Archivo mensual: junio 2012

Göbekli Tepe ¿El Jardín del Edén Bíblico? (Episodio I)

A 15 km al nordeste de Sanliurfa (Turquía), cerca de la frontera con Siria, actualmente está siendo excavado por arqueólogos una compleja estructura de piedras, levantada por recolectores y cazadores hace 11.500 años. Sanliurfa, era la original Ur de los caldeos, donde se dice que nació Abraham. El Libro de Enoch menciona que los Vigilantes, residían en la Alta Mesopotamia (donde se encontraba Caldea), cuando Abraham y su familia, los ancestros de los israelitas y judíos, emprendieron camino hacia Canaán, la futura tierra de Israel.

Misteriosamente, todo este complejo de piedras, pilares y esculturas, fue deliberadamente enterrado en el año 8.000 a.C., permaneciendo abandonado durante años. Su estructura se construyó para ser visto desde los cielos ¿Quién podía volar hace 11.500 años?. ¿Por qué se construyó y cuál era su función?.

En 1.994, un pastor de la zona, como otro día cualquiera, se levantó para trabajar. Cuando ascendió una colina con su rebaño, descubrió la punta de una piedra que sobresalía, y el pastor se dio cuenta que esa piedra era extraña. Así que empezó a excavar, y acabó desenterrando un pilar de casi 6 metros de altura. Las aristas eran muy precisas, y en el centro del pilar, había tallado un extraño animal. Este acontecimiento desencadenó que la comunidad científica se desplazara a la zona para excavar esa colina. Esa zona se ha convertido en el lugar de culto religioso más antiguo del mundo descubierto hasta ahora. Su nombre es Göbekli Tepe.

Los arqueólogos hacían dataciones de carbono-14 a medida que iban profundizando. Se ha desenterrado solamente un 10% de toda la estructura que permanece bajo tierra. Göbekli Tepe es una ciudad compuesta de círculos perfectos, y en el interior de cada círculo yerguen columnas de 6 metros de alto que pesan 15 toneladas cada una.

Este lugar, dobla la antigüedad de la historia de la humanidad, la época donde pensábamos comenzaron las civilizaciones. Este complejo tiene una antigüedad miles de años más que las pirámides y Stonehenge. Aún no se ha encontrado ninguna herramienta con la que cortaron la piedra, la pulieran… nada. Al igual que ocurriera con las pirámides de Egipto, se desconoce qué utensilios y herramientas se utilizaron para tal obra de ingeniería.

En las columnas están talladas las figuras de aves, mamíferos, insectos, e incluso seres humanos. ¿Por qué tallaron estas figuras?. ¿Qué significado tienen?. A 500 km de Göbekli Tepe, se encuentra el Monte Ararat, el lugar donde los creyentes y estudiosos de la Biblia, creen es el lugar donde se posó el Arca de Noé. ¿Hacen referencia los animales tallados, y la ciudad de Göbekli Tepe, a un arca en piedra?. Si esto fuera así, la estructura narra el acontecimiento de una catástrofe, el famoso diluvio que aparece en más de 2.000 mitos. Esto significaría, que la fecha del gran diluvio se retrasaría a la época de la última Era glaciar, mucho antes del período bíblico. ¿Es por este motivo que Göbekli Tepe se encuentra en lo alto de una colina, para salvaguardar la vida de los seres vivos de aquel diluvio o se construyó por otro motivo?.

¿Qué representan realmente los animales tallados?. Vamos a ver y analizar más detenidamente algunas columnas que han aparecido en Göbekli Tepe.

Por ejemplo, en esta columna, aparecen tres aves (A, B, C), que corresponden a las estrellas del “Triángulo de Verano” (aunque sería más correcto llamarlo el “triángulo de agosto”). Las tres aves, una representada por cada estrella son: Altair, Deneb y Vega (las estrellas más brillantes de sus constelaciones, las llamadas estrellas alfa), y conecta las constelaciones Águila, Cisne y Lira respectivamente.

Altair es la estrella alfa (la más brillante), de la Constelación del Águila. Los árabes, también veían en esta constelación una gran águila volando, por este motivo la llamaron elnars-el-tair, de donde derivó el nombre de Altair, estrella que ocupa la posición nº 12 de las estrellas más brillantes de nuestro firmamento. Deneb es la estrella alfa de la Constelación del Cisne, y la 18ª del firmamento.  El nombre deriva del árabe dhaneb (cola), entendida como “la cola del ave” (dhanab ad-dajājah). Fue considerada la Estrella Polar durante miles de años. Vega es la estrella alfa de la Constelación de Lira, y la 5ª más brillante del firmamento. En un primer momento se la llamó Wega, y proviene de la palabra árabe wāqi‘ (cayendo, aterrizando).

El ángulo de las estrellas de la Constelación del Cisne, coincide con la forma del cuerpo del ave B, con los pies en la misma dirección que el cuello de la Constelación del Cisne. El ave C, corresponde a la estrella Vega.

El ave D, con alas hacia arriba forma la Constelación de Pegaso, compartiendo algunas estrellas de Andrómeda para formar las alas hacia arriba, y otra estrella de Pegaso definiendo las piernas en ángulo hacia fuera, en dirección a la derecha. La cabeza  estaría formada por estrellas menores, donde las dos estrellas dentro de la cabeza, se corresponderían con los dos ojos en el plano.

Por debajo corre una línea divisoria, que podría representar la eclíptica o el ecuador celeste. Debajo de esta línea divisoria, estaría el escorpión (E). La cabeza del ave F, debajo del escorpión, corresponde a varias estrellas representadas principalmente por piscis. La parte izquierda del escorpión, combina algunas estrellas de acuario junto con estrellas de piscis. Algunas de las estrellas de acuario parecen representar parte de la cabeza y extremidades del jabalí (H).

El zigzag que se observa en la letra M, representa la Vía Láctea, que tiene aspecto de columna vertebral en forma horizontal. Una representación metafórica muy ajustada y exacta, de querer reflejar que la Vía Láctea es la “columna vertebral”, la zona principal donde se asientan todas las estrellas de nuestra galaxia. ¿Cómo podían saber esto en aquella época?. Ese conocimiento hace 11.000 años sólo estaba al alcance de seres de otros mundos.

El animal J, representa probablemente una ardilla, haciendo referencia a la posición aproximada y la orientación de Casiopea (constelación conocida entre los nórdicos como la ardilla Ratatösk). La figura L, a la izquierda de la ardilla, es la Constelación de Perseo, y la figura N sería la Constelación de Hércules. El círculo K, sobre el ala izquierda del ave D, no corresponde con ninguna estrella fija en un mapa estelar actual. Se cree que podría representar otro objeto, como la luna llena o una supernova. Una supernova es posible, dada la concentración de estrellas a lo largo de la Vía Láctea, que aumentaría las probabilidades de una estrella brillante en esa ubicación.

Parece evidente que las figuras de las columnas, hacen referencia e intentan representar constelaciones. No sólo hay una conexión entre esta columna y las constelaciones. Vamos a analizar otra columna.

BoarBirds

Esta columna presenta unos grabados  más simples que la piedra anterior. Aquí la figura central es el jabalí (A), que coincide de forma muy estrecha con la Osa Mayor. Debajo del jabalí, aparece un jabalí mucho más pequeño (B),  que es representado por las estrellas de la Constelación del Lince. Hay cinco estrellas brillantes que están claramente presentes en posiciones similares; tres (C, D, E) de la Constelación de Cefeo, y dos (F, G) de la Constelación del Dragón. Esto pone de relieve la ubicación de la estrella polar, que se produciría en el punto donde está la letra H, en un agujero en la roca, destinada a representar el punto de giro. Es decir, el centro sobre el que gira el universo, como una rueda alrededor de un eje.

Parece claro que quienes crearon la estructura eran conscientes de que sus cifras representaban constelaciones.

Esta piedra muestra lo que parece ser una grulla debajo de un zorro con una vaca arriba. La grulla y el zorro pueden encontrarse dentro de otra región del cielo nocturno apareciendo como la Constelación de Escorpio. La forma de la grulla coincide perfectamente con  Antares, como la estrella Shaula (el aguijón). La parte superior de la constelación, son las estrellas que componen la frente del zorro.

Los círculos de piedra, están orientados norte-sur. Dado que el norte era una dirección de muerte y renacimiento, Göbekli Tepe es una referencia del movimiento de las estrellas circumpolares alrededor del polo celestial septentrional, porque en el año 9.500 a.C., no existía la estrella polar. Si utilizamos el programa astronómico Skyglobe, y retrocedemos hasta ese año, la única constelación que podía haber sido objeto de observación, era la Constelación del Cisne, que en la tradición popular europea sobre las estrellas, es el cisne celestial. En la Antigua Mesopotamia, el Cisne era visto como un velocirraptor, mientras que en mitología clásica se le ve como una especie  de buitre, el símbolo de la trasmigración del alma en el culto a los muertos del Neolítico.

Cuando la función para la que fue construida, ya hubo terminado, Göbekli Tepe se enterró cuidadosamente, permaneciendo oculto miles de años, y la gente del lugar se trasladó a otro sitio. ¿Por qué no lo destruyeron o lo dejaron al aire libre, y emplearon tanto tiempo en enterrarlo?. ¿Cuál era realmente la finalidad de construir semejante ciudad?. Enterrar completamente Göbekli Tepe, sin dejar huella, tuvo que llevar muchos años. ¿Por qué emplear tanto esfuerzo y tiempo?.

Para construir Göbekli Tepe, fue necesario reunir en un solo lugar más personas de las que jamás se habían reunido hasta entonces. Los constructores lograron extraer, tallar y transportar piedras de 16 hasta 50 toneladas. ¿Cómo lo consiguieron si desconocían el uso de la rueda, de poleas, gruas, etc…?. Ni siquiera disponían de animales de carga. No existía la escritura, ni el arte cerámico, ni trabajar el hierro ni el acero. Göbekli Tepe está situada en una colina (la traducción de este lugar sería “montaña ombligo” o “montaña panzuda“), ¿cómo consiguieron subir las pendientes con piedras de tanto peso, sin las herramientas ni los medios posibles para ello?.

Si la teoría es que lo hizo esa tribu de ganaderos o cazadores que vivían en esa época en ese lugar, la respuesta sería inexplicable. Ni los datos ni la lógica apoyarían todas las teorías que emergieran de la posibilidad que fuera la raza humana quien construyó ese lugar. Simplemente habría que creerlo, sería una cuestión de fe, más que una cuestión científica y lógica.

Si nos apoyamos en la teoría que no fueron seres de este mundo quienes lo hicieron, al igual que parece ha ocurrido con muchos otros monumentos, donde la astronomía, física, matemáticas… y diferentes ramas de ingeniería, y apoyados por la lógica, dicen que son resultado de un conocimiento mucho más elevado de la época que ocurrieron, que el salto evolutivo fue tan abismal, que para ajustarnos a las conclusiones, sería como asegurar que un boeing 747 ha sido construido con una navaja suiza. ¿Esto qué significa?. Significa que la ciencia ha datado esa zona con una antigüedad de 11.500 años, y las personas que vivían en esa época, es totalmente imposible pudieran realizar semejante edificación, tanto por sus características técnicas (peso de los pilares, pulido y perfección de las mismas, sus perfectos círculos…), como su elevado conocimiento en disciplinas a años luz de su dominio (matemáticas, astronomía, astrología…).

Este planisferio muestra las áreas del cielo que están representadas por cada una de las piedras que han aparecido en Göbekli Tepe.

Si analizamos los animales, insectos, aves… que aparecen tallados en los pilares, y observamos la posición de los astros, del firmamento, de las constelaciones en idéntica conjunción a como aparecen en la piedra, esa información nos dirá exactamente, o en una aproximación muy ajustada, en qué momento, época concreta, fue construido Göbekli Tepe. Una buena referencia es la ubicación del sol, que normalmente se encuentra a lo largo de la eclíptica según su posición en el equinoccio de primavera (o vernal). El equinoccio de primavera agronómicamente es muy importante, ya que determina la época del año donde se comienza a plantar. Si retrocedemos en el tiempo, podemos ubicar la época en que el sol apareció entre las Constelaciones de Libra y Virgo. En los pilares descubiertos por ahora, el astro aparece representado por la vaca Hathor. Esta divinidad cósmica, es comúnmente representada como una diosa vaca con cuernos, los cuales sujetan un disco solar.

El primer ciclo del sol ocurrió hace 25.800 años. Esta fecha corresponde a los años que la Tierra tarda en completar un ciclo de precesión, que es el cambio lento y gradual en la orientación del eje de rotación de la Tierra, debido a las fuerzas que ejercen la luna y el sol sobre el ecuador de la Tierra. Esto significa que cada 2.150 años, avanzamos un Ciclouna nueva EraPara llegar a la cifra de 25.800 años, hay que pasar por 12 Eras (las doce constelaciones).

Ahora estamos en la Era de Piscis (por eso, el símbolo de Jesucristo son los peces). Anterior a Piscis, del 2.150 a.C. hasta el 1 a.C. fue la Era de Aries (el carnero). Anterior a Aries fue la Era de Tauro del 4.300 a.C. hasta el 2.150 a.C. Si vamos retrocediendo, llegaríamos a la Era de Virgo (12.900 a.C.) y a la Era de Libra (15.050 a.C.). Si nos basamos en estos datos, la disposición de los animales que aparecen en los pilares de Göbekli Tepe, nos están diciendo que la construcción se remontaría al año 13.000 a.C., cuando el sol estaba entrando en Virgo.

Hay que tener en cuenta, que el hecho de que los griegos midieran el sol en el equinoccio de primavera, no significa que los seres humanos que vivían hace 10.000 años lo hicieran. Pero sí está comprobado que abandonaron las armas para dedicarse a la agricultura y al cultivo, y para ello, sí era necesario conocer y saber manejar los ciclos, vital para que las cosechas prosperaran y para la supervivencia de la especie.

La fecha arqueológicamente aceptada de la antigüedad de Göbekli Tepe, está próxima al año 9.500 a.C., por lo que habría una diferencia de 3.500 años aproximadamente. Si tomamos esta fecha arqueológica como la correcta, esa fecha situaría  al sol entre Cáncer y Leo en el momento del equinoccio de primavera.

Otro cálculo que se podría hacer, es basarse en la posición del polo y la identificación de la estrella polar. En el año 12.000 a.C., la estrella polar aparente era la estrella Vega (la más brillante de la Constelación de Lira). Pero esta teoría no parece encajar con la posición aparente del centro, que corresponde mejor a Polaris, nuestra actual estrella polar. Posicionalmente, el centro parece estar correctamente situado por encima de la Constelación del “gran jabalí”, que correspondería a Polaris. Ninguna otra estrella parece encajar, a menos que el centro no estuviera destinado a representar el eje de la esfera celeste.

La última vez que Polaris apareció en ese lugar en el cielo, hubiera sido hace 26.000 años aproximadamente, según el actual método de cálculo utilizado. Así que existiría una discrepancia acerca de por qué la posición del centro fue asociada con la posición de la estrella polar del norte actual, la que podemos ver si miramos al cielo, y no con la verdadera estrella que aparecería en esas fechas, la estrella Vega.

Es muy posible que haya que esperar a que todo el complejo de Göbekli Tepe sea desenterrado. Los arqueólogos calculan que estarán excavando alrededor de 100 años, así que ninguno de nosotros será testigo de ver todo el complejo, y seguramente comprender las posiciones de las estrellas, incluso comprender por qué fue construido, cuál era su finalidad, por qué se enterró de forma cuidadosa y no se destruyó, o simplemente se abandonó. Es evidente que quienes lo enterraron, tenían un motivo evidente de preservarlo, ¿quizás para volver en un futuro?.

El Dr. Schmidt afirma que no existe ninguna explicación para la existencia de una elevada cultura en la Alta Mesopotamia a finales de la última Edad de Hielo, cuando el resto del mundo estaba todavía poblado por comunidades de cazadores-recolectores, preocupados por la supervivencia del día a día y poco más. Sin embargo, estos “seres anónimos”, crearon algunas de las obras de arte más fascinantes del mundo antiguo, no siendo superadas en la actualidad.

Zecharia Sitchin, ha encontrado en el Dr. Schmidt, un colega que ha llegado por motivos de evidencias y de lógica, a las mismas conclusiones. Sitchin hablaba de los mitos y leyendas sumerios, que hablan de dioses llamados Anunnaki, que vinieron de otro mundo,  proporcionando a los habitantes de aquí los conocimientos y los instrumentos y herramientas necesarios para el avance de la civilización. El Dr. Schmidt dijo: “Creo que existe una fuerte evidencia que sugiere que los “Vigilantes”, y su prole, los Nefilim, eran realmente la élite chamánica o sacerdotal que fundó los centros de culto del Neolítico temprano de la Alta Mesopotamia”.

NOTA: Para saber mucho más sobre los Annunaki, Nibiru y los Nefilim, y las teorías de Zecharia Sitchin, recomiendo leer el Episodio “La Verdadera Historia del Mundo”, en este enlace:  https://jorgepalazon.wordpress.com/tag/verdadera-historia-del-mundo/

Queda mucho por delante para desenterrar todo Göbekli Tepe, irán apareciendo más pilares, más esculturas talladas, se resolverán misterios y se añadirán nuevos. Pero hay respuestas, que aunque no sean las más verosímiles, son las más cercanas a la verdad. Este complejo significó un cambio de Era en la evolución de la especie homo. Los hombres que por allí vivían, cazaban para poder alimentarse, desconocían completamente las artes y las ciencias . Sus vidas se basaban en la supervivencia más cruda, en condiciones realmente duras, sin ningún atisbo de un cambio significativo.

Incomprensiblemente, las técnicas de construcción empleadas fueron empeorando. Los primeros círculos, son los más grandes y de mayor complejidad técnica y artística. Los círculos posteriores,  cada vez eran más pequeños y sencillos, y an­­clándose al suelo con menos habilidad. Parece ser que finalmente la actividad cesó por completo hacia el año 8.000 a.C., momento en que enterraron todo el complejo. ¿Cómo puede ser que el primer círculo fuera perfecto, y según iban añadiendo círculos, cada vez se hicieran peor?.

No tiene ninguna lógica, excepto que ese primer círculo, fuera construido por seres que comprendían y controlaban las técnicas en todas sus vertientes, y que esos conocimientos tan avanzados, fueran legados a seres de este planeta, que aún teniendo los conocimientos teóricos, no manejaban la práctica. Jan L. A. van de Snepscheut dijo: “En teoría, no hay diferencia entre teoría y práctica. Pero en la práctica, sí que la hay”. Y Göbekli Tepe es un claro ejemplo de ello.

La mayoría de la gente cree y piensa que no estamos solos en el Universo, pero sólo son una minoría los que se atreven a decir y afirmar que no lo estamos. (Jorge Palazón 24/06/2012).

Anuncios

Post Redux II. La Caja de Pandora

Todos hemos oído hablar de esta famosa “caja”. Pero ¿Qué contenía realmente?. ¿Por qué Pandora la abrió?. ¿Quién era Pandora?. Una historia mitológica increíblemente bella. Después del episodio “Post Redux I. El Árbol de la Vida”, es esencial conocer este precioso mito, su significado, qué nos quiere enseñar, y sus paralelismos con el Árbol de la Vida. El final, la moraleja a extraer, es una oda a la supervivencia, a la lucha, donde los humanos y los dioses son más parecidos de lo que puede parecer.

Antes de que existieran los dioses, sólo había caos. Tras el caos, surgieron Tártaro (el infierno, el inframundo), Eros (dios del amor) y Gea (diosa Tierra, también conocida como Gaia). Eros, al ver a Gea, decidió crear de ella un Ser hermoso, así que tensó su arco y clavó una flecha en el pecho de la joven Gaia, quien engendró la Tierra, e inmediatamente comenzaron a surgir cientos de animales, plantas y árboles que se distribuyeron de manera muy desordenada por todo el planeta.

Eros se dio cuenta que existía cierto desorden que le molestaba, y no quería verse en la tarea de tener que ser él quien pusiera orden en el mundo. Así que hizo llamar al Olimpo a los dos hijos pequeños de Jápeto (hijo de Gea), Prometeo y Epimeteo, dos titanes hermanos muy distintos entre sí. Eros les encomendó la misión de que todas las criaturas sobre la Tierra, vivieran de forma ordenada. Pero Eros, también les encargó la misión de crear un Ser nuevo, con la peculiaridad que este Ser, fuera de un nivel  superior a los animales, pero de nivel inferior a los dioses. Es decir, Eros quería un nuevo “animal”, que pudiera realizar tareas más complejas que los animales, pero no tuviera la inteligencia ni las aptitudes que les acercara a los dioses. Esta nueva raza, sería conocida como “homo”.

Ninguno de los dos hermanos sabía cómo crear al “homo”, así que Prometeo, que era el más sabio y quien más utilizaba el ingenio, empezó a pensar cómo hacerlo. Decidieron crear un Ser de arcilla, similar en forma a los dioses. Pero no lograban acabarlo como ellos querían, aunque le dieron a ese Ser una forma perfecta, no conseguían dotarlo de vida. Esto llevó a Prometeo a pedir ayuda a los dioses. Al principio se negaron a ayudarles, pero se dieron cuenta que ese Ser, realizaría las tareas indignas para los dioses. Eros exhaló profundamente y dotó al “homo” el espíritu de la vida. Por su parte, Atenea respiró sobre su pecho dotándole de alma.

El nuevo Ser abrió sus ojos, y lo primero que vio fue la belleza de Gea (Gaia). Las primeras sensaciones que empezó a tener, eran muy confortantes. Notaba cómo la brisa acariciaba su piel. Al mirar a su alrededor, vio enormes prados, árboles floridos, animales en libertad, agua fresca, etc… Según iban pasando los días, el “homo” empezó a vislumbrar el lado opuesto de la belleza y la tranquilidad, a ver ese paraíso no tan perfecto. El homo empezó a conocer las tormentas, el frío, los huracanes, la nieve… Pasaron los años y el número de homos se hizo mucho más numeroso, expandiéndose por toda Gaia.

Todo ellos sufrían las inclemencias de los “Elementos” que los ahogaban, estropeaban sus alimentos, los fuertes vientos separaban a las familias, etc… Mientras todo esto ocurría, Prometeo observaba con gran pena a los humanos sufrir, morir y ser torturados, y cómo los dioses se mofaban y disfrutaban de todo lo que les ocurría. Los “Elementos”, eran figuras mitológicas que atormentaban a los hombres, enviados por los dioses. Prometeo toma la decisión de acabar con este sufrimiento, y mientras todos los dioses duermen tras un copioso banquete, Prometeo se cuela en las estancias del Olimpo, y roba la “llama del conocimiento”. Este fuego representa la divinidad del hombre, el cual tiene como destino convertirse en su propio Dios.

Prometeo era consciente del castigo que recibiría si los dioses le descubrieran, pero su corazón noble era mayor que sus miedos. Cuando llegó al lugar donde estaba guardada la llama, la escondió en su pecho y se desvaneció en la noche. Al llegar a la Tierra, Prometeo reunió a los humanos, mostrándoles la llama en todo su esplendor. A partir de entonces, los humanos ya no verían el mundo de la misma manera, sino que lo empezaron a comprender, y a tener un arma que les ayudaría a descifrarlo. ¿Qué les otorgó la llama del conocimiento?.

La llama del conocimiento era el fuego. Los humanos se sobrepusieron a la climatología adversa gracias al fuego, reuniéndose en un punto común para calentarse. Poco a poco, empezaron a encontrar y descubrir más utilidades. Empezaron a calentar la comida, consiguiendo que la salud mejorara, y sus años de vida se incrementaran. Gracias a esto, empezaron a crear asentamientos, a establecerse en comunidades, a procrearse más rápidamente. Reunirse alrededor de un punto común, además de servir para calentar sus cuerpos y a hacer frente a la adversa climatología, provocó que empezaran a comunicarse más intensamente entre ellos, creando un lenguaje, una forma de expresarse. Empezaron a utilizar el fuego para la herrería, fabricando armas y utensilios que les ayudaría a cazar, a defenderse, a ahuyentar a las bestias, incrementando las probabilidades de vida aún más.

Prometeo fue fundamental en la supervivencia y el desarrollo humano, robando el secreto de los dioses, la llama del conocimiento. En el “Post Redux I, El Árbol de la Vida””, se pueden encontrar muchos paralelismos y similitudes, con el Árbol de la Ciencia y del Conocimiento. Adán y Eva al “comer” del fruto del Árbol de Conocimiento (Árbol del Bien y del Mal), les fue dado un conocimiento mucho más amplio, más cerca de los dioses. Tampoco es casual que tanto la llama, como el árbol al que no tenían acceso los humanos, fuera denominado “del conocimiento o de la sabiduría”.

Al despertar Zeus, y mirar hacia la Tierra, vio numerosos puntos luminosos repartidos por todo el planeta. En ese instante, Zeus se dio cuenta que le habían robado la llama del conocimiento, y que el homo, ese animal indigno, se había convertido en un ser evolucionado, inteligente y lleno de conocimientos sólo al alcance de los dioses. Zeus estalla de ira y empieza a buscar al responsable. Más tarde, averigua que Prometeo fue el responsable, y reúne a todos los dioses olímpicos (del Olimpo), para dilucidar el castigo que iban a infringirle.

Prometeo no opuso resistencia, y es llevado a los Montes Caucásicos, lugar donde recibiría el castigo divino. Zeus buscó la roca más áspera, y una vez encontrada, ordenó a Helios (Dios del Sol) que apuntara con su luz y calor de forma eterna y con la mayor fuerza hacia esa roca. Prometeo fue esposado con las cadenas más fuertes que había, forjadas por el mismo Hefesto (dios de la forja, del hierro y los metales).

File:Peter Paul Rubens 032.jpg

Si el castigo de estar permanentemente atado de por vida no era ya de por sí duro, Zeus hizo llamar a un buitre, que comería y desgarraría cada día el hígado de Prometeo. Como Prometeo era inmortal, el hígado se regeneraba con cada amanecer, de esta manera el buitre acudiría cada día a devorarlo de nuevo. Aún así, Prometeo jamás se arrepintió de su acción, y de haber robado la llama del conocimiento para dársela a los humanos.

Pasados muchos siglos, Heracles (más conocido como Hércules) se cruzó en el camino de Prometeo, y decidió liberarle del castigo utilizando su fuerza sobrehumana, rompiendo las cadenas. Heracles es el héroe por excelencia para los griegos. Zeus sentía gran admiración y respeto por Hércules, y al ver cómo liberaba a Prometeo, decide dejarlo pasar, porque todo lo que Hércules hacía y lograba, a Zeus le parecía correcto. Pero el resto de los dioses, creen que la liberación de Prometeo es una afrenta, y no están de acuerdo con la postura tomada por Zeus de no hacer nada, así que deciden reunirse para dilucidar qué postura van a adoptar ellos contra Prometeo.

La decisión de los dioses, fue crear a una mujer (todos los seres que vivían en Gaia/Tierra), eran hombres, así que crean a Pandora. Es enviada a la Tierra donde conoce a Prometeo y su hermano Epimeteo. Pandora poseía todas las virtudes que una diosa griega debía poseer, un idealismo perfecto. Era una mujer que poseía todas las esencias y cánones para atraer a cualquier hombre. Afrodita la dotó de una insuperable belleza, Apolo de un virtuosismo musical, Hermes del poder de la persuasión y el don de convencer, etc… Pandora era la imagen de la perfección. Se podría decir que Pandora, es la misma figura que representa Eva en la Biblia.

Cuando conoció a los dos hermanos, Pandora se enamoró de Epimeteo, quien era mucho más confiado y de menor rango intelectual que su hermano. Prometeo podía ver el futuro, adelantándose a los acontecimientos haciendo mejores previsiones. Esa intuición o poder que poseía, hacía que no se fiara de Pandora. Prometeo pensaba que los “regalos” de los dioses nunca eran buenos para el ser humano, que siempre traían un precio a pagar, no siempre asumible. Prometeo avisa a su hermano, pero éste no le hace caso y decide casarse con Pandora.

Ya viviendo juntos, Epimeteo poseía una “caja”, una especie de baúl donde guardaba todas aquellas “cosas” que no había distribuido a lo largo del mundo, cuando Eros les instó a ordenarlo. Esta caja, estaba fuertemente precintada, bajo un gran cerrojo o cierre para que nadie la pudiera abrir, ya que en su interior se custodiaba aquello que no podía salir, que el ser humano viviría mejor sin ello.

Pero Pandora, empujada por la curiosidad decidió abrirla. Una vez estaba abierta la caja, todos los males salieron y se esparcieron por todo el planeta. La avaricia, el odio, rencor, egoísmo, las enfermedades más crueles… todo se expandió y sumió al ser humano en nuevos y grandes sufrimientos desconocidos hasta el momento. Pandora (la primera mujer sobre la Tierra, al igual que Eva), trajo el Mal y el dolor al mundo. Aunque era una mujer perfecta, dentro de su perfección se encontraba también la imperfección, que llevó a querer saber que había tras aquello que no le dejaban ver ni conocer.

Pero lo que no supo Pandora, es que no todo escapó de la caja, sino que hubo algo que allí se quedó, la esperanza. Por eso, por muchos males y penurias que le ocurran a la Humanidad, a todos los seres vivos, por mucho que las enfermedades nos invadan, la vida te haga arrodillarte continuamente… siempre quedará la esperanza, lo único que sobrevivió en la caja de Pandora. Por eso decimos, “la esperanza es lo último que se pierde”.

La Verdad sobre la Carrera Espacial (Episodio III)

En 1.964, la identidad y los trabajos de Koroliov, aún son un secreto de Estado. Cada avance, cada jugada, cada progreso, cada error, cada fracaso, cada éxito, todo está celosamente hermetizado. Esto trae de cabeza a la inteligencia de los USA, quienes alardean y publican en los medios de comunicación cada acción, progreso y desarrollo de la NASA.

Tras el discurso de J.F. Kennedy, el objetivo de USA era claro, enviar un hombre a la Luna, y traerlo de vuelta. Esta misión, es conocida como Programa Apollo. El cohete “Saturno V” de 110,6 metros de altura, producirá un empuje de 226.800 kg, para generar una velocidad de escape que supere los 11.186 km/s2, la velocidad mínima para escapar de la atracción de la Tierra. Koroliov empieza a verse relegado en esta carrera hacia la Luna, vistos los avances de Von Braun, y el dinero que está destinando EE.UU. a esta misión. El Saturno V, será el cohete más grande jamás construido de la historia, seguido del N1 soviético con 105 metros, el cohete diseñado por Koroliov para llegar a la Luna.

En ese año, Koroliov no tenía ni siquiera aprobado los fondos que necesitaba, ni tampoco la misión. El Saturno V era tan grande, que la NASA no poseía ninguna instalación que se acomodara a esas dimensiones. Por este motivo. tuvo que construir el Edificio de Ensamblaje de Vehículos (VAB Vehicle Assembly Building) un edificio de 160 metros de alto ubicado en el Centro Espacial Kennedy. Este edificio se ha convertido en la imagen más conocida de la NASA.

El edificio cubre 3,25 hectáreas, mide 160 metros de alto, 218 metros de largo y 158 metros de ancho, en total 3.664.883 m3 de espacio. La bandera mide 63,7 metros de alto y 33,5 metros de ancho. Este edificio fue construido para soportar huracanes y tormentas tropicales. Tiene un sistema de aire acondicionado de 10.000 toneladas de capacidad, suficiente para enfriar 3.000 viviendas.

Para empujar el Saturno V, Von Braun fabrica el motor F1. En este vídeo, se puede ver y escuchar la potencia de este motor, su secuencia, y el estremecedor ruido que ejerce. Estar cerca de este artefacto en el momento que encienden sus motores, tiene que ser ensordecerdor. La NASA, construyó un “mirador” para personalidades, situado a más de 1 km de distancia, cubierto por cristales reforzados, para ver lo más cerca posible el despegue, y poder captar esa sensación. Tuvieron que construir el mirador nuevamente, pero mucho más lejos de lo previsto, ya que la fuerza de los propulsores y su onda expansiva, llegó a romper los cristales.

Miles de litros de oxígeno líquido y queroseno se encienden, los gases se expanden creando presiones muy elevadas. La más mínima alteración o inestabilidad en la mezcla, y la catástrofe está asegurada. Y Von Braun necesita cinco motores F1, perfectamente sincronizados para empujar el Saturno V.

En la URSS, el Politburó aún no ha concedido los fondos necesarios para que Koroliov intente competir con Von Braun. Koroliov, en un intento desesperado, visita a Glushko junto a su esposa Nina. Esto a Koroliov le supone un gran sacrificio, ya que no olvida que Glushko fue la persona que le delató con acusaciones falsas enviándole a un gulag en Siberia. Pero también sabe que sin él, y sin sus conocimientos de los motores para cohetes, no tiene nada que hacer. Glushko tiene mucho peso dentro de la política soviética, y le deja claro a Koroliov que, mientras no se cambie el tipo de combustible empleado (no hay que olvidar el desastre Nedelin), jamás aconsejará al Politburó ni al Comité Nacional la aprobación de dicho proyecto.

El problema residía en la utilización de oxígeno líquido. Glushko está totalmente en contra de su uso, mientras que Koroliov lo defiende, y pone como ejemplo los éxitos de Von Braun en los test que está realizando. En un momento dado de la conversación, Koroliov le dice que realmente no se trata de un problema sobre la inestabilidad del oxígeno líquido, sino que es un problema de celos y de envidia, que es un asunto personal y no profesional. Y se marcha.

En USA, cada prueba que sale mal con los motores, pone al público en contra cada vez más de Von Braun, acusándole de estar empleando los impuestos de los pobres para alimentar a las grandes corporaciones. Von Braun se defiende afirmando que han creado muchos puestos de trabajo, que conseguir el éxito de la misión convertirá a EE.UU. en el líder supremo de todos los países, y que gracias a la investigación y desarrollo de las misiones, se están inventando muchas utilidades para la vida cotidiana.

Pero Koroliov, de forma sorprendente, consigue una nueva hazaña, otro éxito inesperado más. El 18 de marzo de 1.965, el cosmonauta Alexei Leonov, se convierte en el primer ser humano que “camina por el Espacio”. Una vez fuera de la cápsula, a solas en plena conjunción con el Cosmos, Leonov dijo: “Diamante 1 a Amanecer, puedo ver las nubes, el mar, el Cáucaso”. Los éxitos soviéticos son indudables.

Con este nuevo éxito de Koroliov, aumentan las esperanzas que el Politburó le diera los fondos necesarios para la carrera hacia la Luna. Leonov llevaba fuera de la nave 12 minutos y 9 segundos, unido con ésta por una correa de 5,35 metros. Cuando Koroliov le ordenó regresar a la nave, Leonov se vio impedido para hacerlo, ya que el traje se había inflado en su interior, lo que provocaba que apenas pudiera mover los dedos y las articulaciones. Después de una lucha incesante para disminuir la presión del traje, y poder recobrar los movimientos necesarios para hacer la maniobra de regreso a la nave, por fin lo consiguió. En total, Leonov permaneció fuera 23 minutos y 41 segundos.

Mientras Koroliov buscaba financiación, la NASA llevaba invertido 5 billones de dólares. Por fin llega una autorización del Politburó, un vuelo circunlunar programado para el 50th aniversario de la Revolución, y un alunizaje para tres años después. El problema estaba que los fondos esperados, se redujeron a la mitad. Después de la discusión con Glushko, contrata a Nikolai Kuznetzov, quien le dice a Koroliov que su motor tendrá 24 motores (el saturno V sólo emplea 5 motores).

Para subir la moral de los cosmonautas, Koroliov le enseña un modelo de la cápsula que les transportará a la Luna, la “Soyuz” (que significa “Unión”). En un principio el proyecto se llamaba “Sever” (norte). Los principales candidatos para ir en la cápsula son Yuri Gagarin, Alexei Leonov y Vladimir Komarov. Mientras Koroliov enseña la cápsula a los cosmonautas, sufre un ataque al corazón. El hombre de confianza que ha permanecido junto a él en toda la travesía desde el comienzo, Vasily Mishin, se hace cargo de la misión durante su ausencia. La presión se apodera de Mishin, quien cree no estar capacitado para llevar la misión a buen puerto, sin la ayuda de Koroliov.

Mientras tanto, la NASA ha creado una nueva nave espacial, llamada “Gemini“, lanzando misiones tripuladas cada par de meses.

El propósito principal del Programa Gemini, era demostrar las posibilidades de encuentro espacial y acoplamiento que serían usadas durante las misiones Apollo, cuando el módulo lunar se separara del módulo de comando en órbita alrededor de la Luna, y posteriormente se reuniera con la nave, después de que los astronautas dejaran la superficie lunar. El programa Gemini era la antesala del Proyecto Apollo, los pasos decisivos para ir a la Luna.

El 14 de enero de 1.966, Koroliov ingresa en el Hospital del Kremlin por unas dolencias. Le tienen que intervenir de urgencia, siendo el mismo Ministro de Sanidad soviético, quien decide operarle, a pesar de que no era el experto más cualificado para las dolencias que presentaba. Durante la intervención, descubrió tumores en el intestino, pero siguió operando sin el equipamiento apropiado, ni suplementos sanguíneos. La operación se alargó cinco horas, tiempo que el corazón dañado de Koroliov no resistió. Sus largos años encerrado en el gulag, dejaron tocados muchos órganos vitales.

Después de 20 años de anonimato, el cuerpo inerte de Koroliov cobró vida a nivel mundial. Leonid Brézhnev, el Secretario General del Comité Central, decide dar a conocer al genio que se escondía tras los Programas Espaciales Soviéticos. Su nombre es revelado al mundo. La persona que fue encerrado en un gulag durante seis años, estaba teniendo un funeral propio de los Jefes de Estado en la Plaza Roja, convirtiéndose en un héroe nacional para el pueblo soviético, un héroe con un rostro, que se había convertido en un mito. Sus cenizas son colocadas en el muro del Kremlin, donde permanecen actualmente. Por fin, Von Braun consigue ver el rostro de la persona que se encontraba tras los éxitos soviéticos. La muerte de Koroliov significa que la URSS, prácticamente ya no tiene opciones de ser los primeros en llegar a la Luna.

El 27 de enero de 1.967, los astronautas Grissom, Chaffee y Ed White, entran por primera vez en la nueva cápsula, el Apollo I, para realizar nuevas pruebas en tierra. Una chispa incendia toda la cápsula, un auténtico infierno se  crea en su interior. Los tres astronautas mueren. Hay que empezar desde cero a revisar todo nuevamente. Los soviéticos, intentan mantenerse vivos en la lucha por la conquista de la Luna, y en abril de 1.967 lanzan la Soyuz, con el cosmonauta Vladimir Komarov.

Cuando la Soyuz está en órbita, uno de los paneles solares no se despliega, por lo que no recoge la energía solar necesaria, esto hace que la nave carezca de esa energía esencial. Vasily Mishin está al frente de su primera gran prueba. El sistema automático de reentrada también empieza a fallar. La Soyuz 1, tenía como objetivo probar el sistema de intercambio de astronautas entre dos naves. Una vez que la Soyuz 1 estuviera en el Espacio,  la Soyuz 2 despegaría, y se acoplaría a la Soyuz 1, para que los cosmonautas hicieran un intercambio de naves.

Komarov tenía muy malos presentimientos con esta misión, y se lo dijo a su reducido círculos de amistades, entre ellos, al cosmonauta reserva de la misión, Yuri Gagarin. No hay que olvidar que los 4 vuelos de prueba no tripulados que se habían realizado habían sido un fracaso hasta el momento (Cosmos 133, Cosmos 140 y 140A, y la Cosmos 154). El amigo y mano derecha de Koroliov, Vasily Mishin, debido a las presiones políticas, obligaba a trabajar más deprisa a los ingenieros para cumplir con los plazos marcados por el Secretario General del Comité Central, Leonid Brézhnev.

Estas prisas y el presupuesto destinado, que se redujo a la mitad, solo conseguía tener a ingenieros sobreexplotados, con falta de sueño, falta de atención, una falta de comprobaciones de seguridad en los componentes, etc… Una semana antes del despegue, Komarov dijo: “Si no subo a esa nave, subirán al piloto reserva, a Yuri Gagarin, un ídolo nacional, y morirá allí arriba”. Komarov estaba convencido que iba a morir.

El hecho que no se desplegara el panel solar, redujo las reservas energéticas de la nave, provocando un problema de simetría en la nave, desestabilizando los radares, dificultando el control térmico de la nave, etc… Komarov intentaba todo lo que podía, pero nada funcionaba, tanto es así, que gritó por la radio: “¡Maldita máquina, nada de lo que hago funciona!”. Yuri Gagarin se puso al otro lado de la radio para transmitirle órdenes. Vasily Mishin, sin saber realmente qué podían hacer le deseaba suerte. El Primer Ministro Aleksei Kosygin daba ánimos a Komarov para que siguiera luchando.

Komarov solo tiene una posibilidad, empezar el descenso de forma manual. La esposa del cosmonauta, siendo consciente de los acontecimientos, y teniendo conocimiento que esa maniobra es prácticamente imposible, antes de perder la transmisión por radio, decide despedirse de su marido para siempre. Las baterías se agotaron, no había otra opción que bajar a la Tierra. Komarov utilizó el periscopio tomando a la Luna como referencia para orientarse, a través de un minúsculo ojo de buey. Realizó una maniobra que hizo que la cápsula girara sobre sí misma para estabilizarse y comenzar el frenado.

El sistema automático expulsó el paracaídas de extracción, pero el principal no llegó a salir, debido a un error del sensor de presión. Komarov accionó el paracaídas de reserva, que no llegó a abrirse completamente afectado por el giro de la cápsula, que era demasiado rápido. Nada salía correctamente, Komarov parecía condenado a morir sí o sí, y era consciente de ello. La comunicación por radio terminó. Sólo había silencio. minutos después, la nave con Komarov en su interior, se estrellaba a gran velocidad cerca de la localidad de Orenburg.

Yuri Gagarin viajó rápidamente con la unidad de socorro debido a su rango militar. Cuando llegaron al lugar donde estaba estrellada la cápsula, Gagarin cogió a su amigo en brazos, ya inerte. Al igual que Koroliov, Komarov tuvo un funeral de Jefe de Estado, descansando también el el muro del Kremlin. Se había convertido en el primer ser humano en morir en el Espacio. Este fue el punto y final de la URSS en la lucha por la conquista del Espacio, y sus posibilidades de llegar a la Luna.

Obviamente, esto da al traste con la celebración del 50th aniversario de la Revolución Bolchevique. Si este desastre no fue un duro golpe para la URSS,  meses después sufriría la estocada definitiva. El 27 de marzo de 1.968, Yuri Gagarin fallece de un accidente aéreo, pilotando un MIG-15.

No sólo había fallecido el primer ser humano en subir al Espacio, ni el mayor héroe soviético, Gagarin era una gran persona, un excelente piloto y cosmonauta que representaba todo aquello que cualquier hombre, fuera o no soviético, querría alcanzar. Gagarin tenía un sueño desde pequeño, cuando crecía en una pequeña localidad en el seno de una familia humilde. Y ese niño, consiguió conquistar el Espacio, consiguió alcanzar el sueño más inimaginable posible en su tiempo. Sus restos descansan en el muro del Kremlin, allí donde sólo los elegidos pueden hacerlo.

El 4 de abril de 1.968, Von Braun se dispone a lanzar el primer viaje no tripulado de prueba del Saturno V, el objeto más pesado que jamás se ha elevado del suelo. El cohete lanzará la cápsula Apollo sin tripulantes aún. La potencia de los motores es tan potente, que se pueden registrar ondas sísmicas por todo EE.UU. Aunque el cohete consigue alcanzar la órbita, los datos registrados señalan que ha habido problemas con los motores que hay que solucionar. De repente, informan a Von Braun que la CIA ha fotografiado una rampa de lanzamiento en Tyuratam, con un cohete de la altura del Saturno V. Se trata del cohete que diseñó Koroliov, el N-1. También creen que su misión es la de orbitar la Luna.

Este contratiempo con el que no contaban, debido a la muerte de Koroliov, Komarov y Gagarin, hace que se estudie y se piense seriamente en hacer del Apollo VIII, la misión de circundar la Luna. Los cosmonautas solicitan formalmente a las autoridades, les den autorización para arriesgar sus vidas en una misión que circunde la Luna, pero les es denegada. Esto hace que los EE.UU. se queden solos en la carrera espacial. Aunque ellos aún no lo sabían.

El 21 de diciembre de 1.968, el Apollo VIII se encamina dirección a la Luna, llevando a bordo a los astronautas  Jim Lovell (quien pasaría a la historia por la misión Apollo XIII), Bill Anders y Frank Borman, que recorren 383.000 km para colocarse en la órbita lunar. Si no logran conservar la órbita lunar, se perderán en el Espacio para siempre. Están situados en la cara oculta, allí donde no hay transmisión por radio. Hay que esperar a ver si vuelven a salir, o se les ha perdido para siempre. Pero logran emerger del lado oscuro de la Luna, momento exacto cuando empiezan a ver la Tierra vista desde allí. Esto sería lo que vieron los astronautas, en el silencio del Cosmos.

Las palabras que dijeron los astronautas fueron: “Les deseo buenas noches y buena suerte, Dios os bendiga y Feliz Navidad a todos, a todos allí en la Tierra”. El Apollo VIII estuvo a 112 km de distancia de la superficie lunar. El siguiente paso era recorrer esos 112 km y que el ser humano pisara otro planeta.

Todo parecía un camino de rosas para los EE.UU., pero el 3 de julio de 1.969, los soviéticos deciden dar un golpe de efecto, lanzando un cohete no tripulado hacia la luna, con el nuevo diseño de Kuznetzov. En este lanzamiento, los soviéticos sí realizan la cuenta atrás al estilo norteamericano, debido que los 30 motores que debían propulsar el cohete, debían encenderse al mismo tiempo. Cuando el cohete empieza a ascender, apenas superada la torre de lanzamiento, el cohete estalló, convirtiéndose en la explosión más poderosa en la historia de los cohetes, causada por una tuerca absorbida por una válvula de combustible. Muchos restos aparecieron a 10 km de distancia. Todo se mantendría en secreto hasta la época de Mijail Gorbachov, y su glásnost (transparencia), donde se desvelaron muchos secretos de la carrera espacial.

Quedan pocos días para el lanzamiento del Apollo XI en USA. Los preparativos finales se llevan a cabo. Una secretaria de la NASA, es llevada a una habitación, donde sobre una mesa, hay media docena de banderas de EE.UU., todas fabricadas en diferentes lugares del país. Debe elegir una, la que más le guste, ya sea por el tacto, o por cualquier otro detalle. La bandera elegida será la que se clave en la superficie lunar.

El 16 de julio de 1.969, meses antes de que finalizara la década de los 60, y como prometió John Fitzgerald Kennedy, Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, se preparan para ir a la Luna. Más de un millón de personas se encuentran en Cabo Cañaveral para verlo en directo. En el mundo se calcula que medio billón de personas lo siguen en directo. Los motores principales tenían que aguantar 115 segundos, el tiempo necesario para situarlos en una órbita segura. En este vídeo se puede observar la increíble fuerza que deben ejercer los motores, para levantar tantas toneladas, y conseguir vencer la fuerza de la gravedad.

Los cohetes responden, y la misión recorre la primera fase. Han pasado 25 años desde que Von Braun, fue “reclutado” por los EE.UU. Está cerca de conseguir su sueño, poner un hombre en la Luna.

El Apollo XI se dirige hacia la Luna a 4.800 km/h. El módulo lunar es una incertidumbre. Sus materiales están pensados para una gravedad como la Luna, por eso no se hizo ningún ensayo en la Tierra, porque las pruebas no valdrían, ya que  las piezas se romperían con facilidad, debido que la gravedad terrestre es mayor. La gravedad de la Luna es de 1,62 m/s2, mientras que en la Tierra es de 9,81 m/s2. Una diferencia bastante considerable.

¿Qué significa esto?. Por ejemplo, los amortiguadores de las patas del módulo lunar, nunca se habían probado, porque estaba fabricado con un material y con una resistencia adecuada a la gravedad de la Luna. Esos amortiguadores en Tierra, se romperían con suma facilidad. Y como este detalle, había muchos más que los astronautas desconocían cómo iban a funcionar. Si los astronautas supieran realmente las incertidumbres que existían, se hubieran replanteado formar parte de esta misión.

Pasados cuatro días, ya se encuentran orbitando la Luna. Armstrong mira por la ventana y divisa el cráter Maskelyne W, de 4 km de diámetro. Al cronometrar la velocidad tomándolo como referencia, se da cuenta que van tres segundos adelantados, lo que equivale a 4,8 km (cada segundo equivalía a 1,6 km de más). Esto significa que a esa velocidad, alunizarían más allá de la zona prevista, una zona muy rocosa que podría dañar la nave. De repente, una luz de emergencia se enciende, y se ponen en contacto con Houston, quien responde: “Miren en el libro de instrucciones, es un código 1202”. Al revisar el libro, ese código no aparece, no existe. Armstrong se lo comunica a Houston.

Pasados unos segundos, Houston informa que no hagan caso a esa alarma. Pero se enciende otro nuevo aviso, otra alarma. Esta vez con el código 1201. Armstrong se lo hace saber nuevamente a Tierra, ya con una voz que denota más ansiedad, pero la respuesta es la misma: “No os preocupéis, la telemetría es correcta, es sólo un desbordamiento de ejecución”. La posibilidad de tener que abortar la misión empieza a pasar por la mente del comandante. Finalmente, se supo que el ordenador, daba prioridad a todo en la nave. De esta manera se “colapsó”, empezando a dar avisos de emergencia. Hay que tener en cuenta que era el año 1.969, y el “ordenador” que llevaba el módulo era muy avanzado para la época, pero visto los ordenadores que manejamos ahora, era un auténtico cacharro, demasiado básico. Lo único que le pasaba al ordenador de a bordo, es que todas las funciones eran importantes y las ponía las primeras en la lista para ejecutar. Al no considerar ninguna orden de ejecución como secundaria, es cuando empezó a saltar alarmas.

Cuando se encontraban a pocos metros de la superficie lunar, el combustible que les quedaba era escaso. Sólo les quedaba para 60 segundos, pero Armstrong no podía alunizar debido a la cantidad de piedras que se encontró, tal y como calculó minutos antes. Así que manualmente fue esquivando y buscando alguna zona lisa donde descansara el “Águila” (nombre clave del módulo lunar), motivo por el cuál, el parche de la misión presentaba un águila sobre la superficie lunar.

Desde La base en Tierra, le iba marcando el tiempo que les quedaba de combustible, pero Armstrong no se inmutaba, seguía informando de los pies de altura a los que se encontraba, y asentía con un simple “ok”. La nave se encontraba en una zona de no retorno, conocida como “la caja del muerto”, ya que intentar abortar la trayectoria en ese punto, supondría un peligro del que seguramente ya no se podría salir. Cuando les quedaba 15 segundos de combustible, el Águila alunizó, ya estaba posado en la Base de la Tranquilidad. Durante el alunizaje, Armstrong registraba 150 latidos por minuto.

Aldrin describió la Luna como una “magnífica desolación”. Buzz Aldrin era la persona designada para ser el primer hombre que pisara la Luna, ya que Neil Armstrong era el Comandante de la misión, por lo tanto, era el último hombre que debía abandonar la nave. Se cuenta que, cuando terminaron de prepararse para salir, la escotilla estaba justo en el lado de Armstrong, y era tan estrecho el habitáculo, que con los trajes espaciales era imposible que Aldrin pudiera salir primero. Los trajes que debían ponerse para salir a la superficie lunar pesaban 25 kg. Así que Armstrong se vio “obligado” a hacerlo. Esta es la explicación oficial. Yo creo que Armstrong, que era el Comandante y quien mandaba, una vez se vio tan cerca, decidió ser él quien bajara primero.

A diferencia de los soviéticos, donde sus comunicaciones de radio eran bastante deficientes, y una vez que su nave estuviera fuera de sus fronteras no tenían posibilidad de mantener dicha comunicación, los EE.UU. sí poseían bases por todo el planeta, que les permitía mantener una comunicación con el Apollo XI las 24 horas del día. En total eran ocho estaciones de tierra, donde las antenas más potentes se encontraban en Canberra (capital de Australia), Goldstone (California) y en Robledo de Chavela (Madrid).

Cuando el Apollo XI ya se encontraba en la superficie lunar, todo el planeta lo estaba retransmitiendo en directo, y allí donde no había televisores, se anunciaba el éxito de la misión. Alexei Leonov, el cosmonauta soviético que fue el primer ser humano en “caminar” por el Espacio, rompía en aplausos. En el Estadio de los Yankees (Nueva York), 16.000 personas empezaron a cantar el himno. En Japón, el Emperador Hirohito estaba pegado al televisor, y canceló la agenda para poder ver el paseo lunar en directo. Nadie quería perderse el gran paso que estaba a punto de dar la humanidad.

Mientras Armstrong y Aldrin estaban posados en la superficie lunar, Michael Collins estaba totalmente solo, en el módulo de mando, en espera de recibir nuevamente a sus dos compañeros. Collins orbitaba la Luna, permaneciendo sin comunicación con la Tierra durante 48 minutos cada vez que realizaba una órbita completa. Collins estuvo demasiado solo allí arriba, solo viendo estrellas y la inmensidad del Universo.

Armstrong se dispuso a abandonar el módulo lunar. La imagen más famosa y la frase más escuchada de la historia de la Humanidad: “That’s one small for man, one giant leap for mankind” (es un pequeño pasa para el hombre, un salto enorme para la humanidad). Más tarde, Armstrong quitaba la cubierta de la placa conmemorativa que se dejó en la Luna, y que rezaba: “Aquí, hombres del planeta Tierra pusieron pie por primera vez en la Luna, julio de 1.969 d.C. Vinimos en son de paz en nombre de toda la humanidad”. La placa estaba firmada por el presidente de los EE.UU. y por la tripulación.

Lo primero que dejó la especie humana en la superficie lunar, fueron los restos biológicos que los astronautas fueron acumulando durante los cuatro días de trayecto.

Cuando se disponían a poner la bandera, ésta estaba diseñada para colgar de un brazo telescópico, que se extendía perpendicularmente desde el mástil. Pero el brazo no se extendió correctamente, por lo que la bandera no pudo desplegarse en su totalidad, quedando visiblemente “arrugada”. Esto llevó a aquellas personas de la teoría de la conspiración, a decir que la bandera la estaba ondeando el viento, algo imposible puesto que en la Luna no hay viento, excepto el viento solar.

Existen muchas teorías de la conspiración, mucha gente que piensa que todo fue un montaje, que nunca se ha llegado a la Luna. Todas las “pruebas” de fotografías que aportan, ya han sido desmontadas por los mejores expertos. Todas las “pruebas” de sombras, luces, etc… han sido desmontadas por los mejores fotógrafos y científicos. Así que ahora mismo, no es mi intención aportar todos los datos y pruebas que existen, que demuestran que sí se ha llegado a la Luna. Además hace poco, el LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter), ha fotografiado alguno de los lugares por donde caminaron los astronautas  de las misiones Apollo. En esta fotografía, se puede observar los surcos dejados en la superifice lunar por el primer LRV (Luna Rover Vehicle).

En la siguiente se puede observar el módulo lunar y la bandera, además de las huellas de las ruedas del Luna Rover.

Existen varias fotos que demuestran que sí se ha estado. Además, la misión Apollo XI dejó unas placas de espejos en la superficie lunar, que sirven para que desde Tierra, se envíe un láser en dirección exacta a estos espejos, que devuelven el rayo láser, y así medir de una forma muy exacta la distancia existente en ese momento entre la Tierra y la Luna. Si no hubiéramos estado allí, ese láser jamás rebotaría y volvería de regreso. Aquellos que piensan que nunca se ha estado, que todo fue un montaje, tan imbuidos en esta idea, que sería como si afirmaran que la distancia entre la Luna y la Tierra es de 5.000 km, o como decir que la especie humana tiene una antigüedad de 5.000 años.

Cuando la misión de recogida de rocas y estudio de la superficie lunar finalizó, quedaba lo más complicado, volver a casa. Al despegar, el empuje fue tan grande, que tiró la bandera de los USA. Por este motivo, en las siguientes misiones, la bandera se clavó bastante más lejos del módulo, como se muestra en la foto más arriba expuesta.

En todo el planeta, 4 de cada 5 noticias eran sobre el Apollo XI y el alunizaje. El primer ministro soviético Alexei Kosygin fue el primero en felicitarles, junto con los cosmonautas soviéticos. Ellos mejor que nadie, sabían de las dificultades del éxito alcanzado. Y en ese comunicado se subrayaba que “la Unión Soviética desea trabajar con EE.UU. por la causa de la paz”. Así que aquello que empezó como una guerra fría, el predominio como potencia, terminó “uniendo” a dos países que, el uno sin el otro, no hubieran conseguido los retos a los que se enfrentaron.

Cuando despegaron, el Apollo XI pesaba 3.300 toneladas, ahora sólo les quedaba el módulo de mando, que pesaba 6 toneladas. Los cálculos para la reentrada eran muy importantes. Si lo hacían demasiado verticalmente, se abrasarían. En cambio, hacerlo demasiado horizontalmente significaba que rebotarían. El escudo térmico era ablativo, esto es que a medida que la temperatura subía, se iban desprendiendo trozos para ir dejando expuestos los materiales más fríos que había debajo.

Michael Collins detalló cómo era pasar por la atmósfera: “Había todo tipo de colores, azules, verdosos, violetas, se mezclaban entre ellos”. La ionosfera impide la comunicación por radio, ahora todo es silencio, solo interrumpido por las llamas de fuego del exterior, a una temperatura de 2.800 grados. La tripulación debía soportar la Fuerzas Gs, además de empezar a ir notando que los brazos y las piernas les empezaban a pesar, debido a la gravedad de la Tierra. A los diez minutos de comenzar la reentrada, los astronautas amerizaban en el Océano Pacífico, a 1.500 km a suroeste de Hawái.

Se acabó la Carrera Espacial. JFK hizo una promesa a principios de década, y al terminar se vio cumplida. Pero ni JKF, ni Armstrong, Collins o Buzz Aldrin son los héroes de este logro. Si el hombre llegó a la Luna, fue gracias a dos mentes privilegiadas, a dos luchadores, dos visionarios que veían más allá de donde las posibilidades existían. Y todas las personas y animales que dieron su vida porque ese sueño se hiciera real.

Se buscaba la hegemonía y la primacía de un pensamiento político, comunismo vs. capitalismo. Y resulta que las personas que hicieron posible viajar al Espacio, no tenían en mente esas ideas. Von Braun y Koroliov jamás se conocieron, ni sabían nada uno del otro, pero eran iguales, dos seres humanos en busca del progreso, de nuevos horizontes, más allá de ideales. Los ideales políticos se supone son un guía para un país, pero es fronteriza, y más allá de sus límites, ya no hay nada, todo cambia. Pero cuando los ideales son en beneficio de la humanidad, ya no hay fronteras, ni credos, ni ideales políticos, porque el salto cualitativo es tan grande cuando se consigue, que la única frontera capaz de frenarlo, es el Universo.

La Verdad sobre la Carrera Espacial (Episodio II)

4 de octubre de 1.957, 10:28 de la mañana en el Cosmódromo de Baikonur. El cohete R-7 despega, llevando a bordo el primer satélite artificial de la historia, el Sputnik 1. Por fin, un cohete no transportaba ningún arma de destrucción, sino el primer paso de uno de los sueños más anhelados por el hombre, la conquista del Espacio.

Para probar al mundo que la URSS había conseguido enviar un satélite, y que éste permanecía en órbita, Koroliov necesitaba que el Sputnik transmitiera una señal de radio desde el Espacio. Esta señal emitía un “bip” a intervalos regulares. En Tierra, habría que esperar 90 minutos para empezar a recibir la señal del Sputnik desde su lanzamiento. La espera era tensa. Pasado el tiempo, la señal empezó a escucharse nítidamente. El Sputnik estaba orbitando la Tierra. Los rusos dieron la noticia por radio a todo el país.

Inmediatamente, los EE.UU. se hicieron eco de la noticia, e informaron a Von Braun del logro soviético. En ese instante, Von Braun estaba reunido con altos políticos, y con un tono enojado, dijo que él habría podido hacerlo un año atrás si le hubieran dejado. Afirmó que la U.S. Navy, quien poseía el contrato para el lanzamiento del satélite en ese momento, jamás lograría hacer que el Vanguard despegara. El objetivo del Programa Vanguard, era poner en órbita el primer satélite artificial de EE.UU.

Es un golpe muy duro para el orgullo norteamericano. Por todo el país empieza a correr la incertidumbre  y la inseguridad. Uno de sus mayores enemigos, tenía la capacidad de crear armas nucleares y transportarlas en cohetes hacia EE.UU. Esto atemorizó a la población. Además, la idea de que un satélite ruso, pasara por encima de EE.UU. de forma constante, elevaba aún más las suspicacias y el temor en la gente, y por supuesto, en los políticos. El Presidente Eisenhower tuvo que salir para tranquilizar a la nación., pero él sabía que la URSS se había convertido en una gran amenaza.

Los soviéticos no iban a quedarse ahí, y estaban preparando un segundo lanzamiento, esta vez para transportar un animal, una perra llamada Laika.

NOTA: Para saber exactamente lo que ocurrió en ese proceso, recomiendo leer el episodio “La verdadera historia de Laika”. 

Tras este nuevo “éxito” soviético, los altos cargos norteamericanos culpan a Von Braun, toda una ironía cuando era él, quien de forma reiterada insistía en acelerar el proceso para enviar un satélite. En una especie de interrogatorio, le preguntaron su opinión sobre los logros soviéticos, respondiendo que podrían colocar una Bomba-H sobre Washington cuando quisieran. Finalmente, el Pentágono aprueba las peticiones de Von Braun, y le dan vía libre para lanzar un satélite. Pero la primera oportunidad la tendría la U.S. Navy, cuyo lanzamiento fue un gran fracaso, y su cohete apenas despegó un metro del suelo.

El fracaso fue tan notorio, que los periódicos de la época tildaron la “hazaña” con adjetivos como Flopnik, un juego de palabras entre “fracaso” y “sputnik”. Otros lo llamaron “Kaputnik”“Stayputnik”, “Ooopsnik” y “Dudnik”, todos haciendo alusión al Sputnik soviético, y utilizando un juego de palabras para describir el fracaso y el ridículo que supuso el lanzamiento. Esto da aún más confianza a Von Braun y su proyecto, así que ponen todas sus fuerzas en el Explorer 1. Y llegó el día señalado, 31 de enero de 1.958, 10:48 de la mañana, cuatro meses después del lanzamiento del Sputnik.

La espera se hace larga, hay que esperar la confirmación de la Base de California, para saber si reciben correctamente la señal desde el Espacio. Al igual que los soviéticos, la espera se alargaría 90 minutos. Pasado ese tiempo aún no había señal alguna del Explorer 1. Minutos más tarde, se empieza a recibir la señal, el lanzamiento ha sido un rotundo éxito. La demora de la señal, se debió a que se logró una órbita más alta de lo planeado. El orgullo norteamericano se había restablecido. La carrera espacial había comenzado.

¿Cuál sería el siguiente paso importante que había que dar?. Los rusos habían conseguido enviar un satélite y un animal (que jamás regresó a la Tierra), y los USA habían conseguido enviar su satélite. Los dos países sabían cómo colocar algo en órbita, pero ninguno de los dos sabía cómo intentar dar reentrada a un artefacto. Koroliov quiso dar un paso más, y se dispuso a enviar al primer ser humano a orbitar el planeta.

El candidato debería tener unos 30 años de edad, medir menos de 1,70 metros, pesar menos de 70 kilos, y lo más importante de todo, poseer una gran sonrisa. De esta manera, empezaron la búsqueda de los primeros cosmonautas de la historia, entrevistando a expertos militares. La misión era tan secreta, que ni los mismos candidatos sabían a qué se estaban presentando. La mayoría pensaba que se trataría de algún nuevo prototipo de avión. La selección de cosmonautas, se realizaba en base a unas pruebas físicas, psicológicas y conocimientos técnicos. Se presentaron más de tres mil candidatos, muchos de ellos aptos para las pruebas, ya que todos eran pilotos y con unas condiciones físicas óptimas.

Así que tuvieron que hacer las pruebas mucho más duras para empezar a descartar, y los ponen bajo situaciones extremas para ver cómo reaccionan, cuál es su tiempo de recuperación, cuánto tiempo consiguen aguantar. Son sometidos a altas temperaturas y presiones, donde muchos estuvieron a punto de morir. Las pruebas empiezan a descartar a muchos voluntarios,  cada vez son más exigentes y del grupo de 3.000 voluntarios, ya sólo quedan 20 aspirantes,  que formarán el Grupo 1 de Cosmonautas de la Fuerza Aérea Soviética. En esos 20 aspirantes está la élite, y deben descartar a ocho personas más, para quedarse con una decena de elegidos.

Las pruebas se hacen tan peligrosas como temerarias, tanto es así, que uno falleció, tres fueron expulsados por insubordinación (seguramente se negaron a realizar algún tipo de prueba), y otros tres sufrieron heridas muy graves que les apartaron de la lucha por un puesto final. Así que tras un descarte más, ya tenían a los doce elegidos. De estos doce, solo podrían quedar seis, los elegidos para la gloria. En ese grupo estaban Gherman Titov, Valentin Stepanovich, Valentina Tereshkova (que se convertiría años más tarde en la primera mujer en orbitar la Tierra), y Yuri Alexeyevich Gagarin. 

Para responder a la amenaza soviética, los EE.UU. crean la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), con su proyecto para enviar un hombre al Espacio, la cual empezó a funcionar el 6 de octubre de 1.958, con cuatro laboratorios y 8.000 empleados. Al igual que los soviéticos, se realizaron pruebas muy duras a los potenciales astronautas. Una de ellas era la centrifugadora, otra consistía en insertarles agua congelada en los oídos, para ver su tiempo en estabilizarse, cuánto les duraba el mareo y los dolores de cabeza. También debían meter los pies en aguas a muy bajas temperaturas, o ser abandonados en un desierto, sin apenas equipo de supervivencia, y tener que llegar a un punto determinado en un plazo máximo de 7 días. De estas pruebas salieron siete elegidos.

Estos siete elegidos formarán el Programa Mercury. La repercusión es tan grande, que inmediatamente la revista más prestigiosa los hace portada el 20 de abril de 1.959. Entre los siete, se encuentra Alan Shephard, que se convertirá en el primer astronauta norteamericano en surcar los cielos.

El cohete que les llevará al espacio, y aún en pruebas en esas fechas, se llama “Atlas“. Cuando lo prueban, el Atlas explota en el aire. Esto origina comenzar el plan B, con un cohete de la U.S. Army llamado “Redstone“.

En el túnel de viento, y supervisado por Von Braun, comprueban que el cohete cuando alcanza 0,9 mach (1 mach es la barrera del sonido), las ondas de choque lo hacen vibrar. Mach 1 equivale a la velocidad del sonido, Mach 2 es dos veces la velocidad del sonido, y así sucesivamente. Tras varios estudios del Redstone, Von Braun llega a la conclusión, que el Redstone necesita más de 800 modificaciones para hacerlo seguro. Además, este cohete solo posee 1/10 de la potencia del cohete de Koroliov.

Pero nuevamente, la URSS se adelanta a los USA, y consigue el 14 de septiembre de 1.959, enviar una sonda que impacta contra la superficie lunar llamada “Luna 2“. Esta sonda, envía las primeras imágenes de la cara oculta de la luna de la historia, un lugar jamás visto por el hombre. Otro duro golpe para el orgullo estadounidense. Esta es la imagen que la sonda “Luna 2” envió a la Tierra.

Esto era otra prueba más, en ese momento, de que el socialismo era muy superior al capitalismo. La década de los 50, no termina nada bien para los EE.UU., y sí refuerza la imagen del comunismo en el mundo. A comienzos de la década de los 60, Von Braun intenta averiguar quién se esconde tras los diseños soviéticos, quién es la mente pensante que está logrando cada éxito, pero la identidad de Koroliov es guardada como secreto de Estado.

Tanto era el secretismo tras la identidad de Koroliov, que ni los cosmonautas elegidos, pasados seis meses de su elección, conocían quién era su Jefe más directo, el artífice de todo el proyecto, y el motivo por el que se encontraban allí. El 18 de junio de 1.960, Koroliov se presenta a los elegidos, el primer contacto y cara a cara con Yuri Gagarin. Una vez hechas las presentaciones, Koroliov los lleva a ver el “Vostok” (que significa “Este” u “Oriente”. La URSS representaba el Este, y los USA el Oeste), la cápsula que los llevará al Espacio.

Cuando uno de los cosmonautas se introduce en la cápsula, lo primero que observa es que no hay controles, y dice: “¿No hay controles?. Entonces ¿cómo voy a hacer volar esto?”. Koroliov respondió que el Vostok era completamente automático, y controlado desde tierra. Otro cosmonauta dijo: “Pero no tiene alas, ¿cómo lo haremos aterrizar?”. Y Koroliov respondió: “En la reentrada a la atmósfera terrestre la fricción frenará la caída. Al mismo tiempo, la parte frontal de la cápsula alcanzará una temperatura de 6.000 a 10.000 grados centígrados (tanto como la superficie del sol)”.

Pero lo más importante en ese momento, era cómo iban a conseguir que el Vostok descendiera de su órbita hacia la atmósfera. Es una maniobra que jamás se ha hecho, y que presenta multitud de riesgos, tanto previstos, como aquellos que pudieran surgir de forma imprevista. Lo primero que había que hacer, era aminorar la velocidad de la cápsula, que viajaría a 28.000 km/h. Esta maniobra se haría gracias  a unos retrocohetes, que debían encenderse con gran precisión, ya que demasiado impulso enviaría a la cápsula de forma súbita a la Tierra, haciendo que se incinerara rápidamente. Pero un impulso escaso, provocaría el efecto contrario, la haría rebotar contra la atmósfera hacia una órbita mucho más alta, sin poder regresar a la Tierra nunca más, permaneciendo en órbita para siempre.

La inteligencia estadounidense (CIA), informó que la URSS estaba planeando llevar a un hombre al Espacio. Esto provocó una mayor presión en los ingenieros de la NASA, para acelerar la construcción de la cápsula Mercury, la cual lleva un año de retraso. Un nuevo traspié sucede, la cápsula no encaja con el cohete, así que hay que recortar la cápsula media pulgada. Mientras tanto, el FBI cree que para el mes de noviembre, los rusos podrían tener programado el lanzamiento. Von Braun no comprende la forma de trabajar de los USA, ensamblando el cohete en un Estado, la cápsula en otro diferente, la burocracia por la que había que pasar, etc… todo ello lo único que conseguía eran más errores, perder tiempo y malgastar esfuerzo y dinero. Y las prisas, lo único que iban a conseguir era matar a los astronautas.

Koroliov realiza una prueba con sus cohetes, enviando a dos perras llamadas Lishka y Chaika, las cuales mueren incineradas al explosionar uno de los cohetes en pleno vuelo, a los 28 segundos de su lanzamiento. En menos de un mes, un R-7 es nuevamente lanzado, llevando como tripulación dos nuevas perritas, Belka y Strelka. Se convierten en los primeros seres vivos que viajan al Espacio y consiguen regresar con vida.

Otro éxito más para el comunismo y la ingeniería soviética. El paso siguiente, sería enviar al primer ser humano y traerlo con vida. Nikita Khrushchev, envió a la Casa Blanca como regalo, uno de los cachorros de Strelka. ¿Un detalle de esta lucha por la conquista espacial? o ¿una forma de restregar los éxitos comunistas?.

Von Braun está preparado para su lanzamiento de prueba. El cohete sólo logrará elevarse 10 cm del suelo, más que un fracaso, un ridículo nacional. Tanto es así, que los periódicos nacionales y en la TV, daban por hecho que jamás EE.UU. lograría enviar a nadie al Espacio, y poder vencer por primera vez a la Unión Soviética. Cada paso que daban los soviéticos era un auténtico secreto, ayudado por el hermetismo del comunismo. Esto hacía que nadie supiera cuál sería su siguiente logro, cuándo ocurriría su próximo lanzamiento, todo eran incógnitas. Esto significaba que los fracasos que iban obteniendo, tampoco salieran a la luz pública, como sucedió con el nuevo motor diseñado por Glushko, del que ya advirtió Koroliov, que el combustible que llevaba era altamente peligroso.

Cuando se disponían a probar los nuevos motores, mientras el cohete estaba posicionado en su torre de lanzamiento, un cortocircuito provocó que la segunda fase del cohete estallara. Uno de los testigos que allí se encontraba aquella noche, Alexander Bolotin, explicó cómo la temperatura alcanzó los 3.000 grados centígrados, cómo el pavimento se derretía, rodeado de un infierno de llamas. Las personas que se encontraban trabajando en ese momento, según palabras de Bolotin “se consumieron como velas”. En el accidente perecieron ingenieros, técnicos y personal militar. Los informes oficiales de la URSS hablaban de 90 bajas, aunque algunas estimaciones elevan el número hasta las 200. La cifra más aceptada son de 120 muertes. Entre los fallecidos, se encontraba la persona al frente de la misión, quien informaba a Khrushchev, el Mariscal en Jefe de Artillería Mitrofan Nedelin, de quien solo quedó alguna medalla e insignia otorgada por sus méritos en el ejército. Este incidente ha pasado a la historia como “El desastre Nedelin“.

La URSS, envió un comunicado diciendo que el Mariscal Nedelin había fallecido en un accidente aéreo. No se dieron más detalles. No fue hasta 29 años después cuando se supo la verdad, tras la llegada al poder de Mijail Gorbachov en 1.985, y su política de apertura informativa, conocida como “glásnost” (que significa apertura, transparencia o franqueza), donde se desvelaron muchos secretos del programa espacial soviético. El objetivo más expreso de la glásnostera crear un debate interno entre los ciudadanos soviéticos, y alentar una actitud positiva y entusiasmo hacia las reformas que se estaban realizando.

Existía una falsedad informativa dentro del comunismo tan endémica, que se falseaban los datos y las cifras dentro del propio partido, para intentar aparentar lo que no se era. La URSS era una auténtica gerontocracia (gobierno formado por una pequeña cantidad de líderes, donde los más ancianos mantienen el control). Con la llegada de Gorbachov, de tan sólo 54 años, muchos expedientes salieron a la luz, revelando la verdad de lo que ocurrió. Su política se basó en los términos “perestroika” (reestructuración), y “glásnost” (transparencia), dejando más libertad de prensa y de información.

Se supo entonces, que el Mariscal Nedelin trabajó sin cesar día y noche para tener listo el lanzamiento para el día 7 de noviembre de 1.960, día en que se iba a celebrar el aniversario de la Revolución Bolchevique.

El combustible que iba a utilizar el R-16, contaba con una mezcla de ácido nítrico e hidrazina (combustible altamente tóxico). Estos compuestos tenían la ventaja de que eran almacenables a temperatura ambiente y producían ignición en cuanto entraban en contacto con el carburante. Por contra, eran extremadamente tóxicos y corrosivos. Tanto que con el tiempo se les ha conocido como el “Veneno del Diablo”. En la terminología de los motores cohete, hipergólico hace referencia a aquellas combinaciones de combustibles y oxidantes, que pueden entrar en combustión espontáneamente por contacto directo, sin necesidad de ningún mecanismo de ignición.

Los EE.UU., mientras tanto, realizan el lanzamiento donde viajaría el primer “astronauta” de su Era, el chimpancé Ham.

Realmente, el “nombre” que tenía era “nº 75”. Si todo salía correctamente, la NASA le daría un nombre, si no, seguiría siendo sólo una cifra.  Un problema en el regulador de aceleración del cohete, proporcionó un exceso de velocidad que llevó a la cápsula a una altitud  de 253 km, muy superior a la esperada. Ello supuso un período de ingravidez de 7 minutos para Ham, y una reentrada con una desaceleración de 14,7 Gs, más elevada de lo normal.

Cada “G” (letra que proviene de “Gravedad / Gravity”), es la aceleración de la gravedad (1g = 9.81 m/s2). Por ejemplo, soportar 4 Gs significa que tu cuerpo está sometido a una deceleración de 4 x 9.81 m/s2. Si un piloto pesa 75 kg, y está sometido a una aceleración lateral de 4 Gs, le corresponden 4 x 75 = 300 Kg, es decir, que en ese momento el piloto nota sobre su cuerpo, la fuerza de cuatro veces su peso,  que le empujan hacia fuera como si lo estuvieran tirando con una fuerza de 300 Kg. Este vídeo muestra presiones hasta 9 Gs.

De los siete astronautas norteamericanos elegidos para ser los primeros en viajar al Espacio, en la mayoría de los casos aguantaron entre 14 Gs y 16 Gs, una auténtica barbaridad, ya que 16 Gs es el límite mortal (todo depende de la exposición a dicha fuerza, duración, dirección, postura del cuerpo, etc…). El cuerpo humano está mejor capacitado para resistir fuerzas G horizontales que verticales, ya que  cuando la aceleración es hacia delante, por lo que la fuerza empuja al cuerpo hacia atrás, existe una mejor tolerancia que cuando es en la dirección contraria (“los ojos hacia afuera”), debido a que los vasos sanguíneos son más sensibles en esa dirección. Recientes experimentos demuestran que se puede llegar a soportar hasta 20 Gs (comparado contra los 12 Gs máximos de fuerza hacia atrás). Uno de los astronautas norteamericanos, llegó a soportar 18 Gs, y cuando terminó, era capaz aún de realizar operaciones matemáticas.

Para hacernos una idea de las Fuerzas G, por ejemplo, Robert Kubica, piloto de Fórmula 1, en su brutal accidente en el GP de Canadá del año 2.007, sufrió un pico de 75 Gs durante un milisegundo. En la reentrada del Apollo XVI, los astronautas soportaron entre 7 y 8 Gs. Cuando se frena de forma brusca con un coche, se soporta 1 G. El chimpancé Ham, llegó a soportar 18 Gs, sobreviviendo de forma milagrosa. Esto hizo que el vuelo programado para Alan Shepard, se pospusiera, ya que Von Braun consideró que había que realizar otro lanzamiento de prueba, para conseguir una probabilidad de éxito lo más cercana al 100% al enviar un ser humano. Y esta probabilidad aún no existía. Esta demora, hizo que se pusiera en peligro ser los primeros, y que los rusos se adelantaran.

Koroliov, necesitaba el permiso del Politburó, para enviar al primer cosmonauta al Espacio. Una vez dado el visto bueno, y después de algunos lanzamientos de prueba más, donde más canes fallecieron, las probabilidades de que el cosmonauta sobreviviera eran del 60%. La elección de la persona que pasaría a la historia, estaba entre Gherman Titov y Yuri Gagarin. Finalmente, se decantaron por un hombre de campo, de clase media-baja, un hombre del pueblo, hijo de un carpintero, hecho a sí mismo, inteligente, lleno de valor, físicamente un atleta, y con una gran sonrisa. Representaba los valores comunistas, un hombre sencillo ante la misión más compleja, un hombre llano, que había conseguido el increíble sueño de poder surcar el Espacio. Su nombre, Yuri Gagarin.

 

El 12 de abril de 1.961, a las 09:07 de la mañana, el cohete Vostok en el Cosmódromo de Baikonur, estaba preparado para ser lanzado. En ese momento no se sabía con certeza los efectos que la gravedad provocaría en un ser humano. Así que los ingenieros soviéticos, diseñaron la misión para que fuera prácticamente automática, sin apenas la intevención del factor humano, por si el cosmonauta, en este caso Gagarin, sufriera alguna indisposición o se resintiera en el Espacio de algún mal o problema desconocido, poderle traer vivo a la Tierra. La cápsula, también estaba diseñada y programada, en su vertiente opuesta. Si el sistema automático fallara, y Gagarin tuviera que tomar los mandos de la nave, poseía un código que debía introducir y pasar el control a manual. Este código era 1-2-5.

A las 06:00 de la mañana del Día “D”, Gagarin ya estaba vestido con el traje de cosmonauta, y subió al autobús que le acercaría al lugar de lanzamiento. Le acompañaban numerosas personalidades políticas y su gran amigo y piloto de reserva Gherman Titov. Durante el trayecto, Gagarin tuvo ganas de miccionar, así que detuvo el autobús, se bajó, y empezó a orinar. Este acontecimiento, se ha convertido en una tradición, donde siempre hay que pararse en ese punto para realizar el mismo ritual.

El ingeniero Oleg Ivanovsky, le dio a Gagarin antes de entrar en la nave, el código de seguridad de los controles de la nave. Una vez dentro, Oleg selló la escotilla. Una vez en su puesto, en Tierra el nombre clave es Zaryá (Amanecer), y Gagarin tiene como nombre clave Kedr (Cedro). Faltan dos horas para el lanzamiento. Zaryá no es otro que Koroliov. Las probabilidades de que algo no funcionara correctamente o algo saliera mal, eran bastante altas. Aún así, Yuri Gagarin estaba increíblemente tranquilo, con un pulso de 64 pulsaciones y 24 respiraciones por minuto.

El comunicador irrumpe nuevamente para informarle que quedaban cinco minutos para el lanzamiento. En EE.UU., cuando un cohete estaba a punto de despegar, iniciaban la secuencia en voz alta (nine, eight, seven… ignición). Los soviéticos esto no lo hacían, simplemente esperaban a que llegara la hora marcada para el lanzamiento y le daban al botón. Así que cuando el Vostok empezó a rugir, y Gagarin notó que se elevaba, dijo: “Poyéjali” (que significa “¡Allá vamos!”). Son las 09:07 del 12 de abril de 1.961.

Yuri Gagarin contempla la Tierra en todo su esplendor, ríos, mares, continentes, montañas. Sobrevuela EE.UU., su gran enemigo, es de noche y la población desconoce que el comunismo viaja a 28.000 km/h por encima de sus cabezas. El viaje sería muy corto y consistiría en una sola órbita alrededor de la Tierra. En el momento de la reentrada algo falla. La cápsula donde se encuentra Gagarin, tendría que haberse separado del módulo de servicio poco después de haber finalizado la maniobra de frenado, pero hay unos cables que siguen unidos. Gagarin poco puede hacer, y en tierra, no hay comunicación con la nave. Sólo podían esperar. El calor fundió los cables y el Vostok quedó libre.

En la Región de Saratov (Siberia), una mujer y su nieta están en las tierras de su granja trabajando como cualquier mañana normal. De repente, un sonido que procede de los cielos les llama la atención. Un hombre aterriza cerca de ellas, vestido de naranja, y con un casco donde se puede leer CCCP. Gagarin, sin dudarlo, se acercó a ambas y les dijo: “Hola, no os asustéis. Soy soviético como vosotras y vengo del Espacio. Necesito un teléfono para llamar a Moscú”. Yuri Gagarin había pasado a convertirse en el primer ser humano que sube al Espacio, 108 minutos que cambiaron el mundo, en los cuales recorrió 40.200 km.

El 5 de mayo de 1.961, son los EE.UU. quienes están preparados para lanzar a Alan Shepard al Espacio. Una vez en la cápsula, el lanzamiento se demora, ya que el tiempo no acompaña, y se retrasará unas horas. Pasadas 5 horas, Alan Shepard dice la famosa frase “Houston, tengo un problema”, y el problema es que se estaba orinando. A partir de este momento, esta frase pasaría a formar parte de las más conocidas de la historia. El vuelo de Shepard fue mucho más corto que el de Gagarin, y estuvo menos tiempo, pero se considera un triunfo de la tecnología norteamericana, que debe marcarse un desafío de verdad. Un desafío que los soviéticos no puedan hacer.

El nuevo desafío para la recién entrada década de los 60, lo desvela el presidente de EE.UU.  J.F.Kennedy. La luna nos espera. ¿Que nos deparará estos años?.

La Verdad sobre la Carrera Espacial (Episodio I)

La mayoría habéis oído hablar de la carrera espacial, pero la historia que hay tras ella, es realmente sorprendente. A muchos la astronomía o el universo quizás no os entusiasme, o no lo comprendáis, pero como todos los post que hago, mi máxima es intentar que se conozca  la verdad (con hechos, pruebas y datos), haciendo de cada episodio un entretenimiento, que atraiga al lector, que se sorprenda, sea cual sea el tema a tratar (religión, astronomía, arte, biografías…), que conozcáis  toda la historia paralela que hay detrás de cada historia que conocemos, que tengáis constancia de que hay muchas cosas que se desconocen, y que son muy importantes tener en cuenta, porque nos detallan más información útil que aquello que damos por válido.

También intento que al abordar cualquier tema, sea irrelevante o apenas tenga importancia, que la persona que se disponga a leerlo, tenga nociones del tema en cuestión, porque si no, seguramente no empezaría a leer muchos post. Da igual que se sepa de arqueología, de astronomía, de las religiones, astrología, de ciencia cuántica… porque una vez se empieza a leer un episodio, todo se comprende fácilmente, o por lo menos lo intento lo máximo que puedo, ya que lo único importante es comprender los hechos y las pruebas, aglutinar todo y sacar conclusiones lógicas motivadas por la razón. Por este motivo, apenas suelo dar mi opinión, simplemente relato los hechos que creo todas las personas querrían saber y conocer, aquello que no les han enseñado en la escuela, ni viene en los libros, y donde yacen las verdaderas historias que hacen comprensible todo.

Durante siglos, viajar al Espacio era una idea imposible, hasta que dos científicos rivales, se enfrascaron en una carrera por hacer realidad ese sueño. Su lucha haría historia. Uno de ellos, un alemán miembro de la SS y del Partido Nacional Socialista que se pasó al bando norteamericano, un hombre adelantado a su tiempo. En el otro, un soviético encerrado en un gulag (campos soviéticos de trabajos forzados), acusado de delitos que no había cometido, que se convertiría en la mente revolucionaria del aparato tecnológico soviético. Estas dos personas, cambiarían la historia para siempre.

El 20 de julio de 1.969, la raza humana logró pisar por primera vez otro planeta, pero antes de que llegara ese día, tuvieron que ocurrir muchísimas cosas, situaciones que apenas se conocen, así que retrocedamos al comienzo, cómo surgió ese primer paso aquí en la Tierra, para convertirse en el mayor de los saltos en el Espacio.

Alemania está  a punto de perder la II Guerra Mundial, y como medida desesperada lanza un cohete experimental secreto, el V-2 (“V” proviene de Vergeltungswaffe, traducido sería “arma de represalia”  o de “Venganza”). Fue el primer misil balístico de combate de largo alcance del mundo.

Era el misil más potente conocido, alcanzando cuatro veces la velocidad del sonido. Este cohete, tardó 6 minutos en recorrer 320 km, distancia que le separaba de su objetivo, Londres. Sin darse cuenta, ese misil supondría el comienzo para poder explorar el Universo, para poder pensar en alcanzarlo, convirtiéndose en el primer artefacto humano conocido que hizo un vuelo suborbital.

El V-2, fue el progenitor de todos los cohetes modernos, incluyendo los utilizados por los programas espaciales de EE.UU. y de la URSS. Tanto los estadounidenses, como los rusos, empezaron las maniobras para hacerse con un V-2. EE.UU. tenía la bomba atómica, pero sus cohetes no eran potentes, así que contar con un V-2, que pudiera desplazarse cientos de km portando una ojiva nuclear, era un objetivo prioritario. Así que decidieron capturar a la mente pensante del proyecto nazi, al diseñador Wernher von Braun. 

Los rusos, estaban cercando el lugar donde estaba Von Braun, en la base de Peenemünde, al norte de Alemania. Pero antes de llegar, encontraron una carcasa abandonada de un V-2, en un hangar abandonado por las prisas de la inminente llegada del ejército ruso. El Coronel-General de la policía secreta de Stalin, Ivan Serov, ordenó embalar todo el cohete y llevárselo a Moscú. Serov se convertirá en el primer director del KGB  entre 1.954 y 1.958.

Von Braun, decide guardar todos los planos y documentos importantes para que no caigan en manos soviéticas. Esos planos que salvó, llevarían a la raza humana a conquistar el Espacio. Una vez a salvo, para poder seguir vinculado a la investigación de cohetes, aceptó el puesto de Comandante de la SS (Schutz Staffel, que significa “Escuadrones de Defensa”). Al dirigirse hacia el sur, se alejó de los soviéticos, pero se acercó a territorios con más presencia de norteamericanos. Una vez en su destino, Von Braun siguió investigando no solo en el V-2, sino también en la idea que más le apasionaba, sobre cohetes tripulados al Espacio.

Ante el desarrollo de la guerra, no muy positiva para los nazis, Von Braun recibe la visita del General de la SS, Hans Kammler, que le ordena abandonar la “absurda” idea de los viajes tripulados, y centrarse en exclusiva en el V-2, y pasar de construir 35 misiles diarios a 70, a duplicar la producción. Mientras tanto, y ya con los aliados a las puertas de Berlín, tanto soviéticos como americanos, no solo desean capturar a Adolf Hitler, sino que existe una “batalla” entre ambas potencias para hacerse con Von Braun. Los alemanes, eran la potencia más avanzada en tecnología, y obtener sus secretos supondría un gran avance armamentístico al país que poseyera toda esa información.

Los alemanes fueron los precursores de la bomba atómica, la bomba de hidrógeno, bombas de  aire, cohetes avanzados, materiales de invisibilidad anti-radar, misiles guiados, cañones de sonido,  de viento y de vórtex, raíles electromagnéticos, rayos láser, aviones con motores atómicos, etc… y Von Braun era el más avanzado ingeniero de todos en el apartado de cohetes de propulsión, capaces de alcanzar la órbita terrestre.

Se piensa que los nazis tuvieron acceso a información tecnológica demasiado avanzada, que poseían naves extraterrestres, y que utilizaron la ingeniería inversa para descubrir cómo funcionaban, tarea que se le encomendó  al inventor Viktor Schauberger. Los progresos nazis les llevaron a construir un prototipo llamado Haunebu.

Incluso la bomba atómica, ya fue descubierta también por los alemanes Otto Hahn y Fritz Strassman, dividiendo los átomos de uranio, y descubriendo la fisión, la base de la energía nuclear. Inexplicablemente, dejaron de lado el paso final para la consecución de la bomba atómica, para dedicarse en exclusiva a otro tipo de armas, según ellos más potentes y decisivas para la guerra, como el Die Glocke “La Campana”.

Todos los recursos y esfuerzos alemanes, fueron a parar a este arma. Los nazis pensaban que necesitaban algo más que una bomba atómica para cambiar el curso de la guerra. La Campana, según los científicos alemanes, era el arma más poderosa jamás vista, capaz de cambiar el rumbo de la historia en un segundo. “La Campana” poseía el epígrafe “Decisivo para la Guerra”. Se cree que se trataba de un arma capaz de alterar el espacio-tiempo.

Los jefes soviéticos, viendo lo complicado que estaba capturar a Von Braun, deciden preguntar al camarada Valentín Glushko, experto en motores para proyectiles, quién podría ser la persona más cualificada que tienen para poder hacerse cargo de la investigación y desarrollo de cohetes. Glushko, ante la tesitura de tener que decir la verdad, recomienda a Serguéi Koroliov. La decisión de recomendar a Koroliov, no fue sencilla, ya que estaba encarcelado por supuestas actividades antisoviéticas. Es decir, un alto mando soviético, estaba recomendando a un “criminal”, para llevar a cabo una tarea tan importante y prioritaria para la URSS, una decisión muy complicada, ya que podrían acusarle de traición o cualquier otro cargo, y aplicarle la pena de muerte.

Koroliov, estaba preso porque fue el mismo Valentín Glushko quien lo denunció, en lo que se denominó “La Gran Purga”. Este fue el nombre dado a la serie de campañas de represión y persecución políticas, donde cientos de miles de miembros del Partido Comunista, socialistas, anarquistas y opositores, fueron perseguidos o vigilados por la policía. También se llevaron a cabo juicios públicos, se enviaron a cientos de miles de personas a campos de concentración (gulag) y otros cientos de miles fueron ejecutados. Un movimiento parecido tuvo lugar en los EE.UU., llamado el Macarthismo (por el Senador Joseph McCarthy), en referencia a acusaciones de deslealtad, subversión o traición a la patria, desencadenando un extendido proceso de delaciones, acusaciones infundadas, denuncias, interrogatorios, procesos irregulares y listas negras, contra personas sospechosas de ser comunistas, donde se encontraban artistas, escritores, actores, músicos, etc… sin llegar al extremo de campos de concentración ni ejecuciones.

Koroliov llevaba seis años encerrado en un gulag (le condenaron a diez años). Koroliov era un auténtico genio, para muchos la mente más avanzada en el campo de la propulsión de cohetes, por encima de Von Braun.

En 1.933, cuando solo tenía 25 años, consiguió junto a un grupo de amigos,  el primer lanzamiento de un cohete de combustible líquido, denominado GIRD-09.  Su sueño, al igual que el de Von Braun, era poder viajar a la Luna. Koroliov había trabajado estrechamente con Glushko. Bajo tortura, Stalin obligó a Glushko a denunciar a Koroliov, emitiendo falsas acusaciones de sabotaje, condenándole a diez años de trabajos forzados en un gulag de Siberia. Fue acusado de subversión, al parecer debido a su deseo de trabajar en aeronaves propulsadas por cohetes de combustible líquido más que en cohetes de combustible sólido, gastando demasiado dinero en un proyecto que no era prioritario para Stalin.

Debido a la urgente necesidad de crear un programa soviético de cohetes, se necesitaron los conocimientos de Koroliov, así que es liberado de los campos de trabajo y es enviado a Alemania.

El 1 de abril de 1.945, el ejército de los EE.UU.  se encuentra a tan solo 19 km de distancia de los alemanes. El General de la SS, Hans Kammler, despierta a Von Braun y sus hombres para ordenarles que destruyan todos los planos y documentos, ya que a primera hora de la mañana partirán en tren rumbo a los Alpes sin apenas equipaje. Aquél que desobedezca será ejecutado. Pero Von Braun, conocedor de lo importante y valioso que había en esos planos, el tiempo dedicado, no estaba dispuesto a deshacerse de ellos, así que le dijo a uno de sus hombres que escondiera los planos y documentos más importantes. En esos documentos, estaban los trabajos sobre viajes espaciales.

Los norteamericanos, llegan a la V2 Factory donde trabajaba Von Braun, la cual se esconde dentro de una montaña.

Se adentran varios km por túneles comunicados, donde se han construido más de 5.000 cohetes V-2. En la parte sur de la montaña, los soldados del ejército norteamericano encuentran el Campamento Mittelbau-Dora, dirigido por la SS para proporcionar trabajadores esclavos para la fábrica. Aproximadamente 60.000 prisioneros, de 21 países diferentes (en su mayoría rusos, polacos y franceses), pasaron por Dora. Se estima que 20.000 prisioneros murieron; 9.000 murieron de agotamiento y colapso; 350 murieron ahorcados (incluyendo 200 para el sabotaje), el resto murió principalmente por  enfermedad y de hambre.

Una vez en los Alpes, Von Braun habla con la persona a quien encomendó la tarea de esconder los planos, los cuales están ocultos en una mina abandonada. Von Braun sabe, que si Alemania pierde la guerra, la SS los ejecutará, ya que se trata de los mejores ingenieros alemanes. El 30 de abril de 1.945, la SS recibe la noticia que su Führer ha fallecido, así que deciden ejecutar las órdenes, pero Von Braun ha escapado y se ha entregado al ejército norteamericano, ya que sabe que los alemanes le matarían.

Mientras le interrogaban, decía que los V-2 eran solo una “excusa” para miras más altas, como el cohete A-9, un cohete tripulado capaz de recorrer 6.000 km en 17 minutos. Una vez empezó a hablar, parecía como si diera una clase teórica en una Universidad, hablando de la fuerza de propulsión, de cómo superar la fuerza de la gravedad, cómo aterrizar, cómo orbitar la luna en tan solo 19 minutos, cómo sería la plataforma de lanzamiento, y los beneficios ilimitados que traería a un país conseguir todo eso, cómo revolucionaría la civilización. Su exposición fue tan rotunda, que ni su pertenencia a la SS ni su afiliación al Partido Nacional Socialista, impidieron que EE.UU. se lo llevara a él y su equipo, junto con 100 cohetes V-2, rumbo al país de las barras y estrellas.

El 6 de agosto de 1.945, EE.UU. lanza la bomba atómica sobre Hiroshima, esto significaba que EE.UU. poseía el arma más mortífera sobre el planeta, y además contaba con el ingeniero de cohetes más avanzado que se conocía, Von Braun. Ese mismo mes, llegan a EE.UU. Von Braun y 127 de sus mejores científicos. Este “reclutamiento” científico, se llamó Operación Paperclip.

La caída del III Reich, dejó “huérfanos” a muchas mentes brillantes, que eran objetivo de los nazis para matarlos y no cayeran en manos enemigas, así que más de 700 científicos y sus familias, fueron llevados secretamente a EE.UU., sin el conocimiento o aprobación del Departamento de Estado. Ninguno de ellos tenía cualificación para un visado de entrada al país, ya que todos habían servido a la causa nazi. Estos científicos fueron destinados a Fort Bliss, en el desierto de Texas.

Por su parte, los soviéticos consiguieron reclutar también a algunos ingenieros y científicos de los V-2. Entre ellos, se encontraba Helmut Gottrup, un asistente de Von Braun, logrando hacer funcionar un motor V-2 junto a Koroliov. La misión de reclutar a científicos e ingenieros alemanes, por parte de la Unión Soviética, se denominó Operación Osoaviakhim. Gottrup tuvo muchas discrepancias con Von Braun cuando trabajaban juntos, y esta era la oportunidad para no ser un subordinado, sino el jefe de la investigación y desarrollo de cohetes. 92 trenes y varios cohetes V-2 tomaron rumbo a Moscú. Empieza la Guerra Fría.

Esta situación provoca la creación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), creada el 18 de septiembre de 1.946 por el Presidente Harry Truman, creada en un primer instante para evitar la expansión del comunismo durante la época de la Guerra Fría.

Mientras los mandos norteamericanos, parecen estar parados sin hacer nada con toda la información alemana, Stalin ha dado luz verde a Koroliov para desarrollar los cohetes con la ayuda alemana. Los ingenieros nazis, se quedan sorprendidos de la tecnología tan obsoleta y desfasada que tienen los rusos, lo que les llevará años remodelar todo y conseguir lo que desean. Tres años más tarde, el 17 de septiembre de 1.948, los soviéticos se disponen a lanzar su primer cohete V-2. Serov está muy pendiente de lo que suceda, para informar a Stalin de los progresos. El lanzamiento es un gran fracaso, ni siquiera el cohete llegó a levantarse del suelo. En el segundo lanzamiento, el cohete explotó en el aire.

Una noche, el teléfono de Koroliov suena, al descolgar solo se escucha el silencio, pero hay alguien al otro lado porque se oye la respiración. De repente, una voz dice “no más fallos”, y cuelga. No dijo quién era, pero Koroliov reconoció esa voz, era Stalin. Koroliov decide tomar la iniciativa, y le presenta a Glushko un nuevo plan, hacer cohetes más ligeros, compuesto de varios módulos separables, dividido en varias fases. El problema de esa idea, radicaba en la potencia de los motores, tenían que conseguir mucha más potencia.

Mientras tanto, en EE.UU. Von Braun solo conseguía impartir clases teóricas de sus ideas, y cuestionado de forma constante por su origen nazi. Los archivos secretos de la SS, revelaron que Von Braun seleccionó mano de obra esclava para trabajar en los V-2, información que el ejército americano lo tenía bajo alto secreto.

El 25 de septiembre de 1.949, Koroliov se dispuso a probar su nuevo cohete, el primero diseñado por un soviético, más ligero y con una fase superior separable. Si el lanzamiento se convierte en un nuevo fracaso, Koroliov sería enviado nuevamente al gulag, en Siberia. El cohete despega satisfactoriamente, ahora hay que esperar a recibir noticias de si el cohete ha alcanzado su objetivo a 500 km de distancia. 15 minutos más tarde, suena el teléfono, es la confirmación que estaban esperando. El lanzamiento ha sido todo un éxito. La carrera por llegar al Espacio ha comenzado, y los soviéticos se han puesto por delante, bajo el mando de un hombre sacado de prisión, que a partir de ese momento se convierte en el Camarada Diseñador en Jefe.

Al terminar la II Guerra Mundial, un telón de acero se erigió desde las ruinas de Europa, separando al Este Comunista del Oeste Capitalista. La Guerra Fría entre la Unión Soviética y los EE.UU., empezó como temor a un posible ataque nuclear del otro bando. Siete años después de la bomba de Hiroshima, EE.UU. probó una nueva arma más potente, la bomba de Hidrógeno. Un años después, el 12 de agosto de 1.953, la Unión Soviética también prueba su Bomba-H. Tras los éxitos continuos de las pruebas, el alto mando soviético le da a Koroliov nuevas instrucciones, conseguir que un cohete cargue una cabeza de 5 toneladas, y fuera capaz de recorrer 8.000 km, que llegara a EE.UU.

Para los militares, la construcción de ese cohete sería vital para mantener a raya a su mayor enemigo tecnológico. Para Koroliov, significaba la mayor oportunidad para poder desarrollar cohetes capaces de llegar al Espacio, y alcanzar los sueños que siempre había tenido. En cambio, Von Braun se encuentra en una situación totalmente diferente, ya que el Ejército norteamericano solo le permite desarrollar cohetes de corto alcance, un duro golpe para las aspiraciones de Von Braun. EE.UU. no tenía en mente ningún programa espacial ni nada parecido, todo parecía demasiado remoto. Los militares no daban importancia a conquistar el Espacio, por lo que el dinero público iba destinado a otras funciones más prioritarias.

Así que Von Braun, decide enseñar el Espacio al público, al ciudadano americano, la nueva frontera a conquistar. En aquellas fechas, Von Braun desconocía tener un “enemigo” en la Unión Soviética que le sacaba mucha ventaja, esto era porque la existencia de Koroliov, era de alto secreto. En cambio, Koroliov sí conocía la existencia de Von Braun trabajando para EE.UU. Koroliov le daba vueltas a cómo conseguir levantar una cabeza nuclear de 5 toneladas, una carga 5 veces mayor que la actual, que debía ser enviada a una distancia también 5 veces más larga. Había que cambiar todos los conceptos científicos que tenían para poder llegar a soluciones nuevas que requerían de grandes conocimientos e imaginación.

Para Koroliov y su ingeniero Vasily Mishin, era el mayor reto de la historia. Mientras estaban sentados en un parque buscando ideas nuevas, inspiración y respuestas, Koroliov observaba un edificio a lo lejos, y se dio cuenta que el cohete a construir sería más alto que dicho edificio. Si conseguía su misión, el paso para poder enviar un satélite al Espacio estaría realmente cerca. Para poder construir el nuevo cohete, Koroliov sabía que necesitaría la ayuda de la persona que le traicionó durante las purgas de Stalin, el Jefe de Diseño de Motores de Cohetes de la Unión Soviética, Valentín Glushko.

Koroliov le dijo a Glushko que en lugar de un solo motor, había que conseguir que el cohete llevara varios motores, con ello conseguirían más fuerza y más estabilidad. Junto con la idea de los cuatro motores, Koroliov también introdujo otra modificación. Una vez que el combustible que alimentaba a esos motores se hubiera terminado, esos tanques se separarían del cohete liberando peso que ya no se necesitaba, haciendo que el cohete principal, allí donde va incorporada la ojiva nuclear, obtuviera más potencia aún.

El nuevo cohete es llamado R-7, tan grande como su torre de lanzamiento, la cual tiene que ser construida. Para ello, eligen un lugar a 643 km de Moscú, en Baikonur (Kazajistán), donde se construiría la mayor instalación de lanzamiento espacial. La fecha oficial de fundación del Cosmódromo de Baikonur fue tal día como hoy, el 2 de junio de 1.955. En aquellos años, al mando de la Unión Soviética se encontraba Nikita Khrushchev.

Koroliov intentaba convencer a los altos mando soviéticos, que el cohete a construir tendrían múltiples funciones, y la capacidad de poder colocar en el Espacio satélites espía, capaces de escudriñar todo el planeta, incluso aquello que EE.UU. no quisiera que nadie viera.

Von Braun, mientras tanto, intentaba captar la atención para que se comprendiera la utilidad de invertir en la creación de cohetes más potentes, capaces de llegar al Espacio, así que toma la ofensiva para persuadir al mando militar. En una maniobra inusitada, convence a la Compañía Walt Disney a mostrar sus proyectos sobre el Espacio, para salir por TV y que lo vieran los ciudadanos norteamericanos, seguramente para provocar una presión social. En este documento, se puede ver aquel instante ocurrido en 1.959, donde Von Braun se dirige a los EE.UU. para explicar el proyecto.

En este alegato, Von Braun habla de cómo América aparecerá vista desde el Espacio como un mosaico verde y marrón, atravesado por la Montañas Rocosas, rodeado de un brillante mar azul. Por la noche, las ciudades se convierten en centelleantes puntos de luz. Habla de la conquista del Espacio, que EE.UU. necesita afrontar ya que es una nación pacífica, y que si “otro” país lo lograra antes, sus fines serían seguramente menos pacíficas. Esta transmisión lo vieron casi 50 millones de personas. En esa época, EE.UU contaba con una población de 150 millones de personas, y no todas tenían acceso al televisor, por lo que muchas personas se reunieron en bares o casas de amigos o familiares para verlo Es decir, la transmisión de Von Braun fue vista prácticamente por toda la población de EE.UU., que se emitió en un horario “prime- time” de máxima audiencia.

Esto hizo que Von Braun pasara del anonimato a ser muy conocido, y que las decisiones a adoptar por los altos mandos políticos, empezaran a virar a su favor, viendo en ello, la posibilidad de lanzar satélites espías secretos. Así que anuncian un plan camuflado como un programa de satélites científicos, para lanzar un satélite y ponerlo en órbita. Esta noticia llega a oídos de Koroliov, viendo en ello una gran amenaza real en la posibilidad de ser él y su país, los primeros en lanzar un satélite que orbite la Tierra. Koroliov insta al alto mando que recapaciten sobre ello, y le permitan lanzar un satélite antes que los norteamericanos.

Lo que no sabe Koroliov, es que Von Braun debe competir aún por conseguir un contrato  para el nuevo satélite., así que piensa que si se nacionaliza como ciudadano norteamericano, tendría muchas más posibilidades, a pesar de su pasado nazi, y se empieza a investigar sobre él, qué piensa el pueblo americano, si creen que es de fiar, etc… En los interrogatorios grabados que se le hacen, Von Braun hace hincapié que él es un científico, no un político. De este modo, el 1 de abril de 1.955, en Huntsville (Alabama), Von Braun se nacionaliza. Un alemán, que por fuerza tuvo que pertenecer al Partido Nacional Socialista, que conoció y sirvió a Adolf Hitler y Heinrich Himmler, una persona que hace 10 años no hubieran dudado en matar como enemigo, se convierte en la mayor esperanza de los EE.UU., y en un ciudadano leal a la causa.

Cuatro meses más tarde, Von Braun recibiría un nuevo revés, ya que el Pentágono decide que sea la U.S. Navy quien obtenga ese contrato. Un año después, el 27 de febrero de 1.956, el mismo Khrushchev en persona, se encarga de visitar las instalaciones del R-7, un cohete de 280 toneladas de peso y con un empuje de 403 toneladas, y 6,4 millones de caballos de potencia. Fue el momento elegido por Koroliov, de mostrarle que ese cohete, además de portar una cabeza nuclear, podría utilizarse también en el campo científico.

Koroliov le explica a Khrushchev, cómo un satélite artificial que viajara a 28.000 km/h, sería capaz de espiar cualquier rincón del planeta, incluido a su mayor enemigo, los EE.UU. Sin muchas esperanzas puestas en su aprobación, dada la constante reticencia de los mandos soviéticos a gastar el dinero en ese proyecto, Koroliov recibe luz verde por parte de Khrushchev. Sin perder tiempo, Koroliov comienza a construir su satélite, denominado “Objeto D”, donde se ven involucradas una decena de edificios que son requeridos para el proyecto; telemetría, guiado de radio, sistemas automáticos, aplicaciones mecánicas, balística, medición, etc…

Los EE.UU. deciden desarrollar cohetes de medio alcance, capaces de portar cabezas nucleares. El 20 de septiembre de 1.956, lanzan el “Júpiter C”. El cohete es revisado escrupulosamente por el Pentágono, para comprobar que no lleva instalado ningún satélite secreto oculto. La desconfianza hacia Von Braun y su equipo, aún perduraba en los círculos militares, aunque ya fuera ciudadano y compatriota. El cohete recorrió 5.300 km a una altitud de 1.100 km, un avance impresionante y todo un récord hasta la fecha.

A esa altura, se encuentra el límite de la Ionosfera, una zona donde existen iones, convirtiéndola en una capa conductora de electricidad, que permite se transmitan ondas de radio o televisión. Por encima de la ionosfera, se llegaría a la Exosfera, justo por encima de los 1.100 km de altura. A esa distancia, los gases poco a poco se dispersan hasta que su composición es similar a la del Espacio Exterior. Nos encontraríamos una baja atracción gravitatoria, donde  el aire pierde sus cualidades físico–químicas. Es la zona de tránsito entre la atmósfera terrestre y el espacio interplanetario, donde se pueden encontrar satélites meteorológicos.

El exitoso lanzamiento, y comprobar que el escudo térmico funcionó, hizo que Von Braun decidiera ocultar partes del cohete por si la U.S. Navy fallara en su intento, arriesgándose con ello a una Corte Marcial. Mientras tanto, Koroliov presencia como cada intento de hacer despegar sus cohetes, explotan continuamente en el aire.  El satélite que pretendía poner en órbita, el “Objeto D”, era un mazacote demasiado pesado, así que después de proceder a cambios radicales, el satélite sufre una transformación espectacular, donde los ingenieros solo emplean lo necesario, con materiales más ligeros, para crear un objeto más liviano e igual de útil. Nace el satélite Sputnik.

Este satélite sólo pesa 83 kg, portando un transmisor de radio. La palabra sputnik significa en ruso ‘compañero de viaje’ o ‘satélite’. 

Koroliov es avisado que un error más, y el programa se cancelará, ya que está costando demasiado tiempo y dinero. A Koroliov solo le queda un último lanzamiento, una última oportunidad. Después de dos años de intensa investigación, ensayos negativos, levantar un complejo como el Cosmódromo de Baikonur, Koroliov tiene preparado el R-7, con 32 motores listos para subir 280 toneladas que llevarán un pequeño satélite a la cima del planeta, a los pies del Universo.

Tras el sexto lanzamiento, el cohete R-7 recorre 6.000 km, llegando hasta Siberia, lo suficiente para alcanzar EE.UU. Esta victoria es una derrota para la Humanidad, porque la URSS ha conseguido la capacidad de transportar una ojiva nuclear muy pesada, hacia tierras americanas. Por otra parte, esa derrota para la Humanidad se convertirá en una gran victoria para el inicio de la Era Espacial. El mundo, tal y como se conocía, está a punto de desaparecer, para dar paso a una Era de progreso tecnológico y científico jamás imaginado.