, o ya existía desde tiempos remotos?. Zonas radiactivas, esqueletos deformados y piedras vitrificadas, como Mohenjo-Daro (Pakistán); ceniza radiactiva cubriendo la ciudad antigua de Jarapa (India); las ciudades bíblicas de Sodoma y Gomorra. Muchos textos antiguos, narran cómo una fuerza y una energía sobrenatural, arrasó con ciudades y con la vida de miles de personas. Algunos textos dicen:

  • …Vientos de malos auspicios llegaron a soplar…
  • El Sol pareció dar la vuelta,
  • el Universo, abrasado de calor,
  • parecía tener fiebre.
  • Elefantes y otras criaturas de la tierra,
  • abrasados por la energía del arma,
  • huyeron corriendo…
  • las mismas aguas al calentarse,
  • las criaturas que vivían en ese elemento
  • empezaron a arder…

En el Ramayana se puede leer: “Tan poderoso que podía destruir la tierra en un momento. Un gran ruido que se elevaba en humo y llama, y sobre él está sentada la Muerte”

El Mahabharata, refiere la historia de un señor feudal llamado Gurkha con estas palabras:

  • …Venía a bordo de un vimana, y sació su ira enviando un sólo y único rayo en contra de la ciudad. Una enorme columna de fuego diez mil veces más luminosa que el sol se levantó, y la ciudad quedó reducida a cenizas en el acto…

¿Cómo textos tan antiguos, de hace miles de años, hacen referencia a tal poder aniquilador?. Cualquier persona, que leyera estas líneas, sin dudarlo un solo momento, sabe que se está haciendo referencia a un arma muy parecida a la bomba atómica. Los textos, cuentan como este arma, era transportada en los vimanas, cómo ese arma resplandecía mucho más que el sol, una columna de humo que se convertía en fuego. Y esto, está detallado en textos escritos en lengua sánscrita.

La Biblia, narra cómo dos ciudades del pecado, como Sodoma y Gomorra, fueron el objetivo de dios, que especificó a Lot que huyera con su familia, sin mirar atrás. Cuando huían, una terrible explosión se apoderó de la ciudad. la esposa de Lot, miró hacia atrás, y se convirtió en estatua de sal. Cuando hay una explosión nuclear, la gente se evaporiza, se incinera, se mineraliza de repente. Así que, la mujer de Lot, obviamente, no se convirtió en ninguna estatua de sal como castigo divino por mirar atrás, sino que fue víctima de la reacción nuclear, abrasándose al instante.

Cuando explota una bomba atómica, el calor es tan intenso, que el silicio se funde, y la tierra se convierte en cristal. Se han encontrado campos de tierra fundida en cristal, en lugares como la India y Pakistán. Los textos sánscritos, narran cómo un arma parecida a la bomba atómica, arrasaba aldeas, ciudades y exterminaba civilizaciones, aparecen con el nombre de brahmastras. Éstos, procedían de los dioses.

En una conferencia secreta realizada en 1.942, el físico alemán Werner Heisenberg, habló de construir un reactor nuclear, para poder controlar la fisión y permitir que el uranio se convirtiera en plutonio. Los alemanes, ya tenían bastante avanzado el conseguir la bomba atómica, estaban a un paso. Sabían que constaba de dos etapas diferenciadas. 1.- Tener uranio que se desintegre (Uranio 235), y tener ese algo que consiga esa reacción. 2.- masa crítica,  la cantidad suficiente para que, una vez suceda la reacción, genere la siguiente reacción, y la siguiente, así sucesivamente. Se trata de una sucesión de explosiones de pequeñas masas, a la velocidad de la luz. Y cuando los alemanes ya lo tenían, dejaron la investigación y cancelaron su programa atómico. ¿Por qué?. ¿Qué les hizo dejarlo, si con ello podían ganar la guerra?.

En un valle, a las afueras de la ciudad de Ludwikowice (Polonia), se alza una estructura circular extraña, conocida como “trampilla de vuelo“.

Esta zona, fue un cuartel general de investigación de la SS. Esta estructura, se utilizaba para probar una máquina muy avanzada, llamada Die Glocke “La Campana”.

Esta aeronave, con forma de campana, utilizaba un sistema de propulsión electromagnético. Las cadenas que sujetan el artefacto, iban enganchadas a la estructura circular. La Campana tenía 2 cilindros giratorios que contenían una sustancia parecida al mercurio, llamada xerum 525, y cuando giraban en sentido contrario, desprendían un brillo de color violeta. El exterior del artefacto estaba forrado con material de cerámica. Cuando se ponía en funcionamiento, los dos tambores rotatorios giraban contrariamente y el objeto se elevaba como los antiguos vimanas. El artefacto despedía unas radiaciones, que llegaron a afectar a los científicos del proyecto.

Todos los esfuerzos alemanes, fueron a parar a esta arma de los dioses. El programa atómico, se paralizó, porque consumía demasiados recursos alemanes, y la guerra se estaba perdiendo. Y para revertir la situación, pensaban que necesitaban algo más que una bomba atómica. Sabían que era potente, pero desconocían realmente el alcance. La Campana, según los científicos alemanes, era el arma más poderosa jamás vista, capaz de cambiar el rumbo de la historia en un segundo.

La campana, tenía un recubrimiento cerámico. Medía 3 metros de alto x 1,5 metros de ancho. Si era una aeronave, no poseía los principios de aerodinámica modernos. Los alemanes fueron los precursores de la bomba atómica, de hidrógeno, bombas de  aire, cohetes avanzados, materiales de invisibilidad anti-radar, misiles guiados, cañones de sonido,  de viento y de vórtex, raíles electromagnéticos, rayos láser, aviones con motores atómicos, etc. Pero sólo “La Campana” poseía el epígrafe “Decisivo para la Guerra”. Entonces ¿para qué servía ese artefacto?. Expertos aseguran que se trataba de una máquina del tiempo.

Existe un tipo de vórtice, llamado “solitón“, que se encuentra aislado electromagnéticamente del mundo exterior. La relación entre la gravedad y la física electromagnética, es mucho mayor de lo que se pensaba. Si se coge el campo electromagnético adecuado, y un voltaje muy elevado, y aplicamos un impulso, se puede conseguir que la materia desaparezca, y aparezca en otro punto, es decir, se puede teletransportar la materia. Albert Einstein, afirmó que el ser humano sí puede viajar en el tiempo en su Teoría de la Relatividad. Ésta, nos mostró por  primera vez, que el tiempo puede ir más despacio, si tú vas más deprisa. Esto, te permite ir más rápido a otro sitio, tu tiempo transcurre más lento que el de los demás, y acabas en el futuro relativo, en relación con dónde deberías estar. Pero no lo notamos, porque nuestras velocidades en la Tierra, son mínimas para poder percibir estos hechos. Los alemanes, investigaban y probaban la posibilidad de abrir portales estelares, agujeros de gusano.

Si todo esto es enigmático, más lo fue el final. Cuando los aliados entraron en Alemania, los responsables del proyecto, así como los artefactos, todo desapareció. El General Hans Kammler, el máximo responsable de todos los proyectos secretos desde 1.944, y cabeza visible de “La Campana”, a las órdenes de Martin Bormann y del Führer, desapareció y no se supo nada más de él. El General de la SS Emil Mazuw, era el coordinador y responsable directo del proyecto,  desapareció y no se supo nada más de él. El Almirante Rhein, responsable de la Investigación, Desarrollo y Patentes, desapareció y no se supo nada más de él. La Dra. Elisabeth Adler, matemática de la Universidad de Königsberg, participó en el proyecto como experta en matemáticas no convencionales. Desapareció y no se supo nada más de ella. ¿Utilizaron “La Campana”, para escapar de las fuerzas aliadas?.

Más de 700 científicos alemanes, fueron “nacionalizados” estadounidenses. Más bien fueron obligados (era eso, o la muerte por crímenes de guerra), en una maniobra llamada Operación Paperclip. Esta operación, tuvo gran importancia para EE.UU. La II Guerra Mundial, acabó el 08 de mayo de 1.945. Catorce días después, en la Operación Overcast, el Mayor Staver, informó al Pentágono el 22 de mayo de 1.945, acerca de la importancia de evacuar a los técnicos nazis y sus familias por ser “importantes para la Guerra del Pacífico.”.

Dos meses después de la derrota alemana, en una extensa explanada de Nuevo México, llamada Jornada del Muerto, los EE.UU. detonaban la primera bomba atómica de la historia en manos de Robert Oppenheimer. Tres meses después, el 06 de agosto de 1.945, EE.UU lanzaba la primera bomba atómica sobre Hiroshima. Es decir, en un par de meses, consiguieron, gracias a los científicos alemanes, generar la energía nuclear. ¿Casualidad, o es una prueba de que los alemanes, conocían esta tecnología muy bien, y no la utilizaron porque tenían entre manos, armas o artefactos más importantes?.

Uno de los científicos nacionalizados, fue Werhner von Braun, considerado el más importante diseñador de cohetes del siglo XX. Fue el responsable del diseño del cohete V-2, así como del cohete Saturno V,  que llevó al hombre a la Luna. Es decir, fue otro científico alemán, quien con sus conocimientos avanzados sobre cohetes y propulsión, lideró la agencia aeroespacial de la NASA, consiguiendo que EE.UU., adelantara en su carrera espacial a la URSS. Esto da muestras, de lo adelantados que estaban los alemanes del resto del mundo, en cuanto a investigación científica, con amplios conocimientos de física cuántica y nuclear, de las fuerzas que rigen el cosmos, nuestro planeta, de portales estelares, del espacio-tiempo, del poder del electromagnetismo, la gravedad, etc.

El 09 de diciembre de 1.965, en la localidad de Kecksburg (Pensilvania), una gran bola fue vista en el cielo por miles de personas. Esta bola de fuego, también fue vista por habitantes de Ontario (Canadá). El artefacto fue recuperado rápidamente por las fuerzas militares, tras haber montado un espectacular despliegue militar en la zona. Todo hace pensar que el ovni de Kecksburg era el resultado del desarrollo del proyecto de la campana nazi. ¿Por qué se piensa, que el objeto de Kecksburg, es la Campana nazi, el Die Glocke?. Porque la forma coincidía, y porque llevaba la misma inscripción encriptada.

¿Cómo pudo aparecer la Campana, 20 años después al noroeste de EE.UU?. ¿Consiguieron finalmente los alemanes, alterar el espacio-tiempo?. ¿Cuál es el paradero de los científicos alemanes responsables del proyecto?. Lo que parece evidente, es que el régimen del III Reich, no inventó nada nuevo, sus estudios y conocimientos de los textos sánscritos, les llevaron a ponerlo en práctica. El estudio del artefacto caído en Friburgo, y quién sabe, si los dioses les ayudaron en sus avances tecnológicos. La historia dice, que consiguieron un salto cualitativo y cuantitativo en la ciencia muy elevado, ¿cómo lo consiguieron?. Predijeron el pasado, para hacer Historia en el futuro.